Infortelecom

Noticias de arabia saudi

18-10-2018 | Fuente: elpais.com
Trump pide a Turquía que comparta sus pruebas sobre el presunto asesinato de Khashoggi
El presidente niega estar protegiendo a Arabia Saudí en el caso del periodista desaparecido
17-10-2018 | Fuente: abc.es
La investigación de Khashoggi apunta al círculo más cercano del heredero saudí
La visita oficial de Mohammed bin Salman a España en abril ha servido a quienes investigan la desaparición del periodista Jamal Khashoggi para ubicar a los sospechosos de su muerte en el círculo más cercano del príncipe heredero saudí. En ese viaje acompañó al hijo del rey Salman y ministro de Defensa al menos uno de los 15 ciudadanos saudíes que volaron a Estambul el mismo día en que desapareció Khashoggi, de quien las autoridades turcas sospechan que fue ejecutado y desmembrado en el consulado saudí. Maher Abdulaziz Mutreb voló el 11 de abril a Torrejón como parte de un séquito de 600 personas que acompañaba a Bin Salman, quien se reunió con el expresidente Mariano Rajoy y los Reyes. En 2007, Mutreb fue destinado como diplomático a Londres pero desde hace poco trabaja en la seguridad del príncipe heredero, y le ha acompañado en viajes a París y EE.UU., donde ha visitado la Casa Blanca y Naciones Unidas. Los investigadores turcos sospechan que otros supuestos autores del homicidio de Khashoggi viajan frecuentemente con Bin Salman, como responsables de su seguridad. Maher Abdulaziz Mutreb voló como parte de un séquito de 600 personas que acompañaba a Bin Salman, quien se reunió con el expresidente Mariano Rajoy y los Reyes Las imágenes de Mutreb junto a Bin Salman invalidan la coartada que el reino saudí ha ofrecido a EE.UU., que envió a Riad a su ministro de Exteriores, Mike Pompeo, a pedir explicaciones. Según dijo Bin Salman a Donald Trump en conversación telefónica, la muerte de Khashoggi podría ser responsabilidad de un grupo de militares que operaban por su cuenta. Trump ha expresado dudas sobre que el asesinato fuera ordenado por la corona saudí. «Se les considera culpables antes de que puedan probar su inocencia», dijo el presidente norteamericano. Sin embargo, los servicios de inteligencia turcos han entregado a EE.UU. pruebas -una de ellas una grabación de sonido- que demuestran que Khashoggi fue ejecutado en el consulado saudí en Estambul, donde se le vio por última vez el 2 de octubre. Dentro fue golpeado y drogado, se le cortaron los dedos y un forense, Salah al Tubaigy, comenzó a descuartizarlo cuando aún estaba vivo en la mesa del despacho del cónsul, Mohamed al Otaibi. Los 15 sospechosos llegaron a Turquía el mismo día en que Khashoggi iba a pedir un certificado de divorcio. En un principio, el Gobierno de Turquía filtró una lista con los nombres y fotos en el aeropuerto de los 15 sospechosos, aunque luego se supo que varios de ellos viajaron con identidades falsas. De momento los servicios de inteligencia turcos y norteamericanos han identificado a siete. Aparte de Mutreb y el forense, llegaron de Riad tres miembros de la Guardia Real, Abdulaziz Mohammed al Hawsawi, Thaar Ghaleb al Harbi y Muhammad Saad Alzahrani, y dos uniformados de la Fuerza Aérea, el mayor Waleed Abdullah al Shehri y el oficial Naif Hasan Alarifi. Los 15 saudíes se dividieron en su regreso a Riad; una parte salió de Estambul a El Cairo y la otra a Dubái. Los investigadores turcos no han logrado saber todavía qué hicieron con el cuerpo de Khashoggi. El consulado saudí solo permitió el acceso de la policía turca el lunes (seis días después), y el despacho del cónsul había sido limpiado y pintado. Ayer, los agentes pudieron entrar en la residencia del cónsul, que el lunes voló a Riad y desde entonces ha sido relevado del puesto y se halla bajo investigación. Ayer, los agentes pudieron entrar en la residencia del cónsul en Estambul De todos esos detalles dio cuenta ayer el Gobierno turco a Pompeo, que se reunió con el presidente Recep Tayyip Erdogan en Ankara. De sus reuniones previas con el rey Salman y su hijo en Riad, el secretario de Estado norteamericano dijo: «Se han comprometido a que quienes tengan que rendir cuentas lo hagan». Parecía aceptar así el máximo responsable de la diplomacia norteamericana la explicación de que la corona no sabía nada de los planes de ejecutar a Khashoggi. Aunque Khashoggi residía en Washington, no tenía ciudadanía norteamericana, lo que explica que EE.UU. no investigue el caso. Aunque en el pasado fue alguien cercano a la familia real saudí, en años recientes se había convertido en una voz crítica que aconsejaba prudencia a la comunidad internacional en su trato con Bin Salman, responsable de medidas aperturistas como la autorización de que las mujeres puedan conducir. El 29 de septiembre participó en una conferencia en Londres en la que criticó el acercamiento entre Arabia Saudí e Israel. Aliado de Washington Aconsejado por su yerno, Jared Kushner, Trump ha estrechado notablemente los lazos de EE.UU. con Arabia Saudí y ha confiado en que su mediación ayude a los países suníes a poner fin al conflicto entre israelíes y palestinos. Su primera visita como presidente fue precisamente a Riad, donde participó en una cumbre tras la cual los países suníes impusieron un embargo a Qatar y EE.UU. anunció que retomaba las sanciones a Irán, el principal enemigo geoestratégico de Arabia Saudí en la zona. «Solo espero que se aclare qué es lo que ha ocurrido», dijo ayer Trump en declaraciones a los medios en la Casa Blanca. «Arabia Saudí es un aliado muy importante para nosotros en Oriente Próximo, tenemos intereses económicos conjuntos muy fuertes». En 2017, tras la mediación de la Casa Blanca, Arabia Saudí se comprometió a adquirir 110.000 millones de dólares (95.500 millones de euros) en armas de empresas norteamericanas, de los que de momento ha pagado 14.500 millones. Justo el día en que Pompeo llegó a Arabia Saudí, este país formalizó el pago de 100 millones de dólares prometidos a ayudar a EE.UU. a estabilizar las zonas de Siria recuperadas al Estado Islámico. Decenas de empresas y líderes políticos han cancelado su participación en una conferencia económica organizada por Riad la semana próxima y conocida comúnmente como el «Davos del desierto».
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
Khashoggi fue torturado y descuartizado aún vivo, según la prensa turca
La desaparición del periodista saudí, crítico con el régimen, ha abierto un conflicto entre Turquía, EE UU y Arabia Saudí. La policía turca registra la residencia del cónsul en busca de pistas
17-10-2018 | Fuente: abc.es
El derecho a existir de Venezuela
Demasiadas noticias, malas, para Venezuela. La peor y más reciente sigue siendo la muerte del concejal opositor, Fernando Albán. El SEBIN, lo más parecido a la DINA de Pinochet, insiste todavía en que sus detenidos (o secuestrados) se le tiran por la ventana. Lo hace con el mismo cuajo con el que el Gobierno de Arabia Saudí mantiene que nunca tuvo noticias del paradero (desconocido) de Jamal Khashoggi, el periodista que entró por una puerta en su Consulado y presumiblemente, salió troceado por otra para embarcar en vuelo privado con dirección a Riad. La caída a plomo de Albán sobre el cemento, un suicidio según Maduro, se suma a las balas en el pecho de manifestantes, a los suplicios a la luz del sol -o entre tinieblas- de hombres, mujeres y jóvenes que pretenden vivir libremente y en paz desde hace dos décadas, el tiempo que permanecen bajo el yugo chavista/madurista. El descaro con el que el régimen de Caracas disfrazó el asesinato del concejal desembocó en que la oposición, atomizada, cerrase filas en un frente común de protesta. Pero la tragedia, la última de centenares registradas, no sirve para rearmar una plataforma política que pueda tumbar un régimen sangriento y despiadado. La represión de Maduro, en apenas cinco años, se ha cobrado la vida de más de setecientas personas y sin embargo, Pablo Iglesias y el resto de la cúpula de Podemos ponen su Gobierno como ejemplo. La intervención del ministro de Asuntos Exteriores español, José Borrell, en Bruselas y la tentación de Federica Mogherini de resucitar e intervenir en un diálogo entre oposición y Gobierno, que nació muerto, ahonda en la desesperación de los venezolanos. La posibilidad de que se levanten las sanciones a los gerifaltes que se han enriquecido a costa del esfuerzo y la sangre de otros les hunde, más si cabe, en la miseria. España es sinónimo de esperanza para los venezolanos y lo es, pese a la presencia intermitente del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, al que consideran un asalariado del régimen cuya misión verdadera, advierten, sería insuflar oxígeno a una dictadura modelo siglo XXI. Europa es la puerta grande del viejo continente con vistas al resto del mundo, una ventana más a la de Estados Unidos, con fuerza para sancionar y poner límites al terrorismo de Estado de Venezuela y a la miseria y penurias de sus habitantes. Amagar con hacer borrón y cuenta nueva, desde el Madrid que habita Pedro Sánchez es otro golpe o portazo renovado a la esperanza de un pueblo que tiene derecho a existir.
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Un sospechoso de la desaparición de Khashoggi acompañó al príncipe heredero saudí en Madrid
Uno de los sospechosos de participar en la desaparición del periodista saudí Jamal Khashogg i fue visto en varias ciudades, entre ellas Madrid, junto al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, informó ayer martes The New York Times. Khashoggi, un periodista saudí muy crítico con Riad, desapareció el pasado 2 de octubre tras entrar en el consulado saudí en Estambul. Arabia Saudí estaría a punto de reconocer que Khashoggi murió durante un interrogatorio que «salió mal», según la CNN. Ayer, el cónsul saudí en Estambul abandonó Turquía rumbo a Riad.
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Khashoggi aún estaba vivo cuando lo empezaron a descuartizar, según la inteligencia turca
Cuando el príncipe heredero de la corona saudí visitó Madrid en abril, se hizo acompañar de uno de los sospechosos de haber participado recientemente en el asesinato del periodista y disidente Jamal Khashoggi en Turquía. Entonces, Mohamed bin Salman, hombre fuerte y ministro de defensa de Arabia Saudí, se reunió con el Rey y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy durante una gira internacional cuya intención era presentarse como el líder de una nueva generación que abriría Arabia Saudí al mundo y la convertiría en un Estado moderno. En su llegada a Madrid, y sus recepciones en la Moncloa y el palacio de La Zarzuela, a Bin Salman le escoltó Maher Abdelaziz Mutreb, un diplomático saudí destinado a Reino Unido en 2007. Según las autoridades turcas, que investigan la desaparición del periodista saudí, Khashoggi aún estaba vivo cuando lo empezaron a descuartizar. Asimismo, aseguran que Mutreb es uno de los 15 saudíes que volaron a Estambul para interrogar y posiblemente matar al periodista . Según creen los investigadores, Mutreb ha trabajado en seguridad personal del príncipe y es una persona de su máxima confianza. Que ambos visitaran Madrid y otras ciudades europeas como París en viajes oficiales invalida las excusas que hasta ahora ha transmitido la corona saudí a sus aliados en EE.UU. y que Donald Trump ha hecho públicas: que el príncipe heredero no sabía nada de una operación de asesinato de un disidente y si ocurrió fue obra de matones, y no del gobierno. «De nuevo se intenta que alguien sea declarado culpable antes de ser inocente», dijo ayer Trump, defendiendo a la corona saudí ante las críticas de legisladores y medios de comunicación norteamericanos. Mutreb bajó del avión oficial saudí después de Bin Salman el 11 de abril, cuando recibió a ambos la ministra de Defensa Maria Dolores de Cospedal. Según han confirmado los servicios de inteligencia norteamericanos, estuvo también con él en una gira por varias ciudades de EE.UU., en una visita en la que se incluyó la Casa Blanca en Washington y la sede de Naciones Unidas en Nueva York. El diario The New York Times fue el primero en revelar la identidad de Mutreb. Los 17 saudíes identificados por Turquía como sospechosos de la muerte de Khashoggi llegaron en vuelos privados a Estambul y partieron el mismo día de regreso a Riad, a través de El Cairo y Dubái. Fue el 2 de octubre, la misma jornada en la que Khashoggi acudió a realizar un trámite en el consulado de su país en Estambul y nunca salió de él con vida, según creen tanto los investigadores turcos como sus empleadores en el diario «The Washington Post». De los 17 sospechosos, 11 tienen lazos con la inteligencia saudí. La visita de Bin Salman a España sirvió para que Arabia Saudí cerrara la compra de cinco corbetas a Navantia por importe de 1.800 millones de euros. El mes pasado el Ministerio de Defensa paralizó momentáneamente la venta a ese país de 400 bombas de precisión láser del Ejército español porque podrían ser utilizadas en el conflicto en Yemen. Luego, ante el malestar provocado en Riad, el Gobierno autorizó el envío. Aunque Kashoggi trabajaba para un medio de EE.UU. y residía en Washington, no tenía pasaporte de ese país, lo que ha llevado a Trump, que ha apostado una buena parte de su política exterior a tener unas buenas relaciones con Arabia Saudí, a renunciar a una investigación en profundidad por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos.
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
Trump critica las acusaciones a Arabia Saudí por la desaparición del periodista
El presidente compara las críticas a Riad por el aparente asesinato de Khashoggi con las denuncias de abusos sexuales al nuevo juez del Tribunal Supremo
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Cinco implicados en el caso Khashoggi son próximos al príncipe saudí, según el NYT
Cinco de los quince implicados, según Turquía, en la desaparición del disidente saudí Jamal Khashoggi son cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman, informó este miércoles el periódico The New York Times. Uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, es un acompañante habitual del príncipe heredero en sus viajes al exterior y el rotativo neoyorquino lo ha identificado desembarcando de su avión en París y Madrid, y entre su círculo de seguridad en Naciones Unidas, Houston y Boston (Estados Unidos). Otros tres implicados también son parte del anillo de seguridad de Mohamed bin Salman, mientras que un quinto es un médico forense del Ministerio del Interior saudí, cuya supuesta relación con el príncipe heredero no detalla el The New York Times. Estos cinco implicados forman parte del grupo de quince funcionarios saudíes que llegaron en dos aviones a Turquía horas antes de que Khashoggi desapareciera el pasado 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. The New York Times ya informó este lunes que Arabia Saudí planea reconocer que Khashoggi murió bajo su custodia en un interrogatorio que se les fue de las manos en el consulado y culpar a de ello a un funcionario amigo del príncipe heredero. Sin embargo, hasta la fecha, Riad ha negado cualquier implicación en la desaparición del periodista. Turquía registró este lunes -dos semanas después de la desaparición de Khashoggi- el consulado saudí en Estambul en busca de pruebas de lo sucedido. Según algunos medios turcos y estadounidenses, Ankara dispone de de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que Khashoggi fue asesinado en la sede diplomática.
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Un alto funcionario próximo al príncipe heredero saudí supervisó el interrogatorio donde murió Khashoggi
Un alto funcionario saudí, cercano al príncipe heredero Mohamed bin Salman y vinculado a los servicios de inteligencia, fue el encargado de supervisar el interrogatorio a Jamal Khashoggi , el periodista saudí desaparecido el pasado 2 de octubre tras entrar en el consulado saudí de Estambul, informa a partir de sus fuentes CNN. Por el momento, añade la cadena estadounidense, no es posible esclarecer si el príncipe heredero tenía conocimiento del interrogatorio al que se iba a someter a Khashoggi. Además, cinco de los quince implicados en la desaparición del disidente saudí Khashoggi son cercanos al príncipe heredero, informó este miércoles el periódico The New York Times. Uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, es un acompañante habitual del príncipe heredero en sus viajes al exterior y el rotativo neoyorquino lo ha identificado desembarcando de su avión en París y Madrid, y entre su círculo de seguridad en Naciones Unidas, Houston y Boston (Estados Unidos). Otros tres implicados también son parte del anillo de seguridad de Mohamed bin Salman, mientras que un quinto es un médico forense del Ministerio del Interior saudí, cuya supuesta relación con el príncipe heredero no detalla el The New York Times. Estos cinco implicados forman parte del grupo de quince funcionarios saudíes que llegaron en dos aviones a Turquía horas antes de que Khashoggi desapareciera el pasado 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. The New York Times ya informó este lunes que Arabia Saudí planea reconocer que Khashoggi murió bajo su custodia en un interrogatorio que se les fue de las manos en el consulado y culpar a de ello a un funcionario amigo del príncipe heredero. Sin embargo, hasta la fecha, Riad ha negado cualquier implicación en la desaparición del periodista. Turquía registró este lunes -dos semanas después de la desaparición de Khashoggi- el consulado saudí en Estambul en busca de pruebas de lo sucedido. Según algunos medios turcos y estadounidenses, Ankara dispone de de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que Khashoggi fue asesinado en la sede diplomática.
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Las pruebas de Turquía que apuntan a Arabia Saudí
El periodista Jamal Khashoggi desapareció el pasado 2 de octubre en el consulado saudí de Estambul. Aquí, las principales pruebas de que Arabia Saudí está detrás de su desaparición y asesinato. Llegada de un comando saudí Las autoridades turcas han identificado a quince miembros de un comando secreto de Arabia Saudí que llegó a Estambul el pasado 2 de octubre, el último día que se vio con vida a Khashoggi. Algunos de sus miembros tienen importantes conexiones con el Gobierno saudí. Al menos una parte del comando habría llegado en aviones privados desde Riad. Un audio que recoge el asesinato Una grabación en poder de Turquía, en la que se escucha la voz del propio Khashoggi y de otros tres varones de origen saudí, evidencia que fue asaltado nada más entrar en el consulado, interrogado, torturado y, finalmente, asesinado. Un diario turco publicó que el audio habría sido obtenido a través del reloj inteligente del propio periodista. Objetos recién pintados Agentes de la Policía turca, junto con un equipo saudí, registraron durante nueve horas el consulado. Allí buscaron material tóxico, restos de sangre y huellas del periodista, y tomaron muestras de tierra del jardín. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, informó de que algunos objetos habían sido pintados recientemente. El cónsul regresa a su país El cónsul de Arabia Saudí en Estambul, Mohamed al Otaibi, abandonó ayer la ciudad turca con dirección a su país, poco después de que se anunciara que su residencia oficial sería también registrada en relación con la desaparición del periodista. Según la agencia oficial turca Anadolu, tomó un vuelo a las dos de la tarde. Imágenes de cámaras de seguridad Las cámaras registraron al periodista entrando a pie en el consulado saudí en Estambul el pasado 2 de octubre y una furgoneta negra saliendo luego hacia la residencia del cónsul. En otras imágenes, miembros del comando saudí llegan al aeropuerto ese mismo día y salen de sus hoteles tres horas antes de la cita que Khashogti tenía en el consulado.