Infortelecom

Noticias de asesinatos

31-03-2020 | Fuente: abc.es
Asesinada a tiros la periodista mexicana María Elena Ferral
La periodista mexicana María Elena Ferral murió este lunes después de ser intervenida quirúrgicamente a causa de las heridas sufridas unas horas antes en un ataque, informaron sus familiares y las autoridades de justicia del estado mexicano de Veracruz. Ferral, corresponsal del Diario de Xalapa, de la Organización Editorial Mexicana, fue atacada a tiros en Papantla, en el norte de Veracruz, municipio donde fue ingresada en un hospital para recibir los primeros auxilios, indicaron. Las autoridades locales preparaban su traslado a un hospital de mejor condición cuando Ferral murió a consecuencia de las heridas de bala, señalaron las fuentes. La Fiscalía de Justicia del estado de Veracruz anunció una investigación de los sucesos. Los informes señalan a que se trató de ataque directo contra la corresponsal del Diario de Xalapa, uno de los medios de mayor arraigo en el estado. Los testigos de los hechos señalan que la comunicadora caminaba por calles del centro de la ciudad para dirigirse a su vehículo cuando fue interceptada por un sujeto abordo de una motocicleta y le disparó al menos en seis ocasiones. Ferral recibió tres impactos de bala: uno en un brazo, otro en una pierna y uno más en el abdomen. El pasado 11 de marzo, la directora editorial del periódico La Opinión de Poza Rica, Mireya Ulloa Valencia fue atacada con un arma blanca, lo que le dejó una leve herida. El propio diario, el cual circula en la zona norte de Veracruz, denunció que su directiva recibió un ataque en las puertas de su domicilio. Veracruz es uno de los estados de México considerado más peligrosos para ejercer el periodismo. De acuerdo con estadísticas de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, se contabilizaron 23 periodistas asesinados desde el 2010 a la fecha, antes de la muerte de Ferral México es uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo. Según la ONG Artículo 19, del año 2000 a la fecha se han documentado 131 asesinatos de periodistas en México. Según Reporteros Sin Fronteras (RSF), México fue el país del mundo con más periodistas asesinados en 2019, con 10 casos.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
Un año de la matanza Christchurch, cuando un terrorista de extrema derecha asesinó a 51 musulmanes
Cientos de musulmanes en Nueva Zelanda han recordado este viernes con oraciones a las 51 personas que perdieron la vida durante el ataque supremacista perpetrado contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch el 15 de marzo de 2019. Liderados por los imanes de Al Noor y Linwood, las dos mezquitas que fueron objetivo de este atentado que dejó además medio centenar de heridos, los musulmanes se congregaron en el centro deportivo y de espectáculos Horncastle Arena para realizar sus plegarias. «Somos humanos. Podemos tener diferencias y éstas son buenas la mayor parte del tiempo si sabemos cómo afrontarlas de forma pacífica. No queremos que nadie más pierda a alguien que ama y sufra como nosotros sufrimos», dijo durante la oración Farid Ahmed, quien resultó herido en Al Noor durante el ataque y perdió a su mujer. A la espera de juicio El autor del atentado, Brenton Tarrant, un joven australiano de 27 años, grabó y reprodujo a través de las redes sociales su ataque, llevado a cabo con varios rifles donde había escrito los nombres de batallas que habían enfrentado a europeos con musulmanes en siglos pasados o los nombres de personajes vinculados a causas de la extrema derecha. En las imágenes, incluso se apreciaba cómo disparaba contra niños. Detenido después de arrebatar la vida a 51 personas, Tarrant continúa entre rejas, y las noticias sobre su situación aparecen en los periódicos de tanto en tanto. El pasado mayo, la Policía acusó al joven de un delito de terrorismo, aunque luego él se declaró no culpable de haber cometido los asesinatos, a pesar de la montaña de pruebas que le señalan como autor de la matanza. Su juicio comenzará en mayo de este año. Discurso La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, incidió previamente desde Christchurch en la «oportunidad para reflexionar en los cambios que han ocurrido» en el país desde ese ataque, cuyas víctimas serán conmemoradas el domingo mediante una ceremonia nacional. Ardern recordó además que el Parlamento aprobó una ley para el control de armas, que fue acompañada de una amnistía y la recompra de 60.907 armas, y la posibilidad de que el segundo tramo de esta legislación, que implica un registro de posesión de armas, se apruebe en las próximas semanas. Aunque apuntó que aún «queda mucho más por hacer» para frenar los mensajes y acciones de odio de los extremistas. La mandataria laborista tiene previsto dar un discurso en la ceremonia nacional que se celebrará el domingo en Christchurch y a la que se espera que acudan miles de personas.
12-03-2020 | Fuente: elmundo.es
La Fiscalía pide prisión permanente revisable para Igor 'el Ruso' por el triple crimen de Teruel
El Ministerio Público reclama la pena por los asesinatos de dos guardias civiles y un agricultor en Andorra (Teruel) 
11-03-2020 | Fuente: abc.es
La policía de Maduro detiene a tres diputados tras la manifestación convocada por Guaidó
La Fuerza de Acción Especial (FAES), la temida policía del régimen de Nicolás Maduro, ha detenido hoy a tres diputados opositores, entre ellos una mujer embarazada, en un hotel de la capital tras concluir la marcha de protesta del presidente interino Juan Guaidó en Caracas. Se trata de los diputados Zandra Castillo, que está embarazada, Renzo Prieto y Angel Torres, que fueron detenidos por la FAES sin orden judicial y sin informar adónde los trasladaron, según confirmó la Presidencia de Guaidó. Castillo y Torres fueron dejados en libertad tras unas horas de arresto, aunque confirmaron que el tercero de los legisladores detenidos, Renzo Prieto, sigue bajo custodia policial. Así lo confirmó Torres en declaraciones a periodistas a las puertas del hotel de Caracas en el que se hospedaban para participar en una sesión de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) y al que fueron devueltos varias horas después de ser arrestados. El diputado aseguró que estuvieron bajo la supervisión del director del FAES, «un señor de apellido Domínguez», en aparente referencia a José Miguel Domínguez Ramírez, responsable de ese grupo. Prieto ya estuvo preso durante cuatro años, al igual que el también diputado Gilber Caro, ambos del partido Voluntad Popular, liderado por Leopoldo López. Caro también fue arrestado de nuevo el pasado 20 de diciembre y desde entonces permanece bajo detención. A las FAES, también conocida como los «escuadrones de la muerte», le atribuyen más de 18.000 ajusticiamientos o asesinatos cometidos en los últimos tres años después de ser creada por Maduro para la seguridad y el control social de los barrios populares, según el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV).
09-03-2020 | Fuente: abc.es
Por qué el socialismo ha fracasado (hasta ahora) en Estados Unidos
Estados Unidos asiste en las últimas semanas al hecho insólito de que un político que se define como «socialista», Bernie Sanders , se sitúe como un serio aspirante a disputar a Donald Trump la Casa Blanca. Al contrario que en Europa, donde forma parte del paisaje político, ese término despierta tradicionalmente recelos en gran parte de la población. Sin embargo, no es ajeno a la historia estadounidense y llegó a haber un movimiento obrero mucho más importante de lo que hoy día se podría pensar. E incluso emergió un partido socialista de relativo éxito. Pese al bipartidismo imperante, EE.UU. no siempre ha estado dividido entre demócratas y republicanos, sino que la realidad es mucho más rica. En las primeras décadas de la joven nación surgida de la guerra de la independencia contra los británicos (1775-1783), el pulso por el poder era entre el llamado Partido Federalista de Alexander Hamilton, que abogaba de unas instituciones centrales fuertes, y el Partido Demócrata-Republicano de Thomas Jefferson, defensor de los derechos de los estados. De este último acabaría surgiendo el actual Partido Demócrata en 1826, que durante mucho tiempo encarnó el ideario conservador y tuvo su feudo en los estados sureños. Enfrente se situaba el Partido Whig, del que a su vez saldría en 1854 el Partido Republicano, abanderado de la abolición de la esclavitud y con el presidente Abraham Lincoln como figura emblemática. «Los partidos de masas fueron muy tempranos ?explica a ABC la catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia Aurora Bosch? y como tales ampliaron su composición conforme se extendía el voto y tenían una organización y una acción política dirigida a captar el voto de las nuevas mayorías. Eran y son grandes coaliciones, que incorporan en sí mismo distintas fracciones». «Estos partidos de masas tempranos eran los que gestionaban un estado federal muy débil y daban un sentido nacional», explica Aurora Bosch «En el caso del Partido Demócrata, ya en 1826 fue capaz de incorporar las demandas de los primeros partidos de los trabajadores de las principales ciudades del este» y «a la vez representaba los intereses de los inmigrantes irlandeses de Nueva York, de los plantadores en el sur, de los agricultores familiares del oeste?», destaca Bosch, autora de «Historia de Estados Unidos 1776-1945)» (Crítica, 2005). Además, explica, «estos partidos de masas tempranos eran los que gestionaban un estado federal muy débil y daban un sentido nacional», por los que «se les llamaba partidos constituyentes». Tras la guerra civil (1861-1865), la industrialización, el desarrollo económico y la explosión demográfica se extendieron por todo el país a lomos del capitalismo y el libre mercado. Era la «edad dorada» de las grandes corporaciones y multimillonarios magnates como John D. Rockefeller, Andrew Carnegie o J. P. Morgan. Pero también la época de la avalancha migratoria y los conflictos sociales. Ya en la década de 1860 se desató en las minas de carbón de Pensilvania una ola de palizas, asaltos y asesinatos de los que se acusó a los llamados Molly Maguires, sociedad secreta de inmigrantes de origen irlandés que se sentían discriminados frente a los nativos. En unos juicios de dudosa limpieza, los culpables fueron condenados y diez de ellos ejecutados en 1877, lo que marcó el fin de esa organización. Pero ese mismo año una gran huelga ferroviaria convocada por los recortes de salarios fue secundada por 100.000 trabajadores y paralizó buena parte del tráfico de mercancías del país. Visto por muchos como el principio de una insurrección comunista, el paro fue duramente reprimido por tropas federales, milicias estatales y ejércitos privados de las empresas, y se saldó con un centenar de muertos. En 1876, justo un siglo después de la Declaración de Independencia, se había formado el Partido de los Trabajadores de Estados Unidos (WPUS, por sus siglas en inglés), el primero de corte marxista en el mundo tras el SPD alemán, según apunta Aurora Bosch en su obra sobre la historia estadounidense. Al calor de la huelga ferroviaria, creció su activismo y se rebautizó como Partido de Trabajadores Socialistas (SLP). El auge de los Caballeros del Trabajo Pero la organización que más aprovechó este auge del movimiento obrero fue la noble y sagrada Orden de los Caballeros del Trabajo, o Knights of Labor, que en la década de 1880 llegó a superar los 700.000 miembros, en torno a la décima parte de la fuerza laboral de EE.UU. Tenía «una ideología de republicanismo de clase obrera, adaptado a las condiciones de 1880 e impregnado de socialismo», sostiene la profesora Bosch. «Aunque seguían creyendo que el trabajo asalariado era una amenaza para la república porque se creaba una serie de ciudadanos dependientes ?señala en el libro?, no trataban de volver a la época de los pequeños productores independientes, sino de extender la democracia al lugar de trabajo, como la única forma de mantener la república como régimen de gobierno, a través de la garantía de los derechos de los trabajadores y de su participación en los beneficios». Sin embargo, el fracaso en marzo de 1886 de la tercera huelga de los Knights contra el magnate ferroviario Jay Gould, que «el mago de Wall Street» reventó gracias a los detectives de la siniestra Agencia Pinkerton, marcó el comienzo del declive de la Orden. A ello se añadieron los sucesos del 1 de mayo de ese año en Haymarket Square, en Chicago. Aquel día los anarquistas protestaban contra la muerte de cuatro huelguistas por la Policía y en medio de un mitin se lanzó una bomba contra los agentes, siete de los cuales murieron, entre otras víctimas. El miedo a la revuelta comunista se disparó y el respaldo a los Caballeros del Trabajo cayó en picado. En memoria de los trágicos episodios de Haymarket se instituyó el 1 de mayo como Día Internacional de los Trabajadores, que aún hoy sigue celebrándose en buena parte del mundo, aunque, curiosamente, no en Estados Unidos. Aquel mismo 1886 se fundó la Federación Americana del Trabajo (AFL), que encarnaba un nuevo sindicalismo de trabajadores cualificados más pragmático, conservador y alejado de la ideología y la acción política. El socialismo y el radicalismo revolucionario pasaban a percibirse como propios de extranjeros, ajeno al espíritu estadounidense. Con todo, en la década de 1890 no desapareció la tensión social. En esos años EE.UU. sufrió la peor crisis económica de su historia hasta entonces y en 1894 se organizó una huelga nacional del ferrocarril de la que emergió la figura de Eugene Debs, llamado a liderar lo que sería el Partido Socialista Americano, fundado en 1901. Este partido, que buscaba entroncar con la tradición política emanada de la revolución de 1775, logró superar los 900.000 votos en 1912, el 6% del total, en las elecciones persdienciales. Pero ese fue su techo, porque la mayoría de los ciudadanos seguían acudiendo a los partidos tradicionales en busca de la respuesta a sus demandas. Además, llegaron la I Guerra Mundial y la Revolución bolchevique de 1917, lo que trastocó el panorama y desató el miedo a la «amenaza roja», lo que acabó por condenar al Partido Socialista Americano. En 1919 se formó el Partido Comunista, aunque solo a partir de la depresión de los años 30 conoció cierto relieve. En todo caso, el conservadurismo de la AFL y, más aún, las guerras mundiales reforzaron el sentimiento patriótico y capitalista, de modo que ni socialistas ni comunistas lograron cuajar como en Europa. En el fracaso de los socialistas influye, según Aurora Bosch, «por un lado la hegemonía ideológica del liberalismo con la que es difícil luchar» en el país, y por otro la tendencia, «desde la aparición del movimiento obrero más másivo», de «identificar socialismo como extranjerismo y por tanto considerarlo antiamericano». En su opinión, «esto es clave, aunque hubiera un socialismo como el de Debs que entroncaba la tradición política radical americana -es decir profundamente democrático mucho más que los europeos- con la lucha de clases». En relación a esto, Bosch destaca también «la fortaleza de la respuesta empresarial, judicial y estatal y federal contra el primer conato de organización del movimiento obrero ya en el siglo XIX». La exclusión de la minoría negra A todo ello añade que «el sector más oprimido y pobre de la población, la minoría negra, quedaba generalmente excluido de esta lucha, por su propia opresión en el sur, por el racismo de los sindicatos en el norte, hasta los años treinta, en que si se incorporaron al sindicalismo del CIO y el para el Partido Comunista fue un objetivo principal de acción». «Pero entonces ya se integraron en la Coalición Roosevelt del Partido Demócrata», anota. En la actualidad, reflexiona la especialista, «la asociación de socialismo y radicalismo en general con antiamericanismo puede aún ser utilizada como sabe subliminal o burdamente por la campaña del Partido Republicano y seguro que seguirá siendo eficiente, en parte también por cómo los estadounidenses se ven a sí mismos», señala en referencia a «la importancia de la no intromisión del estado federal y la convicción de que nadie defenderá sus intereses mejor que ellos mismos, así como el tema de la responsabilidad individual en un sentido amplio, incluido labrar su propia suerte». Sin embargo, sí percibe un cambio en la percepción del termino socialista en la sociedad estadounidense, ya que «estamos en un nuevo escenario político tras la recesión». «Lo hemos visto con el Partido Republicano y Trump -explica-. Lo vimos en la campaña de 2016 con Sanders y lo estamos viendo en esta campaña. En efecto, parece que para muchos votantes demócratas, tras la desigualdad con que se ha resuelto la gran recesión, medidas características de un socialismo democrático -más moderadas incluso que las europeas- no les parecen desde luego antiamericanas». Howie Hawkins, candidato del Partido Verde y del Partido Socialista de EE.UU. - ABC Howie Hawkins, candidato del Partido Socialista de EE.UU.: «Sanders logrado abrir la conversación» El candidato del minoritario Partido Socialista de EE.UU. -también del Partido Verde-, asegura que Bernie Sanders ha logrado que en EE.UU. se hable de socialismo, algo antes proscrito. A juicio de Howie Hawkins, el senador por Vermonthace campaña por un «liberalismo de New Deal a la antigua», no «un programa socialista tradicional de propiedad social y la gestión democrática de los medios de producción». Sin embargo, reconoce que ha logrado que se hable del socialismo y que ha beneficiado a su partido. El socialismo de Sanders, señala, se identifica con sus programas sociales exitosos. «Hasta Sanders, el socialismo era un obstáculo para la conversación. Ahora sirve para iniciarla», asegura a ABC. En este sentido, destaca que «millones de estadounidenses hablan de qué significa socialismo democrático, ha abierto el debate». Según explica, las élites empresariales y políticas de EE.UU. han «denigrado» históricamente a los socialistas democráticos, sobre todo en la represión del Temor Rojo tras las guerras mundiales. «Su propaganda los equiparó con estados represivos de partido único», apunta. El programa del Partido Socialista -heredero del de Eugene Debs del siglo XX- incluye «tres cuestiones de vida o muerte», destaca: un nuevo acuerdo verde ecosocialista para evitar una catástrofe climática, un proyecto de ley con garantías de empleo, ingresos por encima del umbral de pobreza, vivienda asequible, sanidad para todos, educación gratuita, jubilación, y desarme nuclear. En cuanto a regímenes como los de Cuba o Venezuela, defiende que EE.UU. levante las sanciones y los esfuerzos para cambiar su régimen. Su pueblo debe decidir su gobierno.
08-03-2020 | Fuente: abc.es
La lucha de las Madres de Abril contra la impunidad y el olvido en Nicaragua
Álvaro Conrado acababa de cumplir quince años cuando el 20 de abril de 2018 salió de casa para apoyar a los estudiantes universitarios que protestaban, en Managua, contra el Gobierno de Daniel Ortega. Era la respuesta de los jóvenes por la represión empleada por este contra los pensionistas que salieron a la calle dos días antes para rechazar la reforma de la Seguridad Social impuesta por el presidente sandinista por decreto. Esta protesta fue el desencadenante de unas movilizaciones que han sumido al país en una crisis política y social que está a punto de cumplir dos años. Álvaro pretendía llevar agua a los universitarios, pero no pudo llegar. «Fue el primer niño asesinado en las protestas. Lo disparó un francotirador en el cuello. Lo llevaron a un hospital público donde le fue negada la atención médica [el gobierno encarcelaba a quienes atendiera a los manifestantes], y cuando lo llevaron a otro centro ya era demasiado tarde. Se había desangrado», relata a ABC su madre, Lizeth Dávila. Lizeth es vicepresidenta de la Asociación Madres de Abril (AMA), que reúne a padres y familiares de las víctimas que han muerto bajo el fuego y la represión de la policía nicaragüense, así como paramilitares simpatizantes del régimen (328 personas, según la Comisión Interamericana de DD.HH., desde abril de 2018). La asociación lucha desde su creación para lograr justicia contra estos crímenes. «Por parte de las autoridades y la fiscalía no ha habido ninguna voluntad por esclarecer ninguna de las muertes de estos muchachos. Todos los expedientes están engavetados (guardados), y en Nicaragua no hay acceso», denuncia Lizeth. A su lado está Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán, que murió a los 21 años cuando participaba, el 30 de mayo de 2018, en la bautizada como «La madre de todas las marchas». La histórica y multitudinaria manifestación que además de celebrar el Día de la Madre denunciaba la muerte de más de 70 de personas, entre ellos muchos jóvenes, en apenas mes y medio de movilizaciones. La celebración y reivindicación se convirtieron en una masacre. El luto escenificado por muchas madres en solidaridad con otras, se convirtió ese día en un luto real. «Mi hijo, estudiante de diseño gráfico, fue asesinado como muchos otros», recuerda Josefa, que también forma parte de la delegación de AMA que estos días está de gira por Europa ?Ginebra, Ámsterdam, Madrid (del 9 al 11 de marzo), París, Bruselas..?. «El motivo de esta gira es hacer incidencia a la comunidad internacional para que presionen a sus gobiernos para acelerar las sanciones hacia el dictador Ortega, que sigue masacrando, acosando y reprimiento al pueblo, y sobre todo a la oposición», explica en conversación telefónica desde Ámsterdam. A esto se suma el hostigamiento constante, ejercido también por conciudadanos, contra los presos políticos excarcelados ?gracias a una ley de amnistía rechazada por AMA, pues le otorga impunidad al régimen frente a los crímenes?. El más reciente y mediático ejemplo de este acoso es el boicot del funeral del poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, que en los últimos años fue muy crítico con Ortega. «También está profanando tumbas y los asesinatos continúan dentro del país, esta vez de manera selectiva pero no ha dejado de asesinar ?subraya Josefa?. Todo eso hemos venido a denunciar, porque en Nicaragua no hay justicia, ni siquiera una debida investigación.». Lizeth y Josefa participaron hace unos días en la 43 sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Ginebra, en la que se han reunido con diferentes relatorías para denunciar «los casos más recientes» y todo lo que está sucediendo en el país, «donde seguimos viviendo en un Estado militar de ?facto?», indica Josefa. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">¡LAS MADRES DEMANDAMOS JUSTICIA, VERDAD, REPARACIÓN Y GARANTÍAS DE NO REPETICIÓN! ¡NO QUEREMOS IMPUNIDAD! <br><br>Intervención de Lizeth Dávila, vice-presidenta de la Asociación Madres de Abril, AMA en la 43 Sesión Consejo de Derechos Humanos Naciones Unidas <a href="https://t.co/CaGJCEv1w3">pic.twitter.com/CaGJCEv1w3</a></p>&mdash; Asociación Madres De Abril (AMA) (@MadresDeAbril) <a href="https://twitter.com/MadresDeAbril/status/1233163757532127237?ref_src=twsrc%5Etfw">February 27, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> A pesar de que la crisis nicaragüense ha desaparecido prácticamente de los medios, esta persiste y corre el riesgo de enquistarse. «Vivimos bajo una dictadura. En Nicaragua nada está normal, por eso venimos a Europa a denunciarlo. Ortega sigue negando los crímenes de lesa humanidad que ha cometido», añade Lizeth. Museo de la Memoria Durante esta gira se están reuniendo además con las diferentes plataformas de SOS Nicaragua creadas en Europa, que se han convertido en el altavoz de su mensaje, que mediante actos sociales y culturales intentan dar a conocer en cada país, incluida España. «Estamos buscando justicia, porque en Nicaragua no la hay. Y mientras esté el dictador nunca la habrá. Todos los poderes, todo el sistema está viciado», señala la madre de Jonathan.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">En 2018 el gobierno de <a href="https://twitter.com/hashtag/Nicaragua?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Nicaragua</a> cometió crímenes de lesa humanidad. La represión estatal asesinó a más de 325 personas.. Estas son sus historias. Esta es nuestra lucha contra el olvido.<br><br><a href="https://twitter.com/hashtag/AMAyNoOlvida?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#AMAyNoOlvida</a> Museo de la Memoria contra la Impunidad <a href="https://t.co/bjGVaSnLWF">https://t.co/bjGVaSnLWF</a> <a href="https://t.co/jATta5RWG4">pic.twitter.com/jATta5RWG4</a></p>&mdash; #AMAyNoOlvida Museo de la Memoria (@museomemoria_ni) <a href="https://twitter.com/museomemoria_ni/status/1180919293711704064?ref_src=twsrc%5Etfw">October 6, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Otro de los objetivos de la Asociación Madres de Abril es que no se olvide a las víctimas. Lo está haciendo a través de la creación del Museo de la Memoria y la Impunidad, cuyo fin es el de «conservar la verdadera realidad de nuestros hijos, dignificándola. Y contrarrestar la narrativa del Gobierno porque nuestros hijos no eran delincuentes, la mayoría eran estudiantes». La única exposición alumbrada por el museo ha sido «Ama y no olvida», que logró sobrevivir al régimen dos meses antes de ser clausurado. Pero la iniciativa no ha muerto pues se puede visitar virtualmente, y AMA tiene en proyecto que se transforme en un museo itinerante que viaje a otros países para que se conozca «cómo el Gobierno asesinó a nuestros hijos», concluye Lizeth.
08-03-2020 | Fuente: abc.es
Las líneas rojas que EE.UU. no cumplió en Siria
La guerra en Siria se convirtió en un problema imposible de resolver para Estados Unidos desde que Barack Obama le marcó al régimen de Bashar al Assad una línea roja que este ignoró en repetidas ocasiones sin ninguna represalia por parte la primera potencia mundial. En 2012, el entonces presidente norteamericano advirtió al régimen sirio de graves represalias si empleaba armas químicas. Las usó, no una sino varias veces, sin ninguna consecuencia. Es más, la intervención de Rusia, que llegó al conflicto primero como mediador y luego como aliado militar de Damasco, le está permitiendo a Al Assad acabar victorioso un conflicto que pronto cumplirá una década. Para el actual presidente, Donald Trump, el conflicto sirio es un ejemplo de lo que en campaña llamó «eternas guerras sin sentido», a las que prometió poner fin una vez llegara al gobierno. Mientras se le ha resistido negociar la salida de Irak y Afganistán, el presidente dio en octubre la orden de repliegue del norte de Siria, dejando a los kurdos, aliados de Washington, a merced del avance de Turquía. La cúpula del Pentágono sólo ha sido capaz de convencer a Trump de que deje unos cientos de soldados en Siria con la excusa de que son necesarios para que unos campos petrolíferos no acaben en manos de Rusia o del régimen sirio. La excusa de Trump «Nos estamos quedando el petróleo, sólo por eso estamos ahí», suele decir el presidente en sus mítines, como una excusa de por qué el repliegue de Siria no es completo. Lo cierto es que es ilegal que un país envíe tropas a otro para apropiarse de sus recursos naturales, y los soldados norteamericanos no sólo se encargan de vigilar campos de crudo. El mes pasado una guerrilla afín al régimen de Al Assad atacó en un puesto de control en el noreste del país a un convoy de las fuerzas armadas norteamericanas. Las imágenes que luego difundió la agencia estatal de Gobierno sirio mostraban a unos milicianos disparando y apedreando a unos vehículos acorazados con la bandera estadounidense. En ese vídeo los soldados norteamericanos se defienden y devuelven fuego, matando a un sirio e hiriendo a otro. Durante años no ha quedado claro en Washington cuál era el mal menor en Siria, si un régimen acusado de delitos de lesa humanidad apoyado a la vez por Irán y Rusia o una mezcla de guerrillas islamistas que llegó a Siria del vecino Irak ondeando la bandera del Estado Islámico y retransmitiendo por internet brutales asesinatos de periodistas y cooperantes, varios de ellos norteamericanos. En el eterno paisaje cambiante de Oriente Próximo, EE.UU. ha compartido enemigos con sus propios enemigos, y en un punto incluso se vio caer del lado de Rusia, Irán y Damasco en su campaña contra los yihadistas del Daesh, que crearon su «califato» en una tierra de nadie entre Irak y Siria. Una vez este grupo islamista ha quedado doblegado, muerto su líder en Siria en una operación norteamericana, Trump ha decidido lavarse las manos y retirarse, lo que finalmente supone una victoria para Al Assad y para Rusia, que tiene en la costa mediterránea de Siria una de sus bases navales más importantes. Turquía tiene sus propios intereses, y ve con recelo el avance del régimen de Al Assad sobre Idlib, otro de los bastiones de la oposición siria. Hubo un tiempo en que la comunidad internacional negociaba con unos rebeldes moderados apoyados por Turquía que en teoría estaban a punto de marchar sobre Damasco para crear en Siria un régimen democrático. EE.UU. también les apoyó en su momento, pero como muchas de las promesas hechas en Siria, estos han quedado en el olvido.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Polémica en Colombia: «Aquí mueren más personas por robos de móviles que por defender los DD.HH.»
La ministra del Interior de Colombia, Alicia Arango, ha manifestado que muere más gente por el robo de teléfonos móviles que por defender los Derechos Humanos, días después de que se confirmaran nuevos asesinatos de líderes sociales en Antioquía, en el norte del país. Sus palabras han generado discusiones en el país. «Aquí mueren más personas por robo de celulares que por ser defensores de los Derechos Humanos», ha asegurado Olmos durante su presencia en la Mesa por la Protección de la Vida, celebrada en Putumayo, en el suroeste de Colombia, para abordar la situación de inseguridad a la que tienen que hacer frente líderes sociales y sindicales por todo el país. La recién nombrada ministra del Interior ha insistido en «el interés» del Gobierno por proteger, no ya sólo a los líderes sociales, sino también al resto de ciudadanos colombianos. Arango también ha hecho referencia a una de las últimas polémicas surgidas en el país, el informe de Naciones Unidas alertando de los excesos en los que la Policía colombiana podría haber incurrido , así como de la grave inseguridad a la que tienen que hacer frente amplios sectores de población del país. Después de que algunos sectores afines al presidente Iván Duque llegaran incluso a proponer el cierre de la delegación de la ONU en Colombia, Olmos ha explicado que, si bien «no les incomoda la presencia» de Naciones Unidas puesto que «es necesaria», ha de «ser siempre neutral» e «imparcial». « A nosotros no nos incomoda la presencia de la ONU , es necesaria en Colombia, en el mundo, pero tiene que ser siempre neutral, imparcial , tiene que basar los informes en hechos comprobados, con nombres propios», ha declarado, tal y como ha recogido el diario «El Espectador». En caso contrario, ha explicado, el Gobierno de Colombia y Naciones Unidas se mantendrían «en una discusión sobre si es verdad o mentira, en vez de comenzar a solucionar» estos problemas. Según Naciones Unidas, desde la firma del acuerdo de paz con las ya extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016, han sido asesinados al menos 303 líderes sociales y defensores de los Derechos Humanos , 86 de ellos sólo en 2019, y 173 exguerrilleros, de los cuales 77 murieron el año pasado. Por su parte, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) ha precisado que en lo que va de 2020 al menos 51 líderes sociales y diez exguerrilleros de las FARC han sido asesinados.
27-02-2020 | Fuente: abc.es
Latinoamérica, la región más desigual y violenta del mundo, según Amnistía Internacional
América Latina y el Caribe siguen siendo la región más desigual y violenta del mundo. El 2019 estuvo marcado por una ola de protestas, que algunos llamaron «la brisita bolivariana», que sacudió de norte a sur una región que ya mostraba síntomas de cansancio y descontento social ante medidas gubernamentales que socavaban el gozo de los derechos económicos y sociales de la población. La «brisa» que sacudió Ecuador, Chile, Venezuela, Colombia, Bolivia, Haití y Nicaragua, saldó con la muerte de al menos 210 personas como consecuencia de la violencia en las protestas (83 en Haiti, 47 en Venezuela, 35 en Bolivia, 31 en Chile), y otras miles heridas y detenidas arbitrariamente. Salvo en algunos casos, la mayoría de los Gobiernos latinoamericanos se refugiaron en el uso excesivo de la fuerza para intimidar a los descontentos y que así fracasaran sus reivindicaciones sociales. Los periodistas y los defensores de derechos humanos fueron los más perjudicados. Latinoamérica sigue siendo el terreno más peligroso del mundo para su ejercicio. Así lo respalda el informe Anual para las Américas de 2019, que presenta hoy Aministía Internacional (AI) en Ciudad de México, y que cifra en 208 los homicidios para quienes defendían los derechos humanos, lo que representa el 68% del total en el mundo. Colombia se convirtió en el país más letal. El informe es «una radiografía preocupante de los graves retrocesos que millones de personas enfrentan en la región. El 2019 estuvo marcado por protestas masivas, demostrando un hartazgo de las formas ya tradicionales de los gobiernos de ignorar las demandas populares. Desde Haití, hasta Chile, y otros países, la indignación y las exigencias de DD.HH. han sido un motor para las protestas«, manifestó en su cuenta de Twitter, Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional. En un breve repaso geográfico, Chile cerró 2019 con «la peor crisis de derechos humanos desde la dictadura de Augusto Pinochet». El Gobierno de Sebastián Piñera aumentó deliberadamente el precio del transporte público lo que ocasionó un estallido social con protestas multitudinarias que se ampliaron para pedir reivindicaciones sociales más justa. Durante ese período se desplegó al Ejército en las calles y se intensificó la represión por parte del Estado para controlar las manifestaciones. Bolivia puso fin a 14 años de Gobierno por parte de Evo Morales, tras las denuncias de fraude electoral en las pasadas elecciones de octubre donde el expresidente se declaró ganador cerrando la puerta a una segunda vuelta. La violencia se apoderó de las calles y causó 35 muertos y más de 830 heridos. En Ecuador, las fuerzas de seguridad también hicieron uso excesivo de la fuerza durante las protestas contra las medidas de austeridad que trató de imponer Lenín Moreno. Y en Venezuela, el Gobierno de Nicolás Maduro continuó perfeccionando el aparato represor con más de 2.100 detenciones arbitrarias. Venezuela, el país más violento La crisis política que se vive en Venezuela desde hace más de cinco años ha teñido de rojo todas las estadísticas del país. El aumento de las tensiones entre el Gobierno y el líder opositor Juan Guaidó agravó la situación en los primeros meses del 2019. Según Insight Crime, Venezuela fue el país fue el más violento de Latinoamérica con una tasa de homicidio de 60,3 por cada 100.000 habitantes, entre tantas, una de las razones que ha impulsado una crisis migratoria sin precedentes en el mundo que se sitúa en 5 millones de venezolanos desplazados y refugiados de acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA). Las ejecuciones extrajudiciales a manos de las Fuerzas Especiales (FAES) saldaron con 11 hombres jóvenes ejecutados y los encarcelamientos por motivos políticos se situaron en 388 personas (18 mujeres y 370 hombres), según la ONG Foro Penal Venezolano. En la lista recuerdan a los diputados Juan Requesens y Gilber Caro, el jefe de gabinete de Guaidó, Roberto Marrero, todos permanecen bajo custodia del Servicio de Inteligencia (Sebin). Cuando Latinoamérica implosionó y cada país se fue sumergiendo en una racha de protestas violentas, los opositores al régimen de Maduro comenzaron a responsabilizar al Gobierno venezolano de desestabilizar el continente. Lenín Moreno fue el primero en denunciar que su antecesor Rafael Correa y Nicolás Maduro estarían detrás de las protestas antigubernamentales en ese país. Juan Guaidó acusó también a Maduro de financiar grupos irregulares para generar una crisis política e institucional en los demás países. México, el más mortífero para los periodistas Los datos hablan solos. México fue el país más mortífero de la región para los periodistas y los defensores de derechos humanos con al menos 10 homicidios y 23, respectivamente en 2019. En diciembre, Reporteros Sin Fronteras denunció que la probabilidad de que los autores intelectuales de los asesinatos a periodistas sean juzgados «es casi nula», teniendo en cuenta que la tasa de impunidad en ese tipo de delitos «supera el 90 %». El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tomó alarmantes medidas respecto a seguridad nacional, incluida la creación de la nueva Guardia Nacional, concebida como un «cuerpo policial civil», pero estaba conformada por personal militar. Hubo acoso, ataques y homicidios, y las desapariciones forzadas a manos de agentes del Estado aumentaron a 61.637 personas. Repitiendo el patrón del Gobierno venezolano con respecto a la tortura y otros malos tratos, el Comité de la ONU publicó sus conclusiones de México en mayo donde expresó su «preocupación por el elevadísimo número de casos de tortura, incluida la violencia sexual». Llamó la atención que en temas migratorios México actuara de forma contraria a la legislación, manteniendo recluidos a más de 51.999 menores en centros para inmigrantes. Tras el endurecimiento de la política migratoria de Trump y la amenaza de romper el acuerdo comercial con México, López Obrador tuvo que poner mano firme a los inmigrantes detuviendo a 186.750 en situación irregular y deportando a 123.239, de ellos el 98% procedía de Centroamérica.
27-02-2020 | Fuente: abc.es
El régimen cubano amordaza a la disidencia durante el juicio «político» contra José Daniel Ferrer
Según la retórica del régimen, en Cuba no hay presos políticos. Sin embargo, es posible afirmar que sí existen los juicios políticos. El caso contra el opositor y líder de Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer y los tres activistas de la organización Fernando González Vaillant, Roilán Zárraga Ferrer y José Pupo Pacheco, evidencian esta afirmación. Enjuiciados por los presuntos delitos de lesiones, privación de libertad y atentado ?cargos para los que la Fiscalía pide 9 años de cárcel para Ferrer, y entre 7 y 8 para los otros encausados?, los cuatro opositores están siendo procesados desde una praxis utilizada, durante seis décadas, para coartar cualquier manifestación que disienta o denuncie al régimen: los juicios «sumarios» o, en este caso, «ejemplarizantes». Después de cinco meses en prisión, ayer la Fiscalía Provincial de Santiago de Cuba celebró la vista pública del juicio contra los cuatro opositores, en la sede del Tribunal Provincial de esta ciudad. Ninguno de los periodistas independientes, ni activistas de diversas organizaciones opositoras, lograron acceder al edificio que se encontraba desde horas tempranas custodiado por un excesivo cerco policial que suele disponerse, por regla general, para delitos comunes como la violación sexual o asesinatos graves. «El juicio oral es público, pero solo los familiares tienen acceso a la sala»; fue la respuesta dada por el jefe del operativo policial a quienes se acercaron para acudir a la vista oral. Un reportero del periódico independiente Diario de Cuba reportó que, «el acceso al Tribunal fue imposible para cualquier persona que sea de interés de la policía política». Un diplomático también intentó acceder, y le fue negado el paso. Sin embargo, el operativo dispuesto por la policía política no solo se limitó al Palacio de Justicia, sede del Tribunal. Desde el lunes decenas de opositores y activistas, miembros de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), de la que es líder Ferrer, y la plataforma Cuba Decide de varias provincias del país, fueron sitiados y amenazados en sus domicilios. Otros fueron arrestados, bloqueadas sus líneas de teléfonos móviles y sus cuentas de acceso a internet invalidadas. Cuentas bloqueadas Un operativo policial extendido a lo largo del país y con una única finalidad: evitar una manifestación masiva en apoyo a los cuatro opositores que, en las redes sociales y bajo la consigna #YoSoyElQueAcusa, se estaba realizando semanas antes. Pero desde el lunes, las cuentas que habían tuiteado este hashtag permanecieron bloqueadas o suspendidas temporalmente. Como señaló un editorial de Diario de Cuba en referencia a la asistencia pública al juicio contra Ferrer, «el proceso de la Fiscalía, que imputa delitos comunes de lesiones y privación de libertad, no tiene para ello el mérito legal para que el juicio se realice sin el cumplimiento de la garantía universal». Dicha garantía asegura el control popular sobre el desarrollo del ejercicio de poderes ejecutivos y judiciales en el seno de un juicio oral de naturaleza penal, y «custodia a los acusados de abusos y excesos que se cometen cuando una maquinaria de la justicia desea actuar en privado para garantizar la secretividad y evitar la denuncia popular». La connotación política contra los cuatro opositores se establece en la magnitud misma del operativo policial, en la coacción y amenaza a los testigos en favor de los imputados, y en la campaña de desacreditación contra Ferrer en los medios de prensa estatales de la Isla. No son pocos los que han opinado que el encarcelamiento, procesamiento y enjuiciamiento de los opositores, es más un mensaje para los ciudadanos cubanos ?advertencia ante una inminente manifestación popular? y un gesto claro de omisión a las denuncias de la Organización de Naciones Unidas. A inicios de febrero, la ONU emitió una resolución donde condena el uso que hace el régimen cubano de las figuras penales de desacato, desorden público, peligrosidad social y atentado, para sancionar y llevar a prisión a ciudadanos por razones políticas. El documento, del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU reconoció que estas figuras penales «son sumamente vagas y carecen de requisito de precisión suficiente para dotar de certeza legal a la población». Observadores Pero a la vaguedad de los delitos hay que añadir las irregularidades que se producen durante los procesos como el de Ferrer, acusado de unos cargos sobre testimonios falsos y pruebas «fabricadas», como han denunciado ONGs y organismos internacionales. A esto se suma la imposibilidad de poder seguir el juicio, como denunciaba este martes Amnistía Internacional en una carta. Otras ONGs, como el Observatorio Cubano de Derechos Humanos exhortaba a Unión Europea para que enviara a un observador para «monitorear» el juicio. Desde el Parlamento Europeo, mostraban su preocupación sobre el proceso:«Tengo pocas expectativas de que José Daniel Ferrer tenga un juicio justo, dado todo lo que hemos visto hasta ahora. Desde que le detuvieron arbitrariamente en octubre, ha habido todo tipo de irregularidades en el proceso, además del abuso y tortura a la que fue sometido José Daniel. Por lo tanto, el Parlamento Europeo estará siguiendo el caso de cerca y reaccionará en consecuencia», advertía Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo para América Latina, en declaraciones a ABC. Uno de los testigos denuncia ante la justicia las amenazas de la Seguridad del Estado S. GAVIÑA Ebert Hidaldo, uno de los testigos citados para testificar en el juicio de Ferrer, presentó ayer una queja en la Fiscalía Militar y el Tribunal Municipal de Santiago de Cuba por la intimidación ?fue detenido el domingo junto con su hijo? y amenazas de los que fue víctima por parte de agentes de la Seguridad del Estado para que no declarara a favor del opositor. «Ebert Hidaldo fue intimidado por agentes de la Seguridad del Estado para evitar que diera su testimonio a favor de José Daniel Ferrer, eso es abuso de autoridad y una forma de coacción, afectando el derecho a las garantías del debido proceso», declaró a Cubanet Laritza Diversent, abogada del testigo. Hidalgo tras recibir la citación fue detenido y conducido a una unidad policial, advirtiéndole con ser llevado a prisión si su testimonio obstaculizaba el proceso contra Ferrer, algo que denunció a través de la redes sociales la hermana de Ferrer, Ana Belkis Ferrer este domingo. El testimionio de Ebert es fundamental en este proceso, pues él, su hijo y varios vecinos fueron testigos de cómo la persona que acusa a Ferrer de detención y lesiones, Sergio García, salió de la sede de Unpacu «sin lesiones» el pasado 21 de septiembre. Hidalgo habría además conversado con la esposa de García, quien le informó que la Seguridad del Estado presionó a su marido para que acusara a Ferrer de haberle provocado las lesiones que él sufría como consecuencia de un accidente de tráfico. El opositor fue detenido el 1 de octubre.
1
...