Infortelecom

Noticias de armas nucleares

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-Un cree que EE.UU. nunca podrá iniciar una guerra contra Corea del Norte
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ha afirmado este lunes que Washington nunca podrá iniciar una guerra contra su país ahora que ha desarrollado la capacidad de llegar a todo el territorio continental estadounidense con sus armas nucleares. "Todo Estados Unidos está al alcance de nuestras armas nucleares y hay un botón nuclear siempre en mi escritorio. Esta es la realidad, no una amenaza", señaló el líder norcoreano durante su discurso televisado por el día de Año Nuevo. En este sentido, ha afirmado que utilizará armas nucleares sólo cuando su seguridad esté amenazada. "Este año nos vamos a centrar en la producción masiva de cabezas nucleares y misiles balísticos para un despliegue operacional. Estas armas sólo serán utilizadas si nuestra seguridad se ve amenazada", ha señalado. Corea del Norte probó misiles intercontinentales y realizó su sexto y más poderoso ensayo nuclear el pasado mes de septiembre, desafiando las advertencias y sanciones internacionales, lo que hizo temer un nuevo conflicto en la península. Por otra parte, el líder norcoreano ha afirmado que las dos Coreas "deben mejorar los lazos" y ha afirmado que "el camino para el diálogo está abierto". De hecho, ha dicho estar considerando enviar una delegación a los juegos olímpicos de invierno que se celebrarán en Pyeongchang en Corea del Sur, el próximo mes de febrero. "La participación de Corea del Norte en los Juegos de Invierno será una buena oportunidad para mostrar la unidad del pueblo y deseamos que sean un éxito. Oficiales de las dos Coreas deberían reunirse de forma urgente para discutir esa posibilidad", ha apostillado. El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, considera que la participación de Corea del Norte garantizaría la seguridad de los juegos, por lo que propuso el pasado mes a Seúl y Washingtong que la primera suspenda las maniobras militares anunciadas hasta después de que se celebren.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un ofrece diálogo, pero tiene listo el «botón nuclear»
Año nuevo, problemas viejos. Con su habitual estrategia del palo y la zanahoria, el caudillo de Corea del Norte, Kim Jong-un, empieza 2018 reafirmando su estatus como potencia nuclear, pero aboga por reabrir el diálogo con el Sur. Aunque el joven dictador dejó hoy claro en su discurso de Año Nuevo que no renunciará a su programa atómico y de misiles, dio ciertas muestras de distensión al anunciar la voluntad de su país de participar en los Juegos Olímpicos de invierno que se celebran en febrero en Corea del Sur. Esgrimiendo el palo, avisó de que «todo Estados Unidos está al alcance de nuestras armas nucleares y hay un botón nuclear siempre en mi escritorio. EE.UU. debería darse cuenta de que esto es una realidad, no una amenaza». En su alocución, emitida varias veces durante todo el día por la televisión estatal norcoreana, anunció que «este año nos vamos a centrar en la producción masiva de armas nucleares y misiles balísticos para acelerar su despliegue. Deberíamos mantenernos siempre listos para llevar a cabo un contraataque nuclear contra el plan del enemigo de una guerra atómica». Pero, dejando entrever la zanahoria, tendió la mano al Gobierno surcoreano para retomar el diálogo con motivo de los Juegos del próximo mes en la localidad de Pyeongchang. «Los Juegos de Invierno que se celebran en Corea del Sur son una buena ocasión para el país. Sinceramente esperamos que sean un éxito», deseó el dictador, quien anunció el envío de una delegación. «Con este fin, las dos Coreas pueden reunirse inmediatamente», propuso Kim en su primera llamada al diálogo tras un año de tensión constante. Durante todo 2017, el régimen estalinista de Pyongyang ha redoblado su pulso a la comunidad internacional con su sexta prueba nuclear y sus continuos lanzamientos de misiles. Entre ellos destacan los Hwasong-15 que, en teoría, tienen capacidad para llegar a EE.UU., pero los expertos dudan de que puedan cargar ya una cabeza nuclear. Aun así, el rápido avance del programa nuclear norcoreano es evidente y es solo cuestión de unos pocos años más que Pyongyang pueda golpear cualquier ciudad estadounidense con un misil nuclear. Al margen de esta amenaza, la oferta de diálogo de Kim Jong-un fue acogida de inmediato con satisfacción por Seúl, según informa la agencia Yonhap. «Saludamos la voluntad expresada por Kim de enviar una delegación y proponer conversaciones porque ha reconocido la necesidad de mejorar los lazos intercoreanos», se congratuló Park Soon-hyun, el portavoz de la Casa Azul, la residencia presidencial del Sur. En su opinión, «la puesta en marcha con éxito de los Juegos contribuirá no solo a la estabilidad de la Península Coreana, sino también de Asia Oriental y el resto del mundo». Desde que el nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, tomó posesión el pasado mayo, ha tratado de retomar los contactos con Pyongyang. En julio, propuso reabrir las comunicaciones entre las dos Coreas y volver a celebrar las reuniones de familias separadas por la guerra, pero Kim Jong-un dio la callada por la respuesta. Ahora, la Casa Azul está intentando aprovechar los Juegos Olímpicos de invierno para atraerse al Norte e incluso ha pedido posponer las maniobras militares conjuntas con Estados Unidos que tienen lugar en febrero, que suponen un foco de tensión con el régimen de Kim Jong-un. Tiempos medidos Con su habitual destreza para medir los tiempos, Corea del Norte ha recogido el guante y podría empezar el deshielo en dichos Juegos, que durarán del 9 al 25 de febrero. Aunque ya ha expirado el plazo para solicitar la asistencia, Yonhap informa de que el Comité Olímpico Internacional puede aceptar a los deportistas norcoreanos para que participen en estos Juegos de Invierno. En caso de que así ocurra, sería todo un éxito para el presidente Moon Jae-in, quien está intentando rebajar la tensión militar. A cambio, Pyongyang podría presionarle para suavizar las sanciones internacionales, muy endurecidas tras sus últimas provocaciones. Para asfixiar al régimen y lograr que vuelva a la mesa de negociaciones, el Consejo de Seguridad ha aprobado por unanimidad reducir sus importaciones de petróleo refinado en casi un 90 por ciento. Una drástica reducción que Corea del Norte podría empezar a notar este año, pero que está intentando eludir mediante la compra ilegal de petróleo en alta mar a barcos chinos y rusos, según ha detectado Estados Unidos con sus satélites espía. Aunque 2018 arranca bajo la amenaza nuclear norcoreana, al menos ahora se atisba una posibilidad de diálogo. .
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte pide participar en los Juegos Olímpicos de invierno en el Sur
Corea del Norte pide participar en los Juegos Olímpicos de invierno, que se celebrarán en el Sur en febrero. Según informa la agencia de noticias Yonhap, así lo ha propuesto el régimen del joven dictador Kim Jong-un en la reunión con representantes del Gobierno de Seúl este martes (durante la madrugada en España). Dicho encuentro, celebrado en su frontera de Panmunjom, dentro de la Zona Desmilitarizada del Paralelo 38, es fruto del deshielo que han traído estas Olimpiadas, ya que ambas partes no se reunían desde 2015 y habían cortado sus comunicaciones directas. Tras dos años de ensayos nucleares y lanzamientos de misiles que han disparado la tensión militar, el régimen estalinista de Pyongyang intenta ahora el acercamiento con Corea del Sur dentro de su habitual estrategia diplomática del palo y la zanahoria. Para ello, enviará una delegación de alto nivel a los Juegos Olímpicos que tendrán lugar del 9 al 25 de febrero en la ciudad surcoreana de PyeongChang, que se escribe así para distinguirla de la capital del Norte. Además de una pareja de patinadores, los únicos deportistas norcoreanos que se han clasificado para dichas Olimpiadas, la delegación incluirá a representantes del régimen, un conjunto de animadoras, un grupo artístico y un equipo de taekwondo para hacer una demostración de este deporte nacional. Por su parte, Corea del Sur quiere aprovechar la ocasión en pos de la distensión. «Hemos manifestado la necesidad de acabar con los actos que puedan elevar la tensión en la Península Coreana para retomar el diálogo sobre la desnuclearización del Norte y traer la paz», explicó el viceministro del Sur para la Unificación, Chun Hae-sung, informa Yonhap. El clima del encuentro es bastante bueno porque, según señaló, «Corea del Norte ha propuesto resolver los asuntos relacionados con los lazos intercoreanos a través del diálogo y las negociaciones por la paz y la unidad de la Península». Como gesto de buena voluntad, el Ejecutivo de Seúl ha propuesto que ambos equipos desfilen juntos bajo una misma bandera en las ceremonias de inauguración y clausura. Además, Corea del Sur quiere que se vuelvan a celebrar los encuentros de familias separadas por la guerra coincidiendo con estos Juegos Olímpicos. La fecha propuesta sería a mediados de febrero, coincidiendo con el Año Nuevo Lunar. «He venido aquí con esperanzas en que las dos Coreas hablen con una sincera y fiel actitud para dar resultados preciosos al pueblo coreano, que tiene altas expectativas en este encuentro como el primer regalo de año nuevo», destacó el jefe de la delegación del Norte, Ri Son-gwon, quien dirige el Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria. Minutos antes, los emisarios de Pyongyang habían cruzado la línea del Paralelo 38 que separa a las dos Coreas en el denominado «Pueblo de la Paz» en Panmunjom, justo el mismo lugar donde los soldados del Norte tirotearon a un compañero que logró desertar malherido en noviembre. A pesar de la tensión militar constante durante los dos últimos años, este nuevo ambiente de diálogo forma parte de la estrategia habitual de Corea del Norte. Dentro de su «diplomacia atómica», el régimen de Pyongyang sabe manejar perfectamente los tiempos para poner al mundo al borde de una guerra nuclear y luego mostrarse dispuesto a hablar para obtener concesiones en la mesa de negociaciones. Siguiendo el ejemplo de su abuelo y su padre, anteriores caudillos de Corea del Norte, así lo hizo la semana pasada Kim Jong-un en su discurso de Año Nuevo. En este cambio de actitud parecen haber influido las sanciones internacionales sobre el régimen, que la ONU ha endurecido tras su ensayo nuclear de septiembre y están ya dañando la economía nacional. Además, Estados Unidos ha reforzado su retórica belicista desde la llegada del presidente Trump al poder, haciendo temer una intervención militar que desataría una desastrosa guerra con armas nucleares en el nordeste de Asia. Junto al baño de sangre que provocaría, sería una catástrofe para toda la economía mundial porque afectaría también a China, Japón y Rusia. Intentando evitar este escenario, en el que su única opción sería morir matando, Kim Jong-un tiende la mano al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien lleva abogando por la distensión desde que ganó las elecciones en mayo. Como primera concesión, Pyongyang ya ha conseguido que Seúl y Washington retrasen sus maniobras militares conjuntas de febrero, que suelen avivar la tensión porque el Norte las considera un simulacro de invasión. Y, para cuando vuelva a la mesa de negociaciones, Kim Jong-un ya tendrá en su poder bombas atómicas y misiles capaces de llegar a territorio estadounidense.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte participará en los Juegos Olímpicos de invierno en el Sur
Corea del Norte participará en los Juegos Olímpicos de invierno, que se celebrarán en el Sur en febrero. Según informa la agencia de noticias Yonhap, así lo ha acordado el régimen del joven dictador Kim Jong-un en la reunión con representantes del Gobierno de Seúl este martes (durante la madrugada en España). Dicho encuentro, celebrado en su frontera de Panmunjom, dentro de la Zona Desmilitarizada del Paralelo 38, es fruto del deshielo que han traído estas Olimpiadas, ya que ambas partes no se reunían desde 2015 y habían cortado sus comunicaciones directas. Tras dos años de ensayos nucleares y lanzamientos de misiles que han disparado la tensión militar, el régimen estalinista de Pyongyang intenta ahora el acercamiento con Corea del Sur dentro de su habitual estrategia diplomática del palo y la zanahoria. Para ello, enviará una delegación de alto nivel a los Juegos Olímpicos que tendrán lugar del 9 al 25 de febrero en la ciudad surcoreana de PyeongChang, que se escribe así para distinguirla de la capital del Norte. Además de una pareja de patinadores, los únicos deportistas norcoreanos que se han clasificado para dichas Olimpiadas, la delegación incluirá a representantes del régimen, un conjunto de animadoras, un grupo artístico y un equipo de taekwondo para hacer una demostración de este deporte nacional. Por su parte, Corea del Sur quiere aprovechar la ocasión en pos de la distensión. «Hemos manifestado la necesidad de acabar con los actos que puedan elevar la tensión en la Península Coreana para retomar el diálogo sobre la desnuclearización del Norte y traer la paz», explicó el viceministro del Sur para la Unificación, Chun Hae-sung, informa Yonhap. El clima del encuentro ha sido bastante bueno porque, según señaló, «Corea del Norte ha propuesto resolver los asuntos relacionados con los lazos intercoreanos a través del diálogo y las negociaciones por la paz y la unidad de la Península». Con este objetivo, ambas partes retomarán sus contactos militares. Como gesto de buena voluntad, el Ejecutivo de Seúl ha propuesto que ambos equipos desfilen juntos bajo una misma bandera en las ceremonias de inauguración y clausura. Además, Corea del Sur quiere que se vuelvan a celebrar los encuentros de familias separadas por la guerra coincidiendo con estos Juegos Olímpicos. La fecha propuesta sería a mediados de febrero, coincidiendo con el Año Nuevo Lunar. «He venido aquí con esperanzas en que las dos Coreas hablen con una sincera y fiel actitud para dar resultados preciosos al pueblo coreano, que tiene altas expectativas en este encuentro como el primer regalo de año nuevo», destacó el jefe de la delegación del Norte, Ri Son-gwon, quien dirige el Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria. Minutos antes, los emisarios de Pyongyang habían cruzado la línea del Paralelo 38 que separa a las dos Coreas en el denominado «Pueblo de la Paz» en Panmunjom, justo el mismo lugar donde los soldados del Norte tirotearon a un compañero que logró desertar malherido en noviembre. A pesar de la tensión militar constante durante los dos últimos años, este nuevo ambiente de diálogo forma parte de la estrategia habitual de Corea del Norte. Dentro de su «diplomacia atómica», el régimen de Pyongyang sabe manejar perfectamente los tiempos para poner al mundo al borde de una guerra nuclear y luego mostrarse dispuesto a hablar para obtener concesiones en la mesa de negociaciones. Siguiendo el ejemplo de su abuelo y su padre, anteriores caudillos de Corea del Norte, así lo hizo la semana pasada Kim Jong-un en su discurso de Año Nuevo. En este cambio de actitud parecen haber influido las sanciones internacionales sobre el régimen, que la ONU ha endurecido tras su ensayo nuclear de septiembre y están ya dañando la economía nacional. Además, Estados Unidos ha reforzado su retórica belicista desde la llegada del presidente Trump al poder, haciendo temer una intervención militar que desataría una desastrosa guerra con armas nucleares en el nordeste de Asia. Junto al baño de sangre que provocaría, sería una catástrofe para toda la economía mundial porque afectaría también a China, Japón y Rusia. Intentando evitar este escenario, en el que su única opción sería morir matando, Kim Jong-un tiende la mano al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien lleva abogando por la distensión desde que ganó las elecciones en mayo. Como primera concesión, Pyongyang ya ha conseguido que Seúl y Washington retrasen sus maniobras militares conjuntas de febrero, que suelen avivar la tensión porque el Norte las considera un simulacro de invasión. Y, para cuando vuelva a la mesa de negociaciones, Kim Jong-un ya tendrá en su poder bombas atómicas y misiles capaces de llegar a territorio estadounidense.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Moon destaca la importancia de lograr la desnuclearización en Corea como vía hacia la paz
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha destacado que la desnuclearización de la península de Corea continúa siendo la única manera de lograr la paz en la región, según ha recogido la agencia de noticias Yonhap. En este sentido, el presidente surcoreano ha manifestado que no se dará por vencido hasta lograr que las autoridades de Corea del Norte dejen de lado su armamento nuclear. Los comentarios de Moon han tenido lugar tras la reunión de alto nivel mantenida por delegaciones de las dos Coreas en la localidad de Panmunjom, que se encuentra en la Zona Desmilitarizada entre las dos Coreas. En relación con las conversaciones sobre la desnuclearización de la península, Pyongyang ha formulado una «fuerte queja» y ha asegurado que las armas nucleares y el programa balístico forman parte de sus medidas de seguridad contra la amenaza de Estados Unidos en la región. Las delegaciones de ambos países acordaron este martes que los atletas norcoreanos y surcoreanos desfilen juntos en la ceremonia de apertura y de cierre de los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en febrero en la ciudad surcoreana de PyeongChang. Asimismo, la reanudación de las conversaciones a nivel militar se encuentran sobre la mesa. Corea del Norte, por su parte, ha respondido que las dos Coreas tienen que hacer esfuerzos para promover la paz y la reconciliación mediante las negociaciones. Las conversaciones de este martes son las primeras celebradas desde diciembre de 2015 y las primeras desde que Moon Jae In asumió la Presidencia surcoreana en mayo de 2017.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La primera ministra noruega se reúne con Trump tras ofrecerse a mediar entre palestinos e israelíes
La primera ministra de Noruega, la conservadora Erna Solberg, tiene previsto reunirse este miércoles en Washington con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Søreide llega a Washington, en la primera visita de Estado de 2018, tras una gira por Oriente Próximo. Allí hizo un llamamiento a palestinos e israelíes para que se reúnan en territorio noruego, después de que Washington dejara de ser un mediador válido tras anunciar su intención de trasladar la embajada a Jerusalén. «Tanto líderes israelíes como palestinos desean que Noruega facilite futuras conversaciones de paz», declaró la ministra de Exteriores noruega, Ine Eriksen Søreide, a la cadena de radiotelevisión noruega NRK, después de reunirse el domingo con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el lunes con el presidente palestino, Mahmud Abás, y el principal negociador Saeb Erekat. Søreide también asistirá a la reunión con Trump. Con la invitación a Israel y Palestina, Oslo busca volver a situarse como protagonista en negociaciones geopolíticas dirigidas a la resolución de conflictos internacionales. El anuncio del Ministerio de Exteriores noruego llega a menos de un mes de la entrega del Premio Nobel de la Paz a los suizos de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares en el ayuntamiento de la capital escandinava, en parte boicoteado por varias potencias nucleares. Así como después de que la semana pasada Søreide anunciara que suspende la exportación de armas a Emiratos Árabes Unidos debido a la implicación de esta federación en la guerra civil de Yemen, que lleva ya casi nueve mil muertos desde del golpe de Estado en 2014. Realista sobre el proceso de paz Tras su primera gira internacional, la ministra conservadora ha hecho hincapié en que la situación sigue siendo difícil y que es realista sobre el proceso de paz, a lo que Erekat ha respondido que «Noruega nos ha ayudado antes, así que confiamos en ustedes». Nada más llegar el martes a Washington, Søreide ?que antes fue ministra de Defensa? aclaró que «es importante concentrarse en lo que Estados Unidos está haciendo en la actualidad», por lo que no sólo se reunirá con Trump sino también con el secretario de Estado, Rex Tillerson; el secretario de Defensa, James Mattis, y el Consejero de Seguridad Nacional, H. R. McMaster. El país nórdico fue sede de las conversaciones de paz que condujeron al Acuerdo de Oslo entre el Gobierno de Israel y la Organización de Liberación de Palestina en 1993.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Francia, Alemania, Reino Unido y la UE piden a Trump que mantenga el acuerdo nuclear con Irán
Los ministros de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, alemán, Sigmar Gabriel, y británico, Boris Johnson, y la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, han cerrado filas con el acuerdo nuclear iraní y han instado a la Administración estadounidense a preservarlo tras defender que Teherán está cumpliendo sus compromisos tras reunirse con el jefe de la diplomacia iraní, Mohamed Zarif. Le Drian ha defendido que «hoy no hay indicaciones que podrían dejar dudas respecto al buen respeto por la parte iraní del acuerdo», porque la agencia internacional atómica confirma «regularmente» su «correcta aplicación», en una comparecencia conjunta de los dirigentes europeos ante la prensa sin preguntas al término del encuentro. «Por ello es importante que el conjunto de las partes firmantes respeten estos compromisos, en consecuencia que nuestros amigos americanos lo respeten también», ha defendido el jefe de la diplomacia gala, que ha dejado claro que «no hay motivos particulares para que haya una ruptura» del acuerdo por parte de Washington, cuyo presidente, Donald Trump, ha cuestionado el acuerdo iraní y ha dejado en manos del Congreso la posible reintroducción de las sanciones levantadas en el marco del acuerdo. "Esto significa también que las sanciones se levantan", ha remachado. El ministro de Exteriores galo ha insistido en que el pacto alcanzado en 2015 «es esencial» y «no hay alternativa», y ha defendido la necesidad de «mantener escrupulosamente» el acuerdo, «que es una forma de preservar la paz». «Esto no significa que escondamos los otros puntos de desacuerdo que existen» con Irán «en el plano balístico y la acción de Irán en el conjunto de la región», ha explicado Le Drian, dejando claro que se debe hablar de estos asuntos al margen del acuerdo nuclear. «Queremos proteger el acuerdo contra cualquier posible decisión para socavarlo, venga de donde venga», ha agregado Gabriel, el ministro alemán, que ha alertado de que se enviaría «una señal muy peligrosa» que perjudicaría un acuerdo que «impide la profileración de armas nucleares» por la vía diplomática, en un momento en el que países como Corea del Norte buscan desarrollar armas nucleares. «Nadie ha dado una alternativa mejor» Por su parte, Johnson también ha defendido que seguirán trabajando para preservar el acuerdo nuclear porque éste constituye un «considerable logro diplomático para impedir que Irán adquiera armas nucleares» y «nadie ha dado una alternativa mejor» para ello. «Compete a los que se oponen al acuerdo presentar una solución mejor. Porque no la hemos visto hasta ahora», ha retado el ministro británico, que ha recordado que «Irán está cumpliendo el acuerdo». Johnson también ha defendido discutir «en paralelo» el resto de cuestiones que preocupan sobre Irán. «Debemos centrarnos en qué puede hacer Irán para resolver la terrible crisis en Yemen, ayudar a avanzar la paz en Siria y a resolver otras cuestiones en la región», ha zanjado. Irán celebra «el consenso fuerte» los europeos A su vez, el ministro iraní ha celebrado «el consenso fuerte» con los europeos de que «Irán está cumpliendo con el acuerdo», que «el pueblo iraní tiene todo el derecho a todos sus dividendos» y «que cualquier movimiento que socave el acuerdo es inaceptable» en un mensaje publicado su perfil de Twitter al término de la reunión. La UE y Francia, Alemania y Reino Unido, ha asegurado Zarif, «son conscientes de que el cumplimiento continuo por parte de Irán está condicionado al pleno cumplimiento por parte de Estados Unidos» del acuerdo. «Esperamos que todas las partes sigan aplicando plenamente este acuerdo», ha confiado también la jefa de la diplomacia europea, dejando claro el compromiso de la UE con su aplicación «plena y efectiva», «incluido para garantizar el levantamiento de las sanciones» nucleares, cuyo impacto «positivo» para el comercio y las relaciones económicas también deben beneficiar a la población iraní. Mogherini ha defendido que Irán está cumpliendo «totalmente» el acuerdo, que «está logrando su principal objetivo» de mantener el programa nuclear iraní «bajo control y estrecha vigilancia». «Su continua aplicación con éxito garantiza que el programa nuclear iraní sigue siendo exclusivamente pacífico», ha avisado Mogherini, que ha insistido en que preservar este acuerdo «multilateral», que ha sido respaldado por el Consejo de Seguridad de la ONU y es «un elemento clave» de la arquitectura global contra la proliferación, está en el interés «estratégico» de los europeos, por motivos de seguridad. Pero también, ha avisado, «es clave» para la seguridad de la región e impedir una carrera nuclear «en un momento de amenaza nuclear aguda». Los misiles balísticos, «fuera del acuerdo» Los europeos han expresado a Zarif «preocupación» por el desarrollo de misiles balísticos por parte de Irán y el aumento de las tensiones en la región, pero Mogherini ha dejado claro que se trata de cuestiones «fuera del alcance del acuerdo nuclear», que seguirán siendo tratadas «en formatos y los foros relevantes». Mogherini ha admitido también que en la reunión han abordado «brevemente» la situación interna en Irán a raíz de las protestas contra el Gobierno reprimidas por las fuerzas de seguridad, situación a la que también se ha referido el ministro alemán. El ministro británico también defendió la importancia del derecho a manifestación pacífica «en cualquier sociedad vibrante» antes de la reunión, aunque no se ha referido a la situación interna en Irán durante la breve comparecencia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE se enfrenta a Trump en defensa del pacto nuclear con Irán
La alta representante para la política exterior europea, Federica Mogherini, y los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Reino Unido y Alemania subrayaron hoy su apoyo al acuerdo alcanzado en 2015 con la República Islámica de Irán. Un acuerdo sin fisuras con el que presionan al presidente norteamericano, Donald Trump, en vísperas de que este exprese hoy sus reservas sobre el pacto y se pronuncie sobre la posibilidad de imponer nuevas sanciones al régimen de Teherán. Esta es la primera vez en la que se produce una divergencia explícita de gran calado entre Europa y Estados Unidos sobre el contencioso de Irán. Mogherini dejó claro que el acuerdo funciona y que no hay mejor alternativa:«Está funcionando, está dando resultados en su principal objetivo, que es mantener controlado y bajo estrecha vigilancia el programa nuclear iraní», afirmó. Por su parte, Boris Johnson, ministro británico de Exteriores, señaló que el acuerdo es «un importante logro diplomático» cuyo cumplimiento ha sido contrastado por la Organización Internacional de la Energía atómica y que «necesita el apoyo de la comunidad internacional», en lo que es un claro mensaje dirigido a Washington. «Nadie ha demostrado que exista una alternativa a este acuerdo para evitar la proliferación de armas nucleares», remachó. La declaración de los socios europeos se produjo después de una reunión en Bruselas con el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, más alarmado que nunca ante las advertencias de Washington. El acuerdo nuclear firmado en Viena consiste en esencia en que Irán se compromete a renunciar a cualquier aspiración a construir armas nucleares a cambio de que se levanten las sanciones económicas que tanto la UE como Estados Unidos habían adoptado contra Teherán. El pasado mes de octubre, Trump anunció que no se sentía vinculado por el acuerdo firmado por su predecesor, con lo que dejó en manos del Congreso la posibilidad de restaurar las sanciones. Sin embargo, dado que el legislativo de EE.UU. no ha decidido nada en este tiempo, Trump tiene que anunciar mañana sus planes sobre el acuerdo y si abre la puerta a sancionar al régimen de los ayatolás, al que acusa de desestabilizar la región. La imposición de sanciones a Irán por EE.UU. abriría una crisis con Bruselas, ya que en tal caso Washington podría imponer también castigos a las empresas europeas que negocien con Irán. Protestas Los europeos, sin embargo, condenan el programa de desarrollo de misiles de Irán (aunque este no sea parte del pacto nuclear). Yayer reprocharon a Zarif la represión de las manifestaciones de descontento contra el régimen celebradas en varias ciudades iraníes. Al representante iraní, que se abstuvo de hacer declaraciones, le conminaron a escuchar las «exigencias legítimas» expresadas por su pueblo durante las protestas. Pero incluso con estos delicados antecedentes, los europeos han primado la preservación del pacto acuerdo nuclear. Un acuerdo de gran trascendencia, ya que si Irán lograse fabricar armas nucleares, por un lado animaría a su rival, Arabia Saudí, a seguir el mismo camino, y por otro, implicaría la puesta en marcha de un sistema antimisiles en Europa que Rusia rechaza en los términos más contundentes. A este respecto, Sigmar Gabriel, ministro alemán de Exteriores, remarcó que si Estados Unidos denuncia el acuerdo «destruiría un gran éxito en los esfuerzos por contener el desarrollo de las armas nucleares en esta parte del mundo». Las sanciones económicas contra Teherán lograron doblegar las posiciones del régimen en sus planes de dotarse de capacidad nuclear, pero no han cambiado sus aspiraciones de hacerse con la hegemonía en la región. Política exterior Los manifestantes que han salido a la calle en las últimas semanas protestaban contra el hecho de que sus gobernantes utilicen los beneficios del acuerdo en costosas operaciones militares en Siria, Yemen, Líbano o en Palestina, en lugar de mejorar la situación de los iraníes. Tampoco se ha producido ninguna apertura democrática en un régimen dominado por los criterios de la élite religiosa musulmana chií. En los años en los que Irán empezó a trabajar para hacerse con armas nucleares, Estados Unidos tenía tropas en Irak y en Afganistán, lo que proyectaba una amenaza de primer nivel para el régimen teocrático, que tiene fronteras con ambos países. Sin embargo, en la actualidad la OTAN se ha retirado de Afganistán y en el interior de Irak la mayoría chií ha logrado hacerse con el control del país, si se puede decir así teniendo en cuenta la gran inestabilidad que reina allí. Incluso la guerra de Siria, en la que Teherán ha tomado partido en defensa del régimen de Al Assad, está a punto de decantarse a su favor. Sus razones para dotarse de armas nucleares han desaparecido prácticamente, salvo para desafiar a Arabia Saudí como potencia regional.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El chequeo oficial despeja las dudas sobre la capacidad mental de Trump
Es posible que Donald Trump no logre terminar su mandato, pero la opción de que sea inhabilitado por incapacidad mental , que deja abierta la enmienda número 25 de la Constitución, se ha alejado de forma casi concluyente. Un examen cognitivo al que se sometió el pasado lunes, dentro del chequeo ordinario que controla la salud del presidente cada año, resultó «perfecto», según aseguró el jefe médico de la Casa Blanca, Ronny Jackson. En una larga conferencia de prensa, el galeno salió al paso de las dudas planteadas sobre la salud psíquica de Trump, uno de los debates políticos y mediáticos desde que el magnate se instalase en el Despacho Oval, con el detalle de una prueba cognitiva de reconocimiento de figuras y dibujos que el paciente resolvió con «treinta aciertos de treinta». Jackson, un renombrado profesional que también encabezó la jefatura médica los últimos años de mandato de Obama, resumió así su convicción: «No he encontrado ninguna razón para pensar que el presidente pueda sufrir algún tipo de problema mental». El examen psíquico no estaba previsto. Fue el propio Trump, siempre con algún as en la manga para recuperar la iniciativa en el relato informativo, quien reclamó al médico de la Casa Blanca que incluyera un test en el chequeo, según desveló Jackson. Desde que en diciembre, durante una entrevista con The New York Times, pronunciara algunas frases inconexas y afirmaciones casi inaudibles, en algunos medios se habían reforzado las dudas sobre la capacidad mental de Trump. El intercambio de exabruptos con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en una escalada prebélica que alertó a muchos, alimentó la incertidumbre. Aunque la encargada de sembrar las sospechas, planteando abiertamente la incapacidad del ocupante del Despacho Oval, fue la doctora Bandy Lee. Una psiquiatra formada en Yale y en Harvard que apeló a la «revisión de emergencia» de la salud mental de Trump. Lee ya había llegado a sus propias conclusiones en el libro «El peligroso caso de Donald Trump: 27 psiquiatras y expertos en salud mental examinan al presidente», con el que irrumpió en la escena para satisfacer al medio país que aún ansía desalojar al presidente. Su «aviso del peligro» que corre Estados Unidos constituyó la afirmación central de Lee ante un grupo de congresistas, en la que aseveró: «Debemos sacar a esta persona del poder y del acceso a las armas nucleares. Es una cuestión de seguridad». «Narcisista» El jefe médico de la Casa Blanca se refirió a estas afirmaciones, sin mencionarlas expresamente, como «psiquiatría para los tabloides». Para otros expertos, como la doctora Sally Satel, la controvertida psiquiatra estaría confundiendo la incapacidad mental con el «desorden de una personalidad narcisista» que, según apuntan muchos profesionales, sería el probable diagnóstico para el presidente. Para terminar de echar por tierra las conclusiones de su colega, Satel recuerda los casos de «narcisismo grandioso» de Lyndon B. Johnson, Theodore Roosevelt y Andrew Jackson, además de la «depresión clínica» que padecía Abraham Lincoln, que «no le impidió ser uno de los grandes presidentes de este país». La polémica intervención de la doctora Lee respondía a la iniciativa de un grupo de congresistas demócratas partidarios de recurrir a la destitución del presidente por «incapacidad» que prevé la Constitución. Para hacerla efectiva, se requiere el apoyo de una mayoría reforzada de las cámaras, que situarían automáticamente al vicepresidente a la cabeza del país. Salvo sorpresas, la Casa Blanca parece haber neutralizado definitivamente el improbable recorrido de esta propuesta. No tanto la convicción de que la salud de Donald Trump es mejorable. Pese a la celebrada calificación de «excelente para un hombre de 71 años», a cargo del doctor Jackson, el detalle de los análisis muestra que el índice de colesterol ha aumentado. El jefe médico de la Casa Blanca reconoció que va a reforzar la dosis de medicinas para su contención. Más ejercicio y mejor alimentación Tampoco ha mejorado la condición de «obeso» de Trump, ya confirmada en el anterior chequeo al que se sometió en Nueva York. Sus 239 libras (más de 108 kilos) mantienen al presidente con un peso muy alto, aunque el hecho de que la medición en este chequeo haya elevado su altura a 1,90 centímetros le dejaría técnicamente fuera de esta categoría. El doctor Jackson sugiere que Trump «pierda cuatro o cinco kilos», para lo que le ha recomendado «más ejercicio y una mejor dieta alimenticia». Como es sabido, el presidente toma diariamente mucha coca-cola y se nutre fundamentalmente de hamburguesas y otro tipo de comida rápida, además de helados. Una de las mayores controversias sobre la salud de Trump apunta a su corazón. Después de que Jackson calificara de «muy buena» la prueba a la que fue sometido, su colega, el doctor Sanjay Gupta, jefe médico de los corresponsales de la CNN, rebatió la afirmación asegurando que Trump «sufre una enfermedad cardiaca». Gupta se basa en la presencia de calcio en los vasos sanguíneos que llegan al corazón de Trump, que le fue descubierta en 2009, y en que ahora la presión sanguínea es superior. Aunque reconoció que la enfermedad es controlable con medicamentos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El director de la CIA prevé que Rusia trate de interferir en las elecciones legislativas
El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo este lunes que prevé que el Kremlin trate de interferir en las próximas elecciones legislativas del 6 de noviembre. «No he visto una disminución significativa en su actividad», afirmó Pompeo en una entrevista con la BBC con respecto a los presuntos intentos del Kremlin de interferir en elecciones extranjeras. «Preveo que lo seguirán intentando y haciendo, pero estoy seguro que Estados Unidos podrá tener unas elecciones libres y justas, que los contrarrestaremos de una forma suficientemente sólida para que el impacto que tengan en nuestra elección no sea grande», añadió. Esta supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016 a la Casa Blanca ha merecido la apertura de la investigación del fiscal especial Robert Mueller y de varios comités del Congreso, que también estudian si hubo nexos entre la campaña del ahora presidente, Donald Trump, y funcionarios rusos. Los servicios de inteligencia estadounidense, incluida la CIA, mantienen que el Kremlin estuvo detrás de una injerencia en las elecciones presidenciales que incluyó un intento de acceso a censos de votantes, aunque Trump se ha mostrado escéptico al respecto. En la entrevista con la BBC, el director de la CIA igualmente vaticinó que Corea del Norte será capaz de amenazar territorio estadounidense con sus armas nucleares «en un puñado de meses».