Infortelecom

Noticias de asaltos

25-08-2018 | Fuente: as.com
Lo nunca visto en el boxeo: suena la campana y abandona el ring... ¡ojo a la cara del rival!
El boxeador Curtis Harper, decide no pelear contra Efe Ajagba en el combate que tenían pactado a seis asaltos en Minneapolis y se baja del ring nada más sonar la campana.
05-08-2018 | Fuente: as.com
Kerman no frena: luce y acaba con Navarrete en seis asaltos
El vasco derrotó a Johnny Navarrete por KO en el sexto asalto tras enviarlo al suelo en dos ocasiones en ese round. Su próxima cita, la defensa europea en noviembre.
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Los asaltos racistas en Italia llegan a una atleta de élite
Crea cierta alarma la agresión sufrida por la atleta italiana Daisy Osakue cuando se dirigía a su casa de Moncalieri, una ciudad de 55.000 habitantes en la provincia de Turín. Desde un coche en marcha, en torno a la 1.30 horas de la madrugada, dos hombres le lanzaron huevos dañándole un ojo. La atleta, nacida en Turín de padres nigerianos y promesa italiana en el lanzamiento de disco, ha tenido que ser operada de una lesión en la córnea, que podría poner en riesgo su participación en los Europeos de atletismo de Berlín, el 6 de agosto. Se sospecha que se ha tratado de un acto de racismo, teniendo en cuenta el clima que se está viviendo en Italia en algunos sectores de la extrema derecha contra los inmigrantes. Los carabineros intentan mostrar cautela, excluyendo que la motivación sea racista. Los investigadores explican que hace algunos días el mismo coche había sido señalada por episodios análogos de lanzamiento de huevos a peatones. Pero al tratarse del enésimo caso grave que se produce en las últimas semanas muchos piensan que se trata de racismo. Así lo cree la propia atleta, que, con una llamativa venda en el ojo izquierdo, ha declarado: «Ha sido un ataque estúpido y gratuito. Un ataque racista. Me gustaría hablar con esos jóvenes, comprender por qué han hecho semejante cosa. No querían agredirme a mi como Daisy, sino que deseaban atacarme como chica negra. En esa zona hay varias prostitutas, me habrán confundido con una de ellas. Ya me había sucedido el ser víctima de episodios de racismo, pero solo verbales. Pero cuando de la palabra se pasa a los hechos significa que se ha superado otro muro». Después de la agresión, la foto de la joven con un ojo cerrado y en lágrimas fue publicada en Instagram por Luca Paladini, un activista de derechos del colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales). Al poco se convirtió en viral, dando paso a un abierto enfrentamiento político sobre los numerosos episodios de violencia contra personas extranjeras o negras que se han sucedido en Italia en los últimos meses, y con mayor continuidad en las últimas semanas. El ex primer ministro, Matteo Renzi, se expresó con gran indignación, hablando de situación de emergencia: «Los ataques contra personas de distinto color de piel son una emergencia. Esto es ya una evidencia que ninguno puede negar, sobre todo si se sienta en el gobierno de Italia». «Invención de la izquierda» El vicepresidente del gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, ha respondido con cierto desprecio a Renzi, mostrando su línea dura contra la inmigración: «¿Alerta racismo en Italia? No digamos tonterías. Recuerdo que solo en los últimos tres días, en medio del silencio general, la policía ha detenido a 95 inmigrantes, mientras otros 414 han sido denunciados». Salvini termina, como siempre, echando las culpas a la izquierda de la situación: «Toda agresión va castigada y condenada, pero ciertamente la inmigración de masas permitida por la izquierda en los últimos años no ha ayudado». Hoy en amplios sectores, en la derecha y en la izquierda, se critica la política migratoria que realizó el Gobierno Renzi, pero no es menos cierto que el ministro del Interior Salvini suele calentar casi a diario el clima xenófobo, con el riesgo que ello comporta. De hecho, cada día es más fuerte el debate sobre el racismo en Italia. Los periódicos y comentaristas más serios destacan hoy que el peligro del racismo en Italia existe y que no es, como dice Matteo Salvini, «una invención de la izquierda». El líder de la Liga reduce todo a casos aislados: «Acusar de racismo a todos los italianos y al gobierno, después de algunos episodios limitados, es una locura. Recuerdo que los delitos cometidos cada día en Italia por inmigrantes son unos 700, casi una tercera parte del total. Esta es la única alarma real contra la que yo como ministro estoy combatiendo». Salvini se está viendo beneficiado del clima contra la inmigración que crece en el país. Las encuestas le dan alrededor de un 30 % en intención de voto, muy por encima del 17,5 % que obtuvo en las pasadas elecciones del 4 de marzo. Pero, al mismo tiempo, Salvini sigue recibiendo muchas críticas por su radical y agresiva política. Por ejemplo, se le echa en cara que considere un simple delito lo ocurrido hace un par de días en Partinico (Palermo), donde un grupo de jóvenes propinó una paliza a un joven senegalés de 19 años, que servía como camarero en un bar, al tiempo que le gritaban: «Vete de aquí, sucio negro». Es decir, a Salvini se le dice desde muchos sectores del país que no se puede cerrar los ojos o infravalorar el hecho de que se dispare desde un balón a una niña gitana de 13 años o a un obrero de color que trabaja sobre un andamio. Cansado de este tipo de críticas, el líder de la Liga ha publicado en Twitter una frase que ha levantado gran escándalo: «Tantos enemigos, tanto honor». Se trata de una conocida frase que formó parte del armamento verbal del dictador Benito Mussolini. Pocos dudan de la existencia de una espiral racista en Italia. Y lo que es peor: aumenta el número de quienes creen que puede usar la violencia contra quien le ocasione molestias. Es un debate que domina también buena parte de la actualidad. De ello se lamentan sobre todo los empresarios, porque consideran que ese debate le sirve al gobierno como cortina para cubrir su incapacidad a la hora de afrontar otros problemas graves del país, como el crecimiento y el trabajo, entre otros muchos.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
«Todo el mundo era sandinista en Nicaragua, pero este régimen es peor que el de Somoza»
Los choques violentos en las manifestaciones contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, han dejado una cifra que expresa por sí sola la trágica situación que atraviesa el país: 351 muertos y un número indeterminado de desaparecidos es el balance que se manejaba este viernes, días después de que la la Organización de Estados Americanos (OEA) condenara al régimen sandinista ?el Frente Sandinista de Liberación Nacional entró en Managua en 1979, acabando con la dictadura de Anastasio Somoza? y le pidiera adelantar las elecciones. «Toda la gente de Nicaragua era sandinista, pero ahora se ha decepcionado, porque en su momento hubo muchísimos muertos por la libertad y ahora este régimen ha salido peor», explica Carlos Pérez, un nicaragüense de 39 años afincado en Madrid, a ABC. «Ortega solo cuenta con los empleados públicos, de la parapolicía y de los paramilitares, porque no le apoya nadie más. Organiza marchas para demostrar que tiene músculo, paga a la gente para que vaya y les pone autobuses, pero aún así no llegan muchas personas», añade. Trazando una analogía macabra, pero significativa, Pérez recuerda que los cadáveres de las víctimas de Managua se pueden encontrar en «la Cuesta del Plomo», donde los cuerpos de los opositores a Somoza también eran, antaño, arrojados por sus verdugos. «Todo empezó con la reforma del Seguro Social, pero eso fue solo la excusa, lo que encendió la mecha, porque la gente ya estaba cansada del régimen. La represión sobre ancianos y estudiantes hizo que el resto de Nicaragua saliese a las calles a manifestarse», recuerda Pérez. «El Gobierno no sabía qué hacer, así que convocó una mesa de diálogo para ganar tiempo. Nunca se la tomó en serio. Hizo algunas promesas, de las cuales no ha cumplido ninguna, y más bien ha recrudecido la represión», lamenta. El pasado 11 de julio, la propuesta de diálogo quedó paralizada después de que el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag fueran agredidos en Diriamba, al sur del país, por paramilitares afines a Ortega. Precisamente, el Papa Francisco ha manifestado en varias ocasiones su disgusto por la situación que sufre el país americano, y ha pedido, como hizo a finales de abril, que «se evite un inútil derramamiento de sangre». Sus ruegos no han sido escuchados. «Ahora, lo peor son las detenciones arbitrarias. En Nicaragua hay unas familias que se llaman CPC [Consejos del Poder Ciudadano] y que son como los oídos del Gobierno, los que le llevan las listas diciendo ?fulanito es líder de este barrio? o ?fulanito ha ido a manifestarse?», señala Pérez. «A esas persona las llevan a prisión, les ponen cargos, les detienen y luego les encuentran muertos», describe, añadiendo que muchos de sus conocidos han optado por abandonar el país. «Este régimen es peor que el anterior, porque antes había una especie de guerrilla, de armados contra armados, pero ahora son paramilitares y parapolicías contra civiles», critica. Ambos grupos violentos, a los que el Ejército, que «dice no meterse», provee de armas, cometen sus asaltos «vestidos de paisanos», pero «con un mismo color de ropa» para distinguirse de los civiles. Amnistía Internacional ya denunció que «el Gobierno nicaragüense ha utilizado a personas armadas o a grupos progubernamentales armados que actúan con la complicidad de funcionarios estatales, en particular la Policía, o con su aquiescencia o tolerancia» en un informe publicado a finales de mayo. «Creo que la comunidad internacional debería pronunciarse más», concluye Pérez, al otro lado del teléfono.
20-07-2018 | Fuente: elpais.com
Perjudicados
Se cumple un cuarto de siglo de un cara a cara ya convertido en hito televisivo: el que en mayo de 1993 enfrentó a Felipe González con José María Aznar en dos asaltos
19-07-2018 | Fuente: elpais.com
Perjudicados
Se cumple un cuarto de siglo de un cara a cara ya convertido en hito televisivo: el que en mayo de 1993 enfrentó a Felipe González con José María Aznar en dos asaltos
30-06-2018 | Fuente: as.com
Eva Naranjo venció a Davinia Pérez y Jonfer noquea de nuevo
Eva Naranjo ganó por decisión unánime (triple 100-90) a Davinia Pérez y se proclamó campeona Internacional WBC. Jonfer noqueó a Henry Maldonado en tres asaltos.
27-06-2018 | Fuente: abc.es
Epidemia de ataques a furgones que transportan dinero en efectivo en Sudáfrica
Un furgón destrozado, agujeros por impactos de balas, neumáticos reventados y miles de rands (divisa sudafricana) esparcidos por el suelo. Se trata de una impactante imagen que empieza a ser habitual en las carreteras y calles de Sudáfrica. El país está viviendo una terrible ola de asaltos a furgones que transportan dinero en efectivo. Desde que empezó el año, ha habido 162 ataques a estos vehículos a lo largo de toda la nación: con una media de un ataque diario que han supuesto la sustracción de millones de la rands. Los expertos hablan de epidemia y catalogan la situación de emergencia nacional, calificando los ataques de actos de terror. La policia afirma que se trata de actuaciones atribuidas al crimen organizado. Los atacantes no dudan en golpear a plena luz del día y hacen uso de una extrema violencia, disparando a matar contra los guardias de seguridad que se ponen en su camino. El desolador balance hasta la fecha arroja decenas de guardias asesinados y miles de millones de rands (moneda sudafricana) ahora en manos de bandas criminales altamente organizadas. Yusuf Abramjee, activista que lucha contra el crimen en Sudáfrica, explica a ABC el modus operandi de estas bandas de criminales: «Son grupos formados por una veintena de criminales organizados, que utilizan armamento militar y se mueven en distintos vehículos robados previamente. Los ladrones abren fuego a plena luz del día para frenar a los furgones, ya sea disparándoles en las ruedas o cortándoles el paso. Además, en muchos de estos atracos se han usado explosivos para volar la parte trasera de los vehículos y tener acceso al dinero». Por la formación y el tipo de armas usadas se está investigando a militares en activo, retirados y provinientes de países vecinos, así como a miembros del cuerpo policial que pudieran están involucrados en estos ataques. La Ministra de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, confirmó la semana pasada que en algunos de estos atracos se están usando armas militares de alto calibre, como rifles AK-47, que pertenecen a las fuerzas armadas de Sudáfrica. «Es especialmente preocupante lo sencillo que es comprar explosivos para uso comercial en Sudáfrica: su precio va desde los R2000 (unos 127 euros) a los R5000 (318 euros)», denuncia Abramjee. Foto proporcionada por Yusuf Abramjee, activista social de SudáfricaLa cooperación ciudadana, clave Se han identificado alrededor de 100 sospechosos hasta el momento y, en las últimas semanas, se han realizado numerosas detenciones. Las últimas intervenciones policiales, que han sido posibles en parte gracias al papel activo de las comunidades, han llevado a los ladrones a atacar en zonas remotas. La mayoría de los ataques han sido perpetrados en carreteras amplias, zonas rurales o remotas mientras los furgones estaban en tránsito o cuando los guardias de seguridad se encontraban en un momento vulnerable, por ejemplo cuando salían de las instalaciones con el dinero en efectivo. Este tipo de ataque se conoce como «pavimento cruzado». Las provincias más afectadas son Gauteng (donde se encuentran ciudades como Johannesburgo y Pretoria), Cabo Oriental (Eastern Cape) y Mpumalanga. Para Abramjee la receta para terminar con este tipo de crimen es aunar fuerzas: «Para que nuestras calles sean más seguras es necesario que haya más presencia policial, la cooperación de la sociedad civil con las fuerzas del orden y un compromisos de las compañías de este tipo de transporte para formar a su personal y dotarles de la última tecnología para dificultar este tipo de ataques». Algunas empresas de seguridad y transporte están invirtiendo en la formación de sus empleados con cursos de hasta ocho semanas. Sin embargo, otras muchas compañías no están destinando recursos para intentar combatir esta situación pese a las pérdidas humanas y materiales que suponen. Un tipo de crimen estacional El activista Abramjee cree que puede tratarse de un tipo de crimen estacional: «Hace algún tiempo, 80 cajeros fueron atacados con explosivos, sin embargo actualmente este tipo de atracos se ha reducido a la mínima expresión. Posteriormente tuvo lugar una serie de atracos a sucursales bancarias, algo que también se ha reducido. Y ahora está siendo el boom de los atracos a furgones en tránsito». Esta oleada de robos, que empezó con fuerza a finales del año pasado, ha crecido notablemente en los últimos meses, siendo los lunes los días con más ataques registrados. En 2017 este tipo de atracos, conocidos en Sudáfrica como CIT heists (Cash in Transit heists - atraco de efectivo en tránsito), se incrementó un 41% respecto al año anterior, pasando de 268 a 378. No obstante, este fenómeno no es nuevo en este país africano. «A finales de los años 90 y principios de 2000 ya sufrimos una oleada de este tipo de robos en Sudáfrica. Algunos de los asaltantes de entonces todavía siguen en prisión condenados por asesinato». Una de las líneas de investigación apunta a que estos ataques están siendo orquestados por delincuentes desde la cárcel. Este tipo de crimen está pasando factura a la imagen del país y está afectando a su economía. Los funcionarios del sector económico son reacios a dar las cifras del dinero robado pero se estima que será de miles de millones de rands ya que hay alrededor de R136 mil millones (más de 8 millones de euros) que circulan en efectivo en la economía sudafricana. El efectivo representa aproximadamente el 58% del producto interior bruto del país y más del 80% de las transacciones se realizan en cash. «Es un problema muy grave, preocupa mucho en el país y esperamos que las autoridades aúnen esfuerzos para acabar con estos atracos y hacer de este país un lugar seguro», concluye Yusuf Abramjee.
19-06-2018 | Fuente: as.com
Kerman Lejarraga no quiere rodaje, ante Di Rocco en agosto
El actual campeón de Europa del peso welter peleará el próximo 4 de agosto en Marbella ante el italiano. Será a diez asaltos. Después defenderá el Europeo en noviembre.
13-06-2018 | Fuente: abc.es
España registra un promedio de entrada de 75 inmigrantes al día
La presión migratoria en las costas españolas del Mediterráneo jamás ha sido tan alta como ahora. Lo constatan las cifras oficiales, según las cuales en lo que va de año ya se ha registrado el doble de entradas irregulares de inmigrantes que en 2017, año que a su vez también se cerró duplicando los datos del anterior. El pesimismo en cuanto a la escalada de este fenómeno es notable, tanto que el Ministerio del Interior, la comunidad de salvamento y las organizaciones humanitarias saben que se enfrentan a un verano y un otoño de récord. Máxime cuando se teme que el bloqueo de Italia a los subsaharianos que buscan alcanzar Europa contribuya a recargar la ruta entre Marruecos y Argelia hacia nuestro país. Una ruta que en la última semana de mayo ya registró puntualmente más llegadas por mar que Grecia y que Italia: 1.551 frente a 795 y 1.443 respectivamente. Tras muchos de esos desplazamientos están las mafias, -capaces de encontrar nuevos coladeros cuando les cierran el paso y tan sensibles a los «efectos llamada»- para las que este es un negocio más lucrativo que la droga. Un informe de Frontex publicado el pasado marzo aseguraba que un 75% de los que cruzan desde el norte de África a España jugándose la vida lo hace en manos de traficantes. Las estadísticas a las que ha tenido acceso a este diario revelan que a fecha del pasado domingo 10 de junio habían accedido a nuestro país por el Mediterráneo a bordo de 395 pateras y sin la debida documentación 9.318 inmigrantes, un 98,5% por encima que en el mismo periodo de 2017. Y más que en todo 2016, cuando fueron 8.162. Cabe sumar en estos cinco primeros meses y medio otras 8 embarcaciones con 121 personas en total detectadas en otro escenario distinto, el archipiélago de las Canarias, donde en 2006 se sufrió la avalancha de cayucos que disparó el cómputo migratorio en España a lo nunca visto: 41.119 hombres y mujeres, 39.180 de ellos encontrados en el mar. En 2017, -segundo año de mayor inmigración en nuestro país desde que se tienen datos- las llegadas por la vía marítima alcanzaron las 22.103 . Marruecos reveló que sus fuerzas de seguridad habían abortado en ese ejercicio la salida de 50.000 hombres y mujeres más que pretendían llegar clandestinamente a las costas españolas, lo que sin ser contrastable, da idea de que al sur del Estrecho se está realizando una tarea de contención importante, dentro de lo que la UE denomina la «externalización de fronteras». El equipo ministerial de Interior saliente planteó en Bruselas la necesidad de tomar como referencia el acuerdo adoptado con Turquía para resolver la crisis de refugiados en Grecia y aplicar algo similar a Rabat, en tanto su territorio se ha convertido ya en campo no solo de tránsito, sino de destino. A la vigilancia de las vallas de Ceuta y de Melilla tanto por su lado como por el español se atribuye que el número de asaltos se haya ralentizado. En 2017 el volumen de personas que logró cruzar estos obstáculos aumentó un 5,6% y este año han bajado un 6,6%. Han sido 2.586 inmigrantes en total y, con ellos, el conjunto de 2018 suma ya 12.025 inmigrantes, lo que supone un promedio de casi 75 al día. Alta ocupación Si se repiten los ritmo de 2017, habrá mucha actividad migratoria en verano, pero el máximo se alcanzaría entre octubre y noviembre, periodo durante el que el año pasado un inesperado brote de pateras procedentes de Argelia desbordó todas las previsiones. Y los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), que actualmente presentan en conjunto un nivel de ocupación bajo (un 48,2% como muestra el segundo gráfico), si bien en el caso de los que se ubican en la Península, esa indicador sube hasta el 72,% y hasta el máximo del 89,1% en Valencia, al límite de su capacidad.
...
10
...