Infortelecom

Noticias de asia

05-05-2020 | Fuente: as.com
Se fue del Barça para triunfar y el PSG no le deja
Kays Ruiz es un joven barcelonés de 17 años que dejó La Masia cuando era muy pequeño, pero el club francés no le permite dar el salto a pesar de sus peticiones.
05-05-2020 | Fuente: abc.es
Medio EE.UU. relaja las medidas pese a que el virus sigue agresivo
Cerca de la mitad de los estados de EE.UU. han comenzado a levantar de forma significativa las restricciones para frenar la expansión del coronavirus, algunos gobernadores se enfrentan a protestas por no acelerar más esa reapertura y el presidente del país, Donald Trump, hace equilibrios entre defender a quienes protestan -forman parte de sus bases- y establecer una desescalada segura, sin empeorar la epidemia. El aceleramiento de la vuelta a la normalidad contrasta con las nuevas proyecciones sobre la evolución de la epidemia en EE.UU., que empeoran un escenario que ya es devastador, con casi 1,2 millones de contagios y casi 70.000 fallecidos. Según un documento de los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermades (CDC, en sus siglas en inglés), la autoridad médica de EE.UU., la cifra diaria de fallecidos se elevará hasta 3.000 decesos a comienzos de junio, muy por encima del rango de entre 1.500 y 2.000 en el que se mueve ahora. También se dispararán los contagios, con cerca de 200.000 nuevos casos por día a finales de mes, frente a los 25.000 diarios en la actualidad. El documento fue elaborado junto a la agencia federal de emergencias de EE.UU. (FEMA, en sus siglas en inglés) y fue revelado por «The New York Times». Poco después, un portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, aseguró que el documento no había sido «revisado» ni presentado al grupo especial de trabajo del coronavirus -liderado por el vicepresidente, Mike Pence- y «no refleja ninguno de los modelos realizados o analizados». Las nuevas proyecciones muestran una vez más la tensión y las incertidumbre sobre cómo y cuándo levantar las restricciones en el país, un proceso en el que Trump ha tenido una postura ambivalente. El presidente de EE.UU. ha oscilado entre pronosticar el fin de las restricciones de forma irreal (a finales de marzo dijo que el país estaría «en marcha» en Pascua, el 12 de abril) o dejarlas en pie de forma indefinida «hasta el comienzo del verano o más allá». Pero, aunque la Casa Blanca niegue la oficialidad de las últimas proyecciones de los CDC y FEMA, el propio Trump ha corregido su propio pronóstico de la cifra de fallecidos que dejará la crisis. Durante semanas, apuntó que estarían en torno a 60.000. A comienzos de la semana pasada, hablaba de 70.000. El domingo por la noche, en un acto televisivo de Fox News con aroma electoral desde el monumento a Lincoln en Washington, elevó la cifra hasta 100.000. La misma ambivalencia ha mostrado Trump cuando llamó a «liberar» estados como Michigan, Minnesota o Virginia -en el primero de ellos hay fuertes brotes-, siguiendo las consignas de grupos que exigían el fin de las restricciones, mientras que en otros casos, como Georgia, ha asegurado que la desescalada se ha producido «demasiado pronto». El domingo aseguró que es posible «satisfacer» tanto a quienes quieren menos restricciones como a quienes creen que no es seguro que se levanten y animó a los estadounidenses a acudir a parques y playas «con cierta distancia». Las palabras de Trump cerraban un fin de semana agitado en EE.UU., con muchas denuncias de incumplimiento de las normas de distanciamiento o de uso de mascarilla y con protestas en Capitolios y desobediencia de autoridades: dos shérifs de Arizona aseguraron ayer que no harían cumplir la orden de confinamiento que rige en el estado. La realidad es que EE.UU. entra en un fase de incertidumbre en la epidemia, después de que las normas de confinamiento, que afectaron a cerca del 90% del país, empiecen a relajarse. En Florida, se puede ir a restaurantes, con medidas especiales, en los condados menos afectados. Tres cines funcionan ya en San Antonio (Texas). Los negocios empiezan a abrir en estados como Iowa, Minnesota, Tennessee, Nebraska o el propio Texas, a pesar de que los casos siguen creciendo en esos territorios. En Nueva York, el epicentro de la crisis en EE.UU., la situación mejora, con reducción de hospitalizaciones y de número de muertos (ayer fueron 226, el número más bajo desde el 27 de abril), pero en otras grandes ciudades, como Chicago o Los Ángeles, los casos siguen repuntando. El temor para los expertos es que la relajación, que se nota en la ciudadanía, desde los parques de Nueva York a las playas de California, provoque una regresión al punto de máxima expansión de la epidemia, a principios de marzo.
04-05-2020 | Fuente: abc.es
La inteligencia británica advirtió al Gobierno de que el coronavirus era más peligroso de lo que decía China
El Servicio de Inteligencia Secreto de Reino Unido, conocido como MI6, había informado al Gobierno de que el coronavirus era mucho más peligroso de lo que decía China, según ha revelado el diario The Telegraph. El periódico, que cita a un alto funcionario como fuente, asegura que la inteligencia le pidió desde el principio de la crisis al Ejecutivo de Boris Johnson «que no creyera las afirmaciones de Pekín» y que tratara la información «con escepticismo», ya que las agencias de inteligencia sabían lo que estaba sucediendo «realmente» en el gigante asiático. La misma fuente explicó que tenían dudas sobre el origen del brote, que China ubica en un mercado de animales vivos de Wuhan, y centraron su atención en el Instituto de Virología de la ciudad. La posibilidad de que el virus se haya escapado de un laboratorio del Instituto empezó siendo una teoría de la conspiración, pero más fuentes alrededor del mundo han apuntado a esa posibilidad, a la que ahora se suma el MI6. «La idea de que Reino Unido hubiera tomado las cifras chinas al pie de la letra es francamente ridícula», afirmó la fuente, que añadió: «Si los chinos mienten, el papel de la inteligencia es saber cuáles podrían ser las cifras reales». Más presión sobre Johnson Esta revelación podría reforzar aún más las críticas a la gestión del primer ministro, Boris Johnson, a quien la oposición laborista y otras voces acusan de no haberse tomado en serio la amenaza del coronavirus al inicio del brote y de haber impuesto tarde las medidas de distanciamiento social y de confinamiento a la población, lo que provocó un aumento de los contagios. El Covid-19 se ha cobrado hasta el momento la vida de 28.446 personas en la nación. Las informaciones del MI6 podrían además aumentar las tensiones con China, a la que otros países también acusan de haber transmitido información incompleta, e incluso The Telegraph asegura que un informe de inteligencia de la alianza de seguridad Five Eyes, de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, acusa a Pekín de mentir y cita evidencias de que el virus se transmitió a los humanos a través de un laboratorio de Wuhan. Asimismo, señala que el régimen chino persiguió a quienes intentaron dar a conocer lo que estaba pasando como parte del encubrimiento de los hechos y ha intentado frenar los esfuerzos de otros países para desarrollar una vacuna. Una parte del documento fue publicado en el Saturday Telegraph de Australia. Xiong Jun, un funcionario de la Embajada de China en Londres, declaró que «el jefe del Instituto de Virología de Wuhan dijo en una entrevista que el instituto se rige por un conjunto de estrictas normas de gestión» y agregó que «a medida que se extiende la pandemia, la comunidad internacional debería cooperar en la lucha contra el virus. Esta es la única forma de derrotar al Covid-19. Los rumores y las calumnias solo dañarán la solidaridad internacional».
04-05-2020 | Fuente: abc.es
Alemania se suma al Reino Unido, EE.UU. y Francia y pide la verdad sobre el origen del coronavirus a China
Ha matado ya a unas 250.000 personas en todo el mundo y seguimos sin saber cuán es la fuente del SARS-CoV-2, el coronavirus (CoV) que causa la COVID-19. La versión del países de origen, China, es que tiene un origen animal y no es un virus creado en laboratorio. El gobierno chino baraja una única hipótesis, según la cual el virus tiene su reserva natural en los murciélagos y desde ellos ha pasado a los seres humanos. Esta versión ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual «todas las pruebas disponibles» apuntan a un origen animal como fuente de la pandemia global del coronavirus, aunque, dado el «contacto limitado» de los humanos con los murciélagos, sospecha que ha habido algún otro animal, posiblemente doméstico, que ha servido de paso «intermedio». La OMS se escuda en un «amplio consenso científico». Pero uno de los países más afectados por la enfermedad ha puesto abiertamente en duda esta teoría. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sugerido que cuenta con información confidencial que apoya otra tesis y el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha declarado que «hay pruebas enormes de que el Instituto de Virología de Wuhan es donde empezó todo». Ahora Alemania se suma a esa desconfianza. El ministro de Asuntos Exteriores alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, ha exigido públicamente a China una «clarificación del origen» del nuevo coronavirus. «El mundo entero quiere que se aclare el origen exacto del virus», se ha quejado en una entrevista con el grupo Funke en la que ha retado a China a demostrar «lo transparente que quiere ser con el virus». Hace estas declaraciones después de que se haya conocido un informe de la alianza de agencias de inteligencia «Five Eyes», compuesta por Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, que asegura que Beijing ocultó información. El documento de investigación de 15 páginas afirma que ante el «peligro de otros países» el gobierno chino encubrió la noticia del virus silenciando o «haciendo desaparecer» a los médicos que hablaron, destruyendo las pruebas del virus en los laboratorios y negándose a proporcionar muestras vivas a los científicos internacionales que estaban trabajando en una vacuna. El informe denuncia también «la negación mortal de la transmisión entre seres humanos» y el «blanqueo de los puestos del mercado de la fauna silvestre». De hecho, revela que China tenía «pruebas de transmisión entre humanos desde principios de diciembre», pero siguió negando que pudiera propagarse de esta manera hasta el 20 de enero. Además, afirma que la información sobre los portadores asintomáticos de la de la enfermedad fue «mantenida en silencio» por el estado chino. La Organización Mundial de la Salud aceptó esas afirmaciones de Beijing sin poner reparos incluso después de que Taiwán y Hong Kong expresasen serias dudas al respecto. Según se desprende de esta investigación de inteligencia, en la que el ministro alemán Maas basa su reivindicación al gobierno de Beijing, mientras el régimen chino minimizaba la amenaza del virus en la escena mundial, se esforzaba en secreto por hacer desaparecer todo rastro de la epidemia. Según el memorando de los servicios secretos, el 3 de enero la Comisión Nacional de Salud de China ordenó que se destruyeran las muestras de virus y emitió una «orden de no publicación» sobre todo lo relacionado con la enfermedad. Dudas sobre su origen El informe también afirma haber encontrado pruebas de que el virus se originó en el Instituto de Virología de Wuhan, cerca del mercado húmedo del que China dice que proviene. Según el trabajo, los investigadores chinos de virus relacionados con los murciélagos estudiaron una muestra que tenía una coincidencia genética del 96% con el Covid-19 ya en 2013 y este «arriesgado» experimento descubrió en 2015 que la enfermedad era transmisible de los murciélagos a los humanos. El Alto Representante de la UE para Polítia Exterior, Josep Borrell, también ha reconocido que los países europeos «hemos sido un poco ingenuos en el pasado» con el país asiático y ha afirmado que «la visión actual de los hechos y sobre el origen del virus ha cambiado y es más realista». Borrell ha advertido que «China tiene objetivos parcialmente convergents con la UE, por lo que debe encontrar un equilibrio de intereses», sobre todo teniendo en cuenta que es un «competidor económico» que asume una ambición de dominación tecnológica» y también «un rival sistémico que pretende promover un modelo alternativo de gobernanza». Borrell ha admitido además, en una videoconferencia con eurodiputados, que China ha tratado de influir en las autoridades europeas para que «sea rebajado el tono» de los informes críticos con la gestión del gobierno de Xi Jinping. Borrell ha recomendado «estudiar de forma independiente lo que ha ocurrido y el origen del virus, dejando de lado el campo de batalla entre China y EE.UU.».
04-05-2020 | Fuente: as.com
"Me meto yo la hostia de Márquez en Malasia y no me levanto en tres semanas"
Tito Rabat asegura que el octocampeón es una persona muy fuerte a nivel físico y mental, pero no le considera invencible: "También lo pasa mal".
04-05-2020 | Fuente: as.com
Tiger Woods dice que correr demasiado le destruyó el cuerpo
Durante una entrevista que concedió a GolfTV, se le preguntó que si pudiera retroceder en el tiempo y alguna cosa, ¿cuál sería?. Tiger dijo, sin pensar demasiado, que correr tanto.
04-05-2020 | Fuente: as.com
"Correr destruyó mi cuerpo"
Durante una entrevista que concedió a GolfTV, se le preguntó que si pudiera retroceder en el tiempo y alguna cosa, ¿cuál sería?. Tiger dijo, sin pensar demasiado, que correr tanto.
04-05-2020 | Fuente: as.com
China ocultó la gravedad del virus para acumular suministros médicos, según Estados Unidos
Tal y como afirma un documento obtenido por Associated Press, el país asiático necesitaba abastecerse para responder ante la enfermedad.
03-05-2020 | Fuente: abc.es
Los periodistas que celebran el Día Mundial de la Libertad de Prensa en la cárcel
Quedan demasiados países en negro en la Clasificación Mundial de Reporteros Sin Fronteras (RSF), lugares donde el ejercicio del periodismo se castiga con la persecución, la tortura o la muerte, mientras sus ciudadanos vagan entre las tinieblas de la desinformación o bajo el efecto anestésico de la propaganda. Para rendir homenaje a todos los que se han atrevido a plantarle cara a la censura, la sección española de RSF ha reunido a varios periodistas, decididos a recordar a sus colegas perseguidos a través de vídeos donde exigen que sean puestos en libertad. Aunque sea de manera sombría, la fecha no puede resultar más apropiada. Este 3 de mayo, se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, con millones de personas encerradas en sus hogares por una pandemia que se podría haber evitado si el Partido Comunista Chino (PCCh) no hubiera acallado a los médicos de los hospitales de Wuhan o hubiera derribado la alambrada que impide la existencia de medios de comunicación independientes, capaces de haber denunciado y advertido de lo que estaba por venir. Desde primera hora de la mañana, RSF (@RSF_ES) publica una sucesión de vídeos donde periodistas españoles recuerdan la labor y el castigo al que han sido sometidos sus colegas extranjeros. Por citar dos ejemplos, el presidente de la sección española de la organización, Alfonso Armada, ha pedido la liberación de Christine Kamikazi, Agnès Ndirubusa, Térence Mpozenzi y Egide Harerimana, cuatro miembros de la redación de Iwaku, un semanario independiente de Burundi, mientras que Nemesio Rodríguez, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), ha denuciado que el saharaui Walid El Batal sufra la prisión en Marruecos. Ambos países, Burundi y Marruecos, ocupan la posición 160 y 133 en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa, que mide la calidad de ese derecho en 180 países. Además de Burundi y Marruecos, otros países sobre los que RSF llama la atención este domingo son Turquía (154), donde se pide la liberación del periodista Ahmet Altan; Camerún (134), con Amadou Vamoulké; Argelia (146), con Khaled Drareni; Irán (173), con Narges Mohammadi; Yemen (167), con los cuatro periodistas que han sido recientemente condenados a muerte; China (177), con los desaparecidos Chen Oiushi y Fan Bin; Egipto (166), con Mahmoud Hussein, o Arabia Saudí (170), con Raif Badawi. La amenaza del coronavirus Como confirman los datos, las preocupaciones de RSF no son infudadas. En 2019, fueron asesinados 49 periodistas, la cifra más baja desde 2003. Hartos de sufrir el hostigamiento de regímenes represivos o persecución y muerte en zonas de guerra o dominadas por el narcotráfico, muchos informadores decidieron tirar la toalla. Su claudicación explicaría el descenso del número de muertes, engañosamente esperanzador. De un vistazo, el mapa de la Clasificación Mundial 2020 confirma la magnitud de sus temores. En negro, una lista extensa de países, integrada por Cuba, Egipto, Sudán, Libia, Somalia, Arabia Saudí, Siria, Irak, Irán, Azerbaiyán, Turkmenistán, Tayikistán, China, Corea del Norte, Vietnam y Laos, recuerda que queda bastante trabajo por hacer, puesto que la libertad de prensa suele ir de la mano de la democracia, que no se da por hecho en muchas regiones del mundo. Sirviendo de excusa para que los líderes autoritarios continúen achicando las libertades de sus ciudadanos, la Covid-19 pende como una nueva amenaza sobre los periodistas que trabajan donde la represión es la norma. En un primer momento, la propaganda China pretendió presentar a su país como un campeón contra la pandemia, capaz de contenerla gracias a la eficacia con la que se habían tomado medidas para frenar su expansión, como si el carácter autoritario del régimen hubiera sido una ventaja frente a las caóticas democracias, donde se cuestionan las órdenes que llegan desde arriba y los ciudadanos se quejan demasiado. Como demostró RSF, lo cierto es que esa razonamiento estaba construido con falacias, ocultando que Pekín había maquillado las cifras reales de muertos y que Taiwán y Corea del Sur, donde sí se respetan las libertades, llevaron a cabo un trabajo frente al virus mucho más eficaz. Decisiones como las del Kremlin, que reforzará el control sobre los ciudadanos con códigos QR, como informaba hace días Rafael M. Mañueco, corresponsal de ABC en Moscú, muestran que el combate contra la infección puede tener un reverso tenebroso. Lo mismo ocurre en Cuba, donde el régimen estrechará la libertad de expresión y prensa mediante la «Ley Azote», como explicaba Jorge Enrique Rodríguez, corresponsal en La Habana, hace unos días. Con 300 periodistas encarcelados en el mundo, solo el compromiso con la libertad de expresión podrá evitar que nuevos informadores acaben entre rejas. Las amenazas son múltiples, pero también la decisión para frenarlas, liderada por organizaciones que luchan para evitar que más voces sean silenciadas.
03-05-2020 | Fuente: abc.es
La Casa Blanca impide que su experto médico acuda al Capitolio
Anthony Fauci, la autoridad médica de EE.UU. en enfermedades infecciosas, no podrá comparecer la semana que viene en una comisión de la Cámara de Representantes sobre la respuesta a la crisis del coronavirus. Fauci es la voz más prestigiosa sobre la epidemia en EE.UU. y una cara familiar en los hogares del país por sus apariciones en las ruedas de prensa de Donald Trump sobre coronavirus. La Casa Blanca ha bloqueado su aparición. La justificación de la Administración Trump es que sería «contraproducente que aparezcan en comparecencias en el Congreso las mismas personas que están involucradas en esos esfuerzos», dijo el portavoz Judd Deere sobre la respuesta gubernamental al coronavirus. Es difícil separar la decisión del hecho de que la Cámara de Representantes está controlada por los demócratas y que, mientras el país avanza con lentitud hacia el control de la epidemia, la comparecencia de Fauci es solo el anticipo de una batalla legislativa para determinar si la respuesta a la crisis por parte de la Administración Trump fue la adecuada. EE.UU. es el país más afectado del mundo, con más de 1,1 millones de contagios y más de 65.000 muertes al cierre de esta edición. Fauci, además, se ha demostrado en ocasiones como una voz disonante en el relato de Trump sobre la respuesta de su Administración a la epidemia, que siempre ha calificado de inmejorable. El experto ha tenido que hacer equilibrios entre ofrecer información fidedigna sobre la crisis y no contradecir al presidente. No siempre lo ha conseguido. Por ejemplo, ha reconocido que la capacidad del país para aplicar test de forma masiva a la población para el control de la epidemia no es la que debería ser ?mientras que Trump insiste en que EE.UU. es el país que más test realiza?, exigió cautela sobre el potencial de la hidroxicloriquina como tratamiento ?mientras que el presidente la promocionó con insistencia? y ha advertido de los riesgos de que los estados levanten las restricciones de confinamiento demasiado pronto. Fauci no aparecerá en la Cámara baja pero su presencia sí está prevista de momento en un comité del Senado.