Infortelecom

Noticias de asia

09-12-2020 | Fuente: abc.es
El general Lloyd Austin rompe el estigma de los negros en el Ejército de EE.UU.
En 1925, una circular del ejército de EE.UU. determinaba que los negros eran «de mentalidad inferior» e «inherentemente débiles de carácter», y que de entre ellos «no podemos esperar que surjan líderes». Casi un siglo después, un negro ha sido elegido por primera vez para liderar al ejército más poderoso del mundo y a un cuerpo de 1,3 millones de militares y personal de servicio. El vencedor de las elecciones presidenciales, Joe Biden , ha elegido como próximo secretario de Defensa a Lloyd Austin, general retirado que será el primer negro al frente del Pentágono, según revelan medios estadounidenses. Austin ha sido también el único negro en la historia de las Fuerzas Armadas en liderar el Comando Central, el principal comando de combate y que afecta a la mayoría de regiones en las que EE.UU. está involucrado en conflictos bélicos, como Afganistán, Irak, Yemen o Siria. Se trata de un militar de prestigio que ha tenido muy poca voz política y muy reverenciado dentro de las filas, en especial entre los miembros de su minoría racial, que le ven como un ejemplo de cambio en una cúpula dominada por blancos. Con su elección, Biden sigue los pasos de Donald Trump, que colocó al frente del Departamento de Defensa a otro general retirado, James Mattis, nada más llegar a la presidencia. Es algo que no es visto con buenos ojos en algunos sectores, que prefieren que un civil lidere el ejército. Como Mattis, Austin necesitará un permiso especial del Congreso, ya que lleva menos de siete años fuera de servicio, el tiempo que la ley impone para que los militares estén al frente del Pentágono. Patinazo en el Congreso Además, Austin deberá pasar por el proceso de confirmación en el Senado. El secretario de Defensa cuando Austin fue nombrado para liderar el Comando Central, Chuck Hagel, celebró de él su «actitud calmada, visión estratégica, experiencia y conocimiento regional y capacidad de juicio probada». Pero Austin también se ha demostrado capaz de cometer resbalones. En una comparecencia en el Congreso, no fue capaz de responder qué había pasado con una partida de 500 millones de dólares dedicados a formar un ejército sirio de oposición a Bashar al Asad. Es imposible desligar su nombramiento de las presiones que recibe Biden de diferentes grupos durante el proceso de formación del que será su Gabinete a partir de su investidura, prevista para el 20 de enero. Hasta el momento, Biden no había elegido a ningún miembro de la minoría negra para cargos de alta responsabilidad en su Gobierno. Austin no estaba el primero en las quinielas para Defensa. La favorita era Michelle Flournoy, que aspiraba a convertirse en la primera mujer en el cargo. Qué hay de lo mío Afroamericanos. La elección del general Austin se produjo después de presiones de James Clyburn, el diputado negro de mayor rango en la Cámara de Representantes. Clyburn fue clave en la victoria de Biden en las primarias. Hispanos. Xavier Becerra, al que Biden ayer presentó como próximo secretario de Salud, fue elegido tras llamadas del grupo de diputados hispanos al equipo de transición. Asiáticos. Los legisladores asiáticos también han protestado por su escasa presencia en el Gabinete, mientras que avanzan los nombramientos y ninguno cae en su minoría. Feministas y LGTB. Feministas, izquierdistas y la comunidad LGTB también quiere más cuota. Incluso hay presiones familiares. Según «Politico», Maya Harris, hermana de la vicepresidenta electa, ha intentado impulsar a su marido como fiscal general. El nombramiento de Austin es un momento histórico. La minoría negra ha participado en el ejército de EE.UU. desde los tiempos de la revolución por la independencia. Su participación en combate, sin embargo, siempre fue vista con recelo. La idea del acceso a las armas de una población esclavizada, discriminada y segregada era inquietante para la cúpula militar. En la Segunda Guerra Mundial, ante la necesidad de efectivos en primera línea, más contingentes de soldados negros entraron en combate. Pero la minoría, como ocurría en muchos estados del Sur, seguía segregada dentro del ejército. Aquellos militares negros vivieron la paradoja de dar su vida por la democracia mientras en casa eran discriminados. La participación de los negros en la guerra fue uno de los aceleradores de las exigencias del fin de la discriminación legal, algo que ocurrió antes en el ejército ?la integración racial llegó en la Guerra de Corea, en 1950? que en la sociedad estadounidense. En las últimas décadas, las minorías raciales ?en especial hispanos y negros? han disparado su presencia en el ejército, pero no en los rangos altos. Los negros son el 19% de los soldados rasos y solo el 9% de los oficiales. En la cúpula apenas hay presencia, como se pudo ver el año pasado en una foto oficial de los líderes del Pentágono en la Casa Blanca. Una veintena de hombres blancos rodeaban a Donald Trump en el Despacho Oval. Con Austin, se abre un nuevo capítulo para las Fuerzas Armadas.
08-12-2020 | Fuente: abc.es
La CDU pos-Merkel insistirá en reforzar las fronteras exteriores europeas
«En la medida en la que disfrutamos de libertad de movimiento de capital, productos y personas, las fronteras griegas, italianas o españolas no son fronteras griegas, italianas o españolas, sino que son fronteras europeas», defiende Friedrich Merz, el candidato con más opciones a convertirse en el sucesor de Merkel al frente de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU). Merz insiste en que Alemania ha de implicarse mucho más que hasta ahora en lograr una política europea común de inmigración y en que la UE debe reforzar las fronteras exteriores para mantener bajo control la cuestión migratoria. «Tenemos un acuerdo con Turquía que lleva cuatro años funcionando, y eso lo considero un éxito, pero también tengo claro que con eso no basta», ha dicho a un grupo de corresponsales extranjeros en Berlín, dejando claro que esa es una opinión mayoritaria en el seno de la CDU y que esa será la línea del partido posterior a la era Merkel, tras las elecciones de 2021, sea cual sea el candidato a canciller. Merz ha recordado que trabajó cinco años en el Parlamento Europeo y «por eso sé que el día a día interno de la UE es muy complejo, muy trabajoso, pero también sé que esa es la única manera, el único camino por el que Alemania puede hacer frente a los actuales retos». En su abiertamente declarado antieuropeísmo se ha desmarcado del partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD), al que está confiado en poder robar votos en las próximas elecciones. Por este motivo se le ha atribuido a menudo un deseo de desplazar la CDU a la derecha desde el centro en el que Merkel ha mantenido al partido durante las últimas cuatro legislaturas. «Se equivoca quien lo vea así», corrige esa lectura, «yo no quiero un desplazamiento de la CDU hacia ningún lado, lo que pretendo de la CDU es una apertura hacia un espectro más amplio de votantes». «Es un hecho que hemos perdido votantes por la resignación, porque no lograban identificar dónde estaba este partido. Los viejos clichés de izquierda y derecha ya no bastan para describir la realidad. Yo llevo años diciendo que considero correcto legislar un salario mínimo, llevo años insistiendo en la necesidad de reforzar la economía social de mercado y un capítulo entero de mi libro está dedicado a subrayar la defensa de políticas ecologistas. ¿Es eso izquierda? ¿Es derecha? En realidad no estamos discutiendo sobre las metas, sino sobre el camino por el que llegar a ellas y, en ese sentido, el votante tiene que tenerlo claro, debe saber lo que está votando», responde Merz a quienes ven en su figura el brazo que devolverá a la CDU su cara más conservadora, «hay quien lo llama polarizar, yo digo que es hacer reconocibles las diferencias entre los partidos políticos». Lejos de la extrema derecha Al mismo tiempo, Merz se distancia claramente de AfD y asegura que «no me moveré ni un milímetro en dirección a ese partido, saben que no tienen nada que hacer conmigo». Pero también asegura que «la CDU puede dar un hogar político a votantes conservadores bien intencionados, que en algún momento se han sentido políticamente huérfanos, mantener unida a esa parte del electorado bajo un paraguas cristianodemócrata, integrarla y evitar que se radicalice, especialmente en el este del territorio, donde la democracia es más joven y está menos asentada». Merz, que según las encuestas es valorado por el electorado como el político más competente en materia económica de todos los partidos alemanes, dice que las ayudas económicas para evitar la recesión, como consecuencia de la pandemia, deberán «prolongarse tan largo como sea necesario pero tan corto como sea posible», y critica la política de Merkel al respecto, alegando que «hubieran sido mucho más efectivas ayudas por la vía fiscal, en lugar de estas, porque nos estaríamos asegurando de ayudar a empresas que van a seguir creando riqueza después de esta crisis, en lugar de inyectar dinero a empresas que muy posiblemente desaparecerán después de que desaparezcan las ayudas». «Commerzbank fue rescatado hace 10 años y el Estado alemán sigue presente en su accionariado, es un ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas», señala. Considera que Biden «es una nueva oportunidad para retomar los intereses comunes entre EE.UU. la UE y Alemania, una nueva oportunidad para reforzar los organismos multilaterales como la OTAN. No estoy de acuerdo con Macron en que la OTAN está muerta, soy más bien de la opinión de la presidenta de mi partido, Annegret Kramp-Karrenbauer, de que desde dentro de la OTAN debemos reforzar Europa». «Hay que hacer sentir a los americanos que no están solos en la tarea de mantener la paz en el mundo, y Europa tampoco está sola», dice, «juntos, no separados». Proyecto imperial de China Su discurso se enciende cuando aparece sobre la mesa la relación con China. «Tengo a mis espaldas dos décadas de trabajo empresarial con China y estoy convencido de que hemos infravalorado su velocidad de desarrollo y su plan a largo plazo. A diferencia de las democracias, los regímenes autoritarios disponen de tiempo y China tiene a largo plazo un proyecto imperial global». «Europa no tiene una estrategia común para China, pero les puedo asegurar que China tiene una estrategia para Europa, por eso es muy importante que la UE desarrolle una política común al respecto sobre el concepto de reciprocidad», subraya, «somos demasiado dependientes y, créanme, no hay la más remota ilusión de que China pueda moverse hacia la democracia, seguirá instalada en el capitalismo de Estado, por eso debemos preguntarnos ya qué haremos el día que China compre infraestructuras europeas». Sobre el gasoducto Nord Stream 2, para transportar gas ruso hasta la costa norte de Alemania y que tanto daño ha causado en la relación con EE.UU., Merz dice que «Alemania no puede parar el proyecto» y considera «inaceptable la intromisión del Senado de los EE.UU.», pero está de acuerdo en una moratoria de dos años antes de permitir que finalice la construcción, «dos años para lograr un consenso entre Rusia, Polonia, EE.UU. y Alemania sobre las condiciones en las que podría entrar en funcionamiento».
08-12-2020 | Fuente: as.com
El vestuario del Barça ya cuestiona el 4-2-3-1 de Koeman
Según informó SER Catalunya en el programa Què T'hi Jugues, algunos futbolistas creen que es demasiado rígido con el dibujo y que debería ser más flexible.
08-12-2020 | Fuente: abc.es
Johnson y Von der Leyen asumen las riendas para buscar in extremis un acuerdo pos-Brexit
La presidenta de la Comisión Europea y el primer ministro británico mantuvieron este lunes una segunda conversación telefónica en tres días, que terminó igual que la primera, sin asomo de posible coincidencia en la negociación sobre el tratado que ha de regir las relaciones comerciales en el futuro. Esta vez ambos pactaron al menos una declaración conjunta que reconoce las divergencias, pero que adelanta que van a intentar resolverlas personalmente en una reunión presencial en Bruselas. «Coincidimos en que no existen las condiciones para finalizar un acuerdo, debido a las diferencias significativas restantes en tres cuestiones fundamentales: igualdad de condiciones, gobernanza y pesca», dice este comunicado en el que a renglón seguido afirman que van a tomar las riendas del último intento de evitar una ruptura brusca a partir del 1 de enero, cuando el Reino Unido se desconectará definitivamente de la UE. Para ello piden a sus jefes negociadores y sus equipos «que preparen una descripción general de las diferencias restantes para discutirlas en una reunión física en Bruselas en los próximos días». Durante las últimas semanas, el negociador europeo, Michel Barnier, había intentado sutilmente explicar que las negociaciones técnicas habían alcanzado su límite y que no había más capacidad de avanzar a falta de una decisión política que por su propia naturaleza podría suponer rebasar alguna de las líneas rojas. Con las que cada parte ha planteado como infranqueables, ya se ha visto claramente que no llegarán a converger en ningún caso. Ayer dio la impresión durante unas horas de que los equipos de Barnier y de David Frost habían explorado esa puerta, porque el domingo a las 11 de la noche se difundieron noticias que daban a entender que la Unión Europea podía ceder en el caso de la pesca, que es algo que se puede ajustar en compensaciones económicas, número de barcos y plazo transitorio para su aplicación, y a cambio Londres parecía dispuesto a renunciar a esa parte de su reciente legislación que va en contra del acuerdo de salida y que amenaza con forzar el restablecimiento de las fronteras físicas en la isla de Irlanda. Pesca en aguas británicas Además de Frost, este martes viajó a Bruselas también Michael Gove, el «número dos» del gabinete de Johnson, para reunirse con el vicepresidente de la Comisión, Maros Sefcovic, con el que forman el comité de coordinación del cumplimiento del tratado del Brexit, para hablar precisamente de esta controvertida legislación británica que Londres parece enseñar en la negociación, aunque sin demasiada convicción porque retirarla tendría un coste político muy alto para Johnson. El espinoso asunto del acceso a las aguas británicas por parte de los pesqueros europeos tampoco estaba resuelto y de hecho el Gobierno de Londres ha advertido claramente de que si no hay un acuerdo, a partir del 1 de enero se ha instruido a la Royal Navy para que expulse por la fuerza de las aguas británicas a todo pequero europeo que se encuentre dentro de sus límites. El secretario de Medio Ambiente, George Eustice, anunció que se ha aumentado la capacidad de la flota de protección pesquera de la armada británica para vigilar las aguas del espacio económico exclusivo, precisamente porque ello «evitará que los barcos de la UE entren a pescar» en caso de que no se llegue a un acuerdo. Más delicado aún es el tema del respeto de los operadores económicos británicos de las regulaciones europeas como condición para seguir teniendo acceso al mercado único, en el que la posición europea se ha definido como inflexible. La prensa británica asegura que los gobiernos de Francia y Alemania han reiterado al equipo de Michel Barnier las directrices de negociación según las cuales esta sería una infranqueable línea roja, por lo que el resultado final de las negociaciones sigue siendo incierto. El tema de las regulaciones comerciales es un asunto fundamental para ambos. La UE no puede aceptar que los fabricantes británicos puedan competir con los europeos sin tener que respetar las mismas reglas de protección a los consumidores o al medio ambiente, mientras que para Boris Johnson aceptar esta exigencia significa tener que asumir que una de las banderas de los partidarios del Brexit, que era escapar del marco regulatorio europeo, no se va a cumplir. Peor aún, deberían seguir obedeciendo las reglas europeas a pesar de que ya han perdido su capacidad de elaborarlas y de modificarlas, ya que se ha retirado de las instituciones. Bruselas pretende que el Reino Unido tenga que aceptar la posibilidad de imponer aranceles unilaterales sobre las exportaciones británicas que no cumplan con esas regulaciones, para evitar la competencia desleal para las empresas comunitarias. Por la mañana, Barnier tuvo una reunión con los miembros de la comisión de seguimiento del Brexit en el Parlamento Europeo y con los embajadores de los países miembros, a los que explicó con claridad que a su juicio solo quedan dos días para poder llegar a un acuerdo, el martes y el miércoles, y que si el jueves la situación sigue bloqueada, no quedará más opción que empezar los preparativos para una desconexión sin acuerdo, tal vez con una excepción para permitir a los aviones seguir volando, puesto que a falta de un acuerdo general será necesario empezar a construir desde cero todo un arsenal de normas comunes, como si el Reino Unido fuera un país tercero con el que acabamos de establecer relaciones diplomáticas. La amenaza de Francia Tal vez Johnson está convencido de que negociando directamente con Von der Leyen obtiene una cierta ventaja respecto a la situación simétrica de los negociadores. En su caso, él es la última instancia que decide, mientras que la presidenta de al Comisión tiene la legitimidad, las competencias y el mandato para negociar, pero a partir de ciertos límites no puede tomar una decisión sin estar segura de que será aceptada por los principales países. Conoce muy bien las posiciones del suyo, Alemania, pero tiene que lograr un resultado que sea aceptable también para todos los demás, especialmente para Francia, que ya ha amenazado varias veces con bloquear un acuerdo que rebase agunas de las líneas rojas. Todos, europeos y británicos, insisten en que quieren intentar llegar a un acuerdo, pero no con la misma intención. Este lunes, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, dijo que prefería «un acuerdo modesto» que una separación sin acuerdo. Sin embargo, el presidente Emmanuel Macron ha dicho que Francia prefiere ese Brexit sin reglas «que un mal acuerdo». Tal vez en eso también coincide Boris Johnson, aunque el británico aún no ha asumido que para su país cualquier acuerdo será malo, porque será peor que estar en el club del que formaron parte durante 40 años y del que decidieron irse voluntariamente.
07-12-2020 | Fuente: abc.es
Biden cede a las presiones y nombra a otro hispano como responsable de Salud
La formación del gabinete de Joe Biden es una labor de malabarista. El presidente electo tiene en el aire muchas bolas -el establishment moderado al que pertenece, las corrientes izquierdistas, las minorías raciales, la representación de género y de identidades sexuales- y trata de que no se le caiga ninguna a la hora de elegir al que será su equipo cuando jure su cargo como presidente el próximo 20 de enero. El último malabar lo ha hecho en la selección de los altos cargos en Salud, un ámbito de Gobierno con una importancia redoblada por estar en medio de la pandemia de Covid-19. Biden ha decidido, contra pronóstico, poner a Xavier Becerra, hasta ahora fiscal general de California, al frente del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Hijo de inmigrantes mexicanos, será el primer hispano en el cargo. Becerra no aparecía entre los favoritos para el cargo, que suele caer en manos de un gobernador y que, en medio de la lucha contra el virus, podría entregarse a una persona con mayor perfil técnico o con experiencia en gestión sanitaria. Becerra no es una cosa ni la otra. Es un político con mucho peso en el partido demócrata, después de haber sido diputado en la Cámara de Representantes durante 24 años y tras ser fiscal general del mayor estado del país. Su elección se produce después de presiones de grupos hispanos hacia Biden y su equipo de transición por no dar mayor protagonismo a esta minoría, la que tiene más peso demográfico en EE.UU., en su futura Administración. Biden prometió confeccionar un Gabinete «que se parezca a EE.UU.», pero hasta ahora ha incluido a minorías en altos cargos de peso relativo. Los nombramientos de verdadero poder -Departamento de Estado, Departamento del Tesoro, jefe de Gabinete, asesor de seguridad nacional, director nacional de inteligencia, jefe de Prensa o asesor económico- ha ido a la mayoría blanca, con alguna excepción. Una de ellas es Neera Tanden, que estará al frente de la Oficina Presupuestaria y la otra será Becerra. Su elección ocurre después de que la semana pasada un grupo de congresistas hispanos del partido demócrata tuviera un encuentro con el jefe de Gabinete de Biden -Ron Klain- y le expresaran su descontento por la escasa presencia de hispanos en el Gobierno. En cada elección, los demócratas apelan al voto hispano y lo dan como suyo -este año, ha sido determinante en su victoria en Arizona, pero también en su derrota en Florida- y, después, se olvidan de él. Los diputados reiteraron «la importancia de la representación de los hispanos en la próxima Administración Biden-Harris», reconoció en un comunicado el diputado Joaquín Castro, líder del grupo hispano en el Congreso de EE.UU. Un puesto sanitario clave Becerra estaba en las quinielas para uno de los puestos importantes que quedan por asignar, el de fiscal general. Pero Biden debe tener en la cabeza el siguiente malabar y prefirió colocarle en Salud y Servicios Humanos, donde Becerra estará al frente de todos los organismos clave en la parte sanitaria de la crisis del Covid: los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), la Administración de Alimentos y Drogas (FDA), los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y los programas de cobertura pública Medicare y Medicaid. Biden ha fundamentado la elección de Becerra en su defensa de la Ley de Cobertura Sanitaria Asequible (ACA, más conocida como Obamacare) y en la defensa que hizo como fiscal general de California de esta reforma sanitaria ante los ataques de la Administración Trump. Biden, sin embargo, tendrá que seguir haciendo equilibrios. Además de la presión de la minoría negra -que quizá despache con el puesto de fiscal general-, este lunes su equipo de transición se reunió con diputados asiáticos con la misma queja: quieren más de los suyos en el Gabinete. Anthony Fauci - AFP El presidente electo lanza otro dardo contra Trump: más poder para Fauci Joe Biden presentará este martes en sociedad a su equipo de altos cargos en salud. Estarán Xavier Becerra, próximo secretario de Salud y Servicios Humanos, y el resto de nombramientos que serán clave en la lucha contra la pandemia: Vivek Murthy, director general de Salud Pública; Rochelle Wallensky, directora de los CDC; o Jeff Zients, coordinador del grupo de respuesta para el Covid-19. Varios de ellos son caras nuevas, pero toda la atención estará puesta en un veterano: Anthony Fauci. Como era de esperar, Biden ha decidido que Fauci seguirá al frente del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que ha dirigido bajo los últimos seis presidentes. Pero, además, le ha nombrado asesor médico jefe de la Casa Blanca para el Covid. En su comunicado, el equipo de transición asegura que Fauci está «entre las figuras más reconocidas en el país» y que seguirá siendo una «voz esencial» a la hora de comunicar al público los avances contra el virus. La apuesta redoblada por Fauci es un dardo a Trump, que ha criticado en varias ocasiones al experto durante la gestión de la pandemia y cuyas recomendaciones desoyó con frecuencia. «Lo que diga el doctor Fauci» fue una de las líneas más habituales de Biden durante la campaña electoral, una forma de resaltar las diferencias entre Trump y la comunidad científica.
07-12-2020 | Fuente: as.com
Mbappé admite su distracción
El francés ha logrado 100 goles con el PSG y ha reconocido que la marca le rondaba la cabeza. "Quizá pensé demasiado en ello", dijo tras estar tres partidos sin marcar.
07-12-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno Conte, en el aire ante la decisiva votación del fondo europeo
Italia está a las puertas de una grave crisis de gobierno, con la posible caída del primer ministro, Giuseppe Conte, con un decisivo voto parlamentario el próximo miércoles. Es verdad que, una vez más, hay mucho de comedia política a la italiana y cabe esperar que todo quede en fuegos de artificio para evitar un daño a Europa y a la imagen de este país. Pero, aunque se evite el suicidio político de la mayoría gubernamental, inevitablemente quedará reflejada la división y debilidad de este Gobierno. El miércoles se vota una resolución sobre la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), conocido como fondo salva-Estados. Si el Gobierno pierde la votación, sería muy difícil formar otra mayoría parlamentaria. Además, el presidente de la República, Sergio Mattarella, habría advertido que si cae Conte se debería acudir a las urnas. Por tanto, se trata de un voto trascendental con vistas al Consejo Europeo de los próximos días 10 y 11, que deberá aprobar definitivamente la reforma del MEDE. Salvini: «Alta traición» Sobre este asunto Italia arrastra desde hace meses una increíble y bastante surrealista batalla política, que se ha transformado también en lucha ideológica, un caso único en Europa. El Gobierno italiano podía haber dispuesto de 37.000 millones de euros de ese fondo para destinarlos a la emergencia sanitaria durante la pandemia y solventar las carencias que está mostrando el sistema sanitario italiano. Soberanistas y populistas han utilizado gran retórica para oponerse al MEDE, destacando que Italia se vería condicionada en el futuro si aceptaba las condiciones impuestas. Matteo Salvini, líder de la Liga, acusó a Conte de «alta traición» si daba su aprobación al fondo salva-Estados; mientras Georgia Meloni, de Hermanos de Italia, llegó a afirmar que el MEDE suponía intentar sacar «la sangre de los italianos». Forza Italia, que representa la moderación en el centro derecha, era favorable, pero en los últimos días su líder, Silvio Berlusconi, ha modificado su posición y ha preferido mantener la unidad con sus aliados Salvini y Meloni. Sorprendente es la posición del Movimiento 5 Estrellas (M5E), que forma parte de la coalición de Gobierno, junto al Partido Democrático e Italia Viva. El M5E ha sido siempre contrario al MEDE, pero para evitar la caída del Gobierno la mayoría de sus parlamentarios votarán a favor del fondo. «No llevéis a Conte al patíbulo, tenemos que fiarnos de él», ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, exlíder político del Movimiento. El líder de la Liga, Matteo Salvini, interviene en el Senado - Efe Una parte del M5E se muestra contraria a ese fondo de rescate y sigue al respecto las ideas del fundador del Movimiento, el cómico Beppe Grillo, que, volviendo a sus orígenes populistas, ha empleado duras expresiones contra el MEDE: «Es un instrumento no solo inapropiado, sino también inútil para hacer frente a las exigencias de nuestro país». En total, unos 50 parlamentarios, entre ellos unos 15 senadores (la mayoría gubernamental es muy estrecha en el Senado), están de acuerdo con la línea de Grillo. Ante la dura batalla que se ha planteado dentro del Movimiento 5 Estrellas, la actual dirección amenaza con la expulsión del partido a quienes voten contra Giuseppe Conte. Duras presiones de Europa Son horas de gran tensión en la mayoría gubernamental, que está a la caza de votos indecisos. Se trata de evitar un verdadero suicidio político. Conte se ha mostrado seguro de que no caerá el miércoles: «Estoy al frente de un Gobierno europeo; seremos protagonistas de la reforma del MEDE junto a Berlín y París», declaró el primer ministro. La canciller alemana, Angela Merkel, está haciendo claras presiones sobre Italia, con llamadas a Conte. A los ojos de Europa, sería inconcebible que el parlamento italiano votara contra la reforma del MEDE, cuando Italia se sostiene hoy gracias a Europa, mediante compras masivas de deuda pública por el Banco Central Europeo, el fondo SURE para ayudar al mercado de trabajo y el Fondo de Reconstrucción, que destinará 209.000 millones al país. Hay mucho en juego, demasiado, como para no evitar por todos los medios la caída de Conte y que la sangre llegue al río.
07-12-2020 | Fuente: as.com
Demasiada reincidencia
El Barça está adquiriendo la fea costumbre de perder la concentración. Resulta muy barato marcarle goles y no es de ahora, lleva temporada y media así.
06-12-2020 | Fuente: as.com
Jesé: de futuro sucesor de Cristiano a una carrera turbulenta
Con su adiós al PSG se cierra una etapa. El Balón de Oro era su horizonte hasta que una lesión y una vida privada demasiado presente se cruzaron en su camino.
06-12-2020 | Fuente: as.com
La WTA apuesta por China y un calendario completo en 2021
El circuito femenino quiere recuperar torneos de la gira asiática y tener una agenda lo más parecida posible a la de antes de la pandemia.