Infortelecom

Noticias de armas nucleares

09-03-2018 | Fuente: abc.es
Trump-Corea del Norte: del riesgo de guerra nuclear a una cumbre histórica
Con unos personajes tan excesivos como Donald Trump y Kim Jong-un, solo había dos opciones: o una guerra nuclear o una cumbre histórica. Afortunadamente, se ha impuesto la cordura y Trump ha optado por «marcarse un Nixon». Emulando a aquel presidente, el primero de Estados Unidos que visitó la China comunista y se reunió con Mao en 1972, el impulsivo magnate puede pasar a la Historia como el primer inquilino de la Casa Blanca en celebrar una cumbre con un dictador norcoreano. A la espera de ver dónde se encontrarán ambos en mayo, la cumbre podría ser todo un bombazo diplomático en caso de tener lugar en Pyongyang. Pero no ha sido fácil llegar hasta aquí, ya que hace solo un año ambos países estaban al borde de la guerra. Tras declarar que se había «acabado la paciencia» con Corea del Norte, en clara alusión a la política mantenida por Barack Obama, Trump endureció su discurso contra Kim Jong-un al ver que la mediación china no surtía ningún efecto. Kim Jong-un, en una imagen difundida al anunciar Corea del Norte el desarrollo de una bomba de hidrógeno - Afp Haciendo oídos sordos a sus advertencias, el régimen estalinista de Pyongyang continuó con su «diplomacia atómica» y siguió adelante con sus ensayos de misiles. Para tensar aún más la cuerda, incluso permitió la entrada de un centenar de periodistas extranjeros en abril con motivo del «Día del Sol», el aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, fundador de la patria y abuelo del actual dictador. Ante las cámaras de todo el mundo, Kim Jong-un lució su nuevo arsenal de misiles en otro de sus espectaculares desfiles militares. Aunque Trump anunció el envío de una «armada» con un portaaviones, luego se descubrió que era otro más de sus faroles, ya que dicho buque iba en realidad en dirección contraria: hacia unas maniobras en Australia. Tras esta escalada militar en primavera, habitual por las maniobras conjuntas entre EE.UU. y Corea del Sur que Pyongyang considera un simulacro de invasión, ni siquiera el cambio de Gobierno en Seúl rebajó la tensión. Ante el triunfo electoral del progresista Moon Jae-in, que abogó desde el primer día con retomar el diálogo, Kim Jong-un respondió con más lanzamientos de misiles. A un ritmo de casi uno por semana hasta el verano, sus proyectiles demostraron la mejora de su capacidad ofensiva porque, según los expertos, algunos eran misiles intercontinentales capaces de golpear todo el territorio estadounidense. Misil balístico intercontinental lanzado por Corea del Norte el pasado verano - Afp Con una nueva amenaza sobre la isla de Guam y dos misiles que sobrevolaron Japón, la tensión volvió a repuntar mientras la ONU castigaba a Pyongyang endureciendo sus sanciones internacionales. En este sentido, parece haber sido decisiva la colaboración de China para cerrarle a Corea del Norte su única fuente de ingresos, reduciendo sus envíos de petróleo e importaciones de carbón y marisco. En medio de un cruce de insultos en el que llamaron «Hombre Cohete» y «Viejo Chocho», Kim Jong-un provocó de nuevo a Trump en septiembre con su sexta y más potente prueba nuclear, respondida de nuevo con más sanciones. Tras la gira asiática de Trump en noviembre, Corea del Norte cesó en sus provocaciones y mantuvo un perfil bajo hasta que Kim Jong-un dio un nuevo bombazo, esta vez diplomático. En su discurso de año nuevo, tendió la mano al diálogo con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebraban en febrero en el condado surcoreano de PyeongChang. «Las dos Coreas están ansiosas por evitar una nueva guerra que tendría consecuencias devastadoras para ambas partes. Esa es la principal razón detrás de la suave y sin precedentes rápida solución de todos los problemas sobre la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno, así como de la cordial recepción de ambas delegaciones, casi fraternal», analiza para ABC el profesor Alexander Zhebin, director del Centro Coreano en el Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias. A su juicio, «ambas partes tienen motivos muy urgentes y diferentes para retomar su cooperación económica», pero «Corea del Norte tendrá que resolver la cuestión nuclear con EE.UU. de forma bilateral». El «deshielo olímpico» Dicho «deshielo olímpico» no solo llevó a las dos Coreas a desfilar juntas y bajo una misma bandera ? la de la reunificación ? en la ceremonia de inauguración, sino a una visita histórica de la hermana del dictador, Kim Yo-jong. Convirtiéndose en el primer miembro de la familia Kim en visitar el Sur, coincidió en el palco de autoridades con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, pero ni se miraron. Mejor le fue con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, a quien invitó a cumbre en Pyongyang. El presidente surcoreano, saluda a Kim Yo-jong, hermana del líder de Corea del Norte - Efe Devolviéndole la visita, una delegación surcoreana se reunió este lunes con Kim Jong-un, que acordó reunirse con Moon Jae-in a finales de abril en el puesto fronterizo de Panmunjom, en pleno Paralelo 38. Además, se mostraba dispuesto a renunciar a sus armas nucleares si la Casa Blanca le daba garantías de seguridad al régimen. Pero eso no era todo. El enviado surcoreano, el consejero de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong, viajó después a Washington para transmitirle a Trump el mensaje que le había dado Kim Jong-un. A su oferta para reunirse, acompañada de una moratoria de sus ensayos de misiles y nucleares, el presidente estadounidense respondía de inmediato y aceptaba celebrar en mayo una cumbre que será histórica. Como el viaje de Nixon a China en 1972.
09-03-2018 | Fuente: abc.es
Trump y Corea del Norte: del apocalipsis nuclear a un histórico encuentro cara a cara
Con unos personajes tan excesivos como Donald Trump y Kim Jong-un, solo había dos opciones: o una guerra nuclear o una cumbre histórica. Afortunadamente, se ha impuesto la cordura y Trump ha optado por «marcarse un Nixon». Emulando a aquel presidente, el primero de Estados Unidos que visitó la China comunista y se reunió con Mao en 1972, el impulsivo magnate puede pasar a la Historia como el primer inquilino de la Casa Blanca en celebrar una cumbre con un dictador norcoreano. A la espera de ver dónde se encontrarán ambos en mayo, la cumbre podría ser todo un bombazo diplomático en caso de tener lugar en Pyongyang. Pero no ha sido fácil llegar hasta aquí, ya que hace solo un año ambos países estaban al borde de la guerra. Tras declarar que se había «acabado la paciencia» con Corea del Norte, en clara alusión a la política mantenida por Barack Obama, Trump endureció su discurso contra Kim Jong-un al ver que la mediación china no surtía ningún efecto. Kim Jong-un, en una imagen difundida al anunciar Corea del Norte el desarrollo de una bomba de hidrógeno - Afp Haciendo oídos sordos a sus advertencias, el régimen estalinista de Pyongyang continuó con su «diplomacia atómica» y siguió adelante con sus ensayos de misiles. Para tensar aún más la cuerda, incluso permitió la entrada de un centenar de periodistas extranjeros en abril con motivo del «Día del Sol», el aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, fundador de la patria y abuelo del actual dictador. Ante las cámaras de todo el mundo, Kim Jong-un lució su nuevo arsenal de misiles en otro de sus espectaculares desfiles militares. Aunque Trump anunció el envío de una «armada» con un portaaviones, luego se descubrió que era otro más de sus faroles, ya que dicho buque iba en realidad en dirección contraria: hacia unas maniobras en Australia. Tras esta escalada militar en primavera, habitual por las maniobras conjuntas entre EE.UU. y Corea del Sur que Pyongyang considera un simulacro de invasión, ni siquiera el cambio de Gobierno en Seúl rebajó la tensión. Ante el triunfo electoral del progresista Moon Jae-in, que abogó desde el primer día con retomar el diálogo, Kim Jong-un respondió con más lanzamientos de misiles. A un ritmo de casi uno por semana hasta el verano, sus proyectiles demostraron la mejora de su capacidad ofensiva porque, según los expertos, algunos eran misiles intercontinentales capaces de golpear todo el territorio estadounidense. Kim Jong-un observa el lanzamiento de un misil en una imagen difundida en 2017 - Reuters Con una nueva amenaza sobre la isla de Guam y dos misiles que sobrevolaron Japón, la tensión volvió a repuntar mientras la ONU castigaba a Pyongyang endureciendo sus sanciones internacionales. En este sentido, parece haber sido decisiva la colaboración de China para cerrarle a Corea del Norte su única fuente de ingresos, reduciendo sus envíos de petróleo e importaciones de carbón y marisco. En medio de un cruce de insultos en el que llamaron «Hombre Cohete» y «Viejo Chocho», Kim Jong-un provocó de nuevo a Trump en septiembre con su sexta y más potente prueba nuclear, respondida de nuevo con más sanciones. Tras la gira asiática de Trump en noviembre, Corea del Norte cesó en sus provocaciones y mantuvo un perfil bajo hasta que Kim Jong-un dio un nuevo bombazo, esta vez diplomático. En su discurso de año nuevo, tendió la mano al diálogo con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebraban en febrero en el condado surcoreano de PyeongChang. «Las dos Coreas están ansiosas por evitar una nueva guerra que tendría consecuencias devastadoras para ambas partes. Esa es la principal razón detrás de la suave y sin precedentes rápida solución de todos los problemas sobre la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno, así como de la cordial recepción de ambas delegaciones, casi fraternal», analiza para ABC el profesor Alexander Zhebin, director del Centro Coreano en el Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias. A su juicio, «ambas partes tienen motivos muy urgentes y diferentes para retomar su cooperación económica», pero «Corea del Norte tendrá que resolver la cuestión nuclear con EE.UU. de forma bilateral». El «deshielo olímpico» Dicho «deshielo olímpico» no solo llevó a las dos Coreas a desfilar juntas y bajo una misma bandera ? la de la reunificación ? en la ceremonia de inauguración, sino a una visita histórica de la hermana del dictador, Kim Yo-jong. Convirtiéndose en el primer miembro de la familia Kim en visitar el Sur, coincidió en el palco de autoridades con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, pero ni se miraron. Mejor le fue con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, a quien invitó a cumbre en Pyongyang. El presidente surcoreano, saluda a Kim Yo-jong, hermana del líder de Corea del Norte - Efe Devolviéndole la visita, una delegación surcoreana se reunió este lunes con Kim Jong-un, que acordó reunirse con Moon Jae-in a finales de abril en el puesto fronterizo de Panmunjom, en pleno Paralelo 38. Además, se mostraba dispuesto a renunciar a sus armas nucleares si la Casa Blanca le daba garantías de seguridad al régimen. Pero eso no era todo. El enviado surcoreano, el consejero de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong, viajó después a Washington para transmitirle a Trump el mensaje que le había dado Kim Jong-un. A su oferta para reunirse, acompañada de una moratoria de sus ensayos de misiles y nucleares, el presidente estadounidense respondía de inmediato y aceptaba celebrar en mayo una cumbre que será histórica. Como el viaje de Nixon a China en 1972.
09-03-2018 | Fuente: abc.es
Trump acepta reunirse con Kim Jong-un en mayo para abordar la desnuclearización norcoreana
El dictador norcoreano, Kim Jong-un, enfrentado a Occidente por su programa nuclear y su constante desarrollo y pruebas de misiles balísticos intercontinentales, ofrece al presidente estadounidense, Donald Trump, mantener una cita bilateral con el objetivo de relajar la tensión entre ambos países. Y para no dejar enfriar el efecto sorpresa, anticipa que, por su parte, podría celebrarse antes de mayo. Fue el propio Trump quien hizo saltar la liebre ayer, al anticipar de forma inopinada que las autoridades de Corea del Sur realizarían un «importante anuncio» al filo de la medianoche. Con motivo de la presencia este jueves en Washington de Chung Eui-yong, consejero surcoreano de Seguridad Nacional, que acaba de encabezar el pasado lunes la visita a Pyongyang de una delegación de su país, Donald Trump recibió de manos de su invitado una carta personal del dictador norcoreano en la que Kim le invita a mantener una reunión antes de mayo para profundizar en el deseado deshielo. Tras esta misión en Pyongyang, el presidente de Corea del Sur manifestó que el régimen norcoreano estaba dispuesto a mantener un «diálogo franco» con los Estados Unidos. La propia delegación surcoreana presente este jueves en Washington aseguró que Trump ha aceptado la propuesta de Kim Yong-un de mantener una inmediata reunión bilateral. Como garantías de buena voluntad, el líder norcoreano ha ofrecido paralizar su programa nuclear, cuyo objetivo es la fabricación de armas atómicas, y el desarrollo de su programa de misiles balísticos. Lo complicado será la verificación de ambos extremos. Maniobras militares Pese al anunciado visto bueno a la reunión entre ambos presidentes, desde Washington se sigue manteniendo la cautela y se ha indicado que no existen planes para suspender los ejercicios militares previstos junto a Corea del Sur en la región durante las próximas semanas. El proceso de aparente deshielo entre Corea del Norte y Corea del Sur se abrió en los recientes Juegos de Invierno, celebrados en Pyeongchang, donde la propia hermana del dictador norcoreano encabezó la delegación de su país, cuyos deportistas compartieron equipo con los vecinos del norte. Trump, mantenido al corriente de las conversaciones entre las dos Coreas, manifestó el pasado miércoles su convencimiento de que ambos gobiernos realizan «serios esfuerzos» por la paz. «Las sanciones permanecerán» El presidente estadounidense, Donald Trump, se ha pronunciado en su cuenta personal de Twitter tras el anuncio de la reunión con Kim Jong-un prevista para el próximo mes de mayo. En su mensaje comenta que el líder norcoreano habló con los representantes surcoreanos de «denuclearización» y no solo de un deshielo. También ha valorado que no haya «pruebas de misiles» por parte de Corea del Norte durante este tiempo y ha aplaudido los «grandes progresos» que supondrá este acercamiento. Sin embargo, ha remarcado que «las sanciones permanecerán hasta que se llegue a un acuerdo». Podría hacerse realidad en mayo. Kim Jong Un talked about denuclearization with the South Korean Representatives, not just a freeze. Also, no missile testing by North Korea during this period of time. Great progress being made but sanctions will remain until an agreement is reached. Meeting being planned!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 9 de marzo de 2018Moon Jae-in: «Es un hito histórico» El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha dicho que la cumbre acordada entre los líderes de Corea del Norte y EEUU, Kim Jong-un y Donald Trump, para mayo supone un «hito histórico» para lograr la paz en la península coreana. Moon también ha dicho que ha encargado a su jefe de Gabinete, Im Jeong-sok, los preparativos para la cumbre previa que el propio mandatario surcoreano va a mantener con Kim en abril en la frontera intercoreana, según declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap. Las palabras de Moon llegan después del anuncio de que Kim y Trump se reunirán en mayo y de que Pyongyang haya ofrecido suspender sus ensayos de armas nucleares para abordar un proceso de desnuclearización de la península de Corea.
09-03-2018 | Fuente: abc.es
Trump acepta reunirse con Kim Jong-un en mayo para abordar la desnuclearización de Corea del Norte
El dictador norcoreano, Kim Jong-un, enfrentado a Occidente por su programa nuclear y su constante desarrollo y pruebas de misiles balísticos intercontinentales, ofrece al presidente estadounidense, Donald Trump, mantener una cita bilateral con el objetivo de relajar la tensión entre ambos países. Y para no dejar enfriar el efecto sorpresa, anticipa que, por su parte, podría celebrarse antes de mayo. Fue el propio Trump quien hizo saltar la liebre ayer, al anticipar de forma inopinada que las autoridades de Corea del Sur realizarían un «importante anuncio» al filo de la medianoche. Con motivo de la presencia este jueves en Washington de Chung Eui-yong, consejero surcoreano de Seguridad Nacional, que acaba de encabezar el pasado lunes la visita a Pyongyang de una delegación de su país, Donald Trump recibió de manos de su invitado una carta personal del dictador norcoreano en la que Kim le invita a mantener una reunión antes de mayo para profundizar en el deseado deshielo. Tras esta misión en Pyongyang, el presidente de Corea del Sur manifestó que el régimen norcoreano estaba dispuesto a mantener un «diálogo franco» con los Estados Unidos. La propia delegación surcoreana presente este jueves en Washington aseguró que Trump ha aceptado la propuesta de Kim Jong-un de mantener una inmediata reunión bilateral. Como garantías de buena voluntad, el líder norcoreano ha ofrecido paralizar su programa nuclear, cuyo objetivo es la fabricación de armas atómicas, y el desarrollo de su programa de misiles balísticos. Lo complicado será la verificación de ambos extremos. Maniobras militares Pese al anunciado visto bueno a la reunión entre ambos presidentes, desde Washington se sigue manteniendo la cautela y se ha indicado que no existen planes para suspender los ejercicios militares previstos junto a Corea del Sur en la región durante las próximas semanas. El proceso de aparente deshielo entre Corea del Norte y Corea del Sur se abrió en los recientes Juegos de Invierno, celebrados en Pyeongchang, donde la propia hermana del dictador norcoreano encabezó la delegación de su país, cuyos deportistas compartieron equipo con los vecinos del norte. Trump, mantenido al corriente de las conversaciones entre las dos Coreas, manifestó el pasado miércoles su convencimiento de que ambos gobiernos realizan «serios esfuerzos» por la paz. «Las sanciones permanecerán» El presidente estadounidense, Donald Trump, se ha pronunciado en su cuenta personal de Twitter tras el anuncio de la reunión con Kim Jong-un prevista para el próximo mes de mayo. En su mensaje comenta que el líder norcoreano habló con los representantes surcoreanos de «denuclearización» y no solo de un deshielo. También ha valorado que no haya «pruebas de misiles» por parte de Corea del Norte durante este tiempo y ha aplaudido los «grandes progresos» que supondrá este acercamiento. Sin embargo, ha remarcado que «las sanciones permanecerán hasta que se llegue a un acuerdo». Podría hacerse realidad en mayo. Kim Jong Un talked about denuclearization with the South Korean Representatives, not just a freeze. Also, no missile testing by North Korea during this period of time. Great progress being made but sanctions will remain until an agreement is reached. Meeting being planned!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 9 de marzo de 2018Kim prometió «dejar de despertar» con misiles El líder norcoreano prometió durante el reciente encuentro que mantuvo con una delegación surcoreana en Pyongyang «dejar de despertar» al presidente sureño, Moon Jae-in, con nuevos lanzamientos nocturnos de misiles, según informó Seúl. «Durante el periodo en el que estuvimos realizando repetidos lanzamientos de misiles, el presidente Moon trabajó de manera incansable encabezando las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional al alba», explicó Kim durante la cena que mantuvo el pasado lunes con los delegados surcoreanos, informa Efe. «Hemos decidido dejar de despertar al presidente Moon», añadió en tono jocoso el mariscal norcoreano, según recoge un comunicado enviado por la oficina presidencial de Seúl. En el tono «distendido y cordial» en el que se celebró la cena, Kim alabó el buen recibimiento que tuvieron en febrero sus delegados cuando viajaron al Sur para los Juegos Olímpicos de Invierno y se disculpó por no poder alojar al grupo surcoreano en una conocida residencia de invitados de Pyongyang porque «está de reformas». Moon Jae-in: «Es un hito histórico» El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha dicho que la cumbre acordada entre los líderes de Corea del Norte y EEUU, Kim Jong-un y Donald Trump, para mayo supone un «hito histórico» para lograr la paz en la península coreana. Moon también ha dicho que ha encargado a su jefe de Gabinete, Im Jeong-sok, los preparativos para la cumbre previa que el propio mandatario surcoreano va a mantener con Kim en abril en la frontera intercoreana, según declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap. Las palabras de Moon llegan después del anuncio de que Kim y Trump se reunirán en mayo y de que Pyongyang haya ofrecido suspender sus ensayos de armas nucleares para abordar un proceso de desnuclearización de la península de Corea.
06-03-2018 | Fuente: abc.es
Las dos Coreas acuerdan celebrar una cumbre en abril
Las dos Coreas han acordado celebrar una cumbre el próximo abril en la frontera y establecer una línea directa de comunicación entre sus líderes, anunció este martes el Gobierno de Seúl. El encuentro, que supondría la tercera cumbre de la historia entre las dos Coreas, se celebrará en la aldea de la paz de Panmunjeom, en la frontera entre los dos países [en el paralelo 38], anunció durante una rueda de prensa el jefe de la oficina presidencial surcoreana de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong. El anuncio se produjo a la vuelta del viaje de dos días de Chung a Corea del Norte, adonde acudió como enviado de Seúl junto a una delegación que mantuvo un encuentro con el líder norcoreano, Kim Jong-un. El Sur y el Norte han acordado además poner en marcha una línea directa de comunicación entre sus dos líderes «para permitir un dialogo estrecho y la rebaja de las tensiones militares», detalló Chung. Durante la visita de la delegación surcoreana a Corea del Norte el régimen de Pyongyang también reiteró su compromiso de deshacerse de sus armas nucleares. «El Norte expresó claramente su compromiso con la desnuclearización de la Península coreana y dijo que no tendría ninguna razón para poseer armas nucleares si se garantizara la seguridad de su régimen y se eliminaran las amenazas militares contra Corea del Norte», explicó Chung Diálogo con Estados Unidos Por otra parte, Corea del Norte ha expresado su voluntad de dialogar con Estados Unidos y se ha comprometido a suspender sus pruebas nucleares y de misiles en caso de iniciar esos contactos. El régimen norcoreano se abstendría de realizar «provocaciones armamentísticas estratégicas» mientras se desarrolla ese eventual diálogo, dijo el enviado de Seúl al Norte, en declaraciones recogidas por la agencia local Yonhap. El viaje de la delación surcoreana a Pyongyang, el primero en más de diez años de una representación de alto nivel al Norte, respondió a la histórica visita que realizó en febrero al Sur la hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong, con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno. Durante uno de sus varios encuentros con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, la hermana del líder del Norte le trasladó una invitación para celebrar una cumbre con Kim Jong-un en Pyongyang.
06-03-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte renunciará a sus armas nucleares si EE.UU. no derroca a Kim Jong-un
Corea del Norte estaría dispuesta a renunciar a sus armas nucleares si Estados Unidos le garantiza que no derrocará a su joven dictador, Kim Jong-un. Tras reunirse con él en Pyongyang, así lo anunció este martes el consejero de Seguridad Nacional del Gobierno surcoreano, Chung Eui-yong. Encabezando una delegación para seguir con el acercamiento que han traído los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados el mes pasado en PyeongChang, Chung le entregó el lunes una carta personal del presidente surcoreano, Moon Jae-in, y pactó celebrar una cumbre histórica entre ambos mandatarios a finales de abril en el puesto fronterizo de Panmunjom, en pleno Paralelo 38. Será el tercer encuentro entre mandatarios de los dos países tras los mantenidos en 2000 y 2007 por el padre del actual dictador, el difunto «Querido Líder» Kim Jong-il, y los entonces presidentes Kim Dae-jung y Roh Moo-hyun, también liberales como Moon Jae-in. «El Sur y el Norte han acordado establecer una línea telefónica directa entre sus dirigentes que permita consultas inmediatas y una reducción de la tensión militar», aseguró Chung, según informa la agencia de noticias Yonhap. Además, señaló que «el Norte ha afirmado claramente su compromiso con la desnuclearización de la Península Coreana y ha dicho que no tendría razones para poseer armas nucleares si se garantizara la seguridad de su régimen y cesaran las amenazas militares». Sin ensayos nucleares Para ello, y siempre según sus explicaciones, el régimen estalinista de Pyongyang «puede tener conversaciones sinceras con Estados Unidos sobre la desnuclearización y la normalización de sus relaciones». Como gesto de buena voluntad, Corea del Norte prometió que no llevaría a cabo más ensayos nucleares ni de misiles mientras estuviera abierto el diálogo con la comunidad internacional. El régimen de Kim Jong-un ha cesado en sus provocaciones desde noviembre, pero efectuó una decena de lanzamientos de misiles desde que el presidente surcoreano ganó las elecciones en mayo y en septiembre llevó a cabo su sexta y más potente prueba atómica. Aunque la tensión y el cruce de amenazas e insultos han sido constantes durante los dos últimos años, los Juegos de PyeongChang han provocado un «deshielo olímpico» entre los dos países. Así lo demostró la histórica visita al Sur que hizo la hermana del dictador norcoreano, Kim Yo-jong, para asistir a la inauguración de dichos Juegos y encontrarse con el presidente Moon Jae-in, a quien invitó a una cumbre en Pyongyang. Ahora falta por ver si esta renovada voluntad de diálogo es genuina o solo una estrategia para ganar tiempo y debilitar el frente común liderado por EE.UU., Corea del Sur y Japón, que han impulsado el endurecimiento de las sanciones de la ONU contra el régimen de Kim Jong-un por su desafío nuclear. A tenor de numerosos expertos, dichas sanciones ya están empezando a asfixiar a Corea del Norte, que ha remontado el vuelo tras la «Gran Hambruna» que sufrió a finales de los años 90 gracias a una incipiente economía de libre mercado. Sea cual sea la verdad, esta distensión supone un giro radical y devuelve la esperanza para alcanzar la paz en la Península Coreana, la última frontera que queda de la Guerra Fría. Para blindar la supervivencia de su anacrónico régimen, el Norte ha insistido infinidad de veces en que no renunciaría jamás a su arsenal nuclear. Con el fin de disuadir a la Casa Blanca de un cambio de régimen, como los ejecutados en Irak o Libia, Pyongyang se ha dotado de armas atómicas y de misiles que, en teoría, podrían golpear casi todo el territorio estadounidense con una cabeza nuclear. Pero, curiosamente, el enviado surcoreano a Pyongyang destacó que Kim Jong-un «ha dejado claro que la desnuclearización de la Península Corea era una instrucción de su predecesor (Kim Jong-il) y no ha habido cambios en este sentido». Aunque muy positiva, esta oferta de diálogo ha de ser tomada con cautela porque no es la primera vez que Corea del Norte vuelve a la mesa de negociaciones tras haber puesto al mundo al borde de una guerra nuclear. Así ocurrió a mediados de los años 90 y a principios de 2007, cuando acordó en las conversaciones a seis bandas de Pekín renunciar a su programa atómico a cambio de petróleo, ayuda humanitaria y reconocimiento diplomático. Pero aquel trato, alcanzado precisamente a raíz de su primer ensayo nuclear en octubre de 2006, quedó finalmente en agua de borrajas y desde entonces no ha cesado la tensión.
03-03-2018 | Fuente: abc.es
¿Son ficción o realidad las nuevas armas que Putin asegura poseer?
Sea o no cierto que Rusia cuenta con el arsenal que el presidente Vladímir Putin blandió el jueves durante su discurso anual sobre el estado de la Nación, de momento solamente mediante una infografía animada bastante sugerente, lo cierto es que ha causado revuelo tanto dentro como fuera del país. «Una nueva carrera armamentística ha sido declarada», se apresuró a difundir en las redes sociales el director de la radio Eco de Moscú, Alexéi Venedíktov, después de la exhibición virtual de músculo de Putin. Sin embargo, en declaraciones a esa misma emisora, el experto en temas militares, Alexánder Golts, aclaraba que el misil intercontinental Sarmat, una de las primicias presentadas durante la intervención del presidente ruso, «ha tenido muchos problemas en los últimos años» durante las pruebas experimentales. «No se puede decir todavía que se trate de un armamento totalmente perfeccionado y listo para su utilización», añadió. Por su parte, el periodista Arkadi Bábchenko tampoco tiene plena certeza de que Rusia tenga o vaya a tener a corto plazo el arsenal descrito por Putin. «Me inclino más por pensar que es una iniciativa para consumo interno de cara a los comicios» presidenciales del próximo 18 de marzo, en los que el actual inquilino del Kremlin aspira a la reelección». Iván Moiséyev, responsable del Instituto de Política Espacial, avisa en declaraciones a «The Insider» que «es imposible que puedan existir misiles de crucero equipados con propulsores atómicos», otro de los armamentos que el jefe del Kremlin presentó durante su alocución. En la época soviética se experimentó un motor similar, pero para uso espacial y nunca llegó a ser empleado en la práctica. El que se ha tomado con auténtica sorna las amenazas del máximo dirigente ruso en cuanto a la posesión de potentes e invulnerables armas nucleares capaces de burlar el escudo antimisiles estadounidense y golpear sin ningún impedimento cualquier punto del planeta ha sido el líder opositor, Alexéi Navalni, a quien se le ha cerrado el paso a las elecciones presidenciales a causa de sus antecedentes por delitos económicos. «Es la única cuestión en la que Putin puede mentir con toda tranquilidad sin temor a ser pillado», manifestó Navalni el jueves en su canal de Youtube. «Todo el mundo observa que no cumple nada de lo que promete en sanidad, educación, economía, etcétera, porque la gente lo puedo comprobar por sí misma», aseguraba. Pero en asuntos de armamentos y puesto que está por medio el secreto de Estado, «ahí puede contarnos lo que quiera sin que luego se pueda verificar si este o aquel dispositivo ha entrado o no en servicio». En donde no han caído como una broma las belicistas recreaciones mostradas por Putin en la sala del Manezh ha sido en Estados Unidos, Europa y la OTAN. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron su «preocupación» por los nuevos planes armamentísticos rusos en una conversación telefónica que mantuvieron el jueves por la noche. Washington acusó el jueves a Moscú de iniciar una carrera de armamentos y de vulnerar los acuerdos internacionales de desarme nuclear, algo que el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, negó el viernes. «Rusia sigue fiel a sus obligaciones internacionales», sostuvo Peskov. La OTAN, por su lado, en un comunicado de su portavoz, Oana Lungescu, ha calificado de «inaceptable y contraproducente» el contenido del discurso de Putin sobre el uso de supuestas nuevas armas invencibles.
03-03-2018 | Fuente: abc.es
Así es la amenaza nuclear en el mundo, país por país
El 6 de agosto de 1945, con la II Guerra Mundial a punto de terminar, las tropas norteamericanas arrasaron la ciudad japonesa de Hiroshima con un ataque nuclear. Tres días más tarde, el entonces presidente estadounidense, Harry S. Truman, ordenó a su Ejército que, con el mismo método, devastase la también localidad nipona de Nagasaki. Ambas ofensivas forzaron la rendición de Japón y el fin del conflicto, dejaron cerca de 120.000 muertos y destruyeron las vidas de miles de personas que, con el veneno de la radiación recorriéndoles el cuerpo, perecieron tras años de enfermedad. Hasta el momento, estos bombardeos constituyen los dos únicos ataques nucleares de la Historia. Sin embargo, la carrera armamentística ?Estados Unidos y Rusia a la cabeza? no ha cesado desde entonces. Muestra de ello son el goteo de pruebas nucleares llevadas a cabo por Corea del Norte o la reciente amenaza del presidente ruso, Vladímir Putin, como recoge el periodista de ABC Rafael M. Mañueco. En su decimocuarto discurso ante las dos cámaras del Parlamento, el mandatario presumió de las «nuevas creaciones de la industria militar de su país: un misil nuclear con el que hacer frente al escudo antimisiles estadounidense y al despliegue de la OTAN en el este de Europa». Al Ejecutivo estadounidense le faltó tiempo para replicar al Kremlin y lanzar un mensaje de tranquilidad a sus compatriotas y aliados. Nueve países con armas nucleares Según los datos publicados por el ICAN (International Campaign to Abolish Nuclear Weapons, Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares), Rusia posee «el arsenal más grande del mundo y está invirtiendo en gran medida en la modernización de sus cabezas nucleares [tiene 8.500] y en sistemas de lanzamiento». A la zaga le va Estados Unidos, con 7.700 cabezas. Ambos ?junto con Reino Unido (225), Francia (300) y China (250)? son los únicos países con armas nucleares reconocidas por el TNP (Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares). Estos cinco estados, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, eran los únicos que habían detonado un ensayo nuclear hasta 1967. El pacto se abrió a firma el 1 de julio de 1968. Estados Unidos, Gran Bretaña y Rusia (Unión Soviética en aquel momento) estamparon sus rúbricas ese mismo año; Francia y China, en 1992. A estos países se suman otros cuatro que no forman parte del TNP. India ha hecho dos pruebas nucleares a lo largo de su historia armamentística: la de 1974 y la de 1998. En la actualidad, según los datos proporcionados por el ICAN, es dueña de entre 90 y 110 cabezas nucleares. Pakistán le supera con cerca de 120. También en la lista, aunque con un arsenal menos cuantioso, en teoría, estaría Israel; tendría en su poder 80 cabezas nucleares. El país asiático ha adoptado una política de ambigüedad en relación con su arsenal nuclear: ni confirma su existencia ni la niega. Por último, se calcula que Corea del Norte es propietaria de menos de diez cabezas. [Por tanto, afirma la ICAN, hay un total 17.300 de armas nucleares en el mundo]. Como se explica desde el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), al no pertenecer al TNP, no puede considerarse que ninguno de estos cuatro últimos países esté incumpliendo nada. Para poder acusarlos de ello habría que demostrar que alguna de las potencias nucleares reconocidas por el TNP se ha saltado las normas y les ha ayudado a armarse (artículo I del pacto). Nunca se ha comprobado que esto haya pasado. La única que ha causado algo de revuelo en este ámbito ha sido Corea del Norte, que empezó a usar armas nucleares en 2006, solo tres años después de salirse del acuerdo (mientras que India, Pakistán e Israel nunca lo firmaron). A todo ello hay que agregar que existen cinco naciones europeas que sirven de guarida a armas nucleares estadounidenses, como parte del plan de la OTAN: Alemania, Bélgica, Italia, Países Bajos y Turquía. Además, tal como asegura la ICAN, «en la actualidad existen cerca de 40 países que tienen energía o reactores nucleares que pueden utilizarse para la producción de este tipo armas». España es uno de ellos.
02-03-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. replica al Kremlin: «Estamos preparados» frente a cualquier desafío
Estados Unidos lanzó ayer un mensaje de tranquilidad, a sus compatriotas y aliados, frente al desafío lanzado por Vladímir Putin, que presentó un misil nuclear con el calificativo de «invencible». En un visible intento por restar impacto al mensaje del Kremlin, el Pentágono informó de que la noticia «no ha supuesto sorpresa alguna», según transmitió su portavoz, Dana White. En su réplica a la sonora rueda de prensa del presidente ruso, el Departamento de Defensa aseguró que EE.UU. «está completamente preparado» frente a cualquier desafío. El misil presentado ayer por Putin como un hallazgo sin precedentes está dirigido a contrarrestar, y superar, el llamado escudo defensivo desplegado por la OTAN para proteger los países del Este europeo de eventuales amenazas. Según el mandatario ruso, su nueva arma nuclear no podría ser detenida por este sistema. Después de la tensión que ha acumulado los últimos años el escudo antimisiles, respaldado por EE.UU., todas las administraciones norteamericanas, y la actual, insisten en que es un sistema para combatir a Irán y Corea del Norte, y no precisamente a Moscú. La iniciativa propagandística protagonizada por Putin se produce un mes después de que Trump presentará formalmente su «Revisión de la postura nuclear», un documento con el que la nueva Administración ha decidido retomar la carrera armamentística. Aunque todavía pendiente de plasmarse en un desarrollo concreto, la declaración de intenciones de Trump recupera el papel de las armas nucleares como «parte esencial de las necesidades estratégicas y de seguridad del país». Pese a ello, el documento reconoce que se trata de «un recurso encaminado solamente a ser usado en caso de ataque nuclear de un adversario y como elemento de disuasión». Nuevo misil De forma específica, el plan nuclear de Trump incorpora el desarrollo de un nuevo misil tipo crucero, con capacidad para portar una cabeza nuclear, que pueda utilizarse desde los barcos de guerra. También prevé que a los misiles balísticos Trident, que viajan en los submarinos, se les pueda dotar de la misma capacidad nuclear. La apuesta estadounidense tiene lugar en pleno desafío de Corea del Norte, que pugna por convertirse en una potencia nuclear, pese a las medidas de presión aprobadas por la comunidad internacional, a instancias de Washington.
01-03-2018 | Fuente: abc.es
Putin amenaza al mundo con nuevas armas nucleares y le insta a «escuchar» a Rusia
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, presentó este jueves armamento nuclear como el misil balístico Sarmat con «alcance prácticamente ilimitado» y que convierte en «inútil» el escudo antimisiles de EE.UU. «Nadie en el mundo tiene algo igual, por ahora. ¡Es algo fantástico!», afirmó Putin durante el discurso sobre el estado de la nación. Su discurso estuvo acompañado de vídeos proyectados en una pantalla gigante con infografías de la trayectoria del misil sobrevolando territorio estadounidense e imágenes de ensayos de esos cohetes. «Insisto, ningún país en el mundo tiene, a día de hoy, las armas que tenemos nosotros. Fin de la cita», subrayó y aseguró que a partir de ahora «el sistema antimisiles estadounidense será inútil y no tendrá ningún sentido». Y remachó: «Antes de que tuviéramos los nuevos sistemas de armamento, nadie nos escuchaba. ¡Escuchadnos ahora!», afirmó. Por si hubiera alguna duda, Putin aseguró que, si en un futuro algún país consiguiera desarrollar armamento como el de Rusia, «para entonces nuestros muchachos ya habrán inventado algo más». El Sarmat (SS-X-30 Satan-2, según la OTAN) es un misil intercontinental pesado capaz de portar 10-15 ojivas nucleares. «Nuestros colegas extranjeros, como ustedes saben le han puesto un nombre notablemente amenazante, Satán», destacó. También desveló que el Ejército ruso dispone ya desde el pasado año de «complejos con armas láser» y «armas hipersónicas», y citó los nuevos misiles de crucero que tiene un alcance ilimitado. »No les he mostrado hoy todas las armas que tenemos. Por hoy, es suficiente. Confío en que todo lo dicho en mi mensaje sirva para calmar a cualquier agresor potencial», aseveró.