Infortelecom

Noticias de arabia saudi

04-10-2018 | Fuente: elpais.com
La Eurocámara exige a los gobiernos de la UE que dejen de vender armas a Arabia Saudí
Los socialistas apoyan esa petición de la resolución, que condena la guerra en Yemen
03-10-2018 | Fuente: as.com
Marcelo, liberado por lesión de los amistosos de Brasil
La CBF comunicó que el lateral izquierdo del Madrid fue desconvocado de los encuentros ante Arabia Saudí y Argentina. Tiene una lesión muscular en el soleo.
28-09-2018 | Fuente: as.com
Smith noquea a Groves para 'vestirse de Ali' en Arabia Saudí
El británico ganó por KO en el 7º asalto a su compatriota para ganar el Mundial WBA, el WBC Diamond y las World Boxing Super Series del peso supermedio.
28-09-2018 | Fuente: as.com
La lista de Scaloni para los amistosos ante Irak y Brasil
El técnico rosarino dio a conocer la convocatoria de 31 jugadores que jugarán con Argentina en los amistosos frente a Irak y Brasil en Arabia Saudí.
27-09-2018 | Fuente: abc.es
Tres cuartas partes de la población de Yemen necesitan asistencia humanitaria o protección debido a la guerra
Tres años y seis meses de guerra, y una situación calificada por Naciones Unidas como «la peor crisis humanitaria del mundo». Este es el estado en el que se encuentra Yemen. Su población es de 29.141.245 habitantes, de los cuales «más de 22 millones necesitan asistencia humanitaria o protección», denunció en mayo Mark Lowcock, subsecretario general de asuntos humanitarios y coordinador de emergencia de Naciones Unidas. Este país de la Península Arábiga tiene el porcentaje más alto de personas que padecen una dieta alimentaria insuficiente o prevalencia de subalimentación, así queda reflejado en el mapa elaborado con los datos del informe que presentó este mes la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En él se indica que el 34,4% de la población yemení sufrió entre 2015 y 2017 «carencia crónica de alimentos», siendo nueve millones y medio de personas las afectadas por una subalimentación agravada por la guerra, la climatología y las dificultades para la entrada de ayuda humanitaria. Sobre esto último avisó la organización no gubernamental, Save The Children: «El 64,5% de la población no sabe de dónde vendrá su próxima comida», Yemen está ante una «hambruna devastadora» que pondría «en riesgo» a más de 5,2 millones de menores, un millón más de niños corren este peligro por los ataques sobre Al Hudeida, informó la organización. Asedio sobre Al Hudeida La ciudad de Al Hudeida es vital para la población, ya que cuenta con uno de los puertos clave para la entrada de ayuda humanitaria. Sin embargo, al comenzar en junio una ofensiva de la Coalición Árabe sobre la ciudad, Naciones Unidas advirtió de la posibilidad de que se produjera una hambruna. Según la ONU, a través de los puertos de Al Hudeida y Saleef, entra «el 70% de toda la asistencia humanitaria y casi todas las reservas comerciales de alimentos para el norte de Yemen». Pero ambos enclaves están controlados por los hutíes, milicia tribal enfrentada a las fuerzas progubernamentales que respalda la Coalición: «Lo que está ocurriendo en Yemen no es nuevo, el bloqueo como arma de guerra, al final lo que están buscando los saudíes y sus aliados es que se produzca una especie de levantamiento interno contra los propios hutíes y para ello lo que hacen es presionar así a la población local », explica Mikel Ayestaran, corresponsal de ABC en Jerusalén. Después de una convocatoria de paz fallida y una tregua de 11 semanas, el pasado 17 de septiembre las tropas leales al presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, volvieron a lanzar una operación militar sobre la ciudad portuaria de Al Hudeida, lo que hizo saltar las alarmas: «Cientos de miles de vidas penden de un hilo en la ciudad. La situación se ha deteriorado dramáticamente en los últimos días», dijo la coordinadora humanitaria de la ONU en Yemen, Lise Grande, «las familias están absolutamente aterrorizadas por los bombardeos y los ataques aéreos». Miembros de la coalición liderada por los saudíes en Yemen, se reúnen a las afueras de la ciudad de Al Hudeida - Najeeb Almahboobi (EFE) Las ofensivas sobre esta ciudad llevadas a cabo por la Coalición que lidera Arabia Saudí, «han golpeado casas, granjas, ganado, negocios, caminos, instalaciones de agua y un molino de harina», informó Naciones Unidas, que se muestra «especialmente preocupada» por la fábrica de Red Sea que conserva alimentos y agua «suficientes» para abastecer a «3,5 millones de personas durante un mes. Si las fábricas son dañadas el costo humano será incalculable». Pero la población yemení ya se enfrenta a la imposibilidad de acceder a productos de primera necesidad debido a la pérdida del poder adquisitivo dentro de un país económicamente destrozado. «Aunque hay suministros de comida en el mercado por ahora, las familias son incapaces de pagar incluso las cosas más básicas, como pan, leche o huevos», dice Save the Children en un comunicado. Desde que comenzó la guerra en 2015 los precios de los alimentos básicos, el gas y la gasolina han aumentado un 68%. Un incremento que fue acompañado, en el mismo periodo, de la depreciación del 180% del rial yemení. Epidemias e «incapacidad» de la ONU A la guerra que asola el país hay que sumar la extrema climatología que «amenaza con menoscabar y revertir los avances realizados en la erradicación del hambre y la malnutrición», apunta el informe de la FAO. Las temporadas de lluvias y los periodos secos del Yemen afectan a la producción de alimentos y hacen peligrar la vida de millones de personas. En los dos últimos meses de este año todas las gobernaciones de la república, excepto Abyan y Al Mahrah , se encuentran en crisis alimentaria , situación caracterizada por «altos niveles de desnutrición» donde «apenas se pueden satisfacer necesidades alimentarias mínimas», según explica la ONU en su Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases. Las previsiones son poco alentadoras. La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional estima que ocho de las 21 gobernaciones entren en la fase de emergencia a partir de octubre de 2018, con unos «niveles muy elevados de desnutrición aguda y mortalidad excesiva». Evolución de la severidad de la seguridad alimentaria, de agosto de 2018 a enero de 2019 - Belén García-Pozuelo Las lluvias hacen que «los brotes de enfermedades transmitidas por el agua sean más probables» y la rápida propagación de afecciones, como el cólera, se ven favorecidas por la carencia de agua potable, un bien que depende de infraestructuras y sistemas de saneamiento que en Yemen están «destrozados» por la guerra. Este año la ola de cólera que comenzó en abril dejó 2.119 muertes y 745.205 «casos sospechosos», según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, miles de yemeníes afectados no pueden recibir la ayuda necesaria para combatir la enfermedad. Antes de que comenzara la ofensiva sobre Al Hudeida, hubo sucesivos bloqueos sobre la ciudad y la prohibición de suministros para afrontar al calificado por UNICEF como «el peor brote de cólera del mundo», estaba vigente. «Los suministros humanitarios clave, incluyendo los a rtículos necesarios para abordar el brote de cólera, permanecen en la lista prohibida de importaciones», denunció en mayo el director general para Oriente Medio de Naciones Unidas, Geert Cappelaere. El pasado año la ONU documentó en Al Hudeida 44 «incidentes de denegación de acceso humanitario» de una forma «que contradice los principios humanitarios», en palabras del coordinador de emergencia de la ONU, Mark Lowcock. Un niño yemení está rodeado de residuos y desechos, entorno de alto riesgo para el cólera - Yahya Arhab (EFE) El derecho internacional humanitario está regulado por Naciones Unidas mediante diferentes Resoluciones en las que se pide la garantía del suministro de asistencia, incluida la médica, pero «a nivel práctico se necesita que alguien sea capaz de implementar este tipo de decisiones porque la ONU no puede, no tiene capacidad», explica Mikel Ayestaran. Mediante el Mecanismo de Verificación e Inspección de las Naciones Unidas para Yemen (UNVIM), l a ONU inspecciona los artículos comerciales y la ayuda humanitaria que llegan a las ciudades portuarias de Al Hudeida y Saleef para evitar la entrada de armas. También informa a la Coalición liderada por los saudíes sobre las «ubicaciones [?] y movimientos humanitarios con el objetivo de garantizar las actividades humanitarias», pero a pesar de las resoluciones, controles y comunicaciones, se producen bloqueos totales o parciales que impiden y peligran la entrada de ayuda humanitaria. ¿Cuál es el motivo? «Naciones Unidas no tiene fuerza ni en Yemen, ni en Palestina ni en Siria [?] en el mundo ideal debería ser capaz de implementar sus resoluciones, en el mundo real lamentablemente no porque no hay voluntad política», responde Mikel Ayestaran. «No son un objetivo» Los niños y civiles, sus infraestructuras y hospitales «no son un objetivo». Este es el llamamiento de organizaciones médicas y humanitarias que trabajan en el terreno, como Médicos Sin Fronteras o Cruz Roja y Media Luna Roja. «Hoy en día la totalidad de los niños en Yemen se enfrentan a graves necesidades humanitarias» y 66.000 mueren anualmente por «enfermedades prevenibles», señalan desde Naciones Unidas. Ante estas tragedias los pequeños son los más vulnerables. Cuando empezó la guerra en 2015 la desnutrición aguda grave afectaba a 200.000 menores, desde entonces los casos se han «duplicado», apuntan los líderes humanitarios. La subalimentación hace que los pequeños yemeníes sufran retraso en el crecimiento y emaciación, un adelgazamiento patológico que provoca una disminución excesiva del peso corporal respecto a la estatura. Yemen es el país de Asia Occidental con el mayor número de niños afectados por ambos problemas. El 46,5% de los menores de cinco años padecen retraso en el crecimiento, el 16,3% emaciación, según datos de 2017 del último informe de la FAO. Asimismo, desde que empezó la contienda hasta agosto de 2018, más de 2.400 niños murieron y 3.600 quedaron mutilados o fueron heridos, reflejan los datos de UNICEF. El paisaje ha cambiado. Lo que antes eran colegios ahora se utilizan con fines militares o son centros de acogida de personas desplazadas. Otros han quedado reducidos a escombros. Naciones Unidas pudo verificar que 2.500 escuelas «ya no sirven como centros educativos» y, «en comparación con hace tres años, medio millón más de niños no pueden ir a la escuela [?] dejándolos más expuestos a riesgos de reclutamiento por grupos armados y otras violaciones de sus derechos». Detrás de parte de las muertes y del drama de los reclutamientos se esconden falsas promesas. Menores engañados, atraídos por unas palabras que prometen mejoras económicas o del estatus social. 2.318 niños fueron reclutados, todos ellos varones, entre el 26 de marzo y el 31 de diciembre de 2017, según constató la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH). Un número que podría ser «mucho más elevado» porque «la mayoría de familias no quieren hablar del reclutamiento de sus hijos por miedo a las represalias», advirtió Ravina Shamdasani, portavoz de la OACDH. «Cuando las bombas caen sobre las calles de la ciudad cuando la electricidad, el agua, los sistemas de salud son destruidos cuando las importaciones son bloqueadas, un país es puesto de rodillas», escribe Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de Cruz Roja: «Esto es Yemen hoy».
26-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump ataca el multilateralismo con su nueva visión de política internacional: el patriotismo
Apenas media docena de manzanas separan la sede de Naciones Unidas de la fortaleza de mármol y dorados de Donald Trump en su torre de la Quinta Avenida. Eso no impidió que el presidente de EE.UU. llegara ayer tarde a su discurso en el arranque de la Asamblea General de la ONU. Como es tradicional, el jefe del Gobierno de EE.UU. era el segundo en el orden de intervenciones, después del presidente de Brasil, Michel Temer. Pero su homólogo ecuatoriano, Lenin Moreno, tercero ayer en la lista, tuvo que hablar antes de tiempo ante la ausencia de Trump. Cuando finalmente el presidente de EE.UU. subió al podio, parecía que se había equivocado de escenario. Arrancó su discurso con loas a la labor de su Gobierno, como si estuviera en uno de los mítines con la etiqueta «Hacer a EE.UU. grande otra vez» con los que se prodiga por todo el país. «En menos de dos años, mi Administración ha logrado más que casi cualquier administración en la historia de EE.UU.», proclamó en una de las exageraciones que más repite. La respuesta del público -jefes de estado, presidentes, primeros ministros, altos cargos- fue algo poco habitual en este contexto: la carcajada. «No esperaba esa reacción, está bien», improvisó Trump, con una media sonrisa molesta. Pero las risas del respetable se acabaron pronto. Entre otras muchas cosas, Trump prometió que cortaría el grifo de ayuda financiera a quien no sea su aliado. «Vamos a examinar qué funciona y qué no, y si los países que se llevan nuestros dólares y nuestra protección también buscan nuestros intereses», advirtió. «A partir de ahora, solo vamos a dar ayuda internacional a quienes nos respeten y a nuestros amigos». El discurso fue una enmienda a la totalidad al multilateralismo y a la propia configuración actual de la ONU. Su tono fue menos combativo que en su estreno el año pasado en este escenario, pero siguió la misma línea que viene de la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca: «EE.UU. primero» y apertura a colaborar con quien quiera ser su aliado. «EE.UU siempre elegirá la independencia y la cooperación frente a un gobierno global, y yo respeto el derecho de cada nación en esta sala a seguir sus propias costumbre, creencias y tradiciones», dijo. «EE.UU: no os dirá cómo tenéis que vivir, trabajar o rezar. Solo pediremos que a cambio respetéis nuestra soberanía». Frente a los abundantes llamamientos esta semana al reforzamiento del multilateralismo y del papel -cada vez más débil- de la ONU en el concierto internacional, Trump inauguró un nuevo -y algo confuso- concepto para regir las relaciones internacionales. «Rechazamos la ideología del globalismo y aceptamos la ideología del patriotismo», anunció. En su visión, el patriotismo, «el poderoso amor a tu país», «la intensa lealtad a tu patria» es lo que hará «naciones más grandes, regiones más seguras y un mundo mejor». Los conceptos que hay que defender para un mundo mejor son los de «soberanía e independencia», el único vehículo «en el que la libertad ha sobrevivido». En la práctica, la posición de Trump significa que EE.UU. se rebela contra muchos de las líneas básicas de la ONU y de los compromisos anteriores de su país: además de revisar quién recibe su ayuda internacional, el presidente de EE.UU. dijo que su Administración no pagará más del 25% del presupuesto para los contingentes de mantenimiento de paz; reiteró que su país no regresará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU -«una vergüenza para la organización», dijo- hasta que no haya reformas reales; insistió en no dar apoyo ni reconocimiento a la Corte Penal Internacional, que «no tiene ni legitimidad ni autoridad»; y aseguró que EE.UU. no formará parte ni respetará ningún organismo global con autoridad sobre migración, como desea la ONU. Las referencias a sus enemigos habituales -Irán, Venezuela, Cuba, las prácticas comerciales de China, la OPEP- se vieron compensadas con referencias a países amigos, como Arabia Saudí, Jordania, Israel o Polonia. La postura ataca la defensa del multilateralismo de muchos de los líderes congregados estos días en Nueva York. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, apostó por ello en la víspera en su breve encuentro con el secretario general de la ONU, António Guterres. La nueva presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa Garcés, aseguró que el multilateralismo «constituye la única respuesta posible a los problemas globales que enfrentamos. Debilitarlo o ponerlo en cuestión solo genera inestabilidad y desconcierta, desconfianza y polarización». Para el presidente de Francia, Emmanuel Macron, «la otra alternativa es la ley del más fuerte», dijo en referencia obvia a Trump. «Seguir por nuestro lado nos va a conducir directamente a replegarnos y al conflicto en un ?todos contra todos? que afectará incluso a quien se considere más fuerte». El mandatario francés hizo además una defensa acérrima del Acuerdo París sobre cambio climático, al que se ha opuesto con vehemencia Trump. Macron apostó por no establecer colaboraciones comerciales con los países que no respeten estos acuerdos. En plena tensión comercial entre EE.UU. y buena parte de sus socios, Macron fue preguntado si esto afectaría a acuerdos comerciales con la primera potencia mundial. «No habrá grandes acuerdos si no son conformes con el Acuerdo de París y nuestros propios objetivos», avisó.
25-09-2018 | Fuente: as.com
Groves-Smith: Las WBSS ponen su broche en Arabia Saudí
Georges Groves y Callum Smith disputan la segunda final de las World Boxing Super Series este viernes. En juego, además, el WBA del peso supermedio.
23-09-2018 | Fuente: abc.es
Rohani acusa a Estados Unidos de querer desestabilizar el país tras el atentado contra un desfile militar
El presidente iraní, Hassan Rohani, ha declarado este domingo que los intentos por parte de Estados Unidos de generar inseguridad en la República Islámica no tendrán éxito, un mensaje que ha emitido un día después del atentado contra un desfile militar que ha causado la muerte de 29 miembros de la Guardia Revolucionaria del país. En declaraciones registradas justo antes de que el mandatario deje Teherán para atender a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, Rohani ha acusado a los países del Golfo que cuentan con el apoyo de Estados Unidos de proporcionar apoyo militar y financiero a grupos en contra de su Gobierno. Al menos 29 personas han muerto, en su mayoría miembros de las fuerzas de seguridad, y otras 50 han resultado heridas en un ataque perpetrado por varios individuos armados este sábado contra un desfile militar en la ciudad iraní de Ahvaz, en el suroeste del país, según el último balance ofrecido por la agencia Mehr. La Resistencia Nacional de Ahwaz, una coalición de grupos árabes secesionistas que lucha por los derechos de la minoría árabe en Juzestán, ha reivindicado la autoría del ataque. En declaraciones a Reuters, el portavoz de esta organización, Yaghub Hur Totsari, ha dicho que están detrás del mismo pero no ha aclarado qué grupo en concreto si bien ha identificado a uno de los asaltantes por las iniciales A. M. La Resistencia Nacional de Ahwaz es una organización que aglutina a todos los movimientos armados y uno de los dos grupos que se identifica con el Movimiento de Lucha Árabe para la Liberación de Ahwaz. Este último es un grupo nacionalista separatista al que Teherán considera organización terrorista. Por su parte, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, ha atribuido el atentado, en el que ha destacado que hay niños y periodistas entre las víctimas, a «terroristas reclutados, entrenados, armados y pagados por un régimen extranjero». «Irán responsabiliza a los patrocinadores del terrorismo regional y a sus amos de Estados Unidos por tales ataques», ha añadido Zarif en un mensaje en su cuenta de Twitter, en clara alusión a Arabia Saudí, archienemigo de Teherán. «Irán responderá de forma rápida y decidida en defensa de las vidas de los iraníes», ha prometido.