Infortelecom

Noticias de asia

10-09-2020 | Fuente: elmundo.es
Prohíben la entrada a una mujer  en el museo de Orsay porque su vestido tenía demasiado escote
Finalmente Jeanne, estudiante de literatura, pudo pasar con una chaqueta. Dentro, más escotes, espaldas y ombligos al aire 
09-09-2020 | Fuente: abc.es
Lukashenko desarbola el comité opositor bielorruso con nuevas detenciones
Ayer se cumplió un mes desde que en Bielorrusia estallaron las protestas contra el presidente Alexánder Lukashenko, a quien la oposición acusan de haber manipulado los comicios que supuestamente le dieron la victoria el pasado 9 de agosto con un 80% de los votos. Su adversaria, la candidata de la oposición unificada, Svetlana Tijanóvskaya, según la Comisión Electoral, se quedó en el 10% de los sufragios, resultado que no se cree nadie en el país. Las movilizaciones continúan, día a día, un mes entero, pero Lukashenko sigue firme en su intención de no ceder. Cuenta con todo el apoyo del presidente ruso, Vladímir Putin, que le ha prometido enviar fuerzas policiales si fuera necesario y con quien ultima un gran plan de integración de ambos países en un «Estado Unitario». Una reunión de los dos dirigentes en Moscú está ya en preparación y tendrá lugar la semana que viene. Aunque la fecha no está todavía confirmada, distintas fuentes señalan el lunes día 14. En una entrevista concedida a varios medios de comunicación rusos, RIA-Nóvosti entre ellos, Lukashenko declaró el martes que llegó a una conclusión con Putin: «Si Bielorrusia cae, Rusia caerá la siguiente». «Yo no me iré así como así. Dediqué un cuarto de siglo a construir Bielorrusia. No voy a tirar todo por la borda de buenas a primeras. Además, si me voy, masacrarán a mis partidarios», aseguró. Nuevas detenciones Admitió, no obstante que «efectivamente, es posible que haya estado en la poltrona de la Presidencia demasiado tiempo (..) pero soy el único capaz de proteger a los bielorrusos y la soberanía de nuestro país». El dictador dejó claro también que no se reunirá con la oposición, patrocinada según él por Estados Unidos, ni negociará nada con ella y que su intención es reformar la actual Constitución para transferir parte de sus poderes al Parlamento. Después, Lukashenko dice no descartar nuevas elecciones. Pero, de momento, lo que está habiendo es represión violenta de las manifestaciones, seis muertos, centenares de heridos, unos 8.000 detenidos y las deportaciones de las principales figuras de la oposición. Igual que sucedió el lunes con María Kolésnikova, que forma parte también del presídium, el jurista Maxim Znak, según sus colaboradores,fue secuestrado ayer en Minsk por hombres enmascarados. En circunstancias idénticas se perdió el contacto con Kolésnikova y el martes apareció en la frontera con Ucrania para ser deportada a la fuerza. Al romper su pasaporte para impedirlo, la opositora no fue al final expulsada del país sino arrestada. El martes y ayer miércoles ha habido manifestaciones en Minsk exigiendo la liberación de Kolésnikova y la Policía ha detenido a decenas de personas. Ella llegó a la frontera en un vehículo en compañía de otros dos miembros del Consejo de Coordinación, Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov, que sí entraron en Ucrania y están actualmente en Kiev. La abogada de la activista, Ludmila Kazak, declaró ayer que a Kolésnikova la quieren acusar de «hacer llamamientos públicos para tomar el poder», igual que a Znak. Kazak relató que todavía no ha iniciado acciones procesales a la espera de que se concreten las acusaciones. Pero, si se confirma la imputación por llamamientos a tomar el poder, la pena podría ser de cinco años de prisión. Amenazas Kolésnikova es una de las tres mujeres que encabezaron la campaña electoral contra Lukashenko, junto con Tijanóvskaya y Verónica Tsepkalo, ambas también deportadas, a Lituania y Polonia respectivamente. Igualmente fue conminada a abandonar Bielorrusia la semana pasada con destino a Polonia Olga Kovalkova, estrecha colaboradora de Tijanóvskaya y miembro también del presídium. De este órgano queda solamente en libertad y dentro de Bielorrusia, Svetlana Alexiévich. «No preparamos un golpe de Estado. Nosotros queríamos impedir la fractura del país, queríamos que comenzara un diálogo en la sociedad», manifestó ayer Alexiévich en un mensaje publicado en la página web del Pen-Center bielorruso. Según sus palabras, «ya no queda nadie de mis amigos y correligionarios del presídium del Consejo de Coordinación. O están en prisión o han sido expulsados de país». «Primero secuestraron el país, ahora secuestran a los mejores de nosotros. Pero aquellos que los arrebatan de nuestras filas serán sustituidos por centenares más. No hay una rebelión del Consejo Coordinación, se ha rebelado todo el país», afirmó. La escritora ha denunciado que, desde la calle, llaman permanentemente a su interfono para provocarla un estado constante de desasosiego y junto a su domicilio hay siempre algún vehículo policial. Pero ha asegurado que no tiene la menor intención de abandonar Bielorrusia. Por su parte, Tijanóvskaya dijo ayer que «Lukashenko tiene miedo a negociar y trata de esta manera de paralizar la labor de Consejo de Coordinación y de intimidar a sus miembros». Pero, a su juicio, «no hay alternativa a las negociaciones y tendrá que aceptarlo».
09-09-2020 | Fuente: abc.es
Lukashenko se atornilla al poder tras un mes de protestas en Bielorrusia: «No me iré así como así»
Este miércoles se cumple un mes desde que en Bielorrusia estallaran las protestas contra el presidente Alexánder Lukashenko, a quien acusan de haber manipulado los comicios que supuestamente le dieron la victoria el pasado 9 de agosto con un 80% de los votos. Su adversaria, la candidata de la oposición unificada, Svetlana Tijanóvskaya, según la Comisión Electoral, se quedó en el 10% de los sufragios, resultado que no se cree nadie en el país. Las movilizaciones continúan, día a día, un mes entero, pero Lukashenko sigue firme en su intención de no ceder. Cuenta con todo el apoyo del presidente ruso, Vladimir Putin, que le ha prometido enviar fuerzas policiales si fuera necesario y con quien ultima un gran plan de integración de ambos países en un «Estado Unitario». Una reunión de los dos dirigentes en Moscú está ya en preparación y tendrá lugar en breve. En una entrevista concedida a varios medios de comunicación rusos, RIA-Nóvosti entre ellos, Lukashenko declaró este martes que llegó a una conclusión con Putin: «Si Bielorrusia cae, Rusia caerá la siguiente». «Yo no me iré así como así. Dediqué un cuarto de siglo a construir Bielorrusia. No voy a tirar todo por la borda de buenas a primeras. Además, si me voy, masacrarán a mis partidarios», aseguró. El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, durante una entrevista con periodistas rusos en el Palacio de la Independencia, en Minsk - Efe Admitió, no obstante que «efectivamente, es posible que haya estado en la poltrona de la Presidencia demasiado tiempo (..) pero soy el único capaz de proteger a los bielorrusos y la soberanía de nuestro país». El dictador bielorruso dejó claro también que no se reunirá con la oposición, patrocinada según él por Estados Unidos, ni negociará nada con ella y que su intención es reformar la actual Constitución para transferir parte de sus poderes al Parlamento. Después, Lukashenko dice no descartar nuevas elecciones. Pero, de momento, lo que está habiendo es represión violenta de las manifestaciones, encarcelamientos y deportaciones de las principales figuras de la oposición. De los únicos dos miembros del presídium del Consejo de Coordinación opositor todavía presentes en territorio bielorruso, el jurista Maxim Znak y la premio Nobel de Literatura Svetlana Alexiévich, del primero no se sabe nada desde hace horas. Acoso a la oposición Igual que sucedió el lunes con María Kolésnikova, que forma parte también del presídium, Znak, según sus colaboradores, ha sido secuestrado en Minsk por hombres enmascarados y desconocen su paradero. En circunstancias idénticas se perdió el contacto con Kolésnikova y ayer apareció en la frontera con Ucrania para ser deportada a la fuerza. Al romper su pasaporte para impedirlo, la opositora no fue al final expulsada del país, sino arrestada. Este martes hubo manifestaciones en Minsk exigiendo la liberación de Kolésnikova y la Policía detuvo a decenas de personas. Llegó a la frontera en un vehículo en compañía de otros dos miembros del Consejo de Coordinación, Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov, que sí entraron en Ucrania y están actualmente en Kiev. Kolésnikova es una de las tres mujeres que encabezaron la campaña electoral contra Lukashenko, junto con Tijanóvskaya y Verónica Tsepkalo, ambas también deportadas, a Lituania y Polonia respectivamente. Igualmente fue conminada a abandonar Bielorrusia la semana pasada con destino a Polonia Olga Kovalkova, estrecha colaboradora de Tijanóvskaya y miembro también del presídium.
09-09-2020 | Fuente: as.com
Donald Trump: "Los hispanos son demasiado estúpidos"
El ex-abogado de Donald Trump, Michael Cohen, revela que el líder de la Casa Blanca calificó a los hispanos y afroamericanos de ?demasiado estúpidos?.
09-09-2020 | Fuente: as.com
Malone: "No me importa lo que diga Beverley, habla demasiado"
El técnico neoyorquino aseguró, en la previa del cuarto duelo, desconocer las palabras de Beverley sobre Jokic. Sin embargo, Malone alabó a Kawhi Leonard y su talento.
08-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump pondrá dinero para rescatar su campaña ante la caída de las donaciones
Como en 2016, Donald Trump saldrá a rescatar su campaña a la presidencia. Confirmando que ha ingresado menos en donaciones políticas de lo que esperaba este verano, el presidente dijo este martes que destinará «lo que sea necesario» de su fortuna al esfuerzo para ser reelegido. «Si necesitáramos más, lo pondría personalmente, como hice en las primarias la última vez. En las primarias de 2016 aporté mucho dinero. Si es necesario, lo haré otra vez», dijo ayer el presidente aquí en Washington antes de partir a un acto electoral en Florida. En 2016, Trump donó 60 millones de dólares [50 millones de euros] de su bolsillo a su campaña electoral, ante las resistencias del Partido Republicano a darle una cálida bienvenida como candidato, aun a pesar de sus continuadas victorias en las primarias. Pero aquello fue cuando aun se disputaba la nominación del partido con otros conservadores. Hoy tiene al partido firmemente tras él. De momento, la campaña de Trump no ha revelado aún las cifras de ingresos por donaciones del mes de agosto. El demócrata Joe Biden y su partido recaudaron la cifra récord de 364 millones. En comparación, en julio Trump recaudó 165 millones y Biden, solo 140. Ayer el presidente respondió a las revelaciones de varios medios norteamericanos de que su campaña está corta de liquidez por haber gastado demasiado en anuncios en algunos estados cruciales donde las encuestas reflejan un resultado extremadamente ajustado. Según varias estimaciones, los republicanos han gastado hasta ahora 800 millones, sobre todo en anuncios y mítines, además de en el congreso político de final de agosto. «Necesitamos gastar más dinero por adelantado debido a la pandemia y las acusaciones de los demócratas, que son desinformación. Hemos hecho un gran trabajo con el Covid. Hemos hecho un gran trabajo con el virus de China, un gran trabajo. Ya sean por respiradores o vacunas, que tendremos muy pronto, o con el tratamiento, hemos hecho un gran trabajo», dijo ayer el presidente. La agencia Bloomberg fue la primera en informar, citando fuentes anónimas dentro de la campaña de Trump, que el presidente espera inyectar 100 millones de su propia fortuna, algo que este no desmintió ayer. Esto es algo sorprendente, pues de momento en toda la precampaña y campaña para las elecciones del 3 de noviembre, los republicanos han recibido donaciones por valor de 1.000 millones de dólares, gastados ya la mayoría. Las encuestas auguran un resultado ajustado, aunque de momento, según la media de sondeos de RealClearPolitics, Biden goza de una ventaja de un 7% sobre Trump en intención de voto. En los estados clave, donde en realidad se decide la presidencia, el resultado se prevé mucho más ajustado. En 2016 las encuestas ya fracasaron estrepitosamente. Y no sólo eso, la entonces candidata, Hillary Clinton, ingresó el doble en donaciones que Trump, 1.200 millones frente apenas 500. Cierto es que la demócrata ganó en número de papeletas, con tres millones de votos por encima de Trump, pero perdió en el cómputo del colegio electoral. El nuevo jefe de campaña de Trump, Bill Stepien dijo ayer que no hay razones para preocuparse por la liquidez de su equipo. «De aquí al día de las elecciones tendremos más dinero para gastar del que tuvimos en 2016», dijo ayer en una conferencia telefónica con periodistas. Según añadió el presidente, él cree que todo esfuerzo por su parte vale la pena porque «esta es la elección más importante de la historia de nuestro país. Tenemos enfrente a un grupo de izquierda radical. Hay algo que no está bien con esa gente. Joe [Biden] no tiene fuerza. No tiene la capacidad mental para controlar [a los radicales]». La fortuna real del presidente es un misterio, ya que él se niega a hacer públicas sus declaraciones de la renta. Forbes estima que sus activos ?incluidas propiedades inmobiliarias? ascienden a 2.500 millones. Trump dona su sueldo de presidente, de 400.000 dólares anuales, íntegramente a organizaciones caritativas.
08-09-2020 | Fuente: abc.es
Al menos ocho personas asesinadas en otras dos masacres en Colombia
Al menos ocho personas fueron asesinadas en dos masacres perpetradas este lunes en zonas rurales de los departamentos colombianos de Antioquia y Bolívar, en el norte del país, informaron las autoridades. La primera de matanza ocurrió en la aldea de La Valentina, del municipio antioqueño de Zaragoza, donde fueron encontrados los cuerpos sin vida de cinco personas. La segunda fue perpetrada en Simití, en el sur del departamento caribeño de Bolívar, donde fueron asesinadas tres personas en una zona conocida como Los Cagüises sin que se conozcan más detalles sobre este crimen. Masacre de Zaragoza El alcalde de Zaragoza, Víctor Darío Perlaza, confirmó a Efe que fueron cinco las personas asesinadas y que ya las autoridades policiales, militares y judiciales recopilan sobre el terreno información para esclarecer los hechos, sobre los que no se sabe mucho más. «Ante información de la comunidad sobre un presunto hecho violento en zona rural de Zaragoza, Antioquia, tropas del Ejército y la Policía se desplazan hasta el sitio para confirmar la situación y proteger a la población de la región», expresó en Twitter, por su parte, el comandante de la Séptima División del Ejército, general Juan Carlos Ramírez. El coronel Ever Yovanni Gómez, comandante encargado de la Policía de Antioquia, aseguró a periodistas que el ataque fue llevado a cabo, al parecer, por un grupo armado ilegal. Zaragoza se ubica en la convulsa región del Bajo Cauca, que la conforman también los municipios de Cáceres, Caucasia, El Bagre, Nechí y Tarazá y está muy afectada por el conflicto generado por el control de las rutas del narcotráfico. En esa zona operan grupos ilegales como Los Caparrapos y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), llamada Clan del Golfo por el Gobierno y considerada como la mayor banda criminal dedicada al narcotráfico cuyo origen se dio tras la desmovilización en 2006 de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Violencia creciente En cuanto a la otra masacre, las autoridades locales confirmaron a Efe que a la zona se desplazaron la Policía y el Ejército para investigar lo que ocurrió. En ese sentido, señalaron que las víctimas de esta masacre ocurrida en la convulsa zona del Sur de Bolívar son dos ciudadanos venezolanos y un colombiano. Según el Observatorio del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), en lo que va de este año han sido perpetradas 53 masacres en 17 de los 32 departamentos de Colombia. «No se trata de hechos aislados. Hay una sistematicidad en el tema de las masacres y líderes sociales», dijo ese organismo en sus redes sociales. EFE
08-09-2020 | Fuente: abc.es
Australia evacúa a sus últimos corresponsales de China para evitar su detención arbitraria
Los dos últimos corresponsales acreditados de medios australianos que quedaban en China fueron evacuados la noche del lunes por temor a que fueran detenidos arbitrariamente, en medio tensas relaciones diplomáticas entre ambos países. Los periodistas Bill Birtles, corresponsal en Pekín desde 2015 para la cadena pública ABC, y Michael Smith, quien trabajaba desde hace más de dos años en Shanghái para el diario Australian Financial Review, fueron interrogados por separado en las últimas 48 horas por agentes del Ministerio del Interior chino. Los periodistas, quienes estuvieron alojados por varios días en las legaciones diplomáticas en las respectivas ciudades en las que residían, fueron sometidos a interrogatorios por un presunto caso de «seguridad nacional». Los funcionarios del país oceánico negociaron con las autoridades chinas para que autorizaran el retorno de ambos periodistas, quienes llegaron a Sídney en la mañana del martes. «Es muy decepcionante tener que salir bajo estas circunstancias, pero es un alivio estar de vuelta en un país con un verdadero estado de derecho», dijo Birtles a su llegada, mientras que Smith admitió que se sintió «un poquito» amenazado en China en los últimos días. Sospechas de acoso a la prensa extranjera En Australia se baraja la posibilidad de que los interrogatorios a los dos periodistas estén vinculados con la detención el mes pasado de la presentadora de televisión chino-australiana Cheng Lei por razones desconocidas. Birtles dijo a la ABC que la manera como lo interrogaron le dio la impresión de que era «una persona de interés y no el principal sospechoso en un caso existente», al mencionar que tenía poco contacto con ella. El corresponsal de la ABC comentó que se trataba de «acosar a los periodistas australianos que quedaban» en China, en donde los medios de Australia se han quedado por primera vez sin periodistas en el terreno desde la década de 1970. «Estoy muy decepcionada de que nuestros principales medios no estén representados, o mejor dicho, no se les permita seguir con su labor de informar desde China», dijo la ministra de Exteriores de Australia, Marise Payne, a la emisora 2GB, que lamentó que se estén viviendo estos «episodios decepcionantes» con el principal socio comercial de su país. Este incidente se suma a las tensiones entre China y Australia, que han llegado a uno de sus peores momentos desde que Camberra impulsó este año una investigación internacional sobre el origen de la Covid-19, que dieron paso a represalias comerciales del gigante asiático. Asimismo, las recientes leyes contra el espionaje y la interferencia en asuntos domésticos del país oceánico, así como las críticas de Camberra respecto a la militarización en el Mar de China Meridional y su creciente influencia en la región del gigante asiático, también han contribuido al malestar de Pekín. Expulsión de una veintena de periodistas El incidente también se ha visto en Australia como parte de la «constante intimidación y acoso a los periodistas extranjeros» en China, según dijo Marcus Strom, presidente de la Alianza Australiana de Medios y Entretenimiento (MEAA), quien consideró que se ha llegado al «peor momento en las relaciones de la prensa extranjera con Pekín en casi 50 años». Para el director ejecutivo del Instituto Australiano de Políticas Estratégicas, Peter Jennings, el incidente sigue a una serie de episodios de un «trato espantoso» a los periodistas extranjeros en China en los últimos años. Jenning hacía alusión a la expulsión por parte de China de una veintena de periodistas de medios extranjeros en el primer semestre del año y las penalizaciones de distinto tipo contra los profesionales de la prensa, como otorgar acreditaciones de más corta duración. Este mes también China dejó de renovar las credenciales de prensa a corresponsales de medios estadounidenses en medio de un ambiente de animadversión hacia los medios extranjeros, a cuyos miembros se vigila e intimida cada vez más de manera cotidiana. La ministra australiana de Exteriores recalcó que el Ejecutivo de Camberra sigue brindando ayuda consular a los ciudadanos australianos detenidos en China, entre ellos Cheng Lei, quien trabaja para el canal chino en inglés CGNT y que se encuentra detenida en una vivienda vigilada. El caso de la periodista pone una vez más a prueba los lazos entre Australia con China, país que cuenta con un largo historial de detenciones de disidentes, algunos de ellos mientras residían en el extranjero.
08-09-2020 | Fuente: abc.es
Espejismo rojo
El cromatismo electoral en Estados Unidos puede resultar un tanto confuso. Gradualmente ?desde la implantación en el mercado americano de la televisión en color a mediados de los setenta hasta las disputadas elecciones del 2000? el rojo ha terminado por asociarse con el Partido Republicano y el azul con el Partido Demócrata. El contraste de esos colores, consensuados por las grandes cadenas, resulta muy televisivo pero también contraintuitivo, sobre todo si se observa con ojos europeos. Por efecto de la pandemia, el pautado ciclo electoral de Estados Unidos que lleva hasta la Casa Blanca hace tiempo que resulta más bien irreconocible. Desde las primarias a las convenciones pasando por la misma campaña sin interrupción desde Labour Day, celebrado ayer lunes, todo resulta demasiado diferente (y seguramente peor). De este proceso de alteraciones tan profundas y problemáticas no se libra ni la propia noche electoral de los comicios previstos para el 3 de noviembre. La expectativa de disponer de un claro y pronto resultado choca frontalmente con un número sin precedentes de votos emitidos por correo. Algunas estimaciones calculan que hasta un 40 % del electorado podría optar finalmente por esa opción. Con la peculiaridad partidista, según las encuestas, de que los votantes republicanos se declaran mucho más favorables que los demócratas a participar de forma presencial en estos comicios presidenciales. La combinación de estos dos factores ha inspirado un escenario post-lectoral bautizado como Espejismo rojo: Trump podría obtener en primera instancia una aparente victoria que se disiparía a favor de Biden cuando todo el voto por correo termine por contabilizarse varios días después. El riesgo de este espejismo, más allá de los previsibles litigios judiciales, es que termine por desquiciar todavía más la política de Estados Unidos sometida a una sobredosis de polarización y desinformación. Algunas simulaciones señalan incluso el riesgo de violencia armada y el cuestionamiento de la propia democracia americana empezando por la alternancia pacífica de los ocupantes de la Casa Blanca.
07-09-2020 | Fuente: abc.es
El que fuera abogado de Trump durante 22 años le acusa de ser «racista y matón»
Ante una serie de libros con escandalosas alegaciones y una sorprendente escasez de fondos en su campaña electoral, el presidente Donald Trump defendió ayer su gestión de la economía como factor determinante en la rápida recuperación del mercado de empleo que vive Estados Unidos durante la pandemia de coronavirus. La última agresión a la campaña para la reelección del presidente es un nuevo libro de alguien que en el pasado fue un estrecho colaborador suyo, el abogado Michael Cohen, quien le acusa hoy de ser «un tramposo, un mentiroso, un fraude, un matón, un racista, un depredador y un estafador». Ese libro, titulado «Desleal, unas memorias» (Skyhorse Publishing), se pone a la venta este martes. En él, Cohen, que hasta hace unos meses era el mayor defensor de Trump, acusa ahora al que fue su jefe durante 22 años, de 2006 a 2018, de querer sacar ventaja de su buena sintonía con el presidente ruso, Vladimir Putin, y de haber llegado a decir que «los negros son demasiado estúpidos como para votar por Trump» o que no hay «un país dirigido por una persona negra que no sea un mierda». La Casa Blanca niega todas esas afirmaciones, y acusa a Cohen de ser un delincuente que actúa solo movido por ansias de venganza. La portavoz de la presidencia, Kayleigh McEnany, emitió un comunicado en el que dijo: «Michael Cohen es un delincuente condenado, deshonrado e inhabilitado como abogado, que mintió bajo juramento en el Congreso. Ha perdido toda credibilidad y no es sorprendente ver su último intento de sacar provecho de sus mentiras». En diciembre de 2018 Cohen fue condenado a 36 meses de cárcel tras declararse culpable de varios delitos, incluido el de mentir bajo juramento en el Capitolio sobre los intentos del actual presidente de construir un rascacielos en Moscú y pagar por el silencio de actrices pornográficas y modelos de Playboy con las que Trump mantuvo relaciones extramatrimoniales. En este momento, Cohen se halla en arresto domiciliario, tras ser excarcelado durante la pandemia. El presidente Trump aprovechó ayer la festividad del día de Trabajo en EE.UU. para dar una conferencia de prensa desde la columnata delantera de la Casa Blanca, en la que se dedicó sobre todo a criticar a Joe Biden y a los demócratas, en lo que pareció más que nada un mitin electoral. «Si Biden y los socialistas radicales ganan, la economía se hundirá», dijo el presidente, quien calificó al candidato demócrata de «estúpido». «Si Biden gana, China controlará este país». También dijo Trump que no considera que EE.UU. sea una nación desarrollada «por la mala labor de los demócratas en ciudades como Portland», que viven más de cien noches de disturbios y protestas raciales. En su conferencia de prensa, el presidente recordó que en agosto EE.UU. ha creado 1,4 millones de puestos de trabajo, reduciendo el índice de desempleo del 10,2% al 8,4% aun cuando la pandemia de coronavirus no está del todo controlada. El diario «The New York Times» publicó ayer una información sobre la creciente preocupación dentro del Partido Republicano por la falta de liquidez de la campaña de Trump, que no ha informado todavía de los ingresos por donaciones del mes de agosto. Según el Partido Demócrata, Biden ingresó en agosto una cantidad récord, 310 millones de dólares, o 270 millones de euros. El «Times» asegura que la campaña de Trump ha recortado los anuncios de televisión y radio en algunos de los estados cruciales donde se decide la presidencia en las elecciones del 3 de noviembre. También se refirió el presidente ayer al mayor escándalo de las semanas pasadas, unos supuestos comentarios que hizo en 2018 en una visita a París tras negarse a visitar un cementerio militar donde había enterrados estadounidenses caídos en combate. Según publicó la revista «The Atlantic», el presidente dijo entonces que los soldados muertos en combate eran «unos perdedores» porque «se habían dejado matar». Ayer Trump volvió a negar esas alegaciones, acusando a «The Atlantic» de mentir con fuentes anónimas. Después dijo que es muy popular entre las fuerzas armadas. «Me quieren los soldados, no los generales y los demás jefes del Pentágono, porque esa gente lo que quiere es mantener abiertas todas esas guerras interminables. Yo lo que quiero es acabar esas guerras», dijo ayer el presidente en su conferencia en la Casa Blanca.