Infortelecom

Noticias de animales

17-02-2020 | Fuente: elpais.com
?¿Son malos los tejones??, una cuestión que intriga a Trump
El presidente de EE UU preguntaba sobre el carácter de los animales a su primer jefe de gabinete durante las sesiones informativas de la Casa Blanca
12-02-2020 | Fuente: elpais.com
El veneno asesino de especies protegidas
La Guardia Civil investiga a 28 personas por la muerte de 120 animales, como linces o buitres, tras ingerir sustancias tóxicas. Son un 70% más que el año anterior
27-01-2020 | Fuente: elpais.com
China prohíbe comerciar con animales salvajes por el coronavirus de Wuhan
Aunque el veto es solo temporal, el consumo de productos de animales salvajes ha generado fuertes críticas desde el comienzo de la crisis
24-01-2020 | Fuente: elpais.com
Las carreras indescifrables
Stephen Gaghan, que ha años parecía un Alan J. Pakula del siglo XXI, ha acabado haciendo una película de animales que hablan
23-01-2020 | Fuente: elpais.com
Las carreras indescifrables
Stephen Gaghan, que ha años parecía un Alan J. Pakula del siglo XXI, ha acabado haciendo una película de animales que hablan
23-01-2020 | Fuente: abc.es
Llamado a Europa: la tortura empeora en Venezuela
El informe del Instituto Casla correspondiente al 2019, recién presentado en Madrid por su directora, Tamara Suju -con la solidaria y consecuente presencia de la ex diputada al Parlamento Europeo, Beatriz Becerra-, llega a una conclusión pavorosa: la práctica de la tortura en Venezuela es cada vez más cruenta y sistemática. Hay que levantar la voz y repetir a las instituciones de Europa y a los políticos europeos, que torturar tiene la categoría de una política de Estado bajo el régimen de Maduro, y que esa política se agravó durante el año pasado, bajo la guía y participación directa de funcionarios del régimen castrista que operan en Venezuela. Asesinatos como el del concejal Fernando Albán, torturado y luego lanzado desde el décimo piso del edificio sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia -Sebin-, el 8 de octubre de 2018; o el del capitán Rafael Acosta Arévalo, el 29 de junio de 2019, luego de haber sido sometido a castigos y lesiones inenarrables por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar -DGCIM-, no son hechos excepcionales. Son el producto neto e insoslayable de programas planificados, financiados y ejecutados por el narco régimen venezolano. Intentaré resumir a continuación, algunas de las líneas esenciales del informe. A lo largo del 2019, los torturadores sumaron 83 nuevas víctimas directas. En términos demográficos, oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y miembros de la etnia pemón, son los más castigados. A muchos de estos militares se les acusa de conspirar, por las más fútiles razones: negarse a reprimir, expresar alguna palabra de protesta, tener familiares en el exilio o ejerciendo alguna actividad política en el espacio público. En el caso de la etnia pemón, la persecución se fundamenta en la voracidad económica del régimen: sus comunidades están ubicadas en la región donde están siendo arrasadas las riquezas minerales del territorio venezolano -oro, diamantes, coltán-. Se trata, nada menos, que de una guerra territorial que la narco tiranía ha emprendido contra la etnia. Su propósito es inocultable: desplazarlos de la zona. Y es mucho lo que han avanzado: al menos 1200 pemones han huido y cruzado la frontera hacia Brasil. Continuaron, como en el 2018, aplicando métodos de asfixia con bolsas plásticas o introduciendo la cabeza de los detenidos en cubos de agua. Continuaron electrocutando los cuerpos. Continuaron colgándolos. Continuaron privándolos de agua y alimentos. Continuaron sometiéndolos a períodos de total incomunicación. La DGCIM se ha erigido en el organismo donde los métodos de ensañamiento cruzan todos los límites de la condición humana. Vigilan, intimidan, extorsionan, roban, reprimen y torturan. Pero esto no les resulta suficiente: secuestran a los familiares de sus perseguidos, para obligarles a entregarse. Suju ha narrado el caso del capitán Anyelo Heredia, cuyo sobrino, de 8 años, fue detenido junto con familiares y vecinos. La DGCIM ha torturados a adultos mayores y a menores. Hay casos de niños, de 14 años, que han sido sometidos a la acción salvaje de los funcionarios. Que es una política de Estado lo pone en evidencia las inversiones que se han realizado en infraestructuras para hacer más eficaz y siniestra la tortura. Se han remodelado cárceles para crear celdas más estrechas, como en la prisión militar del Fuerte Tiuna y en la sede del DGCIM en Caracas. Hay una política en curso, de multiplicar el número de ?tumbas? -celdas bajo tierra sin ventilación y sin luz-, destinadas para los presos políticos. 53% de las víctimas son civiles y 47% militares. 49% de las víctimas han sido sometidas a lo que se conoce como ?tortura blanca?. Hay testimonios que narran cómo se somete a los detenidos a períodos de hambre, sed extrema, falta de aire y temperaturas extremas. Atados los pies y las manos, tirados en el piso, hay presos que deben alimentarse como animales, enterrando el rostro en el plato de alimentos de mala calidad. A presos que no disponían de un plato, les lanzan la comida caliente en las manos o entre las piernas. Hay presos que, esposados o colgados durante días, se les ha negado el uso de aseos: llenos de su propia orina y excrementos, han sido trasladados y presentados en tribunales en esas condiciones. Uno de los objetivos del entrenamiento que los torturadores han recibido de expertos y supervisores cubanos va dirigido a minar la dignidad, a socavar la integridad sicológica del detenido, a borrar nociones básicas como el transcurso del tiempo, el derecho a comunicarse con sus familiares y abogados, a recibir tratamiento médico, a asumir la defensa de las acusaciones en su contra. Datos del horror: hasta diciembre, 4 presos tienen costillas rotas. 42 fueron sometidos a sesiones de asfixia. 40 han recibido descargas eléctricas: 15 de ellas, en los genitales y uno en el ano. 41 personas fueron víctimas de violencia sexual. A 30 intentaron violarlas. Una de ellas fue brutalmente violada. Hay presos a los que han asfixiado hasta 13 veces en un día: cuando se desmayaban, los despertaban con choques eléctricos. Entre las novedades cubanas del 2019, lo relativo a los usos de la electricidad son las más terroríficos: de descargas externas, se ha pasado a una nueva práctica: hacer incisiones en el cuerpo -bajo las uñas, en las plantas de los pies, bajo las tetillas-, introducir los cables y activar la descarga eléctrica. Esta relación es solo una muestra de lo mucho que podría escribirse y denunciarse al respecto. Hay decenas de informes y testimonios que ratifican la podredumbre moral, el desdén por lo humano, la negación del derecho a la vida, por parte del régimen de Maduro. ¿Puede Europa mantener una tibia política hacia el régimen responsable de estos hechos? ¿Acaso no ratificó el Consejo Europeo, el pasado 16 de septiembre, la política de la Unión Europea frente a terceros países, de prohibición de la tortura? ¿Puede Europa continuar sin hacer un pronunciamiento categórico sobre las responsabilidades de Maduro y el castrismo, que han creado un régimen que, además de narcoterrorista es torturador?
19-01-2020 | Fuente: elpais.com
?La fuerte lluvia tras los incendios puede causar mucho daño?
El profesor y ecólogo Brendan Wintle alerta del enorme trabajo que queda por delante para proteger a los animales que han logrado sobrevivir a los fuegos en Australia
17-01-2020 | Fuente: abc.es
Los cubanos introducen en Venezuela sus métodos de tortura para hacerlas más crueles
La injerencia cubana en Venezuela ha recrudecido en los dos últimos años los métodos de tortura que emplea el régimen de Nicolás Maduro en la represión sistemática de la disidencia, incorporando «innovaciones» que aumentan el sufrimiento de las víctimas, de acuerdo con el último informe anual del Instituto Casla, que han presentado este viernes en Madrid la directora de esta organización, Tamara Suju, y la exeurodiputada Beatriz Becerra. La perforación de uñas en manos y pies para pasar los cables de las descargas eléctricas, el uso sistemático de bolsas plásticas para asfixiar a los torturados, el colgamiento con grúas sin tocar el suelo durante los interrogatorios, las lesiones en los genitales al ejercer violencia sexual o la intoxicación con sustancias psicotrópicas desconocidas son algunos de los ejemplos del ensañamiento que ha introducido la presencia de los llamados «isleños» en la cúpula del aparato represor, de acuerdo con el documento de la citada organización, con sede en Praga, que promueve la democracia y el estado de derecho. Según Tamara Suju, «el régimen se ha vuelto más sanguinario y usa la tortura como castigo ejemplarizante». Desde 2017, asegura, se están registrando «las torturas más terribles, porque la intención ahora es llevarlas al punto de pedir a sus familias que no denuncien, que no digan nada, porque cualquier cosa que dicen significa quitarles las visitas y los abogados durante meses». Desde hace años, Suju viene trasladando los casos de torturas y la lista de sus responsables a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, que abrió en 2018 un examen preliminar sobre la situación de Venezuela y que espera resolver a principios de este año su competencia sobre las denuncias, para entonces valorar la admisibilidad del caso. «El régimen se ha vuelto más sanguinario y usa la tortura como castigo ejemplarizante», según la directora del Instituto Casla, Tamara Suju Partiendo del «caos general» en que está sumida Venezuela, «donde la crisis humanitaria se cruza con la represión sistemática», el estudio del Instituto Casla se centra en el empleo de la tortura, en especial desde la División General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) que dirige Iván Hernández Dala, y en cómo el régimen cubano y su estructura represiva han influido para que «los patrones de las torturas se incrementen, cambien o sean innovadores». A lo largo de 2019, año en el que se produjeron acontecimientos como la juramentación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela en enero o el fallido intento de sublevación de abril, el Instituto Casla recibió nuevos testimonios referidos a 83 víctimas directas de presuntas violaciones de derechos humanas y crímenes de lesa humanidad. «El 100% de las víctimas fueron torturadas en centros de detención o en zonas militares, con la particularidad de que 13 de ellas fueron trasladadas, además, a centros clandestinos de torturas donde podían realizarlas sin que sus gritos pudieran ser escuchados por otros testigos». La citada Dgcim, bajo la influencia de oficiales cubanos, se ha convertido en el órgano represor de civiles y militares más cruel, estando presente en el 95% de los casos denunciados de detención arbitraria, tortura y violencia sexual, según el Instituto Casla. «El recrudecimiento del crimen de la tortura y los terribles métodos aplicados en el 2019 fueron dirigidos en su mayoría por la Dgcim, involucrados también en hechos de represión que conllevaron a asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y desplazamiento forzado de personas, junto a la Guardia Nacional, el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional), las FAES (Fuerza de Acciones Especiales), la PNB (Policía Nacional Bolivariana) y los colectivos (bandas de paramilitares armados por el régimen)». La organización alerta en su informe de «la importancia que tiene la presencia cubana en la inducción y represión que lleva el régimen venezolano contra toda la población», basándose en testimonios de exfuncionarios de inteligencia y desertores, así como de militares y civiles que han indicado cómo participa el régimen de la isla en la inducción de la represión. La cabeza que «organiza, controla y conoce todo sobre quiénes son, cuántos llegan, qué hacen y cómo participan» es el embajador de Cuba en Venezuela, explica el estudio, que recalca: «Nada sucede sin su conocimiento». «Los cubanos instruyen constantemente en técnicas de represión, intimidación y seguimiento, a miembros de la FANB e inteligencia, para que ellos realicen labores de investigación y espíen a sus propios compañeros y sus familias, a líderes políticos y sociales, y hacerle seguimiento directo al malestar social», continúa. Además, estas labores de inteligencia cubana se realizan «con pleno conocimiento» del ministro de Defensa, Vladimir Padrino; el Comando Estratégico Operacional (Ceofanb) a cargo de Remigio Ceballos, y la propia Dgcim. Más aún, detalla que el G2 (inteligencia cubana) y Gruce (Grupo Estratégico Cubano) estarían implicados directamente en la tortura en Venezuela. Los «isleños», como los llaman los propios militares y funcionarios venezolanos, tendrían su propia sala de operaciones en las intalaciones militares conocidas como Fuerte Tiuna, en Caracas. Así mismo, cubanos acreditados con credenciales de la Dgcim «dan órdenes a generales venezolanos y entrenan a funcionarios de inteligencia, que se suman a cientos de personas en todo el país, y son conocidos como ?Los Acreditados? o Dgcim paralelo», señala el informe. El Instituto Casla recoge que entre 2018 y 2019 han muerto tres personas bajo custodia del Estado: el concejal Fernando Albán , el exmilitar Modesto Díaz y el capitán Rafael Acosta . «En estos dos últimos años las golpizas y torturas por días y semanas vienen acompañados de hambre, deshidratación, humillación y vejación tanto física como psicológica», explica la organización, que añade: «Las víctimas son privadas de alimentos y agua, y en muchos casos, cuando se las suministran, los obligan a comer del piso como animales». Los nuevos métodos Entre los patrones de torturas detectados en estos dos últimos, el estudio apunta las «esposas y ataduras por largos periodos de tiempo, fuertemente ajustadas para causar heridas a propósito en las muñecas e incluso parálisis en los dedos», así como las «asfixias y ahogamientos mediante el uso de bolsas plásticas». Mientras que en el periodo 2013-2017 ese método representaba el 6% de las denuncias de tortura con asfixia, en 2018-2019 fueron el 54,6%, con 106 víctimas. Han aumentado las descargas eléctricas, con 93 personas sometidas a esa tortura en los dos últimos años, con «innovaciones» para aumentar el dolor como la perforación de uñas de las manos y de los pies para pasarles los cables de la descarga. A las víctimas se les pone o incrusta agujas u objetos metálicos en tetillas y genitales o debajo de las uñas para, a través de ellos, hacer las descargas, o se les mete cables en los testítculos o en el ano, explica el Instituto Casla entre otras técnicas. También se dan dos nuevos patrones en los colgamientos de los torturados: en unos casos se les cuelga sin que toquen el suelo, atados con las manos delante o en la espalda por largos periodos de tiempo, y en otros dejando que apenas la parte delantera de los pies toque la superficie, en algunos casos llantas de ruedas de coche, permaneciendo días enteros en esa posición. También hay novedades en la violencia sexual sobre las víctimas. Según el informe, en estos dos años el 34% de las víctimas tenían lesiones en sus genitales, producto de las torturas, como descargas eléctricas intensas y prologadas, o golpes y patadas. A ello se suma el uso de sustancias psicotrópicas desconocidas. La organización ha obtenido testimonios de personas que dicen haber sido drogados o haberse sentido mareados mientras los torturaban o interrogaban. Se utilizan productos químicos que dan a tomar a las víctimas o polvos que colocan en heridas sangrantes de la piel. En la variación de estos patrones, insiste el Instituto Casla, «han estado involucrados directamente los cubanos». «Cuando me torturaban había militares cubanos con su uniforme. Los identifico a cada uno», afirma el expolicía Gilberto Rafael Martínez Daza Durante la presentación del documento en Madrid se proyectaron vídeos de algunos de los testimonios recogidos. Entre ellos el del expolicía Gilberto Rafael Martínez Daza, que describe su detención por la FAES, su traslado a un centro clandestino y las crueles torturas sufridas durante ocho días con varios de esos métodos -asfixia con bolsas plásticas, choques eléctricos en los genitales, colgamientos..-, con la participación de «militares cubanos con su uniforme». «Los identifico a cada uno», asegura. «Las torturas no distinguen edad ni condición social, y hay víctimas a partir de los 14 años de edad», señaló Tamara Suju, que mostró un vídeo con el testimonio de un joven, Frank Alonso Flores, detenido y torturado a los 16. Otras novedades de estos años son la utilización de una cámara frigorífica en los sótanos de la Dgcim, las torceduras de miembros superiores e inferiores, la utilización de un camión blindado y de un ascensor en los sótanos de la Dgcim, o de centros de torturas clandestinos. «Los que apoyan a la tiranía son cómplices» Beatriz Becerra pidió durante la presentación del informe que los países europeos se sumen a las denuncias ante la Corte Penal Internacional. «Son crímenes que no prescriben», señaló la exeurodiputada española, que pidio que esas torturas sean «investigadas y juzgadas». En esa línea, Tamara Suju dijo que «ojalá algún país europeo se sumara a la denuncia ante la CPI», al tiempo que criticó a los eurodiputados españoles que se alinearon este jueves con Maduro en una votación (los de Unidas Podemos y EH Bildu, así como Carles Puigdemont y Tony Comín). «Los que están del lado de la tiranía son cómplices de crímenes de lesa humanidad y la historia se lo va a reclamar», advirtió. Para la directora del Instituto Casla, es además «importante para los venezolanos, para la justicia internacional y las víctimas de estos crímenes» la reelección de Luis Almagro como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), a la que se someterá en marzo, dado el apoyo que ha brindado hasta ahora a la causa por la democracia en el país caribeño. «No nos podemos permitir que la OEA pase a ser un club de amigos, como era antes», apuntó.
17-01-2020 | Fuente: as.com
Joan Jordan: "En el Bernabéu vamos a competir como animales"
Duda hasta última hora por una contusión en el hueso orbital izquierdo, Joan Jordán analiza el momento por el que atraviesa el Sevilla antes de visitar al Real Madrid.
14-01-2020 | Fuente: abc.es
Maduro inicia la segunda fase de sobornos multimillonarios a diputados opositores
El presidente interino de Venezuela y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se enfrenta este miércoles a un parlamento asediado y rodeado de militares y paramilitares «colectivos», donde intentará «abrir las puertas» nuevamente del Palacio legislativo para realizar su sesión plenaria. El cerco de piquetes de militares fue ordenado por el régimen de Nicolás Maduro mientras que la hostilidad de los «colectivos», fue notificado por el diputado chavista Darío Vivas en su cuenta de twitter a todos los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Adicionalmente el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, jefe del partido gobernante PSUV y el número dos del régimen, Diosdado Cabello, convocó también una marcha por la paz en el centro de Caracas, lo que ha generado preocupación por los posibles choques violentos que puedan surgir entre la oposición y el chavismo. Nicolás Maduro no para en su asedio a los opositores. Incluso subió la tarifa de sobornos para fraccionar aún más a los 100 de los 167 diputados que apoyaron a Juan Guaidó en su segundo mandato al frente del Parlamento y del Gobierno interino de Venezuela. Y ordenó cercar con militares y paramilitares «colectivos» la sede del legislativo para torpedear la sesión plenaria de la legítima este martes. Desde el exilio el diputado José Guerra conversó con ABC y denunció que la segunda fase de la «Operación alacrán » o escorpión -porque los dos animales matan por igual con sus ponzoñas a sus benefactores- «vista la derrota del régimen de Maduro en la Asamblea Nacional (AN) subieron la tarifa para tratar de comprar otros diputados». En su primera fase que dio por resultado la compra del infiltrado Luis Parra y 10 diputados opositores más, los precios oscilaban entre 3 millones de dólares como el que ofrecieron a Delsa Solórzano, 1,5 millón de dólares como el que recibió Parra y 700 mil dólares a otros como denunció Guaidó. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este lunes sanciones contra los infiltrados chavistas Luis Eduardo Parra Rivero; Jose Gregorio Noriega Figueroa; Franklyn Leonardo Duarte; Jose Dionisio Brito Rodriguez; Conrado Antonio Perez Linares; Adolfo Ramon Superlano; y Negal Manuel Morales Llovera por haberse autoproclamado de forma ilegítima como directiva de la AN el pasado 5 de enero. Los cargos de EE.UU. en su contra es por colaborar con la dictadura y recibir dinero de la corrupción y narcotráfico. La inicial era de 250.000 dólares y el resto para pagar una vez ejecutada la derrota de Juan Guaidó pero ahora el régimen subió el anticipo a 400.000 dólares para los principales, dijo Guerra, pero aclaró que esa cantidad estaba dirigida a los diputados rasos o pocos conocidos en la nomenclatura parlamentaria. La «Operación alacrán» la articula David De Lima, que fue gobernador del estado Anzoátegui, a quien Hugo Chávez acusó de ladrón pero que «José Vicente Rangel utiliza para sus tropelías», añadió Guerra. «Adicionalmente esta nueva fase de la «Operación alacrán» aparte de tratar de comprar diputados pretende a través del Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral TSJ despojar a Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática de sus tarjetas y símbolos para entregárselos a los usurpadores», señaló Guerra. Pese a las sanciones Luis Parra, que ha sido rechazado por la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) este fin de semana como ilegítimo, insiste en seguir usurpando el cargo al convocar una sesión plenaria en el parlamento este martes secundado por los chavistas que han ordenado cercar el Palacio legislativo con los militares y paramilitares «colectivos» para impedir otra vez la entrada a Guaidó. Diosdado Cabello, el número dos del régimen, también anunció una marcha por la paz en el centro de Caracas. Pero Juan Guaidó insistirá en «abrir las puertas del Parlamento» este martes y sesionar con la mayoría de sus diputados pese a las amenazas.
...
8
...