Infortelecom

Noticias de antisemitismo

15-07-2018 | Fuente: abc.es
Terrorismo neonazi en Alemania: la amenaza que avanza
Esta semana, la única superviviente de la banda terrorista neonazi alemana Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), Beate Zschäpe, cuyo grupo asesinó a ocho inmigrantes turcos, un griego y a una agente de policía entre 2000 y 2007, ha sido condenada a cadena perpetua en un macro proceso que ha dejado un sabor agridulce entre las víctimas. Tras esta sentencia de la Audiencia Territorial de Múnich quedan atrás cinco años de proceso judicial, 540 testigos, 58 abogados representando a 91 demandantes, 440 sesiones y un informe de quinientas páginas. Dejó además al descubierto graves errores por parte de la Policía y los servicios de inteligencia alemanes, que no tuvieron la mínima sospecha de terrorismo neonazi dirigiendo sus pesquisas hacia el entorno de las víctimas, indicando en un principio que eran ajustes de cuentas entre mafias extranjeras. La propia canciller Angela Merkel pidió perdón por estos errores. La NSU cabe perfectamente en la categoría de terrorismo neonazi o en la de terrorismo de extrema derecha en general, entendiendo terrorismo como una forma de violencia que usa el terror para coaccionar sociedades en la promoción de sus objetivos. En Alemania, además de la NSU, pueden incluirse en este grupo al movimiento Pegida y al partido Ofensiva Nacional (prohibido en 1992), pero también partidos en activo: el NPD (Partido Nacionaldemócrata de Alemania) y el AfD (Alternativa para Alemania). En Alemania la ultraderecha y el terrorismo neonazi están íntimamente conectados. Según el periódico semanal «Die Zeit», al menos 27 asesores de AfD en el Bundestag -Cámara baja alemana- presentan claros vínculos con la ultraderecha más radical como el NPD o Heimattreue. Ambos grupos aseguran que el Holocausto es una fantasía que nunca sucedió. Según cercanos al partido, el AfD sería, en parte, el brazo político de estas bandas terroristas. Respondiendo a una consulta parlamentaria, el Ministerio del Interior ha señalado que en 2016 se emitieron unas 600 órdenes de arresto contra neonazis de las que 92 de ellas incurrieron en delitos de motivación política. Por su parte, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV, por su siglas en alemán) habla de «exorbitante incremento en la violencia de extrema derecha» que han quintuplicado los ataques perpetrados contra centros de acogida de refugiados. Se calcula que los simpatizantes o afiliados a grupos de terrorismo neonazi son unas 23.000 personas en Alemania. Cada vez más activos en redes sociales, publican mensajes negacionistas, xenófobos, racistas y muchas veces explícitamente violentos. Todavía colea en la opinión pública la llamada de Frauke Petry (ex AfD) a disparar, como último recurso, contra refugiados desarmados; algo «también válido para mujeres y niños», según agregó Alice Weidel (AfD). Prohibida la propaganda La legislación alemana prohíbe toda reproducción de propaganda pro-nazi aunque actúa con tacto al prohibir las agrupaciones ya que podrían expandirse en la clandestinidad. Entre los grupos prohibidos por el Ministerio de Interior -hoy en manos de Horst Seehofer, jefe de los socialcristianos bávaros (CSU) que en su discurso replica algunas ideas del AfD para no perder la mayoría absoluta de su partido en Baviera- están, entre otros, el Movimiento Socialista Popular de Alemania/Partido del Trabajo prohibido en 1982; el Frente de Acción de los Nacionalsocialistas y Activistas Nacionales en 1983; Alternativa Alemana, Ofensiva Nacional y el Frente Nacionalista, todas ellas en 1992; el Partido de los Trabajadores Libres Alemanes en 1995, etc. Uno de los últimos grupos en ser prohibido fue Heimattreue en 2009, al que -por aquel entonces ministro de Interior- Wolfgang Schäuble acusó de «enseñar a los niños que el racismo contra los inmigrantes y el antisemitismo son aceptables». Con la cadena perpetua contra Zschäpe -a la que describen como «una persona fríamente calculadora» con un profundo desprecio por la vida de los demás- la justicia alemana cierra el juicio de uno de los hechos más mortíferos desde la II Guerra Mundial. «Soy una persona compasiva y he podido ver y sentir la angustia y la desesperación de los familiares (..) Me disculpo por el sufrimiento que causé», se excusó la terrorista -de 43 años y nacida en la RDA- en su alegato final, en el que también defendió su inocencia. Zschäpe conoció a los 17 años al ultraderechista Uwe Mundlos y se fue adentrando en el mundo neonazi; posteriormente, junto a Mundlos y al mejor amigo de éste creó la NSU. Y aunque la conocida como «novia neonazi» no asesinó directamente a las víctimas, sí las eligió y las vigiló, además de alquilar el garaje en el que la banda fabricaba sus bombas.
12-07-2018 | Fuente: abc.es
Los ministros del Interior acuerdan el refuerzo de las fronteras exteriores de la UE
Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) reafirmaron hoy la necesidad de implementar de forma rápida las conclusiones de la cumbre europea de junio sobre fronteras externas y cooperación y constataron que la negociación sobre la reforma del sistema de asilo permanece en punto muerto. «El trabajo sobre la reforma del sistema de Dublín y el de asilo debe continuarse, hemos hecho algo de progreso, pero estamos en una especie de callejón sin salida en este paquete legislativo», señaló el ministro austríaco de Interior, Herbert Kickl, cuyo país ostenta la presidencia de turno del Consejo. El encuentro informal de hoy en la localidad austríaca de Innsbrück es la primera reunión de los ministros de Interior tras la cumbre de líderes de finales de junio, en la que los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios estuvieron nueve horas debatiendo un acuerdo sobre inmigración en respuesta a la crisis política que ha generado este asunto en países como Austria, Alemania o Italia. La reunión de hoy permitió constatar el consenso en las áreas a las que los líderes de la UE ya habían dado luz verde, como el refuerzo de las fronteras exteriores o una «base presupuestaria« para Frontex en el próximo marco financiero plurianual (2021-2027). «En la discusión de hoy hemos visto que tenemos una gran oportunidad. Es una situación difícil, pero la amplia mayoría de ministros ha visto una gran oportunidad para lograr progresos, algo que hace un año o medio año no parecía posible», recalcó Kickl, miembro del ultranacionalista y populista Partido Liberal (FPÖ). En uno de los puntos que generan un mayor desacuerdo, como es el concepto de las plataformas de desembarco en países terceros, el ministro austríaco reconoció un «enérgico« debate al respecto y recalcó que el consenso alcanzado es que deben estar «organizadas de forma que sean útiles para las relaciones con terceros países« y cumpliendo con la normativa internacional. A esta idea se refirió también el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, quien advirtió de que este tipo de soluciones «no se impondrán» ni a Estados miembros ni a países vecinos. Reformar las propuestas de asilo El comisario insistió en la urgencia de sellar los trámites de las propuestas para reformar el sistema de asilo europeo que están sobre la mesa desde 2015. Estas propuestas recogen asuntos como la agencia de asilo, la homogeneización de las condiciones de reasentamiento de refugiados, la mejora de la base de huellas dactilares Eurodac, las condiciones de recepción de inmigrantes y la armonización de los estándares de protección que deben recibir los refugiados. Pese a la situación de bloqueo que constató el ministro austríaco, el comisario instó también a una pronta solución para la reforma del sistema de Dublín (se debe pedir protección en el primer país de la Unión al que se accede) o sobre los procedimientos de asilo, considerados necesarios para solucionar las deficiencias que se revelaron con la crisis de refugiados de 2015. Avramopoulos advirtió de que los elementos sobre los que ya hay acuerdo, como el refuerzo de Frontex o la cooperación con terceros países, «no tendrán valor si no hay un sistema de asilo común que funcione bien«. España pide cautela El ministro español de Interior, Fernando Grande-Marlaska, instó hoy a su llegada al Consejo a «no precipitarse» tras tres años de discusiones sobre esta reforma, con la que, dijo, hay que ser cautelosos, «seguir evaluando cuál es la regulación más oportuna» y encontrar la solución que genere un mayor consenso europeo. «Tenemos que tener prisa en tomar medidas que garanticen la seguridad de nuestras fronteras, de los flujos migratorios, pero siempre en términos de humanidad», afirmó. La presidencia semestral austríaca tiene previsto elaborar una nota con propuestas concretas sobre las conclusiones de la cumbre de junio, en áreas como el refuerzo de Frontex o la cooperación externa, que se presentarán a los líderes de los Veintiocho en la cumbre informal del 20 de septiembre en Salzburgo (Austria). Tras dedicar la sesión de la mañana a la cuestión migratoria, los titulares de Interior de la UE trataron durante un almuerzo de trabajo y durante la tarde temas como la acción contra el antisemitismo y protección de las comunidades judías de europa o la cooperación policial y el tráfico de personas.
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Polonia e Israel entierran sus diferencias sobre el Holocausto
Este martes los dos primeros ministros de Israel y Polonia han hecho una declaración conjunta en la que se muestran como «leales socios y amigos» en el ámbito de «la memoria y la educación sobre el Holocausto». Se pone fin así, a la crisis diplomática entre ambos estados, que comenzó con la «Ley del Holocausto» promovida por el partido de Mateusz Morawiecki, que luego el parlamento polaco aprobó en enero de 2018, que tipificaba como delito penal el uso de la expresión de «campos de concentración polacos» para referirse a centros de exterminio nazis como Auschwitz, que estaban situados en el territorio del país centroeuropeo, con multas y penas de hasta tres años de cárcel. El primer ministro israelí no tardó en contestar a esta propuesta tildándola de «inapropiada» y «rechazándola totalmente», ya que según Netanyahu «no se puede modificar la historia y el Holocausto no se puede negar». El pasado 27 de junio y ante las críticas a esta ley, que limitaba la libertad de expresión sobre el suceso histórico, y la crisis diplomática entre Israel y Polonia, se llevó a cabo una reforma de la polémica ley, la cual eliminaba la pena de cárcel por el uso del término «campos de concentración polacos». La respuesta a esta modificación solo ha tardado seis días en producirse. Israel se ha mostrado satisfecho con el gobierno polaco , que va a establecer «un grupo polaco oficial» para el diálogo con Israel sobre asuntos históricos relacionados con el Holocausto. Ambos países coinciden en que «existe una responsabilidad común para investigar libremente y preservar la memoria histórica del Holocausto» y apoyan el «acceso libre» a cualquier investigación sobre el hecho histórico «sin ningún tipo de miedo o de obstáculos legales». El comunicado termina con la condena a toda forma de antisemitismo y la intención de volver a un «diálogo civil y respetuoso en el discurso público».
23-06-2018 | Fuente: elpais.com
El regreso de la calumnia de sangre
El tratamiento de Trump hacia los latinoamericanos recuerda a los peores tiempos del antisemitismo
05-02-2018 | Fuente: abc.es
Polonia trata de blindar la verdad histórica del Holocausto
Quién afirme que existieron los «campos de concentración polacos» durante el Holocausto incurre en un delito en Polonia que está penado con hasta tres años de cárcel. Ninguna advertencia de dentro y fuera de sus fronteras ha impedido que Polonia aprobara la controvertida ley sobre el Holocausto que establece esta pena. Desde hace muchas décadas, las autoridades polacas de muy diverso signo y la propia sociedad civil protestan airadamente siempre que alguien, véase el presidente norteamericano Barack Obama en 2012, habla de «campos de concentración polacos» o «campos de exterminio polacos». Ha sucedido con frecuencia. Y las protestas tienen toda la razón. Es una monstruosidad histórica. Porque los campos estaban en Polonia pero no eran polacos. Definirlos como tales implica una imputación a Polonia que es falsa, injusta y gravemente injuriosa. Los campos de concentración y exterminio habidos en los territorios polacos de antes y después de la Segunda Guerra Mundial eran campos nazis alemanes, concebidos, construidos, organizados, gestionados y dirigidos exclusivamente por las tropas de ocupación de la Alemania nazi y sus colaboradores. Pero la controversia sobre la ley no surge de que ese hecho incuestionable sea puesto en duda. Sino del temor a que la ley que limite la libertad para recordar otras facetas como la colaboración de polacos en el exterminio de los judíos de Europa central y oriental. Polonia fue la principal víctima de la vesania criminal nazi, pero en los casi seis años de ocupación hubo por supuesto casos de colaboración de la población civil con el ocupante nazi alemán. Especialmente en la persecución de judíos alimentada por un antisemitismo extendido por Centroeuropa. Como por Europa occidental. La colaboración con el nazismo en Polonia fue mínima si se compara con la habida en Francia, Bélgica u Holanda. Siendo la brutalidad de la ocupación alemana infinitamente mayor en Polonia que en los países europeos occidentales. La ley dice que será perseguido «todo el que atribuya al Estado o a la nación polaca alguna responsabilidad en los crímenes del Tercer Reich alemán», y permite una discrecionalidad peligrosa que va más allá de la mentira de los «campos polacos». Israel ha protestado con tanta vehemencia contra esa ley que ha desencadenado una crisis diplomática. También sufren las relaciones con Washington, el gran aliado estratégico de Varsovia, aun por encima de la UE. Polonia vuelve así al centro de críticas internacionales. Lo está a veces por el mero hecho de tener un gobierno conservador, ideológicamente lejano a los consensos socialdemócratas el núcleo de UE. Pero ahora el malestar afecta también a quienes en EE.UU., Europa e Israel ven con simpatía a un gobierno polaco derechista que se resiste al seguidismo de la política culturalmente izquierdizante que domina en la UE. Combatir la mentira por ley lleva directamente al infierno. Porque utilizar la ley para imponer hechos históricos genera más problemas de los que soluciona. También Israel, ahora iracunda con Polonia, tiene leyes que persiguen penalmente cuestionar el genocidio y los crímenes contra judíos. Pero ahí también hay zonas grises y agujeros negros. Como los crímenes contra judíos cometidos por judíos colaboracionistas de los nazis. La primera piedra en ese empedrado maldito está en las leyes contra el negacionismo surgidas de las órdenes de las fuerzas aliadas de ocupación en Alemania y Austria tras 1945. Negar el Holocausto se consideró delito porque se entendía como intento de rehabilitación y reactivación (Wiederbetätigung) del nazismo. A partir de ahí, el negacionismo está prohibido en muchos países pese a quienes creen que este tipo de leyes hacen menos bien que mal. Al abusarse de ellas para recortar libertades de expresión, opinión e investigación. Caso extremo, insólito en Europa es la nueva Ley de Memoria Histórica que presentó el PSOE en el Congreso y que pretende imponer con draconianas penas de cárcel e inhabilitación una determinada visión de la historia de España en el siglo XX. Esa ley no parte de la defensa de una verdad histórica como la ley polaca, sino de la voluntad de reprimir toda verdad histórica que no convenga a la versión frentepopulista de república, guerra civil y franquismo. Blindar la verdad con leyes como en Polonia es peligroso. Aún lo es más blindar la mentira como quieren hacer en España.
01-02-2018 | Fuente: abc.es
Alemania se alarma por los nuevos brotes de antisemitismo
«Los padres piden a sus hijos que no se identifiquen como judíos en público y las fiestas judías ya no pueden celebrarse en el espacio público sin protección policial», se queja Charlotte Knobloch, ex presidenta del Consejo Central de los Judíos de Alemania, que explica que son dos los factores que están devolviendo las abiertas muestras de antisemitismo a las calles alemanas. Por una parte, el ascenso de la extrema derecha, que «ha hecho ver como permisibles actitudes ya erradicadas como insultos o discriminaciones». Y además está la masiva llegada de refugiados, muchos de los cuales son de procedencia árabe y «arrastran a suelo alemán odios y conflictos de Oriente Próximo». En este contexto, los partidos políticos alemanes han llegado a un acuerdo para crear la figura de un «ombudsman», un comisionado para la lucha contra el antisemitismo que, si bien no será la solución al problema, sí servirá de señal política. La canciller Merkel mencionó la gravedad del problema en su discurso de año nuevo y se espera que sea una de las primeras medidas que tome el nuevo gobierno, apenas sea formado. El único partido que no participa en el acuerdo es Alternativa para Alemania, la formación nacionalista y anti europea que ayer negó también el aplauso en varias ocasiones a los supervivientes del Holocausto que intervenían ante el pleno del Bundestag, en una sesión en memoria de las víctimas del Holocausto. «Recientemente, durante una visita a Baviera, un hombre me reconoció y me sugirió que me levantase y abandonase la terraza en la que tomaba un café. Dijo que esas historias de Auschwitz estropean el ambiente», relató ayer ante los diputados alemanes Renate Lasker-Wallfisch, superviviente de Auschwitz y Bergen Belsen. Hija de un abogado y una violinista, pasó de no poder ir a la piscina, como el resto de la clase, a la obligación de llevar la estrella de David y al oprobio de la Noche de los cristales rotos, en 1938. Su padre quiso entonces abandonar Alemania pero «ya era demasiado tarde». El presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble, se preguntó qué habría pasado si tras los pogromos contra los judíos en 1938 miles de alemanes hubieran salido a la calle a protestar y subrayó la necesidad de mantener «una posición consecuente contra toda exclusión, antes de que sea demasiado tarde». «La creación de un comisionado estatal está bien, pero es necesario un trabajo que parte del sistema educativo», protesta Mascha Schmerling, promotora de una provocadora campaña que lleva por nombre «Alquila un judío» y que invita por esta vía a conocer a algún judío a todos aquellos alemanes que afirman no conocer a ninguno. «No lo digo yo, son datos de Human Rights Watch. El insulto ?judío? se ha vuelto habitual en los patios de colegio, en parte debido a la abundante comunidad turca y a la radicalización de las familias musulmanas. Los niños repiten en la escuela lo que escuchan en casa y para muchos alemano-turcos, lo que dice Erdogan es sagrado». En el senado de Berlín, la socialdemócrata de origen palestino Sawsan Chebli, responsable para las Relaciones con la Ciudadanía, ha propuesto como vacuna la obligación para todos los recién llegados al país una visita a alguno de los campos de concentración nazis.
17-01-2018 | Fuente: elpais.com
El Mercedes favorito de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, a subasta
Un porcentaje de la venta irá destinado a proyectos para la educación del Holocausto y a combatir el antisemitismo
16-01-2018 | Fuente: elpais.com
El Mercedes favorito de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, a subasta
Un porcentaje de la venta irá destinado a proyectos para la educación del Holocausto y a combatir el antisemitismo
14-01-2018 | Fuente: elpais.com
Visitas a campos de concentración para combatir el antisemitismo en Alemania
Sawsan Chebli, una combativa militante socialdemócrata de origen palestino, promueve visitas obligadas de jóvenes inmigrantes a los campos que construyó la dictadura nazi
1
...