Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El anuncio de una marca de galletas desata una paranoia golpista en Turquía
Turquía es una tierra fértil para creer en conspiraciones. Un siglo XX marcado por numerosos levantamientos militares y la omnipresencia del ?Estado profundo? (una élite militar y burocrática que actuaba a espaldas del Gobierno democrático) ha insertado en el imaginario colectivo turco la creencia de que fuerzas invisibles luchan en contra de los intereses del país. Y en la actualidad, la convulsa situación política y social que atraviesa el país eurasiático no hace sino echar más leña al fuego paranoico. Un anuncio de Ülker, un gigante del sector alimentario turco especializado en la producción y distribución de galletas y chocolatinas, ha causado una ola de pánico en las redes sociales al ser interpretado por muchos usuarios como un mensaje cifrado para el inicio de un golpe de Estado. La empresa emitió el anuncio en Internet en el contexto del 1 abril, día en el que es común realizar inocentadas. Su contenido incluía, a través de dibujos animados, una serie de diversos problemas y situaciones incómodas que pueden sufrir los hermanos menores. A final dos rótulos anunciaban: "el tiempo para la venganza se acerca" y "te sorprenderé". Esto ha sido suficiente para que decenas de personas se concentraran frente a una de las residencias del presidente Recep Tayyip Erdogan en Estambul con el objetivo de realizar una nueva "guardia por la democracia", en referencia a las concentraciones masivas alentadas por el Gobierno tras el fallido golpe de Estado. Entre los manifestantes se encontraba Metin Külünk, diputado del islamista y gobernante AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo). ?Esta nación no ha olvidado ni olvidará la noche del golpe?, aseguró Külünk a la televisión CNN Türk. En la madrugada del 15 al 16 de julio de 2016, más de 240 personas murieron a manos de los militares sublevados. La polémica sobre la accidentada campaña publicitaria de Ülker ha llegado hasta las más altas esferas políticas. ?Ya hay un sentimiento de ansiedad en la sociedad y este es un anuncio que provoca esa ansiedad?, señaló el propio primer ministro, Binali Yildirim. La empresa ha lanzado un comunicado en el que sostiene que su mensaje ha sido ?tergiversado?. ?El anuncio es sobre la competición amistosa entre miembros de una familia, sobre todo entre hermanos y hermanas. No está relacionado con los temas que se han discutido en las redes sociales?. A pesar del intento por poner punto y final a la paranoia, Ülker está sufriendo las consecuencias en bolsa. Durante la mañana del lunes, las acciones de la empresa se habían desplomado hasta un 4,7%.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se confirma que el atentado de San Petersburgo lo cometió un terrorista suicida de origen centroasiático
El Comité de Instrucción de Rusia (SK) acaba de confirmar que el autor del atentado perpetrado ayer lunes en el metro de San Petersburgo se llama Akbarzhón Dzhalílov y nació en Kirguistán el 1 de abril de 1995. Se inmoló haciendo explotar la carga que llevaba consigo dentro del vagón cuando el convoy avanzaba a través del túnel desde la estación de Tejnologuícheski Institut hacia la de Sénnaya Plóshad. El ataque acabó con la vida de 14 personas e hirió a más de 40. Galería de imágenes Vea la galería completa (10 imágenes) Según la portavoz del SK, Svetlana Petrenko, Dzhalílov recibió la ciudadanía rusa en 2011 y trabajaba en un taller de reparación de automóviles en San Petersburgo. Petrenko aseguró en declaraciones a la prensa que, según los análisis genéticos y las imágenes grabadas por la cámaras de seguridad, el joven kirguiz fue también quien colocó otra bomba en la estación de Plóshad Vosstania, artefacto que no llegó a explosionar y que fue desactivado por artificieros de la Policía. En esa bomba, aseguró Petrenko, «se hallaron rastros genéticos de Dzhalílov». El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ya apuntó ayer por la mañana a la posibilidad de que fuera un suicida el autor de la masacre. De hecho, fueron ayer los servicios de inteligencia de Kirguistán los que alertaron a Rusia de que un kirguiz podría estar detrás del atentado. Desde Bishkek, la capital de Kirguistán, Rajat Sulaimánov, portavoz del Servicio de Seguridad de la república, aseguró que «parece que el autor del atentado terrorista del 3 de abril es un ciudadano de Kirguistán actualmente nacionalizado ruso» y se refirió concretamente a Dzhalílov. Aún no han podido determinar si el terrorista pertenece al Daesh o a otra organización terroristaAyer precisamente, se encontraba en Moscú el ministro de Exteriores de Kirguistán, Erlán Abdildáyev, que trató la cuestión con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. Durante la rueda de prensa conjunta, sin embargo, Abdildáyev, no pudo determinar si el terrorista pertenece al Daesh o a otra organización terrorista. Fuentes de la investigación aseguraron el lunes a la agencia rusa Interfax que el autor del atentado está vinculado a algún grupo que combate en Siria contra el régimen de Bashar al Assad, al que Rusia está ayudando militarmente. Los padres de Dzhalílov viven en la ciudad kirguís de Osh y están siendo interrogados por las autoridades. De esta forma parece quedar claro que ha sido un único terrorista, y no dos como se dijo en un principio, el que ha perpetrado el ataque. Las cámaras de seguridad del metro captaron la imagen de un hombre que la Policía consideró sospechoso y puso en búsqueda y captura. Era de mediana edad, con barba y aspecto de clérigo musulmán, pero, al ver su imagen en los informativos de televisión, acudió a la Policía para demostrar su inocencia. Fue puesto inmediatamente en libertad. Hoy San Petersburgo ha amanecido con las banderas a media asta y así seguirán mañana y el jueves, tres días en total de luto oficial. La ministra de Sanidad rusa, Verónika Skvortsova, corrigió esta mañana la cifra de muertos, de los 11 anunciados en un principio a 14. Según sus palabras, «hay hospitalizadas 49 personas». El metro funciona ya con total normalidad. El presidente ruso, Vladímir Putin, visitó el lunes por la noche la estación de Sénnaya Plóshad e hizo una ofrenda floral.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Seis detenidos en San Petersburgo en el marco de la investigación por el atentado
El Comité de Instrucción de Rusia (SK) acaba de anunciar de la detención de seis personas procedentes de países centroasiáticos en el marco de la investigación por el atentado del lunes en el metro de San Petersburgo. A estos seis arrestados se les considera sospechosos de reclutar jóvenes para engrosar las filas de organizaciones como el Daesh o el Frente al Nusra, pero el SK no ha aclarado si mantenían algún tipo de vínculo con Akbarzhón Dzhalílov, el suicida kirguís de 22 años que perpetró la carnicería en el metro (14 muertos y más de 40 heridos). Así mismo, la portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko, informa de que se ha efectuado ya un registro minucioso del domicilio de Dzhalílov en San Petersburgo. Sus padres acaban de llegar a la ciudad procedentes de Kirguistán con la intención de colaborar en la pesquisas, aunque la madre no puede creer que su hijo haya podido ser el autor del atentado. En el piso donde vivía el terrorista no se han encontrado armas ni explosivos, pero sí literatura de carácter islamista radical y diverso material que puede ser útil para esclarecer lo sucedido. Según Petrenko, 40 testigos han sido interrogados y se dispone ya de las imágenes de las cámaras de seguridad en el entorno del domicilio de Dzhalílov para su análisis. El jefe del SK, Alexánder Bastrikin, ha celebrado ya una reunión con su equipo para hacer una primera evaluación de los resultados de la investigación. Dzhalílov, que parece reunir todas las características del típico «lobo solitario» o terrorista que actúa de forma independiente, recibió la ciudadanía rusa en 2011 y trabajaba en un taller de reparación de vehículos. Llevaba consigo la bomba que reventó el vagón de metro entre las estaciones de Tejnologuícheski Institut u Sénnaya Plóshad, con el consabido balance de víctimas, y colocó además otro artefacto en la estación Plóshad Vosstania dentro de un extintor, aunque afortunadamente pudo ser desactivado a tiempo. De las más de 40 personas todavía hospitalizadas hay seis en estado crítico y cuatro muy graves, asegura la vicegobernadora de San Petersburgo, Anna Mitiánina, lo que indica que el balance de muertos no está todavía cerrado. Por otro lado, el diario ruso Kommersant asegura que el Kremlin prepara la convocatoria de manifestaciones por toda Rusia en contra del terrorismo. Todavía no se sabe en qué fecha se celebrará la jornada, pero tendrá como lema «Juntos contra el terror».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Puerta de Brandemburgo de Berlín no se ilumina por Rusia
La Puerta de Brandemburgo, imagen símbolo de Berlín, se ha ido tiñendo en los últimos años de los colores de tantas banderas como naciones han sufrido el golpe del terrorismo, de todas menos de la bandera rusa. Después del atentado terrorista en el metro de San Petersburgo, en el que murieron 14 personas, el Senado de Berlín, un órgano parlamentario regional de la ciudad- estado federado, rechazó solidarizarse con el pueblo ruso con una iluminación especial del céntrico monumento. La portavoz del Senado Claudia Sünder alegó que Moscú no mantiene una relación de hermanamiento con Berlín. Efectivamente, la cancillería de Estado de Berlín elaboró hace unas semanas nuevas directrices, según las cuales se ilumina edificios oficiales solamente si los acontecimientos que motivan la iluminación simbólica ocurren en ciudades hermanadas. La proliferación de actos terroristas podría obligar a iluminar con demasiada frecuencia la Puerta de Brandemburgo, perdiendo el símbolo su significado por pura repetición. Pero la explicación no ha sido aceptada. En los últimos 18 meses, este emblemático monumento de la capital alemana fue iluminado en siete ocasiones con los colores de diferentes banderas para honrar las víctimas de atentados y los berlineses quieren que siga siendo así. Varias concentraciones ciudadanas han protestado, argumentando que las víctimas del terrorismo lo son, independientemente de si pertenecen a una ciudad hermanada o no. Ciudades hermanas y no hermanas Hace solo dos semanas, después de los ataques terroristas en las cercanías del parlamento británico en Londres, el «Union Jack» decoró la Puerta de Brandenburgo en la Plaza de París, cerca del Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán. También se iluminó la Puerta de Brandenburgo con los colores de las banderas correspondientes después de los atentados en París, Bruselas, Estambul, Jerusalén, Londres y después del ataque terrorista a un mercado navideño en Berlín en diciembre pasado. Incluso tras el ataque a un club de homosexuales en la ciudad estadounidense de Orlando, se iluminó el monumento en los colores del arco iris, a pesar de que ni Orlando ni Jerusalén tienen un vínculo de hermanamiento con Berlín. Después de los atentados en Nizza y Quebec, sin embargo, no se alumbró la puerta, pero tampoco se registró protesta alguna. En el caso de Rusia, sin embargo, las tensas relaciones entre Moscú y Berlín y el enfrentamiento abierto en la crisis de Ucrania, cristalizado en sanciones europeas a Rusia, tienen como consecuencia que la no iluminación adquiera un significado no neutral, sino de hostilidad, que los berlineses no desean. Alegan, además, que el departamento central de Moscú mantiene desde el año 1991 un hermanamiento con el casco histórico de Berlín, lo que permitiría el gesto de solidaridad a pesar de la nueva normativa y contradice, en su opinión, el argumento del portavoz del senado. El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), el partido Los Verdes y el Partido de la Izquierda (Die Linke), se han sumado a las protestas. La diputada federal del Partido de la Izquierda, Selim Dagdelen, ha calificado la decisión de «escandalosa» y ha criticado indirectamente a sus propios compañeros en el gobierno berlinés. A pesar de que Claudia Sünder ha repetido que la no iluminación de la Puerta de Brandemburgo no significa que Berlín no se solidarice con los rusos, la decisión ha recibido una extensa lectura de enemistad y otros Bundesländer alemanes han reaccionado. Dresde sí ilumina su Kultur Palast en solidaridad con RusiaAnte la negativa de Berlín y a modo de respuesta, el Kultur Palast de Dresde fue iluminado ayer entre las 20:00 y las 24:00 horas con los colores de la bandera nacional rusa. Dresde, la ciudad de nacimiento del «San Petersburgo y Dresde son ciudades hermanas desde 1961»Dirk Hilbert, alcalde de Dresde movimiento Pegida (Patriotas alemanes contra la islamización de occidente), xenófobo, antieuropeo y pro Putin, desea desmarcarse así de la capital alemana y mostrar visiblemente su solidaridad. El alcalde de esta ciudad del este de Alemania, Dirk Hilbert, ha escrito además una carta al gobernador de San Petersburgo en la que expresa sus condolencias y en la que asegura que «los pensamientos de los habitantes de Dresde están en estos difíciles momentos con las víctimas y sus familiares, así como con el pueblo ruso». El presidente de Sajonia, el estado federado alemán cuya capital es Dresde, ha dirigido su carta de condolencias directamente a Vladimir Putin, un nivel de comunicación entre autoridades alemanas reservado habitualmente a la canciller Merkel. Stanislaw Tillich recuerda a Putin en esa misiva que «sigue siendo una de las tareas pendientes más importantes contrarrestar la actividad terrorista y permitir a los ciudadanos de nuestros países vivir en seguridad y en libertad». A la hora de justificar el salto de protocolo que supone que un presidente regional se dirija directamente a un jefe de gobierno extranjero, sin pasar por el Ministerio de Exteriores ni por la Cancillería Federal, Hilbert ha justificado que San Petersburgo y Dresde son «ciudades hermanas», una relación de hermanamiento que data de tiempos de la RDA y que sigue vigente. «Por eso nos sentimos unidos de una manera especial al destino de las gentes de San Petersburgo y sufrimos junto con los rusos por esas muertes», ha dicho.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Turquía y la UE suspenden las conversaciones políticas hasta junio
El distanciamiento entre Turquía y la Unión Europea durará, al menos, unos meses más. Los dos grandes socios económicos y estratégicos han aplazado los encuentros bilaterales hasta el comienzo del verano, según ha informado el diario Hürriyet Daily News citando fuentes diplomáticas. La relación con países como Holanda y Alemania se ha deteriorado gravemente durante las últimas semanas. Los dos países europeos prohibieron la celebración en su territorio de mitines por parte de miembros del Gobierno de Ankara. En la ciudad holandesa de Rotterdam, incluso, la policía cargó duramente contra manifestantes pacíficos turcos. El presidente Recep Tayyip Erdogan, como respuesta, ha iniciado una serie de ataques verbales en el que ha acusado a los dos países, en repetidas ocasiones, de nazis. Desde principios de año cuelga la promesa entre Turquía y la Unión Europea de celebrar un encuentro al más alto nivel. No obstante, el intenso calendario electoral de las dos partes parece retrasar dicha reunión. El próximo 16 de abril, en apenas 10 días, se celebra el referéndum que podría aumentar los poderes ejecutivos y la influencia sobre la judicatura de Erdogan y solo una semana después está programada la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia. Tras lo evidenciado en el episodio con Holanda, la proximidad de una cita con las urnas no es augura un buen clima de entendimiento entre Bruselas y Ankara. Y eso a pesar de que son varios los temas cruciales que están pendientes. Por un lado está el famoso y criticado acuerdo sobre refugiados, un pacto que diversos líderes turcos han amenazado con romper si la UE no cumple su parte del trato, esto es, 6.000 millones de euros, eliminar los visados para los visitantes turcos y acelerar su proceso de entrada en el club comunitario. Por otro se encuentra el inicio de las negociaciones para actualizar del Acuerdo de Unión Aduanera, que entró en vigor hace más de 20 años, en 1995. El Ministerio de Economía turco calcula que la renovación del acuerdo podría aumentar el comercio exterior del país eurasiático en cerca de 40.000 millones de dólares al año. Por el momento, sin embargo, las sensaciones no son las más favorables. De hecho Ankara tampoco ha enviado representantes políticos a la cumbre sobre el futuro de Siria que celebra, entre ayer y hoy, Bruselas. En el encuentro, denominado «Apoyo a Siria y al futuro de la región», sí hay presencia de, entre otros, Noruega, Catar o Kuwait. Turquía es, en cambio, uno de los países más involucrados en el conflicto sirio y ha sido partícipe de numerosos acuerdos internacionales para tratar de reducir la violencia en el país árabe. El último, a finales del año pasado, lo pactó con Rusia e Irán.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macri se enfrenta a la primera huelga general de su mandato
Un año y cuatro meses tardó la CGT (Central General del Trabajo) en convocar la primera huelga general contra el Gobierno de Mauricio Macri. El momento coincide con el eco de una formidable manifestación a favor del Ejecutivo (el pasado sábado) y el anunció de un amnistía fiscal que supuso una recaudación sin precedentes: 116.800 millones de dólares. Omar Viviani, uno de «los gordos», como se conoce a los pesos pesados que llevan décadas instalados en alguno de los históricos sindicatos, propuso «dar vuelta» (volcar) a los taxis que no adhieran al paro de hoy jueves. Cuando el titular del Sindicato de Peones de Taxis se dio cuenta de lo que había dicho intentó dar marcha atrás y se justificó: «Se me saltó la cadena» (expresión similar a «se me fue la olla o la pinza»). Las declaraciones de Viviani reflejan el clima de tensión que hay dentro de la CGT frente aun paro que parece poco oportuno y cuya grado de adhesión no responde al habitual. Gerónimo «Momo» Venegas, sindicalista que representa a los peones rurales (UATRE) y afín al Gobierno, anunció que decenas de gremios no secundarán la huelga. Entre otros, los del sector petrolero, gastronómicos de Buenos Aires y trabajadores del caucho o del vidrio. No obstante, la adhesión de las principales organizaciones sindicales del transporte, sumada a la mayoría de los gremios más importantes garantizan el virtual éxito de la jornada de huelga en Argentina. «El Momo», como se conoce popularmente a Benegas le regaló los oídos al oficialismo al observar, «habría que hacer una marcha para que metan presos a todos los kirchneristas» en alusión a la oposición y los escándalos de corrupción del anterior Gobierno. José Ibarra, titular de la Federaciób Nacional de Conductores, enfrentado a Viviani, salió al pasó de la medida. «Consideramos que éste es un paro político, por eso no adherimos», declaró. Su decisión no impedirá que la mayor parte del transporte público no funcione aunque, animoso, añadió: «Queremos decirle a la sociedad que garantizamos transporte ese día (por hoy jueves)». El Gobierno salió en tromba a censurar una huelga que el presidente, Mauricio Macri, estimó que costará unos 15.000 millones de pesos (en torno a los mil millones de dólares) en pérdidas. La mayoría de los ministros desfilaron por radios, televisiones y medios de comunicación en un intento de ganarle el pulso a la CGT. Jorge Triaca, titular de Trabajo, consideró el paro, «un error de diagnóstico». Rogelio Frigerio, titular de Interior observó, «no hay hoja de ruta para el día después del paro, porque no hay consignas claras de por qué se está parando» y calificó de «incomprensible» la convocatoria. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, reconoció, «estamos atravesando los meses más duros en términos de inflación del año porque se produjo el aumento de los precios regulados, la electricidad, subieron los peajes» pero, añadió, «a lo largo del año la inflación va a bajar muy marcadamente». En cuanto a la huelga, directamente, la califico de «gimnasia pre electoral de cara alas elecciones». El paro se produce en un clima de peleas internas del sindicalismo, con el kirhcnerismo en pie de guerra y con sus principales figuras, con Cristina Fernández y su familia a la cabeza, en desfile permanente por los tribunales federales. En ese marco las redes sociales sentarán un precedente en la historia de las huelgas de Argentina. Por primera vez se instalaron #hastag en contra de la medida, particulares se organizan y ofrecen para llevar a ciudadanos a sus puestos de trabajo, se incentiva el uso de la bicicleta y se castiga, como nunca antes, a un sindicalismo algo disperso y atribulado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Desactivan una bomba en San Petersburgo en la casa donde vivían los cómplices del terrorista
La policía rusa desactivó este jueves un artefacto explosivo en un apartamento de San Petersburgo donde vivían los presuntos cómplices del terrorista suicida que el pasado lunes mató con una bomba a catorce personas en el metro de esa ciudad. «El artefacto ha sido desactivado y los malhechores detenidos», dijo a los periodistas el jefe del distrito donde se encuentra el apartamento. El Comité de Instrucción (CI) de Rusia, la autoridad que investiga el atentado, informó hoy de la detención de varias personas que tuvieron contactos con Akbarzhon Dzhalílov, el presunto autor del atentado, oriundo de la república centroasiática de Kirguistán pero nacionalizado ruso. «Se ha identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tenían contactos con Dhalílov. En el registro del apartamento en el que vivían fueron hallados objetos relevantes para la investigación», explicó la portavoz del CI, Svetlana Petrenko. Una fuente policial precisó a Interfax que los detenidos son tres y que la bomba que se encontró en su vivienda es similar a la usada en el atentado del pasado lunes. Una granada en el metro Al mismo tiempo, la policía cerró hoy una estación de metro de San Petersburgo tras requisar a un hombre una vieja granada que llevaba en una bolsa. La inspección por rayos X de las pertenencias de un pasajero que pretendía acceder a la estación reveló un objeto que parecía una granada. Los artificieros que llegaron al lugar «comprobaron que efectivamente se trataba de una granada RG-42 de la Segunda Guerra Mundial, que no llevaba trilita», por lo que no representaba un peligro real, informó un portavoz de la policía. La operación desplegada tras el atentado del lunes se ha saldado hasta el momento con la detención de once personas. Ayer fueron detenidas ocho como sospechosos de reclutar a combatientes y terroristas para el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas. Sin embargo, los investigadores no precisaron si esos detenidos tienen alguna relación con el atentado perpetrado por Dzhalílov. A ellos se suman los tres detenidos hoy como presuntos cómplices del terrorista suicida. El joven terrorista, de 22 años, recibió en 2011 la ciudadanía rusa y residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico. Al parecer, fue él quien hizo estallar una bomba que llevaba adherida al cuerpo en un vagón del metro cuando circulaba entre dos estaciones. Y se cree que fue también él quien colocó un segundo artefacto explosivo en otra estación del metro, «Ploschad Vosstania», que fue desactivada a tiempo por la policía.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Fuerte explosión en San Petersburgo cerca del lugar donde se han hallado explosivos
Una fuerte explosión se ha producido este jueves en un edificio residencial de San Petersburgo cercano al lugar donde las fuerzas de seguridad habían hallado horas antes explosivos, según testigos. Por el momento no hay datos de víctimas en la deflagración. Esta mañana la policía rusa desactivó un artefacto explosivo en un apartamento de San Petersburgo donde vivían los presuntos cómplices del terrorista suicida que el pasado lunes mató con una bomba a catorce personas en el metro de esa ciudad. «El artefacto ha sido desactivado y los malhechores detenidos», dijo entonces a los periodistas el jefe del distrito donde se encuentra el apartamento. El Comité de Instrucción (CI) de Rusia, la autoridad que investiga el atentado, informó hoy de la detención de varias personas que tuvieron contactos con Akbarzhon Dzhalílov, el presunto autor del atentado, oriundo de la república centroasiática de Kirguistán pero nacionalizado ruso. «Se ha identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tenían contactos con Dhalílov. En el registro del apartamento en el que vivían fueron hallados objetos relevantes para la investigación», explicó la portavoz del CI, Svetlana Petrenko. Una fuente policial precisó a Interfax que los detenidos son tres y que la bomba que se encontró en su vivienda es similar a la usada en el atentado del pasado lunes. Una granada en el metro Al mismo tiempo, la policía cerró hoy una estación de metro de San Petersburgo tras requisar a un hombre una vieja granada que llevaba en una bolsa. La inspección por rayos X de las pertenencias de un pasajero que pretendía acceder a la estación reveló un objeto que parecía una granada. Los artificieros que llegaron al lugar «comprobaron que efectivamente se trataba de una granada RG-42 de la Segunda Guerra Mundial, que no llevaba trilita», por lo que no representaba un peligro real, informó un portavoz de la policía. La operación desplegada tras el atentado del lunes se ha saldado hasta el momento con la detención de once personas. Ayer fueron detenidas ocho como sospechosos de reclutar a combatientes y terroristas para el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas. Sin embargo, los investigadores no precisaron si esos detenidos tienen alguna relación con el atentado perpetrado por Dzhalílov. A ellos se suman los tres detenidos hoy como presuntos cómplices del terrorista suicida. El joven terrorista, de 22 años, recibió en 2011 la ciudadanía rusa y residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico. Al parecer, fue él quien hizo estallar una bomba que llevaba adherida al cuerpo en un vagón del metro cuando circulaba entre dos estaciones. Y se cree que fue también él quien colocó un segundo artefacto explosivo en otra estación del metro, «Ploschad Vosstania», que fue desactivada a tiempo por la policía.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Once detenidos y hallada una bomba en las pesquisas por el atentado en San Petersburgo
En el marco de la operación abierta en San Petersburgo para desarticular la red terrorista a la que supuestamente pertenecía Akbarzhón Dzhalílov, el suicida de 22 años que perpetró el lunes la matanza en el metro de la antigua capital imperial, la Policía llevó hoy a cabo una redada. Esta acción policial se desarrolló en un barrio del este de San Petersburgo y acabó con tres nuevas detenciones y el hallazgo de un artefacto explosivo idéntico al que Dzhalílov dejó el lunes en la estación de Plóshad Vosstania. Igual que aquel no llegó a explotar, tampoco lo hizo el encontrado esta mañana, que fue igualmente desactivado. Según fuentes de los servicios secretos y declaraciones de testigos presenciales, los agentes llegaron al número 22 de la calle Továrisheskaya hacia las cinco de la mañana e irrumpieron en uno de los apartamentos del piso octavo. Inmovilizaron y detuvieron a las personas que allí se encontraban, al parecer, tres centroasiáticos de unos 30 años de edad. Durante el registro efectuado a continuación hallaron una bomba que, según la Policía, es de fabricación casera e igual a la que Dzhalílov colocó el lunes en Plóshad Vosstania. Toda la vivienda fue después evacuada hasta que artificieros especializados comprobaron que no había más explosivos en su interior. La portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko, declaró después que «se han identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tuvieron contactos con Dzhalílov. Al registrar el apartamento en el que vivían fueron encontrados objetos relevantes para la investigación», aunque no dijo nada de la bomba desactivada ni de las detenciones. La información sobre la detención de los tres «cómplices» del terrorista y sobre el artefacto desactivado la facilitó la Policía. A Dzhalílov se le considera oficialmente el autor del atentado en el metro de San Petersburgo que mató a 14 personas e hirió a más de 40. Él mismo está incluido en ese balance de muertos. Ayer miércoles fueron arrestadas 8 personas en San Petersburgo, presuntamente implicadas en actividades terroristas y en el reclutamiento de combatientes para el Daesh y el Frente al Nusra, con lo que son ya 11 los detenidos. En medio de la psicosis general por el atentado, hoy en San Petersburgo se han producido dos incidentes que han elevado el nivel de tensión y nerviosismo. No lejos de donde la Policía detenía a los supuestos terroristas y desactivaba la bomba, en la avenida Solidarnost, se producía una explosión en un piso alto de un torre de apartamentos. Después se dijo que no fue una bomba sino un panel de la fachada, que cedió debido a unos trabajos en el interior del edificio. Los vecinos no se creyeron mucho la explicación, aunque lo cierto es que no causó víctimas. Pero sí daños materiales. El otro incidente tuvo lugar en el metro cuando una persona trató de introducir a través de los arcos detectores de metales una granada de colección RG-42 de la II Guerra Mundial desprovista de explosivo. Hasta que se aclaró que el artilugio no suponía ninguna amenaza hubo el lógico revuelo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Del «Estados Unidos primero», al intervencionismo en 48 horas
Su llegada a la presidencia no ha cambiado uno de los hábitos que más disfruta Trump: ver mucha televisión. A veces, la pequeña pantalla condiciona su conducta: en un discurso del mes pasado casi creó un conflicto internacional cuando se refirió a lo mal que estaba la situación en Suecia -violencia por la presencia de refugiados e inmigrantes- por un reportaje que había visto en Fox News. El martes, como el resto del mundo, vio por la pantalla las imágenes estremecedoras del ataque con gas sarín de Al Assad a población civil Siria en la víspera. «Ha tenido un gran impacto en mí», reconoció el miércoles. «Es muy posible que mi actitud respecto a Siria y Al Assad hayan cambiado mucho». La noche siguiente, EE.UU. bombardeaba el aeropuerto militar desde donde el ejército de Assad perpetró su ataque. Un giro de 180 grados a la política exterior de «EE.UU. primero» que tanto defendió Trump. La irritación que desprendían las palabras de Trump el miércoles y la rapidez en la respuesta militar del jueves invitan a pensar que su decisión fue improvisada. Ayer, la Casa Blanca buscaba un acomodo legal y político al lanzamiento de misiles, pero es indiscutible que rompe la línea de actuación defendida hasta ahora por Trump, y que no buscaba un enfrentamiento con Siria. Tan pronto como el pasado martes, con las noticias del ataque químico ya sobre la mesa, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguraba que sería «tonto» persistir en la idea de enfrentarse a Al Assad y provocar su salida. La semana pasada, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, mantuvo que la prioridad de su país «ya no es tratar de echar a Al Assad», algo que también defendió el secretario de Estado, Rex Tillerson, cuando dijo que la continuidad del presidente sirio «será decidida por los sirios». El propio Trump aseguraba en octubre, pocos días antes de ganar las elecciones, que EE.UU. se debía centrar en derrotar a Daesh y no en atacar a Al Assad. «Vamos a acabar con una Tercera Guerra Mundial si seguimos lo que dice Hillary Clinton», dijo entonces. «Ya no se trata de pelear contra Siria; es Siria, Rusia e Irán, ¿vale?». Se puede objetar que la política de Trump cambia porque las circunstancias han cambiado -«soy muy flexible»-, recordó-: ahora hay un ataque químico que vulnera la ley internacional. En 2013, sin embargo, en condiciones similares no pensó lo mismo. «Presidente Obama, no ataque Siria», exigió en septiembre de 2013, justo después de otro ataque químico de Al Assad. «No hay que ir a Siria», defendió unos días antes. «Responsabilidad moral» Es la misma línea que siguió durante la campaña electoral: EE.UU. había perdido demasiadas vidas y millones de dólares en guerras que no son suyas y debía desprenderse de la «responsabilidad moral» para intervenir en violaciones de derechos humanos que Obama defendía. EE.UU. solo debería intervenir cuando sus intereses de seguridad o económicos estuvieran en juego. Aunque el jueves por la noche, en unas declaraciones tras el ataque, Trump aseguró que la represalia se basa en «el interés vital para la seguridad nacional de EE.UU. de prevenir y disuadir la diseminación y el uso de armas químicas mortales», la respuesta es más una señal a Al Assad y al mundo de que no permitirá ese tipo de ataques inhumanos. La defensa de la seguridad y la economía de EE.UU. no están tan claros, lo que ha provocado una reacción contraria de sus aliados de la extrema derecha, que llevan décadas de lucha contra el intervencionismo de Bill Clinton, George W. Bush u Obama. Varios blogueros y analistas de la llamada «alt-right» criticaron la decisión. Algunos aseguraban que el ataque químico fue «un engaño» para forzar a EE.UU. a entrar en otra guerra. Otros, como la comentarista ultraconservadora Laura Ingraham, constataba cómo Trump se había sometido a la misma línea de acción que defienden contrarios como los republicanos Marco Rubio, John McCain o su contrincante presidencial Hillary Clinton. «Un cambio total de la política en 48 horas», sentenciaba.