Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Turquía y la UE suspenden las conversaciones políticas hasta junio
El distanciamiento entre Turquía y la Unión Europea durará, al menos, unos meses más. Los dos grandes socios económicos y estratégicos han aplazado los encuentros bilaterales hasta el comienzo del verano, según ha informado el diario Hürriyet Daily News citando fuentes diplomáticas. La relación con países como Holanda y Alemania se ha deteriorado gravemente durante las últimas semanas. Los dos países europeos prohibieron la celebración en su territorio de mitines por parte de miembros del Gobierno de Ankara. En la ciudad holandesa de Rotterdam, incluso, la policía cargó duramente contra manifestantes pacíficos turcos. El presidente Recep Tayyip Erdogan, como respuesta, ha iniciado una serie de ataques verbales en el que ha acusado a los dos países, en repetidas ocasiones, de nazis. Desde principios de año cuelga la promesa entre Turquía y la Unión Europea de celebrar un encuentro al más alto nivel. No obstante, el intenso calendario electoral de las dos partes parece retrasar dicha reunión. El próximo 16 de abril, en apenas 10 días, se celebra el referéndum que podría aumentar los poderes ejecutivos y la influencia sobre la judicatura de Erdogan y solo una semana después está programada la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia. Tras lo evidenciado en el episodio con Holanda, la proximidad de una cita con las urnas no es augura un buen clima de entendimiento entre Bruselas y Ankara. Y eso a pesar de que son varios los temas cruciales que están pendientes. Por un lado está el famoso y criticado acuerdo sobre refugiados, un pacto que diversos líderes turcos han amenazado con romper si la UE no cumple su parte del trato, esto es, 6.000 millones de euros, eliminar los visados para los visitantes turcos y acelerar su proceso de entrada en el club comunitario. Por otro se encuentra el inicio de las negociaciones para actualizar del Acuerdo de Unión Aduanera, que entró en vigor hace más de 20 años, en 1995. El Ministerio de Economía turco calcula que la renovación del acuerdo podría aumentar el comercio exterior del país eurasiático en cerca de 40.000 millones de dólares al año. Por el momento, sin embargo, las sensaciones no son las más favorables. De hecho Ankara tampoco ha enviado representantes políticos a la cumbre sobre el futuro de Siria que celebra, entre ayer y hoy, Bruselas. En el encuentro, denominado «Apoyo a Siria y al futuro de la región», sí hay presencia de, entre otros, Noruega, Catar o Kuwait. Turquía es, en cambio, uno de los países más involucrados en el conflicto sirio y ha sido partícipe de numerosos acuerdos internacionales para tratar de reducir la violencia en el país árabe. El último, a finales del año pasado, lo pactó con Rusia e Irán.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macri se enfrenta a la primera huelga general de su mandato
Un año y cuatro meses tardó la CGT (Central General del Trabajo) en convocar la primera huelga general contra el Gobierno de Mauricio Macri. El momento coincide con el eco de una formidable manifestación a favor del Ejecutivo (el pasado sábado) y el anunció de un amnistía fiscal que supuso una recaudación sin precedentes: 116.800 millones de dólares. Omar Viviani, uno de «los gordos», como se conoce a los pesos pesados que llevan décadas instalados en alguno de los históricos sindicatos, propuso «dar vuelta» (volcar) a los taxis que no adhieran al paro de hoy jueves. Cuando el titular del Sindicato de Peones de Taxis se dio cuenta de lo que había dicho intentó dar marcha atrás y se justificó: «Se me saltó la cadena» (expresión similar a «se me fue la olla o la pinza»). Las declaraciones de Viviani reflejan el clima de tensión que hay dentro de la CGT frente aun paro que parece poco oportuno y cuya grado de adhesión no responde al habitual. Gerónimo «Momo» Venegas, sindicalista que representa a los peones rurales (UATRE) y afín al Gobierno, anunció que decenas de gremios no secundarán la huelga. Entre otros, los del sector petrolero, gastronómicos de Buenos Aires y trabajadores del caucho o del vidrio. No obstante, la adhesión de las principales organizaciones sindicales del transporte, sumada a la mayoría de los gremios más importantes garantizan el virtual éxito de la jornada de huelga en Argentina. «El Momo», como se conoce popularmente a Benegas le regaló los oídos al oficialismo al observar, «habría que hacer una marcha para que metan presos a todos los kirchneristas» en alusión a la oposición y los escándalos de corrupción del anterior Gobierno. José Ibarra, titular de la Federaciób Nacional de Conductores, enfrentado a Viviani, salió al pasó de la medida. «Consideramos que éste es un paro político, por eso no adherimos», declaró. Su decisión no impedirá que la mayor parte del transporte público no funcione aunque, animoso, añadió: «Queremos decirle a la sociedad que garantizamos transporte ese día (por hoy jueves)». El Gobierno salió en tromba a censurar una huelga que el presidente, Mauricio Macri, estimó que costará unos 15.000 millones de pesos (en torno a los mil millones de dólares) en pérdidas. La mayoría de los ministros desfilaron por radios, televisiones y medios de comunicación en un intento de ganarle el pulso a la CGT. Jorge Triaca, titular de Trabajo, consideró el paro, «un error de diagnóstico». Rogelio Frigerio, titular de Interior observó, «no hay hoja de ruta para el día después del paro, porque no hay consignas claras de por qué se está parando» y calificó de «incomprensible» la convocatoria. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, reconoció, «estamos atravesando los meses más duros en términos de inflación del año porque se produjo el aumento de los precios regulados, la electricidad, subieron los peajes» pero, añadió, «a lo largo del año la inflación va a bajar muy marcadamente». En cuanto a la huelga, directamente, la califico de «gimnasia pre electoral de cara alas elecciones». El paro se produce en un clima de peleas internas del sindicalismo, con el kirhcnerismo en pie de guerra y con sus principales figuras, con Cristina Fernández y su familia a la cabeza, en desfile permanente por los tribunales federales. En ese marco las redes sociales sentarán un precedente en la historia de las huelgas de Argentina. Por primera vez se instalaron #hastag en contra de la medida, particulares se organizan y ofrecen para llevar a ciudadanos a sus puestos de trabajo, se incentiva el uso de la bicicleta y se castiga, como nunca antes, a un sindicalismo algo disperso y atribulado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Desactivan una bomba en San Petersburgo en la casa donde vivían los cómplices del terrorista
La policía rusa desactivó este jueves un artefacto explosivo en un apartamento de San Petersburgo donde vivían los presuntos cómplices del terrorista suicida que el pasado lunes mató con una bomba a catorce personas en el metro de esa ciudad. «El artefacto ha sido desactivado y los malhechores detenidos», dijo a los periodistas el jefe del distrito donde se encuentra el apartamento. El Comité de Instrucción (CI) de Rusia, la autoridad que investiga el atentado, informó hoy de la detención de varias personas que tuvieron contactos con Akbarzhon Dzhalílov, el presunto autor del atentado, oriundo de la república centroasiática de Kirguistán pero nacionalizado ruso. «Se ha identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tenían contactos con Dhalílov. En el registro del apartamento en el que vivían fueron hallados objetos relevantes para la investigación», explicó la portavoz del CI, Svetlana Petrenko. Una fuente policial precisó a Interfax que los detenidos son tres y que la bomba que se encontró en su vivienda es similar a la usada en el atentado del pasado lunes. Una granada en el metro Al mismo tiempo, la policía cerró hoy una estación de metro de San Petersburgo tras requisar a un hombre una vieja granada que llevaba en una bolsa. La inspección por rayos X de las pertenencias de un pasajero que pretendía acceder a la estación reveló un objeto que parecía una granada. Los artificieros que llegaron al lugar «comprobaron que efectivamente se trataba de una granada RG-42 de la Segunda Guerra Mundial, que no llevaba trilita», por lo que no representaba un peligro real, informó un portavoz de la policía. La operación desplegada tras el atentado del lunes se ha saldado hasta el momento con la detención de once personas. Ayer fueron detenidas ocho como sospechosos de reclutar a combatientes y terroristas para el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas. Sin embargo, los investigadores no precisaron si esos detenidos tienen alguna relación con el atentado perpetrado por Dzhalílov. A ellos se suman los tres detenidos hoy como presuntos cómplices del terrorista suicida. El joven terrorista, de 22 años, recibió en 2011 la ciudadanía rusa y residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico. Al parecer, fue él quien hizo estallar una bomba que llevaba adherida al cuerpo en un vagón del metro cuando circulaba entre dos estaciones. Y se cree que fue también él quien colocó un segundo artefacto explosivo en otra estación del metro, «Ploschad Vosstania», que fue desactivada a tiempo por la policía.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Fuerte explosión en San Petersburgo cerca del lugar donde se han hallado explosivos
Una fuerte explosión se ha producido este jueves en un edificio residencial de San Petersburgo cercano al lugar donde las fuerzas de seguridad habían hallado horas antes explosivos, según testigos. Por el momento no hay datos de víctimas en la deflagración. Esta mañana la policía rusa desactivó un artefacto explosivo en un apartamento de San Petersburgo donde vivían los presuntos cómplices del terrorista suicida que el pasado lunes mató con una bomba a catorce personas en el metro de esa ciudad. «El artefacto ha sido desactivado y los malhechores detenidos», dijo entonces a los periodistas el jefe del distrito donde se encuentra el apartamento. El Comité de Instrucción (CI) de Rusia, la autoridad que investiga el atentado, informó hoy de la detención de varias personas que tuvieron contactos con Akbarzhon Dzhalílov, el presunto autor del atentado, oriundo de la república centroasiática de Kirguistán pero nacionalizado ruso. «Se ha identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tenían contactos con Dhalílov. En el registro del apartamento en el que vivían fueron hallados objetos relevantes para la investigación», explicó la portavoz del CI, Svetlana Petrenko. Una fuente policial precisó a Interfax que los detenidos son tres y que la bomba que se encontró en su vivienda es similar a la usada en el atentado del pasado lunes. Una granada en el metro Al mismo tiempo, la policía cerró hoy una estación de metro de San Petersburgo tras requisar a un hombre una vieja granada que llevaba en una bolsa. La inspección por rayos X de las pertenencias de un pasajero que pretendía acceder a la estación reveló un objeto que parecía una granada. Los artificieros que llegaron al lugar «comprobaron que efectivamente se trataba de una granada RG-42 de la Segunda Guerra Mundial, que no llevaba trilita», por lo que no representaba un peligro real, informó un portavoz de la policía. La operación desplegada tras el atentado del lunes se ha saldado hasta el momento con la detención de once personas. Ayer fueron detenidas ocho como sospechosos de reclutar a combatientes y terroristas para el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas. Sin embargo, los investigadores no precisaron si esos detenidos tienen alguna relación con el atentado perpetrado por Dzhalílov. A ellos se suman los tres detenidos hoy como presuntos cómplices del terrorista suicida. El joven terrorista, de 22 años, recibió en 2011 la ciudadanía rusa y residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico. Al parecer, fue él quien hizo estallar una bomba que llevaba adherida al cuerpo en un vagón del metro cuando circulaba entre dos estaciones. Y se cree que fue también él quien colocó un segundo artefacto explosivo en otra estación del metro, «Ploschad Vosstania», que fue desactivada a tiempo por la policía.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Once detenidos y hallada una bomba en las pesquisas por el atentado en San Petersburgo
En el marco de la operación abierta en San Petersburgo para desarticular la red terrorista a la que supuestamente pertenecía Akbarzhón Dzhalílov, el suicida de 22 años que perpetró el lunes la matanza en el metro de la antigua capital imperial, la Policía llevó hoy a cabo una redada. Esta acción policial se desarrolló en un barrio del este de San Petersburgo y acabó con tres nuevas detenciones y el hallazgo de un artefacto explosivo idéntico al que Dzhalílov dejó el lunes en la estación de Plóshad Vosstania. Igual que aquel no llegó a explotar, tampoco lo hizo el encontrado esta mañana, que fue igualmente desactivado. Según fuentes de los servicios secretos y declaraciones de testigos presenciales, los agentes llegaron al número 22 de la calle Továrisheskaya hacia las cinco de la mañana e irrumpieron en uno de los apartamentos del piso octavo. Inmovilizaron y detuvieron a las personas que allí se encontraban, al parecer, tres centroasiáticos de unos 30 años de edad. Durante el registro efectuado a continuación hallaron una bomba que, según la Policía, es de fabricación casera e igual a la que Dzhalílov colocó el lunes en Plóshad Vosstania. Toda la vivienda fue después evacuada hasta que artificieros especializados comprobaron que no había más explosivos en su interior. La portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko, declaró después que «se han identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tuvieron contactos con Dzhalílov. Al registrar el apartamento en el que vivían fueron encontrados objetos relevantes para la investigación», aunque no dijo nada de la bomba desactivada ni de las detenciones. La información sobre la detención de los tres «cómplices» del terrorista y sobre el artefacto desactivado la facilitó la Policía. A Dzhalílov se le considera oficialmente el autor del atentado en el metro de San Petersburgo que mató a 14 personas e hirió a más de 40. Él mismo está incluido en ese balance de muertos. Ayer miércoles fueron arrestadas 8 personas en San Petersburgo, presuntamente implicadas en actividades terroristas y en el reclutamiento de combatientes para el Daesh y el Frente al Nusra, con lo que son ya 11 los detenidos. En medio de la psicosis general por el atentado, hoy en San Petersburgo se han producido dos incidentes que han elevado el nivel de tensión y nerviosismo. No lejos de donde la Policía detenía a los supuestos terroristas y desactivaba la bomba, en la avenida Solidarnost, se producía una explosión en un piso alto de un torre de apartamentos. Después se dijo que no fue una bomba sino un panel de la fachada, que cedió debido a unos trabajos en el interior del edificio. Los vecinos no se creyeron mucho la explicación, aunque lo cierto es que no causó víctimas. Pero sí daños materiales. El otro incidente tuvo lugar en el metro cuando una persona trató de introducir a través de los arcos detectores de metales una granada de colección RG-42 de la II Guerra Mundial desprovista de explosivo. Hasta que se aclaró que el artilugio no suponía ninguna amenaza hubo el lógico revuelo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Del «Estados Unidos primero», al intervencionismo en 48 horas
Su llegada a la presidencia no ha cambiado uno de los hábitos que más disfruta Trump: ver mucha televisión. A veces, la pequeña pantalla condiciona su conducta: en un discurso del mes pasado casi creó un conflicto internacional cuando se refirió a lo mal que estaba la situación en Suecia -violencia por la presencia de refugiados e inmigrantes- por un reportaje que había visto en Fox News. El martes, como el resto del mundo, vio por la pantalla las imágenes estremecedoras del ataque con gas sarín de Al Assad a población civil Siria en la víspera. «Ha tenido un gran impacto en mí», reconoció el miércoles. «Es muy posible que mi actitud respecto a Siria y Al Assad hayan cambiado mucho». La noche siguiente, EE.UU. bombardeaba el aeropuerto militar desde donde el ejército de Assad perpetró su ataque. Un giro de 180 grados a la política exterior de «EE.UU. primero» que tanto defendió Trump. La irritación que desprendían las palabras de Trump el miércoles y la rapidez en la respuesta militar del jueves invitan a pensar que su decisión fue improvisada. Ayer, la Casa Blanca buscaba un acomodo legal y político al lanzamiento de misiles, pero es indiscutible que rompe la línea de actuación defendida hasta ahora por Trump, y que no buscaba un enfrentamiento con Siria. Tan pronto como el pasado martes, con las noticias del ataque químico ya sobre la mesa, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguraba que sería «tonto» persistir en la idea de enfrentarse a Al Assad y provocar su salida. La semana pasada, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, mantuvo que la prioridad de su país «ya no es tratar de echar a Al Assad», algo que también defendió el secretario de Estado, Rex Tillerson, cuando dijo que la continuidad del presidente sirio «será decidida por los sirios». El propio Trump aseguraba en octubre, pocos días antes de ganar las elecciones, que EE.UU. se debía centrar en derrotar a Daesh y no en atacar a Al Assad. «Vamos a acabar con una Tercera Guerra Mundial si seguimos lo que dice Hillary Clinton», dijo entonces. «Ya no se trata de pelear contra Siria; es Siria, Rusia e Irán, ¿vale?». Se puede objetar que la política de Trump cambia porque las circunstancias han cambiado -«soy muy flexible»-, recordó-: ahora hay un ataque químico que vulnera la ley internacional. En 2013, sin embargo, en condiciones similares no pensó lo mismo. «Presidente Obama, no ataque Siria», exigió en septiembre de 2013, justo después de otro ataque químico de Al Assad. «No hay que ir a Siria», defendió unos días antes. «Responsabilidad moral» Es la misma línea que siguió durante la campaña electoral: EE.UU. había perdido demasiadas vidas y millones de dólares en guerras que no son suyas y debía desprenderse de la «responsabilidad moral» para intervenir en violaciones de derechos humanos que Obama defendía. EE.UU. solo debería intervenir cuando sus intereses de seguridad o económicos estuvieran en juego. Aunque el jueves por la noche, en unas declaraciones tras el ataque, Trump aseguró que la represalia se basa en «el interés vital para la seguridad nacional de EE.UU. de prevenir y disuadir la diseminación y el uso de armas químicas mortales», la respuesta es más una señal a Al Assad y al mundo de que no permitirá ese tipo de ataques inhumanos. La defensa de la seguridad y la economía de EE.UU. no están tan claros, lo que ha provocado una reacción contraria de sus aliados de la extrema derecha, que llevan décadas de lucha contra el intervencionismo de Bill Clinton, George W. Bush u Obama. Varios blogueros y analistas de la llamada «alt-right» criticaron la decisión. Algunos aseguraban que el ataque químico fue «un engaño» para forzar a EE.UU. a entrar en otra guerra. Otros, como la comentarista ultraconservadora Laura Ingraham, constataba cómo Trump se había sometido a la misma línea de acción que defienden contrarios como los republicanos Marco Rubio, John McCain o su contrincante presidencial Hillary Clinton. «Un cambio total de la política en 48 horas», sentenciaba.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump y Xi hacen votos de «confianza» en Florida para mejorar sus relaciones
Los presidentes de EE.UU., Donald Trump, y China, Xi Jinping, consideraron hoy positiva la cumbre de dos días que mantuvieron en Palm Beach (Florida) y expresaron sus deseos de mejorar la «confianza» y «alianza» entre ambas naciones. La reunión, celebrada en el club Mar-a-Lago, propiedad de Trump, estuvo sin embargo oscurecida por la orden del presidente estadounidense de bombardear una base aérea siria en represalia al ataque con armas químicas que mató a unos 80 civiles este martes. «Llegamos a muchos entendimientos comunes, el más importante es profundizar nuestra amistad y construir una especie de confianza», expresó Xi en chino en una declaración a la prensa en compañía de Trump. El republicano, que se mostró «cien por ciento de acuerdo» con las palabras de su homólogo, reiteró a los periodistas que espera tener una relación «sobresaliente» con Xi. Ambos presidentes se «comprometieron» a detener la «nuclearización de la península coreana» e incrementar la «cooperación», informó a la prensa el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson. «No hubo ningún tipo de arreglo sobre el tema, pero el presidente Xi compartió la opinión de Estados Unidos de que esto ha alcanzado una etapa muy seria», agregó. Intereses nacionales de EE.UU. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, quien acompañaba a Tillerson, señaló además que ambos presidentes establecieron un plan de acción de cien días sobre el comercio con China con «estaciones de paso de logros» a lo largo del camino. Trump dijo por su parte en un comunicado que él y Xi «trataron asuntos críticos» enfocados «en los intereses nacionales de Estados Unidos». El presidente, que aceptó una invitación de Xi para ir este año a China, hizo además una llamada a «fortalecer las alianzas internacionales» y a asegurar que estos compromisos logren «resultados reales». «En asuntos tanto económicos como militares, entendemos que un Estados Unidos fuerte es lo mejor para el mundo«, agregó. Ataque en Siria Por su parte, el mandatario chino, quien durante la cena del jueves fue informado por Trump del ataque estadounidense a Siria que en ese momento se estaba llevando a cabo, hizo hincapié en los retos de «defender la paz y la estabilidad globales». Aseguró que ambos se «esforzarán» en ello y también «en asumir la gran responsabilidad histórica de promover el desarrollo de las relaciones chino-estadounidenses y crear prosperidad para los países y su pueblo». Trump manifestó que hicieron «tremendos progresos» en la relación bilateral, y afirmó que «muchos problemas potencialmente malos van a desaparecer». Sin embargo, Trump no especificó las temáticas que resolvieron, pese a los latentes problemas y desequilibrios comerciales entre ambos países y una agenda internacional compleja, que incluye las pruebas balísticas que Corea del Norte, amigo de China, está efectuando. Trump, sin embargo, había anticipado que su gran prioridad en la reunión sería hablar con Xi sobre las amenazas de Corea del Norte, que este mismo miércoles lanzó un nuevo misil balístico de medio alcance. «Nos esforzaremos por asumir nuestra gran responsabilidad histórica de promover el desarrollo de las relaciones chino-estadounidense, crear prosperidad para los países y su pueblo, y defender la paz y la estabilidad globales», dijo el mandatario chino. La cumbre tuvo «un significado muy importante para las relaciones», aseguró Xi, quien tras el almuerzo de trabajo en el club costero de Trump se dirigió al aeropuerto de West Palm Beach, la ciudad adyacente a Palm Beach, en compañía de su esposa, Peng Liyuan. En la jornada de hoy, la primera dama estadounidense, Melania Trump, y Peng Liyuan hicieron una visita una escuela en Palm Beach. Finalizada la cumbre de mandatarios, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, la calificó como «fenomenal» durante una rueda de prensa que inusualmente no fue televisada, en la que se trató especialmente el tema del bombardeo a Siria. La reunión tuvo como telón de fondo un panorama internacional sacudido hoy por un nuevo atentado por atropello, esta vez en Suecia, y por el ataque lanzado por Estados Unidos contra la base aérea en Siria. Sobre el ataque a Siria, Xi dijo, según Tillerson, que «era una respuesta necesaria», pero que la posición oficial de su país iría por los canales regulares chinos. De acuerdo con la Oficina del Alguacil del Condado Palm Beach, una persona de origen asiático fue detenida hoy por obstruir la vía durante el paso del convoy de la comitiva china. En total han sido seis los detenidos durante la visita de la delegación del país asiático a este rincón del sur de Florida, que se vio rodeado de unas medidas de seguridad reforzadas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Turquía construirá un museo en Ankara sobre los «mártires» del golpe de Estado
Nueve meses no son nada. La fecha del fallido golpe de Estado del 15 julio queda ya lejos en el calendario, pero no en el imaginario colectivo turco. El Gobierno se está esforzando en que así sea. En grandes ciudades del país, como Estambul, algunas paradas de metro continúan empapeladas con los rostros de las más de 240 personas que murieron aquella sangrienta noche. No es el único homenaje. Uno de los tres puentes que conectan Europa y Asia sobre el estrecho del Bósforo, por ejemplo, fue rebautizado como «El Puente de los Mártires del 15 de Julio». Pero los tributos a las personas que perdieron la vida tras responder a la llamada del presidente Recep Tayyip Erdogan no terminan ahí. El Ministerio de Cultura ha anunciado la construcción de un nuevo museo situado a las afueras de la capital Ankara para recordar aquel fracasado y mediático levantamiento militar. El nombre elegido, una vez más, ha sido el de «Museo de los Mártires del 15 de Julio y la Democracia», según ha informado la agencia estatal de noticias Anadolu. Ankara espera que la inercia de aquellos días aún se mantenga el día de la votaciónLas obras comenzarán el próximo mes de junio y se prevé que esté terminado a finales del año 2018. A pesar de lo lejos que queda esta fecha, el anuncio se ha producido solo seis días antes del referéndum anhelado por Erdogan. El 16 de abril los turcos decidirán si se cambian 18 artículos de la Constitución y convierten el sistema político de Turquía en un régimen presidencialista. Con este cambio el propio Erdogan aumentaría su poder ejecutivo y la influencia que podría ejercer sobre la judicatura. Por ahora se conocen pocos detalles de lo que se exhibirá en el museo. Los datos hechos públicos señalan que se tratará de exposiciones temporales y permanentes sobre «los guerreros y los mártires» del 15 de julio. Por supuesto, como buen museo, también tendrá su biblioteca y su tienda de souvenirs. Durante la campaña electoral del referéndum, el golpe de Estado está siendo uno de los temas preferidos de Erdogan. No es ninguna sorpresa. Y es que, tras la sublevación militar, la popularidad del líder islamista subió como la espuma. Ankara espera ahora que la inercia de aquellos días aún se mantenga el día de la votación. Un «insulto» El principal partido de la oposición, el socialdemócrata CHP (Partido Republicano del Pueblo) también hace campaña con la la noche del golpe, aunque de una forma muy diferente. Kemal Kiliçdaroglu, el líder del partido, aseguró la semana pasada que lo sucedido en la noche del 15 de julio fue un «golpe controlado» ya que, según él, las autoridades descubrieron los planes de los golpistas poco antes de que lo llevaran a cabo. Todo «un insulto», según las palabras de Erdogan, para las víctimas a las él quiere homenajear con un museo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. organiza una coalición internacional contra Al Assad
De forma unilateral, Donald Trump decidió atacar la pasada semana a fuerzas de Al Assad. Y ahora envía a Italia a su secretario de Estado, Rex Tillerson, para intentar dar forma política con sus colegas del G7 al cambio de estrategia militar y diplomática decidido por la Casa Blanca. La reunión de los siete países más industrializados - Alemania, Canadá, EE.UU., Francia, Italia, Japón y Reino Unido- se inició con extremas medidas de seguridad en Lucca, en la región de Toscana. Un cierto clima de tensión rodeó a la reunión ante la manifestación convocada por grupos de extrema izquierda y anarquistas al grito de «Fuera los asesinos». Los manifestantes se enfrentaron con la Policía al intentar superar la barrera de seguridad en choques que provocaron varios heridos. Rex Tillerson, llegó combativo a la reunión. Criticó duramente a Moscú por no haber impedido a Damasco el ataque químico en el que murieron 87 personas. «Rusia -dijo- se comprometió a asegurar que los arsenales químicos de Siria serían destruidos. Pero no lo ha hecho y eso ha permitido el ataque». Por otro lado, al visitar el memorial a las 560 víctimas de una masacre nazi en Sant? Anna di Stazzema, dejó claro que la Casa Blanca emprenderá una política más intervencionista: «Nosotros sabremos responder a quienes cometan crímenes contra inocentes en cualquier parte del mundo», aseguró con firmeza. La reunión del G7 que hasta hace poco estaba prevista como un simple encuentro preparatorio de la cumbre de jefes de Estado o de gobierno en Taormina (Sicilia) para finales de mayo se ha convertido en una etapa muy importante en la reelaboración de la política de Estados Unidos y de sus aliados en Siria y Asia, en un momento de fuerte tensión internacional y cuando el portaaviones estadounidense Carl Vinson se dirige hacia Corea del Norte. Reunión ampliada En su ofensiva política, diplomática y militar, Washington ha pedido a Italia, como país anfitrión del G7, que amplíe hoy la reunión a los ministros de Exteriores de Turquía, Qatar, Arabia Saudí, Jordania y Emiratos Árabes, con el objetivo de reforzar el frente de los países dispuestos a presionar a favor de la salida del presidente sirio, Bashar al Assad, y de contener el apoyo incondicional de Rusia e Irán al régimen de Damasco. El secretario de Estado está sondeando a los aliados con el ánimo de organizar una gran coalición integrada por los países del G7 y varios estados árabes suníes para lograr la salida de Al Assad. Aunque Estados Unidos insiste en que su primer objetivo en la región es combatir a Daesh. Una indiscreción lanzada por Fox, canal muy cercano a la administración de Trump, señala que Rex Tillerson tiene la misión de sondear también al Kremlin sobre un posible acuerdo que prevea la salida de Al Assad, con unos tiempos y modalidades que negociarían las distintas facciones con la mediación de Naciones Unidas. Tillerson viaja hoy a Moscú para entrevistarse con su colega ruso, Serguéi Lavrov. Tenía previsto verse también con Putin, pero éste ha descartado -por el momento- el encuentro tras las duras críticas de Tillerson a Rusia. Para el secretario de Estado norteamericano, la estabilización de Siria pasa por el adiós al poder de Al Assad y la colaboración con Moscú.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Erdogan acusa al líder de la oposición de negociar con los sublevados en la noche del golpe
El golpe de Estado en Turquía fue tan violento como efímero. Más de 240 personas murieron en las pocas horas que duró la sublevación, pero las consecuencias de aquella sangrienta noche continúan marcando el día a día político del país eurasiático. Y es que en la recta final de la campaña electoral para el referéndum del próximo domingo se ha convertido en uno de los temas recurrentes, especialmente entre los partidarios del sí a la reforma constitucional promovida por el presidente Recep Tayyip Erdogan. El líder islamista, además de capitalizar el golpe de Estado para aumentar su popularidad, también está echando mano de este tema tan sensible entre la población turca para atacar a sus contrincantes. El último en sufrir su furia verbal ha sido Kemal Kiliçdaroglu, el líder del socialdemócrata CHP (Partido Republicano del Pueblo), la principal fuerza política de la oposición. El Gobierno tuvo noticias de la preparación de la asonada antes de que esta comenzara, según Kiliçdaroglu«Están manteniendo una reunión y después se marchan del lugar. Eso muestra que todo estaba planeado», ha asegurado Erdogan refiriéndose a una supuesta grabación de Kiliçdaroglu y a un grupo de militares en el aeropuerto Atatürk, en la misma noche del golpe. El presidente ha acusado a su contrincante político de negociar su huida antes de que él aterrizara en el mismo aeropuerto. «De haberlo sabido antes», ha manifestado Erdogan, «jamás» habría invitado a Kiliçdaroglu al gran mitin celebrado en la plaza estambulita de Yenikapi, donde alrededor de un millón de personas se concentraron en un mensaje de unidad y rechazo al golpe. «¿Cómo podría invitar a alguien que hace un acuerdo con los golpistas?», ha añadido. Es importante recordar, sin embargo, que el prokurdo HDP (Partido Democrático de los Pueblos), la tercera fuerza más importante del país, fue el único partido con representación parlamentaria que no fue invitado. «El Gobierno trata de utilizar el golpe de Estado en su propio beneficio, aunque no fueron los únicos que se opusieron», explica, folleto en mano, la joven Zeynep, estudiante de Derecho en Estambul, mientras hace campaña por el no en el barrio, predominante opositor, de Besiktas. El ataque de Erdogan contra el líder de la oposición se produce poco después de que Kiliçdaroglu definiera la sublevación militar como «un golpe controlado» puesto que, según explicó, el Gobierno tuvo noticias de la preparación de la asonada antes de que esta comenzara. También el alcalde de Ankara Con estos comentarios Kiliçdaroglu, además, también se ha convertido en el objetivo de otro de los políticos más irreverentes de Turquía, Melih Gokçek, el alcalde de Ankara. Según Gokçek, las declaraciones de que todo fue «un golpe controlado» se deben a una directiva ordenada por la organización FETO [Organización Terrorista Fetulá Gülen], las siglas con las que Ankara se refiere a los seguidores del teólogo musulmán residente en Estados Unidos y señalado por las autoridades turcas como el cerebro del fallido golpe de Estado.