Infortelecom

Noticias de asia

07-05-2020 | Fuente: abc.es
Putin escucha las propuestas de ministros y gobernadores para aliviar el confinamiento
El próximo 11 de mayo finaliza la vigencia de las actuales restricciones impuestas el 28 de abril por el presidente Vladímir Putin en la lucha contra el coronavirus. Él mismo dijo entonces que un desconfinamiento paulatino se produciría a partir del 12 de mayo, si la situación epidemiológica lo permite. Instó al Gobierno y a los responsables locales a presentar sus propuestas para un plan de desescalada y lo hicieron este miércoles por videoconferencia. Putin les escuchó, pero deberá aun tomar decisiones sobre si los días de mayo a partir del próximo lunes seguirán siendo no laborables como lo han venido siendo los transcurridos desde finales de marzo. Durante la videoconferencia, la directora del órgano de control Rospotrebnadzor, Anna Popova, aseguró que se planea eliminar las restricciones en tres etapas. En la primera se podrá pasear con los niños, hacer deporte y se abrirán algunos locales de tamaño reducido de servicios y de carácter comercial. En la segunda abrirán centros comerciales de mayor tamaño, pero con limitación de acceso si hubiera demasiada afluencia de gente, y los paseos se extenderán a grupos familiares más amplios guardando el debido distanciamiento social. En la última etapa se volverá casi a la normalidad con reapertura de escuelas, establecimientos culturales, restaurantes, hoteles y todo tipo de tiendas y servicios. En ese momento la industria funcionará a pleno rendimiento. Pero habrá que seguir utilizando probablemente mascarillas y observando un cierto distanciamiento. Lo que no explicó Popova es con qué calendario concreto se hará todo eso. Señalo que las restricciones se irán levantando según desciendan las cifras de contagios, continúen efectuándose tests masivos y se mantenga un número suficiente de camas disponibles en los centros sanitarios. En cualquier caso, la responsable del Rospotrebnadzor subrayó que el criterio de tránsito de una etapa a otra lo establecerán los dirigentes regionales y municipales en coordinación con el Gobierno del país. Putin dejó claro en sus intervenciones que «la propagación del coronavirus en los entes territoriales de Rusia se desarrolla de manera diferente y en algunas regiones es lógico endurecer las restricciones. y en otras no». Según sus palabras, «el más mínimo error de cálculo tendrá su precio en vidas y en salud de nuestros ciudadanos». El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, adelantó que el confinamiento obligatorio seguirá vigente en la ciudad después del 11 de mayo, aunque la actividad industrial y la construcción de viviendas probablemente se reanudarán. Y es que la capital rusa es el territorio ruso más afectado por la pandemia con casi 86.000 infectados por Covid-19, más de la mitad del total en Rusia, y 866 fallecimientos. En el conjunto del país se contabilizan ya en torno a 166.000 contagios desde el comienzo de la epidemia, lo que sitúa a Rusia en el séptimo lugar en la lista mundial de países afectados por el coronavirus. Sin embargo, en número de fallecidos ocupa el puesto 18 con 1.537 decesos. Hoy se informó de un nuevo contagio de coronavirus en el seno del Ejecutivo ruso, el de la ministra de Cultura, Olga Liubímova. Se trata del tercer miembro del Gobierno que enferma de Covid-19, además del primer ministro, Mijaíl Mishustin, que según dijo Putin a los participantes en el encuentro telemático, "evoluciona bien", y del de la Vivienda, Vladímir Yákushev.
07-05-2020 | Fuente: abc.es
Irak lanza la operación «Leones del desierto» para frenar el resurgir del Estado Islámico
Irak declaró el final de la guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) el 9 de diciembre de 2017, pero la lucha sigue abierta y los seguidores del califa vuelven a golpear en diferentes provincias de un país con demasiados frentes abiertos. Las autoridades anunciaron el lanzamiento de la operación «Leones del desierto» para acabar con las células dormidas de un grupo que en los últimos días ha sido capaz de lanzar ataques coordinados contra las fuerzas de seguridad en los que han matado al menos a trece militares y milicianos de las Unidades de Movilización Popular (las milicias chiíes). «Bajo la supervisión del Mando de Operación Conjunto, nuestra operación tiene como objetivo perseguir y arrestar a los terroristas en Wadi Houran, Husayniyyat, Al-Kara, H2, Wadi al-Hallcom y en las carreteras que van a las fronteras internacionales», precisó el comunicado que hizo oficial el inicio de este nuevo esfuerzo para frenar al EI. «Aprovechan la pandemia, el toque de queda por el coronavirus, el vacío de poder por la falta de gobierno y las divisiones internas en el seno de las milicias chiíes», apuntó el analista Zeidon al-Kinani en el canal Al Jazeera para explicar el reciente repunte de violencia en un grupo que, tradicionalmente, siempre aprovechó el ramadán para cometer ataques. Durante el mes sagrado del ayuno que en estos momentos celebran los musulmanes, los yihadistas consideran que cualquier acción de martirio obtiene una mayor gratificación que en cualquier otro momento del año. El comité encargado de hacer seguimiento a las actividades del EI y Al Qaida ya indicó en un informe enviado en febrero al Consejo de Seguridad de la ONU que las células durmientes del EI están comenzando a reconstituirse tanto en Irak como en Siria y este aviso se ha traducido en las operaciones más importantes de los últimos dos años. A los factores apuntados por Al Kinani en Al Jazeera, se podría sumar el proceso de repliegue en el que se encuentran inmersas las fuerzas de Estados Unidos, miembro principal de la coalición creada para combatir al EI. La gravedad de la situación, con algunos ataques yihadistas a las puertas de Bagdad, el presidente Barham Saleh, pidió «acelerar la formación de un Gobierno capaz de llevar a cabo su responsabilidad de proteger la seguridad, la estabilidad y la soberanía de Irak», según escribió en Twitter. El país lleva cinco meses sin gobierno tras la renuncia del primer ministro Adel Abdel Mahdi el pasado noviembre, empujado por las fuertes protestas que estallaron en el centro y sur del país, movilizaciones que vuelven poco a poco pese a la amenaza del coronavirus.
07-05-2020 | Fuente: abc.es
Reino Unido se convierte en el primer país europeo en superar las 30.000 muertes
El coronavirus se había cobrado hasta ayer en el Reino Unido la vida de 30.076 personas, de acuerdo con los datos del Gobierno -la Oficina Nacional de Estadística eleva el número por encima de las 32.000 muertes- lo que convierte al país en el segundo a nivel mundial con mayor cantidad de muertes, tras Estados Unidos, y en el primero de Europa, después de haber superado a Italia. No obstante, es el cuarto en número de decesos por cada 100.000 habitantes, después de Bélgica, Italia y España, según datos de la universidad Johns Hopkins. «¿Cómo se ha llegado a esto?», fue la pregunta que le lanzó ayer a Boris Johnson el laborista Keir Starmer durante la sesión de preguntas y respuestas al primer ministro en el Parlamento en lo que fue su primer cara a cara. La última vez que el «premier» respondió a los diputados en la Cámara de los Comunes fue el 25 de marzo, antes de ser ingresado en el hospital por Covid-19 y de que Westminster cerrara. Starmer, que empezó su intervención dándole la bienvenida a Johnson tras su recuperación y felicitándole por el nacimiento de su hijo hace una semana, cuestionó la respuesta del gobierno ante la emergencia y pidió un «consenso nacional» para su gestión; y además acusó al Ejecutivo de haber sido «lento para decretar el cierre, lento en la realización de pruebas, lento en el rastreo y lento en el suministro de equipos de protección» a los trabajadores en primera línea. Además, cuestionó al Ejecutivo sobre las muertes en residencias , a lo que Johnson respondió que «la epidemia en hogares de ancianos es algo de lo que me arrepiento amargamente», entonando un atípico «mea culpa» que sin embargo no responde de forma contundente a las críticas. «Cada muerte es una tragedia», dijo el «premier», que defendió el «enorme esfuerzo» que se ha llevado a cabo para atajar la epidemia y declaró que «cada decisión ha sido tomada con el objetivo de salvar vidas y proteger al NHS (el sistema nacional de salud)». Con respecto a las muertes, explicó que es «demasiado pronto» aún para comparar el número de fallecidos en el Reino Unido con otros países. «Ya habrá tiempo de mirar hacia atrás y ver si se hizo algo mal», dijo, aunque sin el tono vehemente que lo ha caracterizado siempre en los debates y en las ruedas de prensa. El primer ministro hizo además una nueva promesa que ha sido recibida con escepticismo: la de realizar 200.000 test diarios de coronavirus a finales de este mes, tras haber anunciado hace unos días que la meta inicial de realizar 100.000 pruebas al día antes de que acabara abril se había cumplido. Una de las exigencias de la oposición es que el Gobierno anuncie de una vez su plan para desconfinar a la población, que se encuentra encerrada en sus casas desde el pasado 23 de marzo. Las medidas vigentes deben revisarse hoy, ya que las leyes aprobadas para darle poderes especiales al Ejecutivo durante la emergencia obligan a que las medidas sean examinadas cada tres semanas. Johnson, que se negó a dar detalles, advirtió que la cuarentena no podrá relajarse hasta que sea seguro hacerlo y que sería un error levantarla demasiado pronto, lo que provocaría una segunda ola de la epidemia y un desastre económico, pero avanzó que el domingo dará un mensaje a la ciudadanía, ahora que el pico del brote ha pasado, donde explicará cómo se producirá el «desbloqueo», cuyos primeros cambios podrían ser efectivos a partir del lunes. Tanto Starmer como el speaker de la Cámara, Sir Lindsay Hoyle, le afearon a Johnson que vaya a hacer un anuncio importante y además televisado sin pasar primero por el Parlamento.
06-05-2020 | Fuente: abc.es
Johnson advierte que levantar el confinamiento demasiado pronto sería un error
Boris Johnson se enfrentó hoy por primera vez al líder la oposición, el laborista Keir Starmer, en la sesión de preguntas y respuestas al primer ministro en el Parlamento británico. La última vez que el «premier» respondió a los diputados en la Cámara de los Comunes fue el 25 de marzo, antes de ser ingresado por coronavirus y de que Westminster cerrara. Starmer, que empezó su intervención dándole la bienvenida a Johnson y felicitándole por el nacimiento de su hijo, cuestionó la respuesta del Gobierno ante la emergencia y pidió un «consenso nacional» para su gestión. «Al menos 29.427 personas en el Reino Unido han perdido la vida por este terrible virus, ¿cómo se llegó a esto?», preguntó Starmer, que señaló que Reino Unido fue «lento para decretar el cierre, lento en la realización de pruebas, lento en el rastreo y lento en el suministro de equipos de protección». Además, cuestionó al Ejecutivo sobre las muertes en residencias. Johnson respondió que «la epidemia en hogares de ancianos es algo de lo que me arrepiento amargamente», y recalcó el «gran esfuerzo» que se ha realizado para proporcionar equipos de protección al personal de los hogares de ancianos. Evitar un segundo pico Un día después de que la cifra oficial de muertos en el Reino Unido se convirtiera en la más alta de Europa y la segunda del mundo, con 29.427 personas fallecidas según el Gobierno -la Oficina Nacional de Estadística eleva el número por encima de las 32.000 muertes- Johnson advirtió que el confinamiento no podrá relajarse hasta que sea seguro hacerlo, con el fin de evitar un segundo pico del brote. Además, anunció que el domingo dará a conocer el plan de desescalada de la nación, pero advirtió que sería un error levantar el confinamiento demasiado pronto, lo que provocaría una segunda ola de la epidemia y un desastre económico. «Cada muerte es una tragedia», dijo Johnson, que defendió que «cada decisión ha sido tomada con el objetivo de salvar vidas y proteger al NHS (el sistema nacional de salud)», pero aseguró que es «demasiado pronto» aún para comparar el número de muertos en el Reino Unido con otros países. «Ya habrá tiempo de mirar hacia atrás y ver si se hizo algo mal». Además, el primer ministro estableció un nuevo objetivo de realizar 200.000 test diarios a finales de este mes, tras alcanzar la meta inicial de realizar 100.000 pruebas al día la última semana de abril.
06-05-2020 | Fuente: abc.es
Los contagios de coronavirus en Rusia avanzan más rápido que en el resto de Europa
La baja mortalidad en Rusia en infectados con COVID-19 se explica por el diagnóstico temprano y la detección de la infección en personas asintomáticas. Así lo asegura el académico Vasili Akimkin, director del Instituto Central de Investigación Epidemiología del órgano de control Rospotrebnadzor, en un artículo publicado en la web gubernamental stopkoronavirus.rf. Según sus palabras, «el diagnóstico precoz ayuda a evitar que el desarrollo de la enfermedad adquiera proporciones graves y se manifieste de forma severa». «Gracias a que los tests utilizados son altamente sensibles se puede detectar el coronavirus cuando se encuentra en fase leve y a este grupo pertenecen el 70-80% de los pacientes». En la página stopkoronavirus.rf se declara que Rusia ocupa el segundo lugar mundial en cantidad de pruebas de COVID-19 realizadas y alcanza la cifra de casi cuatro millones y medio desde que comenzó la pandemia. En las últimas 24 horas se realizaron más de 157.000 tests en todo el país. En el caso concreto de Moscú, la vicealcaldesa Anastasia Rákova afirma en declaraciones a la agencia TASS que en la capital «se han llevado ya a cabo un millón de tests». Rákova afirma que en la ciudad «se efectúan 40.000 pruebas diarias». Elena Malínnikova, especialista en enfermedades infecciosas del Ministerio de Sanidad ruso, explica que, en el momento actual, el índice de mortalidad por coronavirus en Rusia es de 5,5 casos por millón de habitantes. El país eslavo alcanza casi los 166.000 infectados por COVID-19, lo que le sitúa en el séptimo lugar en la lista mundial de países afectados por la pandemia. Sin embargo, en número de fallecidos ocupa el puesto 18 con 1.537 decesos. Más de 10.000 al día Rusia saltó el domingo por primera vez por encima de los 10.000 contagios en un solo día y desde entonces no ha bajado de esa cifra. El domingo se anunció que se habían registrado 10.633 nuevos casos, el lunes 10.581, ayer martes 10.102 y hoy 10.559. Es el país del continente europeo en donde con mayor velocidad está progresando la pandemia. El número total de infectados en Rusia ha llegado hoy hasta las 165.929 personas, con lo que a este ritmo superará pronto a Alemania, que contabiliza 167.007 contagios y ocupa el sexto lugar en número de infectados en la lista mundial de países afectados por la pandemia. En el quinto lugar se sitúa Francia con 170.551. Sin embargo, Rusia tiene una menor cantidad de fallecidos en comparación con los estados que encabezan la fatídica clasificación. Hoy, la célula de crisis creada por el Gobierno ruso facilitó el dato de 1.537 muertos desde que comenzó la epidemia. Es decir, Rusia ocupa tan sólo el puesto 18 de la lista en número de decesos. Moscú, el foco El foco de la infección sigue siendo Moscú, con más de la mitad de los contagios, y no parece que ninguna otra ciudad o territorio del país vaya a tomarle la delantera. En la capital rusa hoy se registraron 5.858 nuevos casos de coronavirus, 144 más que el martes, con un total de 85.973 contagios. Ha habido además 50 nuevos fallecimientos situando el total en 866. El pasado 28 de abril, Putin prolongó las restricciones hasta el 11 de mayo inclusive, pero anunció que, a partir de ese momento, tendrá lugar un desconfinamiento paulatino «en la medida en que la situación epidemiológica lo permita». Hoy miércoles, el presidente ruso mantendrá una nueva reunión telemática con miembros del Gobierno para analizar la situación. Putin lanzó un primer decreto de restricciones el 25 de marzo, que afectó a los días entre el 30 de marzo y el 5 de abril, después firmó otro decreto el 2 de abril ampliado la misma situación hasta el 30 de abril. Y el 28 de abril lo extendió hasta el 11 de mayo.
06-05-2020 | Fuente: abc.es
El coronavirus pudo comenzar a circular en Francia en los suburbios más multiculturales de París
Según varios científicos, altos responsables en el sistema hospitalario nacional, los primeros casos de difusión del Covid-19 en Francia comenzaron a detectarse a finales del mes de diciembre pasado, en dos hospitales muy «multiculturales» de la periferia parisina, en el muy conflictivo departamento de la Seine-Saint-Denis, mucho antes que se descubriesen los primeros casos conocidos oficialmente el 24 de enero pasado. Yves Cohen, profesor del servicio de reanimación de los hospitales Avicena y Jean-Verdier, informó que se han realizado las pruebas del coronavirus a muestras de pacientes tratados en los últimos meses por neumonía y varios de ellos han dado positivo, el más antiguo de ellos una pareja ingresada el 27 de diciembre, un mes antes de los primeros casos oficiales. Cohen explicó que se hicieron las pruebas de coronavirus porque los pacientes dieron negativo por gripe. «De los 24 pacientes, uno del 27 de diciembre dio positivo por coronavirus», apuntó. Cada muestra fue procesada varias veces para garantizar que no había errores. Según el profesor, el hombre pudo ser infectado por su esposa, que trabajaba en la pescadería de un supermercado junto a una tienda de sushis atendida por hombres y mujeres de origen asiático. Esos dos posibles primeros casos se descubrieron en el Hospital franco-musulmán Avicena, uno de los hospitales más multiculturales de la región parisina y quizá de Francia, en el departamento de la Seine-Saint-Denis (1.623.111 habitantes en 2017), donde se han sucedido crisis incendiarias desde hace quince años. El Hospital Avicena está situado en la avenida de Stalingrado de la ciudad de Bogigny (53.500 habitantes) y se inauguró en 1935, recibiendo el nombre de Hospital franco-musulmán, en homenaje a los inmigrantes y franceses de origen magrebí instalados en la periferia de París. A partir de 1978 tiene el nombre de Avicena, en homenaje al legendario médico y filósofo persa medieval. Como los hospitales Jean-Verdier (Bondy) y René Muret (Sevran), el Avicena está integrado en la red de hospitales de la beneficencia pública francesa. El descubrimiento de los muy posibles primeros casos de infección coronavírica en este hospital ha sido percibido como muy creíble por las autoridades sanitarias. Olivier Bouchaud, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del hospital, declaró a la radio y la tv francesa: «Quizá podía presentirse esa realidad que comenzamos a descubrir. El Covid-19 comenzó a difundirse en China y previsiblemente en Francia y otros países europeos, mucho antes de los primeros descubrimientos oficiales, antes que la epidemia, la pandemia, se transforme en un problema clínico generalizado». El Hospital Avicena donde pudo comenzar a circular el coronavirus, en Francia, se encuentra en una ciudad suburbio y un departamento (Seine-Saint-Denis) que tiene una población muy multicultural, de origen magregí, africano y asiático, esencialmente. Índice de mortalidad La región de Isla de Francia y las ciudades del departamento de la Seine-Saint-Denis, Bobigny, La Courneuve, Aubervilliers, Lilas, Bagnolet, entre otras, han registrado, desde el 1 de marzo y el 20 de abril, los índices de mortalidad más altos de Francia, un 90% superiores a la mortalidad del 2019 durante las mismas fechas. Todos los especialistas subrayan que la promiscuidad familiar, el multiculturalismo masivo y la propagación muy temprana del coronavirus han agravado la tragedia.
06-05-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. relaja restricciones, pero podría llegar a los 134.000 muertos en agosto
La pandemia de coronavirus no da señales de que desaparezca a corto plazo en EE.UU. y, sin embargo, más de la mitad de los estados del país avanzan en el levantamiento de las restricciones impuestas para frenar la enfermedad. Son ya 31 los estados que han implementado programas de reactivación económica de diferente grado, a pesar de las advertencias de expertos médicos de que, en algunos casos, podría estar ocurriendo con demasiada premura. Es el malabarismo entre el control de una epidemia que con más de 1,2 millones de contagios y casi 70.000 muertes en EE.UU. y aliviar un parón económico que ha destrozado el mercado laboral y ha condenado al país a la recesión. Lo explicaba a la perfección Anthony Fauci, la autoridad médica de EE.UU. en enfermedades infecciosas y un rostro familiar en los hogares de EE.UU. por su aparición en las ruedas de prensa de Donald Trump: «Es el equilibrio entre algo que supone una elección muy complicada», explicó el lunes por la noche en una entrevista en la CNN. «¿Cuántas muertes y cuánto sufrimiento estás dispuesto a aceptar para volver a lo que deseas, a cierto tipo de normalidad, más pronto que tarde?». Los modelos estadísticos dan una idea de hacia dónde se encamina EE.UU.: un documento interno de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) habla de unos 3.000 muertos al día a comienzos de junio, casi el doble de los registros actuales. Trump dijo ayer que no conocía esas proyecciones y que probablemente eran «falsas» (las han revelado medios que considera enemigos, como «The New York Times» y «The Washington Post») Pero el modelo que más utiliza la Casa Blanca, el de la Universidad de Washington, también ha empeorado sus proyecciones: apunta a que 134.000 personas morirán en la epidemia. Basado en anteriores estimaciones de ese modelo, Trump se había felicitado durante semanas de que la cifra de muertos se quedaría en el entorno de 60.000. La realidad es que muchos estados están regresando a la normalidad sin el amparo de los números. Algunos no están cumpliendo con las directivas de la Casa Blanca sobre niveles de contagios y de fallecimientos para empezar la reapertura. Cada día hay alrededor de 25.000 nuevos casos, y cada vez provienen menos de Nueva York, el epicentro de la crisis y la que engrosaba sus números. Ahora menos de 250 fallecidos cada día provienen de Nueva York, cuando en lo peor de la crisis acumulaba la mitad de los muertos cada día. Si se cuenta a Nueva York, la epidemia en todo EE.UU. camina con lentitud hacia la baja. Pero si se saca a este estado de la ecuación, los números muestran que los contagios siguen creciendo.
06-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump amenaza a China con una guerra comerciala cuenta del coronavirus
La Casa Blanca amenaza ahora con reabrir la guerra comercial con China, incluida una drástica subida de los aranceles, para castigar a ese país asiático por sus engaños y errores a la hora de contener el primer foco de coronavirus en la ciudad de Wuhan. No sólo ha endurecido sus advertencias el presidente Donald Trump, sino también sus asesores y ministros, que desde mediados de abril han llamado a una docena de aliados en todo el mundo para formar un frente común que obligue al régimen comunista de Pekín a responder a las preguntas con la máxima transparencia. Hasta hoy, China no colabora, y se ha negado a dejar a investigadores de EE.UU. y otros países a que visiten la ciudad de Wuhan, donde se dieron los primeros contagios de coronavirus entre personas. «Esto nunca debía haber sucedido, y China debería habernos informado a tiempo», lamentó ayer Trump en la Casa Blanca antes de partir a una visita a una fábrica en Arizona, a 3.500 kilómetros de Washington. En poder del presidente obraba ya un informe de su departamento [ministerio] de Seguridad Nacional que concluye que una de las razones por las que China mintió sobre los contagios fue para amasar material sanitario, reduciendo de forma drástica sus exportaciones de mascarillas, guantes y demás. El equipo de gobierno de Trump baraja varias opciones para responder a China por su falta de transparencia y el fracaso a la hora de contener el virus en la ciudad de Wuhan y permitir que se expandiera por todo el mundo: nuevos aranceles, demandas millonarias o restricción a la entrada de tecnología fabricada en ese país asiático al mercado estadounidense. En cualquier caso, esa respuesta todavía se demoraría tiempo, al menos hasta que se haya reducido el índice de contagios de un virus que ya han contraído 3,6 millones de personas en todo el mundo, de las cuales 251.500 han fallecido. En enero, Trump firmó un acuerdo para poner fin a la guerra comercial con China, pero mantiene aranceles de un 25% sobre bienes por valor de 370.000 millones de dólares (340.000 millones de euros) fabricados en ese país asiático. Uno de los planes que baraja la Casa Blanca y cuya existencia ha revelado Reuters es aumentar esos impuestos sobre productos chinos para crear una nueva cadena de producción con otros aliados de EE.UU. en Asia, como Corea del Sur o Vietnam, y en Iberoamérica, como Colombia. Retirar la inmunidad Para poder demandar al gobierno chino en juzgados norteamericanos, el Capitolio debe retirarle expresamente la inmunidad diplomática, un proceso largo y con pocas probabilidades de éxito. Sí puede mantener Trump la campaña de máxima presión sobre sus socios, incluida la Unión Europea, para que desistan de adquirirle a China la tecnología necesaria para crear nuevas redes de comunicaciones, como el 5G. Las últimas encuestas publicadas en EE.UU. revelan que la estrategia del presidente Trump de forzarle la mano a China es vista con buenos ojos. Según el prestigioso centro Pew, experto en demoscopia, dos tercios de estadounidenses tienen una percepción negativa de cómo China ha gestionado esta crisis. Otro sondeo, de la casa Harris, revela que una gran mayoría tanto de republicanos como de demócratas acusa al régimen comunista de no ser transparente en esta grave crisis. Hay hasta una mayoría, según la consultora YouGov, que cree que el virus procede de un laboratorio. La teoría del laboratorio la manejan el presidente Trump y su gobierno, a pesar de que la inteligencia estadounidense no ha llegado a una conclusión final y según lo publicado en la prensa nacional, su hipótesis con más enteros en este momento es que el virus pasó de un animal, posiblemente un murciélago, a un ser humano en un mercado de Wuhan. China ha negado con vehemencia que el coronavirus se escapara de ningún laboratorio, pero no permite el ingreso en Wuhan de un equipo médico que lo verifique. Principal objetivo electoral En cualquier caso, China se ha convertido en el principal objetivo electoral de Trump ante los comicios de noviembre, en los que se juega la presidencia. Su equipo ha elaborado una serie de anuncios en los que acusa directamente a China de querer perjudicarle y querer robarle la reelección en respuesta a los aranceles que ha aprobado desde que llegara al puesto. El presidente ha alternado esa dureza con palabras de elogio a su homólogo chino, con quien le une una buena relación, al menos en apariencia. Ayer Trump reveló antes de salir a su visita a Arizona que todavía no ha hablado con Xi Jinping sobre el origen del virus y sus medidas, pero dijo que podría hacerlo en próximos días. «No he hablado aún con él, pero puede que lo haga pronto», dijo. En un mitin televisado en el monumento a Lincoln el domingo, Trump dijo que está convencido de que «algo sucedió» en el laboratorio de Wuhan que permitió que esta cepa de Covid-19 escapara y acabara infectando a seres humanos, provocando una de las mayores pandemias de la historia.
05-05-2020 | Fuente: abc.es
Nueva estrategia electoral: los lazos chinos de Biden
Dado que una parte, cada vez mayor, de estadounidenses cree que China no actuó del todo bien en los orígenes de la pandemia, el equipo electoral del presidente Donald Trump tiene un lema claro de cara a los comicios de noviembre: el demócrata Joe Biden es el candidato de China. Entre los argumentos políticos está el que su hijo, Hunter Biden, trabajara para varias empresas de ese país asiático, embolsándose salarios astronómicos. También que cuando fue vicepresidente, el propio Joe Biden fue blando con Pekín, permitiendo desajustes comerciales que ha tenido que equilibrar ahora Trump. Y por último, que cuando la Casa Blanca anunció un veto de entrada a extranjeros procedentes de China en enero, para impedir los contagios, el candidato demócrata llamó al presidente «xenófobo». «Ahora me ha pedido disculpas con una carta», dijo Trump el domingo. El equipo de Biden niega la mayor. Por no existir, dice, no existe ni esa carta ni registro alguno de que Biden acusara a Trump de racismo por el veto.
05-05-2020 | Fuente: as.com
Por menos ha habido crisis graves en la geopolítica mundial: la mofa oficial de China a los EE.UU de Trump
La cuenta oficial de noticias del país asiático Xinhua difundió esta animación de muñecos Lego en el que discuten un guerrero de Xian y la estatua de la Libertad.