Infortelecom

Noticias de asia

13-09-2018 | Fuente: abc.es
La Nobel de la Paz Suu Kyi defiende la condena a cárcel de dos periodistas de Reuters
La líder de facto del gobierno birmano, Aung San Suu Kyi, ha defendido este jueves la condena a siete años de cárcel a dos periodistas de la agencia de noticias Reuters, acusados de espionaje mientras investigaban una matanza de musulmanes rohinyás. «Si alguien cree que ha habido un error judicial me gustaría que me lo señalaran», ha dicho Suu Kyi durante el Foro Económico Mundial para el Sudeste Asiático que concluye hoy en Hanoi. «(La sentencia) no tiene nada que ver con la libertad de expresión sino con la Ley de Secretos Oficiales», ha añadido la Nobel de la Paz, que ha retado a los críticos a leerse el fallo. «No se les condenó por ser periodistas sino porque la corte decidió que violaron la Ley de Secretos Oficiales», ha concluido. Suu Kyi ha instado a respetar el funcionamiento del estado de derecho y ha asegurado que los dos periodistas tiene derecho a apelar la sentencia. Los reporteros Wa Lone y Kyaw Soe Oo fueron detenidos la noche del 12 de diciembre tras reunirse con dos policías que, según los acusados, les entregaron documentos supuestamente confidenciales. Los reporteros, condenados a principios de mes, investigaban una masacre de miembros de la minoría musulmana rohinyá en la aldea de Inn Dinn, en el estado Rakáin, en el oeste del país. Las autoridades les acusaron de haber obtenido documentos secretos sobre la operación militar en Rakáin, que el Ejército birmano lanzó hace un año tras una serie de asaltos de un grupo insurgente rohinyá a puestos fronterizos. Más de 700.000 rohinyás huyeron a Bangladesh a raíz de esta ofensiva militar en la que investigadores de la ONU encontraron elementos de «genocidio intencional». Durante su intervención en el Foro, a preguntas del presentador, Suu Kyi admitió que «a posteriori» su gobierno podría haber gestionado mejor la crisis en Rakáin. «Por supuesto que hay cosas en las que, a posteriori, la situación podría haberse manejado mejor», dijo Suu Kyi. «Pero creemos que para garantizar la seguridad y la estabilidad a largo plazo debemos ser justos con todas las partes, y el estado de derecho debe aplicarse a todos. No podemos elegir quién debería ser protegido por el estado de derecho», añadió. Birmania no reconoce la ciudadanía a los rohingyá, a los que considera inmigrantes bengalíes, y les somete a una discriminación creciente, incluidas restricciones a la libertad de movimientos.
13-09-2018 | Fuente: abc.es
La economía venezolana cae un 50% desde que Maduro es presidente
La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), de mayoría opositora, aseguró este miércoles que la economía del país ha caído a la mitad desde que Nicolás Maduro asumiera el poder en 2013, en una jornada en la que el presidente chavista emprendió un viaje a China en busca de acuerdos que oxigenen al país. El legislador opositor Ángel Alvarado apuntó que la economía venezolana se contrajo el 50,61 % desde 2013, una notable caída que «se refleja en la calidad de vida de todos los venezolanos», señaló. Solo en los primeros seis meses de 2018 la capacidad del país sudamericano para generar riqueza cayó un 25 % con relación al pasado año, añadió Alvarado durante una sesión de la Comisión Delegada de la AN, que se reúne durante el receso parlamentario. Con todo, estas cifras no pueden contrastarse con las oficiales, puesto que el Banco Central de Venezuela (BCV) no las publica, lo que ha llevado a los opositores a cuestionar la independencia de la institución. El Parlamento adelanta un «índice de actividad económica», que de acuerdo con los diputados de la comisión de economía y finanzas, recoge datos similares a los necesarios para calcular el producto interno bruto (PIB), cuya publicación compete de forma exclusiva al BCV. Según Alvarado, el PIB venezolano no se divulga «de manera deliberada por el BCV para ocultar el fracaso económico del modelo socialista» que impulsa el chavismo, en el poder desde 1999. Alvarado señala a la cada vez menor producción petrolera del país, así como a las medidas que atentan contra libre empresa, como las causas de la caída de la economía venezolana. Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) el bombeo de crudo de la estatal PDVSA cayó de nuevo en agosto un 2,8 %, con una producción promedio de 1,23 millones de barriles diarios. Este nivel de producción es 42,6 % inferior al promedio de todo 2016, que rondó los 2,15 millones de barriles por día. «El país con las mayores reservas petroleras del mundo produce menos petróleo que otros como Brasil, o una cifra similar a la de Colombia. Es desde todo punto de vista injustificable, inaceptable, que la producción petrolera venezolana, según fuentes secundarias, sea de apenas 1,2 de millones de barriles», indicó Alvarado. Según el legislador, estas cifras dejan al país con poco flujo de caja, puesto que la mitad de la producción está comprometida «en endeudamiento». Pese a su enorme riqueza petrolera, Venezuela padece una severa crisis económica que se expresa en hiperinflación y escasez, lo que motivó al Gobierno de Maduro a lanzar un paquete de medidas que incluyen devaluación, incremento del salario mínimo legal y control de precios de alimentos básicos. Además, Maduro decretó la flexibilización del control de cambios, ordenó una reforma fiscal y puso en marcha una reconversión monetaria que suprimió 5 ceros al bolívar, que ahora se apellida «soberano», aunque Efe ha podido constatar que los bancos y cajeros electrónicos racionan los billetes. Para Alvarado, este «modelo político de controles y expropiaciones» ha convertido a Venezuela en «el país más pobre de América Latina», pese a tener «el potencial para ser el más rico» de la región y el mundo. «Esa es la razón por la cual el pueblo venezolano está huyendo por los andes sudamericanos, huyendo de esta crisis, huyendo del hambre, huyendo de la miseria», lamentó Alvarado. Según datos facilitados por Naciones Unidas, un total de 2,3 millones de venezolanos han huido del país desde 2014, dirigiéndose principalmente a Colombia, Ecuador, Perú y Brasil. Pese a las cifras, el Ejecutivo niega que exista un éxodo masivo de sus ciudadanos al asegurar que el flujo migratorio del país es «normal». Maduro, por su parte, viajó hoy en visita de Estado a China con la intención de avanzar en nuevos acuerdos en los campos económico, comercial, energético y financiero, entre otros. «Voy y vengo, voy con grandes expectativas y nos vemos dentro de unos días con grandes logros», auguró Maduro en cadena obligatoria de radio y televisión antes de partir. Economistas venezolanos esperan que Maduro regrese de China con dinero fresco y refinanciación de la deuda que el país sudamericano mantiene con el asiático.
13-09-2018 | Fuente: abc.es
Cómo mueren las democracias
El cliché compartido sobre el acoso y derribo de una democracia suele incluir hombres armados que por la fuerza logran violentar las reglas, libertades y derechos asociados con la forma de gobierno que mejor gestiona los conflictos y la transferencia de poder. Sin embargo, frente a los espadones, hay otra forma mucho más insidiosa de romper una democracia a través de líderes electos empeñados en subvertir el proceso que les ha permitido convertirse en gobernantes. En estos casos, irónicamente nacidos de la legitimidad democrática, la velocidad es diversa pero los resultados suelen ser igual de lamentables. A veces el desmantelamiento es fulminante, como ocurrió en Alemania en 1933 después de que Hitler convirtiese el Reichstag en una falla. Aunque bastante más a menudo, la erosión es gradual. Con outsiders que se convierten en demagógicos cruzados contra una élite corrupta y prometen una democracia «más auténtica». Al no cruzarse ninguna línea roja tradicionalmente asociada la génesis de una dictadura -golpe militar, situación de excepcionalidad, suspensión de garantías constitucionales- las alarmas no se disparan hasta que es demasiado tarde. Este es el caso de Hungría, víctima de una penosa agonía democrática hasta el punto de forzar una mayoritaria votación del Parlamento Europeo a favor de retirar su derecho de voto en asuntos comunitarios clave. Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, politólogos de Harvard, en su lúcido libro «How Democracies Die» establecen cuatro criterios clave para identificar democracias en estado comatoso: Rechazo (o débil compromiso) con las reglas democráticas; negación de legitimidad a los oponentes políticos; tolerancia o promoción de la violencia; disposición a restringir las libertades de la oposición, incluidos medios de comunicación. Cuando un líder electo cumple uno solo de estos requisitos, hay razón suficiente para preocuparse. El problema de Viktor Orbán y su trumpista apoteosis de nacional-populismo en Hungría es que acumula más de uno. Y curar una democracia del autoritarismo consentido es algo más fácil de decir que de hacer.
13-09-2018 | Fuente: abc.es
Los «tories» del Brexit duro intentan apartar a Theresa May
Cuando el exministro de Exteriores británico Boris Johnson comparó la negociación del Brexit entre Reino Unido y la Unión Europea con la lucha entre un «enclenque» y un «gorila de 500 kilos», lo hizo argumentando que la debilidad de su país era fruto de las dificultades para acordar con Bruselas el futuro estatus de la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda. El Grupo de Investigación Europeo (ERG, por sus siglas en inglés), compuesto por diputados conservadores escépticos con la gestión de la primera ministra, Theresa May, retomó ayer ese escollo en un documento donde hizo una propuesta para salvar el obstáculo. Por esa vía, los «tories» rebeldes cuestionaron de nuevo el liderazgo de la «premier», a la que critican por su apuesta por un Brexit de media intensidad -el llamado acuerdo «Chequers»- y a la que estudiaron apartar del poder en un encuentro celebrado en la noche del martes. Según informó la BBC, la «frustración» de los diputados conservadores que desaprueban el «Chequers» nace de la «cercanía a perpetuidad» entre Reino Unido y la Unión Europea que forzaría ese tipo de acuerdo. Como resultado de ese sentimiento, en la reunión celebrada el martes por cincuenta miembros del ERG se escucharon frases poco amables hacia May, a la que acusaron de ser «un desastre», según informó el medio británico BBC. Pocos días antes, Johnson, el opositor interno a su gestión y el gran sospechoso de querer ocupar su cargo, convertido en adalid del Brexit duro, había criticado el plan de desconexión ofrecido por la mandataria, diciendo que Londres había quedado envuelto en un «chaleco bomba» cuyo detonador estaba a merced de Bruselas. «Los conservadores británicos están muy divididos», explica Salvador Llaudes, investigador del Real Instituo Elcano. «Algunos quieren que no haya acuerdo, otros que haya uno duro y que solamente se alcance un acuerdo comercial entre Reino Unido y la Unión Europea, como el que existe con Canadá, y otros que lo único que desean es derribar a la primera ministra», detalla. Sobre la frontera con Irlanda, el especialista considera que «lo importante no es el contenido de lo que propongan para Irlanda del Norte, sino la motivación política para oponerse a los planes de Theresa May». Amenaza de ruptura Lo cierto es que las disensiones entre Johnson y May han copado los titulares de la prensa británica durante estas semanas. La principal amenaza a la que se enfrenta la primera ministra puede concretarse durante la conferencia del partido conservador que se celebrará del 30 de septiembre al 3 de octubre, según afirmó hace unos días Steve Baker, el exsecretario de Estado para el Brexit. Baker advirtió del riesgo de ruptura en el seno de la formación en caso de que la mandataria insista en sacar adelante «Chequers». A pesar de este escenario poco optimista para May y del polémico encuentro del martes, «las voces experimentadas en el ERG son inflexibles en que no es el momento de echar a la primera ministra», informó la BBC. Precisamente, el líder de ese grupo de «tories» críticos, Jacob Rees-Mogg, afirmó ayer: «La política necesita ser cambiada, pero apoyo a la persona. Theresa May tiene grandes virtudes, es una primera ministra diligente y tiene mi apoyo. Solo quiero que cambie un aspecto», en referencia a las disensiones entre ambos sobre el tipo de Brexit por el que se debe apostar. «Hacer un cambio de liderazgo en el partido conservador en este momento es como un suicidio, porque puede provocar elecciones anticipadas, un segundo referéndum o incluso el no Brexit», añade Llaudes. Para apartar a May del poder, los «tories» tendrían que recurrir a una moción interna que se activaría «si 48 diputados conservadores dieran su voto de no confianza». Sin embargo, aunque lograr que ese número se uniera contra la mandataria sería sencillo, sacar adelante la moción resultaría más difícil, ya que se necesitan más apoyos y el escenario resultante, uno inestable, no parece muy atractivo. Presiones de Bruselas La posibilidad de que Johnson capitaneara ese golpe interno y se apoderara de la silla de May parece improbable. «Además de sus escándalos personales, que han aparecido en la prensa en las últimas fechas y que no creo que le ayuden demasiado, el partido sabe que está en una situación muy complicada. Johnson, después de sus declaraciones, no podría negociar mucho mejor que May con la Unión Europea. Solamente le apoyan aquellos que no quieren una relación muy profunda con Bruselas», concluye Llaudes. Los conservadores no solo deben hacer frente a sus problemas internos. Para el Brexit, previsto para marzo de 2019, solo quedan unos meses, y desde la Unión Europea la mano que se tiende no tiembla. Ayer mismo, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, advirtió de que «alguien que abandona la Unión no puede estar en la misma posición privilegiada de un Estado miembro», e hizo hincapié en la cuestión de la frontera irlandesa, la más difícil de resolver en las negociaciones: «Bruselas siempre mostrará lealtad con Irlanda», subrayó.
12-09-2018 | Fuente: as.com
El Barcelona no se despertó a tiempo ante el Rhein Neckar
Mal partido del equipo azulgrana, que encajó demasiados goles de contragolpe. Gómez, con 10 tantos, el más efectivo de los barcelonistas
12-09-2018 | Fuente: abc.es
El Parlamento Europeo inicia el trámite para sancionar a Hungría por su rechazo a recibir inmigrantes
El Parlamento europeo acaba de aprobar por 448 votos a favor y 197 en contra un informe en el que se pide que se ponga en marcha el procedimiento sancionador contra Hungría previsto en el artículo 7 por violación grave de los principios democráticos. Esta es la primera vez que una medida de este tipo se utiliza en la historia de la UE y supone la profundización de las divisiones entre las distintas familias políticas y geográficas en Europa. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, había advertido ayer que este voto no cambiaría su política, considerada como demasiado autoritaria y poco respetuosa con las minorías. El proceso sancionador podría desembocar en la retirada del derecho de voto a Hungría en el Consejo Europeo, aunque este extremo debe ser aprobado por unanimidad por los demás países miembros. El Grupo Popular Europeo se ha dividido en la votación, aunque menos de lo que se preveía. Su líder, Manfred Weber, había dado libertad de voto a los diputados, aunque también anunció que él mismo votaría a favor del informe. El resultado deja abierta la posibilidad de que se abra una crisis entre el grupo parlamentario popular y Fidesz, el partido de Orban, que es uno de sus miembros. Con 448 votos a favor, 197 en contra y 48 abstenciones, el informe Sargentini adoptado por los eurodiputados incide en los casos de corrupción en Hungría, las trabas a la independencia del poder judicial, las restricciones al derecho de asilo de los refugiados o la puesta en riesgo de la libertad de expresión e información, entre otros. El texto necesitaba sumar dos tercios de los votos emitidos y un mínimo de 376 apoyos (mayoría absoluta) para salir adelante.
12-09-2018 | Fuente: abc.es
La decisión contra Hungría divide a las familias políticas de la Eurocámara
El Parlamento Europeo aprobó ayer por 448 votos a favor y 197 en contra, un informe en el que se pide que se ponga en marcha el procedimiento sancionador contra Hungría previsto en el artículo 7 por violación grave de los principios democráticos. Esta es la primera vez que una medida de este tipo se utiliza en la historia de la UE a iniciativa del Parlamento y supone la profundización de las divisiones entre las distintas familias políticas y geográficas en Europa. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, había advertido ayer, con una vehemencia que probablemente no le ayudó en nada, que este voto no cambiaría su política, considerada como demasiado autoritaria y poco respetuosa con las minorías y ayer sus portavoces indicaron que buscarán fórmulas legales para contestar esta decisión. La votación sobre Hungría empañó el discurso sobre el estado de la Unión que pronunció el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, probablemente el último de este tipo que dirigirá al Parlamento, en el que pidió precisamente que la UE mantenga su unidad para atraer a los ciudadanos, tradicionalmente reticentes a participar en la política comunitaria. «De aquí a las elecciones europeas debemos demostrar que estamos juntos, norte-sur, este-oeste, y que podemos conseguir una Europa más soberana» dijo. La Comisión no ha querido ser la institución que iniciase el proceso contra las autoridades húngaras, pero Juncker hizo varias menciones a que «el artículo 7 debe ser utilizado cuando los principios europeos estén en peligro» a lo que sumó críticas contra el «nacionalismo malsano» en una alusión a las bases ideológicas de Orban, y de elogio a «un patriotismo ilustrado nacional y europeo, que no se excluyen uno a otro». El proceso sancionador podría desembocar en la retirada del derecho de voto a Hungría en el Consejo Europeo, aunque este extremo debe ser aprobado por los demás países miembros, en un primer momento por cuatro quintos de los países, lo que quiere decir que Orban necesitaría que le apoyen al menos cuatro gobiernos. El Grupo Popular Europeo, al que Orban pertenece, se dividió en la votación, aunque menos de lo que se preveía. Su líder, Manfred Weber, había dado libertad de voto a los diputados, pero también anunció que él mismo votaría a favor del informe. El resultado deja abierta la posibilidad de que se abra una crisis entre el grupo parlamentario popular y Fidesz, el partido de Orban, que es uno de sus miembros. «Venganza mezquina» El Gobierno de Budapest reaccionó diciendo que Hungría dijo que buscaría maneras legales de desafiar el voto que describió como «una venganza mezquina» que se ha producido porque muchos de sus aliados en el partido popular no le han apoyado como en anteriores ocasiones. Orban está en el poder desde 2010 y ha sido el partido más votado con gran diferencia en toda la UE. Sin embargo, sus adversarios le acusan de usar su mayoría parlamentaria para presionar a los tribunales, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales de modo que algunos consideran que viola los principios democráticos europeos. La gota que ha colmado el vaso ha sido su oposición frontal a la acogida de refugiados procedentes de los países musulmanes, en contra de los acuerdos que había aceptado en el Consejo Europeo. Lo paradójico es que en su discurso de ayer, el propio Juncker le dio la razón en parte al proponer que se aumente en 10.000 agentes el personal de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) precisamente para cerrar las fronteras exteriores de la UE a la inmigración y al mismo tiempo abrir los canales ordinarios para recibir trabajadores cualificados que el mercado europeo necesita. El ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto, denunció en Budapest que «la decisión se tomó de manera fraudulenta y contraria a las normas pertinentes de los tratados europeos», porque se decidió que las abstenciones no se contarían como votos, lo que ha propiciado que los partidarios de sancionar a Orban alcanzasen más fácilmente los dos tercios necesarios. Es muy posible que este detalle acabe en los tribunales. Polonia, que está sometida a un procedimiento similar de sanciones, en este caso lanzado por la Comisión desde 2017, será el principal aliado de Orban en esta batalla, aunque no son los únicos. Rumanía se discutirá en el siguiente pleno del Parlamento y la autora del informe, la ecologista holandesa Judith Sargentini ha mencionado también a Eslovaquia y Malta como países que pueden estar en una situación crítica en este sentido. Según Sargentini, «el Gobierno de Viktor Orban ha encabezado la violación de los valores europeos silenciando a los medios independientes, reemplazando a los jueces críticos. Las personas cercanas al gobierno se han estado enriqueciendo a expensas de los contribuyentes húngaros y europeos. Los húngaros merecen algo mejor» a pesar de que reiteradamente, elección tras elección y con una mayoría aplastante, le otorgan una confianza clarísima a Fidesz, el partido de Orban.
12-09-2018 | Fuente: abc.es
Bonafini, sangre, drama, violencia y negocios de una activista de las Madres de Plaza de Mayo
La historia de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo está atravesada por la tragedia de la última dictadura argentina (1976-83) y el drama del desprestigio, en democracia, causado por Hebe de Bonafini. El nacimiento de esta organización se produjo con un fin necesario y doloroso: encontrar a los hijos, o lo que quedase de estos, secuestrados por un régimen que, en apenas siete años, borró de la faz de la tierra a miles de argentinos, en buena medida guerrilleros o vinculados a algunas de las organizaciones armadas de los años 70. El régimen militar renunció a la justicia, eligió el terrorismo de Estado para gobernar y se negó a entregar los cadáveres o facilitar el destino de los desaparecidos en algunos de los campos de exterminio que identifico posteriormente la Comisión Nacional para la Desaparición de Personas (CONADEP). Las «madres» reclamaron por sus seres queridos y muchas de ellas, como su fundadora, Azuzena Villaflor, lo pagaron con la vida. Parte de aquellas mujeres y su causa dejaron de ser lo que eran y con los años se convirtieron en piezas de un engranaje de retórica violenta y politizada del que la abanderado mayor es Hebe María Pastor, viuda de Bonafini, de 89 años. Dos hijos le arrebató la dictadura a la mujer que no dudó en aplaudir a las FARC, dar refugio a etarras como Lariz Iriondo, hacer apología del terrorismo, amadrinar a dos parricidas condenados como Sergio y Pablo Schoklender, celebrar los atentados en las Torres Gemelas, rodearse de los corruptos del kirchnerismo y hacer de los derechos humanos un negocio lucrativo, sin escrúpulos y fraudulento. Las primeras que descubrieron el verdadero rostro de «Hebe», a secas, como se la conoce en Argentina, fueron sus compañeras de desgracia. Las otras madres sufrieron el despotismo y abuso de poder de una «compañera» que les prohibió llevar bordado el nombre de sus hijos en el pañuelo que, en forma de pañal, ha pasado a la historia. «Las otras», hoy ancianas y muchas muertas, como Chela Mignone o Laura Bonaparte, descubrieron una mañana que la cerradura de la sede se había cambiado, que las cuentas bancarias de la fundación (durante años recibió enormes sumas de Europa) estaban en su poder y que se habían quedado sin lugar de reunión. Fue entonces cuando las expulsadas formaron la Línea Fundadora de las Madres de Plaza de Mayo donde cada una era ?y es- libre de usar el pañuelo como quiera, insistir en la exhumación de los restos hallados de sus seres queridos o aceptar la reparación económica que Hebe les prohibía, «porque no se negocia con la sangre de los hijos», repetía. Los «negocios» de Hebe, dueña y señora de la organización, se destaparon con la llegada de Néstor y Cristina Kirchner al poder (mayo de 2003-diciembre 2015). La larga década «K» le permitió convertir su escuelita de adoctrinamiento en universidad, recibir subvenciones infinitas y montar su propia línea de obra pública con la fundación que, ironías de la historia, bautizó como «Sueños compartidos», un pozo sin fondo de dinero público sin control para, en teoría, construir casas para los pobres. Desfalco o estafa monumental al Estado fueron las causas que provocaron su procesamiento hace un par de años. El intento de detención se convirtió en un espectáculo mediático y callejero que impidió su arresto. Atrincherada y protegida por un escudo de militantes «K» que gritaba «Macri, basura, vos sos la dictadura», terminó escoltada por las cámaras de televisión y huyendo del juez federal, Marcelo Martínez de Giorgi. Con el poder de la calle logró doblegar al magistrado que, cosas de Argentina, renunció a interrogarla en su despacho y aceptó hacerlo en la cocina de la sede de la asociación, después de que ella volviera de pasar unos días en el balneario de Mar del Plata. La «universidad de las madres» terminó estatizada en el 2013, como favor de Cristina Fernández para asumir las deudas de una entidad sin datos de personal, con pagos de salarios sin recibos, gastos sin justificar y una lista eterna de irregularidades. Pero, aquellas serían apenas un botón de muestra de lo que se destaparía en Sueños Compartidos. Los «Cuadernos de la corrupción» o el diario profesional de Óscar Centeno, uno de los chóferes del poder, volvió esta semana a colocar a Hebe de Bonafini y a los suyos, en la mira de la justicia. Las declaraciones del «financista» Ernesto Clarens, donde confiesa que parte de los sobornos iban a parar a manos de su fundación echan una pala más de miseria y mezquindad sobre una anciana a la que el mundo, en otro siglo, admiró por su coraje y defensa de los derechos humanos. Esos mismos que, hace demasiado tiempo, enterró en el olvidó.
12-09-2018 | Fuente: abc.es
Hebe de Bonafini, sangre, drama, violencia y negocios de una activista de las Madres de Plaza de Mayo
La historia de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo está atravesada por la tragedia de la última dictadura argentina (1976-83) y el drama del desprestigio, en democracia, causado por Hebe de Bonafini. El nacimiento de esta organización se produjo con un fin necesario y doloroso: encontrar a los hijos secuestrados por un régimen que, en apenas siete años, borró de la faz de la tierra a miles de argentinos, en buena medida guerrilleros o vinculados a algunas de las organizaciones armadas de los años 70. El régimen militar renunció a la justicia, eligió el terrorismo de Estado para gobernar y se negó a entregar los cadáveres o facilitar el destino de los desaparecidos en algunos de los campos de exterminio que identifico posteriormente la Comisión Nacional para la Desaparición de Personas (CONADEP) de Argentina. Las «madres» reclamaron por sus seres queridos y muchas de ellas, como su fundadora, Azuzena Villaflor, lo pagaron con la vida. Parte de aquellas mujeres y su causa dejaron de ser lo que eran y con los años se convirtieron en piezas de un engranaje de retórica violenta y politizada del que la abanderado mayor es Hebe María Pastor, viuda de Bonafini, de 89 años. Dos hijos le arrebató la dictadura a la mujer que no dudó en aplaudir a las FARC, dar refugio a etarras como Lariz Iriondo, hacer apología del terrorismo, amadrinar a dos parricidas condenados como Sergio y Pablo Schoklender, celebrar los atentados en las Torres Gemelas, rodearse de los corruptos del kirchnerismo y hacer de los derechos humanos un negocio lucrativo, sin escrúpulos y fraudulento. Las primeras que descubrieron el verdadero rostro de «Hebe», a secas, como se la conoce en Argentina, fueron sus compañeras de desgracia. Las otras madres sufrieron el despotismo y abuso de poder de una «compañera» que les prohibió llevar bordado el nombre de sus hijos en el pañuelo blanco que, en forma de pañal, ha pasado a la historia como su símbolo. «Las otras», hoy ancianas y muchas muertas, como Chela Mignone o Laura Bonaparte, descubrieron una mañana que la cerradura de la sede se había cambiado, que las cuentas bancarias de la fundación (durante años recibió enormes sumas de Europa) estaban en poder de Hebe y que se habían quedado sin lugar de reunión. Fue entonces cuando las expulsadas formaron la Línea Fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, donde cada una era ?y es- libre de usar el pañuelo como quiera, insistir en la exhumación de los restos hallados de sus seres queridos o aceptar la reparación económica que Hebe les prohibía, «porque no se negocia con la sangre de los hijos», repetía. Los «negocios» de Hebe, dueña y señora de la organización, se destaparon con la llegada de Néstor y Cristina Kirchner al poder (mayo de 2003-diciembre 2015). La larga década «K» le permitió convertir su escuelita de adoctrinamiento en universidad, recibir subvenciones infinitas y montar su propia línea de obra pública con la fundación que, ironías de la historia, bautizó como «Sueños compartidos», un pozo sin fondo de dinero público sin control para, en teoría, construir casas para los pobres. Desfalco o estafa monumental al Estado fueron las causas que provocaron su procesamiento hace un par de años. El intento de detención se convirtió en un espectáculo mediático y callejero que impidió su arresto. Atrincherada y protegida por un escudo de militantes «K» que gritaba «Macri, basura, vos sos la dictadura», terminó escoltada por las cámaras de televisión y huyendo del juez federal, Marcelo Martínez de Giorgi. Con el poder de la calle logró doblegar al magistrado que, cosas de Argentina, renunció a interrogarla en su despacho y aceptó hacerlo en la cocina de la sede de la asociación, después de que ella volviera de pasar unos días en el balneario de Mar del Plata. La «universidad de las madres» terminó estatizada en el 2013, como favor de Cristina Fernández para asumir las deudas de una entidad sin datos de personal, con pagos de salarios sin recibos , gastos sin justificar y una lista eterna de irregularidades. Pero, aquellas serían apenas un botón de muestra de lo que se destaparía en Sueños Compartidos. Los «Cuadernos de la corrupción» o el diario profesional de Óscar Centeno, uno de los chóferes del poder, volvió esta semana a colocar a Hebe de Bonafini y a los suyos, en la mira de la justicia. Las declaraciones del «financista» Ernesto Clarens, donde confiesa que parte de los sobornos iban a parar a manos de la fundación de Hebe, echan una pala más de miseria y mezquindad sobre una anciana a la que el mundo, en otro siglo, admiró por su coraje y defensa de los derechos humanos. Esos mismos que, hace demasiado tiempo, enterró en el olvidó.
12-09-2018 | Fuente: elpais.com
Juncker: ?Europa es demasiado pequeña para dividirse en dos y en cuatro?
El presidente de la Comisión Europea lanza un mensaje contra el "nacionalismo enfermizo" en su último discurso sobre el estado de la Unión
...
7
...