Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte lanza otro misil fallido en un gesto de desafío ante las presiones de Estados Unidos
Corea del Norte ha realizado este sábado un nuevo ensayo de un misil balístico que aparentemente explotó minutos después de su lanzamiento, según fuentes militares surcoreanas y de Estados Unidos. «Corea del Norte disparó un misil no identificado desde un lugar en Bukchang, en la provincia de Pyeongan del Sur, en dirección al noreste a las 5:30 horas (20:30 GMT)», informó el Estado Mayor Conjunto (JCS) de Corea del Sur en un comunicado. Seúl señaló que el proyectil voló a una altitud máxima de 71 kilómetros, mientras que fuentes militares estadounidenses aseguraron que pudo tratarse de un misil de medio alcance que fue lanzado en dirección al Mar de Japón pero que no consiguió salir de territorio norcoreano. La nueva prueba de misiles se produce en un momento de alta tensión entre el régimen de Kim Jong-un y EE.UU. precisamente por los continuos lanzamientos de misiles de Pyongyang y la movilización de un portaaviones nuclear a la región por parte de Washington. Varios ensayos sin éxito El pasado 16 de abril, Corea del Norte realizó otro ensayo fallido de un misil en coincidencia con las celebraciones del 105 aniversario del nacimiento del fundador del país, Kim Jong-un, y la visita a Seúl del vicepresidente estadounidense, Mike Pence. Después de otro lanzamiento fallido de un misil balístico el 5 de abril, Washington -que ha insinuado en las últimas semanas haber estudiado un hipotético ataque preventivo contra Pyongyang- respondió con el envío a la península coreana de un portaaviones nuclear, lo que ha disparado a niveles máximos la tensión en la zona. Corea del Norte ha advertido de que está ultimando el desarrollo de un misil balístico intercontinental (ICBM) con capacidad de alcanzar Estados Unidos, aunque los expertos se muestran escépticos con que su capacidades estén tan avanzadas. Horas antes de que Corea del Sur asegurara que Corea del Norte ha lanzado un misil este sábado por la mañana, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, ha advertido el viernes de que la amenaza de un ataque de Corea del Norte contra Japón y Corea del Sur es real, por lo que ha emplazado al Consejo de Seguridad a actuar «antes de que lo haga» el régimen que lidera Kim Jong Un. «Con cada prueba de misiles y la sucesiva detonación, Corea del Norte empuja a Asia y al mundo a esta r más cerca de la inestabilidad y de un conflicto más amplio«, ha afirmado Tillerson. «La amenaza de un ataque de Corea del Norte contra Seúl o Tokio es real», ha subrayado. La respuesta de Trump A este nuevo incidente en la escalada de tensión, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha asegurado que, con su nuevo ensayo de misil balístico, el líder norcoreano, Kim Jong-un, faltó al respeto a China. «Corea del Norte no respetó los deseos de China ni de su muy respetado presidente (Xi Jinping) cuando lanzó hoy, aunque sin éxito, un misil. ¡Mal!», ha dicho Trump en un mensaje en Twitter que más tarde ha borrado. En Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, confirmó que el Comando Pacífico del Ejército estadounidense había detectado el lanzamiento del misil y añadió que el proyectil no había salido de territorio norcoreano. Esta acción llega el mismo día en que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas está analizando la crisis derivada del programa nuclear y de desarrollo de misiles del régimen norcoreano, que lidera Kim Jong Un.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El coste del escudo antimisiles contra Kim Jong-un tensa la alianza entre EE.UU. y Corea del Sur
Mientras Kim Jong-un sigue disparando nuevos misiles, como el que estalló al poco de ser lanzado durante la madrugada del sábado, el escudo que Estados Unidos está desplegando para protegerse de sus amenazas tensa su alianza con Corea del Sur. Dichas baterías antimisiles, conocidas como THAAD por sus siglas en inglés, ya se están instalando en el condado de Seongju, en la provincia de Gyeongsang del Norte, en medio de fuertes protestas. Pero lo que ha enervado a la sociedad y la clase política de este país no son las violentas manifestaciones contra el escudo ni las críticas de China, que teme que sus potentes radares espíen su territorio, sino la última ocurrencia de Trump. En la entrevista concedida a la agencia Reuters por sus cien días de gobierno, el presidente de EE.UU. sorprendió a todo el mundo al asegurar que Corea del Sur debería abonar el escudo antimisiles, que cuesta mil millones de dólares (917 millones de euros). «¿Por qué deberíamos pagarlo? Es un sistema defensivo fenomenal, el mejor del mundo hasta ahora, y tiene como misión proteger a Corea del Sur. Con todo el respecto, creo que sería apropiado que ellos lo pagaran», reiteró después el magnate populista al «Washington Times». Aunque la Casa Blanca todavía no ha aclarado sus palabras, la propuesta de Trump ha causado un profundo malestar en Corea del Sur, donde ha dado todavía más alas a quienes se oponen a este escudo antimisiles. Entre ellos destaca el favorito a las elecciones presidenciales del 9 de mayo, Moon Jae-in, quien ya ha anunciado que revisará su despliegue si gana. Con una amplia ventaja en las encuestas, el candidato del Partido Democrático aboga por el diálogo con Corea del Norte y ha criticado que la instalación del escudo fue una decisión unilateral de la expresidenta Park Geun-hye, destituida y bajo arresto por el escándalo de corrupción de la «Rasputina». Tras casi una década de hegemonía conservadora, todo apunta a que este caso de tráfico de influencias devolverá el poder a la izquierda y propiciará un cambio de la política surcoreana hacia el régimen del joven dictador Kim Jong-un. Para empezar, Kim Ki-jung, principal consejero en política exterior de Moon Jae-in, ya ha dicho que «comprar el escudo antimisiles sería una opción imposible» porque, «incluso si lo adquirimos, su funcionamiento estaría en manos de EE.UU.». Por su parte, el periódico de centro-derecha «JoongAng Ilbo», uno de los tres mayores del país, también ha rechazado la propuesta de Trump. «El Tío Sam no puede pedirle a Seúl que asuma el coste del escudo. Como este sistema defensivo de misiles es un activo de las fuerzas de EE.UU., Washington es responsable de su coste», razona en un editorial este periódico. Basa su opinión en que «el THAAD está fundamentalmente destinado a proteger a las tropas estadounidenses destinadas en Corea del Sur de los ataques con misiles del Norte». Precisamente, el trato para mantener dichas tropas en su territorio es uno de los motivos que argumenta Seúl para no sufragar el escudo antimisiles. Según informa la agencia estatal de noticias Yonhap, el Ministerio de Defensa surcoreano ha asegurado en un comunicado que «sigue sin cambiar la posición oficial, por la que nuestro Gobierno aporta los terrenos y otras infraestructuras mientras que EE.UU. cubre el coste del despliegue y mantenimiento del sistema THAAD conforme a las normas del Acuerdo sobre el Estatus de las Fuerzas Armadas (SOFA, en sus siglas en inglés)». Debido a su especial tratado bilateral con Washington, que deberá renovarse en 2018, Seúl paga cada año casi un billón de won (740 millones de euros) por mantener a los 28.500 soldados estadounidenses acantonados en su territorio, lo que supone un 70 por ciento de su coste total. A pesar de tan elevada cantidad, Trump ya pregonó durante su campaña electoral que los aliados de EE.UU., como Corea del Sur y Japón en Asia, debían contribuir con más dinero a su defensa militar. Tras varios meses en los que no ha vuelto a mencionar dicha idea, su propuesta de que Seúl pague el escudo antimisiles parece ir en ese sentido. Sin embargo, otros expertos creen que pretende así presionar al Gobierno surcoreano para mejorar el tratado de libre comercio que ha heredado de Obama. «Es inaceptable, un trato horrible firmado por Hillary Clinton que vamos a renegociar o terminar», anunció en su entrevista con Reuters. Pero antes tendrá que esperar a las elecciones surcoreanas y a la previsible victoria del Partido Democrático, que aboga por depender menos de la Casa Blanca. A modo de declaración de intenciones, su candidato, Moon Jae-in, publicó en enero un libro donde aseguraba que Corea del Sur debía aprender «a decir no a los americanos». Habrá que ver si mantiene su discurso cuando llegue el poder.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Washington exige al mundo más presión sobre Pyongyang
«Esto no es un problema solo de EE.UU. Requerirá una solución internacional». Son palabras de Nikki Haley, la embajadora de EE.UU. ante Naciones Unidas, en un mensaje en Twitter este fin de semana, dentro de las reacciones de la diplomacia estadounidense tras la última provocación armamentística del régimen comunista de Pyongyang. «Ya basta de hablar sobre Corea del Norte. China sabe que tiene que actuar. Japón y Corea del Sur tienen que aumentar la presión». Las exigencias de EE.UU. tienen un destinatario principal: China, a cuyo Gobierno atacó Donald Trump también durante el fin de semana por no atajar un problema que el gigante asiático «podría resolver fácilmente». En un comunicado posterior, Haley negó que su país fuera a convocar una reunión de urgencia en el Consejo de Seguridad de la ONU para buscar nuevas resoluciones contra Pyongyang, que viola «con impunidad» estas medidas. «Una nueva resolución del Consejo de Seguridad que no incremente significativamente la presión internacional a Corea del Norte no tiene valor», dijo Haley. «De hecho, es peor, porque manda un mensaje al dictador norcoreano de que la comunidad internacional no es capaz de enfrentarse a él con seriedad. China debe decidir si finalmente está dispuesta a dar este paso vital. El tiempo de las palabras se ha acabado». Trump habla con Abe Pero el tiempo de las acciones y de los hechos tampoco ha llegado. Ayer, un reportero le preguntó a Donald Trump cuál será la estrategia para resolver esta crisis. «Arreglaremos lo de Corea del Norte, lo arreglamos todo», dijo sin dar muchas pistas. Antes, había arrancado el día con una conversación telefónica con Shinzo Abe, primer ministro de Japón, otro de los países que viven una amenaza directa de Corea del Norte. Ambos coincidieron en la necesidad de más medidas para parar la escalada armamentística de Pyongyang y que la presión hecha hasta ahora por la comunidad internacional no ha surtido efecto. «La comunidad internacional, Rusia y China incluidos, necesita tomarse esto en serio y aumentar la presión», aseguró Abe, que anunció que Japón y EE.UU. tomarán medidas concretas para parar al régimen de Kin Jong-un. Sin embargo, no dio ningún detalle sobre esas medidas. Trump y Abe tampoco entraron a tratar la posibilidad de una acción militar contra Corea del Norte ni qué constituiría una «línea roja» que motivaría una acción de ese tipo, según un portavoz del Gobierno nipón. Ambos sí recalcaron el papel «extremadamente importante» de China para contener a Pyongyang. Relaciones comerciales Desde Pekín, la crisis se ve con otros ojos. Trump ha tratado de vincular una relación comercial más beneficiosa con el gigante asiático a su colaboración en el freno a Corea del Norte, algo a lo que se opone China. «El asunto nuclear de Corea del Norte y las relaciones comerciales entre China y EE.UU. están en dominios completamente diferentes, no tienen relación. No deben ser negociados de forma conjunta», aseguró el viceministro de Comercio, Qian Keming. Los medios de comunicación estatales también criticaron los ataques por Twitter de Trump este fin de semana, en los que el presidente de EE.UU. se mostró «muy decepcionado» con China por su inacción con Corea del Norte. «Pyongyang está decidido a desarrollar su programa nuclear y de misiles y no le importan las amenazas militares de EE.UU. o de Corea del Sur. ¿Cómo van a cambiar esta situación las sanciones de China?», se cuestionaba un editorial del periódico del Partido Comunista. Otra opinión en la agencia de noticias Xinhua criticaba que Pekín necesita «un aliado que coopere en Washington, no uno que culpe a China de los fracasos de EE.UU.».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Arranca en Turquía el mayor juicio contra los supuestos autores del golpe a Erdogan
Las masivas purgas puestas en marcha por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan tras el sangriento y fallido golpe de Estado de hace un año han convertido a los juzgados de Estambul y Ankara en verdaderos centros de la actualidad política y social del país eurasiático. Hoy le toca el turno a la capital, donde ha comenzado el mayor caso hasta la fecha en la serie de procesos judiciales contra los supuestos golpistas. La fiscalía acusa a 486 personas de mantener vínculos con los militares sublevados que durante la noche del 15 al 16 de julio de 2016 mataron a 249 personas e hirieron a otras 2.193. La mayoría de los personas que se sientan en el banquillo formaban parte de las Fuerzas Armadas, aunque entre ellos también hay civiles. Las autoridades les imputan delitos que van desde asesinato y violación de la Constitución hasta intento de asesinato del presidente de la República de Turquía: Erdogan. Sin embargo, no todos comparecerán, pues siete de los acusados se encuentran todavía a la fuga. El más famoso es, sin duda, el clérigo musulmán Fethullah Gülen, a quien el Gobierno turco señala como el cerebro detrás del alzamiento. Gülen reside desde 1999 en los Estados Unidos y Ankara ha pedido que sea extraditado a territorio turco. La demanda, hasta el momento, no se ha traducido en ninguna acción, lo que ha agriado las relaciones entre los dos aliados de la OTAN. Del resto de acusados, 461 ya se encuentran en prisión preventiva, mientras que 18 están en libertad condicional a la espera de que se dicte sentencia. El macrojuicio, que se celebra en unas instalaciones creadas a propósito junto a la prisión de Sincan, en Ankara, tiene el objetivo de arrojar luz sobre lo sucedido la noche del golpe en la base militar de Akinci, que la Fiscalía describe como centro de operaciones de los militares sublevados. Desde allí, sostienen las autoridades, se ordenó el bombardeo del Parlamento turco. No obstante, no se espera que las vistas orales aporten nuevos datos a lo poco que se conoce sobre aquellas fatídicas horas, pues una de las figuras clave, Adil Oksüz, también se encuentra en paradero desconocido. Oksüz, un profesor de teología seguidor del movimiento de Gülen, es conocido como el «Imán de las Fuerzas Armadas» ya que fue capturado la noche del golpe en las inmediaciones de la base militar de Akinci. A pesar de lo extraña que resultaba su presencia en la zona, Oksüz fue liberado el día siguiente y desde entonces se le ha perdido la pista. Las autoridades ven en su implicación una de las principales pruebas de la responsabilidad directa de Gülen en el golpe. Sin embargo, encabezar la lista de los hombres más buscados en Turquía no ha evitado que, transcurrido ya un año, no se tenga ninguna pista sobre su posible localización. Y las autoridades cada vez son más pesimistas sobre la posibilidad de dar con él. A principios de julio, el hasta hace pocos días ministro de Justicia, Bekir Bozdag, especuló con la opción de que Oksüz haya sido asesinado por FETO [Organización Terroristas Fethullah Gülen, siglas que utilizan las autoridades para referirse al movimiento gülenista] para evitar que hable.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos tres muertos y dos heridos en un tiroteo en un tribunal de la provincia de Moscú
Al menos tres miembros de una banda han muerto y otros dos han resultado heridos graves este martes en un tiroteo en un tribunal de la provincia de Moscú en el que eran juzgados por 17 cargos de asesinato y asaltos a mano armada, han informado las autoridades rusas. Los cinco recibieron los disparos después de hacerse con el arma de al menos uno de los policías que los custodiaban para intentar fugarse del tribunal en el que se veía la causa. En el incidente también resultaron heridos al menos tres policías, dos de los cuales fueron los que abrieron fuego contra los criminales cuando éstos intentaban abandonar el edificio. «Hoy en el Tribunal de la región de Moscú, cinco acusados en el caso de la llamada 'banda GTA' atacaron a los policías que les custodiaban, les quitaron sus armas reglamentarias e intentaron fugarse», explicó el portavoz de la Guardia Nacional de Rusia, Yevgueni Kubishkin. Otros dos policías que se encontraban en el edificio «trataron de reducir a los malhechores, pero estos abrieron fuego contra ellos», agregó. En el tiroteo, los dos agentes mataron a tres de los criminales e hirieron de gravedad a otros dos. Según algunas informaciones ofrecidas por las agencias rusas, también resultaron heridos dos alguaciles del tribunal, un hombre de unos 45 años y una mujer de unos 40, que fueron hospitalizados en estado menos grave al sufrir contusiones. También fue hospitalizado con contusiones el policía al que los acusados le arrebataron su arma reglamentaria. Según la investigación, la «Banda GTA» -bautizada con el nombre de un famoso videojuego en el que los jugadores deben cumplir misiones de la mafia principalmente a bordo de un coche- es responsable de al menos 17 asesinatos y numerosos asaltos a mano armada. Los trece miembros de la banda identificados -cuatro de los cuales siguen en busca y captura- actuaban siempre de noche, principalmente en una autovía a pocos kilómetros de Moscú sobre la que extendían barreras de pinchos policiales para detener los coches que querían robar. Mataron a casi todas sus víctimas antes de registrar los vehículos para hacerse con su dinero y los objetos de valor. Todos los miembros de la banda, cuyo líder fue abatido por la policía durante su detención a finales de 2014, procedían de antiguas repúblicas soviéticas del Asia Central. Natalia Osípova, portavoz del tribunal, ha señalado que se ha evacuado a todo el personal del tribunal. Además, ha asegurado que se han suspendido todas las vistas que estaban programadas hasta nuevo aviso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos 29 muertos y 63 heridos en un ataque contra una mezquita chií en Afganistán
Al menos 29 personas murieron hoy y 63 resultaron heridas en un ataque suicida contra una mezquita de la minoría chií de la ciudad de Herat, en el oeste de Afganistán, informó una fuente oficial. El portavoz de la Dirección de Salud Pública de la provincia de Herat, Rafiq Shirzai, dijo a Efe que 29 cadáveres y 63 heridos fueron traslados a varios hospitales. Por su parte, el portavoz del gobernador de la provincia de Herat, Jailani Farha, cifró en más de cincuenta las víctimas, entre muertos y heridos. La explosión se produjo hacia las 20.00 hora local (15.30 GMT) en una mezquita perteneciente a la comunidad chií, cuando decenas de personas se encontraban rezando. Los atentados contra esta minoría religiosa son comunes en el país asiático. El anterior de ellos se produjo en junio durante el mes sagrado del ramadán, cuando un atentado suicida reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) dejó seis muertos y ocho heridos en una mezquita chií de Kabul. Afganistán vive un recrudecimiento de la violencia desde el final de la misión militar de la OTAN el 1 de enero de 2015, lo que ha hecho al Ejecutivo perder terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 57 % del país, según datos de Estados Unidos. La misión de la ONU en Afganistán anunció en julio que el conflicto registró un nuevo récord de muertes de civiles, con 1.662 fallecidos en los primeros seis meses del año, un 2 % más que en 2016, incluido el aumento de decesos de niños y de mujeres en un 9 % y un 23 %, respectivamente.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump estudia abrir una investigación a China por prácticas comerciales «injustas»
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está estudiando la posibilidad de abrir una investigación sobre prácticas comerciales «injustas» contra China en el marco de la ley de Comercio de 1974, según ha informado este martes un alto cargo de la Administración del dirigente. El artículo 301 de la ley de Comercio de 1974 permite al presidente de Estados Unidos imponer de forma unilateral tarifas o restricciones comerciales para proteger las industrias estadounidenses de «prácticas comerciales injustas» por parte de terceros países, como violaciones de acuerdos comerciales y prácticas comerciales "discriminatorias". El magnate está considerando poner al representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, al frente de una pesquisa sobre las prácticas comerciales de China. Washington tiene una larga lista de agravios comerciales realizados por China, la cual incluye acusaciones de robos de propiedad intelectual estadounidense. Trump ha criticado en numerosas ocasiones las prácticas comerciales de Pekín, pero su interés en penalizar al país asiático ha aumentado debido a su preocupación por la falta de voluntad política mostrada por el Gobierno chino ante la creciente amenaza que supone Corea del Norte en la región. El Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha indicado que Pekín no es el único responsable y que las acciones de Corea del Norte en relación con su programa nuclear requieren una acción conjunta por parte de la comunidad internacional. La cláusula 301 fue utilizada en numerosas ocasiones en los años 80 para combatir la importación de productos japoneses, una década en la que Lighthizer figuró como vice representante de Comercio de Estados Unidos. El uso de este artículo descendió en 1995 con la formación de la Organización Mundial del Comercio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Tillerson asegura que Washington querrá dialogar con Pyongyang «en algún momento»
El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha asegurado este martes que Washington no pretende acabar con el Gobierno de Corea del Norte y que querrá dialogar con Pyongyang «en algún momento» siempre y cuando se tenga en cuenta que el país asiático no puede constituir una potencia nuclear. «No buscamos un cambio de régimen ni un colapso del Gobierno actual. Tampoco buscamos la reunificación de la península ni una excusa para enviar a nuestros militares a la zona», ha aseverado Tillerson durante una rueda de prensa varios días después de que se produjera el lanzamiento de un segundo misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en ingléS) por parte de Corea del Norte. Tillerson ha reiterado que Estados Unidos únicamente busca persuadir a Pyongyang para que deje de lado el programa nuclear y los misiles mediante un proceso pacífico. «No somos el enemigo, pero Corea del Norte supone una amenaza inaceptable y tenemos que responder a ella. Esperamos que en algún momento empiecen a comprender y nos sentemos a dialogar», ha aseverado el secretario de Estado estadounidense. No obstante, Tillerson ha afirmado que «una condición para que esas conversaciones se produzcan es que Corea del Norte lleve a cabo un desarme nuclear y deje de tener la capacidad de atacar con esas armas a cualquiera que se encuentre en la zona, especialmente si se trata de suelo estadounidense». Las autoridades de Estados Unidos reconocieron el lunes que el último ensayo balístico realizado por Corea del Norte demuestra que Pyongyang tiene la capacidad de lanzar misiles balísticos intercontinentales que alcancen gran parte del territorio estadounidense. La pieza clave en el diálogo: Pekín Washington ha instado a Pekín, aliado de Pyongyang en la región, a utilizar su influencia en la zona para presionar a las autoridades norcoreanas y crear unas condiciones propicias para «el diálogo productivo». Tillerson ha señalado que otras opciones al respecto «no resultan particularmente atractivas». El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha indicado que todas las opciones están sobre la mesa en relación con Corea del Norte y ha afirmado que no descarta el uso del Ejército contra Pyongyang. Este martes, el senador republicano Lindsey Graham ha aseverado que Trump le comunicó que estaba dispuesto a ir a la guerra con Corea del Norte «si continuaba intentando atacar territorio estadounidense con un ICBM». «Eso me dijo y le creo. Si yo fuera China, también le creería y haría algo al respecto. Puedes parar a Corea del Norte, militarmente y diplomáticamente», ha manifestado Graham. «La opción militar es la de destruir el programa de Corea del Norte y a Corea del Norte en sí misma», ha añadido. «Prefiero un acercamiento diplomático, pero no vamos a permitir que tengan un misil con una cabeza nuclear para atacar Estados Unidos», ha destacado el senador. El líder norcoreano, Kim Jong Un, que sostuvo que el programa balístico de Corea del Norte supone un «activo» de «incalculable valor» para Pyongyang, ha indicado que Estados Unidos no se librará de la destrucción si decide atacar territorio norcoreano.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Atentado suicida contra un convoy de fuerzas internacionales en el sur de Afganistán
Un insurgente suicida atacó hoy un convoy de las tropas de la OTAN en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, y causó un número indeterminado de víctimas, informaron a Efe fuentes oficiales. El ataque, cuya autoría ha sido reclamada por los talibanes, tuvo lugar sobre las 12.20, hora local (7.50 GMT) en el distrito policial número 5 de Kandahar, capital de la provincia homónima, indicó el portavoz del gobernador regional, Samim Khpalwak. «El ataque suicida con coche bomba tuvo lugar cuando un convoy de las tropas internacional estaba pasando por el área», explicó la fuente, quien detalló que el lugar del suceso se encuentra en el camino hacia una importante base de las fuerzas de Estados Unidos. La misión aliada en Afganistán, Apoyo Decidido, confirmó a Efe que uno de sus convoyes fue atacado y que el atentado «causó víctimas», sin proporcionar detalles sobre el incidente. Las fuerzas de seguridad afganas han acordonado la zona y están tratando de esclarecer el número de víctimas, apuntó una fuente de seguridad afgana que pidió el anonimato. Los talibanes se atribuyeron la autoría del atentado a través de un mensaje del portavoz insurgente Qari Yusuf Ahmadi en su cuenta de Twitter. La OTAN continúa en el país asiático con alrededor de 13.000 efectivos en tareas de asesoramiento y capacitación y Estados Unidos mantiene a cerca de 8.400, como parte de ese operativo de asistencia y en tareas antiterroristas. Estados Unidos estudia una nueva estrategia para sus fuerzas en Afganistán, mientras que la Alianza Atlántica pidió recientemente a los países miembros un aumento de sus tropas para apoyar la misión en el país. Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, los insurgentes han ganado terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El presidente filipino llama «hijo de puta» al líder de Corea del Norte
El controvertido presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, llamó hoy «hijo de puta» al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y le acusó de «jugar con juguetes peligrosos» que pueden destruir la región. «Ese hijo de puta.. si comete un error, el lejano Oriente se convertirá en una tierra desértica», dijo Duterte, en referencia al programa de armas atómicas del dictador de Pyongyang. El mandatario filipino también ironizó con la «cara rechoncha que parece amable» de su homólogo norcoreano, a quien llamó «tonto» durante un discurso frente a funcionarios en una ceremonia pública transmitida por televisión. Duterte argumentó que, de producirse un conflicto nuclear en la península coreana, aunque sea limitado, la lluvia radiactiva «puede destruir el suelo y los recursos, y quién sabe qué pasará» en Filipinas y otros países de la región. Los comentarios del jefe del Estado filipino aportan tensión al ambiente a solo tres días de que comience en Manila la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que se prolongará hasta el lunes con encuentros con homólogos de otros países, como Estados Unidos. Se espera que el conflicto de la península coreana sea uno de los principales asuntos en la agenda, ya que asistirán como invitados a la reunión los cancilleres de ambas Coreas, EEUU, China, Rusia y Japón, países involucrados en las fallidas conversaciones para la desnuclearización de Pyongyang. Corea del Norte, que ha logrado fuertes avances en su programa de armas nucleares desde la llegada al poder de Kim Jong-un en 2011, lanzó el pasado viernes su segundo misil balístico intercontinental en un solo mes y aseguró que todo el territorio de EEUU está al alcance de sus proyectiles. El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, quien participará en las conversaciones en Manila, hizo un nuevo llamamiento a China para que aproveche la significativa relación económica y los vínculos históricos con Corea del Norte y presione al régimen norcoreano.