Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump: «México se ha aprovechado de Estados Unidos durante demasiado tiempo»
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha vuelto a arremeter este viernes contra México asegurando que el país vecino se ha estado aprovechando de Estados Unidos durante «demasiado tiempo». «México se ha aprovechado de Estados Unidos durante demasiado tiempo. El déficit comercial masivo y la escasa ayuda en la frontera muy frágil deben cambiar, AHORA!», ha reclamado en un mensaje publicado en su cuenta personal de Twitter. Mexico has taken advantage of the U.S. for long enough. Massive trade deficits & little help on the very weak border must change, NOW!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 27 de enero de 2017Este jueves, Trump había provocado la cancelación del encuentro previsto con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, tras afirmar que «si México no está dispuesto a pagar el muro» en la frontera común, «sería mejor cancelar el encuentro». El mandatario mexicano anunció poco después que no viajaría el martes a Washington para la cita. El canciller mexicano, Luis Videgaray, que se encontraba de visita en la capital estadounidense, reiteró anoche que pagar el muro es algo que su país no puede aceptar por «dignidad». La polémica adquirió ayer un nuevo giro cuando el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, sugirió como posibilidad para financiar la construcción imponer un arancel del 20% a las importaciones procedentes de México. Videgaray replicó en una rueda de prensa en la embajada mexicana en Washington que «un impuesto a las importaciones de Estados Unidos a productos mexicanos no es manera de hacer que México pague por el muro, sino el consumidor norteamericano, que pagaría más caros los aguacates, las lavadoras, las televisiones».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump abre una nueva vía de «cooperación» con Putin y de tensión con Europa
Donald Trump cuidó la escenografía del contacto diplomático más importante y más esperado desde que llegó a la Casa Blanca: la llamada telefónica este sábado con su homólogo ruso, Vladimir Putin. El presidente se fotografió agarrado al teléfono, con gesto serio, en su escritorio del Despacho Oval, sitiado por pilas de documentos. De fondo, un retrato de su antecesor Andrew Jackson, presidente de EE.UU. entre 1829 y 1837, con el que se ha comparado a Trump por su mensaje populista (fue el propio presidente quien decidió colgarlo ahí nada más llegar a la Casa Blanca). A su alrededor, su equipo más cercano: el vicepresidente, Mike Pence; el estratega jefe, Stephen Bannon; el jefe de Gabinete, Rence Priebus; el asesor en seguridad, Michael Flynn; y su portavoz, Sean Spicer. La llamada abre un nuevo periodo de colaboración entre Washington y Moscú, después de las fuertes tensiones con el Gobierno de Obama y de las injerencias de Rusia en las elecciones presidenciales de EE.UU. Trump ha mantenido desde el comienzo de su campaña que su intención es tener una relación positiva con Rusia y ha mostrado sintonía con Putin, para escándalo de muchos. Antes de la llamada, el senador y ex candidato presidencial republicano John McCain exigió que no se levantaran las sanciones contra Rusia y Putin, al que calificó de «criminal y matón». Los informes de la inteligencia de EE.UU. concluyeron que Rusia había tratado de influir en las elecciones presidenciales a través de ciberataques -algo que Trump negó durante meses- y que su objetivo era favorecer la victoria del actual presidente. Según deslizó el Kremlin, ambos líderes hablaron por teléfono de su «disposición para trabajar de manera conjunta y activa en la estabilización y el desarrollo de la cooperación entre Rusia y EE.UU.». El objetivo es la colaboración en asuntos como la lucha contra el terrorismo, la inestabilidad en Oriente Medio, el conflicto árabe-israelí, la no proliferación de armas nucleares, Corea del Norte y el programa nuclear de Irán. Trump y Putin también hablaron, según Moscú, de los aspectos fundamentales de «la crisis en Ucrania», donde también cooperarán, lo que mantiene la puerta abierta sobre un hipotético levantamiento de sanciones de EE.UU. a Rusia por sus actividades en Ucrania. En la víspera, en su encuentro con la primera ministra británica, Theresa May, Trump no quiso descartar el levantamiento y se limitó a decir que era «demasiado pronto» para tratarlo. Putin y Trump acordaron mantener contactos regulares y trabajar para fijar la fecha y lugar de un encuentro Los mandatarios también se comprometieron a priorizar los esfuerzos contra el terrorismo y a establecer una «coordinación real» en la lucha contra Daesh en Siria. La llamada duró 50 minutos, tuvo un tono «positivo», acordaron mantener «contactos personales regulares» y que van a trabajar para fijar la fecha y lugar de un encuentro en persona. El tono de la llamada contrasta con el aumento de la tensión entre la Administración Trump y sus grandes socios tradicionales en Europa, como Francia y Alemania. El contacto telefónico con Putin fue solo parte de la intensa agenda diplomática con la que este sábado cumplió Trump, la de mayor envergadura desde que aterrizó en la Casa Blanca. Dos de esas llamadas fueron con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, combativos, sobre todo este último, con las posiciones de Trump. Hollande le dijo a su homólogo estadounidense que las sanciones a Rusia solo podrían desaparecer si Moscú se adhiere a cumplir los términos del acuerdo de paz de Minsk sobre el Este de Ucrania, algo que Trump no ha señalado en ningún momento como una condición para revisar las medidas punitivas. Además, también advirtió que su Gobierno debe respetar el acuerdo nuclear con Irán. Desde Lisboa, donde asistía a una cumbre de los países del Sur de Europa, Hollande aseguró que Trump fomenta «el populismo e incluso el extremismo». El presidente francés defendió que hay que «responder» de forma «firme» a Trump cuando aplaude el Brexit como modelo para otros países -el viernes dijo que era algo «maravilloso»- o cuando cuestiona la necesidad del acuerdo contra el cambio climático. Merkel y Hollande coinciden en los «desafíos» que Trump supone en la defensa de «sociedades libres» y del «libre comercio» Hollande se había reunido el día anterior en Berlín con Merkel, el mismo día en el que Trump firmaba una orden ejecutiva para impedir la entrada de refugiados en EE.UU. y de viajeros de siete países de mayoría musulmana. Ambos coincidieron en los «desafíos» que Trump supone en la defensa de «sociedades libres» y del «libre comercio», otra de las batallas del presidente estadounidense. En la imagen que la Casa Blanca difundió de la llamada de Trump a Merkel, solo aparecen en escena Priebus y Flynn, en una señal clara de por dónde caminan las prioridades de la nueva administración. La relación entre ambos no ha sido fluida hasta el momento. Durante la campaña, Trump criticó la política de acogida de refugiados de Alemania, que calificó de «error catastrófico» en una entrevista con «Bild», donde sin embargo también denominó a Merkel como «de lejos, la líder más importante de Europa». Merkel, por su parte, ha sido cauta con Trump, con quien dijo estar dispuesta a cooperar «de cerca» si respeta los «valores comunes» de Alemania y EE.UU. como «la democracia, la libertad y el respeto por la ley y por la dignidad humana, sin distinción de color de piel, religión, género, orientación sexual o pensamiento político». Sobre un hipotético levantamiento de sanciones a Rusia, ha defendido, en la misma línea que Francia y el resto de la Unión Europea, que dependerán del cumplimiento del acuerdo de Minsk. También con Shinzo Abe Ahí no acabó la actividad diplomática de Trump: a primera hora de la mañana habló con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe. Según dejó saber la Casa Blanca, Trump le constató «el compromiso inquebrantable de EE.UU. en mantener la seguridad de Japón» y repasaron detalles sobre la próxima visita del secretario de Defensa, James Mattis, a Asia, con parada en Japón. La tensión en la región del Pacífico se ha disparado con el expansionismo chino en el Mar de la China Meridional y en las islas Senkaku, cuya soberanía disputa a Japón. Durante la campaña, Trump se esforzó en aliviar esas tensiones: dijo que EE.UU. se gasta demasiado dinero en la protección militar de Japón e incluso llegó a sugerir que el Gobierno nipón desarrolle su propio programa de armas nucleares. La Casa Blanca también dijo que Trump y Abe se consultarán y cooperarán sobre «la amenaza que supone Corea del Norte» y que reforzarán «el comercio bilateral». El presidente de EE.UU. acaba de decretar la salida del Tratado de Libre Comercio Transpacífico, en el que su país y Japón son las principales economías. Con Malcolm Turnbull, presidente de otro país firmante, Australia, también habló por teléfono a última hora del día.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las autoridades malasias iniciaron hoy la búsqueda de una embarcación turística con 31 personas a bordo que desapareció la víspera tras partir con destino a una isla de la costa oriental del país, informan fuentes oficiales. Entre los pasajeros se encuentran 28 ciudadanos chinos y tres tripulantes. El catamarán, propiedad de un empresa dedicada al turismo, zarpó la mañana del sábado desde Kota Kinabalu, capital de la provincia de Sabah, en el noroeste de la isla de Borneo, hacia la isla de Mengalum, a unos 30 kilómetros al oeste del punto de partida. El propietario del navío alertó a las autoridades anoche de que el barco no había regresado de la excursión, informó el diario local «The Star». Los guardacostas malasios han establecido un radio de unas 400 millas cuadradas para la búsqueda y rescate de la embarcación y sus pasajeros, en la que también participan varios buques de la Marina.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las medidas populistas de Trump desdibujan el Partido Republicano
El empuje de Donald Trump, el promotor inmobiliario que ha irrumpido a ritmo de una orden ejecutiva diaria, no ha recibido por ahora freno alguno por parte del Partido Republicano. Pese a que su revolución populista choca frontalmente con la esencia de la formación de Ronald Reagan, hasta ahora el referente indiscutible, los dirigentes republicanos muestran de momento una notable capacidad de adaptación al credo de su nuevo líder, Donald Trump. El agresivo proteccionismo de situar «América por delante», la política antiinmigración más radical en décadas y un ambicioso plan de infraestructuras, como modelo keynesiano de impulsar la economía y el empleo, han sido aceptados por la dirección republicana. Aunque el alcance de la transformación del partido conservador recibirá ahora la prueba del nueve de la tramitación del Congreso, el laboratorio donde la legislación resultante deberá avalar o matizar el agresivo cambio para el país que plantea el nuevo inquilino de la Casa Blanca. La frase del speaker del Congreso, Paul Ryan, mucho más dócil que cuando ejerció de guardián del espíritu republicano frente a las promesas del entonces candidato, empieza a definir el nuevo tiempo: «Esta va a ser una presidencia poco convencional. Es algo a lo que vamos a tener que acostumbrarnos». El nuevo líder está poniendo patas arriba todos los grandes principios que han definido el Great Old Party (GOP) las últimas décadas. Y a un ritmo infernal. Con una acumulación de siete órdenes ejecutivas en la primera semana, un recurso supuestamente excepcional del presidente que supera los cinco que empleó Obama y los dos de Clinton (George W. Bush ninguna), Donald Trump actúa de ejecutivo, nunca mejor traída la palabra. El gestor acostumbrado a dirigir su imperio con agilidad y rapidez de decisiones se adapta como anillo al dedo a la fórmula legal de urgencia potestad del presidente. «Voy a gestionar el país como una empresa», prometió. Mucho más previsible de lo que ha sido definido, Trump no tiene intención de frenar su marcha. Los dirigentes pusieron al mal tiempo buena cara en su congreso del jueves en Filadelfia, donde ratificaron las decisiones del presidente, pese a que muchas de sus proclamas no fueran recibidas con entusiasmo por la flor y nata del republicanismo. Medidas proteccionistas Las medidas proteccionistas han sido el primer reclamo que ha desmadejado las convicciones conservadores en pro del libre comercio. Para los convencidos, la supresión del Acuerdo Transpacífico (de EE.UU. con once países de América y Asia), que sólo tenía pendiente la aprobación del Congreso, puede tener la justificación de que fue aprobada por el presidente Obama. Pero la llamada a renegociar el Nafta (con México y Canadá) topa con quien fue precisamente el impulsor del pacto: Ronald Reagan. Cuando Trump clamó ante el auditorio republicano «¿quién coño negoció esto?», la respuesta fue un clamoroso silencio. Aunque si nos atenemos al pensamiento del votante, los vientos soplan en favor de Trump. Según Pew Research Center, un 68% cree que el Nafta «no ha benficiado al país», mientras que un 24% opina que sí. En cambio, entre los votantes demócratas, los que lo apoyan son la mitad. En tiempos de zozobra, el país y el mundo parecen haberse puesto del revés. Inmigración Las duras medidas contra la inmigración aprobadas por Trump, el otro gran eje de su política, también contradicen el comportamiento de sus antecesores republicanos. Hace poco más de treinta años, Reagan regularizó a más de tres millones de indocumentados al firmar la Ley de Reforma y Control de la Inmigración. A principios de 2004, George W. Bush puso en marcha un sistema de permisos de trabajo que benefició a casi diez millones de inmigrantes. La decisión del nuevo presidente, y menos su enfrentamiento con México a costa del muro, no ha gustado a todos los republicanos. Charlie Dent, congresista por Pensilvania, fue una de las voces críticas: «No me gusta una medida que puede alimentar el antiamericanismo en los países de Latinoamérica». Pero la dirección en el Congreso ha asumido la propuesta. Incluso, Paul Ryan, que se desmarcó abiertamente en campaña del cierre de las fronteras a los procedentes de países musulmanes con terrorismo, la otra gran medida antiinmigración de Trump, abraza ahora la decisión «en pos de la seguridad del país». Infraestructuras Aunque la gran prueba de fuego para los republicanos en el Congreso puede ser el plan de infraestructuras, muy goloso para impulsar la creación de empleo, pero que puede disparar aún más la deuda pública. Los guardianes de la limitación del gasto público se debaten ahora entre contradecirse con sus ocho años anteriores de control férreo o poner freno al huracán Trump. Es el sino de este mandato. Una adaptación a la fuerza PROTECCIONISMO/LIBRE COMERCIO Trump suprime el TPP, impugna el NAFTA y promete aranceles. Ha liquidado de un plumazo el Transpacífico, que estaba en el tradicional espíritu republicano, favorable al libre comercio. El NAFTA lo impulsó Reagan. Los republicanos aceptan gravar las importaciones. Frente a la apertura de mercados, defendido aún por el partido en campaña, sus líderes preparan en el Congreso el establecimiento de aranceles a la importación. CIERRE DE FRONTERAS/REGULARIZACIÓN Trump aprueba construir un muro con México. El nuevo presidente abre una guerra con el país del sur, al que exige que pague la construcción. Y cierra la frontera a inmigrantes de países musulmanes con terrorismo. Los republicanos lo apoyan por la seguridad del país. El speaker del Congreso, Paul Ryan, que rechazó las medidas en campaña, respalda ahora las medidas del presidente, por la seguridad de los estadounidenses. PLAN DE INFRAESTRUCTURAS/GASTO PÚBLICO Trump propone un billón en inversiones. El presidente asegura que atraerá a su ejecución a la empresa privada y creará 15 millones de empleos. Hay consenso en que supondrá un aumento del gasto público. Los republicanos, dispuestos a hacer tabla rasa. El partido más combativo en la contención del gasto acepta ahora el plan, pese a que la deuda pública de Estados Unidos ya roza los 20 billones de dólares.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Casa Blanca arremete contra los diplomáticos críticos con el veto antiinmigración de Trump
La Casa Blanca ha lanzado este lunes u n ultimátum a más de 100 diplomáticos estadounidenses que han criticado internamente el veto temporal impuesto por Donald Trump a la entrada a Estados Unidos de personas de siete naciones de mayoría musulmana. En concreto, el portavoz Sean Spicer, les ha exigido que abandonen su cargo si no están dispuestos a aceptar la medida: «Deberían ajustarse al programa o irse», ha afirmado el representante de la administración Trump. Spicer ha reaccionado así a un mensaje que ha circulado entre diplomáticos estadounidense en todo el mundo, y que según algunos medios ha recibido más de 100 firmas, antes de ser remitido al llamado «canal de discrepancias» del Departamento de Estado. Dicho canal se mantiene desde la guerra de Vietnam (1955-1975) para que los empleados puedan expresar su disconformidad a las altas esferas de la diplomacia estadounidense sin temor a represalias, y los documentos allí archivados deben recibir una respuesta oficial en un plazo de entre 30 y 60 días. En el mensaje, los diplomáticos han expresado su oposición a la parte del decreto firmado este viernes por Trump que prohíbe durante 90 días la entrada al país a los ciudadanos de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán. «No alcanzará su objetivo» Los firmantes del documento han advertido que «esta prohibición, que solo puede levantarse bajo condiciones que a los países les resultará difícil o imposible cumplir, no alcanzará su objetivo señalado de proteger al pueblo estadounidense de ataques terroristas de ciudadanos extranjeros que ingresen en Estados Unidos». En este sentido, han añadido que «esa política va en contra de importantes valores estadounidenses como la no discriminación, el juego limpio y la bienvenida a los visitantes extranjeros y los inmigrantes». «Canal de discrepancias» El portavoz en funciones del Departamento de Estado, Mark Toner, ha asegurado hoy estar «al tanto» de ese mensaje y defendido la necesidad de que los empleados de la agencia pueda registrar su disconformidad con ciertas políticas dentro del «canal de discrepancias». Toner ha añadido en un comunicado que «este es un proceso importante que el secretario de Estado en funciones (Thomas Shannon) y el Departamento de Estado en su conjunto valoran y respetan. Permite que los empleados expresen sus opiniones distintas sobre una política de forma cándida y privada a los líderes" de la agencia, afirmó Toner en un comunicado. Los firmantes del documento, publicado por varios medios de comunicación, alertan de que el veto «amargará inmediatamente las relaciones» con los siete países afectados y «buena parte del mundo musulmán, que considera que la prohibición ha estado motivada por la religión». «Al alienarlos, perdemos acceso a la inteligencia y los recursos que necesitamos para combatir las causas que están en la raíz del terrorismo en el extranjero, antes que haya un ataque en nuestro país», han denunciado los diplomáticos, preocupados además por un aumento en el «sentimiento antiestadounidense» en el mundo. También han advertido de que el requisito impuesto a los países para que el veto se levante -garantizar que cada individuo que pide visado es quien dice ser y no una amenaza- es demasiado «vago y nebuloso» para que esos Gobiernos puedan o quieran cumplirlo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El líder religioso Rizieq Shihab es acusado de difamar al expresidente indonesio Sukarno
La Policía de Indonesia ha acusado al líder religioso Rizieq Shihab, máxima figura del Frente de Defensores Islámicos (FPI), de difamación ante los comentarios expresados contra el expresidente Sukarno, así como contra la ideología oficial del país (Pancasila). La semana pasada, cientos de simpatizantes del FPI se habían concentrado en la capital de Indonesia, Yakarta, para protestar contra otra investigación abierta a Shihab, denunciado en este caso por, presuntamente, insultar a la moneda nacional. Las acusaciones, una de las numerosas a las que se enfrenta el líder religioso, se centraban entonces en un vídeo difundido en las redes sociales donde Shihab alegaba que los nuevos billetes en circulación presentan los símbolos comunistas de la hoz y el martillo comunista. Su argumento fue desmentido por la empresa encargada de la impresión del papel moneda. Sin embargo, ahora, por esta última causa de difamación, el líder religioso se enfrenta hasta a cuatro años y nueve meses de prisión. «Tenemos pruebas suficientes, y hemos nombrado a Rizieq Shihab sospechoso», destacó el portavoz policial Yusri Yunus. La presunta calumnia tuvo lugar durante un discurso en la provincia de Java Occidental, aunque las autoridades evitaron mencionar las palabras exactas. Precisamente, la investigación contra el líder religioso se produce tras el controvertido proceso por blasfemia contra el gobernador de Yakarta, a quien se acusa de ultrajar al Corán. Entonces, el panel de jueces rechazó las alegaciones de los abogados de Basuki Tjahaja Purnama, conocido como «Ahok» para anular el caso. En este sentido, el país asiático se ha visto salpicado de violentas protestas que exigen la dimisión de «Ahok», quien ha negado que su intención fuera insultar al Islam . Los manifestantes, que caminan bajo el liderazgo del grupo FPI aseguran que el gobernador de Yakarta faltó al respeto al libro sagrado tras criticar a varios de sus oponentes, quienes se refirieron a un verso que advierte de la alianza con cristianos y judíos («Ahok» es de religión cristiana). «Señoras y señores, ustedes no tienen que votar por mí, porque les han mentido quienes utilizan el versículo 51 de la Surah al Maidah (del Corán)», aseguró el político en el polémico discurso, realizado el pasado 27 de septiembre. El FPI ya había intentado, sin éxito, impedir en 2014 la toma del poder de «Ahok» bajo la premisa de la incapacidad de un cristiano para representar a una ciudad de mayoría musulmana. Sin embargo, durante la apertura del juicio el pasado día 13, el gobernador negó los cargos. «Como persona que creció en los círculos islámicos, no es posible para mí insultar al Islam», aseguro «Ahok», quien de ser declarado culpable se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel. En este sentido, organizaciones pro derechos humanos han pedido el fin de la investigación por blasfemia contra el político. «Al llevar a cabo una investigación criminal y nombrar a ?Ahok? como sospechoso, las autoridades han mostrado que están más preocupados por grupos religiosos que por respetar y proteger los derechos humanos para todos», aseguraba el pasado noviembre Rafendi Djamin, director de Amnistía Internacional para la región del Sudeste Asiático-Pacífico. Entre los principales rivales de «Ahok» en las elecciones del próximo mes de febrero se encuentran Agus Harimurti, hijo del expresidente Susilo Bambang Yudhoyono, así como el exministro Anies Baswedan.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se recrudece otra vez la violencia en el este de Ucrania
Desde que, el domingo por la mañana, las milicias prorrusas de la autoproclamada República Popular de Donetsk, lanzaran una potente ofensiva contra las posiciones del Ejército ucraniano en las localidades de Avdéyevka y Yasinovátaya, la situación sobre el terreno no ha cesado de agravarse. Vuelve a acelerarse el conteo de muertos y la destrucción de infraestructuras. El presidente ucraniano, Piotr Poroshenko, ha tenido que suspender su visita a Alemania y regresar a Kiev para ponerse al frente de la célula de crisis. El Cuartel General de las tropas ucranianas en la zona aseguró hoy mediante un comunicado que «Avdéyevka ha estado siendo bombardeada masivamente durante la noche con misiles Grad por las fuerzas de ocupación». El parte castrense habla de muertos, heridos y viviendas derruidas, aunque sin especificar cifras concretas. Avdéyevka se encuentra a unos 15 kilómetros al norte de Donetsk, capital de la provincia que lleva el mismo nombre, mientras que Yasinovátaya, también alcanzada por las bombas, está un poco más al este. Ambas poblaciones forman parte del «cinturón» creado por el Ejército ucraniano para aislar a los rebeldes e impedir que puedan avanzar hacia el norte y el oeste. El Ministerio de Exteriores de Ucrania sostiene en una nota de prensa difundida a través de su página web que las hostilidades han dejado a Avdéyevka y Yasinovátaya sin suministro de agua, electricidad y sin calefacción cuando la temperatura allí ronda los 20 grados bajo cero. La Cancillería ucraniana responsabiliza del agravamiento de la situación a las «fuerzas terroristas rusas», a las que acusan de «crímenes de guerra» y de haber acabado con la vida de ocho militares ucranianos y dos civiles. Cifra en 26 el número de heridos entre sus soldados. Los separatistas, sin embargo, dicen haber producido 78 bajas a las tropas de Kiev y ser ésa la razón que ha obligado a Poroshenko a volver precipitadamente a Ucrania. El presidente ucraniano hizo el lunes desde Berlín un llamamiento a la Unión Europea y a Estados Unidos para que intensifiquen la presión sobre el presidente Vladímir Putin para forzarle a negociar con Kiev y a abandonar su actitud hostil, incluso ampliando el actual régimen de sanciones si fuera necesario. Por su lado, la canciller alemana, Angela Merkel, reconoció que el alto el fuego vigente en el este de Ucrania «ha sido roto». Según su opinión, la situación es «preocupante». No obstante, cada vez son más las voces, tanto en EEUU como en la UE, que claman a favor de levantar las sanciones a Rusia. En este contexto, la ex primera ministra ucraniana, Julia Timoshenko, líder de la formación Batkívshina (Patria), ha partido para Washington con el objetivo de presentar a la Administración de Donald Trump un «plan de paz» para acabar con la violencia en las regiones separatistas ucranianas de Donetsk y Lugansk. Timoshenko espera lograr el respaldo de EEUU a su iniciativa. Las autoridades ucranianas y la élite política temen que el mundo les olvide y el conflicto en el este del país quede «congelado» como ha sucedido en los casos de Transnistria, Abjasia, Osetia del Sur o Nagorno-Karabaj. Kiev exige que se cumplan los acuerdos firmados en Minsk (Bielorrusia) en febrero de 2015, que contemplan la celebración de elecciones locales con participación de todos los partidos existentes en Ucrania, la retirada de todas las fuerzas «extranjeras» de la zona y la devolución del control de la frontera con Rusia. Moscú y los separatistas prorrusos, a su vez, acusan a Kiev de no promover las leyes de autonomía que también recoge lo pactado en Minsk en favor de los dos enclaves rebeldes. El cumplimiento de lo acordado en Minsk es la condición exigida por Occidente para levantar las sanciones a Rusia. Según datos facilitados por la ONU, desde que comenzó la guerra en el este de Ucrania, en abril de 2014, han muerto más de 10.000 personas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
María Corina Machado: «Pedimos coherencia y fuerza a la comunidad internacional»
María Corina Machado, exdiputada y líder de Vente Venezuela, no duda en calificar la crisis abierta por la decisión del Tribunal Supremo de «explosiva y decisiva». Y subraya que esto vuelve a demostrar «que la dictadura va en serio. Ya lo hemos advertido bastante. Lo que viene ahora es enfrentarla, derrocarla y reconstruir el país». ¿Qué hace falta todavía para que Maduro renuncie y convoque elecciones para producir un cambio pacífico? Lo primero es enfrentarla. Esta es una dictadura mafiosa. Maduro no va a entregar el poder así sin más. Hay que aplicarle fuerza y presión. Tener presente que con la dictadura no se convive. La tragedia que vive Venezuela es responsabilidad de Rodríguez Zapatero junto a fuerzas internas y externas que habían pactado darles largas al referéndum revocatorio para apuntalar a Maduro en el poder. ¿El golpe le ha dado la razón a Luis Almagro, secretario de la OEA? Su propuesta era dar un plazo a la negociación para concretar los mecanismos para convocar las elecciones y liberar a los presos políticos. Pero lo que hizo Maduro fue saltar la vía pacífica para dar paso a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana. ¿Ya se acabó el tiempo de la negociación, qué solución propondría el Consejo Permanente de la OEA? Hay que entender en el plano internacional que el tiempo de la gente no es el mismo de los políticos o de los diplomáticos. El tiempo de los venezolanos es del hambre. Venezuela ha esperado demasiado tiempo. Mire mientras los diputados estaban protestando la sentencia del Supremo Tribunal en la cola para comprar un kilo de harina moría una anciana de un infarto. ¿Qué más puede ocurrir? En la OEA tienen que entender que el régimen de Maduro avanzó y aceleró hasta el fondo, y tiene que haber una reacción o respuesta de la comunidad internacional equivalente a la ruptura del hilo constitucional. Así como Maduro pisotea y destruye la Constitución venezolana, así también lo hace con la Carta Interamericana. La OEA tiene que hacerse respetar y mostrar que sirve para algo. ¿Qué tan grave es la situación? La situación es tan crítica y grave que debería convocar una reunión de cancilleres de la OEA y actuar de inmediato sin más dilaciones. ¿Actuar cómo, aplicando el artículo 21 de suspender a Venezuela de la OEA, lo que podría perjudicar a todos? Es un gran engaño que la aplicación de la carta vaya a perjudicar incluso a la oposición. No implica cierre de frontera, ni aislamiento ni invasión extranjera. Eso es mentira. Si Venezuela queda suspendida de la OEA continuará bajo la supervisión de la organización. ¿Y si Maduro se retira antes de la OEA para evitar la suspensión? No puede. Es un procedimiento que toma como mínimo un par de años hasta que se restablezca la democracia. ¿Qué hay detrás de la sentencia del golpe jurídico contra el parlamento? Detrás hay intereses económicos y relaciones oscuras entre Maduro y las mafias extranjeras que lo apoyan. No quieren que el Parlamento les perjudique sus negocios. Pero más allá de los negocios turbios, la naturaleza del régimen es totalitaria. ¿Qué ayuda le pediría a la comunidad internacional? Pedimos coherencia, que no se confunda su apoyo con el dialogo falso que impulsaba Zapatero. Necesitamos la fuerza de la comunidad internacional para enfrentar la dictadura de Maduro. ¿Para qué ha servido el golpe de Estado? Lo ocurrido ha contribuido a unir a la oposición para enfrentar con firmeza a la dictadura ¿No resultan peligrosas las protestas que son atacadas por los «colectivos» armados? Sí, pero indispensables. Me emociona ver a la gente que sale a la calle a manifestarse contra el golpe. Son principalmente mujeres y jóvenes. Estamos en una encrucijada y en una transición. No vamos a esperar dos años para que se convoquen las elecciones ¿Qué le diría a la fuerza armada ante las marchas que se están organizando? A la fuerza armada le toca defender al pueblo. Estamos en un momento decisivo. ¿Está la fuerza armada más al lado de Maduro que del pueblo? Como en todas las instituciones la fuerza armada nacional ha sido infiltrada por las mafias. Pero confío en la reserva moral de los soldados, que son demócratas y profesionales. Yo hablo con ellos y sufren como el resto de los venezolanos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La muerte y la tragedia se ensañan con Colombia
Una de las primeras imágenes que quienes llegan a Mocoa ven de la tragedia que vive esta ciudad del sur de Colombia es la de una multitud que espera pacientemente a las puertas de un cementerio información sobre familiares y amigos fallecidos en la avalancha que dejó más de 200 muertos. El cementerio antiguo, como lo llaman, es paso obligado de quienes llegan a Mocoa, capital del departamento del Putumayo, por la carretera que une la ciudad con la vecina localidad de Villagarzón, donde está el aeropuerto que la comunica por vía aérea con Bogotá. Como la morgue de Mocoa está saturada de cadáveres, las autoridades han trasladado a muchos de los fallecidos, envueltos en bolsas de plástico blancas, hasta el viejo cementerio donde esperan identificarlos y entregarlos a sus familiares. Alrededor de un centenar de personas espera a las puertas del camposanto en la más absoluta tranquilidad, como si estuvieran acostumbrados a la tragedia, para saber si a quienes buscan están entre los muertos o entre los desaparecidos, cuyo número no se ha establecido. Según datos de la Unidad Nacional de Riesgo de Desastres (UNGRD), de los 200 fallecidos ya confirmados oficialmente por la avalancha del río Mocoa y sus afluentes Sangoyaco y Mulatos, 54 han sido identificados plenamente. La Policía controla la entrada y no permite que la prensa se acerque demasiado por motivos de seguridad y de higiene, pues el olor fétido de la muerte se siente por momentos en medio del calor de la mañana según la dirección en la que corra el viento. Según relata a Efe el enfermero Cristóbal López, voluntario de la Defensa Civil, la noche del viernes, cuando el diluvio que cayó en la zona de Mocoa, ciudad de unos 45.000 habitantes, precipitó la tragedia, lo primero que hizo fue auxiliar a su familia y enseguida correr a ayudar a los demás. «Esto era muy crítico, vivir la experiencia fue muy duro. Observar cómo los árboles desaparecían como si fueran hechos de papel, todo se venía encima», recuerda. López cuenta que «las primeras horas fueron muy duras» pues todo el mundo corría despavorido, «sin mirar la avalancha», y «la gente, los carros desaparecían en el agua, y algunos pudieron salir (de la riada), pero otras personas no». «Se escuchaban gritos de todos lados, algunos te reconocían y decían,'vea mi familia está perdida, no sé donde está'», afirma. La magnitud de la tragedia se percibe también nada más llegar al pequeño aeropuerto de Villagarzón, que solo recibe vuelos comerciales de la aerolínea estatal Satena y de aviones y helicópteros militares y hoy es un hervidero de distintas aeronaves de las Fuerzas Armadas que llegan con socorristas, funcionarios del Gobierno, periodistas y toneladas de ayuda humanitaria. Toda la actividad se centra en ayuda para los damnificados por la avalancha precipitada por el fuerte aguacero que cayó en la zona el viernes por la noche, y los aviones que llegan con alimentos y medicinas regresan con heridos. En la carretera que conduce del aeródromo hacia Mocoa también hay un movimiento inusual de todo tipo de vehículos que trabajan en la emergencia. Por esta carretera de doble sentido hay un tráfico continuo de vehículos de emergencia, de bomberos de ambulancias y equipos de rescate pues por ser la que comunica con el aeropuerto, es la principal vía de comunicación de Mocoa con el resto del país. En medio de la devastación que se observa por donde quiera que se mire, hay quienes dan una muestra de entereza en medio de la tragedia, como José Noel Marcasú, propietario de una ferretería que lo perdió todo aunque salvó su vida porque a la hora de la avalancha, por ser de noche, estaba en su casa en otro sector de Mocoa. «Esto fue un desastre total, con la gente corriendo de un lado para otro y el río corría por la calles», relata. Marcasú muestra el local donde funcionaba la ferretería y dice que sólo le quedó «lo que dejó el agua». «Como lo puede ver, el local quedó totalmente destruido; son cosas de la naturaleza, pero mientras uno esté con vida se puede a salir adelante nuevamente», agrega con una entereza envidiable.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Colombia busca a centenares de desaparecidos por las riadas
Colombia sigue intentando recuperarse de los estragos provocados por las riadas en la ciudad de Mocoa. Ayer, casi dos días después de la tragedia, el balance provisional de víctimas mortales alcanzaba las 207 personas, entre las que habría al menos 43 niños. Estas eran las cifras que hizo públicas el presidente, Juan Manuel Santos, que volvió a viajar a la zona afectada, pero la Cruz Roja elevó el número de muertos hasta los 234. Horas más tarde, el propio presidente confirmó que la cifra ascendía a 254. El presidente viajó de nuevo a la ciudad de Mocoa, zona cero de la tragedia, acompañado por cinco de sus ministros. «Hoy he venido a resolver los cuellos de botella que están presentes para que la parte humanitaria fluya con más facilidad y desde ahora comenzar la etapa de la reconstrucción», añadió. El jefe del Estado confirmó que se inició el proceso de identificación de cadáveres y calculó que unas 85 víctimas ya han sido reconocidas, cifra que consideró alta «frente a las circunstancias». En la ciudad, las imágenes son de total desolación. Una de las primeras cosas que quienes llegan a Mocoa ven de la tragedia que vive esta ciudad del sur de Colombia es una multitud que espera pacientemente a las puertas de un cementerio información sobre familiares y amigos fallecidos en la avalancha. El cementerio antiguo, como lo llaman, es paso obligado de quienes llegan a Mocoa, capital del departamento del Putumayo, por la carretera que une la ciudad con la vecina localidad de Villagarzón, donde está el aeropuerto que la comunica por vía aérea con Bogotá. Como la morgue de Mocoa está saturada de cadáveres, las autoridades han trasladado a muchos de los fallecidos, envueltos en bolsas de plástico blancas, hasta el viejo cementerio donde esperan identificarlos y entregarlos a sus familiares. Alrededor de un centenar de personas esperan a las puertas del camposanto en la más absoluta tranquilidad, como si estuvieran acostumbrados a la tragedia, para saber si a quienes buscan están entre los muertos o entre los desaparecidos, cuyo número no se ha establecido. Según datos de la Unidad Nacional de Riesgo de Desastres (UNGRD), de los fallecidos ya confirmados, 54 han sido identificados plenamente. La Policía controla la entrada y no permite que la prensa se acerque demasiado por motivos de seguridad y de higiene, pues el olor fétido de la muerte se siente por momentos en medio del calor de la mañana según la dirección en la que corra el viento. Según relató a Efe el enfermero Cristóbal López, voluntario de la Defensa Civil, la noche del viernes, cuando el diluvio que cayó en la zona de Mocoa, ciudad de unos 45.000 habitantes, precipitó la tragedia, lo primero que hizo fue auxiliar a su familia y enseguida correr a ayudar a los demás. Esto era muy crítico, vivir la experiencia fue muy duro. Observar cómo los árboles desaparecían como si fueran hechos de papel, todo se venía encima», recuerda. López cuenta que «las primeras horas fueron muy duras» pues todo el mundo corría despavorido, «sin mirar la avalancha», y «la gente, los carros desaparecían en el agua, y algunos pudieron salir, pero no todo el mundo lo conseguía». Su estremecedor relato continúa: «Se escuchaban gritos de todos lados, algunos te reconocían y decían, «vea mi familia está perdida, no sé donde está». Mensaje del Papa Sobre el terreno, los equipos de emergencia continúan la búsqueda de los desaparecidos. La Fuerza Aérea Colombiana reportó que desplegó 26 rescatadores y dos toneladas de carga tenían prevista su llegada en las próximas horas. También se preveía que durante la noche se entregaran medicinas y otros artículos de primera necesidad. Para las operaciones del día de hoy se tiene un equipo de casi 1.300 personas del SNGRD entre Ejército, Policía, Fuerza Aérea, Armada, Defensa Civil, Bomberos, Cruz Roja, UNGRD, Gobernación, Alcaldía, CTI, Medicina Legal, y Corpoamazonía. Desde el exterior, se sucedían las muestras de solidaridad con Colombia. La más destacada la del Papa Francisco, que se mostró desde Roma «profundamente apenado» y dijo rezar por las víctimas y sus familiares.