Infortelecom

Noticias de armamento

08-08-2017 | Fuente: elpais.com
China asegura que cumplirá ?al 100%? las sanciones contra Corea del Norte
Pyongyang insiste en que la nueva resolución de la ONU no alterará el desarrollo de su programa de armamento
07-08-2017 | Fuente: elpais.com
China asegura que cumplirá ?al 100%? las sanciones contra Corea del Norte
Pyongyang insiste en que la nueva resolución de la ONU no alterará el desarrollo de su programa de armamento
28-07-2017 | Fuente: abc.es
El nuevo fichaje de Trump abre una guerra interna en la Casa Blanca
Las luchas de poder en la Casa Blanca de Donald Trump comenzaron el primer día de su Gobierno, pero el nuevo fichaje del mandatario, Anthony Scaramucci, ha sacado el armamento pesado con una serie de agresivos ataques que parecen divertir al presidente, amante de la competición entre sus leales. En apenas seis días en el cargo, Scaramucci, el nuevo director de comunicación de la Casa Blanca, ha amenazado con despedir a todos aquellos que filtren información a la prensa y ha declarado la guerra al jefe de gabinete de Trump, Reince Priebus, de quien ha llegado a decir que es un «jodioo paranoico esquizofrénico». «Si Reince quiere explicar que no está filtrando información, que lo haga él», dijo hoy Scaramucci a la cadena de televisión CNN. Este miércoles por la tarde, poco después de que la revista Politico publicara una serie de datos financieros de Scaramucci que pueden obtenerse por canales oficiales y públicos, el nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca acusó a Priebus de filtrarlos. «A la luz de la filtración de la información de mi formulario financiero, que es un delito grave, voy a contactar al FBI y el Departamento de Justicia», escribió Scaramucci en un tuit en el que etiquetó a Priebus, cuya cuenta de Twitter es @Reince45. Cuando los medios comenzaron a destacar que la información era pública y no podía haber sido filtrada, Scaramucci borró el tuit, pero no dio marcha atrás en sus ataques a Priebus, que ocupa el cargo más alto en la Casa Blanca fuera del gabinete y que en cualquier otra Administración sería su jefe. El nombramiento el viernes pasado de Scaramucci, un financiero de Wall Street con un carácter arrollador y carismático pero sin experiencia en estrategias de comunicación, ya provocó la dimisión del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, un protegido de Priebus que había trabajado con él en el Comité Nacional Republicano (RNC). Scaramucci no ha ocultado su enemistad con la facción de la Casa Blanca formada por exfuncionarios del RNC, ligados a la disciplina tradicional del Partido Republicano y que a menudo ejercen de contrapeso al populismo del estratega jefe de Trump, Steve Bannon, y a la confianza desmedida del presidente en su yerno, Jared Kushner. «Con el jefe de gabinete he tenido diferencias. Cuando dije (el viernes pasado) que éramos hermanos, es porque somos duros con el otro. Algunos hermanos son como Caín y Abel, otros hermanos pueden pelearse y luego llevarse bien», afirmó hoy Scaramucci, citando un pasaje bíblico en el que uno de los hermanos asesina al otro. «No sé si vamos a poder arreglar esto o no, es algo que dependerá del presidente», añadió Scaramucci en declaraciones a CNN. En una iracunda llamada telefónica este miércoles a Ryan Lizza, un periodista de la revista The New Yorker, Scaramucci fue más allá, al asegurar que Priebus «es un jodido paranoico esquizofrénico», y se metió también con otro alto funcionario, al decir: «No soy como Steve Bannon, no estoy tratando de chupármela a mí mismo». Tras salir a la luz esos insultos, Scaramucci admitió en un tuit que «a veces» usa «lenguaje colorido», y que se «moderará» a partir de ahora. El líder republicano en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, salió hoy a defender a Priebus, dijo que «está haciendo un trabajo fantástico en la Casa Blanca», y aconsejó a Scaramucci que se reúna con él para «resolver sus diferencias». Pero la nueva portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, no se mostró de acuerdo con esa sugerencia al ser preguntada al respecto. «Al presidente le gusta la competición sana (dentro de su equipo), y considera que esto lo es», afirmó Sanders durante su conferencia de prensa diaria. «Ésta es una Casa Blanca con muchas perspectivas diferentes. No siempre están de acuerdo (..) pero con ese tipo de competición, normalmente se consiguen los mejores resultados», agregó Sanders. Esa filosofía, extraída de la experiencia de Trump como empresario, ha alimentado una co mpetitividad extrema en la Casa Blanca durante los seis primeros meses de Trump en el poder, y las constantes filtraciones sobre las intrigas en el ala oeste parecen ser un producto de las amargas luchas de poder en su interior. Scaramucci ha declarado la guerra a esas mismas filtraciones, uno de los objetivos favoritos de Trump en sus tuits, y ha asegurado tener ya «una idea muy clara» de quiénes son los responsables. El recién llegado parece tener, por el momento, a Trump de su lado, pero el presidente es voluble y a menudo «deja de apoyar a la gente que no es de su familia inmediata», como demuestran sus críticas a su fiscal general, Jeff Sessions, recordó a Efe un experto en comunicación política en la Universidad de Michigan, Aaron Kall. «Nadie sabe cuánto durará el apoyo de Trump a Scaramucci», indicó Kall, quien dijo que, «al mismo tiempo, Reince Priebus y otros tipos cercanos al aparato republicano podrían ser muertos andantes».
23-07-2017 | Fuente: abc.es
Egipto inaugura «la mayor» base militar en Oriente Próximo
En medio de una rampante crisis económica y sin lograr contener la insurgencia terrorista en el Sinaí, Egipto ha sacado músculo militar con la inauguración de «la mayor» base militar en Oriente Medio y África, cuyas tropas protegerán instalaciones y proyectos nacionales en la costa norte del país. Los más de 1.100 barracones y edificios militares de la nueva base «Mohamed Naguib» han sido construidos en la provincia de Marsa Matrouh, en la costa noroeste del país y junto a la frontera con Libia. La base será utilizada también para ejercicios militares conjuntos con otros países, según un comunicado del portavoz castrense Tamer Al Refai. La inauguración, celebrada el sábado por todo lo alto con un desfile militar ante los ojos del presidente egipcio Abdelfatah Al Sisi y otros altos cargos militares y políticos de la región retransmitido por la televisión egipcia coincide con la celebración del 65 aniversario del Golpe de Estado militar de 1952. La revolución de los Oficiales Libres, liderada por Muhammad Naguib y Gamal Abdel Nasser, derrocó a la monarquía del rey Faruk y colocó a los militares en las cúpulas de poder de las que no se han apeado desde entonces. Según coinciden los expertos, «el Ejército es la institución más fuerte y estable en Egipto». Excepto el islamista Mohamed Morsi y ahora Abdelfatah Al Sisi, que renunció a su cargo de mariscal, todos los presidentes egipcios pertenecían a las Fuerzas Armadas. Potencia militar del mundo árabe y África Con uno de los mayores ejércitos de la región y continuas compras de armamento a países europeos, Egipto es la mayor potencia militar en el mundo árabe y África, según el ránking de la organización estadounidense Global Fire. A nivel mundial, Egipto se coloca como la décima potencia militar, por encima de Israel en el puesto número 15. Su personal militar supera los 1,3 millones, con más de 450.000 en servicio activo. Pese al embargo impuesto y ratificado por la Unión Europea en 2016, Egipto se ha volcado en la compra de armamento a países como Francia y Rusia, pero también Alemania. Desde 2014, Egipto ha adquirido material militar por valor de más de 20 mil millones de países europeos. En 2016, Francia y Egipto firmaron un acuerdo armamentístico por cerca de 2,26 miles de millones de dólares que incluía cazas Rafale y buques Mistral. Este abril, Alemania envió el segundo de los cuatro submarinos militares acordados con Alemania, y para finales de año espera recibir los últimos helicópteros militares rusos parte de un millonario acuerdo de Defensa con Rusia. Las Fuerzas Armadas reciben grandes porcentajes del exiguo presupuesto nacional: aunque el monto total es secreto de Estado, se calcula que puede alcanzar el 40% del Producto Interior Bruto. Arropados por el poder y por el Gobierno, el Ejército egipcio ha edificado además un imperio económico, con empresas que van desde la alimentación a hospitales, terrenos y carreteras.
20-07-2017 | Fuente: abc.es
Un medio estatal turco publica un mapa con puestos militares de EEUU en Siria
El Pentágono ha criticado este miércoles la publicación por parte de un medio de comunicación estatal turco de un mapa que incluye la posición de puestos militares estadounidenses en el norte de Siria. La agencia estatal turca de noticias, Anatolia, publicó un mapa en el que aparecen diez localizaciones en las que habría bases estadounidenses, en las zonas que se encuentran bajo control de las fuerzas kurdas. Un portavoz del Pentágono ha afirmado que «sería preocupante que oficiales de un aliado de la OTAN pongan en peligro de forma deliberada a las fuerzas estadounidenses publicando información sensible». El portavoz no ha identificado la fuente que facilitó el mapa ni ha confirmado si la información contenida por el mismo es exacta, según ha informado la emisora estadounidense Voice of America. Turquía ha criticado en numerosas ocasiones el respaldo estadounidense a las kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), a las que Ankara considera como un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Las YPG son parte de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) que combaten contra Estado Islámico con el apoyo aéreo de la coalición que encabeza Estados Unidos para expulsar a Estado Islámico de Raqqa, su principal bastión en Siria, y otras zonas del norte y el noreste del país. Las tropas turcas se desplegaron el año pasado en el norte de Siria para respaldar la ofensiva del Ejército Libre Sirio (ELS) contra Estado Islámico para alejar al grupo yihadista de la frontera común y crear una cuña entre las zonas controladas por las fuerzas kurdas. El líder de las YPG, Sipan Hemo, afirmó a principios de julio que el despliegue militar turco cerca de las áreas kurdas del noroeste de Siria equivale a una declaración de guerra. El Ejército turco y las YPG han intercambiado disparos de artillería en los alrededores de Afrin en las últimas semanas, en medio de un aumento de tensión en la zona entre ambas partes, aliadas de Estados Unidos. Sin embargo, el viceprimer ministro turco Numan Kurtulmus aseguró que el despliegue «no es una declaración de guerra», si bien ha manifestado que Ankara «está haciendo preparativos ante potenciales amenazas». «El objetivo principal (de las YPG) es una amenaza a Turquía, y si Turquía ve movimientos en el norte de Siria que sean una amenaza, responderá», dijo, en referencia a la intención de la guerrilla de establecer una zona autónoma kurda en el norte y el noreste del país árabe. En esta misma línea se expresó el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que ha manifestado que Ankara podría llevar a cabo operaciones terrestres contra las fuerzas kurdas con el respaldo del ELS, al que apoya Turquía. Problemas de seguridad El Departamento de Defensa de EEUU ha alertado de los riesgos que supone la publicación. «La publicación de información militar sensible expone a las fuerzas de la coalición a riesgos innecesarios y tiene la capacidad de interferir en operaciones en curso para derrotar al Estado Islámico (EI)», dijo el Pentágono en un comunicado difundido este miércoles. La advertencia se produce después de que la agencia turca Anadolu publicase el mapa con la ubicación de 10 bases militares de EEUU en zonas controladas por las milicias kurdas, acompañado de un texto en el que se detallaba el número de tropas estadounidenses y también francesas. El Departamento de Estado ya ha trasladado una queja a Ankara por la publicación. Históricamente aliados, la relación entre Turquía y EEUU se ha deteriorado en los últimos meses por el apoyo de Washington a las milicias kurdas que combaten al EI en Siria y que Ankara tilda de «terroristas» por su vinculación al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Estados Unidos considera a estas milicias -Unidades de Protección del Pueblo (YPG)- como un aliado clave en este conflicto y recientemente les ha proporcionado armamento, un movimiento que ha enfurecido al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.
19-07-2017 | Fuente: abc.es
Humberto de la Calle recalca que no habrá impunidad para las FARC ni para los «agentes del Estado que han desviado su misión constitucional»
Humberto de la Calle ha sido el jefe de negociaciones del proceso de paz entre las FARC y el gobierno colombiano y ha acudido a Madrid para dar una conferencia sobre los Acuerdos de la Habana en el curso de verano que imparte la Universidad Complutense de Madrid en su centro adscrito en El Escorial. Sin embargo, no es la primera vez que el político se da cita en la capital española, pues De La Calle ejerció como embajador de Colombia en España a mediados de los años 90. Asimismo, el abogado acuña en su currículum una larga lista de cargos como: magistrado de la Corte Suprema de Justicia, exministro de Gobierno durante el mandato de César Gaviria, exvicepresidente de la República durante el gobierno de Ernesto Samper y exministro del Interior del presidente Andrés Pastrana. Colombia ha vivido otros intentos de procesos de paz, ¿por qué cree que en este caso se ha conseguido culminar en acuerdo? Por varias razones. En primer lugar, porque cambiamos la estrategia en un tema esencial que consiste en haber pactado una agenda concreta de seis puntos que permitía finalizar el conflicto y nación de una paz firme que se está empezando a vivir en Colombia ahora, donde ya no es un asunto de Gobierno y FARC sino de todos los colombianos. En el pasado, se confundían las nociones de fin del conflicto y paz, y por lo tanto en las mesas de conversaciones se terminaba hablando de lo divino y lo humano, y ese era un método condenado al fracaso. Hubo un cambio que metodología que es extraordinariamente importante, pero no es el único. También, simultáneamente, muchas fuerzas de izquierda en el panorama latinoamericano e incluso, izquierda no armada en Colombia, señalaron el mensaje sobre las FARC que no era el momento de la violencia y del uso de las armas, y que había posibilidades de continuar una tarea en el terreno político y en democracia. También, obviamente había que reconocer, que elementos de carácter militar, una ventaja estratégica militar del Estado, que se fue acumulando y que generó golpes muy duros a la guerra y creo yo que incidieron en la toma de decisión por parte de esta para emprender el camino del diálogo. ¿Son los colombianos conscientes de lo que implica un acuerdo de paz después de más de 50 años de conflicto? Pues me parece que no. Yo realmente estoy un poco sorprendido, porque estamos viviendo hechos históricos, sin exageración ninguna. Hay sectores de la sociedad colombiana indiferentes, ven el conflicto como algo que ocurría en la periferia de colombia, cada quien está en la vida urbana, un poco en una burbuja que desconoce esa Colombia invisible y no valoran lo suficiente lo que está ocurriendo. Por otro lado, también hay un manto de escepticismo. El conflicto ha sido muy largo, extraordinariamente degradante y eso ha abierto heridas profundas en la sociedad colombiana y eso también es un caldo de cultivo para es escepticismo. También hay grupos que se oponen, la oposición es legítima y hay que respetarla en democracia, pero se ha acudido a una serie de maniobras y de mentiras que han generado un ambiente muy negativo. De tal manera, que sí me sorprende, que algo tan positivo para Colombia, abandonar un conflicto tan largo y tan doloroso, no haya recibido el aplauso generalizado de los colombianos. Hemos puesto demasiada amargura a un momento que debía ser de enorme felicidad. ¿Cree que esa amargura esa relaciona con uno de los puntos más polémicos del acuerdo sobre el no enjuiciamiento de los crímenes cometidos durante estos años? Ese es un punto extraordinariamente importante y es una de las falacias que han puesto a circular. La jurisdicción especial para la paz tiene que ver con los crímenes más graves, los llamados nucleares de carácter internacional, es decir que crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad, delitos sexuales, es decir hay un núcleo de los delitos más graves que serán juzgados por una justicia transicional, pero a través de procedimiento netamente judiciales que incluyen frente a los responsables en sanciones restrictivas de la libertad. La aplicación de la amnistía solo se predica de delitos diferentes a los que he mencionado, en particular el delito político de rebelión y los delitos conexos. Luego, el delito de partida es equivocado. Hay quienes piensan que esas sanciones no son suficientes, ahí hay una decisión, pero lo que no puede decirse es que haya impunidad, porque esas sanciones se cumplen en terrenos determinados, en áreas específicas de cara a la comunidad victimizada con monitoreo internacional y con el cumplemimiento entre cinco y ocho años de tareas reparadoras. Sin embargo, en segundo lugar hay algo que suele olvidarse. Hay una especie de miopía selectiva, siempre se plantea esta cuestión de cara a las FARC, pero se olvida que hay otros responsables en Colombia, por ejemplo: agentes del Estado que han desviado su misión constitucional y terceros que han fomentado la guerra. Ellos también tienen que concurrir a la jurisdicción en un esquema que es armónico y equitativo para todos los responsables. Esto es necesario para que el conflicto termine realmente. Luego, el punto de partida es falso y no toma en consideración, lo reitero, que se está aplicando y se aplicará a todos los responsables y no está referido exclusivamente a los excombatientes de las FARC. ¿Cree que el foco de atención se ha centrado en las FARC y no en las unidades paramilitares que estuvieron ligadas al gobierno? Exacto, justamente a eso me refiero. Tiende a mirarse la responsabilidad de las FARC, pero hay otras responsabilidades. En primer lugar, miembros de la fuerza pública que cometieron crímenes igualmente graves y que van a tener un tratamiento igual al que se predica de la guerrilla. Y también, como usted lo dice muy bien, terceros con conexión con el gobierno o sin ella financiaron los crímenes más graves y, por tanto, también tienen que responder. Luego, el punto de partida en esta materia siempre ha sido falseado por los opositores. No hay impunidad, miles de voces en la comunidad internacional señalan que esta solución cumple los estándares internacionales. Se ajusta al Estatuto de Roma de tal manera que ese cargo, esa crítica, es infundada. ¿Cuándo terminará el desarme? El desarme ya operó, las FARC entregaron 7.132 armas de combate y eso ocurrió hace unos días. Fue registrado y certificado por la Misión de las Naciones Unidas, que fue decretado unánimemente por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas armas están hoy depositadas en contenedores que van a ser trasladados para destruir las armas y con ellas hacer tres monumentos. En cuanto a las llamadas caletas, particularmente donde reposa armamento no convencional que tienen que ser preponderantemente destruidas en el sitio, el proceso se está cumpliendo. Naciones Unidas ha certificado que ya ha desactivado un número superior a 60 de esas caletas y tiene la certeza que el 1 de agosto habrán despachado este punto. Digamos que el desarme ya es una realidad. Una de las tragedias que llama la atención del conflicto es el número de personas en paradero desconocido, sobretodo en los dos primeros años del segundo mandato de Uribe donde desaparecieron más de 8.000 personas, ¿cómo lo está gestionando el gobierno? Realmente ese es uno de los puntos más críticos y más dolorosos para los colombianos. Muchas familias no tienen noción de lo que pasó con sus parientes. Siguiendo el ordenamiento del derecho Internacional en esta materia, se creó una unidad de búsqueda de personas dadas por desaparecidas. Esa unidad ya está comenzando a funcionar, allí se recibirá la información por parte de todos lo victimarios para buscar los restos de las personas que se dan por desaparecidas o su paradero. Es una tarea extraordinariamente dolorosa, muchas personas se han dado por desaparecidas sencillamente porque murieron en determinadas circunstancias o porque fueron objeto de secuestro. Realmente es una tragedia humanitaria enorme, pero lo que se está haciendo es asumiendo esto, desde las perspectiva de las obligaciones que impone el derecho internacional humanitario, que ha generado un proceso de gran envergadura para la búsqueda de los restos, su identificación. La institución Medicinal Legal en Colombia viene cumpliendo la tarea frente a los restos humanos, de establecer su identidad a través de las técnicas más modernas. Esperamos que esto resuelva la mayor parte de las incógnitas que hoy tienen los parientes de las víctimas, aún cuando haya casos donde sea imposible rastrear el destino final de estas personas. Sin embargo, esto es una de las obligaciones que ambas partes decidieron cumplir y se está cumpliendo de manera adecuada. Uno de los puntos de la agenda de Colombia es el problema del narcotráfico, ¿qué tiene que pasar para que llegue a su fin? Allí es bueno enfrentar dos problemas distintos. El problema de las bandas de narcotraficantes es un problema muy serio en Colombia, que tiene que seguir siendo afrontado con la fuerza tranquila de las instituciones, la respuesta en democracia que implica una respuesta policial, militar, con el fin de desmantelar esas organizaciones y someterlas a la penalidad ordinaria. Ese es el tema del narcotráfico que no ha sido superado, que no tiene las características de virulencia que tenía en el pasado, pero que existe y que los colombianos tenemos que afrontar. El segundo problema, el más complejo, es el de los cultivos ilícitos, porque allí hay involucrados temas de la vida de los campesinos, de cuestiones de carácter macroeconómico, por ejemplo: la reciente devaluación del peso restableció los niveles antiguos de rentabilidad al cutivo, y naturalmente hay muchas zonas donde los campesinos buscan esa como una solución vital. Lo que hace parte de la política del gobierno y el pacto que logramos con las FARC es, en primer lugar, darle énfasis a la sustitución voluntaria de cultivos con las comunidades. Cada comunidad hacer un pacto, como ya se está haciendo, para sustituir por cultivos legales. Donde esto no sea posible, se dará pie a la erradicación forzada, utilizando miembros de la fuerza pública. En tercer lugar, el Estado no renunció a la fumigación en La Habana, esa es otra de las mentiras que han puesto a circular. En el acuerdo se lee que reservamos el derecho de fumigar allí donde se de que las circunstancias impidan otro tipo de solución. Naturalmente que, por razones que han sucedido en Colombia, decisiones de carácter judicial en relación con zonas de reserva ecológica, se ha prohibido la fumigación aérea con glifosato. Por lo tanto, allí hay un enorme desafío, lo entendemos, en particular estos procedimientos de sustitución de cultivos tienen complejidades fiscales y administrativas. La meta que fijó este año es de 100.000 hectáreas, 50.000 a través de la sustitución y 50.000 por erradicación forzada. Respecto de las 50.000 para sustitución ya hay acuerdos con las comunidades que involucran 38.000 hectáreas, nosotros creemos que aún cuando la sustitución no es una idea original, una cosa es sustituir en medio de las balas y otra cuando ha terminado el conflicto. Tenemos un desafío, pero también una enorme oportunidad de lograr una solución mucho más de fondo y más estable, en relación con el tema de los conflictos y frente al narcotráfico pues hay que enfrentarlo como siempre lo ha hecho Colombia. Durante muchos años, periodistas y analistas colombianos e internacionales nombraban a Colombia como un narcoestado, ¿cree que sigue manteniendo esa imagen? Esa era una visión antigua de los años de Pablo Escobar y de los grandes cárteles de la droga, que realmente pusieron en jaque el Estado colombiano. Yo creo que esa es ya una visión obsoleta. Hay narcotráfico, obviamente eso hay que reconocerlo y también extensiones cercanas a las 140.000 hectáreas con cultivos ilícitos. De allí al narcoestado, algo que parecía posible hace 20 o 30 años, hoy encontramos un proceso de robustecimiento de las instituciones, de la capacidad de respuesta militar y judicial del Estado colombiano. Precisamente en este momento cuando termina este largo conflicto con las FARC, al contrario, las FARC han asumido el compromiso de romper todo vínculo con el narcotráfico y cooperar con el Estado en la lucha que exige el problema mundial de la droga. Luego, lo que estamos viendo es discusión política muy aguda, pero en un plano de robustecimiento institucional que hace que esa idea del narcoestado sea realmente una cosa que ya no coincide con la realidad. ¿Se presentará a las presidenciales el próximo año? Esa pregunta siempre aparece. Yo estoy recibiendo invitaciones, en ese sentido, de personas que manifiestan el deseo de que me presente, estoy evaluando esa situación. Veo riesgos del desarrollo efectivo de los acuerdos, me parece que hay grupos políticos que han dicho que el año 2018 es una oportunidad para hacer trizas el acuerdo. Eso es una cicatriz para mí en términos de configurar una fuerza política, que no puede limitarse a un deseo personal. Yo tengo la convicción de que hay que hacer una coalición muy grande para impedir que Colombia desvíe su camino y continúe siendo una sociedad abierta, plural, donde se respete la diferencia y se valore el diálogo. En ese sentido estoy pensando en incorporar una decisión en una coalición de esa naturaleza en el plano en el que me toque actuar y eventualmente una candidatura si eso es decisión de los miembros de esa coalición, pero pronto tomaré decisión sobre mi caso particular.
05-07-2017 | Fuente: abc.es
Las vacaciones más inoportunas del primer ministro socialista portugués
Al primer ministro de Portugal, el socialista António Costa, le llueven las críticas por encontrarse de vacaciones y no interrumpirlas mientras el país vivía unos convulsos días, marcados por el incendio más mortífero de la historia (64 fallecidos) y por el escandaloso robo de armamento militar que alarma a la comunidad internacional porque puede acabar en manos de una organización terrorista. Mientras tanto, el ex alcalde de Lisboa disfruta en las playas de Mallorca, lo que lleva a miles de ciudadanos lusos a preguntarse ¿cómo es posible que no se haya inmutado en unas circunstancias tan difíciles? La tragedia de Pedrógao Grande encendió los ánimos, cuando él no había abandonado todavía el suelo portugués. Peor aún: Por qué no canceló la reserva en las Baleares en vista de la gravedad de los acontecimientos, con todo Portugal desgarrado de norte a sur al ver las imágenes del sufrimiento popular a causa de las devastadoras llamas. El gabinete de Costa se limitó a emitir un comunicado oficial diciendo «el primer ministro está siempre contactable y disponible en caso de necesidad». También se recuerda que este periodo vacacional fue programado con antelación. Por su parte, el presidente de la República, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, se multiplica para hacer acto de presencia allá donde las noticias sobresaltan a sus compatriotas. Igualmente, vuelve a mostrar su carácter conciliador al asegurar: «Todo lo que tengo que tratar lo hablo con el sustituto del primer ministro en su ausencia, que es el titular de Asuntos Exteriores». La oposición clama por la comparecencia de António Costa en la Asamblea de la República, pero en principio tendrá que esperar hasta el próximo 12 de julio, fecha en la que se celebrará el Debate sobre el Estado de la Nación. Tanto el Partido Social Demócrata, encabezado por Pedro Passos Coelho, como el Centro Democrático y Social de Assunçao Cristas se afanan en lanzar dardos al Gobierno, probablemente porque el actual Ejecutivo atraviesa los momentos más duros desde que asumió el poder al triunfar su moción de censura sobre el anterior ?premier? a finales de 2015. El gigantesco fuego de Pedrógao Grande comenzó a levantar la indignación de la gente porque se cometieron diversos errores que desembocaron en un escenario apocalíptico en medio de la impotencia de los cuerpos de salvamento, lastrados por la escasez de medios aéreos para combatir el siniestro. La falta de un mando unificado y coherente dispersó las operaciones cuando más se precisaba: a lo largo de las primeras horas. Y a Costa no se le ocurrió otra cosa que pedir explicaciones a los bomberos y a la Autoridad Nacional de Protección Civil, en lugar de salir él a la palestra para esclarecer lo acontecido, como se le supone a un primer ministro. La ira de la población subió de tono al desatarse el incencio de Doñana, seguido con gran preocupación e interés al otro lado de la frontera. De acuerdo, el contexto presenta características distintas, pero los portugueses solo saben que no se registraron víctimas mortales en España. En este estado de cosas, aún más leña al fuego en forma de un sorprendente robo de 120 granadas ofensivas, 1.500 municiones de nueve milímetros, 20 granadas lacrimógenas y 44 lanzagranadas anticarros sin que nadie hiciese nada al respecto. Falló el sistema de videovigilancia y hasta el ministro de Defensa, José Alberto Azeredo Lopes, tuvo que reconocer que hubo «fugas internas» de información en el arsenal militar de Tancos, a unos 130 kilómetros de Lisboa. Las armas antitanque sustraídas, del tipo M72LAW, tienen un alcance de entre 200 y 1.000 metros, según confirmó a ABC uno de los mayores expertos en el tema, el analista político Nuno Rogeiro, estrella de la televisión privada lusa SIC. «El M72 puede destruir cualquier vehículo blindado y perforar toda clase de edificios», puntualizó el prestigioso comentarista antes de continuar: ?Sabemos que los yihadistas buscan material como el LAW al menos desde 2016, pues resulta fácilmente disimulable. El asalto en Trencin (Eslovaquia) también tenía como objetivo armas de ese mismo tipo, pero solo consiguieron cohetes y no lanzadores. En Portugal, por el contrario, han logrado las dos metas?. Y António Costa a lo suyo: bañarse en las aguas mallorquinas. Una ausencia que desagrada a los portugueses, como tampoco en su día que no volviese al país en cuanto se conoció la defunción del histórico dirigente socialista Mário Soares. De hecho, Lisboa se inundó de jefes de Estado y reyes extranjeros (entre ellos, Felipe VI) y el primer ministro únicamente pudo ser visto a través de una conexión en pantalla gigante desde la India, donde se hallaba de viaje oficial. Ni siquiera parece apaciguar las protestas la destitución de cinco altos cargos militares en el marco de la investigación por el gravísimo robo, algo que muchos consideran un intento de aparentar firmeza utilizándolos de chivos expiatorios.
02-07-2017 | Fuente: abc.es
Un robo de armamento en Portugal desata la alarma internacional
El robo de armas en un almacén militar de Tancos, en el centro-norte de Portugal, ha cobrado una dimensión que pone en jaque al propio Gobierno socialista portugués, ya que s e ha revelado mucho más grave de lo que parecía inicialmente. Tanto que las autoridades se han visto obligadas a lanzar una alerta internacional después de que el ministro de Defensa Nacional, José Alberto Azeredo Lopes, reconociese que el destino final del material sustraído puede ser una organización terrorista. Nada menos que 120 granadas ofensivas, 44 lanzagranadas anticarros, 20 granadas lacrimógenas y 1.500 municiones de nueve milímetros desaparecieron de las instalaciones oficiales del Ejército luso, ubicadas a 130 kilómetros de Lisboa. Consecuencia inmediata: crecen los interrogantes. ¿Cómo es posible que un grupo de individuos perpetre semejante acción sin dejar huella y sin que los agentes de servicio se percataran? Y, sobre todo, ¿nadie se dio cuenta de cómo los ladrones transportaban un arsenal de este calibre? El mando de Defensa ha destituido a cinco comandantes, pero la petición de explicaciones convincentes se alza sobre la mesa del primer ministro, António Costa, con la misma beligerancia que en el caso del gigantesco incendio de Pedrógao Grande, que causó 64 muertos y elevó un sinfín de cuestiones aún no resueltas. Mucho más cuando el Instituto Portugués de Medio Ambiente descarta que la tragedia se originase por un rayo porque no se registraron tormentas secas hasta dos horas después. Fallos de seguridad Aquí, en el espinoso asunto de Tancos, se están destapando clamorosos fallos de seguridad. Así, por ejemplo, el sistema de videovigilancia no se hallaba operativo desde hacía varios meses y nadie lo había señalado. Se da la circunstancia de que una empresa privada realizó una serie de obras sobre el terreno tres semanas atrás, por lo que las sospechas apuntan a alguien que formaba parte del personal. Al mismo tiempo, el jefe del Estado Mayor del Ejército, Rovisco Duarte, admite que hubo fugas internas de información y que la colaboración desde dentro parece incuestionable. Lo dijo en declaraciones a la TV del país vecino, donde aseguró de manera rotunda: «Quien robó el material conocía bien el almacén militar». Una frase inquietante que alarma a los portugueses, incrédulos ante la ineficacia de las medidas preventivas en un contexto internacional que requiere agudizar la defensa porque no se sabe cuándo ni dónde puede volver a cometer un atentado Daesh. Rovisco Duarte quiso tranquilizar a los ciudadanos anunciando que ya se ha puesto en marcha una triple investigación para esclarecer los hechos (Policía Judicial, Policía Militar y Ejército), pero la tensión se puede cortar en el Gobierno por un tema más que incómodo, de nuevo detonante para la falta de confianza en las autoridades.
29-06-2017 | Fuente: abc.es
Maduro pone en alerta al Ejército tras el «ataque» de un helicóptero al Supremo
La tensión en Venezuela sigue creciendo. A los más de dos meses de protestas, que se han saldado con al menos 75 muertos, se ha sumado un episodio propio de una película de Rambo. Un helicóptero de la policía, pilotado por el agente -y actor de películas de acción-, Óscar Pérez, tiroteó y lanzó varias granadas contra el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Ministerio del Interior. El vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami,ha informado de que el helicóptero ha sido localizado en una localidad del estado Vargas, próximo a Caracas. En el momento del ataque, el helicóptero, supuestamente robado de la base aérea Francisco de Miranda, portaba una pancarta en la que se podía leer: «350 Libertad», en alusión al artículo de la Constitución que faculta a los venezolanos a desconocer el régimen que contraríe las garantías democráticas y menoscabe los derechos humanos. Tras la acción, el aparato se posó sobre la azotea de un edificio y los ocupantes se dieron a la fuga. Con anterioridad, el piloto había colgado en las redes sociales varios vídeos en los que explicaba que formaba parte «de una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles en contra de este Gobierno transitorio y criminal». En una de las grabaciones de reivindicación del ataque, Pérez asegura que la acción tiene como único fin «devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir y hacer cumplir las leyes, para restablecer el orden constitucional». Por su parte, el presidente, Nicolás Maduro, puso en alerta el Ejército tras calificar el acto de «ataque terrorista» y responsabilizar a la oposición del mismo. Recordó que es este tipo de «escalada armada» lo que ha venido «denunciando», y lo que le daría argumentos para activar el protocolo de defensa «para preservar el derecho a la tranquilidad». Se da la circunstancia de que el ataque del helicóptero se produjo pocas horas después de que el propio Maduro subiera las tensión por el contenido militarista de uno de sus discursos. «Si Venezuela fuera sumida en el caos y la violencia, y fuese destruida la revolución bolivariana, nosotros iríamos al combate», dijo durante un acto chavista en Caracas. «Nosotros jamás nos rendiríamos y lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas, liberaríamos nuestra patria con las armas», agregó. Orden internacional Mientras las autoridades venezolanas seguían ayer la pista del agente Óscar Pérez y el ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, confirmaba que se había dictado una orden de captura internacional roja contra el agente policial, la fiscal general, Luisa Ortega, cada día más enfrentada con el régimen chavista, replicaba a las declaraciones de Maduro que habían calificado el ataque al TSJ de un acto terrorista: «Aquí parece que todo el país es terrorista, un alto porcentaje del país es terrorista (..) yo lo que creo es que tenemos un terrorismo de Estado donde se perdió el derecho a manifestar, donde son reprimidas cruelmente las manifestaciones, donde se enjuicia a civiles en justicia militar». Hay quien ha visto en el ataque al TSJ una forma de distraer la atención sobre otro incidente de extrema gravedad. En el mismo momento en que Óscar Pérez atacaba las instituciones venezolanas, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) entraba en la sede de la Asamblea Nacional, donde tenía lugar una sesión plenaria, para colocar algunas cajas de material electoral y varias armas. Mientras todo el mundo seguía con atención la incursión del policía-actor, nadie se enteró de que varios diputados fueron agredidos por los uniformados y secuestrados hasta pasadas las 21 horas de la noche del martes. En el caso de la Asamblea Nacional, el encargado de la GNB, el coronel Vladimir Lugo, de la policía militarizada, violó el poder legislativo al irrumpir y agredir a tres diputados (entre ellos, Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional). Borges se refirió al coronel Vladimir Lugo Armas como la representación de la Fuerza Armada Nacional que «no queremos». Sin embargo, añadió, «hay gente entre los militares que no quiere el modelo actual. Es mucho más lo que se ve puertas adentro que hacia afuera». Conspiración Durante el secuestro de los parlamentarios, los militares intentaron colocar cajas de armamento y material electoral para luego acusar a los diputados opositores de «conspirar» contra el régimen. «Habría sido un error responder al coronel Lugo y aparecer nosotros como los violentos. Por eso grababan, era lo que ellos querían y su actuación en la Asamblea Nacional es una demostración de lo que viene para Venezuela si abandonamos la lucha», insistió Borges.
27-06-2017 | Fuente: abc.es
Santos y el líder de las FARC escenifican el fin del desarme de la guerrilla
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el líder las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias «Timochenko», se reencontraron este martes en un paraje rural a 250 kilómetros de Bogotá para escenificar el fin del desarme de la principal guerrilla de Colombia. Se trata de uno de los grandes hitos en el tortuoso camino para acabar con 53 años de violencia que se abrió con la firma del acuerdo de paz el pasado 24 de noviembre en el teatro Colón de la capital colombiana y al que tiene por delante no pocos obstáculos. Los contrarios al proceso pactado denuncian que se trata de un desarme incompleto, ya que hay miles de armas que aún no se han recuperado. Según indicó el lunes Naciones Unidas en un comunicado, la misión encargada de supervisar el desarme «tiene almacenado el conjunto de las armas de las FARC registradas: 7.132 armas, salvo aquellas que, de conformidad con la Hoja de Ruta, servirán para dar seguridad a los 26 campamentos», en alusión a las llamadas zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN), donde 7.000 guerrilleros se hayan concentrados para su incorporación a la vida civil. Además, la misión ha verificado un total de 77 caletas (depósitos ocultos de armas), «de las cuales ha sido extraído el armamento y destruido municiones, explosivos y armamento inestable», de acuerdo con el comunicado. Sin embargo, el número total de caletas estimado se eleva por encima de las 900 y hasta el 1 de septiembre no se prevé completar su identificación y la destrucción de su contenido. Para Juan Manuel Santos, Colombia está ante «la mejor noticia en 50 años. Según el mensaje con que la celebró este martes en Twitter el presidente de la República, «las FARC dejan sus armas y la palabra será su única forma de expresión». Hoy Colombia tiene la mejor noticia en 50 años: las Farc dejan sus armas y la palabra será su única forma de expresión #VivaLaVida? Juan Manuel Santos (@JuanManSantos) June 27, 2017El acto simbólico del fin de la entrega de armas ha tenido lugar en la zona veredal transitoria de Buenavista, también conocida como La Guajira, en el municipio de Mesetas, perteneciente al departamento del Meta. La ceremonia se abrió con el canto del himno nacional por parte de Santos, «Timochenko» y los invitados, seguidos de una interpretación del cantante y activista César López. Sin embargo, se ha evitado en todo momento la imagen de los guerrilleros depositando sus armas, para evitar dar la sensación de derrota de las FARC tras más de medio siglo de sembrar la violencia en Colombia. Los críticos con el acuerdo de paz, como el expresidente Álvaro Uribe, plantean qué sucede con el resto de las armas que no se han entregado. Bien que entreguen armas, pero: 3. En qué quedan las 14 mil de que habló el Presidente?? Álvaro Uribe Vélez (@AlvaroUribeVel) June 27, 2017La senadora Paloma Valencia, del partido uribista Centro Democrático, advierte que el Gobierno había cifrado las armas de las FARC en 14.000 «y luego bajaron a 7.000, nadie entendió por qué». Además, según declara a ABC, la inteligencia militar había informado al expresidente Álvaro Uribe de que había 40.000 y hay datos de que solo el peruano Montesinos había proporcionado 10.000 fusiles AK47. En cuanto a los escondites aún por identificar, apuntó que «si las ponemos baratas, a 20 armas por caleta, estamos hablando de 18.200 armas de las que todavía no hay información». «Una se pregunta si las armas van simplemente a recircular a otras organizaciones criminales»Paloma Valencia, senadora de Centro Democrático A su juicio, el problema es que en Colombia «la violencia no es política», sino que «se explica por el fenómeno de los negocios ilegales: el narcotráfico, la extorsión y la minería ilegal». En este sentido, se preguntó si las armas que quedan «van simplemente a recircular para otras organizaciones criminales o para las disidencias que hoy tienen las FARC y vamos a tener la misma violencia, con el aditamento de que los criminales de lesa humanidad que son jefes de las FARC van a quedar impunes con representación política sin necesidad de votos y con todo tipo de beneficios que no se merecen». Las FARC debían haber completado el pasado 1 de junio la entrega de sus armas, según el acuerdo de paz, pero se retrasó al 20 de junio debido a problemas logísticos, según Santos, y luego hasta este 27 de junio. Además, se aplazó dos meses la reincorporación a la vida civil de los combatientes, que ahora se producirá el 1 de agosto. «No es nada para terminar bien 53 años de enfrentamiento y violencia fratricida», dijo Santos en ese momento. Estas demoras son solo parte de las dificultades con los que está topando la aplicación del acuerdo, que en su primera versión fue rechazado por la mayoría de los colombianos en un plebiscito el pasado 2 de octubre. Tras aquel varapalo, el Gobierno y las FARC retocaron el documento, sin volverlo a someter al criterio de las urnas. Una reciente encuesta de Caracol TV, Blu Radio y Semana revela un extendido pesimismo ciudadano ante la implementación del acuerdo. Casi un tercio de la población, el 65,2%, cree que va por mal camino y solo el 27% piensa que avanza por la senda correcta. «La impaciencia y el escepticismo de algunos colombianos son entendibles después de tantos años de conflicto», explica a ABC el embajador de ese país en España, Alberto Furmanski, convencido, no obstante, de que «poco a poco los colombianos van a ir reconociendo los avances en seguridad y los enormes beneficios» de este esfuerzo. Cultivos de coca en máximos históricos Otro de los problemas es que los cultivos de coca están en máximos históricos y Colombia es de nuevo el primer productor mundial de cocaína. Además, los territorios que dejan las FARC son objeto de disputa entre otras guerrillas y bandas criminales. El número de homicidios se ha disparado en esas zonas, según el fiscal general, Néstor Humberto Martínez. «Los colombianos van a ir poco a poco reconociendo los avances en seguridad y los beneficios»Alberto Furmanski, embajador de Colombia en España El embajador en España matiza que el aumento del cultivo de coca es anterior a la firma del acuerdo y que «17.000 hectáreas han sido erradicadas recientemente y el programa de sustitución de cultivos ilícitos también empezó ya». Además, subraya que el Gobierno ha reforzado su presencia en las antiguas zonas de las FARC y que, junto a las fuerzas armadas y la Justicia, será «implacable» con los narcotraficantes. En cambio, la senadora Paloma Valencia alerta de un «crecimiento exponencial de bandas» y de que en muchos casos «simplemente se han sustituido los brazaletes de las FARC_por los del ELN (segunda guerrilla del país) «para tener los mismos negocios de extorsión, narcotráfico, minería ilegal..». «Mientras esos negocios persistan, va a haber violencia», señala.