Infortelecom

Noticias de asia

20-09-2018 | Fuente: elpais.com
El control previo a la eutanasia divide a los partidos en el trámite de la ley en el Congreso
La norma que impulsa el PSOE prevé crear comisiones autonómicas que podrán denegar muertes aprobadas por los médicos, algo a lo que se oponen Podemos y ERC
19-09-2018 | Fuente: abc.es
El escándalo sexual de Kavanaguh se convierte en una guerra de guerrillas
«Lo que pasa en Georgetown Prep, se queda en Georgetown Prep». Lo dijo hace unos años Brett Kavanaugh, el juez nominado por Donald Trump al Tribunal Supremo, sobre el colegio en el que acabó su educación secundaria. Fue en la época en la que atacó sexualmente a Christine Blasey Ford, según el relato de la supuesta víctima, en una acusación que ha hecho estallar su proceso de confirmación en el Senado para la más alta instancia judicial de EE.UU. Ahora, esa bravuconada -una iteración del 'Lo que pasa en Las Vegas, queda en Las Vegas'- se le ha vuelto en su contra. La senadora demócrata Elizabeth Warren compartió en Twitter el vídeo del momento en el que Kavanaugh pronunciaba la frase para cuestionar la capacidad del candidato a servir en el Supremo y dar pábulo a las acusaciones de Ford. Es un ataque más en la guerra de guerrillas en la que se ha convertido la confirmación de Kavanaugh, con los republicanos esforzados en impulsar el proceso a toda costa y los demócratas decididos a retrasarlo al máximo. Ford es el único escollo que Kavanaugh tiene que salvar para convertirse en juez del Supremo y, con ello, reforzar la mayoría conservadora en el alto tribunal. La mujer le acusó en una carta de haberla agredido sexualmente cuando ambos eran menores. La carta, en manos de la senadora demócrata Dianne Feinstein desde julio, se filtró el pasado fin de semana como una misiva anónima. Ford acabó por salir a la luz y reconocer que ella era la autora. El asunto impidió la votación prevista para este jueves en el Comité Judicial del Senado, la antesala de su confirmación en el pleno de la cámara alta. Los republicanos, a regañadientes, y los demócratas, con entusiasmo, defendieron el derecho de la acusadora a explicar su caso en una comparecencia pública, en la que también hablaría Kavanaugh. Charles Grassley, el republicano que preside el Comité Judicial, decidió colocar la comparecencia de Ford y el candidato el lunes. «Argucía de los demócratas» La presencia de Ford en la comparecencia, incluso su propia celebración, están ahora en duda. La acusadora, a través de sus abogados, ha exigido que antes de dar la cara y exponerse ante la opinión pública, el FBI investigue a Kavanaugh. «Una investigación completa por las fuerzas de seguridad asegurará que los hechos cruciales y los testigos de este asunto se tomen en consideración de una forma no partidista y que el comité tenga toda la información antes de llevar a cabo una comparecencia o tomar cualquier decisión», explicaron sus abogados en una carta al Comité Judicial. Además, aparecer en un comité televisado en todo el país sin garantías de que su caso se tratará con justicia sería una factura demasiado grande para alguien que, según la carta, ha sufrido acoso, amenazas de muerte e intentos de hackeo de su correo electrónico desde que se conoció el caso. Para los republicanos, es una nueva argucia de los demócratas para entorpecer y retrasar la confirmación de Kavanaugh. Las elecciones legislativas de noviembre están a la vuelta de la esquina y si los republicanos no cierran la llegada del candidato de Trump al Supremo, los demócratas podrían recuperar la mayoría en el Senado -aunque lo tienen muy difícil- y torpedear todavía más la llegada del magistrado. Grassley se ha mostrado de momento impasible ante la petición de Ford. «La invitación para el martes sigue en pie», ha dicho. «Nada de lo que haga el FBI o cualquier otro investigador tendrá peso en lo que Ford diga al comité, así que no hay razón para otro retraso». Lindsay Graham, otro senador republicano en el comité, criticó que el llamamiento al FBI no tiene nada que ver «con encontrar la verdad, sino con retrasar el proceso hasta después de las elecciones». Incluso republicanos moderados, como Bob Corker, no han visto con buenos ojos otro alargamiento del proceso. «Los republicanos ofrecieron su mano de buena fe. Si no escuchamos a ambas partes el lunes, votemos», ha escrito en Twitter. Desde la otra bancada, el llamamiento era al retraso. Feinstein agitó el fantasma de un caso similar del pasado para exigir el mayor pulcro con el testimonio de Ford. «Estoy de acuerdo al cien por cien que colocar una comparecencia a toda prisa el lunes es injusto y recuerda al tratamiento que tuvo Anita Hill», dijo en referencia a la mujer que en 1991 acusó de acoso sexual a otro candidato conservador al Supremo, el actual juez Clarence Thomas. Los demócratas también exigieron que la comparecencia no solo tenga a Ford y Kavanaugh, sino que incluya a testigos clave, como Mark Judge, el amigo del candidato al Supremo que supuestamente estuvo presente cuando Kavanaugh agredió sexualmente a la acusadora. Judge escribió una carta al Comité Judicial en la que decía que no se acordaba de nada de ello y que prefería no hablar en público. Mientras tanto, quien más está midiendo la estrategia es, contra su costumbre, el presidente Trump. Ha defendido en todo momento a su candidato, pero también el derecho de Ford a contar su historia. Es consciente de la importancia para su electorado de que los jueces de corte conservador copen el Supremo, como prometió en las elecciones. El miércoles protestó por la forma «injusta» en la que se está tratando a Kavanaugh, pero aseguro que quiere ver testificar a Ford. «Quiero ver lo que tiene que decir. Si aparece, será maravilloso», dijo sobre la presencia de Ford. «Si no, será algo desafortunado».
19-09-2018 | Fuente: elpais.com
Nadal no jugará la gira de Asia por lesión
El número uno, lesionado desde hace dos semanas de la rodilla derecha, anuncia que no competirá este mes en Pekín ni en Shanghái. En un principio, no volverá a las pistas hasta el 29 de octubre, en París-Bercy
19-09-2018 | Fuente: as.com
Nadal renuncia a la gira asiática por la lesión de rodilla
Se salta Pekín y Shanghai y perderá 1.100 puntos. Djokovic amenaza su número uno. "Las molestias no son nada nuevo", expuso el balear.
19-09-2018 | Fuente: abc.es
Las dos Coreas intentarán presentar una candidatura conjunta para los Juegos Olímpicos de 2032
Corea del Sur y Corea del Norte han acordado trabajar para presentar una candidatura conjunta para organizar los Juegos Olímpicos de Verano de 2032 como parte de los acuerdos alcanzados en la tercera cumbre intercoreana de este año. «Sur y Norte participarán en eventos o tornos internacionales, incluidos los JJ.OO. de 2020, y decidieron cooperar para la organización comunal de los Juegos de Verano de 2032», estipula la declaración firmada por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en la segunda de las tres jornadas de la cumbre. La propuesta, planteada durante el tercer encuentro que los líderes coreanos están celebrando en la capital de Corea del Norte, fue adelantada por el ministro surcoreano de Deportes, Do Jong-hwan, durante una visita a Tokio la semana pasada, y supondría la organización de los eventos en Seúl y Pionyang, explicó entonces. El deporte ha cobrado especial simbolismo en el acercamiento protagonizado este año por las dos Coreas, una distensión que arrancó en el discurso de Año Nuevo del mariscal norcoreano, en el que anunció que su país estaba dispuesto a participar y enviar una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018. Ambos países protagonizaron en el evento deportivo de febrero un desfile conjunto bajo una misma bandera, la de la unificación, una estampa que no se veía en unos Juegos desde Turín 2006, y que se repitió en los Juegos de Asia celebrados en agosto en Indonesia. En ambas citas Sur y Norte participaron con equipos conjuntos, una iniciativa que ambos reafirmaron en sus compromisos de este miércoles.
19-09-2018 | Fuente: elpais.com
Los duros comienzos del español, ?un francés mal hablado?, en China
La demanda de enseñanza en castellano crece en el país asiático y entra en el bachillerato, con la memoria de sus precarios comienzos La RAE abre hoy un centro en la Universidad de Shanghái
19-09-2018 | Fuente: abc.es
Donald Trump: el presidente del «American First»
Donald Trump es justo lo opuesto a John F. Kennedy. Y como todo lo antagónico, tienen algunas cosas en común. La primera de ellas es su relación directa con el público, lo que les convierte en presidentes populistas y haber hecho su carrera en la televisión más que en el Congreso o en el Senado. Pero mientras Kennedy se esforzó en promover lo positivo del espíritu norteamericano, Trump se esfuerza en promover lo negativo que hay en él. Lo curioso es que tanto el uno como el otro alcanzaron la presidencia teniéndolo casi todo en contra. El 20 de enero de 2017, Donald Trump jura su cargo como nuevo presidente de EE.UU., tras ganar las elecciones en noviembre de manera sorpresiva contra la demócrata Hillary Clinton, la gran favorita.El lema de Kennedy era «la nueva frontera». Un país como el suyo, que se ha hecho a base de caravanas en busca de colonizar el Oeste, se entusiasmó con la idea. Trump, en cambio, lo que hace es cerrar fronteras, impedir que lleguen nuevos emigrantes, lo que choca si se piensa que todos los norteamericanos tienen un antepasado más o menos lejano inmigrante. Sin embargo, le votaron. De la Alianza para el Progreso que lanzó Kennedy para Hispanoamérica no queda ni rastro, e incluso la joya de la corona, haber luchado dos veces en Europa para liberarla de sus peores instintos, menos todavía. Mientras Kennedy se sentía a gusto en París, en Londres, en Berlín, Trump no oculta su incomodidad en ellas, y prefiere entenderse con los enemigos, como Putin o Kim Jong-un. Su foto, cruzado de brazos rodeado de los líderes europeos que le acosan, es elocuente. Podría incluso sostenerse que el actual presidente norteamericano representa los valores opuestos a los de su país, y que tenga problemas no ya con su partido, el republicano, sino con su equipo, del que lleva despedidos unos cuantos, lo corrobora. Sin embargo, le votaron y su índice de popularidad se mantiene. Algo debe de tener y quien se acerque a EE.UU. lo nota. Galería de imágenes Vea la galería completa (7 imágenes) Los norteamericanos están enfadados y tienen razones para ello. Trabajan más que los europeos, ganan menos, su seguridad social es rudimentaria y las cargas cada vez mayores. Y vienen cargando con la seguridad no ya de Europa, sino del mundo, aunque esa seguridad explote en muchas ocasiones. Su presupuesto de Defensa equivale al de los doce países que le siguen. Están hartos y Trump ha sabido capitalizar esa frustración. Exigen más de los aliados, de los rivales, de todo el mundo, y es cuando nos damos cuenta de que no han votado a Trump. Han votado contra los demás. El problema es que su política contra todo y contra todos, desde el cambio climático a las tarifas arancelarias, puede conducirnos al desastre. Pues esas son guerras en las que no hay vencedores, sólo vencidos. Por lo que los europeos haríamos bien en tomarnos en serio a Trump, no como una aberración pasajera en la historia y la política norteamericana sino como la consecuencia lógica de haber llevado demasiado tiempo el peso de la púrpura mundial.
19-09-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un renuncia a sus misiles para dialogar con Trump
Tras la histórica cumbre de abril en el Paralelo 38 con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y de junio en Singapur con el estadounidense, Donald Trump, el joven dictador Kim Jong-un sigue adelante con su deshielo. Con el fin de retomar el diálogo con Trump y que este le levante las sanciones que asfixian su economía, el caudillo norcoreano renunció este miércoles a sus misiles y, dependiendo de la respuesta de Estados Unidos, incluso estaría dispuesto a cerrar su reactor nuclear. Así lo prometió en la declaración conjunta que firmó al término de su tercera cumbre con Moon Jae-in, que venía celebrando desde el martes en Pyongyang y concluye este jueves con una visita al monte Paektu, enclavado en la frontera del Norte con China y «sagrado» para los coreanos. «Corea del Norte acuerda desmantelar permanentemente su base de pruebas de motores y lanzamiento de misiles de Dongchang-ri con la presencia de expertos de los países relacionados», reza el comunicado, traducido al inglés por la televisión KBS. De igual modo, el régimen comunista de Pyongyang «expresó su intención de dar pasos adicionales, incluyendo la clausura de las instalaciones nucleares de Yongbyon, si EE.UU. toma las medidas oportunas en línea con la declaración del 12 de junio», prometió refiriéndose a lo pactado ese día en la cumbre con Trump en Singapur. «Por primera vez, hemos acordado pasos concretos hacia la desnuclearización», anunció Moon en una comparencia conjunta con Kim, quien aseguró que «las dos Coreas haremos de la península un lugar sin armas ni amenazas atómicas». Tras la rúbrica de la declaración en la residencia de invitados estatales de Paekhwawon, que fue emitida en directo por televisión en Corea del Sur, ambos coincidieron en «eliminar todas las fuentes de conflicto», lo que supone también una velada referencia a la presencia de los 28.000 soldados de Estados Unidos acantonados en la frontera entre ambos países a la altura del Paralelo 38. «La declaración de septiembre abrirá un nivel más alto para la mejora de relaciones y traerá más cerca una era de paz y prosperidad», señaló Kim Jong-un. Pero el joven caudillo no dijo nada sobre entregar un inventario «completo y verificable» con sus armas atómicas e instalaciones nucleares, como le exige la Casa Blanca. Entre ellas destacan sus lanzaderas móviles y submarinos capaces de disparar misiles, así como sus centrifugadoras para enriquecer uranio. Tal y como había avanzado antes de la cumbre, el presidente surcoreano confía en que estos gestos sirvan para reabrir el diálogo con Washington. Tras esta cumbre de Pyongyang, Moon Jae-in viajará a EE.UU., donde el martes se reunirá con el presidente estadounidense en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, informa Yonhap. Junto a estos acuerdos, ambos dirigentes se comprometieron a estrechar las relaciones entre las dos Coreas, retomando sus conexiones por tren y carretera y estudiando la reapertura del polígono industrial de Kaesong, en pleno paralelo 38, y del complejo turístico del monte Kumgang «cuando se cumplan las condiciones oportunas». En dicho hotel, donde tienen lugar las reuniones de familias separadas por la guerra, se habilitarán unas instalaciones permanentes para que dichos reencuentros sean más frecuentes. Como prueba de su buena sintonía, Kim Jong-un prometió visitar Seúl «en un futuro cercano», lo que sería el primer viaje de un dirigente norcoreano al Sur y podría tener lugar antes de final de año. Demostrando su unidad, las dos Coreas incluso quieren organizar de forma conjunta las Olimpiadas de 2032, lo que supondría el final perfecto para este deshielo que empezó con los Juegos de Invierno celebrados en febrero en PyeongChang, en el Sur. Con Kim Yo-jong, la hermana del joven dictador, en el palco, las delegaciones de ambos países desfilaron juntas bajo una misma bandera y algunos equipos compitieron unidos. Para reducir la tensión entre ambas partes, los ministros de Defensa del Norte, No Kwang-chol, y el Sur, Soon Young-moon, también suscribieron otro acuerdo que prevé suspender sus maniobras militares y navales a partir del 1 de noviembre, establecer una zona de exclusión aérea para evitar accidentes y eliminar once torretas de vigilancia en su frontera a finales de año. Confiando en que esta tercera cumbre dé un impulso definitivo a las negociaciones de desarme nuclear abiertas con EE.UU., el presidente surcoreano declaró satisfecho que «se han plantado las semillas de un futuro en paz». Como broche final, Moon Jae-in asistió anoche a los Juegos de Gimnasia Masiva Arirang, un espectáculo con decenas de miles de personas haciendo acrobacias sincronizadas en el Estadio Primero de Mayo mientras en las gradas se dibujan carteles propagandísticos. Si antes los principales motivos eran bélicos contra «los imperialistas americanos», ahora son palomas de la paz.
19-09-2018 | Fuente: abc.es
Tusk advierte que se agota el tiempo para pactar el Brexit
Los líderes de la Unión Europea discutirán cómo acelerar las negociaciones del divorcio con Gran Bretaña en la cumbre informal que se celebra en Salzburgo (Austria) hoy y mañana. El ambiente ha sido calentado por el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, que en la carta de invitación a los presidentes y primeros ministros les advierte claramente que «desafortunadamente un escenario de no acuerdo es todavía bastante posible» aunque también asegura que «si todos actuamos de forma responsable podemos evitar la catástrofe». Los dirigentes escucharán a la primera ministra británica Theresa May en la cena de hoy y deliberarán mañana cuando esta haya salido ya de la reunión. La UE y el Reino Unido se han declarado en una situación permanente de negociación y trabajan a contrarreloj para intentar evitar llegar a un Brexit traumático en marzo del año que viene, cuando se producirá irremediablemente la salida del país de la UE. Según fuentes diplomáticas, los expertos de la Comisión han dicho que aún sería posible tramitar la ratificación del acuerdo de divorcio a tiempo si este está listo a finales de noviembre. Pero en ese caso, cualquier «accidente por mínimo que sea» en el proceso de ratificación parlamentaria podría hacer descarrilar todo. Y en este sentido, los negociadores europeos se temen que el país donde hay más posibilidades de que se produzca ese «descarrilamiento» sería el propio Reino Unido, donde la situación política no permite en estos momentos hacer ningún tipo de previsiones. Los equilibrios internos que está haciendo la primera ministra Theresa May en las negociaciones pueden dar como resultado una propuesta de acuerdo tan tibia que no sea apoyada ni por los partidarios del Brexit radical ni de aquellos que preferirían permanecer en la UE. May parece confiar que en última instancia, los proeuropeos preferirán apoyar su modelo que dejar abierta la puerta a una salida brusca, que tendría consecuencias devastadoras. Tusk ha sido acusado de ser demasiado pesimista con sus previsiones respecto a las del negociador europeo, Michel Barnier, que lanza por su parte la idea de que excepto la cuestión de la frontera irlandesa, casi todo lo demás está bien encarrilado. Otras fuentes señalan que de todos modos, la cuestión de los plazos está cerrándose por si misma: «lo que no hayamos podido acordar a finales de octubre es que no se puede acordar» afirman fuentes conocedoras de la negociación. Y, en todo caso, lo que se puede esperar es que si a primeros de noviembre no se vislumbra claramente una solución para un divorcio ordenado, los grandes operadores económicos empezarán a tomar decisiones defensivas, para tratar de minimizar los efectos catastróficos de la desconexión a lo bestia. Por ello, el propio Tusk ha anticipado ya que puede ser necesaria una cumbre extraordinaria, como último recurso, a mediados de noviembre. Está prevista una reunión ordinaria del Consejo en octubre, pero puede que para entonces todavía no se haya cerradoel acuerdo y en todo caso, el hecho de que esta vaya a estar dedicada también a una reunión con los líderes de los países del sudeste asiático (Asean) permite pensar que los dirigentes europeos anden entonces cortos de tiempo para dedicarlo todo al Brexit. Además del acuerdo sobre la salida ordenada, los dirigentes europeos esperan poder pactar también con Londres la declaración política sobre el modelo de relaciones futuras a las que aspiran ambas partes. En esto no están del todo de acuerdo, entre los que como Tusk quieren una declaración larga que sería señal de que hay más sectores en los que se aspira a mantener una cooperación estrecha, o los que creen que si se trata de una declaración política, cuanto más breve y clara mejor. «Déjenme recordar -decía Tusk en su carta- que limitar el daño causado por Brexit es nuestro interés compartido».