Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
China bota el primer barco inteligente, capaz de detectar peligros
El primer barco chino con sistema de navegación inteligente se botó en Shanghái y fue entregado por la naviera CSSC a la compañía Sinotrans, que lo utilizará para el transporte de mercancías entre China, Australia y el Sudeste Asiático, informó hoy la prensa estatal china. El buque, bautizado como Gran Inteligencia, cuenta con un sistema autónomo con capacidad de aprendizaje, que adquiere información y estadísticas sobre el propio barco, la situación y previsiones meteorológicas, la navegación a su alrededor, las corrientes oceánicas y otros factores. A partir de esos datos, el buque puede establecer la mejor ruta a seguir, así como posibles cambios, e incluso detectar la posibilidad de problemas técnicos incluso antes de que se produzcan, «No sólo puede detectar peligros y errores del sistema, sino que además puede reducir los costes de transporte y aumentar su eficiencia», señaló Qiu Bohua, ingeniero de CSSC en declaraciones a la agencia oficial Xinhua. «El Gran Inteligencia se volverá más listo a medida que acumule más datos», agregó. Por su parte, el subdirector de la empresa de construcción naval, Sun Wei, aseguró a la televisión china CCTV que se trata del «primer barco inteligente del mundo certificado y acreditado» a nivel internacional, como la firma británica Lloyd's Register. Sun afirmó que la principal característica del buque es que tiene «un cerebro que aprende, piensa y progresa», y subrayó que su fabricación refleja que el negocio naviero chino ha entrado en una nueva era, «más económica y respetuosa con el medio ambiente». Este navío de 179 metros de eslora y 32 de manga, puede cargar hasta 38.000 toneladas y estará destinado al transporte de carbón y sal entre China, Australia y diferentes países del Sudeste Asiático.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin anuncia su candidatura a la reelección en las presidenciales de 2018
El presidente ruso, Vladímir Putin, decidió hoy por fin anunciar lo que todos veían como algo evidente, que se presentará a la reelección en los comicios presidenciales que tendrán lugar en Rusia el 18 de marzo del año entrante. Acaba de hacer el anuncio ante el colectivo de trabajadores de la fábrica automovilística GAZ (Gorki), en la ciudad de Nizhni Nóvgorod, situada a poco más de 400 kilómetros al este de Moscú. «Sí, voy a tomar parte en las elecciones para el puesto de presidente», aseguro ante los empleados de la factoría en medio de fuertes aplausos. Horas antes ya había dado a entender que la noticia estaba al caer. Pero esta vez se ha hecho mucho de rogar. El anuncio de que Putin se presentaría a las presidenciales de marzo de 2012 lo hizo el ahora primer ministro, Dmitri Medvédev, en septiembre de 2011. Por eso, en los últimos meses, cada vez que la prensa tenía oportunidad, le preguntaba sobre sus planes en relación con su posible candidatura y la respuesta invariablemente era «diré en su momento si me presento o no». Lo cierto es que prácticamente nadie dudaba que Putin sería candidato para ocupar la jefatura del Estado otros seis años más. Algunos incluso creen que seguirá siéndolo también a partir de 2024 y así mientras la salud se lo permita. El jefe del Kremlin llevaba haciendo campaña de forma clara desde mayo. Por eso, han sido muchos los comentarios y especulaciones sobre la razón de que esta vez se haya demorado tanto en hacer pública su intención en relación con los comicios. Otro candidato Se ha hablado de disensiones entre los «chequistas» (servicios secretos) y los «liberales» que ocupan las carteras económicas del Gobierno y la dirección del Banco de Rusia. Los primeros apoyarían el actual pulso con Occidente mientras que los segundos, al parecer, hubieran preferido otro candidato también del régimen, pero capaz de recomponer las relaciones con EE.UU. y la UE para propiciar el levantamiento de las sanciones. Los actuales sondeos, en la medida en que puedan ser fiables, ya que los realizan institutos sociológicos dependientes en mayor o menor medida del poder, señalan que Putin sería ahora mismo el candidato con más posibilidades de obtener la victoria. Los porcentajes varían entre el 60% y el 80%. Su popularidad real, a juicio de los opositores extraparlamentarios, como Alexéi Navalni, Mijaíl Kasiánov o Grigori Yavlinski, no llega al 50%, pese a que la mayor parte de ellos admiten a regañadientes que el actual inquilino del Kremlin, pese a todo, encabeza las encuestas. Habrá que ver a qué candidatos permite Putin disputarle la presidencia. Al más solvente, Navalni, ya le ha dicho la Comisión Electoral Central que no podrá participar en las elecciones por tener antecedentes penales. Tampoco es seguro que la glamurosa presentadora televisiva, Ksenia Sobchak, pueda entrar en liza y tampoco Yavlinski. Sí podrán presentarse con toda seguridad el líder comunista, Guennadi Ziugánov y el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, pero ninguno de los dos han sido nunca una amenaza para Putin. Lo que siempre ha querido evitar el primer mandatario ruso es tener que ir a una segunda vuelta con el otro candidato más votado, por lo que pueda pasar. Para ello necesitará superar en primera vuelta el 50% de los votos, algo que esta vez podría no ser tan fácil como en los anteriores comicios presidenciales de 2000, 2004 y 2012, En las elecciones de 2008 dejó que se presentara a Medvédev, que ejerció la Presidencia sólo un mandato.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El transporte por tierra, mar y aire, al borde de la parálisis en Venezuela
El transporte público en Venezuela ha colapsado por falta de repuestos y combustible en el caso de los aviones, lo que ha puesto al país al borde de una parálisis peligrosa por tierra, mar y aire, que tiende a agravarse porque el régimen de Nicolás Maduro tampoco ofrece soluciones a la crisis. En el éxodo de empresas e instituciones, la Asociación Internacional de Tráfico Aéreo (IATA) anunció este martes que en enero cerrará su oficina en Caracas por la inestabilidad política y el deterioro de la situación social y económica. Desde Panamá atenderá los pocos asuntos que le quedan en el país sudamericano. La puntilla del caos aeronáutico fue una resolución oficial de suspender este martes el abastecimiento de combustible a los aviones en el aeropuerto de Barcelona, lo que ha dejado paralizado el tráfico aéreo nacional hacia el oriente del país. En los últimos meses, muchas aerolíneas internacionales también han dejado de repostar en el aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía por fallos en el suministro de combustible y ahora lo hacen en Aruba. La escasez de combustible aeronáutico se debe a que el mayor complejo refinador de Venezuela en Amuay y Cardón (estado Falcón) redujo sus operaciones y procesa crudo a un 13 por ciento de su capacidad instalada tras registrarse nuevos incidentes en algunas de sus unidades, informó un líder sindical el martes, que citó una información interna de la petrolera estatal Pdvsa. Fuga de aerolíneas Esta es apenas una de las causas por las que doce aerolíneas han cesado sus operaciones en Venezuela desde 2014: Aerolíneas Argentinas, Air Canada, United Airlines, Alitalia, Delta Airlines, Avianca, Aeroméxico, Lufthansa, Gol, Dynamic, Inselair y Latam. Las aerolíneas también han reclamado al régimen de Maduro el pago de una deuda de 3.000 millones de dólares que nunca se ha saldado. Otra razón es la caída de las ventas en el mercado nacional a pesar de la ola de venezolanos que buscan emigrar al exterior por la crisis económica y política. La economía nacional ha caído un 12 por ciento entre enero y septiembre de este año, según el parlamentario José Guerra, «hemos pasado de la contracción, a la depresión y la recesión», afirma. Por si fuera poco, el transporte interurbano y rural por carretera también tiene problemas. Los venezolanos deben viajar en camiones como ganado porque el 75% de los buses están averiados y no consiguen repuestos. En Caracas está paralizada el 75% de la flota del transporte público por la escasez de repuestos. De 25.000 unidades, a duras penas funcionan 6.250 autobuses de pasajeros. Por esta razón, particulares y autoridades estatales y municipales utilizan camiones para el traslado de ciudadanos, afirma Pedro Jiménez, presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de la ciudad. Venezuela ha comprado a China los autobuses Yutong de fabricación asiática, pero con poco tiempo de uso ya están en los cementerios de vehículos. Las líneas 1 y 2 del Metro de Caracas también han comenzado a paralizarse por fallos técnicos. La escasez de gasoil ha afectado a los camiones de carga y las embarcaciones, por lo que también ha disminuido el tráfico de carga por carretera y mar. Los venezolanos están esperando que las autoridades ofrezcan soluciones para afrontar la paralización del transporte en uno de los países con mayores reservas de petróleo en el mundo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin irá a la reelección para seguir en el poder hasta 2024
El presidente ruso, Vladímir Putin, decidió hoy por fin anunciar lo que todos veían como algo evidente, que se presentará a la reelección en los comicios presidenciales que tendrán lugar en Rusia el 18 de marzo del año entrante. Acaba de hacer el anuncio ante el colectivo de trabajadores de la fábrica automovilística GAZ (Gorki), en la ciudad de Nizhni Nóvgorod, situada a poco más de 400 kilómetros al este de Moscú. «Sí, voy a tomar parte en las elecciones para el puesto de presidente», aseguro ante los empleados de la factoría en medio de fuertes aplausos. Horas antes ya había dado a entender que la noticia estaba al caer. Pero esta vez se ha hecho mucho de rogar. El anuncio de que Putin se presentaría a las presidenciales de marzo de 2012 lo hizo el ahora primer ministro, Dmitri Medvédev, en septiembre de 2011. Por eso, en los últimos meses, cada vez que la prensa tenía oportunidad, le preguntaba sobre sus planes en relación con su posible candidatura y la respuesta invariablemente era «diré en su momento si me presento o no». Lo cierto es que prácticamente nadie dudaba que Putin sería candidato para ocupar la jefatura del Estado otros seis años más. Algunos incluso creen que seguirá siéndolo también a partir de 2024 y así mientras la salud se lo permita. El jefe del Kremlin llevaba haciendo campaña de forma clara desde mayo. Por eso, han sido muchos los comentarios y especulaciones sobre la razón de que esta vez se haya demorado tanto en hacer pública su intención en relación con los comicios. Otro candidato Se ha hablado de disensiones entre los «chequistas» (servicios secretos) y los «liberales» que ocupan las carteras económicas del Gobierno y la dirección del Banco de Rusia. Los primeros apoyarían el actual pulso con Occidente mientras que los segundos, al parecer, hubieran preferido otro candidato también del régimen, pero capaz de recomponer las relaciones con EE.UU. y la UE para propiciar el levantamiento de las sanciones. Los actuales sondeos, en la medida en que puedan ser fiables, ya que los realizan institutos sociológicos dependientes en mayor o menor medida del poder, señalan que Putin sería ahora mismo el candidato con más posibilidades de obtener la victoria. Los porcentajes varían entre el 60% y el 80%. Su popularidad real, a juicio de los opositores extraparlamentarios, como Alexéi Navalni, Mijaíl Kasiánov o Grigori Yavlinski, no llega al 50%, pese a que la mayor parte de ellos admiten a regañadientes que el actual inquilino del Kremlin, pese a todo, encabeza las encuestas. Habrá que ver a qué candidatos permite Putin disputarle la presidencia. Al más solvente, Navalni, ya le ha dicho la Comisión Electoral Central que no podrá participar en las elecciones por tener antecedentes penales. Tampoco es seguro que la glamurosa presentadora televisiva, Ksenia Sobchak, pueda entrar en liza y tampoco Yavlinski. Sí podrán presentarse con toda seguridad el líder comunista, Guennadi Ziugánov y el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, pero ninguno de los dos han sido nunca una amenaza para Putin. Lo que siempre ha querido evitar el primer mandatario ruso es tener que ir a una segunda vuelta con el otro candidato más votado, por lo que pueda pasar. Para ello necesitará superar en primera vuelta el 50% de los votos, algo que esta vez podría no ser tan fácil como en los anteriores comicios presidenciales de 2000, 2004 y 2012, En las elecciones de 2008 dejó que se presentara a Medvédev, que ejerció la Presidencia sólo un mandato.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
¿Por qué no es Rusia una democracia?
Rusia era una democracia, más o menos imperfecta, mientras al frente del Kremlin estuvo Borís Yeltsin y en gran parte también en la época soviética, durante la «perestroika» de Mijaíl Gorbachov. Pero Vladímir Putin entró en escena en 1999, cuando fue nombrado primer ministro precisamente por Yeltsin, menos de un año antes de ser elegido presidente para su primer mandato, lo que sucedió en marzo de 2000. A partir de entonces, la incipiente democracia rusa empezó a declinar hasta llegar a la actual situación de «democracia virtual», como la denominan los opositores al régimen. La primera premisa para que cualquier sistema político pueda ser considerado una democracia es la división de poderes. En la Rusia de Putin existe, pero es solo aparente. Tanto el Gobierno como el Parlamento y la Justicia están supeditados directamente al presidente, pese a que sobre el papel cada uno de ellos es independiente. La Constitución rusa vigente hoy día es democrática, pero el poder la incumple retorciendo la interpretación de sus artículos. Según la Carta Magna rusa, cualquier persona que defienda ideas que no estén fuera de la ley, sea ruso y tenga la edad establecida, puede ser candidato a comicios municipales, regionales, legislativos o presidenciales. Otra cosa son las leyes, aprobadas durante los 18 años que Putin lleva al frente del país, para desarrollar tales mecanismos. Los candidatos de fuerzas extraparlamentarias, que son todas menos Rusia Unida (Putin), Partido Comunista (Guennadi Ziugánov), Partido Liberal Democrático (Vladímir Zhirinovski) y Rusia Justa (Serguéi Mirónov), necesitan para poder ser admitidos a unas elecciones, según establece la Ley Federal Electoral, recoger cada uno 300.000 firmas de apoyo. Y aquí está el filtro que utiliza Putin para eliminar a los adversarios molestos o directamente peligrosos. La Comisión Electoral Central, también bajo el total control del Kremlin, es la encargada de comprobar la validez y autenticidad de las firmas y echa para atrás muchas por «errores», como la transcripción incorrecta del domicilio o la escasa nitidez de la rúbrica. Las justas para dejar fuera al candidato que haga falta. Este avieso procedimiento impidió al economista liberal, Grigori Yavlinski, presentar su candidatura a las pasadas elecciones presidenciales, la de 2012, medida que denunció incluso Gorbachov. Se puede recurrir ante los Tribunales la decisión de la Comisión Electoral, pero también allí está la mano del Kremlin. Otra forma de despejar el panorama político de competidores es iniciando causas penales contra ellos claramente amañadas, como le ha sucedido al que ahora mismo tendría más posibilidades de desbancar a Putin, el bloguero anticorrupción, Alexéi Navalni. Según ha advertido ya la Comisión Electoral, Navalni no podrá presentar su candidatura a los comicios del marzo de 2018. Habrá que ver si la presentadora televisiva, Ksenia Sobchak, que también aspira a luchar por el sillón presidencial, supera la prueba de las firmas. Derechos de reunión y manifestación, vulnerados Otro derecho recogido en la Constitución rusa es el de reunión y manifestación, pero el poder en Rusia también lo vulnera. Tras su regreso al Kremlin en 2012 y con la visión todavía en la retina de las multitudinarias movilizaciones que estallaron a partir de diciembre de 2011, Putin se puso manos a la obra y promovió un paquete de leyes realmente restrictivas. Obligan a pedir permiso para llevar a cabo manifestaciones e incluso conferencias y congresos de fuerzas políticas, determinando de antemano el número de participantes que tendrá el evento, algo a todas luces imposible. Todo queda al arbitrio de las autoridades, que pueden rechazar las solicitudes con justificaciones inverosímiles. Por otro lado, y con el pretexto de garantizar la seguridad, la Policía dificulta el acceso a los lugares de concentración con detectores de metal. El que más problemas tiene para reunir a sus partidarios y celebrar encuentros es Navalni, a quien detienen y condenan constantemente a penas de prisión menor por «desobedecer» las prohibiciones de sacar su gente a la calle. Hay centenares de activistas ahora mismo en la cárcel por el simple hecho de haber participado en actos «prohibidos», aunque hubiese discurrido pacíficamente. Los partidos indeseables para el Kremlin tienen que superar además un auténtico calvario para poder ser registrados en el Ministerio de Justicia, trámite imprescindible para poder desarrollar su labor política dentro de la legalidad. Otro indicador que da idea de la escasa calidad de la democracia rusa es el estado de la libertad de expresión en el país, de la que deriva la libertad de prensa. Cualquier pronunciamiento, aunque sea lejano a la violencia, al terrorismo o a cualquier expresión de odio, puede, no obstante, ser tachado de «extremista» por un departamento creado al efecto dentro del Ministerio del Interior, lo que conlleva en ocasiones duras penas de cárcel. También es fácil se acusado por difamación. De ahí que los medios de comunicación tengan que practicar una autocensura muy estricta. Sin embargo, lo que más limita la libertad de prensa en Rusia es el hecho de que las principales televisiones y grupos mediáticos están en manos de monopolios y empresas leales al presidente. Por eso, al único que se le ve por todas parte es a Putin, no solamente por su cargo, sino también durante las campañas electorales. Navalni aparece en los informativos de televisión solamente cuando es detenido o comparece ante el juez. Los que en otras ocasiones han disputado a Putin la Presidencia (Ziugánov, Zhirinovski o Mirónov) tampoco han tenido nunca demasiadas horas de espacio en los medios informativos, en comparación con el jefe del Kremlin, que es omnipresente. Esto no se ajusta exactamente a los estándares democráticos occidentales. Hasta los sondeos, elaborados por institutos sociológicos que dependen financieramente del poder, están siempre inflados al objeto de realzar la imagen de Putin. Se da encima la circunstancia de que el primer mandatario ruso nunca participó en debates con adversarios electorales. Ni cara a cara ni multilaterales. Los evita y consigue crear además un estado de opinión contrario a que el jefe del Estado tenga que «rebajarse» a «chalanear» con «policastros».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Bruselas propone crear un Fondo Monetario Europeo
La Comisión Europea desveló ayer los detalles de sus propuestas para la reforma y la ampliación de la arquitectura institucional de la zona euro, con la idea de conjugar el pragmatismo con la ambición impulsada sobre todo por el nuevo presidente francés Emmanuel Macron. El calendario apremia, pero la falta de un gobierno en Alemania hace prever que la tramitación de estas propuestas va a tener que esperar más de lo previsto. El plan debe ser aprobado por los países y ratificado después por el Parlamento Europeo. Es la primera vez que las autoridades europeas entran en el debate sobre el diseño futuro de la moneda única en condiciones económicas favorables y no en medio de la crisis. Y, precisamente por eso, uno de los principales elementos de este paquete de propuestas es la creación de un Fondo Monetario Europeo, que se encargaría de gestionar el rescate de los países que pierdan el acceso al mercado de deuda, naturalmente exigiendo a su vez reformas específicas en el país que reciba la ayuda. La idea es que este mecanismo vea la luz a mediados de 2019. También se propone que una parte del presupuesto de la UE sea consagrado específicamente a la estabilización de la zona euro: más o menos una fórmula intermedia que no llegaría a ser un presupuesto separado, sino que lo mantiene dentro del marco comunitario, lo que es mucho más fácil con la perspectiva de la salida del Reino Unido. El elemento aparentemente más sencillo, el de la creación de un ministro de Economía europeo que fusionara el papel del comisario de Economía con el del presidente del Eurogrupo, es probablemente el más utópico. La mayor parte de los países del norte se resisten a perder el control sobre la gestión de la zona euro y no tienen ningún interés en traspasarlo a la Comisión Europea. que no siempre pueden supervisar. Fin de la tutela del FMI Por el contrario, la propuesta que tiene más posibilidades de llegar a buen puerto pronto es la de transformar el actual Mecanismo Europeo de Estabilidad, que es un órgano intergubernamental pero que crea tensiones políticas (recuérdese las que se produjeron entre Alemania y Grecia durante la crisis) en un Fondo Monetario Europeo gestionado por la Comisión. A todos les interesa además prescindir de la tutela del Fondo Monetario Internacional, basado en Washington y demasiado influenciable por el país que acoge a su sede. La Comisión propone mantener la capacidad de préstamo del futuro Fondo Monetario Europeo en 500.000 millones de euros ampliables, como ahora, pero quiere que deje de ser un órgano intergubernamental donde toda decisión depende de los Estados y pase a ser comunitario, es decir, que su funcionamiento se regule en los Tratados europeos y esté sujeto a escrutinio por parte de la Eurocámara. Son planes muy ambiciosos que sin duda se enfrentarán a la oposición de varios estados antes de su aprobación.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La gran coalición alemana comienza a negociarse el miércoles
Apenas el congreso del Paritdo Sociadelmócrata votó luz verde a las conversaciones para la gran coalición, la agenda se ha puesto en marcha. La primera reunión tendrá lugar el miércoles y estará centrada en buscar coincidencias programáticas. El este primer encuentro, en el que previsiblemente participarán Merkel, su aliado bávaro, Horst Seehofer, el líder del SPD Schulz y los líderes parlamentarios de las tres formaciones, se acordará además el calendario de próximas reuniones con especial cuidado en la programación de los apartados sectoriales más controvertidos. Además de la Europa federal en 205, que Schulz ha anunciado que desea fijar como objetivo, habrá graves discusiones sobre el impuesto a la propiedad, el impuesto de sucesiones, la privatización progresiva de las pensiones y, por supuesto, los refugiados, tanto la cuota máxima de admisión como su derecho a la reagrupación familiar. ?Van a ser negociaciones duras pero hay algo que está claro: Alemania necesita un Gobierno estable", ha adelantado el secretario general de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Alexander Dobrindt. Merkel, por su parte, ya ha cerrado también una intervención en el congreso que sus socios de Baviera, la CSU, celebrarán la semana próxima. La canciller se empleará a fondo en convencer a los suyos de la necesidad de un acuerdo, dada la situación. Y todavía queda que la militancia socialdemócrata, si es que hay acuerdo, lo respalde en una votación que, como muy pronto, podría tener lugar el 15 de enero, lo que nos sitúa, siendo muy optimistas, en una Alemania con gobierno plenamente operativo en el mes de marzo. Pero incluso aunque las cosas se den así de bien, es imposible no percatarse de la situación en la que se encuentran todos los líderes políticos que participarán en esas negociaciones y, si salen bien, en ese gobierno. Las últimas elecciones alemanas han barrido con una generación política que se aferra a su última etapa mientras en todos los partidos las trompetas anuncian relevos. Martin Schulz, que ha logrado salvar su precaria situación en la presidencia gracias a un órdago europeo a la grande, es mantenido por los suyos como una opción a corto plazo. ?El partido ha entendido que Schulz está amortizado?, concluye una fuente socialdemócrata sobre el partido que todavía se sigue celebrando en Berlín,. ?pero por razones estratégicas es demasiado pronto para lanzar al próximo candidato. Es mejor que Schulz lleva a cabo esta necesaria coalición y pague la consiguiente factura, mientras el partido se prepara para la siguiente batalla?. Los nombres que suenan para la sucesión son todos femeninos. Mientras esperan disciplinadamente su turno, chicas socialdemócratas como Andrea Nahles, Manuela Schwesig o Malu Dreyer afilan los cuchillos, mientras que Olaf Scholz, el alcalde de Hamburgo y eterno enemigo de Schulz, ni siquiera ha salido muy bien parado en las votaciones para la nueva directiva. Parecida situación se vive en la CSU bávara, donde Horst Seehofer ha sido obligado a ceder la presidencia de Baviera a partir de enero y sobre el que se ejerce desde la directiva del partido una gran presión para que acepte un cargo de jubilación en el gobierno de gran coalición de Berlín y abandone, a cambio, renunciar a toda influencia en Múnich. Incluso en los pasillos de la sede de la CDU de Merkel, la Casa Konrad Adenauer, se escucha, por primera vez en muchos años, la palabra sucesión. La directiva del partido ha pedido a Merkel que, apenas logre formar gobierno, programe la cesión de la presidencia del partido, para que pueda darse de forma sana un relevo generacional que llegue ya rodado a las próximas elecciones, a las que nadie espera que ella se presente. Una encuesta Forsa entre 1008 militantes de la CDU ha preguntado para RTL por la sucesión de Merkel y, según ese sondeo, el 81% de los encuestados se siente satisfecho con el trabajo de Merkel pero aun así desearía ya una sucesión. Y de nuevo nos encontramos con muchos nombres preferidos son femeninos. Un 45% de los militantes elegiría a Annegret Kramp-Karrenbauer, la presidenta de la CDU de El Sarre, un 43% a la presidenta de Renania Palatinado, Julia Klöckner, y en el tercer puesto figura el secretario de estado de Finanzas, Jens Spahn, con el 36%. Nos encontramos por tanto con que la próxima gran coalición alemana va a ser negociada por políticos que están jugando ya en tiempo de prórroga, lo que sin lugar a dudas tendrá sus consecuencias en el tipo de acuerdo al que se llegue. Y habría que añadir que la peculiar situación no afecta solamente a los integrantes de la Groko, como se habla familiarmente en Berlín de la gran coalición, sino también a los líderes de los partidos políticos que quedarían en la oposición. Los liberales están cayendo en picado en las encuestas tras la ruptura de negociaciones decidida por Christian Lindner, una decisión que nadie en el partido consigue explicarse del todo y que cuestiona en adelante el liderazgo de Lindner. Y en la anti europea y anti extranjera Alternativa para Alemania (AfD), partida por la mitad desde que su presidenta Frauke Petry abandonó por sorpresa el partido el día después de las elecciones, han resultado elegidos copresidentes en el último congreso del partido Alexander Gauland, de 76 años de edad, y Jörg Meuthen, este más joven y el único al que puede aplicarse en propiedad una proyección a futuro en la política alemana.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Recuperar la atención hacia los Balcanes, prioridad de la primera presidencia búlgara de la UE
Bulgaria, que asumirá el próximo 1 de enero la presidencia semestral del Consejo de la UE, por vez primera desde su ingreso en el club comunitario hace diez años, se ha marcado como una de sus prioridades recuperar la atención europea hacia los Balcanes Occidentales, según explicó ayer en Madrid el embajador búlgaro, Ivan Kondov. Kondov, que estuvo acompañado de la consejera política de la Embajada, Elisaveta Simeonova, señaló que la Presidencia búlgara se ha marcado cuatro objetivos sobre los que trabajar: la seguridad y estabilidad; la economía digital; las políticas de cohesión y los Balcanes. Sobre este último punto, anunció la celebración de una Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno sobre los Balcanes Occidentales, que tendrá lugar el 17 y el 18 de mayo en Sofía, para tratar de que la UE vuelva a mirar hacia esa región, «porque -recordó- después de que hace veinte años sucedieran allí cosas tremendas, ahora ha quedado fuera del foco de atención, mientras persisten problemas que no se ven en la superficie». Insistió el embajador en que si la UE presta más atención a los países de los Balcanes que quieren adherirse a ella, será un acicate para que emprendan las reformas económicas, política o judiciales que son necesarias para que puedan logar su objetivo. No obstante, reconoció que la situación de cada uno de esos países, que aún no forman parte de la UE ? Serbia, Montengro, Macedonia, Albania, Bosnia o Turquía- es diferente. Por lo que respecta a las políticas de cohesión, que se verán afectadas por la retirada del Reino Unido de la UE, señaló que será una cuestión a debate en la discusión del marco financiero plurianual a partir de 2020, y recordó que Bulgaria y España, como países receptores comparten el deseo de evitar una reducción de los fondos, arbitrando alguna fórmula que pueda ser aceptada por todos los Estados. Agregó que Madrid y Sofía se oponen a la postura «dura» de Alemania, que aboga por establecer las políticas de cohesión en base al nivel de desarrollo, y apuestan por un criterio que tenga en cuenta los resultados. En el terreno migratorio, Bulgaria considera positivos los acuerdos de partenariado establecidos con países del África Subsahariana, y abogará por que se extiendan a naciones de Asia Central y Oriente Próximo, que tienen importantes flujos migratorios hacia los Balcanes Occidentales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El ministro de la Felicidad de un estado indio, en busca y captura por un asesinato
La Policía de la India está a la caza y captura de Lal Singh Arya, ministro de la Felicidad del estado de Madhya Pradesh, que se encuentra en paradero desconocido desde el pasado martes, cuando un juzgado ordenó su detención en relación con el asesinato de un político de la oposición en 2009. Arya, de 53 años, ha negado previamente los cargos. Madhya Pradesh, en el centro del país, es el único en la India que cuenta con un Departamento de Felicidad, dedicado específicamente a impulsar el bienestar de los ciudadanos y que fue creado en 2016 por el gobernante Partido Bharatiya Janata (BJP). Lal Singh Arya ha estado al frente desde su puesta en marcha. La iniciativa está inspirada en el concepto de Felicidad Nacional Bruta que se aplica en Bután para subrayar el objetivo del bienestar frente a las frías cifras económicas que se cuantifican con el Producto Nacional Bruto. Yoga, peregrinajes religiosos y psicólogos En esa línea, el estado de Madhya Pradesh, el segundo más populoso del país con 70 millones de habitantes, ha creado su propio índice de felicidad y ha prometido programas sociales que incluyen el yoga, la meditación o los peregrinajes religiosos gratuitos para los mayores. También prevé proporcionar psicólogos para aconsejar a la gente cómo estar «siempre feliz». Ese concepto del bienestar como objetivo político último ha cundido más allá de Asia. Este año la ciudad de Miami acogió un Congreso de la Felicidad, dirigido por el español Luis Gallardo, para compartir las aportaciones que se hacen en ese terreno desde distintos ámbitos. La Policía local ha asegurado a la agencia Afp que confía en poder detener al ministro a la fuga antes del próximo día 19, fecha en la que debe comparecer ante el tribunal. «Los equipos policiales están todavía en su busca. Estamos seguros de que lo vamos a encontrar», indicó el comisario de Bhind, Prashant Khare. Según la agencia Trust of India, hasta el momento la Policía no lo ha localizado en su domicilio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE cierra en falso la primera fase del Brexit para dar un respiro a May
La primera ministra británica, Theresa May, fue aplaudida por los demás líderes europeos cuando abandonaba la sala del Consejo Europeo el jueves por la noche. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que era para «reconocer» sus «grandes esfuerzos» en las negociaciones sobre el Brexit. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, explicó por su parte que «a los políticos nadie nos aplaude cuando lo hacemos bien» y que por eso se merecía ese gesto de sus colegas. El húngaro Viktor Orban dijo que la británica es una «persona maravillosa» que «lo está haciendo muy bien defendiendo con firmeza el interés de Reino Unido». Incluso el irlandés, Leo Varadkar, reconoció que él y «algunos» líderes más trasladaron a la británica «comentarios alentadores, de buena suerte y de tipo Feliz Navidad», antes de que May dejara la sala porque no puede estar presente cuando los demás hablan de la estrategia europea en las negociaciones. Este ha sido el ambiente en la reunión del Consejo Europeo en el que se ha dado luz verde al inicio de la segunda fase del Brexit, es decir, la definición del marco en el que se desarrollarán las relaciones futuras del Reino Unido con la UE. Pero el optimismo aparente señalaba solo la voluntad de mantener su apoyo a May ante la intensidad de los ataques de los que es objeto en su país, sobre todo porque en Bruselas temen que la alternativa podría ser mucho más complicada o, como reconoció el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, «obviamente, estamos preocupados por algunos acontecimientos en Londres». Pese a todo, ese derroche de simpatía no ocultó que las cosas siguen siendo muy complicadas y que siguen abiertas cuestiones clave de la primera fase como el futuro de la frontera entre Irlanda y el Ulster, porque «hasta un escolar sabe que ese enigma no se ha resuelto», dijo el canciller austriaco Christian Kern. Exigencias Según Juncker, la primera ministra británica «ha hecho grandes esfuerzos y eso tiene que ser reconocido», aunque al mismo tiempo admitió que aún es necesario «formalizar el acuerdo de salida» que incluye las exigencias de la parte europea y después empezar a negociar «lo antes posible» los detalles de la futura relación. El presidente de la Comisión espera que esas clarificaciones se puedan definir «en cuestión de semanas» y que las negociaciones sobre el futuro empiecen en marzo. El calendario debería completarse en octubre del año que viene, para que diera tiempo a ratificar el acuerdo en todos los parlamentos nacionales y en la Eurocámara antes de que se cumplan dos años de la puesta en marcha del artículo 50, que es la fecha señalada para que el Reino Unido deje de ser miembro de la UE, el 29 de marzo de 2019. Las perspectivas son tan complejas que el centro de la discusión ha sido precisamente el periodo transitorio que se da por hecho que habrá que pactar, más allá del Brexit, porque incluso en el mejor de los casos, será necesario suavizar los efectos de un divorcio demasiado brusco. Varadkar, que conoce bien la situación, ya dijo este viernes que ese periodo de transición o «prórroga» no se convierta en una situación permanente. Para el primer ministro irlandés debería pactarse un periodo de transición de «en torno a dos años» y que además no sea renovable indefinidamente, para evitar que la situación se instale en un «limbo». Rajoy recordó que ese periodo también debe ser aceptado por todos los países y que España quiere participar en la definición del estatus de la colonia británica de Gibraltar durante ese tiempo, de la misma manera que tendrá derecho de veto sobre las relaciones futuras de la Roca, cuando se haya consumado el Brexit. Período de transición En este periodo de transición, el Reino Unido ya será un Estado no comunitario y por tanto no participaría en la toma de decisiones, aunque sí deberá cumplir con todas las reglas del mercado único y la unión aduanera, además de acatar las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE, que es una de las piezas más destacadas para los partidarios del Brexit. Incluso si los líderes quisieran pactar la permanencia de los británicos en las instituciones europeas durante ese periodo, el final de la legislatura europea y el hecho de que se celebrarán elecciones en la UE en la primavera de 2019 significa que los británicos ya no podrán participar ni tener eurodiputados que representen a sus ciudadanos. Por ello sería jurídicamente imposible que siguieran teniendo un comisario y que los miembros de su Gobierno participasen en las decisiones del Consejo. O que quien quiera que sea entonces primer ministro participase en las negociaciones. Esta situación, en la que los británicos tendrían que asumir todas las obligaciones de ser miembro pero ninguna de las ventajas, «no funcionaría para el país que se va ni para la UE, porque tendríamos otro país asociado a nosotros siguiendo todas nuestras reglas y pagando nuestro presupuesto sin ser un miembro real», recordó Varadkar. Así que, a pesar de las apariencias, todo está realmente en el aire y a estas alturas no es posible predecir con exactitud qué aspecto tendrán las relaciones futuras entre la UE y el Reino Unido, salvo que muy probablemente seguirá habiendo una hora de diferencia entre Bruselas y Londres. Ese fue el mejor chiste de Juncker en su comparecencia cuando recordó que el pacto para anunciar que May prometía encontrar una solución sobre los puntos clave (la frontera irlandesa, los derechos de los ciudadanos y la factura del finiquito) se produjo excepcionalmente pronto, «a las siete de la mañana, la seis en Londres. Ese fue mi castigo para May»