Infortelecom

Noticias de aranceles

16-06-2018 | Fuente: elpais.com
China responde a EE UU con nuevos aranceles a productos agrícolas
"Todos los acuerdos previos alcanzados mediante la negociación se verán invalidados", sentencia el Ministerio de Comercio
15-06-2018 | Fuente: abc.es
China responderá con la misma medida a los aranceles de EE.UU.
China introducirá de manera inmediata medidas «de la misma escala» en respuesta a la decisión de EE.UU. de gravar con un arancel del 25% una serie de productos procedentes del país asiático, cuyo valor alcanza los 50.000 millones de dólares (43.000 millones de euros) al año, según indicó ayer el Ministerio de Comercio de China. «Introduciremos inmediatamente medidas impositivas de la misma escala y fuerza», declaró un portavoz del Ministerio de Comercio, subrayando que China «no quiere una guerra comercial» y acusando de «miopía» al Gobierno de EE.UU. En este sentido, el Ministerio chino ha defendido que en la actualidad iniciar una guerra comercial no va en el interés de la economía global. «Hacemos un llamamiento a todos los países para que emprendan acciones conjuntas para acabar con este comportamiento obsoleto», ha apuntado. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó hoy imponer aranceles del 25% a una serie de importaciones, que podrían llegar a alcanzar los 1.102 productos, procedentes de China con un valor anual de 50.000 millones de dólares (43.000 millones de euros), acusando al gigante asiático de haber «robado» tecnología y propiedad intelectual estadounidense. Este gravamen del 25% se aplicará desde el próximo 6 de julio a una lista de 818 productos valorada en 34.000 millones de dólares (29.300 millones de euros). El paquete de los otros 284 productos, que acumulan los 16.000 millones de dólares (13.700 millones de euros) restantes, queda bajo revisión. En las próximas semanas, la Oficina del Representante de Comercio decidirá si tienen que estar sujetas a los mismos aranceles del 25%. Anulación de acuerdos El Gobierno de China también advirtió hoy de que si se confirman estas medidas quedarán anulados los acuerdos alcanzados en esta materia tras dos meses de negociaciones. «China ya publicó un comunicado tras la reciente visita del secretario de Comercio, Wilbur Ross, en el que se dejó claro que si EE.UU. lanza medidas comerciales tales como la imposición de tarifas los acuerdos no entrarán en vigor», recordó el portavoz de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, en rueda de prensa. «Nuestra posición sigue siendo la misma, si EE.UU. toma medidas unilaterales y proteccionistas que dañen los intereses chinos responderemos inmediatamente tomando las decisiones que sean necesarias para salvaguardar nuestros legítimos derechos e intereses», añadió el portavoz. Las tensiones comerciales fueron debatidas el jueves por el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, en sus conversaciones en Pekín con el presidente chino, Xi Jinping, y el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi. Geng subrayó hoy que el contencioso «debe resolverse a través de consultas de forma constructiva, reduciendo las diferencias y expandiendo los puntos en común para beneficiar a ambas partes», informa Efe.
15-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump anuncia aranceles valorados en 50.000 millones de dólares a bienes importados de China
El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado este viernes la imposición de aranceles del 25% a importaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares que contienen «tecnologías industrialmente significativas», en una nueva escalada en las tensiones comerciales con Pekín. «A la luz del robo de propiedad intelectual y tecnológica y otras prácticas comerciales injustas, EE.UU. implementará un arancel del 25% sobre 50.000 millones de dólares de productos de China que contienen tecnologías industrialmente significativas», señaló la Casa Blanca en un comunicado. «Estos aranceles», agregó la nota, «son esenciales para prevenir mayor transferencias injustas de tecnología y propiedad intelectual estadounidense a China, y protegerán empleos en Estados Unidos».
15-06-2018 | Fuente: elpais.com
Trump aprueba los aranceles sobre China y amenaza con más gravámenes
La Administración publica una lista con 1.100 bienes afectados, con un gran peso de la tecnología, mientras Pekín prepara su represali
15-06-2018 | Fuente: elpais.com
Trump da luz verde a su plan de aranceles sobre China
La Administración publicará este viernes la lista de bienes afectados mientras Pekín prepara su represalia
13-06-2018 | Fuente: elpais.com
Frente común en España y la UE contra los aranceles de EE UU a la aceituna negra
Administraciones, productores y sindicatos califican la medida de ?injusta? y urgen a tomar medidas
12-06-2018 | Fuente: elpais.com
EE UU endurece los aranceles para la importación de aceituna negra española
El sector confirma en Andalucía que ha recibido la notificación con una subida de las tasas por considerar que se benefician de las subvenciones
11-06-2018 | Fuente: abc.es
Lo que se esconde detrás de la icónica imagen de Merkel versus Trump en el G7
Charlevoix, en la provincia canadiense de Quebec, se convirtió la semana pasada en el escenario de una de las cumbres más tensas del G-7 (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Canadá, Japón, Italia y Francia). Horas antes de que arrancase el encuentro entre los presidentes de las siete naciones, el mandatario estadounidense, Donald Trump, se enfrentó a sus homólogos francés y canadiense, Enmanuel Macron y Justin Trudeau, respectivamente; como de costumbre, a través de Twitter. El dirigente galo publicó, amenzante, que es probable que al magnate estadounidense le dé igual «estar aislado», pero que al resto de integrantes del G-7 tampoco les importa «firmar un acuerdo de seis países si es necesario». En respuesta, Trump, indignado, acusó a Trudeau y a Macron de «cobrar aranceles masivos a Estados Unidos» y de «crear barreras monetarias»; además, agregó que el superávit comercial de la Unión Europea con su país «es de 151.000 millones de dólares». Y, como lo que mal empieza peor acaba, las reuniones no sirvieron para suavizar las posturas de los contendientes: Trump volvió a incidir ?en un enérgico discurso? en que tanto Canadá como el bloque europeo debían deshacerse de sus, desde su punto de vista, restrictivas políticas arancelarias y se marchó antes de tiempo para asistir a la histórica cumbre que tiene prevista con el líder norcoreano, Kim Jong-un, sin cerrar ningún acuerdo y dejando una imagen que pasará a la historia. Lo que cuentan los gestos La fotografía, que ya se ha hecho viral, muestra a los mandatarios de los países más poderosos del mundo en diferentes actitudes, pero todos ellos enfocados a un punto de fuga: Donald Trump. Para el experto en comunicación no verbal José Luis Martín Ovejero, «resulta evidente que es la persona (el país) a convencer y que su peso político y económico se hace notar». Explica que «Macron es quien parece estar haciendo un mayor esfuerzo mental y gestual para convencerlo», muestra de ello es su ceño fruncido ?arrugas propias de concentración»? y el gesto de su mano, con la que «parece querer enfatizar lo que está diciendo». Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, «es la que mantiene una postura más activa frente a Trump, inclinada hacia delante, mirada directa y conquistando espacio», expone Martín Ovejero en su página web, y añade: «Es como si quisiera dominarle con su fuerte personalidad». La dirigente germana explicó en declaraciones posteriores lo que había pasado: «Habíamos estado hablando de temas claves, habíamos llegado a un acuerdo, pero luego el presidente retiró su apoyo a través de un tuit; fue como una ducha fría e incluso deprimente». Reiteró que Europa tiene que tomar las riendas de su destino, pactar con Japón y Canadá si hace falta, ante un Trump que tiene una agenda clara. El experto en comunicación no verbal también analiza un curioso detalle: Trump es el único que permanece sentado; una postura que denota que al mandatario no le interesa ponerse a la altura de los demás (que, por otro lado, «tampoco hacen mucho por estar a su nivel»). Además, alejado de la mesa, distante de los otros líderes mundiales, se cruza de brazos: «parece encerrarse y aislarse» dentro de sus propios «muros». Sin embargo, no se muestra «asustado, retraído o avergonzado», apunta Martín Ovejero, quien advierte: «No debemos pasar por alto cómo mantiene sus piernas abiertas, su cuerpo erguido y su barbilla levantada, todos ellos signos de fortaleza y no de debilidad».
09-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump amenaza con dejar de comerciar si los países no eliminan sus aranceles
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado con dejar de comerciar con aquellos países que mantengan aranceles a los exportaciones estadounidenses, especialmente en el sector agrícola. Ha declarado, en la Cumbre del G7, que «es muy injusto para nuestros agricultores» que otros países como Canadá o India impongan elevadas tarifas a los productos estadounidenses. El mandatario ha afirmado que hará «lo que sea necesario» para que su nación tenga relaciones comerciales «justas» con otros países. Y ha añadido que los días en que otros estados se han aprovechado comercialmente de Estados Unidos «se han acabado». Teniendo en cuenta el lugar en que se encontraba, ha centrado su tiro y ha avisado al resto de los integrantes del G-7 (Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) de que cualquier medida de respuesta que preparen contra las políticas comerciales de Washington «será un error». «No culpo a los líderes del G-7, pero los acuerdos comerciales son injustos y se han estado aprovechando durante décadas y décadas de Estados Unidos», ha asegurado durante su rueda de prensa final tras la cumbre celebrada en la localidad canadiense de Charlevoix. «Y como contraataquen, van a cometer un error. Nosotros tenemos un enorme déficit comercial», ha asegurado Trump. «Hacen muchos más negocios con nosotros que nosotros con ellos. Y si otros países siguen reduciendo sus tarifas, dejaremos de hacer negocios con ellos. En este sentido, nosotros saldríamos ganando», ha manifestado. Relaciones con Corea del Norte Cambiando de tema, el presidente norteamericano también ha avisado de que abandonará las conversaciones de desnuclearización con Corea del Norte del próximo martes en el momento en que perciba falta de seriedad por parte de su interlocutor, Kim Jong-un. «Y lo voy a saber en el mismo momento en que eso suceda», ha declarado. «Si Kim no es serio, no prolongaré más las conversaciones», ha añadido. Por lo demás, Trump ha declarado su optimismo sobre las conversaciones de Singapur. «Creo de verdad que Kim Jong-un quiere hacer algo positivo por su gente. Tenemos que alcanzar la desnuclearización de Corea del Norte», ha hecho saber durante su rueda de prensa final. Ha reiterado que "parte en misión de paz", y entiende la cumbre como "una oportunidad que sucederá una vez en la vida", en el encuentro histórico de dos mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte. Trump planea partir hacia allí a media mañana de este sábado, hora local, cuatro horas antes de lo planeado originalmente. Eso significa que se perderá una sesión de trabajo entre los líderes del G-7 sobre el cambio climático y la energía limpia, así como las conversaciones entre el grupo (formado por Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) y los países más pobres centrados en la salud de los océanos. La salida anticipada también significa que se irá antes de que los aliados comiencen a cerrar conferencias de prensa que probablemente estén cargadas de críticas sobre la postura de los EEUU, tanto sobre las relaciones comerciales como en su intención de reincorporar a Rusia al grupo, tras su expulsión por la incorporación de Crimea en 2014.
09-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump avisa a sus socios: «EE.UU. no será más la hucha de la que todos roban»
«Presidente, tiene que llegar a su vuelo», le dijo ayer a Trump su asesor Larry Kudlow, para cortar una rueda de prensa en la cumbre del G-7 en la que su jefe acababa de amenazar a sus socios estratégicos con dejar de comerciar con ellos. El presidente de EE.UU. no iba a perder ningún avión ?el Air Force One presidencial no va a ningún lado sin él?, pero sí corría el riesgo de echar todavía más gasolina al encuentro con otros líderes. En las dos jornadas que ha durado la cumbre en La Malbaie (Canadá), Donald Trump ha querido escenificar dos cosas. Primero, que va por su cuenta: llegó tarde la primera jornada ?lo que le hizo perderse una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron?, llegó tarde al desayuno de la segunda ?dedicado a la igualdad de género?, dio una rueda de prensa en solitario y se marchó antes de tiempo, dejando plantados al resto de líderes, camino de Singapur, donde la semana que viene celebra la histórica cumbre con Kim Jong-un, el dictador norcoreano. Segundo, que sigue fiel a la idea de «EE.UU. primero» y que no le importa aislarse de sus aliados para conseguir ventajas comerciales. Tras haber confirmado nuevos aranceles al acero y al aluminio contra Canadá, México y la Unión Europea a comienzos de mes, ayer volvió a criticar que el mundo se haya aprovechado durante décadas de EE.UU. con políticas comerciales «ridículas e inaceptables». Sin barreras «Tiene que acabar», dijo en rueda de prensa sobre los aranceles y el superávit comercial que otros países mantienen con EE.UU. «O dejaremos de comerciar con ellos», amenazó antes de criticar que «somos como la hucha cerdito de la que todo el mundo roba, y eso se va a acabar». Trump presentó una propuesta inesperada: que todos los países acaben con los aranceles, barreras comerciales y subsidios, y EE.UU. también lo hará. De lo contrario, seguirá con el látigo de aplicar castigos comerciales donde crea que los intereses de EE.UU. no se respetan, una táctica en la que su país siempre saldrá victorioso por su potencia económica. «Esa guerra la ganamos mil veces de mil», proclamó. Trump aseguró a su vez que las relaciones con el resto de líderes del G-7 ?Francia, Alemania, Reino Unido, Canadá, Japón e Italia? «son de diez» y que las conversaciones de los dos últimos días habían producido progresos. La sensación es, sin embargo, la contraria: el desarrollo de la cumbre no ha rebajado las tensiones con las que se inició ni ha significado avances o compromisos para reconducir la guerra comercial desatada por Trump. «La Unión Europea es cruel con EE.UU., y lo saben», dijo Trump, que aseguró que cuando plantea la injusticia comercial que sufre su país a sus homólogos del Viejo Continente, lo que obtiene es «una sonrisa». Durante las reuniones, Trump leyó la cartilla a sus socios europeos con una letanía de quejas sobre aranceles y barreras a sus productos y trató de buscar divisiones en el bloque comunitario ofreciendo condiciones diferentes a los países. Los miembros de la UE han mantenido una posición unitaria respecto a los ataques de Trump y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, se ofreció a viajar a Washington para acercar posturas y apaciguar la guerra comercial. «Si toman represalias, será un error», dijo Trump ante la posibilidad de que la Unión Europea u otros miembros del G-7 respondan con más tarifas. Presión sobre Canadá Sobre Canadá, el anfitrión, Trump aseguró que buscan renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con este país y México de una forma que contente a EE.UU. «De lo contrario, firmaremos acuerdos separados con cada país», dijo el presidente estadounidense. Al cierre de esta edición no estaba claro que los siete países firmaran un comunicado conjunto, como es tradicional, al final del encuentro. Era algo con lo que se había especulado desde antes de que comenzara la cumbre, con EE.UU. una vez más en el papel díscolo. Los negociadores estadounidenses se negaban a incluir en el texto un lenguaje contundente sobre su compromiso en la lucha contra el cambio climático, una prioridad para algunos de los socios occidentales, especialmente Francia. Trump tampoco quiso acercar posturas sobre su polémica defensa de que Rusia vuelva al G-7. «El G-8 tiene más importancia que el G-7», defendió, y no quiso responder sobre si la anexión de Crimea ?la razón por la que se expulsó a Rusia? no es motivo para que Moscú no forme parte del grupo. La canciller alemana, Angela Merkel, insistió en la cumbre en que Rusia no debería volver hasta que no cambia su política en Ucrania. «Lo que queremos es la paz en el mundo ?reaccionó Trump?. No juegos».