Infortelecom

Noticias de armas nucleares

20-11-2017 | Fuente: abc.es
Trump devuelve a Corea del Norte a lista de «patrocinadores del terrorismo»
El presidente de EEUU, Donald Trump, devolvió hoy a Corea del Norte a una lista de la que había salido hace casi una década, la de países «patrocinadores del terrorismo», una decisión que vendrá acompañada de nuevas sanciones para seguir presionando a Pyongyang a poner fin a su desarrollo nuclear. «Hoy Estados Unidos está designando a Corea del Norte como Estado patrocinador del terrorismo. (Esto) debería haber sucedido hace años», declaró Trump ante los periodistas durante una reunión con los miembros de su gabinete celebrada en la Casa Blanca. Esta decisión, en palabras de Trump, es un paso «crucial» hacia el objetivo de lograr la desnuclearización de la península coreana, que él mismo promovió durante su reciente gira asiática por Japón, China, Corea del Sur, Vietnam y Filipinas. La designación de hoy, que implica incluir a Corea del Norte en una «lista negra» de países a los que EEUU considera «patrocinadores del terrorismo» y de la que ahora forman parte Irán, Siria y Sudán, estará acompañada de nuevas sanciones contra Pyongyang que prevé emitir el Departamento del Tesoro este mismo martes. Trump adelantó que lo que anunciará el Tesoro será una sanción «muy grande». «Además de amenazar al mundo con la devastación nuclear, Corea del Norte ha apoyado repetidamente actos de terrorismo internacional, incluidos asesinatos en suelo extranjero», denunció el mandatario estadounidense. Asimismo, Trump urgió a Corea del Norte a «poner fin a su ilegal desarrollo nuclear y de misiles balísticos». La Casa Blanca ya había adelantado en las últimas semanas que Trump evaluaba volver a incluir a Corea del Norte en la lista de países a los que EEUU considera «patrocinadores del terrorismo» y de la que Pyongyang salió en 2008. Ese año, el Gobierno del presidente George W. Bush sacó a Corea del Norte de la lista gracias a los progresos en las conversaciones a seis bandas para intentar lograr la desnuclearización del régimen de los Kim. En febrero pasado, Corea del Sur pidió a EEUU que volviera a incluir a Pyongyang en esa lista negra a raíz del asesinato en Malasia de Kim Jong-nam, hermano mayor del líder norcoreano, Kim Jong-un. Por su parte, hoy Trump recordó a Otto Warmbier, el estudiante estadounidense que falleció en junio pasado tras regresar al país en coma después de haber estado preso en Corea del Norte, y a los «otros innumerables afectados brutalmente por la opresión» del régimen de Pyongyang, dijo. Trump ha apostado por la retórica dura como respuesta a los programas norcoreanos de armas nucleares y misiles balísticos y, durante su discurso de septiembre ante la Asamblea General de la ONU, amenazó con «destruir totalmente» a Corea del Norte si continuaba con sus provocaciones. El presidente también ha dicho varias veces que no descarta una acción militar contra el régimen de Pyongyang, ya que, a su juicio, años de diálogo no han servido de nada. Recientemente, Trump llamó en su cuenta de Twitter «gordo y bajito» al líder norcoreano y causó desconcierto un comentario suyo acerca de que ambos podrían ser amigos. Corea del Norte lleva más de dos meses sin realizar un solo ensayo de armas en un 2017 en el que ha ejecutado 19 lanzamientos de misiles y una detonación nuclear subterránea. Aunque el parón en los ensayos norcoreanos puede ser simplemente estacional, muchos analistas consideran que es una oportunidad excelente para retomar el diálogo con el régimen. Precisamente hoy regresó a Pekín el enviado especial del Gobierno chino a Corea del Norte, Song Tao, tras realizar la primera visita a Pyongyang de un alto cargo chino en más de un año. Trump calificó la semana pasada ese viaje de «gran paso», tras haber urgido a China durante su estancia en Pekín a ejercer una mayor presión sobre el régimen norcoreano para que detenga sus amenazas nucleares.
08-11-2017 | Fuente: abc.es
Trump insta al mundo a «aislar al régimen brutal de Corea del Norte»
Tras abortar su visita sorpresa a la frontera entre las dos Coreas del Paralelo 38, que tuvo que suspender por la niebla, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha despachado a gusto este miércoles contra el régimen del joven dictador Kim Jong-un. En un duro discurso pronunciado ante la Asamblea Nacional surcoreana, Trump ha instado «a aislar al régimen brutal» del joven dictador Kim Jong-un, según informa la agencia Yonhap. «El mundo no puede tolerar la amenaza de un régimen canalla que amenaza con la devastación nuclear. Todas las naciones responsables deben unir sus fuerzas para aislar al régimen de Corea del Norte, negarle cualquier forma de apoyo, suministro o aceptación», dijo en clara alusión a China y Rusia, prácticamente los dos únicos sostenes que le quedan a Pyongyang. Aunque Trump había hecho el día anterior un llamamiento al diálogo a Kim Jong-un, volvió a lucir su faceta más contundente ante el medio millar de diputados, diplomáticos e invitados a la Asamblea. «Corea del Norte no es el paraíso que su abuelo imaginó. Es un infierno que nadie merece», denunció en referencia a Kim Il-sung, abuelo del actual dictador y fundador del país. Un mensaje que, sin duda, escocerá en el régimen estalinista de Pyongyang, cuya propaganda «saludó» el lunes el inicio de la gira asiática de Trump llamándole «el viejo lunático de la Casa Blanca» e insistiendo en que no renunciará a sus armas nucleares. Con sus seis ensayos atómicos desde 2006 y el desarrollo de sus misiles intercontinentales, en teoría capaces de llegar a EE.UU., Corea del Norte quiere blindarse para disuadir a la Casa Blanca de un cambio de régimen. Pero Trump advirtió a Kim Jong-un de que «las armas que está adquiriendo no le vuelven más seguro, sino que están poniendo a su régimen en grave peligro». Por ese motivo, volvió a repetir el mismo aviso que ya lanzara nada más aterrizar el domingo en Japón, primera escala de su viaje asiático: «No nos subestime y nos ponga a prueba». Tras denunciar este «culto militar», el presidente estadounidense contrapuso el progreso que vive Corea del Sur, uno de los países más desarrollados del mundo, con la miseria que sufre el Norte, cerrado al exterior y anclado en los tiempos de la Guerra Fría. Para salir de este aislamiento, Trump ofreció a Pyongyang «un camino hacia un futuro mucho mejor», pero le exigió que detuviera su programa de misiles y accediera a una «completa, verificable y total desnuclearización». Unas condiciones que el régimen norcoreano ya ha rechazado antes. Como suele ocurrir en estos casos, las palabras del presidente fueron alabadas y criticadas a partes iguales por los analistas internacionales mientras, a las puertas de la Asamblea, numerosos grupos se manifestaban a favor y en contra de su visita. Tras su parada de dos días en Corea del Sur, Trump vuela este miércoles a China, donde intentará que el presidente Xi Jinping siga mediando con Corea del Norte para frenar su amenaza atómica.
05-11-2017 | Fuente: abc.es
Corea del Norte asegura que no tiene interés en tratar la desnuclearización con EE.UU.
Corea del Norte ha asegurado este viernes que no tiene interés en conversar sobre la desnuclearización con Estados Unidos y ha señalado que poseer armas nucleares es algo «irreversible» e «inevitable» para fortalecer su «disuasión nuclear». «Estados Unidos debe abandonar el salvaje pensamiento de que Corea del Norte puede responder a su demanda de gánster y no debe soñar con negociaciones de desnuclearización con Corea del Norte, en particular», ha asegurado la agencia de noticias norcoreana KCNA. «Para Corea del Norte, es una opción estratégica irreversible e inevitable para reforzar la poderosa disuasión nuclear para la defensa del país», ha añadido KCNA, según ha recogido la agencia de noticias surcorena Yonhap. El país liderado por Kim Jong Un ha asegurado que la idea del vicesecretario de Estado norteamericano, John Sullivan, de que el objetivo es presionar a Corea del Norte para llegar a un diálogo directo es una «excusa» y un intento de «justificar» sanciones y presiones. «Corea del Norte no se opone al diálogo, pero nunca negociará sobre el tema relacionado con los mayores intereses del país y la seguridad de su gente ni tiene ningún interés en dicho diálogo ni en negociaciones», ha señalado KCNA. «Estados Unidos debería abandonar su estúpida ambición», ha aseverado.
03-11-2017 | Fuente: abc.es
Washington exhibe músculo militar ante Pyongyang la víspera de la gira asiática de Trump
EE.UU. ha querido exhibir nuevamente músculo militar ante Pyongyang al anunciar hoy el envío a la península coreana de dos bombarderos B-1B a dos días de que el presidente estadounidense, Donald Trump, inicie una gira asiática marcada por el desafío nuclear norcoreano. Los dos bombarderos estratégicos realizaron el jueves ejercicios conjuntos consecutivos con cazas japoneses y surcoreanos, informaron hoy las Fuerzas Aéreas estadounidenses del Pacífico (PACAF) en un comunicado Aunque el texto explica que la misión estaba planeada por adelantado y que no se ha ejecutado en relación a ningún evento, el despliegue se ha producido apenas unas horas antes de que Donald Trump despegue de Washington para iniciar su gira asiática. Tras detenerse en Hawai, el presidente estadounidense estará en Japón el 5 de noviembre y continuará su periplo visitando Corea del Sur el 7 y China el 8, antes de acudir a las cumbres de la APEC y la ASEAN en Vietnam y Filipinas los días 10 y 12, respectivamente. Al margen de las relaciones comerciales, el otro gran tema en su agenda será sin duda la crisis con Corea del Norte. Aunque en las últimas semanas la tensión se ha atenuado, las continuas pruebas de armas del régimen de Pyongyang, incluyendo una prueba nuclear el pasado 3 de septiembre, y la retórica beligerante del propio Trump han elevado el nerviosismo regional hasta niveles inéditos desde el fin de la Guerra de Corea (1950-1953). Pyongyang, por su parte, denunció hoy el vuelo de los bombarderos antes incluso de que el Pentágono confirmara su despliegue y lo consideró como un intento de «amenazar y chantajear» al régimen. «El frenético esquema de amenazas y chantaje de los Estados Unidos, cuyo objetivo es aplastar a nuestra república con armas nucleares, continúa en noviembre tal y como lo hizo en octubre», denunció el Gobierno norcoreano en un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias KCNA. Pyongyang también denunció que, durante los ejercicios, los B-1B simularon bombardeos sobre objetivos norcoreanos «clave» en un campo de maniobras surcoreano. Estrategia de disuasión El ejército del país vecino confirmó después esta información y dijo que el escuadrón conjunto ejecutó maniobras de bombardeo aire-tierra en el campo de instrucción de Pilseung, en la provincia surcoreana de Gangwon, junto a la frontera oriental con Corea del Norte. Pyongyang recordó en su texto que el Pentágono ha movilizado varios portaaviones de propulsión nuclear y sus respectivos grupos de ataque en las cercanías de la península, algo muy poco frecuente para el Pentágono. «EEUU puede llevar a cabo frenéticas acciones de última hora para bloquear nuestros poderosos avances atosigándonos con sus activos estratégicos nucleares, pero nuestro ejército y nuestra gente no son de los que se dejan sorprender», se añade en el comunicado. El movimiento realizado hoy por Seúl y Washington se enmarca en la resolución que ambos aliados ya refrendaron en sus reuniones anuales de seguridad del pasado fin de semana. Esta pasa por potenciar el «despliegue rotacional» en torno a la península de Corea de activos estratégicos estadounidenses -entre los que se incluyen los propios B-1B o submarinos y portaaviones de propulsión nuclear- con el fin de disuadir a Pyongyang de llevar cabo nuevos ensayos de armas de destrucción masiva. Como parte de esta política estratégica, EEUU ha desplegado varias veces los B-1B en las últimas semanas, pese a que el régimen de Kim Jong-un lleva sin realizar ningún test armamentístico desde hace más de un mes y medio. La última vez que Pyongyang que realizó una prueba fue el pasado 15 de septiembre, cuando disparó un misil de medio alcance que sobrevoló territorio japonés antes de caer en el océano Pacífico.
24-10-2017 | Fuente: abc.es
China moderniza su Ejército para alzarse como superpotencia
Con más de dos millones de soldados, el Ejército Popular de Liberación no solo se ha convertido en las mayores fuerzas armadas del mundo, sino también en el sostén del autoritario régimen chino. Aparte de la legitimidad ante su pueblo que le da el progreso que ha traído el crecimiento económico, el Partido Comunista se basa en sus tropas para mantener la sacrosanta estabilidad social e impulsar el auge del país como superpotencia. Por eso, buena parte de los casi 2.300 delegados que han asistido estos días al XIX Congreso del Partido, que concluye hoy, son militares. Además de por sus tecnócratas, la China actual no se entiende sin el Ejército, que fue decisivo para apartar al sucesor de Mao, Huo Guofeng, y respaldar la apertura al capitalismo emprendida por Deng Xiaoping a finales de los años 70. A cambio de apoyarle y de aplastar las protestas democráticas de Tiananmen en 1989, sus generales se benefician hoy de los multimillonarios negocios que controlan tanto el Ejército como el Partido. Consciente de dicho poder, el presidente Xi Jinping está mimando a sus tropas con una modernización sin parangón para consolidar su ascenso internacional y ganarse su lealtad. Tras crecer el presupuesto militar por encima de los dos dígitos desde hace una década, en los dos últimos años se ha ralentizado a entre el 7 y 8 por ciento al alcanzar el récord histórico del billón de yenes (128.000 millones de euros). Aunque dichos gastos son solo una cuarta parte de lo que destina Estados Unidos a Defensa, los expertos sospechan que podrían ser mucho mayores por la opacidad del régimen chino. Carrera espacial Gracias estas inyecciones de dinero, el Ejército Popular de Liberación, que está dotado con armas nucleares, ha incorporado avances tecnológicos como el caza J-20 invisible al radar, sus submarinos atómicos y su segundo portaaviones, botado en abril. Además de la destreza de sus «hackers» en la «guerra cibernética», China ha potenciado su carrera espacial no solo lanzando astronautas al cosmos, sino también probando en 2007 su capacidad para destruir satélites en órbita. Con el fin de lucir músculo militar, el presidente Xi se ha sacado de la manga dos desfiles que antes no se celebraban: uno en 2015 para conmemorar el 70 aniversario de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial y otro en agosto para festejar los 90 años del Ejército. «Una fuerza militar se construye para luchar. Nuestro Ejército debe estar listo para el combate como objetivo de su trabajo y centrarse en la victoria si la ocasión lo requiere», ordenó la semana pasada Xi Jinping, también secretario general del Partido, en su discurso inaugural del Congreso. En su alocución, se marcó el horizonte de 2035 para modernizar el Ejército y de 2050 para elevarlo al mismo nivel que las más punteras fuerzas armadas occidentales. Además, Xi está colocando en la cúpula militar a sus hombres de confianza, como el general Li Zuocheng, ascendido a finales de agosto a jefe del Estado Mayor. De 63 años, y natural de la provincia de Hunan, tiene experiencia en combate porque luchó en la breve guerra que China libró contra Vietnam en 1979, donde fue condecorado. Con este perfil de militar veterano, Xi Jinping quiere asegurarse la capacidad resolutiva del Ejército para hacer frente a los retos del futuro. Entre ellos, destacan las disputas territoriales que Pekín mantiene con todos sus vecinos, lo que ha llevado a un refuerzo de la Armada para reclamarle a Japón las islas Senkaku (Diaoyu en mandarín) y seguir expandiéndose por el Mar del Sur de China. Mientras el régimen potencia la Marina, ha reducido de siete a cinco sus regiones militares, pero sin olvidarse de blindar las tensas fronteras con Corea del Norte y la India. La remodelación de la cúpula del Ejército, que Xi Jinping dirige como presidente de la Comisión Militar Central, también persigue acabar con la cadena de mano de la generación anterior, caída en desgracia. Defenestrado por corrupción, el antiguo vicepresidente de la Comisión Militar Central, Guo Boxiong, fue condenado el año pasado a cadena perpetua. Bajo custodia, el anterior número dos del Ejército, Xu Caihou, falleció en 2015 de cáncer mientras estaba siendo investigado. Según ha revelado durante el Congreso el presidente de la Comisión de Valores, Liu Shiyu, ambos habían tramado un golpe de Estado contra el presidente Xi junto a otros altos cargos también purgados. Sus cómplices eran Zhou Yongkang, el anterior responsable de la Seguridad del Estado sentenciado a cadena perpetua en 2015; Ling Jihua, mano derecha del expresidente Hu Jintao; y Sun Zhengcai, destituido en julio como secretario del Partido en la megalópolis industrial de Chongqing. Mientras Xi Jinping mima al Ejército modernizándolo con una mano, con la otra lo ata en corto para evitar un golpe de Estado que le quite el poder.
20-10-2017 | Fuente: abc.es
La CIA alerta de que Pyongyang podría estar a tan sólo «meses» de perfeccionar sus armas nucleares
El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha alertado este jueves de que Corea del Norte podría estar a tan sólo unos «meses» de perfeccionar su técnica para atacar territorio estadounidense con armas nucleares. «Están más cerca ahora de lo que lo estaban hace cinco años y parece que lo estarán más aún en cinco meses de lo que lo están hoy, pues no hay una presión global contra ellos», ha manifestado Pompeo en relación con los programas balístico y nuclear de Corea del Norte, que ha amenazado en varias ocasiones con atacar suelo estadounidense. «Se da el caso de que están lo suficientemente cerca ahora mismo de perfeccionar sus capacidades por lo que, desde el una perspectiva política, deberíamos actuar como si estuviéramos a la altura», ha añadido. Pompeo ha reconocido que existe una clara barrera para las agencias de Inteligencia a la hora de tratar con un país tan hermético como Corea del Norte, según ha recogido la agencia de noticias Yonhap. «Hablamos de meses, pero nuestra capacidad de entender lo que eso implica es, en cierto sentido, irrelevante a estas alturas», ha explicado el director de la CIA. Asimismo, Pompeo ha indicado que «tanto si sucede este martes como el siguiente, hemos llegado a la conclusión de que es necesario llevar a cabo un esfuerzo a nivel global para asegurar que (el líder norcoreano) Kim Jong Un no logra su propósito». Corea del Norte ha llevado a cabo en los últimos años numerosas pruebas nucleares y balísticas ?la última de ellas un ensayo nuclear el 3 de septiembre? que se han traducido en un endurecimiento del régimen de sanciones internacionales, lo que no ha servido para disuadir a Kim Jong Un. En respuesta a estas amenazas, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha señalado que «destruirá completamente» a Corea del Norte si Washington se ve en la tesitura de tener que defender a los estadounidenses, así como a sus aliados.
15-10-2017 | Fuente: abc.es
Tillerson asegura que EE.UU. dialogará con Pyonyang hasta la «primera bomba»
El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, aseguró hoy que su país tiene la intención de seguir negociando una salida diplomática con Corea del Norte, que en los últimos meses ha llevado a cabo una serie de polémicos ensayos con armas nucleares, hasta que «caiga la primera bomba». «Los esfuerzos diplomáticos continuarán hasta que caiga la primera bomba», señaló Tillerson en una entrevista concedida esta mañana al canal de noticias CNN. Estas declaraciones se producen tras la amenaza proferida el pasado viernes por Pyongyang de disparar misiles cerca de la isla estadounidense de Guam ante el despliegue militar de Washington en la región y una semana después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijera que solo «una cosa» pondrá fin al conflicto, sin especificar a qué se refería. La tensión entre ambos países ha crecido de manera exponencial debido a los ensayos nucleares que ha llevado a cabo Corea del Norte en los últimos meses, que han sido interpretados como una clara amenaza tanto para Estados Unidos como para sus principales aliados en la zona, Corea del Sur y Japón. Tillerson también hizo referencia a la suspensión del acuerdo nuclear con Irán, sobre el que Trump dijo el pasado viernes estar dispuesto a abandonarlo de forma definitiva si no se corrigen sus «defectos». El secretario de Estado dijo estar de acuerdo con el secretario de Defensa, James Mattis, quien en diversas ocasiones ha dicho creer que lo mejor para los intereses estadounidenses es permanecer en el tratado que fue firmado en 2015 y del que también forman parte Rusia, China, Alemania, Reino Unido y Francia. Tillerson recordó que, en cualquier caso, la intención de Trump no es romper el pacto, sino forzar una negociación internacional o una ley del Congreso estadounidense que ayude a limar los puntos que su Administración considera erróneos. «Queremos coger el acuerdo tal y como existe hoy en día, y después señalar todos esos fallos», aclaró Tillerson.
15-10-2017 | Fuente: abc.es
Tillerson asegura que EE.UU. dialogará con Pyongyang hasta la «primera bomba»
El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, aseguró hoy que su país tiene la intención de seguir negociando una salida diplomática con Corea del Norte, que en los últimos meses ha llevado a cabo una serie de polémicos ensayos con armas nucleares, hasta que «caiga la primera bomba». «Los esfuerzos diplomáticos continuarán hasta que caiga la primera bomba», señaló Tillerson en una entrevista concedida esta mañana al canal de noticias CNN. Estas declaraciones se producen tras la amenaza proferida el pasado viernes por Pyongyang de disparar misiles cerca de la isla estadounidense de Guam ante el despliegue militar de Washington en la región y una semana después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijera que solo «una cosa» pondrá fin al conflicto, sin especificar a qué se refería. La tensión entre ambos países ha crecido de manera exponencial debido a los ensayos nucleares que ha llevado a cabo Corea del Norte en los últimos meses, que han sido interpretados como una clara amenaza tanto para Estados Unidos como para sus principales aliados en la zona, Corea del Sur y Japón. Tillerson también hizo referencia a la suspensión del acuerdo nuclear con Irán, sobre el que Trump dijo el pasado viernes estar dispuesto a abandonarlo de forma definitiva si no se corrigen sus «defectos». El secretario de Estado dijo estar de acuerdo con el secretario de Defensa, James Mattis, quien en diversas ocasiones ha dicho creer que lo mejor para los intereses estadounidenses es permanecer en el tratado que fue firmado en 2015 y del que también forman parte Rusia, China, Alemania, Reino Unido y Francia. Tillerson recordó que, en cualquier caso, la intención de Trump no es romper el pacto, sino forzar una negociación internacional o una ley del Congreso estadounidense que ayude a limar los puntos que su Administración considera erróneos. «Queremos coger el acuerdo tal y como existe hoy en día, y después señalar todos esos fallos», aclaró Tillerson.
11-10-2017 | Fuente: abc.es
Trump planteó en julio multiplicar por diez el arsenal nuclear de Estados Unidos, según la NBC
El presidente de EEUU, Donald Trump, planteó en una reunión con su equipo de seguridad nacional el pasado julio su deseo de multiplicar por diez el arsenal nuclear del país , según ha informado este miércoles la cadena NBC. El canal cita bajo anonimato a tres funcionarios que estuvieron presentes en esa reunión, celebrada el pasado 20 de julio en el Pentágono, sede del Departamento de Defensa de EEUU. Los comentarios de Trump se produjeron mientras se le mostraba una diapositiva informativa sobre la continuada reducción de las armas nucleares en poder de EEUU desde finales de los años sesenta. De acuerdo con los funcionarios presentes citados por NBC, altos cargos militares y el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, se mostraron sorprendidos por las palabras del mandatario y le explicaron brevemente «los impedimentos legales y prácticos» de una acumulación nuclear. En su cuenta de Twitter, Trump ha acusado a la cadena NBC de «inventar» esa historia y después, al recibir en la Casa Blanca al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseguró que él "nunca" ha hablado de un posible aumento del arsenal nuclear. Fake @NBCNews made up a story that I wanted a "tenfold" increase in our U.S. nuclear arsenal. Pure fiction, made up to demean. NBC = CNN!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) October 11, 2017Trump ha enfatizado ante varios periodistas en el Despacho Oval que «ahora mismo tenemos muchas armas nucleares, las quiero en perfectas condiciones, en perfecta forma, es la única cosa de la que he hablado». Fue después de esa reunión del pasado 20 de julio cuando supuestamente Tillerson llamó en privado «idiota» a Trump, según afirmó también NBC la semana pasada. Tillerson negó el pasado miércoles que haya pensado «nunca» en dimitir y defendió su relación con Trump, en una inusual comparecencia que muchos observadores atribuyeron a un intento del jefe de la diplomacia estadounidense de conservar su trabajo. En esa comparecencia, Tillerson no quiso aclarar si insultó a Trump, por considerar que se trata de una cuestión «insustancial», pero su portavoz declaró que el secretario de Estado no usa «ese tipo de lenguaje para hablar sobre el presidente de Estados Unidos». El pasado 27 de enero, Trump pidió por medio de una orden ejecutiva revisar la necesidad de modernizar el arsenal nuclear de EEUU para asegurar que el poder de disuasión se mantiene y ver si los misiles siguen siendo seguros y adaptados a las necesidades del siglo XXI. El mandatario estadounidense ha sido muy crítico con las ambiciones nucleares de Corea del Norte y este martes fue informado por su equipo de seguridad nacional de «una serie de opciones» de respuesta a las amenazas de Pyongyang ante una eventual agresión. Además, esta semana Trump anunciará si cree que Irán está cumpliendo el acuerdo nuclear multilateral firmado en 2015 y prevé declarar que el Congreso debe revisarlo porque no está «en el interés nacional» de EEUU, algo que puede suponer el principio del fin del pacto.
11-10-2017 | Fuente: abc.es
Estados Unidos sobrevuela con bombarderos Corea del Norte en su última muestra de fuerza
Seis aviones militares, entre ellos dos bombarderos pesados de Estados Unidos, sobrevolaron este martes la Península Coreana y llevaron a cabo un simulacro de disparo como último ejercicio de fuerza contra Corea del Norte, informaron hoy funcionarios estadounidenses. Las Fuerzas Aéreas del Pacífico de los Estados Unidos (PACAF) han dicho que dos bombarderos estratégicos B-1B volaron sobre aguas de la costa oriental de la península coreana. A ellos se unieron dos aviones de combate F-15K de Corea del Sur y dos aviones de combate F-15 de Japón. «Volar y entrenar por la noche con nuestros aliados de una manera segura y efectiva es una importante capacidad compartida entre Estados Unidos, Japón y la República de Corea y mejora la destreza táctica de los aviadores de cada nación», ha dicho Patrick Applegate, del Centro de Operaciones Aéreas estadounidenses 613. «Esta es una clara demostración de nuestra capacidad para realizar operaciones sin interrupciones con todos nuestros aliados en cualquier momento y en cualquier lugar», ha agregado. La misión se llevó a cabo el martes por la noche cuando Corea del Norte marcó el 72º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea, y Pyongyang no respondió ante los ejercicios militares. Precisamente este martes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue informado por su equipo de seguridad nacional sobre «una serie de opciones» de respuesta a las amenazas de Corea del Norte, ante una eventual agresión. Según ha informado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado, Trump «se reunió con miembros de su equipo de seguridad nacional esta mañana» y fue informado sobre las posibles estrategias por el secretario de Defensa, James Mattis, y del Jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford. «La reunión de información y la discusión se centraron en una serie de opciones para responder a cualquier forma de agresión de Corea del Norte o, si fuera necesario, para impedir que Corea del Norte amenazara a Estados Unidos y a sus aliados con armas nucleares», ha apuntado Sanders en su breve nota. El líder norcoreano Kim Jong-un volvió a defender este domingo el desarrollo de su «valioso» programa nuclear para hacer frente a las amenazas de EE.UU., coincidiendo con las declaraciones de Trump de este sábado de que «solo una cosa funcionará» con Pyongyang. El presidente norteamericano, sin embargo, no especificó si con esta expresión se refería a llevar a cabo una acción militar contra el régimen de Kim Jong-un, aunque es una posibilidad que ha dicho muchas veces que no descarta. Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha elevado el tono de amenazas contra Corea del Norte mientras Pyongyang ha ido avanzando en sus pruebas armamentísticas con el lanzamiento de alrededor de una zona de misiles en lo que va de año, algunos de ellos de alcance intercontinental, que podrían tocar suelo estadounidense.