Infortelecom

Noticias de armas nucleares

10-09-2017 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un califica de «gran victoria» la prueba nuclear norcoreana del pasado domingo
El líder norcoreano, Kim Jong-un, calificó de "gran victoria" la sexta prueba nuclear realizada por su país el pasado domingo y alabó la labor de los funcionarios y expertos que la llevaron a cabo, informó la agencia estatal KCNA. Durante un banquete celebrado aparentemente este sábado en Pyongyang coincidiendo con el 69 aniversario de la fundación de Corea del Norte, Kim dijo que el ensayo nuclear fue una "gran victoria ganada por el pueblo coreano a costa de su sangre". El pasado 3 de septiembre, el Ejército norcoreano llevó a cabo su sexto y más potente ensayo nuclear con una bomba de hidrógeno que desató una fuerte condena de la comunidad internacional y ha elevado aún más la tensión en la región. En las imágenes del evento se ve a Kim Jong-un compartiendo mesa con la plana mayor del régimen como el vicemariscal del ejército Hwang Pyong-so, el vicepresidente del Partido de los Trabajadores, Choe Ryon-hae, y el premier Pak Pong-ju. El líder, que fue recibido con una fuerte ovación por parte de los asistentes a los que dedicó un brindis, animó a sus ingenieros a "redoblar sus esfuerzos sin aflojar el espíritu demostrado al realizar el gran evento de la historia nacional", en relación la prueba atómica del 3 de septiembre. Los medios estatales informaron además de que también se celebró en el Teatro Nacional de Pyongyang un concierto, al que asistieron el líder y su esposa Ri Sol-ju, en honor de los científicos y militares que estuvieron involucrados en la prueba nuclear. En las imágenes emitidas por la cadena estatal de televisión KCTV se puede ver a los asistentes aplaudir con fervor a Kim Jong-un acompañado de dos destacados responsables del programa nuclear del régimen, Hong Sung-mu y Ri Man-gon. Los medios estatales aprovecharon este sábado las celebraciones del aniversario de la fundación de Corea del Norte para reivindicar su estatus de "nación nuclear invencible". A través del principal diario norcoreano, Rodong Sinmun, el régimen de Kim-Jong-un defendió que las armas nucleares hacen al país "más seguro" y que Corea del Norte debería seguir desarrollando un arsenal más sofisticado. «Sanciones adicionales» EE.UU. ha pedido que se realice una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU este lunes con el fin de someter a votación una resolución con "sanciones adicionales" contra Corea del Norte por su última prueba nuclear. La propuesta incluye la prohibición de vender petróleo a Corea del Norte, las exportaciones de textiles y el veto a los ciudadanos norcoreanos de trabajar el exterior, lo que supone importantes ingresos para el régimen-
05-09-2017 | Fuente: abc.es
Merkel aboga ante Trump por una salida pacífica en el conflicto de Corea
Merkel ha pasado la noche al teléfono. La canciller alemana ha estado hablando con el presidente estadounidense, Donald Trump, ante el que ha abogado por encontrar una salida pacífica al conflicto con Corea del Norte. Merkel y Trump han estado de acuerdo en que el Consejo de Seguridad de la ONU deberá anunciar rápidamente sanciones más fuertes contra Pyongyang tras la última prueba nuclear, según ha confirmado el portavoz de gobierno Steffen Seibert. Ambos dirigentes «comparten la idea de que la comunidad internacional debe aumentar la presión sobre el régimen norcoreano y que el Consejo de Seguridad de la ONU debe adoptar rápidamente nuevas sanciones más duras», ha dicho Seibert. Merkel ha estado además hablando con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, expresando personalmente la solidaridad de Alemania con este país y asintiendo a la queja de su interlocutor, sobre «el nuevo nivel que ha alcanzado la situación del conflicto tras la prueba dela bomba de hidrógeno por parte de Corea del Norte». Merkel ha prometido apoyo, pero también ha mostrado su desacuerdo y preocupación por el hecho de que Seúl se esté planteando permitir la reinstalación de armas nucleares estadounidenses en su territorio, que fueron retiradas a comienzos de la década de los 90 y que el gobierno surcoreano está ahora estudiando recibir de nuevo. Después de eso, Merkel se ha dirigido al pleno del Bundestag, que celebra hoy su última sesión parlamentaria de la presente legislatura con un debate sobre el estado de la nación en el que Merkel ha denunciado que Corea del Norte está cometiendo «violaciones flagrantes» de la normativa internacional y que Europa debe movilizarse para evitar que continúe la escalada. «Europa tiene una voz importante en el mundo», ha dicho la canciller alemana, «y debe utilizarla en esta situación». Merkel ya estuvo hablando al respecto con el presidente francés Macron el domingo y estuvieron de acuerdo en que «aquí solamente puede haber una solución por la vía diplomática, por la que debemos luchar con todas nuestras fuerzas». Según ha informado la canciller al parlamento, los ministros de Exteriores de ambos países se reunirán el fin de semana para concretar acciones y nuevas sanciones que la UE debería emitir contra Corea del Norte, sanciones de las que ya ha hablado con Corea del Sur. «El hecho de que Corea del Norte esté situada el mapa a una aparente distancia de nosotros no debe evitar que empleemos todas nuestras fuerzas diplomáticas», ha advertido, llamando a Europa a actuar como un actor requerido en el escenario internacional que debe asumir su responsabilidad y no puede encogerse de hombros ante lo que está pasando. La convicción de Merkel de que Europa puede ser un actor influyente en la desactivación del conflicto reside en la constancia que tiene de que es quizá el único actor internacional capaz de dialogar directamente con todas las partes y llevar a cabo la necesaria mediación. «Discutiré sobre el asunto con el presidente de Rusia, con el líder de China, y, por supuesto, con Japón y Corea del Sur, pero también con el presidente de EEUU», había avanzado en la televisión pública ARD, subrayando que Europa no puede permanecer en un estado de pasividad. Hasta el momento, la Comisión Europea ha urgido a Corea del Norte a abandonar las provocaciones que han generado la escalada de la tensión entre Washington y Pyongyang y ha pedido una «desnuclearización» de la península coreana sin «acciones militares». «La desnuclearización de la península de Corea debe lograrse por medios pacíficos», lo que «excluye acciones militares», ha declarado la portavoz comunitaria Catherine Ray, que reconoce la «gran preocupación para la Unión Europea, como para el resto de la comunidad internacional». Bruselas ha pedido vanamente a Corea del Norte que «se abstenga de cualquier provocación adicional que pueda incrementar las tensiones regionales e internacionales». Esa posición, a ojos de Merkel, resulta insuficiente. En una reciente entrevista publicada por Bild, la canciller alemana adelantó que «no estaré automáticamente del lado de EE.UU. si estalla una guerra», dejando entrever diferencias con la forma en que Donald Trump está gestionando las provocaciones de Corea del Norte y advirtiendo que «la única solución en este asunto es la que puede llegar por la vía diplomática». Su objetivo es convencer a Corea del Norte de que deje de lado sus actividades ilegales y alcanzar una solución pacífica al conflicto, movilizando la diplomacia europea para multiplicar los contactos y las oportunidades de hallar vías de escape de la presión que han generado los «hechos con los que Corea del Norte ha pisoteado la normativa internacional».
04-09-2017 | Fuente: abc.es
Trump no descarta utilizar «opciones nucleares» para defenderse de Corea del Norte
La última provocación de Corea del Norte al detonar la bomba de hidrógeno más potente hasta la fecha, ha desatado la condena de la comunidad internacional, incluidas China y Rusia, si bien ambas naciones siguen defendiendo las opciones diplomáticas para «evitar el caos» en la península de Corea. El aumento de la tensión en la zona ha hecho que Suiza, país tradicionalmente neutral, se ofrezca para albergar negociaciones con el régimen de Kim Yong Un. Por su parte, desde Corea del Sur han lanzado misiles de advertencia y han efectuado ejercicios militares con fuego real mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha recalcado el domingo que «defenderá su patria, territorios y a sus aliados» utilizando «todas las capacidades diplomáticas, convencionales y nucleares» a su disposición, después del último ensayo nuclear efectuado el domingo por Pyongyang y que ha supuesto un punto de inflexión en la escalada militar del régimen norcoreano en los últimos diez años. El lunes, Corea del Sur ha anunciado el despliegue de cuatro lanzamisiles THAAD en una base al sur del país que se suman a las dos lanzaderas ya instaladas hace meses. Asimismo, el Ministerio de Defensa surcoreano ha asegurado que ha detectado señales de que Pyongyang está planeando llevar a cabo más lanzamientos de misiles balísticos, entre los que se incluiría un misil balístico intercontinental. El domingo, Corea del Norte ha dado un nuevo paso en su desafío al mundo y ha anunciado y confirmado la detonación de la bomba de hidrógeno más potente efectuada hasta el momento. Las autoridades norcoreanas han asegurado además que el mortal artefacto puede ser acoplado a un misil intercontinental, lo que significa que podría alcanzar territorio estadounidense. La bomba, 100 veces más potente que la lanzada en Hiroshima, es aún más potente y destructiva que una atómica y es la sexta prueba nuclear que efectúa el régimen comunista en la última década. Las bombas de hidrógeno pueden ser más pequeñas y al mismo tiempo producir una devastación mayor que las armas tradicionales. Los expertos afirman que hacer que sean lo suficientemente pequeñas para que puedan acoplarse en un misil es una tarea desafiante y aunque no hay manera de comprobar si es cierto que Corea del Norte ha sido capaz de avanzar en esa tecnología, la suposición con la que trabajan es que sí es cierto qua la tengan o que estén cerca de obtenerla. Las bombas de hidrógeno, también conocidas como 'bombas H' son artefactos termonucleares de hidrógeno que usan la fusión, el mismo proceso que potencia al sol. Los 'isótopos' «pesados» del hidrógeno se ven obligados a liberar un golpe cientos o miles de veces más potente que las armas nucleares que han sido lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunía el lunes de urgencia para analizar la situación en la región, el desafío militar y el riesgo que supone para el planeta las amenazas norcoreanas e implementar las medidas que puedan obligar a Kim Jong Un a dar marcha atrás a un conflicto que puede acabar en un enfrentamiento militar a gran escala. Estados Unidos ya ha advertido que podría suspender relaciones comerciales con cualquier país que de 'oxígeno' a Corea del Norte y esto incluye a China de manera muy particular, ya que el 80 por ciento de las exportaciones de Pyongyang son al gigante asiático, que es el único país capaz de ahogar la economía norcoreana. Sin embargo, y hasta la fecha, Pekín ha apoyado las últimas sanciones de la ONU al régimen de Kim Jong Un pero sigue siendo el socio comercial clave para la nación norcoreana. «Respuesta militar gigantesca» El responsable de Defensa estadounidense, James Mattis, decía el domingo que no buscaban «la aniquilación total de un país (Corea del Norte)» aunque añadía que tenían «muchas opciones para hacerlo» en referencia a una respuesta militar en la que ya se habla incluso de opciones nucleares. Trump ha mantenido el domingo una conversación telefónica con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en la que ambos han condenado «las continuas acciones desestabilizadoras y provocadoras» de Pyongyang, reiterando sus compromisos bilaterales a nivel de defensa, según ha informado la Casa Blanca. James Mattis, ha advertido de que cualquier ataque norcoreano sobre Estados Unidos o sobre sus aliados tendrá una «respuesta militar gigantesca«». El general decía el domingo que no buscaban «la aniquilación total de un país (Corea del Norte)» aunque añadía que tenían «muchas opciones para hacerlo» en referencia a una respuesta militar en la que ya se habla incluso de opciones nucleares. El ensayo ha sido condenado por la práctica totalidad de la comunidad internacional, y el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha recalcado que «supone un grave incumplimiento de las obligaciones internacionales de la República Popular Democrática de Corea» y que «socava los esfuerzos internacionales de no proliferación y desarme nuclear». El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk se ha manifestado a favor de endurecer las sanciones contra el régimen de Kim Jong Un y Francia, Reino Unido y España se han sumado también a las condenas y consideran la actuación de Corea como un inaceptable desafío a la paz. China no detecta material radiactivo La Agencia de Seguridad Nuclear de China ha afirmado el lunes que no ha detectado material radiactivo en la zona de la frontera con Corea del Norte tras el sexto ensayo nuclear realizado la víspera por el régimen que lidera Kim Jong Un. Las estaciones de seguimiento situadas en catorce puntos geográficos a los largo de cuatro provincias no han encontrado indicios de impacto al Medio Ambiente o a la población china, según ha contado en un comunicado publicado en su página web oficial el organismo chino. Tanto China como Rusia han apostado por fomentar la desnuclearización de la región y coinciden en que resulta imprescindible «evitar el caos». Los líderes de ambas naciones, Xi Jinping y Vladimir Putin, respectivamente, han coincidido en coordinar las acciones de Moscú y Pekín en la esfera internacional. Según el ministro de Exteriores ruso, Sergei Peskov, Putin «por el momento» no tiene previsto hablar con Kim Jong Un, y ha recordado que Rusia defiende una solución diplomática a esta la situación ante la falta de resultados de la imposición de sanciones.
03-09-2017 | Fuente: abc.es
Los seis ensayos nucleares de Corea del Norte
El desafío de Pyongyang está sobre el tablero, ser el precursor de la bomba más peligrosa fabricada por el hombre: la bomba de hidrógeno. El sexto ensayo nuclear ha superado la potencia de la anterior «exhibición de fuerza» de Kim Jong-un, 9,8 más intensa que la prueba que tuvo lugar el 9 de septiembre de 2016, como según ha declarado la televisión estatal norcoreana KCTV. El año pasado fueron dos los ensayos que el régimen norcoreano afirmó haber realizado. En septiembre, la demostración de fuerza de Kim Jong-un se efectuó sobre las 5.30 (hora española) y provocó dos seísmos que se llegaron a sentir en China y Rusia. El joven dictador afirmó haber detonado una bomba de hidrógeno acoplada a sus misiles intercontinentales. A principios de ese mismo año, concretamente el 6 de enero, Corea del Norte proclamó haber probado por primera vez la temida bomba de hidrógeno. Sin embargo, como la potencia fue tan reducida nunca se supo si fue una prueba fallida o se trató de una explosión nuclear convencional, por lo que hasta la fecha solo se consideran dos ensayos termonucleares. La primera demostración de fuerza militar de Kim Jong-un fue el 12 de febrero de 2013, cuando llevaba poco más de un año en el poder como «líder supremo». Este ensayo nuclear llegó con un mejorado dispositivo de plutonio. Las consecuencias fueron un seismo entre 4,9 y 5,2 en la escala de Richter. Las dos primeras pruebas nucleares tuvieron lugar en los años de Kim Jong II, quien falleció el 17 de diciembre de 2011 en plenas negociaciones para suspender su programa de uranio. El 25 de mayo de 2009, Corea del Norte efectuó un segundo ensayo cinco veces más fuerte que el primero que provocó la respuesta de la ONU con la resolución 1874, por la que se prohibe la venta de armas a Pyongyang sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU. Kim Jong II efectuó el primer y temido ensayo nuclear el 9 de octubre de 2010. La potencia fue menor de un megatón, por lo que se dudó al principio de la veracidad de su supuesta capacidad militar. Sin embargo, tras confirmarse no solo se hizo eco el temor, sino también la verdad de que Corea del Norte disponía de plutonio. Años previos al «día cero» Ya son 11 años por los que bajo el régimen norcoreano la tensión internacional se ha centrado en las demostraciones militares de Kim Jon-un. Las pretensiones del líder norcoreano de alcanzar la cúspide de la potencia nuclear vienen desde su nacimiento en 1984, pues un año después de su llegada al mundo Corea del Norte firmó el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP), pero tal vez no con buenas intenciones. Fueron muchos los ingenieros norcoreanos los que se fueron a estudiar a Rusia o China, hasta que un satélite americano descubrió un complejo nuclear para extraer plutonio, como apunta un informe del IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos). Las explicaciones sobre los motivos de la existencia de dicho recinto, no fueron suficientes y motivaron sanciones internacionales. En 1994, tras mucho insistir, finalmente Pyonyang permitió la visita de inspectores de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para que comprobasen las numerosas acusaciones. Mismo año, en el que curiosamente Estados Unidos y Corea del Norte firmaron un acuerdo para desmantelar el programa nuclear, a cambio del suministro de petróleo hasta que construyeran dos reactores nucleares de agua ligera. Sin embargo, seis años después dichos reactores aún no se habían establecido, lo que empezó a impacientar a Corea del Norte y a amenazar con reactivar su programa nuclear. Marcos Gómez Casal, autor del informe por el aniversario de los diez años del primer ensayo nuclear, recuerda que en el discurso del Estado de la Nación de 2002, George Bush acusó a Pyongyang de pertenecer al «eje del mal» por la fabricación de armas y suministro a tercero países. Un año después de esas declaraciones, Corea del Norte abandonó el TNP y reaunudó el programa nuclear. Los diálogos con países como China o Japón no dieron sus frutos, en 2005 Corea del Norte expulsó a los inspectores de la OIEA. Hasta que en 2006, el régimen norcoreano afirmó haber realizado su primer ensayo nuclear.
03-09-2017 | Fuente: abc.es
Corea del Norte anuncia que puede cargar una bomba termonuclear en sus misiles intercontinentales
Tras lanzar el pasado martes un misil que sobrevoló Japón, Corea del Norte ha anunciado este domingo (durante la madrugada en España) que dispone de una bomba termonuclear que puede cargar en uno de sus proyectiles intercontinentales, que ya probó en julio y en teoría son capaces de llegar a Estados Unidos. La agencia estatal de noticias norcoreana, KCNA, ha difundido imágenes del joven dictador Kim Jong-un visitando un instituto de armas nucleares e inspeccionando lo que parece ser una bomba de hidrógeno, como la que detonó con éxito en enero del año pasado. A tenor de la KCNA, se trata de «un arma termonuclear multifuncional con gran poder destructivo que puede ser detonada incluso a grandes altitudes». Según su despacho, Kim Jong-un vio que esta bomba H, más potente que un artefacto nuclear, «está lista para ser montada en un misil intercontinental». Debido al hermetismo del régimen, es imposible confirmar esta información ni saber con seguridad si dicha bomba termonuclear que Pyongyang asegura tener es de verdad o solo un montaje de la propaganda. De todas maneras, los expertos creen que Corea del Norte ha hecho grandes progresos en su programa nuclear y de misiles a pesar de las sanciones internacionales. El año pasado, el régimen estalinista de Pyongyang llevó a cabo dos ensayos nucleares, uno con una supuesta bomba H, y aseguró que podía miniaturizar sus artefactos nucleares en las cabezas de sus misiles. Cierto o no, su última prueba atómica, que tuvo lugar en septiembre del año pasado, fue la más potente hasta la fecha y provocó un terremoto artificial de magnitud 5 cerca del silo nuclear de Punggye-ri. Tras este último anuncio, todo apunta a que Corea del Norte llevará pronto a cabo otro ensayo nuclear, que sería ya el sexto desde 2006. El régimen de Kim Jong-un sigue así con su particular guerra de palabras contra Estados Unidos, que ha intensificado desde que su nuevo presidente, Donald Trump, subió al poder a principios de este año y aseguró que se había acabado la «paciencia estratégica» que practicaba Obama. Durante los últimos meses, la tensión se ha recrudecido entre ambos países debido a las constantes pruebas de misiles de Corea del Norte, que amenazó el mes pasado con disparar varios misiles a la isla estadounidense de Guam, donde el Pentágono tiene una de sus principales bases militares en el Pacífico. Además de probar en julio dos proyectiles intercontinentales, que podrían golpear algunas partes de EE.UU., Pyongyang ha señalado que su último misil sobre Japón es solo «el primer paso de una operación militar en el Océano Pacífico», lo que hace temer más pruebas balísticas que vuelvan a elevar la tensión. Kim Jong-un sigue así blindándose en el poder para forzar de nuevo las negociaciones con la Casa Blanca y disuadir de un cambio de régimen al presidente Trump, quien ha endurecido la presión de las sanciones internacionales e insiste en que baraja todas la opciones, incluida la militar, para frenar el desafío de Corea del Norte.
02-09-2017 | Fuente: abc.es
Trump y Moon acuerdan aumentar las capacidades balísticas de Seúl para hacer frente a Pyongyang
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo surcoreano, Moon Jae In, han llegado a un acuerdo este sábado para aumentar las capacidades balísticas de Corea del Sur ante la creciente amenaza de Corea del Norte en la región. «Ambos dirigentes han reafirmado su postura sobre la importancia de que Pyongyang forme parte del diálogo para acabar con el programa nuclear norcoreano», ha indicado el portavoz de la Casa Azul Park Soo Hyun, que ha indicado que, además, han «hecho hincapié en la necesidad de imponer sanciones contra el país asiático». Moon y Trump han mantenido una conversación telefónica este viernes, tres días después de que Pyongyang lanzara su último misil, que sobrevoló territorio japonés y cayó al este de la isla de Hokkaido, según ha recogido la agencia de noticias Yonhap. Tras el disparo del proyectil de medio alcance, Trump señaló que el diálogo con Corea del Norte «no era la respuesta» a la amenaza en la península de Corea. Durante la conversación, Moon ha condenado el lanzamiento y ha insistido en que se trata de una seria provocación que viola las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El magnate estadounidense, por su parte, ha recalcado la importancia de mandar un claro mensaje al líder norcoreano, Kim Jong Un. «Los dos líderes han señalado que existe la necesidad de reforzar las capacidades defensivas en respuesta a las provocaciones y amenazas de Corea del Norte», indica el comunicado. El lunes, el presidente surcoreano solicitó al Ejército que aumentara su capacidad de defensa, destacando la necesidad de estar preparado ante las amenazas «asimétricas» de Corea del Norte, incluidas las armas nucleares.
13-08-2017 | Fuente: elpais.com
?Trump debería saber que las armas nucleares son para no usarlas?
La corresponsal de El País y dos colegas debaten soble el lío EE.UU. - Corea del Norte
30-07-2017 | Fuente: abc.es
China celebra con un gran desfile el 90 aniversario de su Ejército
Helicópteros formando el número 90 en el cielo, 12.000 soldados desfilando, 600 vehículos militares como tanques y lanzaderas de misiles nucleares y más de cien aviones, desde bombarderos hasta cazas invisibles al radar. Con un gran desfile, China ha conmemorado este domingo el 90 aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación. Nacido el 1 de agosto de 1927 como una guerrilla del Partido Comunista para derrocar al Gobierno del Kuomintang, hoy son las mayores fuerzas armadas del mundo con 2,3 millones de soldados. Por primera vez, el autoritario régimen de Pekín ha celebrado una gran parada militar para festejar este efeméride, lo que vuelve a demostrar el gusto del presidente Xi Jinping por los uniformes. Por norma, los dirigentes chinos tenían hasta ahora el honor de presidir un gran desfile del Ejército al conmemorarse cada década de la fundación de la República Popular. Como sus mandatos suelen ser de diez años, eso les limitaba las opciones a una sola parada para lucir músculo militar. Pero el presidente Xi Jinping, que aspira a convertirse en un nuevo Mao de China, se sacó de la manga en 2015 un gigantesco desfile en Pekín para conmemorar el 70 aniversario del fin de la invasión nipona tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Justo un mes de pasar también revista a las tropas de Hong Kong con motivo del 20 aniversario de su devolución a China, ha vuelto a hacer lo mismo con esta inédita parada que, seguramente, se institucionalizará en cada efeméride redonda del Ejército. Y todavía le queda el gran desfile que tendrá lugar en 2019 para marcar los 70 años de vida de la República Popular China. Quizás para no abusar, esta parada militar no ha tenido lugar en Pekín, como se había especulado en los meses anteriores, sino en la base de Zhurihe, a unos 400 kilómetros de la capital en la región de Mongolia Interior. Ataviado con un uniforme de camuflaje, Xi Jinping ha inspeccionado las tropas a bordo de un jeep y les ha conminado a «servir al pueblo» y a «seguir al Partido». «Hoy estamos más cerca que en cualquier otro momento de la Historia de conseguir el objetivo del gran rejuvenecimiento de la nación china, y necesitamos más que nunca construir un Ejército popular fuerte», ha asegurado en su alocución, emitida en directo por la televisión estatal. Mostrando su fuerza Xi Jinping, que es también el jefe supremo de las fuerzas armadas al presidir la Comisión Militar Central, luce así su fuerza a pocos meses del trascendental Congreso del Partido Comunista que se celebrará en otoño. Dicho cónclave, que tiene lugar cada cinco años, marca el ecuador de su mandato y renovará buena parte de la cúpula del régimen. Pero, en los últimos tiempos, se ha extendido la idea de que Xi podría perpetuarse en el poder más allá de los diez años que le corresponden. Su fuerte carácter, idealizado por la propaganda estatal, y la eliminación de sus rivales dentro del Partido hacen pensar a muchos analistas políticos que prolongará su cargo como secretario general más allá de 2022, reteniendo así la presidencia de China. A la espera de ver lo que ocurre en el Congreso de otoño, Xi Jinping sigue forjando el culto a la personalidad en China con desfiles como este y con su cada vez mayor presencia internacional. Además, aprovecha la ocasión para mostrar músculo militar ante las disputas territoriales con sus vecinos, sobre todo en el Mar del Sur de China y en el conflicto fronterizo con la India, que se ha recrudecido durante las últimas semanas. Y, por último, mantiene contento al Ejército, que es el auténtico sostén del régimen. Dividido en siete regiones militares y una veintena de distritos, el Ejército Popular de Liberación cimentó su reputación gracias a la táctica de guerrillas que Mao Zedong empleó contra la ocupación japonesa (1931-45) y durante la contienda civil contra el Kuomintang (1945-49). Como muchos de sus oficiales fueron purgados durante la «Revolución Cultural» (1966-76), el Ejército respaldó el proceso de apertura y reforma emprendido a finales de los 70 por Deng Xiaoping tras la muerte del «Gran Timonel». A cambio de apoyarle y de aplastar a sangre y fuego las protestas democráticas de Tiananmen en 1989, sus generales se benefician hoy de los multimillonarios negocios que controlan tanto el Ejército como el Partido. Modernización Al amparo de su extraordinario crecimiento económico, y haciendo gala de su nueva condición como superpotencia, el régimen de Pekín ha modernizado sus fuerzas armadas durante los últimos años. Oficialmente, su presupuesto asciende a un billón de yuanes (126.000 millones de euros), pero los expertos sospechan que el régimen dedica una cantidad mucho mayor a sus fuerzas armadas. Aun así, los gastos militares de China siguen estando por debajo de los del Pentágono. Dotado con armas nucleares, el Ejército Popular de Liberación ha incorporado recientes avances tecnológicos como el caza J-20 invisible al radar, sus submarinos atómicos y su segundo portaaviones, botado en abril. Además de la temida destreza de sus «hackers» (piratas informáticos) en la «guerra cibernética», China ha potenciado su carrera espacial no sólo lanzando varios astronautas al cosmos, sino también probando en 2007 su capacidad para destruir satélites en órbita. Cumpliendo con sus nuevas obligaciones internacionales, Pekín también participa activamente en misiones de paz de la ONU y en patrullas marítimas contra la piratería. Aunque el régimen chino insiste en su «ascenso pacífico», sus vecinos contemplan cada vez con más preocupación el auge de este Ejército de superpotencia que, al cumplir 90 años, entra en su edad dorada.
20-07-2017 | Fuente: abc.es
Pyongyang dice que el diálogo no funcionará porque Seúl se mantiene «hostil»
Corea del Norte dijo hoy que la reciente oferta de diálogo planteada por el Gobierno surcoreano no servirá de nada mientras mantengan su política «hostil» y cercana con EEUU, aunque de momento Pyongyang no ha contestado oficialmente a la oferta de Seúl. «Las autoridades surcoreanas están mostrando una actitud incongruente (al proponer diálogo), mientras continúan bailando con EEUU y las huestes conservadoras», argumenta hoy un editorial del diario norcoreano Rodong Sinmun. «Desechar la confrontación y la hostilidad es una condición previa para abrir la puerta a la reconciliación y unidad de las dos Coreas», añade. Desde Seúl no se han interpretado estos comentarios como una respuesta directa a la oferta de diálogo, mientras que el Ministerio de Unificación reveló que el régimen norcoreano no ha contestado a las últimas llamadas realizadas hoy en la línea telefónica de enlace situada en la frontera intercoreana. En este sentido, el Ministerio de Defensa aseguró a través de un comunicado difundido a las 17.30 hora local (8.30 GMT) que «no ha habido respuesta desde Corea del Norte en relación a la oferta de diálogo militar». Seúl propuso esta semana que ambos países mantuvieran el 21 de julio conversaciones militares -las primeras en casi tres años- para aliviar la actual tensión y también un encuentro de sus delegaciones de la Cruz Roja el 1 de agosto para intentar retomar los encuentros de familias separadas por la Guerra de Corea (1950-1953). Sin embargo, Pyongyang ha mantenido silencio al respecto y se da por hecho que, en caso de aceptar la oferta, la fecha para el diálogo militar (prevista para mañana) debería retrasarse ante la falta de tiempo para organizar una agenda y designar a los respectivos portavoces. La propuesta de Seúl responde a un discurso pronunciado recientemente en Berlín por el nuevo presidente surcoreano, el liberal Moon Jae-in, en el que tendía la mano a Pyongyang para rebajar la actual tensión en la península, acrecentada por las continuas pruebas de armas de Pyongyang. No obstante, aunque Moon ha tratado de mejorar los lazos con Pyongyang, también ha apostado por mantener las sanciones impuestas al régimen de Kim Jong-un por sus test de misiles y armas nucleares. El editorial del Rodong condena hoy esta «doble vía» y considera que el discurso de Berlín «trata de engañar a la opinión pública» y acusa a Moon de estar «lleno de ideas de confrontación» al igual que sus predecesores conservadores. Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra ya que el conflicto que las enfrentó hace más de sesenta años se cerró con un alto el fuego en vez de un tratado de paz.
05-07-2017 | Fuente: abc.es
Tillerson pide «una respuesta global ante la amenaza mundial» de Corea del Norte
El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, ha insistido en la necesidad de una «acción global» para detener la «amenaza mundial» que supone el desarrollo del programa nuclear de Corea del Norte, tras el lanzamiento exitoso este martes de un misil balístico intercontinental por parte de Pyongyang. En un comunicado, Tillerson afirmó que EE.UU. «condena enérgicamente el lanzamiento por Corea del Norte de un misil balístico intercontinental», y advirtió de que «la prueba de un ICBM representa una nueva escalada» en la amenaza para Estados Unidos, sus aliados y socios, la región y el mundo. De este modo, el secretario de Estado confirmó de manera oficial que se trataba del primer lanzamiento exitoso por parte de Corea del Norte de un misil de tan largo alcance, aunque autoridades del Comando Pacífico de las Fuerzas Armadas ya se lo habían confirmado antes a medios estadounidenses. «Se requiere una acción global para detener una amenaza global. Cualquier país que acoge a trabajadores invitados de Corea del Norte, proporciona beneficios económicos o militares o no aplica plenamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU está ayudando e incitando a un régimen peligroso», agregó el secretario de Estado. Tillerson reiteró que «todas las naciones deben demostrar públicamente a Corea del Norte que hay consecuencias en su búsqueda de armas nucleares». «Tenemos la intención de llevar la acción provocadora de Corea del Norte ante el Consejo de Seguridad de la ONU y promulgar medidas más fuertes para responsabilizar» al régimen norcoreano, agregó el jefe de la diplomacia estadounidense. Asimismo, Tillerson indicó que Washington tan solo busca «la desnuclearización pacífica de la Península Coreana y el fin de las acciones amenazantes de Corea del Norte». «Nosotros, junto con otros, hemos dejado claro que nunca aceptaremos una Corea del Norte con armas nucleares. El presidente (de EE.UU., Donald Trump) y su equipo de seguridad nacional siguen evaluando la situación en estrecha coordinación con nuestros aliados y socios», concluyó. El Ejército norcoreano disparó el proyectil este martes en torno a las 09.40 hora surcoreana (0.40 GMT) desde la base aérea de Panghyon, en la provincia de Pyongan del Norte, según adelantaron las autoridades de Seúl y Tokio, y confirmaron también las estadounidenses. El misil balístico voló más tiempo que cualquier prueba de misiles norcoreanos llevada a cabo hasta la fecha, un total de 37 minutos, lo que implica que el régimen de Kim Jong-un podría tener la capacidad de atacar Alaska. Es la primera vez que Pyongyang logra lanzar un misil de estas características de manera exitosa, mientras el Pentágono sigue investigando el lanzamiento para dar un análisis más detallado del ensayo, el undécimo en lo que va de año y el primero desde el pasado 8 de junio, el cual llegó a volar por hasta 30 minutos. El ensayo supondría un importante avance para el programa armamentístico norcoreano que, como recordó a principios de año el líder Kim Jong-un, pretende desarrollar misiles ICBM (proyectiles que pueden recorrer más de 5.500 kilómetros) capaces de equipar bombas nucleares y alcanzar territorio estadounidense.
...
8
...