Infortelecom

Noticias de angela merkel

10-07-2018 | Fuente: abc.es
Liu Xia, viuda del Nobel de la Paz Liu Xiaobo, sale de China hacia Alemania
Liu Xia, escritora y viuda del Nobel de la Paz Liu Xiaobo, ha dejado China con destino a Alemania tras años de arresto domiciliario sin haber estado acusado de ningún delito y casi un año después de la muerte de su marido, ha informado este martes organizaciones de derechos humanos. Fuentes cercanas a Liu Xia, de 57 años, tambiénhan confirmado que la poetisa acaba de salir de Pekín en un vuelo hacia Berlín, donde se espera que reciba tratamiento médico, mientras que su hermano menor, Liu Hui, todavía se encuentra en la capital china. La liberación de Liu y su viaje a Alemania se producen justo después de la visita oficial que realizó el lunes a Berlín el primer ministro chino, Li Keqiang, durante la que podrían haberse ultimado los detalles de la puesta en libertad. Angela Merkel y Li Keqiang ya abordaron el caso de Liu Xia cuando la canciller alemana visitó China el pasado mes de mayo, cuando el primer ministro chino se limitó a decir públicamente que el régimen comunista protege y respeta los derechos humanos. «Es una gran noticia que Liu Xia finalmente sea libre y que su persecución y detención ilegal a manos de las autoridades chinas haya llegado a su fin, casi un año después de la muerte temprana e indigna de Liu Xiaobo», ha afirmado hoy el investigador de Amnistía Internacional (AI), Patrick Poon. La presión de la comunidad internacional para que China liberara a Liu ha sido constante, especialmente tras la muerte de su marido, Liu Xiaobo, el 13 de julio del año pasado mientras cumplía condena en un centro hospitalario, por un cáncer de hígado que se le había diagnosticado tras casi 9 años en prisión y cuando ya estaba en fase terminal. Recientemente, expertos en derechos humanos de la ONU mostraron su preocupación por la salud mental de la artista china, que fue vista por última vez en público hace un año en el funeral de su marido, Liu Xiaobo, de 61 años, acompañada por autoridades chinas. En este último año, numerosos intentos de amigos, diplomáticos y medios de comunicación internacionales para acceder a su apartamento han sido frenados de forma brusca por un dispositivo de policías de paisano presente en la puerta y los alrededores del edificio.
09-07-2018 | Fuente: elpais.com
China y Alemania defienden el libre comercio ante el proteccionismo de Trump
Angela Merkel y Li Keqiang subrayan sus coincidencias sobre comercio exterior y el acuerdo nuclear iraní en una cumbre conjunta en Berlín
06-07-2018 | Fuente: abc.es
El arte de sobrevivir
Los rumores sobre la muerte política de Angela Merkel se han exagerado considerablemente. La canciller gestiona estos días una de las peores crisis de su carrera, a pesar de que la inmigración ha bajado a los niveles previos a 2015. Pero la alarma de muchos votantes es enorme ante el reto de la integración social y el miedo a nuevos flujos descontrolados. Merkel ha arrancado del último Consejo Europeo suficientes medidas para frenar la embestida de su ministro del Interior, dispuesto a enterrar la coalición CDU-CSU. El desafío siguiente es tejer con Italia y Austria un consenso sobre las nuevas zonas de tránsito en frontera. La inmigración, convertida ya en el mayor desafío que encara el proyecto europeo, divide aún más que la moneda común en sus peores momentos. Sin embargo, la trayectoria política de Merkel demuestra que se crece ante las crisis. Prefiere los pequeños pasos a las grandes estrategias, algo que encaja muy bien con los tiempos que corren. La capacidad de supervivencia de la canciller alemana es legendaria. Su estilo de poder incremental y científico no emociona, pero es un liderazgo más eficaz para el presente europeo que el tono jupiterino y dramático de Emmanuel Macron. Una de las razones que explican la longevidad de Merkel en la vida pública es la tendencia de tantos a infravalorarla. La otra superviviente de la política europea es Theresa May, aunque este fin de semana su gobierno pueda saltar por los aires. La primera ministra comparte austeridad, valores morales y pragmatismo con la líder alemana. Su empeño es aún más imposible que el de Merkel, hacer que el Brexit sea beneficioso para su país. David Davies, ministro para la salida de la UE, critica ya abiertamente la tercera vía que impulsa May, un delicado equilibrio para lograr una unión aduanera con Bruselas y preparar el terreno a un acuerdo limitado sobre servicios. Ante la enésima rebelión a bordo, Theresa May puede esperar buenas palabras pero no el socorro de Merkel: el Brexit es uno de los pocos asuntos que une hoy a todos los socios europeos.
05-07-2018 | Fuente: elpais.com
Hungría no aceptará a refugiados rechazados por Alemania
En una rueda de prensa conjunta con Angela Merkel en Berlín, Viktor Orbán defiende su política de cierre de fronteras
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Alemania y Austria quieren pactar con Italia el cierre de la ruta mediterránea
En una comparecencia conjunta después de la reunión con el canciller austríaco Sebastian Kurz, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, tras calificar de «muy fructífera» la conversación ha confirmado que su país no devolverá a Austria a refugiados que hayan sido registrados en terceros socios de la UE, sino que pretende devolverlos a otras naciones (principalmente Grecia e Italia). Para ello, Berlín negociará acuerdos especiales con Atenas y Roma, ha afirmado el político germano, líder de la conservadora Unión Socialdemócrata (CSU) de Baviera, aliada de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel, que gobierna en Berlín junto a los socialdemócratas (SPD). Además, ha recordado que estos planes forman parte del acuerdo alcanzado entre la CSU y la CDU el pasado lunes, que incluye la creación de «centros de tránsito» junto a la frontera para aquellos refugiados que lleguen a Alemania a pesar de que haber presentado ya una solicitud de asilo en otros miembros de la UE Kurz ha dicho que ambas partes han acordado que «los planes de Alemania en la frontera no dañarían a Austria y que trabajarían juntos para frenar la inmigración ilegal». Los ministros de Interior de Alemania, Austria e Italia se reunirán la próxima semana en la ciudad de Innsbruck, capital del Tirol austríaco, para buscar un acuerdo que cierre la ruta del Mediterráneo a los inmigrantes. Así lo han anunciado este jueves a la prensa en Viena el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, y el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, tras una reunión que ha dejado claro que Alemania no aplicará medidas unilaterales para rechazar en sus fronteras solicitantes de asilo que hayan sido registrados anteriormente en otros países. Previo al consejo informal de ministros de Interior de la Unión Europea (UE) los próximos días 12 y 13 en Innsbruck, «habrá un encuentro entre Roma, Viena y Berlín para hablar sobre las cosas que podemos hacer juntos, especialmente sobre cómo podemos cerrar la ruta sur de los inmigrantes», ha dicho Seehofer. Kurz ha subrayado que «el objetivo» será «establecer medidas para cerrar la ruta del Mediterráneo, es decir, asegurar que se detenga la inmigración ilegal a Europa por esa ruta». «Eso es en interés de Italia, pero también de Austria y Alemania», ha añadido el jefe del Gobierno de la república alpina. Por otro lado, «hemos acordado que no habrá ninguna medida por parte de Alemania en perjuicio de Austria, sino que vamos a remar juntos para parar la inmigración ilegal en Europa», ha indicado.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel solo ve «seguro» el vínculo de la seguridad con Londres tras el Brexit
La canciller alemana, Angela Merkel, se ha mostrado este jueves convencida de que tras el Brexit las relaciones del Reino Unido con la UE seguirán siendo estrechas en el ámbito de la política de seguridad, pero ha evitado posicionarse sobre todas las demás áreas de cooperación, a la espera de que Londres avance su posición. Merkel ha realizado estas declaraciones en una comparecencia en Berlín junto a la primera ministra británica, Theresa May, con la que se ha reunido de seguido para debatir sobre la salida de Reino Unido de la UE y la relación futura de Londres con los otros 27 socios del bloque. «Yo quiero que en el futuro el Reino Unido y Alemania se mantengan estrechamente unidos. En asuntos como la política exterior de seguridad es seguro que va a ser así. En otros ámbitos debemos aún ver cuáles son las expectativas británicas», ha asegurado Merkel. La canciller ha añadido que las negociaciones han entrado en una «fase decisiva» y que «el tiempo apremia», porque para octubre debe acordarse el «marco político». Merkel ha señalado que es importante ver cómo se posiciona el Gobierno británico en estos asuntos y May, que ha intervenido después de la canciller, ha avanzado que mañana tiene previsto reunirse con su gabinete para dibujar «el camino hacia adelante», así como la «velocidad e intensidad» de las negociaciones con la UE.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Angela Merkel: «El tiempo está presionando las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea»
«Las negociaciones ahora entrarán en una fase crucial. Ustedes saben que en nombre de la Unión Europea, la Comisión lidera esas negociaciones con el Reino Unido», ha dicho Merkel. Además, Angela Merkel asegura que el tiempo está corriendo en contra de las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido Las dos líderes se han reunido este jueves después de que Angela Merkel tuviera un encuentro con el primer minitro húngaro, Viktor Orban. La canciller alemana muestra su intención de discutir de manera bilateral «una serie de cuestiones sustantivas», en torno al Brexit.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Orbán, tras su reunión con Merkel: «La canciller y yo vemos la política migratoria de formas distintas»
El primer ministro de Hungría, Victor Orbán, se ha reunido este jueves por la mañana con la canciller de Alemania, Angela Merkel, en Berlín, donde ambos han discutido sobre política migratoria. Tras su encuentro, el mandatario ha afirmado que Hungría se siente «herida» por la acusación alemana sobre su «falta de solidaridad», y ha señalado que se puede ser «solidario» luchando contra las condiciones «que empujan a las personas a ir a Europa». Además, ha añadido que, en cuestiones migratorias, está claro que su postura y la de la canciller son muy diferentes. «Si Hungría no defendiese la frontera, Alemania vería llegar todos los días a 4.000 o 5.000 inmigrantes», ha advertido el primer ministro húngaro. «Europa no es una fortaleza» La mandataria alemana por su parte, ha declarado que «no se trata de los pueblos, se trata de humanidad». Además, ha hecho un llamamiento a la Unión Europea: «El alma de Europa es la humanidad, si Europa quiere jugar un papel en el mundo, no puede prescindir de la humanidad», y que existe un verdadero problema si Hungría «no se siente responsable de los migrantes que están bajo el sistema de Dublín incluso si están registrados como refugiados». Merkel también ha señalado que la protección de las fronteras exteriores de la UE no busca convertir al bloque en una «fortaleza», sino acabar con el negocio de los traficantes, y ha subrayado que Europa debe ayudar a los inmigrantes y plantearse, en cooperación con África, permitir «contingentes legales». «La diferencia se encuentra en que no podemos olvidar que al final se trata de personas que vienen a nosotros. Y esto tiene algo que ver con los fundamentos europeos, esto es, con la humanidad», ha indicado la canciller. «Estoy convencida de que ir contra los traficantes es lo correcto», ha añadido.
04-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump hostiga a los aliados de la OTAN para que gasten más
Donald Trump ha enviado cartas a varios aliados de la OTAN en vísperas de la cumbre de la organización, para reprocharles que no aumenten más rapidamente su gasto militar. Entre otros, la carta la han recibido la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, o el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Hecho inédito en este campo, la administración norteamericana ha incluido en la lista a la Gran Bretaña de Theresa May, que ha sido históricamente el más sólido aliado de los norteamericanos, aunque en este caso la misiva va firmada por el secretario de Defensa Jim Mattis. La misiva la han recibido también, al menos, los gobiernos de Noruega, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. La cumbre de la OTAN tendrá lugar en Bruselas los próximos 11 y 12 de julio, un año después de otra reunión similar en la que Trump ya tuvo ese discurso como eje central, para afear a casi todos los países -muchos de ellos recién salidos de la crisis- que no hubieran cumplido el compromiso de aumentar sus gastos de defensa hasta el 2% del PIB. En el caso del Reino Unido, el país supera ese porcentaje pero Trump considera que no es suficiente ni está a la altura de lo que esperan de este país. La Administración Trump amenaza a Gran Bretaña con sustituirla por Francia en el primer lugar de la lista de sus amigos en Europa. Un gasto bien utilizado En el caso de España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tenido la ocasión de comentar este caso durante la visita a Madrid del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, diciendo que la contribución de un país a la seguridad «no puede medirse únicamente con un porcentaje de gasto», sino que también consiste en la «disponibilidad de capacidades militares y la voluntad de utilizarlas en favor de la paz y seguridad internacionales». Versión que ya defendía su antecesor, Mariano Rajoy. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha contestado por su parte que España «es el único país de la UE que ha participado en todas las misiones, gastamos menos de lo que dice la OTAN pero lo utilizamos muy bien». Es muy probable que la cumbre de la OTAN acabe otra vez centrada en esta obsesión de Trump por la contribución militar de los europeos, por delante de los planes de renovar la organización que se van a poner sobre la mesa. El año pasado, la reunión fue desagradable para los europeos. EE.UU. ha sido siempre el «accionista mayoritario» en la OTAN. Por las dimensiones del país y su papel dominante en la escena mundial, la Alianza ha bailado siempre al son de la música que elegía Washington. Muchos presidentes norteamericanos se han quejado recientemente -Barack Obama incluido- de la falta de movilización militar en Europa, pero ninguno había hecho de ello su única obsesión como es el caso de Trump. Como efecto colateral de esta situación y del Brexit, la construcción de una defensa europea se ha visto políticamente propulsada.
04-07-2018 | Fuente: abc.es
La crisis de la inmigración quiebra el liderazgo europeo de Angela Merkel
La última vez que se produjo una disputa entre la Unión Cristiano demócrata (CDU) y su sucursal bávara, la Unión Cristiano Social (CSU), fue en 1974 cuando Helmut Kohl estaba en la oposición e intentaba hacerse con el liderazgo del centro derecha alemán. Esta crisis le ha venido a la canciller Angela Merkel cuando lleva ya 13 años en el poder, la mayor parte de los cuales ejerciendo un papel activo de liderazgo indiscutible en la UE. El problema de la llegada masiva de los refugiados-inmigrantes le ha llegado en un momento de gran desgaste político y es muy probable que marque el final de su hegemonía continental. Alguien que conoce bien el entorno de la canciller se atreve a predecir que el anuncio de su retirada se puede producir después de las próximas elecciones europeas de la primavera próxima, que probablemente dejarán un panorama endiablado para todos. Otros creen que la querella con la CSU bávara puede llegar a un punto crítico dependiendo del resultado de las regionales de octubre en este land alemán. En todo caso, la sensación de que el tiempo de la canciller está agotándose se expande en Europa. Otro síntoma claro ha sido el resultado del último Consejo Europeo, en el que por primera vez en más de una década ha sido ella la que pedía la ayuda de sus pares en la UE y se ha dado cuenta de que en realidad no solamente ya no tiene la capacidad ilimitada de resolver los problemas de los demás, sino que los pocos apoyos que ha recibido le han salido caros, y realmente no se puede decir que vayan a ser suficientes para ayudarla a sobrevivir. En realidad, de la última cumbre los que han salido claramente victoriosos son los países de Visegrado (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa) en su contumaz posición anti inmigración. Merkel ha tenido que aceptar el principio de sus posiciones según las cuales la receta para hacer frente a la situación es la contraria de la que predicaba la canciller en 2015. Es decir, cerrar las puertas a los extranjeros. Paisaje político El grueso del problema está en Europa. Pero el nudo se encuentra en Alemania. Primero en la situación que se ha creado en Baviera, con el ascenso de los nacional-populistas de Alternativa para Alemania (AfD) amenazando la hegemonía que la CSU ha mantenido de forma indiscutida desde el final de la II guerra mundial. Y, después, con la certeza de que en las filas de la CDU hay cada vez más cuadros y militantes que están de acuerdo con las tesis del todavía ministro del interior, Horst Seehofer y abandonan las suyas. También puede pesar el hecho de que en Francia haya un presidente como Emmanuel Macron que aspira claramente a un liderazgo propio en Europa y está menos interesado en ser un simple complemento del eje franco-alemán. Macron tiene planes claros y precisos para construir un polo de poder hegemónico en Europa en torno a Francia. Macron tiene la particularidad de que está intentando quedarse al margen de los alineamientos políticos tradicionales, tal vez pensando en convertirse en una especie de muro de contención contra las fuerzas antieuropeas y populistas. En este aspecto, la caída de una figura tan marcada como Merkel le puede resultar incluso conveniente. En todo caso, en la última cumbre europea, no le fue de gran ayuda a Merkel, que a su vez tuvo que buscar el apoyo de dos dirigentes de los que jamás hubiera pensado que acabaría dependiendo. Ante la rebelión abierta del nuevo gobierno italiano, la alemana tuvo que apoyarse en el socialista español, Pedro Sánchez, y en el griego Alexis Tsipras. Otros, como el húngaro Victor Orban, que han sido el punto débil del PP europeo y un dolor de muelas para Merkel, pueden contemplar ahora con gran satisfacción el declive de Merkel en el escenario europeo. En las instituciones europeas, por su parte, Alemania sigue siendo un elemento fundamental, pero ya se sabe lo que pasa cuando se hace evidente la debilidad de quien ha sido el centro de todas las decisiones. El presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker, ha salido a defender la legalidad del plan pactado por Merkel con Seehofer para controlar el flujo de los refugiados, algo que en otros tiempos ni siquiera se habría planteado y ahora parece casi una advertencia de que será necesario retocarlo. Cartas en Bruselas Le queda tal vez la última carta más o menos escondida, que es el enigmático «Rasputín» de Bruselas, el secretario general de la Comisión, antiguo jefe de gabinete de Juncker, el funcionario alemán Martin Selmayr, al que se considera como el auténtico timonel de la principal institución comunitaria, por encima de los comisarios y se dice que también del propio Juncker. Su azaroso nombramiento como secretario general se había interpretado incluso como parte de un plan para conservar una influencia directa en la Comisión, más allá del mandato de Juncker. Merkel se había encargado además de poner a un hombre de los suyos, Günther Oettinger, como comisario de presupuesto, para marcar los números de la Europa de los próximos siete años. Más allá de esta legislatura y la siguiente. El problema es que todo parece indicar que la que políticamente ya no estará para verlo será la propia Angela Merkel.
...
7
...