Infortelecom

Noticias de asia

19-03-2020 | Fuente: abc.es
Cacerolazo desde las ventanas pide la salida de Bolsonaro por su gestión del coronavirus
Un fuerte cacerolazo pidiendo la renuncia del presidente Jair Bolsonaro retumbó el miércoles en la noche en las principales ciudades brasileñas. La protesta, que duró algunas horas, fue una respuesta de indignación contra la posición del mandatario que hizo poco caso al avance de la pandemia Covid-19 a la que llamó varias veces de «una fantasía», «histeria». Mientras el avance de la pandemia en Brasil sigue en escalada llegando a los 500 casos, 21 después de la primera notificación, los brasileños sienten los efectos de una fuerte crisis económica y social que Bolsonaro no calculó. El cacerolazo fue la salida encontrada para evitar las aglomeraciones desaconsejadas por las entidades de sanidad. El segundo día de protesta espontánea fue promovido en redes sociales, pero los manifestantes iniciaron la protesta el martes, un día antes de la convocatoria, y ensordecieron las ciudades por algunas horas, comenzando una hora antes y terminando mucho más tarde que el horario acordado en internet. Los mayores cacerolazos ocurrieron en capitales del país como São Paulo, Brasilia y Río de Janeiro, principalmente en los barrios de clase media y alta, que serían la base de sustentación de Bolsonaro, y que no ha visto en un año el prometido despunte económico. La opinión pública y la oposición, por su parte, también reaccionaron muy mal a las bromas de Bolsonaro con esta enfermedad, pese a que 14 miembros, varios de su equipo de confianza, confirmaron con positivo las pruebas de coronavirus. Tras dos pruebas negativas, Bolsonaro mantuvo la ironía, criticó a la prensa y días antes se unió a la masa en una protesta que pedía el cierre del Congreso. Medios de comunicación y políticos de oposición llamaron al presidente de «irresponsable» y algunos partidos ya presentaron su pedido de destitución por crimen de responsabilidad. El presidente del Senado, Davi Alcolumbre, uno de los críticos a la postura de Bolsonaro, confirmó que también está infectado. El Gobierno brasileño ya confirmó cuatro muertes de personas con más de 60 años, y anunció el jueves el cierre de sus fronteras, siendo uno de los últimos países de Sudamérica a tomar esa decisión, una demora que fue duramente criticada por especialistas y políticos, entre ellos, el presidente del Congreso, Rodrigo Maia. El lunes, el Gobierno anunció un paquete de medidas económicas de emergencia equivalente a 26.000 millones de euros, también criticado por disponer pocos recursos para los más pobres. Bolsonaro envió al Congreso un pedido para reconocer estado de calamidad pública en Brasil hasta diciembre de este año.
19-03-2020 | Fuente: as.com
El vídeo de la esperanza y que tiene que hacer reflexionar a Occidente: así está Singapur hoy
El país asiático tomó medidas dos días después de que China declarará la epidemia. Tras solo 345 infectados y ningún fallecido, hoy vuelve la normalidad a sus calles.
19-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump: paz y prosperidad
La estrategia de reelección seguida por el presidente Donald Trump se puede resumir en dos palabras: paz y prosperidad. En el terreno internacional, esto significa eliminar cualquier posibilidad de implicar a Estados Unidos en otro conflicto sin final a la vista. De ahí, su premura por extraer a las tropas del Pentágono de frentes tan comprometidos como Afganistán, Irán o Siria. Además de su interés (bastante desconcertante para la política exterior de Estados Unidos) por entenderse con sátrapas tan desagradables como peligrosos. En lo referente a la batalla de la prosperidad, Trump la estaba ganando con creces hasta hace un par de meses. La economía de Estados Unidos funcionaba a pleno rendimiento y empleo, hasta el punto de generar su propia dosis de irracionalidad sobre una exuberancia a la que tampoco se atisbaba un final a la vista. Por supuesto, la pandemia del coronavirus ha terminado con esa bonanza a la velocidad con la que se propaga el COVID-19. Y los mantecosos beneficios acumulados por Wall Street durante su presidencia han desaparecido. Este cambio de fortuna tan abrupto ha servido para exhibir las limitaciones que tiene el liderazgo político ejercido por el trumpismo. En estos años, el presidente se ha convertido en abanderado de la incompetencia radical y del nihilismo burocrático. En su historial de acumulan el rechazo a la ciencia, la desconfianza hacia los expertos, el desinterés por planificar a largo plazo, el gusto por las teorías conspirativas, la paranoia megalómana y el empecinamiento frente a los errores. Las mañas de Trump han sido muy efectivas ante el clima de extrema polarización política que sufre Estados Unidos. Sin embargo, ante la crisis del coronavirus ?que el presidente ha intentado restar importancia hasta que ha sido demasiado tarde? el trumpismo no parece a la altura de las circunstancias. Con el peligro de convertir una gran crisis en una gran tragedia.
18-03-2020 | Fuente: as.com
Las "injusticias" de Rubiales
El presidente de la RFEF confirmó que LaLiga se completará. Métodos como contar solo la primera vuelta o acabar en la jornada 27, soluciones con demasiados peros.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
El volantazo de Trump con el coronavirus: de «farsa» a «crisis muy grave»
A pesar de que durante dos meses Donald Trump restó importancia al avance del coronavirus; auguró que los contagios en Estados Unidos serían mínimos, y hasta llegó a calificar las voces de alarma de la oposición demócrata de «farsa», el lunes el presidente afirmó en la Casa Blanca que él ya sabía que iba a ser una pandemia, y grave. Sin embargo, en sus primeros comentarios públicos sobre la crisis, Trump solía decir que la gripe mata a muchas más personas cada año. Según dijo el presidente el lunes en su rueda de prensa diaria en la Casa Blanca: «Siempre he sabido que esto es real. Esto es una pandemia. Intuí que es una pandemia mucho antes de que se llamara pandemia. Todo lo que tienes que hacer es fijarte en otros países. Creo que ahora está en casi 120 países de todo el mundo. Siempre lo he visto como algo muy serio». El problema es que Trump ha negado en varias ocasiones que se tratara de una pandemia. En una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 26 de febrero, el presidente dijo: «Tenemos muy pocos casos. A medida que mejoran, los eliminamos de la lista, de modo que pronto tendremos solo cinco personas. Y podríamos estar con solo una o dos personas en un futuro próximo. Así que estamos teniendo muy buena suerte». En realidad por entonces EE.UU. registraba, entre cuarentena, tratamientos hospitalarios y dados de alta, 59 pacientes diagnosticados con el virus. Según dijo Trump aquel mismo día de febrero, l a gripe, a su entender, era mucho peor. «Me sorprende mucho, y creo que la mayoría de las personas se sorprenderán al saberlo, que la gripe, en nuestro país, mata de 25.000 a 69.000 personas al año. Eso es sorprendente, a mi entender». Tal vez la mayor prueba de que Trump no le daba antes la importancia al coronavirus que ahora, es su agenda. El presidente viajó a India el 24 y 25 de febrero, cuando China ya tomaba medidas de excepción para contener los contagios por Asia. Después de la rueda de prensa en la que habló de la gripe, el presidente dio un discurso en la conferencia conservadora de Washington Cpac, en la que hubo varios contagiados. (En ella estuvo el líder de Vox, Santiago Abascal). El fin de semana posterior, Trump se desplazó a su residencia de Florida y recibió al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y a una delegación entre la que había al menos un contagiado. Durante la cena en Mar-a-Lago, dijo a la prensa, que preguntó si estaba preocupado por el coronavirus: «No estoy preocupado, para nada, hemos hecho un trabajo excelente». Esa ha sido una constante del presidente, que ha afirmado repetidamente que era optimista sobre los contagios en EE.UU., que la gripe era peor y que su Gobierno ha hecho un gran trabajo. De hecho, hasta finales del mes pasado, el presidente mantuvo sus multitudinarios mítines de campaña para las elecciones de noviembre. En uno de ellos el 28 de febrero en Carolina del Sur, dijo: «Los demócratas están politizando el coronavirus». «Es su nueva farsa», añadió. Bien es cierto que lo que ha dicho el presidente no se ha correspondido con las acciones de su Gobierno. Por un lado, cerró las entradas a todos los viajeros de China el 31 de enero. Ya en marzo clausuró las fronteras a Europa antes de que Europa cerrara las suyas propias. Desde un primer momento la Casa Blanca pidió 8.000 millones de dólares al Capitolio para dotar de recursos a los servicios de emergencia. Su Administración trabaja en un paquete de estímulo de 850.000 millones de dólares. Y desde que se dirigiera a la nación en un solemne discurso desde el Despacho Oval el 11 de marzo ha dado ruedas de prensa todos y cada uno de los días, sin abandonar la Casa Blanca. Por esas medidas, Trump dijo el lunes: «Siempre he creído que esto es algo muy grave. No hay diferencias ahora con respecto a los días anteriores. Siento que el tono es similar, pero algunas personas creen que no lo es».
18-03-2020 | Fuente: as.com
Elizegi: "Vamos a perder unos mucho y algunos demasiado"
El presidente del Athletic lanza un mensaje de serenidad: "UEFA, FIFA y LFP volverán a lanzar contenidos de calidad pero ¿para qué valdría si nos han dejado unos cuantos aficionados?"
18-03-2020 | Fuente: as.com
¿Copa América pierde a los invitados al pasar a 2021?
El retraso del torneo a 2021 complica la presencia de los dos invitados asiáticos, Qatar y Australia, ya que coincidirá en fechas con la clasificación mundialista.
18-03-2020 | Fuente: as.com
Cancelada la Copa del Mundo de Gimnasia en Tokio
La Copa Mundial de Gimnasia Artística, que se debía celebrar en el recinto de Ariake, sede de las pruebas de gimnasia en los Juegos, se ha cancelado por el coronavirus.
17-03-2020 | Fuente: as.com
Pura fantasía: lo que hizo esta mujer en su terraza levantó a todo su vecindario
Siguen saliendo por las redes sociales numerosos vídeos que emocionan al verlos. Esta mujer provocó los aplausos de todos su vecinos con su actución.
17-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump provoca un conflicto con Pekín al referirse al «virus chino»
Donald Trump ha provocado un conflicto diplomático con China en medio de una pandemia global sin precedentes al referirse al coronavirus como «el virus chino». En sus diversas comparecencias ante la prensa durante esta crisis, el presidente estadounidense ha acusado primero a China y otros países asiáticos, y después a Europa de no haber tomado las medidas necesarias para contener el avance del virus, y les ha responsabilizado de que este haya llegado a EE.UU., donde hay ya 3.500 casos y 68 fallecidos. «EE.UU. apoyará con fuerza a aquellas industrias, como las aerolíneas y otras, que se ven particularmente afectadas por el virus chino. ¡Seremos más fuertes que nunca!», dijo el presidente el lunes por la noche en la red social Twitter. La primera medida que la Casa Blanca tomó para contener el virus, en enero, fue un veto de entrada a los viajeros procedentes de China, que es el foco de las infecciones, y donde ya han fallecido más de 3.000 personas. El Gobierno chino ha protestado por las palabras de Trump, con quien mantiene desde hace dos años una dura guerra comercial con aranceles cruzados. El portavoz del ministerio de Exteriores de China, Geng Shuang, dijo que Trump debería ocuparse primero de sus propios asuntos. «Algunos políticos estadounidenses han tratado de estigmatizar a China, algo que China condena enérgicamente. Instamos a EE.UU. a detener esta práctica despreciable. Estamos muy molestos», dijo Geng en una rueda de prensa, de la que informa Ap. Matices de Pompeo El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, mantuvo el lunes una conversación con su homólogo en Pekín, Yang Jichei, a quien le aclaró que el Gobierno norteamericano no cree que este sea un virus únicamente chino. Un editorial de la agencia pública china Xinhua afirma este martes: «Emplear nombres racistas y xenófobos para culpar del brote a otros países solo puede revelar la irresponsabilidad e incompetencia de los políticos». El primer foco de contagio fue la ciudad china de Wuhan, y de allí se ha extendido al resto del mundo. Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido a la población en contra de usar términos como «virus chino», por las connotaciones negativas que tiene y el riesgo de que incite al racismo. No es sin embargo Trump el único que se refiere al coronavirus con ese adjetivo. Lo han hecho políticos de todo el mundo, incluido el diputado de Vox, Javier Ortega Smith. También es cierto que el Gobierno chino ha intentado sembrar dudas sobre el origen real del virus. Según informa Pablo M. Díez, el 27 de enero, el máximo responsable chino en la lucha contra la epidemia, el doctor Zhong Nanshan, dejó caer que «aunque (la enfermedad) Covid-19 fue descubierta por primera vez en China, eso no significa que se originara aquí», apuntando a la posibilidad de que hubiera empezado en otro país. Sitios web y redes sociales de propaganda estatal rusa han publicado abundantes informaciones falsas sobre la creación del virus en laboratorios norteamericanos como arma biológica.