Infortelecom

Noticias de antisemitismo

05-02-2018 | Fuente: abc.es
Polonia trata de blindar la verdad histórica del Holocausto
Quién afirme que existieron los «campos de concentración polacos» durante el Holocausto incurre en un delito en Polonia que está penado con hasta tres años de cárcel. Ninguna advertencia de dentro y fuera de sus fronteras ha impedido que Polonia aprobara la controvertida ley sobre el Holocausto que establece esta pena. Desde hace muchas décadas, las autoridades polacas de muy diverso signo y la propia sociedad civil protestan airadamente siempre que alguien, véase el presidente norteamericano Barack Obama en 2012, habla de «campos de concentración polacos» o «campos de exterminio polacos». Ha sucedido con frecuencia. Y las protestas tienen toda la razón. Es una monstruosidad histórica. Porque los campos estaban en Polonia pero no eran polacos. Definirlos como tales implica una imputación a Polonia que es falsa, injusta y gravemente injuriosa. Los campos de concentración y exterminio habidos en los territorios polacos de antes y después de la Segunda Guerra Mundial eran campos nazis alemanes, concebidos, construidos, organizados, gestionados y dirigidos exclusivamente por las tropas de ocupación de la Alemania nazi y sus colaboradores. Pero la controversia sobre la ley no surge de que ese hecho incuestionable sea puesto en duda. Sino del temor a que la ley que limite la libertad para recordar otras facetas como la colaboración de polacos en el exterminio de los judíos de Europa central y oriental. Polonia fue la principal víctima de la vesania criminal nazi, pero en los casi seis años de ocupación hubo por supuesto casos de colaboración de la población civil con el ocupante nazi alemán. Especialmente en la persecución de judíos alimentada por un antisemitismo extendido por Centroeuropa. Como por Europa occidental. La colaboración con el nazismo en Polonia fue mínima si se compara con la habida en Francia, Bélgica u Holanda. Siendo la brutalidad de la ocupación alemana infinitamente mayor en Polonia que en los países europeos occidentales. La ley dice que será perseguido «todo el que atribuya al Estado o a la nación polaca alguna responsabilidad en los crímenes del Tercer Reich alemán», y permite una discrecionalidad peligrosa que va más allá de la mentira de los «campos polacos». Israel ha protestado con tanta vehemencia contra esa ley que ha desencadenado una crisis diplomática. También sufren las relaciones con Washington, el gran aliado estratégico de Varsovia, aun por encima de la UE. Polonia vuelve así al centro de críticas internacionales. Lo está a veces por el mero hecho de tener un gobierno conservador, ideológicamente lejano a los consensos socialdemócratas el núcleo de UE. Pero ahora el malestar afecta también a quienes en EE.UU., Europa e Israel ven con simpatía a un gobierno polaco derechista que se resiste al seguidismo de la política culturalmente izquierdizante que domina en la UE. Combatir la mentira por ley lleva directamente al infierno. Porque utilizar la ley para imponer hechos históricos genera más problemas de los que soluciona. También Israel, ahora iracunda con Polonia, tiene leyes que persiguen penalmente cuestionar el genocidio y los crímenes contra judíos. Pero ahí también hay zonas grises y agujeros negros. Como los crímenes contra judíos cometidos por judíos colaboracionistas de los nazis. La primera piedra en ese empedrado maldito está en las leyes contra el negacionismo surgidas de las órdenes de las fuerzas aliadas de ocupación en Alemania y Austria tras 1945. Negar el Holocausto se consideró delito porque se entendía como intento de rehabilitación y reactivación (Wiederbetätigung) del nazismo. A partir de ahí, el negacionismo está prohibido en muchos países pese a quienes creen que este tipo de leyes hacen menos bien que mal. Al abusarse de ellas para recortar libertades de expresión, opinión e investigación. Caso extremo, insólito en Europa es la nueva Ley de Memoria Histórica que presentó el PSOE en el Congreso y que pretende imponer con draconianas penas de cárcel e inhabilitación una determinada visión de la historia de España en el siglo XX. Esa ley no parte de la defensa de una verdad histórica como la ley polaca, sino de la voluntad de reprimir toda verdad histórica que no convenga a la versión frentepopulista de república, guerra civil y franquismo. Blindar la verdad con leyes como en Polonia es peligroso. Aún lo es más blindar la mentira como quieren hacer en España.
01-02-2018 | Fuente: abc.es
Alemania se alarma por los nuevos brotes de antisemitismo
«Los padres piden a sus hijos que no se identifiquen como judíos en público y las fiestas judías ya no pueden celebrarse en el espacio público sin protección policial», se queja Charlotte Knobloch, ex presidenta del Consejo Central de los Judíos de Alemania, que explica que son dos los factores que están devolviendo las abiertas muestras de antisemitismo a las calles alemanas. Por una parte, el ascenso de la extrema derecha, que «ha hecho ver como permisibles actitudes ya erradicadas como insultos o discriminaciones». Y además está la masiva llegada de refugiados, muchos de los cuales son de procedencia árabe y «arrastran a suelo alemán odios y conflictos de Oriente Próximo». En este contexto, los partidos políticos alemanes han llegado a un acuerdo para crear la figura de un «ombudsman», un comisionado para la lucha contra el antisemitismo que, si bien no será la solución al problema, sí servirá de señal política. La canciller Merkel mencionó la gravedad del problema en su discurso de año nuevo y se espera que sea una de las primeras medidas que tome el nuevo gobierno, apenas sea formado. El único partido que no participa en el acuerdo es Alternativa para Alemania, la formación nacionalista y anti europea que ayer negó también el aplauso en varias ocasiones a los supervivientes del Holocausto que intervenían ante el pleno del Bundestag, en una sesión en memoria de las víctimas del Holocausto. «Recientemente, durante una visita a Baviera, un hombre me reconoció y me sugirió que me levantase y abandonase la terraza en la que tomaba un café. Dijo que esas historias de Auschwitz estropean el ambiente», relató ayer ante los diputados alemanes Renate Lasker-Wallfisch, superviviente de Auschwitz y Bergen Belsen. Hija de un abogado y una violinista, pasó de no poder ir a la piscina, como el resto de la clase, a la obligación de llevar la estrella de David y al oprobio de la Noche de los cristales rotos, en 1938. Su padre quiso entonces abandonar Alemania pero «ya era demasiado tarde». El presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble, se preguntó qué habría pasado si tras los pogromos contra los judíos en 1938 miles de alemanes hubieran salido a la calle a protestar y subrayó la necesidad de mantener «una posición consecuente contra toda exclusión, antes de que sea demasiado tarde». «La creación de un comisionado estatal está bien, pero es necesario un trabajo que parte del sistema educativo», protesta Mascha Schmerling, promotora de una provocadora campaña que lleva por nombre «Alquila un judío» y que invita por esta vía a conocer a algún judío a todos aquellos alemanes que afirman no conocer a ninguno. «No lo digo yo, son datos de Human Rights Watch. El insulto ?judío? se ha vuelto habitual en los patios de colegio, en parte debido a la abundante comunidad turca y a la radicalización de las familias musulmanas. Los niños repiten en la escuela lo que escuchan en casa y para muchos alemano-turcos, lo que dice Erdogan es sagrado». En el senado de Berlín, la socialdemócrata de origen palestino Sawsan Chebli, responsable para las Relaciones con la Ciudadanía, ha propuesto como vacuna la obligación para todos los recién llegados al país una visita a alguno de los campos de concentración nazis.
17-01-2018 | Fuente: elpais.com
El Mercedes favorito de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, a subasta
Un porcentaje de la venta irá destinado a proyectos para la educación del Holocausto y a combatir el antisemitismo
16-01-2018 | Fuente: elpais.com
El Mercedes favorito de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, a subasta
Un porcentaje de la venta irá destinado a proyectos para la educación del Holocausto y a combatir el antisemitismo
14-01-2018 | Fuente: elpais.com
Visitas a campos de concentración para combatir el antisemitismo en Alemania
Sawsan Chebli, una combativa militante socialdemócrata de origen palestino, promueve visitas obligadas de jóvenes inmigrantes a los campos que construyó la dictadura nazi
11-11-2017 | Fuente: abc.es
Se acaban los «selfies» con Hitler en Indonesia
La polvareda internacional que se levantó por la figura de cera de Hitler con la que los visitantes de un museo de Indonesia se hacían «selfies» ha llevado al centro a retirar la pieza. Fotos compartidas en las redes sociales mostraban gente posando con sonrisas al lado de la estatua, a tamaño natural, del líder nazi, situada en frente de una imagen de las puertas del campo de concentración de Auschwitz, donde fueron exterminadas más de un millón de personas, con la tristemente célebre frase «Arbeit Macht Frei» (El trabajo os hace libres). En algunas de ellas se podía ver a un grupo de jóvenes recreando el saludo nazi. La organización Human Rights Watch denunció la exposición de la figura como «repugnante», mientras que el centro Simon Wiesenthal, que lucha contra el negacionismo del Holocausto y el antisemitismo, pidió su retirada. Aunque el Museo de Escultura De ARCA, en la ciudad indonesia de Yogyakarta, asegura que la exhibición de la figura de cera tenía únicamente un fin educativo, finalmente la ha acabado por retirar ya que no quiere «causar indignación», según dijo a la agencia Afp el jefe de operaciones del centro, Jamie Misbah. La figura, realizada con fibra de vidrio, se exponía desde 2014.
03-11-2017 | Fuente: abc.es
May afirma, ante Netanyahu, que los «asentamientos ilegales» son un «obstáculo» para la paz
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha trasladado este jueves a su homólogo israelí, Benjamin Netanyahu, la «preocupación» de Reino Unido por los «asentamientos ilegales» que Israel mantiene en territorios ocupados, coincidiendo con el centenario de la Declaración de Balfour. Los dos líderes han mantenido una reunión en Londres la que, según Downing Streeet, «han discutido la necesidad de superar los obstáculos para la paz». La 'premier' británica ha expresado su «gran preocupación por los asentamientos ilegales», a pesar de que no son «el único obstáculo» para alcanzar la paza en Oriente Próximo. En este sentido, May ha reconocido que «el pueblo de Israel se merece vivir libre del azote del terrorismo y de la incitación antisemita». Asimismo, la «premier» también respaldó ante su colega israelí la solución de dos Estados para la paz entre Israel y Palestina. Los dos gobernantes se han citado para conmemorar el centenario de la Declaración de Balfour, bautizada en honor del ministro de Exteriores británico que la redactó --Arthur Balfour--. El texto, de 67 palabras, dio pie a un proceso que culminó con la creación del Estado de Israel. Declaración Belfour El texto avanzaba que Londres dedicaría «sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de ese objetivo», al tiempo que recalcaba que no se debía «hacer nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina». En el centenario de la Declaración Balfour, Netanyahu se reunió, además de con May, con el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y asistió anoche a una cena de gala en el palacete londinense de Lancaster House junto a la primera ministra. En un acto al que rehusó asistir el líder de la oposición en el Reino Unido, Jeremy Corbyn, May criticó el antisemitismo que cuestiona «el derecho de Israel a existir». «Estamos orgullosos de la relación que hemos construido con Israel», afirmó May en el discurso de Lancaster House, en el que llama a defender «un Israel seguro y próspero junto con un Estado Palestino soberano y viable». May subraya además que criticar las acciones del Gobierno de Israel no puede ser una excusa para extender el «odio contra el pueblo judío». Protestas El aniversario de la declaración Bafour ha generado protestas en las calles de Londres, así como en varias ciudades de Cisjordania y la Franja de Gaza, principalmente para reclamar también a las autoridades británicas que reconozcan ahora el derecho de los palestinos a tener un Estado propio. Los palestinos, de hecho, ven en la Declaración de Balfour una extralimitación de Reino Unido, al que han acusado de entregar tierras ajenas. Reino Unido mantuvo el control de Palestina desde 1922 hasta finales de la Segunda Guerra Mundial. Israel declaró su independencia en 1948, al finalizar el mandato británico y después de que la Asamblea General de la ONU votase en 1947 a favor de un plan para realizar una partición de Palestina en un Estado árabe y otro judío.
26-10-2017 | Fuente: elpais.com
La Lazio honra a Ana Frank tras el episodio racista de sus ultras
Los futbolistas del equipo italiano visten en Bolonia una camiseta contra el antisemitismo
25-10-2017 | Fuente: elpais.com
La Lazio honra a Ana Frank tras el episodio racista de sus ultras
Los futbolistas del equipo italiano visten en Bolonia una camiseta contra el antisemitismo
1
...