Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
«No vengáis a Europa, quedaos en África»
«Inmigrantes, no vengáis a Europa, quedaos en África». Este es el consejo que da desde Italia el inmigrante senegalés Momar Nate, de 42 años, que ha pasado un sinfín de penalidades. «Los tiempos han cambiado, ahora en Italia hay demasiada crisis y racismo», clama Nate. Él ha tenido suerte, porque, según explica a la prensa italiana, con un golpe de fortuna fue contratado como pintor de brocha gorda y ha logrado hacerse trabajador autónomo en esta especialidad en Pontedera, en la región de Toscana. Cuenta así cómo malvivió durante años: «Vendía mecheros, clínex, calcetines y discos compactos falsos. Tenía que pedir limosna. Dormíamos diez en dos habitaciones». Cuando muchos africanos sueñan con partir hacia Europa, Momar Nate les dice con conocimiento de causa: «Para los inmigrantes de hoy es mucho más difícil integrarse; no hay trabajo. Construid vosotros el futuro del continente negro». «Pensadlo bien. No vengáis a Europa, aquí no hay futuro para vosotros. Construid vosotros el futuro del continente negro». Momar Nate sueña con volver a Senegal, donde manda el dinero que gana a su mujer y a su hija.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los talibanes atacan zonas residenciales en el centro de Afganistán
Combatientes talibanes armados han atacado este viernes la ciudad afgana de Ghazni, en el centro de Afganistán, bombardeando casas y zonas de negocio y tomando el control de partes del centro de la ciudad, según han informado las autoridades. El ataque a Ghazni, una ciudad estratégica que cubre la principal ruta entre la capital, Kabul, y el sur de Afganistán, demuestra la fuerza de los talibanes en medio de una mayor especulación sobre un posible alto al fuego durante la celebración de Eid al Adha, la principal festividad para los musulmanes. Los funcionarios han asegurado que los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los talibanes comenzaron durante esta noche, lo que ha obligado a las autoridades a cerrar la carretera que conecta con Kabul, que se encuentra a 150 kilómetros al noreste. «Los talibanes están lanzando misiles cerca de zonas residenciales y comerciales. No ha habido ni un solo minuto de silencia en las últimas ocho horas», ha afirmado un alto funcionario del Gobierno de Ghazni. Otro funcionario ha advertido de que la situación es demasiado peligrosa para que las personas abandonen sus hogares y ha señalado que no tienen detalles inmediatos sobre el número de víctimas. «No es posible salir de nuestros hogares para ayudar a los heridos o recoger cadáveres», ha aseverado. El portavoz talibán, Zabihulá Mujahid, ha afirmado que partes de la ciudad habían sido tomadas por los talibanes y que muchas personas han muerto. El ataque a Ghazni se produce después de otro similar contra Fará en mayo, cuando los insurgentes estuvieron a punto de invadir la ciudad, que se encuentra en el oeste del país. Los milicianos talibán y los insurgentes pertenecientes a otros grupos han estado activos en la provincia de Ghazni y los combatientes talibán capturaron un distrito y mataron a su gobernador en abril.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte reprocha a EE.UU. que busque nuevas sanciones pese al diálogo en marcha
Corea del Norte ha advertido este jueves a Estados Unidos de que si vuelve a los «viejos escenarios» no podrá haber más progresos en el principio de acuerdo alcanzado para avanzar hacia la desnuclearización y pacificación de la península coreana, en respuesta a las gestiones de Washington en la ONU para imponer nuevas sanciones a Pyongyang. «Mientras Estados Unidos niegue incluso el más mínimo decoro a su socio en el diálogo y vuelva a viejos escenarios que otras administraciones intentaron sin éxito, no puede esperar ningún progreso en la implementación», ha dicho un portavoz del Ministerio de Exteriores norcoreano en un comunicado publicado por la agencia de noticias KCNA. El portavoz norcoreano, de cuyas declaraciones se ha hecho eco la agencia de noticias surcoreana Yonhap, ha pedido al Gobierno de Donald Trump que, «aunque sea de forma tardía, responda a los sinceros esfuerzos de la misma manera». Corea del Norte ha respondido así a la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, que en las últimas horas ha advertido a la nación asiática de que la Casa Blanca no está dispuesta a «esperar demasiado» para ver los resultados de dicho acuerdo. Además, se enmarca en las maniobras que tanto Haley como el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, hicieron la semana pasada en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para dictar otra ronda de sanciones contra Corea del Norte por violar las anteriores, según denunciaron. Estos movimientos amenazan el acuerdo alcanzado en su histórica cumbre del 12 de junio en Singapur por Trump y Kim para desnuclearizar y pacificar la península de Corea, dado que Pyongyang y Seúl siguen técnicamente en guerra porque solo firmaron un armisticio. Desde entonces, Corea del Norte ha cesado los ensayos atómicos y las pruebas con misiles balísticos, ha destruido instalaciones relacionadas con estos dos programas y ha entregado a Estados Unidos los restos mortales de los soldados caídos durante la Guerra de Corea.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La polémica interna de los «tories» por el burka debilita aún más a May
La primera ministra británica Theresa May ha encontrado una fórmula para reforzar su posición que consiste en alentar la destrucción de sus adversarios. La espoleta que ha servido para sacar a la superficie la formidable batalla que se libra en el seno del partido Conservador acerca del Brexit ha sido, como era de esperar, el comportamiento del excéntrico Boris Johnson, que intenta consolidarse como la alternativa más rupturista a May. Desde Bruselas, la situación política en Londres se ve con creciente inquietud ante la aproximación inexorable de los plazos para la salida del Reino Unido de la UE sin que se vislumbre un acuerdo ni posibilidad de llegar a alcanzarlo. El protexto ahora han sido unos comentarios hechos con el habitual estilo zafio y directo del ex ministro de Asuntos Exteriores, sobre las mujeres con burka o el Corán, aunque la cuestión que hay debajo de todo el griterío es la lucha por el poder en estos turbulentos momentos. El método May para tratar de consolidar su situación en medio de tantas tensiones puede que sea un camino peligroso, porque los ataques a Johnson han provocado también una contraofensiva por parte de sus seguidores y hacen que este personaje, que dejó el cargo sin haber hecho nada memorable pero que sigue siendo uno de los políticos más populares, vuelva a salir del segundo plano donde se había refugiado. Sigue avanzando el «tic-tac» Otros creen que estando ambos de vacaciones, lo más probable es que el asunto se vaya diluyendo poco a poco y que solo sirva para entretener con la lectura de los diarios al negociador europeo, Michel Barnier, que no para de decir que el reloj del artículo 50 sigue avanzando «tic-tac» y que es necesario dejar todo cerrado antes de octubre, es decir, en un par de meses, para evitar el colapso en el Canal. Al dejar el cargo de ministro de Exteriores en protesta porque la propuesta de May para las relaciones futuras con la UE le parecía demasiado poco radical, Johnson había vuelto a escribir su bien pagada columna en el Daily Telegraph y en la última de ellas, este lunes, había incluido comentarios denigrantes contra las mujeres musulmanas que se cubren completamente con el burka, entre otros que parecen «buzones» o «atracadores de bancos». El líder del partido conservador, Brandon Lewis, le exigió que se disculpara y que rectificase sus palabras. Los más notables miembros musulmanes del partido salieron en tromba acusándole de promovercomportamientos de odio racial. Sin embargo, lo que ha sucedido también es que el debate se ha amplificado y además de las críticas, han aparecido testimonios de elogio y de apoyo. La jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, argumentó en una entrevista con la BBC que incluso si estas palabras podrían ser ofensivas, Boris Johnson, «no ha cometido un crimen». Taj Hargey, imán de la región de Oxford, consideró que el ex ministro «no debería disculparse por decir la verdad» y destacó en una carta a «The Times» este jueves que el burka «no está justificado por el Corán». Johnson también recibió el apoyo de un personaje muy popular como el actor Rowan Atkinson que escribió una carta pidiendo «libertad de burlarse de la religión» en lugar de denostar lo que cree que ha sido una broma «muy buena». Miles de lectores de los diarios más favorables al Brexit han enviado cartas diciendo que Johnson tiene razón. Varios diputados conservadores, tan furiosos como cautos porque no han querido dar sus nombres, acusando a Lewis de haber ido demasiado rápido para atacar al rival de Theresa May. El antiguo líder de los «Tories», Iain Duncan Smith, ha apoyado abiertamente al ex ministro de Exteriores. No está claro si Johnson ha escrito el artículo sin medir las consecuencias de sus comentarios -como casi siempre- o si se trata de una estrategia para medir sus apoyos como líder indiscutible de los que quieren una ruptura traumática con la UE, que es lo que unos y otros están consiguiendo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Erdogan advierte a Trump que si no da marcha atrás en las sanciones, buscará «nuevos aliados»
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido a Estados Unidos de que, si no revierte las sanciones impuestas a la nación euroasiática, que han provocado estragos económicos por el desplome de la lira turca, su Gobierno se verá obligado a buscar «nuevos aliados». En un artículo de opinión publicado este sábado en el «New York Times», Erdogan ha indicado que los constantes «desacuerdos» entre Ankara y Washington, a los que ha definido como viejos «aliados estratégicos», ha hecho que las relaciones bilaterales adopten una «peligrosa tendencia». Así, ha mencionado la «insatisfactoria» reacción de la Casa Blanca al fallido golpe de Estado perpetrado contra su Gobierno en 2016, un suceso que ha comparado con el ataque japonés a la base naval estadounidense de Pearl Harbour durante la Segunda Guerra Mundial y con los atentados del 11-S. Erdogan ha reprochado a la potencia norteamericana que, mientras «Turquía ha acudido en ayuda de Estados Unidos cuando ha sido necesario», Washington aún no ha dado luz verde a la extradición del influyente clérigo Fetulá Gulen, exiliado en Pensilvania desde los años 90 y a quien Ankara señala como 'cerebro' de la asonada militar. «Otra fuente de frustración», ha continuado, es el apoyo de Estados Unidos a las Unidades de Protección Popular (YPG), la principal milicia kurda de Siria, que ha sido fundamental para derrotar a Estado Islámico. Erdogan ha insistido en que las YPG son «la rama siria» del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por ambos países y la UE. «Mi Gobierno ha compartido reiteradamente con funcionarios estadounidense nuestra preocupación por su decisión de entrenar y equipar a los aliados del PKK en Siria. Desafortunadamente, nuestras palabras han encontrado oídos sordos y las armas estadounidenses se siguen usando para atacar civiles y miembros de nuestras fuerzas de seguridad en Siria, Irak y Turquía», ha denunciado. También se ha referido el choque más reciente, que tiene que ver con la negativa de los tribunales turcos a liberar al pastor estadounidense Andrew Brunson, procesado por sus presuntos vínculos con Gulen. En respuesta, Estados Unidos ha dictados sanciones contra Turquía que abarcan a los ministros de Interior y Justicia, a lo que el Gobierno de Erdogan ha respondido de forma recíproca. «Estados Unidos ha dictado flagrantes sanciones contra una nación amiga», en lo que Erdogan ha interpretado como «un intento de forzar al Gobierno a intervenir en un proceso judicial, algo que va en contra de la Constitución y los valores democráticos» de Turquía. «Es inaceptable, irracional y, en último término, va en detrimento de nuestra duradera amistad», ha afirmado. Erdogan ha avisado de que «hasta que Estados Unidos empiece a respetar la soberanía de Turquía y demuestre que entiende los peligros a los que se enfrenta el país, la relación bilateral estará en peligro», por lo que le ha urgido a renunciar a «la errónea noción de que la relación puede ser asimétrica», antes de que sea demasiado tarde. «Un fracaso a la hora de revertir esta tendencia hacia el unilateralismo y la falta de respeto requerirá que empecemos a buscar nuevos amigos y aliados», ha alertado. «Turquía tiene alternativas», ha defendido, y «daremos todos los pasos que sean necesarios para proteger nuestros intereses nacionales».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Erdogan amenaza con «buscar otros aliados» si Trump no baja su presión
La política exterior de EE.UU. se parece cada vez más a un espectáculo de lucha libre americana, el trasunto de pelea y teatro que conquistó a EE.UU. -y al resto del mundo- en los años 80 y 90. En estos «shows», una colección de personajes musculosos y con disfraces de fantasía, intercambiaban insultos, mofas, volteretas y golpes simulados. En su año y medio en la Casa Blanca, el presidente ha celebrado varias peleas del mismo patrón: dos llamados «hombres fuertes», de corte autoritario, se miden en una sucesión de encuentros y desencuentros. El mundo ha asistido a «Donald Trump vs Kim Jong-un», «Donald Trump vs Xi Jinping» o «Donald Trump vs Vladimir Putin» (antes de convertirse en presidente, Trump tuvo una intensa relación con la lucha libre: acogió veladas en sus hoteles y llegó a subirse al ring en la llamada «Batalla de los Millonarios»). Esta semana, ha arrancado el último capítulo: «Donald Trump vs Recep Tayyip Erdogan». El presidente de Turquía y su homólogo estadounidense se han lanzado ataques y amenazas en los últimos días, después de meses de crecientes tensiones políticas, económicas y geoestratégicas. La confrontación con Turquía es de especial relevancia: es un aliado militar clave para EE.UU., en la confluencia de Oriente Medio y Europa, y en la órbita de interés de Rusia. Turquía es un socio indispensable para EE.UU. en la OTAN, de la que es miembro desde 1950. EE.UU. tiene una importante base aérea en su territorio -fronterizo, entre otros, con Siria, Irak e Irán- y es un pilar del sistema antimisiles ante un potencial ataque del régimen islámico iraní. «El tiempo se acaba» Los desencuentros han motivado que Erdogan haya coqueteado con dejar de lado la alianza tradicional con EE.UU. «Las acciones unilaterales de EE.UU., nuestro aliado durante décadas, contra Turquía solo perjudicarán a los intereses y la seguridad estadounidenses», aseguró Erdogan en una tribuna de opinión publicada el viernes en «The New York Times». «Antes de que sea demasiado tarde, Washington debe abandonar la noción de que nuestra relación puede ser asimétrica y comprender que Turquía tiene alternativas. Si no es capaz de revertir esta tendencia de unilateralismo y falta de respeto, nos obligará a buscar nuevos amigos y aliados», cerró su texto, en un guiño evidente hacia Rusia. Ese mismo día, Erdogan mantuvo una conversación telefónica con Vladimir Putin, según anunció su Gobierno, centrada en temas económicos. Fue poco después de que se supiera que EE.UU. había decido doblar los aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Turquía, en plena crisis de la divisa turca. «¡La lira se desploma frente a nuestro fuerte dólar!», celebró Trump en el anuncio de la medida en Twitter. «¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas ahora mismo!», añadió. Desencuentros El principal foco de las tensiones tiene que ver con el golpe de estado fallido en Turquía de julio de 2016. El Gobierno de Erdogan ha mantenido que el responsable es el clérigo Fethullah Güllen, que vive recluido en EE.UU., en el estado de Pensilvania. Ankara ha buscado extraditar a Güllen, pero EE.UU. no ha cedido a estas pretensiones. Por su parte, Turquía mantiene preso desde hace 20 meses a un pastor evangélico estadounidense, Andrew Brunson. Para Ankara, Brunson es un espía que colaboró en el golpe de estado y al que acusa de delitos de terrorismo. Para EE.UU., es un religioso inocente que nada tiene que ver con esos hechos. Tanto Trump como su vicepresidente, Mike Pence, han hecho llamamientos en los últimos meses para que se le libere. En la cumbre de la OTAN de julio, a la que asistieron Trump y Erdogan, hubo negociaciones entre ambos países para la puesta en libertad de Brunson. Según «The New York Times», EE.UU. ofreció liberar a Mehmet Hakan Atilla, un banquero turco vinculado a Erdogan y acusado de infringir las sanciones contra Irán por lavado de dinero desde el banco público Halkbank. La Administración Trump también ofreció presionar a Israel para la liberación de otro detenido turco, algo que sucedió. Pero las negociaciones se enturbiaron: Washington quería una salida inmediata de Brunson, algo que no ocurrió (Turquía justifica que no puede saltarse los procesos judiciales democráticos del país). Erdogan exigió más compromisos, como la reducción de las sanciones a Halkbank por sus relaciones con Irán. A la Administración Trump se le acabó la paciencia y el 1 de agosto impuso sanciones a los ministros de justicia e interior de Turquía. Después, azuzó la mala situación económica turca, con la lira en caída este año, y aprobó los nuevos aranceles, lo que provocó el desplome de la divisa turca. Erdogan ha tratado estos movimientos como una guerra económica contra Turquía y ha pedido a la población que se una a lo que ha llamado «la guerra de independencia» y que cambien sus dólares y euros por liras para reflotar la divisa. «Es una lástima que elijas a un pastor por encima de tu socio estratégico en la OTAN», dedicó el viernes Erdogan a EE.UU. en un mitin desde la localidad de Unye, en la costa del Mar Negro. «EE.UU. corre el riesgo de perder por completo a Turquía», advirtió su portavoz, Ibrahim Kalin. La consecuencia sería un nuevo escenario en Oriente Medio y en la OTAN dominado por la incertidumbre.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La crisis entre Trump y Erdogan agrava las tensiones en el seno de la OTAN
Turquía se ha presentado siempre como miembro fundador de la OTAN y el socio con el segundo ejército más numeroso, solo por detrás de Estados Unidos. Su posición geoestratégica fue esencial durante la Guerra Fría, teniendo en cuenta que era el único socio occidental con frontera con la Unión Soviética. Sus amenazas de ruptura no han sorprendido a nadie en el recién inaugurado cuartel general de la OTAN, teniendo en cuenta que aún no se ha cerrado el problema planteado por la voluntad de Recep Tayip Erdogan de comprar misiles antiaéreos a Rusia, en lugar de contar con tecnología homologada por la Alianza, para disgusto de toda la cúpula militar de la organización. Como resultado, Washington amenazó con excluir a Turquía de los círculos de información clasificada en materia de tecnología de armamento. También produjo gran conmoción en Bruselas la purga que ordenó Erdogán contra la inmensa mayoría del equipo militar destinado en la organización, tanto en el Cuartel General de Bruselas como en el Mando Supremo de Mons. Cientos de estos militares han acabado pidiendo asilo político en distintos países europeos, para eludir la prisión bajo la acusación de haber apoyado el intento de golpe de 2016. Ello justifica la discreción con la que se llevan a cabo las gestiones para evitar que el empeoramiento de la crisis diplomática entre Estados Unidos y Turquía afecte a la Alianza en su conjunto. La decisión más importante en estos momentos está siendo mantener en aquel país una bateria de misiles Patriot como símbolo del compromiso con su defensa y muestra de normalidad. España y Holanda se turnan en esta misión que se lleva a cabo en las proximidades de la frontera con Siria e Irak. Si Erdogan está decidido a mantener la presión a cualquier coste, lo que es más que probable teniendo en cuenta sus tendencias autoritarias, es más que probable que la crisis acabe estallando en el seno de la OTAN, donde no existen precedentes para una situación como esta. Algunos analistas entienden que desde la llegada de Erdogan al poder, este ha estado actuando deliberadamente para acabar con el tradicional equilibrio del país entre Oriente y Occidente, entre Europa y Asia, lo que le ha llevado a la necesidad de decantarse hacia un campo. Y todo parece indicar que en estos momentos está más cerca de Irán, de Rusia o incluso de China que de Europa y Estados Unidos. Y, en todo caso, más cerca de ser un país islámico militante que el Estado laico que fue. Por lo que respecta a sus aspiraciones de entrar en la Unión Europea, estas se han desvanecido completamente. La Comisión ya dejó dicho que en esta legislatura no había nuevas ampliaciones y aunque ello no excluía que se mantuviesen las negociaciones, en el caso de Turquía no se ha avanzado ni un milímetro. En el campo político, la idea de que Turquía no puede ser miembro de la UE se ha abierto paso con claridad y la principal formación del Parlamento Europeo, el Partido Popular, ya ha formulado abiertamente este concepto en su programa. La ausencia de reformas democráticas en el país y el avance hacia un sistema totalitario han hecho descarrilar el proceso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
China coloniza el Triángulo Dorado de la droga y la prostitución
Junto a la bandera de Laos, otra con la hoz y el martillo del Partido Comunista da la bienvenida al cruzar desde Tailandia el río Mekong en el Triángulo Dorado, uno de los epicentros de la heroína mundial. Desgastadas, las enseñas ondean sobre un Rolls-Royce gris, un Porsche Panamera marrón y una veintena de todoterrenos blancos y furgonetas negras Toyota que ocupan el aparcamiento del puesto fronterizo. Una flotilla sorprendente para Laos, donde no hay ni una sola autopista y el 23 por ciento de sus casi siete millones de habitantes vive con menos de dos dólares al día. Aunque acabamos de poner el pie en suelo laosiano, en realidad no estamos en Laos, sino en la Zona Económica Especial del Triángulo Dorado. Con 102 kilómetros cuadrados, fue establecida en 2007, cuando el Gobierno de Laos se la cedió por 99 años a un oscuro empresario chino, Zhao Wei, que está levantando un imperio en torno a un casino construido en plena jungla: Kings Romans. Sus cúpulas azules y la gigantesca corona que adorna su tejado sobresalen entre las palmeras, pero ya se han quedado pequeñas bajo el esqueleto de hormigón que crece a sus espaldas y las grúas que levantan más edificios de diez plantas alrededor. Las Vegas asiática Con estatuas greco-romanas, escalinatas de mármol, lámparas de araña y sus paredes decoradas con cuadros renacentistas, el Kings Romans parece inspirarse en los casinos Venetian de Las Vegas y Macao y resume lo que en este remoto rincón de Asia se entiende por «glamour». Pero su centenar de mesas de juego y máquinas tragaperras están casi vacías y hacen sospechar que el negocio no es más que una lavadora para blanquear el dinero de la droga en el Triángulo Dorado. Los escasos clientes del casino Kings Romans hacen sospechar que es un negocio para lavar el dinero de la droga - Pablo M. Díez Así lo cree la Secretaría del Tesoro de EE. UU., que en enero impuso sanciones a la empresa que Zhao Wei dirige junto a su esposa, la también china Guiqin Su, y dos de sus socios, el tailandés Nat Rungtawankhiri y el australiano Abbas Eberahim, al parecer encargado de la seguridad del casino. Además de definir su compañía como una «organización criminal transnacional» y congelar sus posibles activos en EE.UU., la subsecretaria para Terrorismo e Inteligencia Financiera, Sigal Mandelker, los acusó en un comunicado de «estar implicados en actividades ilícitas horribles, incluyendo el narcotráfico, la prostitución infantil, el tráfico de personas y de animales prohibidos». Días después, el enigmático Zhao Wei aparecía en la televisión de Laos negando los cargos. «Como inversor, todas mis actividades y las de mis empleados y firmas en otros países y áreas son legales», clamaba el empresario, según el portal especializado www.casino.org. Sus socios en el Gobierno de Laos, que le amparan y tienen un 20 por ciento de la compañía, salían en su defensa. «La acusación no es cierta porque el lugar está debidamente dirigido y operado. Nuestro Gobierno lo supervisa», señaló a Radio Free Asia un funcionario de la provincia de Bokeo, donde se ubican el casino y la ciudad que está creciendo a su alrededor. Como si fuera una colonia china, aquí se habla en mandarín y se paga en yuanes o, a lo sumo, en bahts tailandeses, pero no en la moneda local de Laos, el kip. A los laosianos no se les permite ni entrar en el casino porque el juego está prohibido en este país y solo se encargan de los peores trabajos. Mientras los sueldos medios del casino están en unos 8.000 bahts (210 euros), los crupieres, en su mayoría birmanos que hablan mandarín, cobran 12.000 bahts (315 euros). Una gran colonia china Venidos de todos los rincones de China, especialmente de las provincias fronterizas del suroeste, miles de emigrantes se han instalado y abierto tiendas y restaurantes en el Triángulo Dorado, donde se está construyendo un puerto en el Mekong y hasta se planea un aeropuerto internacional. Bajo las grúas, una puerta con arcos de madera y tejados puntiagudos da paso a una calle comercial presidida por Confucio y decorada con las mismas estatuas que pueblan las ciudades chinas. En este «Chinatown» se suceden supermercados, tiendas de ropa, locales de alcohol y tabaco, restaurantes, una clínica internacional, un gimnasio, un «sex-shop», peluquerías y salones de masaje «con final feliz» a cuyas puertas las «señoritas» llaman a los transeúntes. «Vinimos aquí hace un año porque nos dijeron que la economía estaba creciendo mucho y este negocio nos da para vivir mejor que en nuestro país», cuenta una mujer del nordeste de China que regenta un establecimiento de ropa. Tanto ella como otros comerciantes consultados aseguran ganar al mes entre 5.000 y 10.000 yuanes (entre 640 y 1.280 euros). Demostrando quién manda, de la seguridad se encarga el «ejército privado» de Zhao Wei, cuyos vigilantes se pasean en potentes jeeps Hammer negros, otro de los vehículos que más abunda en esta ciudad que está surgiendo a orillas del Mekong. Atraídos por el juego, que en China solo está permitido en Macao, acuden turistas desde las provincias fronterizas o que están de viaje por el norte de Tailandia. El casino Kings Romans y el hotel propiedad de Zhao Wei, se están expandiendo a orillas del Mekong - Pablo M. Díez Fuera de control Como si fuera un pueblo sin ley del Lejano Oeste, de noche los bares y restaurantes están abarrotados de chinos borrachos que brindan sin camiseta mientras van tirando al suelo pinchitos y botellas de cerveza y «bai jiu», el fortísimo licor de arroz típico de su país. Ante las noticias que han aparecido en los últimos años en la prensa internacional, que alertaban de que algunos restaurantes servían especies prohibidas como tigres, elefantes, osos asiáticos, rinocerontes y elefantes, en las calles hay carteles recordando que el consumo de dichos animales está prohibido. Aunque la sensación es que aquí se puede conseguir todo lo que uno esté dispuesto a pagar, a los occidentales se les impide la entrada a un gigantesco karaoke, locales donde habitualmente se oculta la prostitución en China. Junto al enorme hotel Golden Kanpok de Zhao Wei, a cuyas puertas hay aparcados un Lamborghini verde y varios Mercedes y Audis, por los callejones de Chinatown han proliferado las pensiones y saunas que esperan un aumento de visitantes chinos en busca de desmadre, juego y sexo. A principios de julio, frente al casino Kings Romans tuvo lugar una extraña fiesta de música electrónica en la que tocaron una veintena de pinchadiscos de renombre venidos de Hong Kong y China continental. Bautizado como el I Festival de Música Electrónica del Triángulo Dorado y organizado con supuestos fines benéficos, a este evento de dos días acudió muy poco público. Aunque la entrada de cada jornada costaba 300 yuanes (38 euros), la mayoría asistía gratis al ser empleados de las compañías del magnate Zhao Wei, a quien todos llaman «Huangdi» («El Rey»). En sus dos zonas VIP, el champán Moët & Chandon corría literalmente como la espuma, ya que los invitados se divertían regándose unos a otros con él en lugar de bebérselo. El casino tiene cinco Rolls-Royce para recibir a los invitados VIP - Pablo M. Díez Un Rolls-Royce gris de la empresa de Zhao Wei lleva hasta el muelle de la frontera con Tailandia al ingeniero Qu Jiang, director general de la empresa eléctrica Power China. «Nos han pedido luz para las 30.000 personas que vivirán aquí», cuenta Jiang. A su lado, el chófer del Rolls-Royce bromeaba socarrón: «Este coche no está mal. Mi jefe tiene cuatro más iguales». Epicentro de la heroína mundial El Triángulo Dorado es la frontera natural que el río Mekong dibuja entre Tailandia, Laos y Myanmar (Birmania). Desde los años 50, esta zona de un millón de kilómetros cuadrados es el epicentro de la heroína mundial junto a las montañas de Afganistán y Pakistán. Cultivado por las guerrillas étnicas que controlan regiones enteras de Birmania, como el Ejército Wa, el opio es distribuido por mafias de Tailandia y China, que se han pasado a la metanfetamina. Aquí se ha asentado el magnate Zhao Wei, que procede del helado nordeste de China y emigró hasta el sur para montar otro casino en la «ciudad del vicio» de Meng La, en la frontera de su país con Laos. Con el apoyo del Gobierno laosiano, se calcula que ha invertido 2.000 millones de euros en el Triángulo Dorado, donde se sospecha que está lavando el dinero del narcotráfico.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Erdogan vincula el desplome de la lira a un «complot internacional»
El presidente turco, Tayyip Erdogan, ha afirmado este domingo que la actual situación de la lira turca -que ha perdido un 40 por ciento de su valor frente al dólar en lo que va de año, y acelera su desplome- es parte de «un complot desde el extranjero» contra el país, ya que «no puede explicarse por razones lógicas». En un discurso con acentos casi patéticos, pronunciado ante una multitud de seguidores en la ciudad de Trabzon, en la ribera del Mar Negro, Erdogan volvió a urgir por tercer día consecutivo a los turcos a «comprar liras» vendiendo sus dólares y euros, para salvar la moneda nacional. La caída de la lira, acelerada el pasado viernes con una devaluación del 16 por ciento, es según los expertos resultado de las preocupaciones del mundo financiero internacional por la influencia del presidente Erdogan en la economía del país, sus repetidas llamadas a mantener tasas de interés bajas, para no disparar la inflación, y el rápido deterioro de la relaciones de Ankara con la Administración norteamericana. El líder turco no comparte ese análisis, y culpa de la situación a los «enemigos de Turquía» y a la rivalidad comercial con Estados Unidos. Tayyip Erdogan ha repetido este domingo -como ya hiciera un día antes en un artículo aparecido en «The New York Times»- que está dispuesto a «buscar nuevos aliados» , en una referencia indirecta a Rusia y China. Si Washington «está dispuesta a sacrificar sus relaciones con Ankara, Turquía reaccionará y buscará nuevos mercados, nuevos socios y nuevos aliados, a costa de quien ha lanzado una guerra económica contra el mundo entero y nuestro país», ha dicho Erdogan. Demasiadas disputas «No nos queda más salida que decir adiós a quien decide sacrificar nuestra alianza estratégica de medio siglo con un país de 81 millones de habitantes por salvaguardar sus relaciones con grupos terroristas». La grave acusación de Erdogan a Trump se refiere al apoyo de Estados Unidos a las llamadas Unidades de Protección del Puelo Kurdo (YPG), que combaten en Siria al régimen de Al Assad y que según Turquía son un apéndice del PKK, el grupo kurdo-turco considerado «terrorista» por Ankara. A esta disputa se suma la suerte del pastor evangélico norteamericano Andrew Brunson, actualmente juzgado en Turquía por los cargos de «terrorismo y espionaje», y en estos momentos en arresto domiciliario después de haber pasado año y medio en la cárcel. Estados Unidos exige su liberación inmediata, mientras que Turquía exige por su parte la extradición de Fetulá Gulen, un predicador musulmán turco establecido en EE.UU. desde hace veinte años, y al que Ankara acusa de ser el instigador del golpe militar frustrado de 2016. Erdogan ha dicho el domingo que Estados Unidos le puso la fecha límite del pasado miércoles para poner en libertad al religioso Andrew Brunson, acusado de simpatizar con Fetulá Gulen. Tras incumplir esta fecha límite, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la imposición de aranceles al acero y al aluminio turcos, así como sanciones contra dos ministros, en lo que Erdogan describió como una «guerra económica» contra Turquía. «Está ocurriendo una operación contra Turquía .. Su objetivo es obligar a Turquía a rendirse en todos los campos, desde finanzas a política, para hacer que Turquía y la nación turca se arrodillen», ha lamentado Erdogan en el congreso de su partido del Gobierno, Justicia y Desarrollo en la provincia de Trabzon, según recogió el diario «Hurriyet». En la cumbre de la OTAN de julio pasado, a la que asistieron Donald Trump y Erdogan, hubo negociaciones entre ambos países para la puesta en libertad de Brunson. Según «The New York Times», EE.UU. ofreció liberar a Mehmet Hakan Atilla, un banquero turco vinculado a Erdogan y acusado de infringir las sanciones contra Irán por lavado de dinero desde el banco público Halkbank. Trump también ofreció presionar a Israel para la liberación de otro detenido turco, algo que sucedió. Pero las negociaciones se enturbiaron.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El juez acepta la acusación de asesinato por la muerte de Kim Jong-nam
Un juez malasio ha aceptado los argumentos de la Fiscalía que imputa cargos de asesinato a las dos acusadas por la muerte de Kim Jong-nam, hermanastro del líder norcoreano, el año pasado en el aeropuerto de Kuala Lumpur. La vietnamita Doan Thi Huong y la indonesia Siti Aisyah, que frotaron el rostro de Kim con un potente agente tóxico, afrontan la pena capital en caso de ser halladas culpables del suceso que Corea del Sur atribuyó a agentes norcoreanos. El fallo hace que el proceso continúe con la presentación de los argumentos de la defensa de las dos mujeres, que en el inicio del juicio aseguraron que creían que participaban en una broma para un programa de televisión. Las mujeres, la indonesia Siti Aisyah y la vietnamita Doan Thi Houng, están acusadas de rociar a Kim con el agente nervioso VX, si bien argumentan que fueron engañadas para creer que participaban en una broma para una cadena de televisión. Ambas se exponen a la pena de muerte en caso de ser condenadas por el asesinato. Ambas fueron detenidas días después del asesinato de Kim Jong Nam el 13 de febrero, cuando esperaba para embarcar en un avión a Macao en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur. El VX es una sustancia extremadamente tóxica con efecto muy rápido, considerada arma de destrucción masiva por la resolución 687 de Naciones Unidas y cuya producción y almacenamiento está prohibida por la Convención sobre Armas Químicas. El juez Azmi Ariffin ha señalado que no descarta la posibilidad de que la muerte de Kim Jong Nam fuera motivado políticamente, pero ha señalado que no hay suficientes pruebas para demostrarlo. «Por lo tanto, debo pedirles que presenten sus alegatos con sus respectivos cargos», ha añadido Ariffin. La Policía de Malasia ha identificado a un total de diez personas que podrían estar implicadas en el asesinato de Kim, entre ellos el hijo de un exembajador norcoreano en Vietnam y el segundo secretario de la misión diplomática norcoreana en Kuala Lumpur, Hyon Kwang Song.