Infortelecom

Noticias de asia

14-01-2021 | Fuente: abc.es
Juan Antonio March, escritor y diplomático: «Prolongar la vida hasta los 150 años será relativamente fácil»
Cuando se piensa en el futuro, la imaginación fabrica la silueta de unos coches voladores, la oportunidad de prolongar la vida y la capacidad de sumergirse en el universo, dibujando un mapa que por ahora sigue en penumbra y del que existe una información bastante limitada. Si se estudia la inteligencia artificial, se descubre que todas esas posibilidades están más cerca de lo que parece. «Momentum. En el umbral de un nuevo mundo» (Espuma, 2021), del escritor y diplomático Juan Antonio March (Barcelona, 1958), permite participar en una aventura sobre la realidad que viene. De la mano de Nour, una joven investigadora nacida en Siria, pero refugiada en Alemania y dispuesta a combatir los daños de la pandemia con el empuje de la ciencia, la novela conduce a un viaje donde se va fraguando una utopía: el anhelo de unión de la humanidad, dejando atrás las diferencias inútiles, y la construcción de un presente esperanzador, donde cada persona pueda desarrollar al máximo su potencial, gracias a una nueva tecnología que asombra, ilusiona y provoca inquietud, como si fuera magia. Durante una conversación con ABC, March, que ha dedicado su vida a la cooperación y conoce bien las Naciones Unidas, donde fue nombrado embajador de España en 2004, reflexiona sobre su libro, animando a que abandonemos «nuestra actitud de primates» para adentrarnos «en la nueva realidad». Lo cierto es que el tema no puede ser más necesario. El pasado diciembre, el Gobierno presentó su Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA), la última prueba de un desafío que llama a la puerta. La trama del libro se centra en la inteligencia artificial y sus potencialidades, que se van explicando en cada capítulo. ¿De dónde procede su interés, por qué decidió preocuparse por este tema? Entramos en la era de la inteligencia. A principios de siglo, cuando se creía que se había hecho un gran salto con la revolución industrial, una empresa textil tenía 10.000 trabajadores. Ahora, esa misma fábrica tiene 500 unidades diferentes. En cada una, hay 10 o 15 personas, de las que más de la mitad hace trabajo inteligente. La humanidad se está convirtiendo en un conjunto de seres que cada vez usan más la inteligencia y no la energía física. Una de las grandes transformaciones se producirá en la aviación. El tráfico aéreo todavía es muy primitivo. Controlamos los aviones desde el suelo y hacemos que estén a 300 metros de distancia. Los estorninos vuelan en bandadas de 5 billones de pájaros que no se chocan nunca y hacen piruetas en el aire. Comprendemos que llegará un momento en el que el hombre también podrá volar de una manera mucho más inteligente. Eso será gracias a la inteligencia artificial, mediante el uso de algoritmos. Se ha abierto una revolución en la movilidad aérea, que será la gran movilidad de este siglo. Será más fácil evitar accidentes, porque volar es menos peligroso que circular por una carretera estrecha, con precipicios a los lados. Daremos ese paso. La inteligencia artificial estará presente en muchos aspectos de nuestras vidas y nos ayudará a organizarnos mejor. La cuestión es cómo controlará el hombre esa inteligencia y la dimensión moral de esa tecnología. Es una era muy interesante para la humanidad, en la que hay que concentrarse en la dimensión positiva del planeta y descubrirla, pues ignoramos muchas cosas fabulosas que hay en el mundo. Debemos dejar atrás la actitud de primates, ver quién es el más fuerte, y entender que el espacio de vida que tenemos es muy corto, y que lo mejor es utilizarlo muy bien. La humanidad se está convirtiendo en un conjunto de seres que cada vez usan más la inteligencia y no la energía física Acaba de mencionar una cuestión clave en el asunto de la inteligencia artificial, y es la dimensión moral, la reflexión ética que va a tener que acompañar al desarrollo de esta tecnología. Claro. Es el desafío de la humanidad. Lo bueno es que lo tiene solo consigo misma. En la Tierra, nosotros somos nuestro único enemigo. Podríamos vivir en un planeta donde los pájaros poseyeran una inteligencia superior y no pudiéramos tocar el reino del aire, pero lo cierto es que poseemos una posición única. El desarrollo de la inteligencia artificial cada vez es mayor. Tenemos que lograr ponerla siempre al servicio de los seres humanos, sin que se descontrole. Al fin y al cabo, lo que hace la vida interesante es que no todo viene dado, sino que lo tenemos que ganar. Desde una óptica moral y humanística, uno de los grandes temas de esta época será esta tecnología. En estos momentos iniciales, hay que tener el debate. Es un debate apasionante, que toca temas espinosos. Por ejemplo, el libro describe la posibilidad de prolongar la vida humana mediante el desarrollo de esta tecnología. En las conversaciones que he mantenido con médicos y biólogos, se aprende que prolongar la vida hasta los 150 años resultará relativamente fácil, gracias a la regeneración constante de tejidos. También se están estudiando los derechos neuronales, con los que se podrá hacer una conexión completa entre ordenadores y mente. Gracias a ello, las experiencias que se acumulan en el cerebro, y que se pierden al morir, se podrán transmitir a otros en el futuro. He escrito este libro porque es una fase emocionante. Quería llamar la atención sobre tres aspectos. En primer lugar, la necesidad de saber en qué planeta vivimos. No solo por los paisajes y la naturaleza, sino también por las obras que ha hecho la humanidad. Pongo el ejemplo de Dunhuang, una gran ciudad china. Durante 1.500 años, los emperadores ordenaron a los pintores más célebres que decoraran sus cuevas en honor a Buda. Son obras sofisticadas, que no sabía que existían hasta hace poco. En segundo lugar, hay que pensar en las grandes oportunidades que nos ofrece el mundo del futuro, si aprovechamos bien todo ese conocimiento. Hace 80 años, ni un 2% de la población española en edad universitaria iba a la Universidad. Hoy lo hace el 65%. Es un cambio impresionante. Hay que orientar cómo cada persona, individualmente, absorbe un conocimiento que le genere renta y, a la vez, servicio al otro. En tercer lugar, nada de esto sirve si saltamos por los aires. Por lo tanto, es esencial pensar qué tipo de arquitectura política queremos, para que florezcan todas estas posibilidades. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, había dos bombas atómicas. Hoy estamos sentados sobre 15.000. De dos grandes actores nucleares, hemos pasado a nueve, con dos en camino. Necesitamos buscar la forma de dar estabilidad al planeta. No hay que poner el foco ni en los grupos ni en los estados, sino en la humanidad en conjunto. Frente a los Trump, con su «Hagamos América grande otra vez», se debería decir: «Vamos a hacer grande la humanidad de una vez». Las cuevas de Dunhuang, uno de los tesoros artísticos que sirve de escenario para la novela - ABC No hay que poner el foco ni en los grupos ni en los estados, sino en la humanidad en conjunto. Frente a los Trump, con su «Hagamos América grande otra vez», se debería decir: «Vamos a hacer grande la humanidad de una vez» De hecho, al final del libro plantea la posibilidad utópica, supongo que también el anhelo, de avanzar hacia un sistema de gobierno mundial. La humanidad se ha ido organizando de lo más pequeño a lo más grande. No hay que ver ni las regiones, ni las naciones ni los estados como algo negativo, sino como entidades que están en proceso de convertirse en algo superior. Según los antropólogos, llevamos en el planeta unos 190.000 años. Los primeros 100.000, los pasamos intentando sobrevivir. En los últimos 15.000, desarrollamos la organización y la primacía humanas. Se empezó con individuos aislados, que se ayudaban; luego, se pasó a las familias; de las familias, a las tribus; de las tribus, a los pueblos; de los pueblos, a las regiones, y de las regiones, a los estados. Por último, a la pluralidad de estados, como Estados Unidos, y a las organizaciones supranacionales, como la Unión Europea. Queremos conseguir un planeta que permita liberar el talento de todos los individuos y crear un conjunto de reglas de convivencia donde prevalezca la complementariedad sobre la confrontación. Para mí, un ejemplo de que es posible es la Constitución de los Estados Unidos. Se aprobó en 1787, antes de la Revolución Industrial, en el pequeño territorio de las Trece colonias, con un grupo étnico y cultural compacto. Esa Constitución, que al principio amparó a 3 millones de personas, ha resistido más de 330 años. Ha sobrevivido las transformaciones del estado en industrial y tecnológico. También a que una franja de tierra en el Atlántico se expandiera hasta el Pacífico, constituyendo uno de los países más grandes del mundo. De ser solo para europeos, casi todos anglosajones, la Constitución ahora integra a población negra, a asiáticos, latinos, australianos, y a todo tipo de religiones y culturas. En definitiva, podemos aspirar perfectamente a ordenar el mundo. Cuando la pandemia le ofrece un respiro, la protagonista, Nour, toma la decisión de comenzar su periplo. Considera que ha llegado el «momentum», ese instante irremplazable para emprender su aventura. Con la crisis abierta por el coronavirus, que ha provocado que la humanidad se sorprendiera recordando su fragilidad, ¿cree que ha llegado la oportunidad definitiva para el desarrollo de la inteligencia artificial? Creo que es el gran momento. La pandemia ha demostrado que desorganizar el mundo no permite mantener nuestra calidad de vida. Cuando lo hemos hecho, aunque solo haya sido deteniendo la movilidad durante unos meses, ha sido un drama. El impacto económico ha resultado enorme. Al mismo tiempo, todo ha seguido funcionando. Los hospitales no se están bombardeando, se ha seguido produciendo agricultura y las carreteras no se han socavado. Si este virus, que por suerte mata a un elemento relativamente pequeño de la población, ha causado un daño elevadísimo a nuestros niveles de vida, imaginemos qué ocurriría con una guerra. De esta pandemia ha salido un grito, que necesitamos un ejército de sanitarios y médicos. También que el virus afecta por igual a todas las razas, demostrando que las divisiones entre negros, asiáticos, etc., son divisiones artificiales que hemos creado, porque la esencia es que todos somos seres humanos. El coronavirus afecta por igual a un senegalés, un mexicano o un español. Además, hemos visto que la desorganización entre estados no es útil. Por lo tanto, hay que restablecer un sistema de colaboración, para tener medios rápidos frente a los desafíos. La Primera Guerra Mundial hizo reflexionar a los países, que aceptaron que el presidente Wilson propusiera la creación de la Sociedad de Naciones. La Segunda llevó a Roosevelt a proponer la firma de la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco. La pandemia debería ayudar a relanzar el multilateralismo. Creo que la derrota de Trump en Estados Unidos supone una oportunidad. La Cúpula de la Sala de Derechos Humanos de Ginebra, obra de Miquel Barceló, también posee gran protagonismo en la novela - D. Starrenbergen Volviendo a la protagonista, Nour es una refugiada siria que ha crecido en Alemania, donde fue acogida tras huir de la guerra que ha arrasado su país. Supongo que quiso reflexionar sobre varios temas, eligiendo esa biografía para el personaje principal. Durante muchos siglos, el mundo árabe estuvo dedicado a la ciencia y el saber, al frente de los avances en medicina, matemáticas y álgebra. Puse como protagonista a una mujer, para que fuera quien visualizara ese mundo del futuro. Es una mujer que vive un gran cambio, porque está en una edad de cierta juventud espléndida. Quise que se formarse en Hamburgo, para agradecer la posición alemana en el trato a los refugiados sirios, presentando a Europa como una tierra de acogida. La mezcla entre su alma árabe y siria y su formación alemana es lo que permite descubrir el mundo nuevo. El libro invita a conocer el futuro, rindiendo un homenaje a varias civilizaciones. ¿Cómo ve el desarrollo de la inteligencia artificial en España? La juventud está muy preparada. Se ha hecho un avance sociocultural impresionante. La pandemia también va a contribuir a la transformación de la educación. En la portada del libro, hay un iris. El de cada persona es distinto. En un diámetro de menos de un centímetro, hay una diferenciación total entre cada ser humano. Ocurre lo mismo con el cerebro y las combinaciones neuronales. Si intentamos reducir esa diversidad a conductas homogéneas, existe un problema enorme de desaprovechamiento. Necesitamos una humanidad con una creatividad impresionante. En el subtítulo del libro, no puse «en el amanecer de un nuevo mundo», porque el nuevo mundo no va a llegar de por sí. Puse «en el umbral de un nuevo mundo». Para cruzar, hay que dar un paso. Tenemos que ganarnos la nueva realidad.
14-01-2021 | Fuente: as.com
Los tatuajes más impresionantes que lucen los deportistas
Artísticos, sentimentales, políticos, de fantasía.. Los deportistas se expresan con su cuerpo como si de un lienzo se tratara. Te mostramos los más curiosos.
13-01-2021 | Fuente: abc.es
Trece cristianos fueron asesinados cada día por su fe en 2020, según la ONG Puertas Abiertas
Más de 300 millones de cristianos sufren persecución en el mundo a causa de su religión, según revelan los últimos estudios de la oenegé católica Ayuda a la Iglesia Necesitada y la protestante Open Doors, (Puertas Abiertas), que por su parte acaba de dar a conocer su informe relativo a 2020. Ese año, fueron registrados 4.761 asesinatos por razón de la fe cristiana, frente a los 2.983 del informe correspondiente a 2019, lo que supone un incremento del 60 por ciento. En otras palabras, unos trece asesinatos de cristianos al día. De los 50 países con más acoso a los cristianos por su fe, 14 países se sitúan en África, un fenómeno que los analistas relacionan con el fuerte crecimiento de la Iglesia en países y territorios controlados hoy por una mayoría musulmana. Según Pew Research Center, el cristianismo crece en África más que en ningún otro continente del mundo. Hoy, tres de los diez países con más cristianos en el mundo están en África; si no se revierte la tendencia, en 2060 habrá seis en la lista de «top ten». Al fenómeno sociológico, que amenaza los actuales equilibrios del poder, se suma el traslado a tierras del Sahel y norte de África de células y recursos yihadistas que han perdido ?hoy por hoy? la batalla por el «califato» en Irak y en Siria. Viejos y nuevos grupos armados que predican la «guerra santa» causan estragos en un inmenso triángulo que comprende Nigeria, Niger, Chad, Burkina Fasso, Camerún y Mali, y se ceban en poblaciones de civiles cristianas e indefensas. Así se explica el informe de Open Doors, que denuncia que solo en Nigeria fueron asesinados el año pasado 3.520 cristianos. Las matanzas fueron protagonizadas por los yihadistas de Boko Haram y por radicales musulmanes de las tribus de pastores nómadas, que atacan a los agricultores cristianos. Africa fue escenario en 2020 del 91 por ciento de los asesinatos de cristianos. En materia de ataques a iglesias -destrucción de templos, eliminación de crucifijos, cierres administrativos- la palma en 2020 se la lleva China. El régimen comunista atacó, según Open Doors, un total de 3.088 iglesias, una cifra muy elevada teniendo en cuenta que la población cristiana (católica y protestante) en el gigante asiático oscila en el 5 por ciento, unos 68 millones. El régimen comunista de Xi ha atacado en los últimos siete años un total de 18.000 templos cristianos, condenando de hecho a esa minoría a las catacumbas. En el capítulo de la persecución por la fe, Open Doors registra 4.277 condenas de cárcel en 2020, cifra levemente inferior a la de 2029 (4.811). No obstante, la ONG recuerda que la persecución más sutil es la que se materializa en la discriminación de las minorías cristianas, tanto en la legislación (ley de la blasfemia en Pakistán) como en la vida real, con el veto a la entrada de cristianos en el ejército o la administración pública.
13-01-2021 | Fuente: as.com
Fran Jones, la tenista con ocho dedos que jugará el Open de Australia
La tenista británica, que nació con ectrodactilia-displasia ectodérmica, es todo un ejemplo de superación tras sellar su pase al cuadro final del Open de Australia.
13-01-2021 | Fuente: as.com
Los españoles por el mundo levantaron 79 títulos en 2020
Europa, con 43, fue el continente en el que más trofeos se consiguieron. Le siguieron Asia (21), América (12), Oceanía (2) y África (1).
12-01-2021 | Fuente: abc.es
EE.UU. acusa a Irán de ser la nueva base de operaciones de Al-Qaida
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha afirmado este martes que Irán se ha convertido en una nueva «base de operaciones» para el grupo terrorista Al-Qaida, algo que cuestionan los expertos en islamismo y terrorismo internacional. Irán es una potencia chií, y Al Qaida es una milicia insurgente adscrita a la rama suní del islam, y ambos han sido rivales políticos durante décadas. Según dijo Pompeo en una conferencia en Washington, «Al-Qaida tiene una nueva base de operaciones. Es la República Islámica de Irán». Además, el jefe diplomático estadounidense añadió: «Yo diría que Irán es de hecho el nuevo Afganistán, como el centro geográfico clave de Al-Qaida, pero incluso peor». Tras los ataques terroristas de 2011 contra Nueva York y Washington, en que murieron más de 3.000 personas, la Administración de George W. Bush invadió Afganistán, donde la Guerrilla Talibán, en el poder, había dado cobijo a la cúpula de Al Qaida, que había admitido la autoría de los atentados. Para Pompeo, la actual situación es peor porque la protección de Irán a Al Qaida es mayor que la de los Talibán, que eran más débiles y fueron descabalgados rápidamente en una guerra, que se ha prolongado hasta hoy en día por la confluencia de milicias insurgentes en aquel país centroasiático. Preguntado por si Donald Trump considera que esta afirmación es suficiente para justificar una intervención armada en Irán en los últimos días de su presidencia, Pompeo respondió que no, «porque los riesgos son mayores que los beneficios». «Teherán ha permitido que Al-Qaida recaude fondos, se comunique libremente con otros miembros de Al-Qaida en todo el mundo y realice muchas otras funciones que anteriormente estaban dirigidas desde Afganistán y Pakistán», dijo Pompeo. En Pakistán murió en una operación de EE.UU. el anterior líder de Al Qaida, Osama bin Laden, en 2011. Este recelaba de Irán, y considerada a los terroristas suníes en ese país rehenes del régimen de los ayatolás. El actual líder de Al Qaeda es el egipcio Ayman al Zawahiri. Pompeo, que fue jefe de la CIA, afirmó que Irán ha permitido en los últimos años a Al-Qaida una mayor libertad de movimiento dentro de sus fronteras, incluida la emisión de pasaportes. Además asegura que la cúpula del grupo terrorista está en Teherán. Culminan así cuatro años de presión máxima de EE.UU. sobre Irán, con la reanudación de sanciones y la retirada del pacto nuclear negociado en 2015. La Administración saliente espera así poder atarle las manos a sus sucesores al menos en sus primeros días, para dificultarles una normalización de relaciones. El canciller iraní, Mohamed Javad Zarif, rechazó el martes por «ficticia» esa denuncia. «Está terminando patéticamente su desastrosa carrera con más mentiras belicistas», dijo Zarif en Twitter sobre Pompeo. «Que nadie se deje engañar. Todos los terroristas del 11 de septiembre procedían de los destinos favoritos de Pompeo», añadió, en referencia a Arabia Saudí, de donde procedía Bin Laden y varios de los atacantes.
12-01-2021 | Fuente: as.com
Una campeona olímpica quema su piso al perder el olfato por Covid-19
Daria Shkurikhina, campeona por conjuntos con Rusia en gimnasia rítmica en Pekín 2008 y triple campeona del mundo, en shock: "He puesto a gente en peligro".
10-01-2021 | Fuente: as.com
La eficacia del Tenerife condena al Cartagena
Dos goles de Fran Sol y otro de Shashoua le dieron tres puntos los de Ramis ante un rival que se llevó del Heliodoro demasiado castigo.
10-01-2021 | Fuente: as.com
El 80% de los japoneses quiere aplazar o cancelar los Juegos
Una encuesta de la agencia Kyodo, realizada en un momento de emporamiento de la pandemia en el país asiático, refleja el creciente desinterés de los locales por la cita.