Infortelecom

Noticias de armas nucleares

18-02-2018 | Fuente: abc.es
«Corea del Norte está cambiando más rápido de lo que el mundo piensa»
Como vicecanciller de la Embajada de Corea del Norte en Londres, Thae Yong-ho tenía una vida de privilegios impensable para sus sufridos compatriotas. Tras pasar más de una década destinado en Dinamarca, Suecia y Reino Unido, ocupaba uno de los puestos más altos de la diplomacia norcoreana y el régimen confiaba plenamente en él. Prueba de ello es que, en 2001, fue traductor en un almuerzo en Pyongyang del «Querido Líder» Kim Jong-il con el entonces primer ministro sueco, Göran Persson, y el responsable de Política Exterior de la UE, Javier Solana. Su lealtad estaba tan fuera de toda duda que, en 2015, hizo de «niñera» durante un viaje a Londres de Kim Jong-chol, hermano del dictador Kim Jong-un, para asistir? ¡a un concierto de Eric Clapton! A su vuelta a Pyongyang, le esperaban un ascenso, su casa de 125 metros cuadrados con tres habitaciones y la mejor universidad para sus dos hijos. Pero, precisamente por ellos, desertó con su familia en el verano de 2016. Lo cuenta en esta entrevista. ¿Por qué desertó? En Corea del Norte disfrutaba de privilegios y beneficios económicos. Pero, al viajar por Europa como diplomático, me di cuenta de las contradicciones de este sistema. No podía abandonarlo de joven por el principio de culpabilidad por asociación: si desertas, tus familiares y amigos serán castigados. Pero, cuando miraba a mis hijos, sabía que si volvía a Corea del Norte con ellos, su vida sería muy difícil porque se habían educado en Occidente bajo valores de democracia y libertad. Ellos aprendieron muy pronto que el régimen norcoreano no era bueno para el ser humano. Como padre, el mayor legado que puedo dejarle a mis hijos es la libertad. Imagino lo duro que fue porque atrás dejaba a su familia en Pyongyang. Lo discutí con mi esposa entre seis meses y un año. Primero empiezas a quejarte de la insatisfacción con el sistema, luego tienes discusiones con la familia y finalmente tomamos una decisión. Fue acertada, pero tuve que dejar atrás a mi hermano y mi hermana, que habrán sido castigados. En abril del año pasado, el régimen permitió a la CNN entrevistarlos para decir que no habían sufrido represalias, pero creo que era solo propaganda. No tengo información sobre ellos. «Cuando deserté tuve que dejar atrás a mi hermano y mi hermana, que habrán sido castigados» ¿Cómo era su vida? En público, tenía que pretender que era muy leal. Pero, en mi interior y con mis hijos, era honesto. Mis hijos han sido educados en el Reino Unido y no podía mentirles. ¿Tampoco podía ser sincero con sus amigos? Corea del Norte se basa en espiarse unos a otros. No puedes abrir tu mente ni a tus amigos. ¿Ayudaba al régimen a conseguir dinero de forma ilegal, como otros diplomáticos? Hay una percepción errónea de que todos los diplomáticos norcoreanos están implicados en actividades ilícitas. Los diplomáticos norcoreanos se dividen en dos categorías: los profesionales enviados por el Ministerio de Exteriores como yo, que no estamos autorizados a esas actividades, y los agentes enviados por organizaciones especiales o por el Partido de los Trabajadores. Estos se encuentran en las embajadas con pasaportes diplomáticos y consiguen fondos para el régimen. ¿Cómo? Aunque en Londres teníamos cinco diplomáticos y ninguno estaba involucrado en dichas actividades, había dos agentes enviados por la Compañía Nacional de Seguros que buscaban dinero, reasegurando pólizas para cometer estafas. Ambos fueron expulsados en 2016. Mucha gente ha sido expulsada también de la Embajada norcoreana en Alemania, que era el centro de estas agencias que robaban tecnología. De España también han sido expulsados dos diplomáticos norcoreanos. Hasta donde yo sé, no estaban implicados en actividades ilícitas. «Kim Jong-un quiere reducir las sanciones sin renunciar a sus armas nucleares» ¿Cuándo empezaron sus dudas sobre el régimen? Las descubrí muy pronto porque empecé mi primer puesto diplomático en 1996 en Dinamarca, donde me sorprendí al ver un mundo nuevo con Estado del bienestar y socialdemocracia. Pero, ¿qué podía hacer? Kim Il-sung había muerto en 1994 y su sucesor era Kim Jong-il. Como un hombre no puede vivir para siempre, pensé que la generación de mis hijos vería cambios tras la muerte de Kim Jong-il. Cuando este nombró heredero a su hijo, perdí toda esperanza. Pensar que mis hijos y mis nietos iban a vivir en el mismo sistema que yo era un infierno inaceptable. ¿Cómo analiza el acercamiento entre las dos Coreas por los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang? Ya se esperaba. Cuando Corea del Norte está arrinconada, busca una salida, como hizo en 1994 y 2007. Ahora, después de varios ensayos nucleares y de misiles intercontinentales, todo el mundo, incluso China, se ha unido contra Corea del Norte, que no puede sobrellevar las sanciones y quiere romperlas sin desnuclearizarse. ¿Cómo afectan esas sanciones? El año pasado, la economía de Corea del Norte sufrió dramáticamente porque China se unió a ese régimen de sanciones. Las exportaciones de carbón se hundieron y Pekín incluso practicó un embargo de petróleo. Muchos países están expulsando a los emigrantes norcoreanos (cuyos sueldos iban al régimen). Es una situación muy seria porque el comercio exterior de Corea del Norte se ha contraído mucho. Me han dicho que muchos empresarios chinos han cerrado ya sus negocios allí. Si se corta el grueso de su comercio, como petróleo, hierro y carbón, y se prohíben sus exportaciones a China, la economía norcoreana no puede sostenerse. ¿Hay posibilidad de un golpe militar contra Kim Jong-un? No en un futuro inmediato, porque la sociedad norcoreana ha estado controlada por la familia Kim durante más de 70 años. No puede haber inmediatamente un golpe o un levantamiento popular como la «Revuelta Árabe». Pero, a largo plazo, esta posibilidad está creciendo. La economía norcoreana, no en su conjunto sino en la vida del pueblo, está mejorando porque está floreciendo el libre mercado, que no hay manera de controlar y se desarrolla por la lucha independiente de la gente para sobrevivir. Las autoridades norcoreanas han decidido aceptarlo y ofrecer este tipo de libertad de mercado. La política y la economía van en direcciones distintas y, algún día, habrá algún tipo de revolución dirigida a armonizarlas. ¿Tiene Kim Jong-un todo el poder o está en manos de los generales? Si lo comparamos con su padre y su abuelo, el sistema político es realmente inestable. Con Kim Il-sung no había tantas purgas y proporcionaba bienestar al pueblo, manteniendo un sistema colectivo de decisión. Con Kim Jong-il tampoco hubo tantas purgas con sus colaboradores. Ahora, con la tercera generación de la dinastía Kim, los más represaliados son los más próximos a él. Los últimos han sido Hwang Pyong-so, jefe del Ejército, y Kim Won-hong, responsable de la Policía secreta, que han sido claves para consolidar su poder. No solo ha matado a su tío, Jang Song-thaek, y a su hermano, Kim Jong-nam, para que no le disputen el poder, sino a los más próximos a él. Aunque parece muy consolidado, en sus primeros cinco años ha eliminado a cientos de miembros de la élite. Estas purgas demuestran la insatisfacción incluso entre los integrantes de la cúpula. «No es un sistema comunista ni socialista, sino feudal, donde la familia Kim lo decide todo» ¿Se creen realmente los norcoreanos la propaganda? Corea del Norte es un sistema muy peculiar; no es comunista ni socialista, sino feudal, donde la familia Kim lo decide todo. Es un sistema dinástico y hereditario donde el líder debe ser adorado como un dios y todo tiene que ser proporcionado por él. Pero Kim Jong-un no puede darle ya ningún bienestar económico a su pueblo. Incluso aunque la gente lo aclame en las calles, en realidad encuentran más razones para preguntarse por qué deben seguir respetándolo. Corea del Norte está cambiando más rápido de lo que se piensa. A pesar de la intensa propaganda, la mayoría de la gente ya no confía en el régimen, que les prohíbe las series del Sur pero se siguen viendo, e intenta detener el libre mercado mientras más y más gente depende de él. Las nuevas generaciones, de 20 y 30 años, no creen en la ideología «Juche» que pregona la igualdad pero ven restaurantes y tiendas caras, donde los ricos gastan mucho dinero en una vida de lujo cuando la mayoría está en la miseria. La hipocresía de la propaganda norcoreana es muy obvia para la gente de a pie. Algún día, la gente se levantará para cambiar al régimen y traer justicia. La «Primavera Árabe» se desató por un solo hombre que se suicidó en Túnez. Nadie pensaba que algo así podía suceder, pero pasó porque la mayoría del pueblo estaba insatisfecho con el sistema y el poder. Aunque los norcoreanos no tienen acceso a internet, todo el país ve las series surcoreanas gracias a los contrabandistas. En Corea del Norte son evidentes la injusticia y la desigualdad, la discrepancia entre el lavado de cerebro del Gobierno y la realidad. Estoy seguro de que la revolución se está cociendo. ¿Por qué ha enviado Kim Jong-un a su hermana para mediar con Seúl? Para probar que es realmente serio en la reconciliación y demostrar que su poder está consolidado bajo su familia. ¿Qué persigue Pyongyang con este «deshielo olímpico»? Nuevas relaciones con el Sur y que se acepte su estatus nuclear. ¿Habrá una cumbre en Pyongyang entre Kim Jong-un y el presidente surcoreano, Moon Jae-in? Sí, porque el Gobierno surcoreano sabe que, si pone la desnuclearización como condición, Kim Jong-un no lo aceptará. Moon quiere celebrar la cumbre y frenar la tensión. Para Kim Jong-un lo importante es reducir las sanciones sin renunciar a sus armas nucleares y crear una imagen de normalidad con la asistencia a los Juegos. Quiere poner a EE.UU. en una posición difícil: si Trump muestra músculo militar, el mundo criticará que no apoye esta distensión. Thae Yong-ho - P. M. Díez «Es solo cuestión de tiempo que el regimen caiga» ¿Cuál es la influencia de China sobre el régimen? Ninguna. Corea del Norte es muy independiente y no escucha a China, que está molesta con su programa nuclear y ha elevado las sanciones. Pero Pekín nunca ha cruzado la línea roja porque no quiere el colapso del régimen. Un consejo para Trump El problema de Corea del Norte no puede solucionarse con medios militares. El ánimo de EE.UU. por una intervención militar es alto porque no se cree que Kim Jong-un renunciará a su programa de misiles nucleares. Pero, si Trump ataca, la Península Coreana caerá en una guerra a gran escala y el Norte tiene suficientes bombas nucleares para arrasar el Sur. En noviembre, estuve en el Congreso de EE.UU. tratando de convencerles de que el régimen de Pyongyang se está derrumbando como la URSS, es solo cuestión de tiempo. Si EE.UU. sigue con las sanciones junto a China y continúa enviando información dentro del país, la propia gente se levantará algún día. En la Guerra Fría, la extinta Unión Soviética tenía arsenal nuclear para destruir EE.UU. y Europa, pero estos optaron por un largo proceso y tuvieron éxito en cambiar esos sistemas comunistas en capitalistas. ¿Por qué no hacer lo mismo en Corea?
12-02-2018 | Fuente: abc.es
«En Corea del Norte vi ejecutar a un niño de siete años»
Tras huir de Corea del Norte en 2015, Lee Tae-weon esperaba en Seúl la llegada de su esposa, Ku Jeong-hua, y su hijo Ki-moon, de solo cinco años. Pero lo más probable es que no vuelva a verlos. Junto a otras diez personas, la mujer y el niño escaparon en octubre de Corea del Norte cruzando la frontera con China, pero fueron detenidos dos meses después por la Policía, que los envió de vuelta a su país. Allí se enfrentan a un duro castigo, ya que la madre podría ser confinada varios años en un campo de trabajos forzados. «Durante el viaje, hablábamos todos los días por videoconferencia y fue ella quien me llamó para decirme que los habían apresado», explica a ABC Lee conteniendo las lágrimas. De la impresión cayó enfermo una semana. Desesperado, se ha puesto en contacto con las autoridades surcoreanas para pedir su liberación, pero sabe que no puede hacer nada porque ya han sido repatriados y su mujer está detenida. Aunque los desertores norcoreanos se fugan por el hambre y la represión que sufren bajo el régimen de Kim Jong-un, China no los considera refugiados, sino inmigrantes ilegales, y los devuelve al otro lado de la frontera. Desde julio de 2016, Human Rights Watch (HRW) ha contabilizado más de ciento treinta repatriaciones, algunas de niños y ancianos. Falsa distensión «Mi única opción es denunciar su arresto ante la comunidad internacional», se encoge de hombros Lee, quien contempla con escepticismo la distensión entre las dos Coreas que han traído los Juegos Olímpicos de Invierno en el Sur. Para él, cualquier acercamiento será inútil mientras el Norte siga siendo una cárcel. «El deshielo es solo una fachada del régimen para seguir manteniendo sus armas nucleares, ya que no persigue abrir el país, sino evitar un ataque de Estados Unidos», critica con el desengaño que le da la experiencia. Lee Tae-weon, desertor de Corea del Norte cuya familia sigue retenida - P. M. DÍEZ A sus 28 años, la vida de Lee Tae-won sintetiza la trágica historia reciente de Corea del Norte. Al poco de nacer en la provincia de Hamgyong del Norte, que linda con China, le pilló la «Gran Hambruna» que diezmó a la población a partir de mediados de los años 90. «En casa solo teníamos la ración de mi padre, que trabajaba manejando una excavadora en una mina estatal. Como no había comida, iba todos los días al colegio aunque los profesores no impartían clase, ya que de vez en cuando nos repartían una especie de leche de soja», cuenta Lee. De aquella época también recuerda la muerte de familiares y compañeros del colegio, como la niña con la que solía jugar. «Llevábamos sin quedar una semana y fui a su casa. Entré y vi que ella y su padre estaban dormidos en el suelo, bajo una manta. Me marché sin hacer ruido para no despertarlos. Dos días después, mi padre me dijo que los habían encontrado muertos en su domicilio», relata estremeciéndose. Lee tampoco puede olvidar las ejecuciones públicas, que el régimen obligaba a presenciar para mantener a todo el mundo a raya. «Por tráfico de personas a China, fue fusilada una familia de cuatro miembros, uno de ellos un niño de siete años. Su imagen me sigue persiguiendo hoy porque me recuerda a mi hijo», se lamenta con remordimientos por haberse marchado. «Un futuro mejor» «Escapé de Corea del Norte para darle un futuro mejor a mi familia, que está marcada porque yo me pasé cinco años en un "kyohwaso" (campo de trabajos forzados)», revela Lee. A los 17 años, fue condenado junto a su padre por ayudar a cruzar la frontera con China, adonde llevaban mujeres para casarlas con los campesinos que las habían comprado. Para ganarse la vida, también traficó con «ice», una anfetamina norcoreana exportada a China. «Todavía tengo pesadillas con el campo de trabajo. Los prisioneros no eran más que pellejo sobre los huesos y todos los días morían dos o tres. Al incinerarlos en el horno, les rompían los huesos de las extremidades para que cupieran todos los cadáveres, lo que supone una vergüenza», se escandaliza por esta aberración. Pero, si el régimen no respeta ni a los vivos, ¿cómo va a hacerlo con los muertos? A pesar de aquel horror, tuvo la suerte de ser designado segundo capataz de una brigada de trabajo, lo que le confería ciertos privilegios. Pero ni siquiera eso podía librarle del dolor que sufría cuando veía a su padre marcharse al bosque para cortar árboles. «Nunca pensé en escapar porque, si lo hacía, él pagaría las consecuencias», razona Lee, quien rompe a llorar cuando menciona a su padre. «Aunque recibía menos comida que yo, a veces me daba su desayuno y me obligaba a comérmelo delante de él porque se consideraba responsable de mí», relata compungido, ya que su padre pereció a los 49 años al caerle encima uno de los árboles que su brigada estaba talando. «Ni siquiera me llamaron para comunicármelo», se indigna negando con la cabeza. Cuando fue liberado en 2011, su madre y su hermano menor habían huido a Corea del Sur, desde donde le mandaban dinero. En contacto con su familia a través de los móviles chinos, que funcionan al otro lado de la frontera en Corea del Norte, se dedicaba a distribuir dinero que enviaban los desertores a sus parientes. Para ello, tenía que sobornar a los militares, que se llevaban un pellizco por hacer la vista gorda. Justo un año después de su puesta en libertad, se casó con su novia del instituto, con quien tuvo un hijo que le hizo replantearse el futuro que le aguardaba bajo tan brutal régimen. En mayo de 2015, cruzó a nado el río Tumen en dirección a China, que atravesó hacia el sur para llegar luego a Laos, Vietnam y Tailandia, donde pidió asilo en la Embajada surcoreana en Bangkok. En julio ya estaba en Seúl, donde esperaba recibir a su mujer y su hijo, pero ahora teme no verlos nunca más.
12-02-2018 | Fuente: abc.es
Kang Chol-hwan: «Corea del Norte usa los Juegos Olímpicos para aliviar las sanciones»
En su libro «Los acuarios de Pyongyang», Kang Chol-hwan narra con espeluznante crudeza los diez años que, de niño a adolescente, estuvo preso con su familia en el gulag norcoreano porque su abuelo fue acusado de traición. Publicado varios años después de huir a Corea del Sur en 1992, su relato es tan demoledor que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, lo llamó a la Casa Blanca en 2005 para denunciar internacionalmente las atrocidades cometidas por el régimen estalinista de Pyongyang. Profundo conocedor de la situación en Corea del Norte, donde aún sigue viviendo su familia, escribe análisis políticos para los periódicos del Sur y dirige una ONG, North Korea Strategy Center (NKSC), que ayuda a los desertores como él y envía de forma clandestina información al país más aislado del mundo. En su oficina, en el centro de Seúl, recibe a ABC en plena distensión entre las dos Coreas por los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang. ¿Confía usted en este deshielo propuesto por Kim Jong-un, que ha invitado al presidente del Sur, Moon Jae-in, a una cumbre para reabrir el diálogo? Hay una gran posibilidad de retomar las conversaciones y de que se celebre una cumbre en Pyongyang, ya que Kim Jong-un busca reconocimiento internacional y ese encuentro le reforzaría. También aliviaría las sanciones de la ONU contra su programa nuclear porque la distensión con Corea del Sur le reportará ayuda económica. Aprovechando que la izquierda gobierna en el Sur, Kim apuesta ahora por el diálogo para conseguir dinero porque las sanciones están afectando al régimen. Lo mismo le ocurrió a su padre, Kim Jong-il, y el entonces presidente del Sur, Kim Dae-jung, acudió en su ayuda (ambos celebraron la primera cumbre de mandatarios coreanos en 2000). Pero Corea del Norte ha mentido antes a la comunidad internacional y ha perdido su credibilidad. Aunque el presidente Moon quiera ayudar a Kim Jong-un, no le será fácil porque, además, le está dando falsas expectativas a la comunidad internacional con este deshielo. Entonces, ¿no cree que estos Juegos Olímpicos sirvan para reconciliar a las dos Coreas? La situación va bien ahora con los Juegos, Pero, cuando acaben, los problemas volverán a la Península Coreana porque seguirá la presión sobre Kim Jong-un para que renuncie a su programa de armas nucleares, a lo que él se niega. Con este deshielo, Corea del Norte quiere usar los Juegos en su beneficio, intentando ganar tiempo para aminorar las sanciones y utilizando al Sur para ser aceptada como una potencia nuclear. Pero hay pocas posibilidades de que eso ocurra porque es un país peligroso y podría desatar un caos en Asia Oriental, donde se perdería el equilibrio político. ¿Por qué ha enviado Kim Jong-un a su hermana para iniciar este deshielo? Kim Jong-un ha recibido una educación occidental y tiene en mayor consideración que su padre y su abuelo el papel de la mujer, como se ve en las apariciones públicas de su esposa y su hermana. Por ese motivo, Kim Yo-jong ha venido al Sur para proponer una cumbre al presidente Moon Jae-in y a pedir nuevas relaciones con Estados Unidos. Pero Trump no parece estar de acuerdo porque su responsabilidad es proteger a su pueblo de la amenaza nuclear norcoreana. Afortunadamente, y mientras duren las negociaciones con Corea del Sur, las tensiones militares serán poco probables porque Pyongyang quiere aliviar las sanciones, que están funcionando bien. ¿Cómo ha influido el papel de China en este sentido? Pekín ha cortado su apoyo vital a Corea del Norte y sus fondos están bloqueados, por lo que Kim Jong-un tiene menos dinero para mantener su régimen. Pero la comunidad internacional debería presionar más a China para que no devuelva a los desertores que huyen de allí y permita que entre más información en Corea del Norte desde su frontera, aunque esto es muy difícil porque el régimen de Pekín también impone el control y la censura en su propio país. De todas maneras, el principal problema es que EE.UU. y Corea del Sur tienen métodos distintos para resolver la situación. ¿Es mejor dialogar o seguir presionando con las sanciones? No es tan simple. Hay que distinguir al régimen del pueblo para que este no sufra y conozca más niveles de libertad. Por ejemplo, las sanciones han prohibido la salida de emigrantes para trabajar en el extranjero, pero ese era un modo de experimentar más libertad por lo que veían en otros países. ¿Qué política con Corea del Norte prefiere: la del presidente Moon o la del anterior Gobierno conservador? A pesar de su desgraciado escándalo de corrupción, la Administración Park trató bien la cuestión de Corea del Norte porque lo tenía claro. Pero Moon no lo está haciendo bien porque no tiene una idea clara y va contra las sanciones de la ONU. La izquierda ya probó antes el fracaso de la «sunshine policy» (política de acercamiento), pero quiere ayudar económicamente al Norte y Kim Jong-un se está beneficiando de ello. ¿Cómo es la situación actual en Corea del Norte? Hay muchos desertores, ejecuciones y purgas, lo que demuestra que Kim Jong-un tiene miedo. A diferencia de su padre y su abuelo, él toma las decisiones de forma personal sin escuchar a sus asesores y estrategas, por lo que ha cometido grandes fallos en su política. Cuando su tío Jang Song-thaek le recomendó que no acelerara su programa nuclear para no contrariar a China, donde el presidente Xi Jinping acababa de tomar el poder, no le hizo caso y acabó matándolo. Aunque su padre, Kim Jong-il, eliminó a mucha gente, nunca mató a su propia familia, como él ha hecho con su tío y su propio hermano. Como la economía sufre problemas por las sanciones, Kim Jong-un necesita la ayuda del Sur, ya que la gente piensa que el líder no es tan bueno como dice la propaganda y puede haber una revolución o un golpe de Estado. ¿Y una guerra? Hay un 50 por ciento de posibilidades de que estalle una guerra porque EE.UU. se ha preparado para todas las opciones, ya sea instigando una revolución o con una intervención militar. Si fracasan las conversaciones con el Sur, puede haber una guerra.
08-02-2018 | Fuente: abc.es
«El terrorismo yihadista es una amenaza real, pero no existencial para Occidente»
Desde la irrupción del fenómeno terrorista de Daesh se han publicado infinidad de libros que abordan su génesis, sus tácticas y sus crímenes. Cuando el grupo terrorista parece haber perdido buena parte del territorio de su «pseucalifato», en Siria e Irak, y sus atentados en Occidente son testimoniales ?no así los que ejecuta contra el pueblo musulman?, parece el momento de plantearse cuál es el futuro de este grupo terrorista y la búsqueda de soluciones definitivas para que no vuelvan a surgir grupos como este, intentado no repetir los errores cometidos en el pasado. Portada del libroCon la intención de dar respuestas a estas premisas, acaba de ser presentado en la Casa Árabe de Madrid el volumen ?«Daesh. El porvenir de la amenaza yihadista» (Ed. Catarata), escrito por el analista Jesús A. Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), miembro del International Institute for Strategic Studies y consultor del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), además de colaborar habitualmente en el think tank Real Instituto Elcano. A diferencia del contenido de otros libros, en este texto parece que usted ha querido relativizar lo que califica como una magnificación de la significación de Daesh.. Así es. En este libro parto de la idea de que está sobredimensionada la amenaza yihadista en general, y en particular, en estos últimos tiempos, con Daesh; y, por otro lado, pongo el énfasis en la equivocación sostenida en la manera de responder a la amenaza, que es fundamentalmente militarista. Y si algo tenemos claro a estas alturas, es que no hay solución militar para el terrorismo yihadista. Esa es una solución cortoplacista que suele obtener un mayor rédito político.. Nadie quiere soluciones a largo plazo ?sociales, económicas?, porque nadie mira a ocho años vista.. Ese es parte del problema. Mientras no ataques las causas estructurales, y eso significa trabajar a largo plazo, lo mejor que podemos conseguir, y solo en algunos casos, es ganar algo de tiempo. Así el monstruo se reproduce inmediatamente porque no se atacan las causas que llevan a que haya individuos que se radicalizan hasta el punto de pensar que un grupo como este [Daesh] es la forma de resolver los problemas que ellos perciben. Nadie pasa del corto plazo. Se trata de transmitir la sensación de que algo hay que hacer. Y lo que hay más a mano es desplegar policías y militares. La experiencia ?Afganistán, Irak, Siria..? nos ha enseñado que eso no funciona. Entonces para conocer el porvenir de Daesh basta con echar la vista atrás y ver cuáles fueron las causas de su génesis.. Si nos ponemos muy exigentes en el análisis, tenemos que reconocer, en primer lugar, que somos corresponsables en la creación del monstruo. Si nos remontamos al Afganistán de los años 80 está claro que EE.UU., Pakistán y Arabia Saudí hicieron lo que no debieron, activando una actor local con idea de no implicar a sus soldados para pacificar Afganistán, y no complicarse la vida con los soviéticos ?Afganistán no era tan importante geoestratégicamente? y utilizaron carne de cañón local. Se puso en marcha una dinámica que financió, equipó y armó a los muyahidines, que fueron el embrión de Al Qaida. Occidente -y EE.UU. el primero- ha actuado muchas veces en esa misma clave: parchear problemas echando mano de lo que tenemos más próximo de tal manera que lo que hoy parece una solución, mañana se convierte en el siguiente problema. ¿Y hemos solucionado el problema en Afganistán? Jeus A. Núñez Villaverde - EFE Casi desaparecido el «pseudocalifato» en Irak y Siria, y con menos ataques terroristas en Occidente de los que inicialmente se había previsto como consecuencia de la pérdida de territorio en Oriente Próximo, se puede caer fácilmente en la falsa idea de que Daesh está en vías de desaparecer.. «Daesh es la marca que mejor vende en el mercado yihadista de hoy» Si miramos lo que ha pasado hasta ahora, es bastante previsible que vuelva a suceder exactamente lo mismo: pensar que ya se ha resuelto el problema con desmantelar el «pseudocalifato» de Daesh. Pero el monstruo ya está creado. Con Bin Laden, muerto o vivo, el monstruo, Al Qaida, ya estaba ahí. Con Al Bagdadi, también está creado y seguirá reproduciéndose en la medida en que hay gente interesada en financiar esos grupos. Hay individuos que se radicalizan en clave violenta y que se apuntan a esto. Daesh es la marca que mejor vende en el mercado yihadista de hoy. Por eso, quien se radicaliza no va irse a Al Qaida que está en horas bajas, se va a Daesh. Eso explica porque este grupo ha llevado a cabo actos violentos exagerados: eso atrae a la gente. La gente prefiere financiar a grupos que tienen gran repercusión mediática que a otros que no la tienen. Para mí lo fundamental, y con esto vuelvo al principio, es que la amenaza es real, muy real.. El mundo parece que no puede vivir sin tener un contrario: a la amenaza roja (comunista) le sustituyó la verde (yihadista).. Sí, esa es la idea. Es el nosotros y el ellos. Y eso lo aplicamos en todos los aspectos de nuestra vida. Necesitamos un ellos, haciéndoles culpables de nuestras desgracias. Después del 11-S, Bush hijo lo dijo muy claramente: «Conmigo o contra mí». Sin término medio. Queriendo dibujar un mundo en blanco y negro eso ha llevado a muchas equivocaciones: meter el islamismo, el islamismo político y el terrorismo yihadista en el mismo saco. Y lo digo desde un punto de vista operativo, no ideológico. Si yo defino mal a la amenaza que tengo delante, mal voy a responder a ella porque no estoy perfilando cómo tratar a ese islamista, que es un creyente; a ese islamista radical, que es un actor político; o a ese actor violento, que es el yihadista de turno. Si creo que todo es lo mismo, estoy sobredimensionando también el que ellos se crean más importantes de lo que son, porque el yihadismo es un fracaso absoluto. No ha habido ningún régimen político que haya sido echado abajo por Al Qaida. Si ha habido cuatro dictadores menos en el mundo árabe en estos últimos años no ha sido por Al Qaida, si no por movilizaciones ciudadanas que no han seguido el camino de Al Qaida. Esas son lecciones que deberíamos aprender. En el libro usted afirma que Daesh ha sido un juguete. Que no ha sido dueño de su propia historia. ¿Quién ha movido los hilos de ese juguete? Si generalizo, pocos actores hay con la importancia que tiene Arabia Saudí como fomentador del germen del yihadismo, en la medida de los 100.000 millones de dólares que en los últimos 30 años ha empleado en promover una lectura del islam que es la más rigorista que hay en todo el islam suní, y que vende de manera directa en sus textos escolares.. Yo no me atrevería a decir que es el Gobierno saudí el que financia a estos grupos, pero individuos muy significativos de Arabia Saudí, con mucho dinero, bien por convicción ideológica o por autodefensa financian este tipo de grupos para que no les ataquen. También Turquía al principio fue muy lasa con el tránsito de combatientes extranjeros que cruzaban su territorio para unirse a las filas de Daesh, esperando que no le atacaran a ella.. Turquía se equivocó una vez más, pensando que eso le dejaba a salvo del problema hasta que derivó hacia dentro. Y una prueba de ellos son los últimos atentados que ha sufrido. Al cuestionado presidente sirio Bashar al Assad también se le ha acusado de haber dejado crecer a Daesh en su territorio, lo que le ha permitido con el tiempo ser aceptado como un mal menor.. Y le está saliendo. Ya es aceptado por los países occidentales y por buena parte de sus vecinos. Ya se ha dejado la idea de derribar al régimen sirio y está siendo aceptado. Algo que estamos viendo en la ofensiva que está llevando a cabo Turquía en la frontera contra las milicias kurdas, que le están dejando actuar en la medida que está acabando con un enemigo. Al igual que Rusia, que lo está permitiendo. Tropas turcas desplegladas en la región siria de Afrin - REUTERS La operación «Rama de olivo» se está recrudeciendo, y EE.UU. no está dispuesta a abandonar sus posiciones en Manbij, donde es previsible un enfrentamiento con su aliado en la OTAN. ¿Hasta dónde cree que está dispuesta a llegar Turquía? El fuego se está alimentando con fuego. No imagino una Siria estable y sin violencia a corto plazo. Lo que es claro es que el tiempo corre a favor del régimen sirio. Esta ofensiva por parte de Turquía se desencadenó tras el anunció por parte de EE.UU. de crear una fuerza de defensa en la frontera sirio-turca, liderada por las milicias kurdas. ¿Fue un error o una provocación por parte de EE.UU.? ¿Qué busca el presidente Trump con decisiones como esta? «Trump tiene dos objetivos en la región: que Irán vuelva a ser el malo de la película y desmantelar Daesh» Trump tiene dos objetivos en la región: que Irán vuelva a ser el malo de la película y desmantelar Daesh como entidad que tenga capacidad para amenazar la estabilidad de la zona. El resto le da igual. Está utilizando lo que tiene a mano, esto es, no va a meter soldados en masa en la región, y tiene que utilizar carne de cañón de la zona. Todas las milicias que ha creado y ha alimentado le han salido mal, y las que mejor le han funcionado en el campo de batalla han sido las milicias kurdas. Que han sido abandonadas por todos.. A EE.UU. no le interesa que Turquía se plantee la salida de la OTAN. Turquía tiene que encontrar un apoyo implícito de EE.UU. para dejarle hacer.. ¿Este nuevo conflicto puede entorpecer el objetivo de acabar con Daesh en la región? Hay quien plantea que Daesh vuelva a casa, esto es, que vuelva a Al Qaida. Como eliminen al líder de uno de ellos o a los dos, los que les sustituyan no tendrán la hipoteca de la confrontación ideológica. Pero no lo veo probable a corto plazo. Aunque en el terreno, creo, en el caso de Afganistán, los talibanes y Daesh están trabajando juntos en algunas acciones. En el libro usted relativiza mucho la amenaza terrorist en nuestros días.. No trato de quitarle importancia, si no ajustarlo en términos realistas. El terrorismo no represensta hoy ninguna amenaza existencial para ninguno de los países occidentales. Amenazas existenciales son la proliferación de armas nucleares y el cambio climático, porque ponen en peligro la existencia de la vida humana. Lo otro, el terrorismo es una amenaza real, y nos va a ser doliendo y castigando mucho tiempo, porque hay capacidad y voluntad por muchso de esos grupos. Pero no la sobredimensionemos. Y señala que el interés de los gobierno occidentles en sobredimensionar esta amenaza con el fin de poder recortar libertades.. Que me den si no otra explicación. No hay nada mejor para un gobernante que tener una sociedad atemorizada. Eso te da un margen de maniobra casi infinito para hacer muchas cosas. Y si en ese delicado equilibrio, entre seguridad y libertad, tu haces promesas de seguridad plena a costa de meterte un poco en su móvil, poner una cámara en un rincón o entrar en un domicilio sin autorización judicial, habrá mucha gente dispuesta a ceder en sus libertades y derechos porque le están prometiendo seguridad. Creo que eso es perverso, además de que significa una derrota ante los yihadistas, y deteriora el marco de los estados de derecho que tanto nos ha costado crear. Eso me preocupa. Para finalizar, ¿cuál es el porvenir de Daesh? «El terrorismo nos va a seguir acompañando mucho tiempo. El único objetivo realista es reducirlo a un nivel soportable» Sabemos la solución que no es: la solución militar. Aplicar eso requiere de un esfuerzo a largo plazo, y ningún gobernante se mete en eso. Por eso estamos condenados a repetir una vez y otra la misma situación. La solución necesita largo plazo, multilateralismo, porque ningún país lo puede hacer en solitario ni siquiera EE.UU., pues es una amenaza global; y necesita multidimensionalidad, no basta con un único instrumento: por muchos carros de combate y aviones que tengas, necesitas elementos sociales, económicos, políticos.. El terrorismo nos va a seguir acompañando mucho tiempo. El único objetivo realista es reducirlo a un nivel soportable.
04-02-2018 | Fuente: abc.es
Trump, propuesto por tercera vez al Nobel de la Paz
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido propuesto por tercera vez consecutiva como candidato al Premio Nobel de la Paz, que se entrega cada diciembre en el Ayuntamiento de Oslo con la presencia del Rey Harald V de Noruega. Así lo confirmó el jueves desde Oslo el director del Instituto de Investigación para la Paz (PRIO), Henrik Urdal, al diario online «Nettavisen». Según el jefe del PRIO ?la institución encargada de las candidaturas?, la argumentación que justifica la candidatura de Trump es la misma que la del año pasado y se refiere a su principio de «paz mediante la fuerza». Según Urdal, la identidad de quien propuso la candidatura es confidencial. Todo el mundo puede ser nominado al Nobel de la Paz, pero sólo algunos pueden presentar candidatos, entre ellos miembros de gobiernos, profesores universitarios, investigadores de paz y premios Nobel. Trump, que ya estuvo nominado por primera vez en 2016, cuando era aún candidato presidencial, entró a las listas antes del miércoles 31 de enero, fecha límite para presentar candidatos. La lista, sin embargo, aún no es definitiva, ya que los cinco miembros del Comité Nobel pueden aún añadir más candidatos hasta finales de febrero. Otro de los candidatos confirmados según la agencia NTB es el diario crítico con el Kremlin «Novaya Gazeta», que tiene altas posibilidades, ya que desde que lo ganara en 1990 el ex presidente soviético Mijail Gorbachov, ningún ruso ha vuelto a obtenerlo. Las posibilidades de que al presidente de Estados Unidos le den el Nobel de la Paz son tan altas como de que Nicanor Parra obtenga el de Literatura. Las denuncias contra la Fundación Nobel de invertir en empresas que fabrican armas nucleares un mes antes de la entrega del Nobel de la Paz en diciembre a los suizos de Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares ha hecho que las inversiones del premio hayan sido revisadas en detalle. Trump no sería ni mucho menos el primer presidente estadounidense en recibir el Nobel de la Paz. En 2009 lo recibió Barack Obama «por sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos». El Comité dio especial importancia a su visión de «un mundo sin armas nucleares y a sus esfuerzos para lograrlo». Antes que Obama, también se concedió el galardón a los presidentes Theodore Roosevelt, Woodrow Wilson y Jimmy Carter. Otros nominados Otros de los nominados ya conocidos son el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo, el exinformante estadounidense Edward Snowden, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), el médico congoleño «Denis Mukwege» o los peshmerga kurdos, que lucharon contra los terroristas de Daesh en Irak.
30-01-2018 | Fuente: elpais.com
El periódico del Ejército chino insta a reforzar la capacidad nuclear del país
La recomendación se basa en el temor de que EE UU desarrolle nuevas armas nucleares
16-01-2018 | Fuente: elpais.com
Estos son los 'valores tóxicos' que boicotea el fondo soberano de Noruega
Norges Bank vende BAE Systems por invertir en armas nucleares Mantiene bajo observación a Endesa por el uso de carbón
01-01-2018 | Fuente: elpais.com
Kim Jong-un llama a la "producción masiva" de armas nucleares
El líder norcoreano advierte a EE UU de su fuerza atómica y se muestra abierto a mejorar las relaciones con Corea del Sur
29-11-2017 | Fuente: abc.es
Una ola de «barcos fantasma» con esqueletos llega a Japón desde Corea del Norte
Un pequeño bote de madera arribó el pasado lunes a la playa de Miyazawa, en la costa del noroeste la isla de Honshu, la mayor del archipiélago japonés. En su interior se descubrieron ocho cadáveres, en parte reducidos ya a esqueletos. La Guardia Costera trabaja para establecer las nacionalidades de los ocho cuerpos, aunque hay indicios que apuntan a Corea del Norte. La nave llegaba a la costa en un arenal situado a 70 kilómetros al norte de un embarcadero donde la Policía encontró la pasada semana ocho hombres que, según dijeron, procedían de Corea del Norte. La Policía dijo que parecían ser pescadores cuyo bote, encontrado en las proximidades, se había visto envuelto en problemas, informa Reuters. Además, los cadáveres de dos varones, también en parte ya esqueletos, fueron encontrados el pasado fin de semana en la costa occidental de la isla de Sado, en el Mar de Japón. Aunque tampoco en este caso se conoce la nacionalidad, se apunta igualmente al país gobernado por el dictarod Kim Jong-un, ya que junto a ellos aparecieron cigarrillos norcoreanos y chalecos salvavidas con letras en coreano. La cadena estadounidense CNN señala que han sido al menos cuatro las embarcaciones que han llegado a la costa occidental de Japón este mes, algunas con cadáveres. Estos episodios se producen en un momento de tensión por las armas nucleares y el programa de misiles de Corea del Norte, después de que el presidente de EE.UU. Donald Trump, considerara a este país patrocinador del terrorismo, autorizando a su país a adoptar nuevas sanciones. Precisamente, el régimen de Pyongyang lanzó este martes un nuevo misil balístico que fue a caer en la Zona Económica Exclusiva de Japón. Embarcaciones pequeñas y viejas Según los expertos, la escasez de comida en Corea del Norte podría estar detrás de esta serie de misteriosas llegadas de botes, posiblemente desde ese país, sometido al régimen estalinista de Pyongyang. «Corea del Norte empuja a su pueblo a conseguir más pescado y así paliar la escasez de alimentos», asegura Seo Yu-suk, responsable de investigación de la Institución de Estudios de Corea del Norte en Seúl. Los pequeños y vetustos barcos que se aventuran más allá de sus aguas costeras son vulnerables al mal tiempo, añade. No es la primera vez que se produce una ola de «barcos fantasma» de este tipo. En 2015 se registró la llegada de una docena de embarcaciones a las costas japonesas, con decenas de fallecidos en sus cubiertas.
26-11-2017 | Fuente: abc.es
Irán advierte a Europa de que aumentará el alcance de sus misiles si amenaza a Teherán
El subcomandante de la Guardia Revolucionaria iraní, Hossein Salami, ha advertido a Europa de que si amenaza a Teherán, la Guardia aumentará el alcance de sus misiles a más de 2.000 kilómetros, según ha informado este sábado la agencia de noticias Fars. El Ministerio de Exteriores iraní rechazó a mediados de este mes la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de empezar negociaciones sobre misiles balísticos de Irán para complementar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear. «Si hemos mantenido el alcance de nuestros misiles en 2.000 kilómetros no se debe a la falta de tecnología. Estamos siguiendo una doctrina estratégica», ha asegurado el subcomandante, según ha recogido Fars. «Hasta ahora hemos sentido que Europa no es una amenaza, así que no aumentamos el alcance de nuestros misiles, pero si Europa quiere convertirse en una amenaza, aumentaremos el alcance de nuestros misiles», ha añadido. Estados Unidos acusó a principios de noviembre a Irán de proporcionar la capacidad balística para que se perpetrara el lanzamiento de un misil desde Yemen, cuyo proyectil fue interceptado cerca de la capital saudí. La embajadora estadounidense de Naciones Unidas, Nikki Haley, instó a la ONU a adoptar las medidas necesarias para responsabilizar a Irán del misil lanzado por los huthis desde Yemen contra Arabia Saudí. Irán ha negado estar buscando armas nucleares y ha asegurado que su programa nuclear es solo para usos civiles.
...
6
...