Infortelecom

Noticias de angela merkel

15-07-2018 | Fuente: abc.es
Terrorismo neonazi en Alemania: la amenaza que avanza
Esta semana, la única superviviente de la banda terrorista neonazi alemana Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), Beate Zschäpe, cuyo grupo asesinó a ocho inmigrantes turcos, un griego y a una agente de policía entre 2000 y 2007, ha sido condenada a cadena perpetua en un macro proceso que ha dejado un sabor agridulce entre las víctimas. Tras esta sentencia de la Audiencia Territorial de Múnich quedan atrás cinco años de proceso judicial, 540 testigos, 58 abogados representando a 91 demandantes, 440 sesiones y un informe de quinientas páginas. Dejó además al descubierto graves errores por parte de la Policía y los servicios de inteligencia alemanes, que no tuvieron la mínima sospecha de terrorismo neonazi dirigiendo sus pesquisas hacia el entorno de las víctimas, indicando en un principio que eran ajustes de cuentas entre mafias extranjeras. La propia canciller Angela Merkel pidió perdón por estos errores. La NSU cabe perfectamente en la categoría de terrorismo neonazi o en la de terrorismo de extrema derecha en general, entendiendo terrorismo como una forma de violencia que usa el terror para coaccionar sociedades en la promoción de sus objetivos. En Alemania, además de la NSU, pueden incluirse en este grupo al movimiento Pegida y al partido Ofensiva Nacional (prohibido en 1992), pero también partidos en activo: el NPD (Partido Nacionaldemócrata de Alemania) y el AfD (Alternativa para Alemania). En Alemania la ultraderecha y el terrorismo neonazi están íntimamente conectados. Según el periódico semanal «Die Zeit», al menos 27 asesores de AfD en el Bundestag -Cámara baja alemana- presentan claros vínculos con la ultraderecha más radical como el NPD o Heimattreue. Ambos grupos aseguran que el Holocausto es una fantasía que nunca sucedió. Según cercanos al partido, el AfD sería, en parte, el brazo político de estas bandas terroristas. Respondiendo a una consulta parlamentaria, el Ministerio del Interior ha señalado que en 2016 se emitieron unas 600 órdenes de arresto contra neonazis de las que 92 de ellas incurrieron en delitos de motivación política. Por su parte, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV, por su siglas en alemán) habla de «exorbitante incremento en la violencia de extrema derecha» que han quintuplicado los ataques perpetrados contra centros de acogida de refugiados. Se calcula que los simpatizantes o afiliados a grupos de terrorismo neonazi son unas 23.000 personas en Alemania. Cada vez más activos en redes sociales, publican mensajes negacionistas, xenófobos, racistas y muchas veces explícitamente violentos. Todavía colea en la opinión pública la llamada de Frauke Petry (ex AfD) a disparar, como último recurso, contra refugiados desarmados; algo «también válido para mujeres y niños», según agregó Alice Weidel (AfD). Prohibida la propaganda La legislación alemana prohíbe toda reproducción de propaganda pro-nazi aunque actúa con tacto al prohibir las agrupaciones ya que podrían expandirse en la clandestinidad. Entre los grupos prohibidos por el Ministerio de Interior -hoy en manos de Horst Seehofer, jefe de los socialcristianos bávaros (CSU) que en su discurso replica algunas ideas del AfD para no perder la mayoría absoluta de su partido en Baviera- están, entre otros, el Movimiento Socialista Popular de Alemania/Partido del Trabajo prohibido en 1982; el Frente de Acción de los Nacionalsocialistas y Activistas Nacionales en 1983; Alternativa Alemana, Ofensiva Nacional y el Frente Nacionalista, todas ellas en 1992; el Partido de los Trabajadores Libres Alemanes en 1995, etc. Uno de los últimos grupos en ser prohibido fue Heimattreue en 2009, al que -por aquel entonces ministro de Interior- Wolfgang Schäuble acusó de «enseñar a los niños que el racismo contra los inmigrantes y el antisemitismo son aceptables». Con la cadena perpetua contra Zschäpe -a la que describen como «una persona fríamente calculadora» con un profundo desprecio por la vida de los demás- la justicia alemana cierra el juicio de uno de los hechos más mortíferos desde la II Guerra Mundial. «Soy una persona compasiva y he podido ver y sentir la angustia y la desesperación de los familiares (..) Me disculpo por el sufrimiento que causé», se excusó la terrorista -de 43 años y nacida en la RDA- en su alegato final, en el que también defendió su inocencia. Zschäpe conoció a los 17 años al ultraderechista Uwe Mundlos y se fue adentrando en el mundo neonazi; posteriormente, junto a Mundlos y al mejor amigo de éste creó la NSU. Y aunque la conocida como «novia neonazi» no asesinó directamente a las víctimas, sí las eligió y las vigiló, además de alquilar el garaje en el que la banda fabricaba sus bombas.
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Los europeos necesitamos solidaridad atlántica, el pilar de nuestra defensa colectiva. El reto es contribuir más y mejor y hacerlo gestionando e l ego desbocado de Donald Trump. El presidente americano ha pulverizado en tiempo record el «poder blando» o la capacidad de atracción de su país y ha debilitado su influencia global. Estos días en Bruselas se ha mantenido fiel a un estilo de poder dramático, exigiendo a los dirigentes europeos de forma inmediata más gasto en defensa y nuevas concesiones en comercio internacional, mezclando temas atlánticos con comunitarios. Su desprecio permanente a las formas y a lo pactado (por ejemplo, a la clausula de defensa mutua del artículo 5, nada menos) hace más difícil que consiga sus objetivos. Sufre una pulsión infantil de querer experimentar hasta dónde puede llegar con sus escaladas verbales antes de tener que desdecirse, un patrón patológico de conducta que se repite una y otra vez. El descontrol temperamental le hace ser menos eficaz en la defensa de los intereses de Estados Unidos: mezcla verdades y mentiras, exageraciones y fábulas con argumentos plausibles, a los que resta coherencia y hace menos convincentes. Los europeos invierten más en defensa que hace unos años y la Alianza Atlántica no sirve solo para protegerlos, sino que es un instrumento esencial del despliegue militar norteamericano en todo el planeta. Angela Merkel, descrita por Trump como alguien en manos de Rusia (es posible que el presidente esté proyectando sus propios problemas), ha demostrado firmeza e inteligencia en la relación con Vladimir Putin, y no se deja chantajear por la dependencia energética. Al día siguiente del ataque frontal a la canciller, el presidente norteamericano recoge velas, la felicita por sus éxitos y afirma que la relación con Berlín es magnífica. Todo gracias a que los socios europeos de la OTAN van a gastar más en defensa, algo pactado antes de la cumbre. Trump ha sido incapaz en estos dos días de hablar de la defensa atlántica en términos de valores compartidos. Pero ha conseguido unir a los europeos en la tarea franciscana de sobrellevarlo hasta su siguiente arrancada.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
Las presiones de Trump enrarecen el ambiente en la cumbre de la OTAN
El presidente norteamericano Donald Trump llegó a la cumbre de la OTAN de Bruselas como se esperaba, como un elefante en una cacharrería, acusando a Alemania de ser un país «vendido» a los intereses de Rusia y a todos los demás de ser unos «delincuentes» por beneficiarse del paraguas de seguridad norteamericano sin pagar por ello. La falta de sutileza del inquilino de la Casa Blanca no sorprende a nadie, pero sigue siendo el elemento central de las relaciones transatlánticas, que paulatinamente se van haciendo cautivas de sus volubles estados de ánimo. Durante la reunión formal, para la que se había pactado una declaración conjunta en la que se reiteran los compromisos acordados de aumentar los presupuestos de defensa hasta el 2% del PIB de los países miembros, Trump se descolgó sin previo aviso con la exigencia de que esa cifra debería duplicarse, hasta el 4%, según fuentes norteamericanas como «medio de presión» en una estrategia de regateo más propia de los vendedores de alfombras que de dirigentes de escala mundial. En la historia de la OTAN, como es natural, el factor norteamericano ha sido siempre un elemento central. Pero nunca antes se había producido una situación tan marcada como la actual, en la que se trata prácticamente de una reunión de Trump con todos los demás. O más exactamente, Trump contra todos los demás dirigentes. No tiene ni siquiera un aliado preferente como han sido los británicos para todos sus predecesores, y todos los que se acercaban a darle la mano en los prolegómenos de la reunión se alejaban después aliviados porque no había pasado nada irreversible. Tal vez el único que ha tenido una reunión apacible con el norteamericano ha sido el presidente francés Emmanuel Macron, del que Trump dijo que «está haciendo un trabajo formidable en Francia». Las tensiones esta vez empezaron contra Alemania, según fuentes norteamericanas «porque es el país más importante de Europa y para animar a todos los demás», pero también porque Trump parece haber sido sensible a los temores de muchos países europeos de que después de esta cumbre con los aliados de la OTAN pueda tal vez sellar una relación privilegiada con el autócrata ruso Vladimir Putin, que es la mayor fuente de temores para gran parte de los europeos y con el que se va a reunir después en Helsinki. «Son delincuentes» «Se supone que debemos estar recelosos ante Rusia y Alemania va y se gasta miles de millones al año para pagar a Rusia» dijo Trump ayer al inicio de un desayuno en la embajada norteamericana en Bruselas, cuando era consciente de que las cámaras captarían sus palabras . Ante el estupor del secretario general de la OTAN, Jens Stoltemberg que lo estaba recibiendo, en lugar de los habituales comentarios sobre el tiempo o la incomodidad del viaje, Trump se dedicó a denigrar a los aliados europeos. «Protegemos a Alemania, protegemos a Francia, protegemos a todos esos países y luego muchos de ellos van y hacen un acuerdo con Rusia para construir un gasoducto y le pagan miles de millones a las arcas rusas». Cuando llegó a la Reunión a media mañana, la canciller alemana Angela Merkel ya estaba informada de las palabras de Trump y le respondió con una analogía en la que recordaba que hubo tiempos en los que una parte de Alemania estaba sometida a Rusia, la antigua Unión Soviética, pero que ahora ya es un país unido y soberano y que no recibe órdenes de nadie, ni siquiera de Washington. «Yo he vivido personalmente que una parte de Alemania fuera controlada por la Unión Soviética. Y estoy muy agradecida de que ahora estemos unidos en libertad en la República Federal. Por eso podemos decir que hacemos nuestra propia política independiente y tomamos independientemente nuestras decisiones. Y eso está bien». En cuanto a los demás aliados, Trump había dicho a su manera que «son delincuentes en lo que a mí respecta porque Estados Unidos ha tenido que pagar por ellos» y que «muchos países no están pagando lo que deberían y, francamente, nos deben una tremenda cantidad de dinero de muchos años atrás». La intransigencia del máximo dirigente norteamericano fue incluso en aumento y en la reunión plenaria dijo que no bastaba con el 2% de gastos militares acordado en previas cumbres de la OTAN, sino que consideraba necesario duplicarlo hasta el 4%, que es un porcentaje que ni siquiera alcanza Estados Unidos. En estas circunstancias, el secretario general de la OTAN tuvo que reconocer al término de la reunión de los 29 jefes de Estado o de Gobierno que no todo habían sido proposiciones amistosas sino todo lo contrario. «Hemos tenido discusiones, tenemos desacuerdos pero, lo más importante, hemos tomado decisiones que impulsan a esta alianza hacia adelante y nos hacen más fuertes», indicó Stoltenberg en la rueda de prensa que clausuraba la jornada. «En la historia de la OTAN -continuó- hemos tenido muchos desacuerdos pero siempre hemos sido capaces de superarlos una y otra vez, porque, a fin de cuentas, estamos de acuerdo en que Europa y Norteamérica están más seguras juntas. La OTAN es buena para Europa y es buena para América del Norte». No está claro que haya convencido aún a Trump de este principio. Y en todo caso, su reunión con Putin este lunes, en un «territorio neutral» como Finlandia aclarará todas las dudas que han quedado en el aire en la cumbre de la Alianza.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
¿Por qué acusa Trump a Alemania de ser «cautiva» de Rusia?
Donald Trump tiene entre ceja y ceja a Alemania, y así lo ha demostrado este miércoles en el primer día de cumbre en Bruselas. «Alemania, en lo que a mí respecta, es cautiva de Rusia porque está recibiendo gran parte de su energía de Rusia» ha dicho Trump al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, mientras era consciente de que las cámaras le grababan. «Tenemos que hablar sobre los miles y miles de millones de dólares que se le están pagando al país del que se supone que debemos protegerlo» ha declarado. Cuando todos esperaban hoy que el presidente de los Estados Unidos, comenzara la cumbre de la OTAN atacando a los aliados que no cumplen con la regla de la financiación del 2%, el mandatario norteamericano ha vuelto a sorprender con sus declaraciones. La razón de esta reprimenda es un oleoducto de 800 millas de largo planeado bajo el mar Báltico. El gobierno alemán ha proseguido con su proyecto Nord Stream II durante años, a pesar de las críticas de los Estados Unidos y algunas naciones de la Europa del Este. El conflicto del gas Durante las próximas décadas, se espera que los recursos propios de gas de Europa, que representaron más de un tercio de sus suministros en 2016, desaparezcan gradualmente. (Gran Bretaña, Noruega y los Países Bajos son los mayores productores de Europa occidental y septentrional, que dependen principalmente de los campos de gas natural en el Mar del Norte). Como los suministros propios de Europa se están agotando, Estados Unidos esperaba obtener acceso a un mercado rentable con una demanda creciente. Naciones como Polonia y Ucrania también temen que Rusia pueda estar diversificando sus rutas de gas en Europa para poder explotar su red por razones políticas. En junio de 2014, en medio de las consecuencias de la anexión rusa de Crimea meses antes, Rusia cortó el suministro de gas de Ucrania durante semanas en lo que Kiev dijo que era un intento de chantajear a Ucrania. UE. La presión sobre Rusia ayudó a resolver finalmente el conflicto, ya que a los poderosos Estados miembros de Europa occidental les preocupaba que la interrupción de la oferta pudiera tener repercusiones en todo el continente. Nord Stream 2 Desde que comenzara el conflicto en Ucrania tanto la Unión Europea como Estados Unidos han comenzado un sistema de sanciones para castigar a la economía rusa por sus nuevas aspiraciones geopolíticas de Moscú. Sin embargo, el sector del gas ruso se mantiene fuera de las sanciones de Europa. El Nord Stream II es el segundo gaseoducto ruso en el mar Báltico, el primer gaseoducto, de la empresa energética rusa Gazprom, lleva gas natural desde Vyborg (oeste ruso) hasta Greifswald (norte alemán). La canciller alemana, Angela Merkel, no ha mostrado ninguna disposición para detener el controvertido proyecto del oleoducto, pero a veces ha indicado al menos cierto escepticismo, reconociendo que el proyecto no era totalmente económico, sin negar su dimensión política. Algo que contrastaba fuertemente con su predecesor, Gerhard Schroeder, socialdemócrata, que durante mucho tiempo defendió la conexión del gas. En ese momento, el gobierno alemán dijo que perseguía el oleoducto entre Rusia y Alemania para reducir los costos de energía y establecer una ruta de suministro confiable. Se espera que el Nord Stream II esté operativo a finales de 2019 o principios de 2020. Sin embargo, las degradadas relaciones entre Rusia y la Unión Europea y, hasta cierto punto Estados Unidos, son un factor que podrían complicar a Alemania el abrir la llave de paso de ese gaseoducto. Pero hasta ahora, el único impacto que Nord Stram II ha tenido, ha sido el de abrir una brecha entre Alemania y otras naciones occidentales. En respuesta a las acusaciones de Trump de que Alemania es cautiva de Rusia, Merkel, que creció en el este de Alemania, ha advertido al presidente que podría estar en una mejor posición para juzgar la dependencia de su país. «Me he criado en una parte de Alemania controlada por la Unión Soviética, y estoy muy feliz hoy de que estamos unidos en la libertad», ha dicho Merkel.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel contesta a Trump y asegura que su política es «independiente»
La canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado este miércoles que su país es libre e independiente y decide sin injerencias externas su política, horas después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, calificase a Berlín de «rehén» de Rusia. «Yo he vivido personalmente que una parte de Alemania fuera controlada por la Unión Soviética. Y estoy muy agradecida de que ahora estemos unidos en libertad en la República Federal. Por eso podemos decir que hacemos nuestra propia política independiente y tomamos independientemente nuestras decisiones.Y eso está bien», ha afirmado al llegar a la cumbre de líderes de la OTAN en Bruselas. Alemania en la OTAN La canciller ha dicho que Alemania «agradece mucho» a la OTAN, empezando por el hecho de haber facilitado la posibilidad de una «Europa unida», y ha recalcado que, en una clara respuesta a las críticas de Washington por su bajo gasto en Defensa, que Alemania es el segundo país que más tropas tiene en la actualidad al servicio de la alianza. «Somos parte importante de la OTAN», ha señalado. En concreto, ha destacado la presencia «muy fuerte» de Alemania en Afganistán, subrayando que es «el único ejemplo» hasta la fecha de una intervención de la OTAN en cumplimiento del artículo 5 de su carta fundacional, por la que los aliados se comprometen a salir conjuntamente en defensa de un ataque a cualquiera de ellos. «Nosotros también defendemos los intereses de Estados Unidos», ha apostillado la canciller, que ha añadido que Alemania cumple con este compromiso «gustosamente y con convencimiento». Merkel se ha referido asimismo al núcleo de las críticas de Trump, aunque sin nombrarle personalmente, al reconocer que Alemania redujo su presupuesto militar durante años y que ahora debe incrementarlo. La canciller ha afirmado en este sentido que su gobierno lo está elevando ya «año a año», que se han acordado ya las subidas de este año y el que viene y que está previsto que para 2025 sea un 40 % superior a 2014, año en el que los aliados se fijaron la meta del equivalente 2 % del producto interior bruto (PIB) para el presupuesto militar. «Nos sentimos comprometidos» con lo acordado, ha afirmado la canciller a este respecto. Trump ha criticado este miércoles que Alemania sea «cautiva» de Moscú, en referencia a su dependencia energética de Rusia y, en particular, por el controvertido gasoducto Nord Stream II, que conectará directamente Rusia con Alemania. «Alemania está totalmente controlada por Rusia» y eso es algo «muy triste», su dependencia energética de Moscú es «una cosa muy mala para la OTAN», ha declarado Trump, que tiene previsto reunirse con Merkel aprovechando la cumbre que arranca este miércoles en Bruselas. Trump ha reiterado además sus criticas al gasto militar de Alemania, este año en el 1,24 % del PIB, cuando el estadounidense se eleva hasta el 3,57 %, según los datos de la Alianza.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
Cadena perpetua para la «novia neonazi» que mató a ocho turcos
Se le describe como simpática, sociable y amante de los gatos, pero también como «una persona fríamente calculadora» para la cual la vida de los demás carecía de importancia: Beate Zschäpe, única superviviente de la banda terrorista neonazi alemana NSU, que asesinó a ocho inmigrantes turcos, un griego y a una agente de policía entre 2000 y 2007, fue condenada este miércoles a cadena perpetua en un macro proceso que ha dejado un sabor agridulce entre las víctimas. Atrás quedan cinco años de proceso judicial, 540 testigos, 58 abogados representando a 91 demandantes, 440 sesiones y un informe de quinientas páginas. Dejó además al descubierto graves errores por parte de la policía y los servicios de inteligencia alemanes, que no tuvieron la mínima sospecha de una posible motivación racista y dirigieron las pesquisas hacia el entorno de las víctimas, indicando en un principio que eran ajustes de cuentas entre mafias extranjeras. La propia canciller Angela Merkel pidió perdón por estos errores. La Audiencia Territorial de Múnich cierra así con una sentencia ejemplar el juicio más mortífero de Alemania desde la II Guerra Mundial: «Soy una persona compasiva y he podido ver y sentir la angustia y la desesperación de los familiares (..) Me disculpo por el sufrimiento que causé», dijo Zschäpe ?de 43 años y nacida en la RDA? en su alegato final, en el que también defendió su inocencia. Zschäpe conoció a los 17 años al ultraderechista Uwe Mundlos con quien inició una relación sentimental y se fue adentrando en el mundo neonazi; posteriormente, junto a Mundlos y al mejor amigo de éste, Uwe Böhnhardt, creó la NSU. Según las autoridades, la condenada no asesinó directamente a las víctimas, pero las eligió y las vigiló. También alquiló el garaje en el que Mundlos y Böhnhardt fabricaban bombas. Además de los asesinatos, Zschäpe consumó varios atracos, perpetró ataques con bomba contra el negocio de una familia iraní y prendió fuego a la vivienda en la que residía con sus compañeros fallecidos ?quienes se suicidaron en 2011 luego de un atraco frustrado? para destruir pruebas.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
Cadena perpetua para la «novia neonazi» cómplice del asesinato de 10 personas en Alemania
Se le describe como simpática, sociable y amante de los gatos, pero también como «una persona fríamente calculadora» para la cual la vida de los demás carecía de importancia: Beate Zschäpe, única superviviente de la banda terrorista neonazi alemana NSU, que asesinó a ocho inmigrantes turcos, un griego y a una agente de policía entre 2000 y 2007, fue condenada este miércoles a cadena perpetua en un macro proceso que ha dejado un sabor agridulce entre las víctimas. Atrás quedan cinco años de proceso judicial, 540 testigos, 58 abogados representando a 91 demandantes, 440 sesiones y un informe de quinientas páginas. Dejó además al descubierto graves errores por parte de la policía y los servicios de inteligencia alemanes, que no tuvieron la mínima sospecha de una posible motivación racista y dirigieron las pesquisas hacia el entorno de las víctimas, indicando en un principio que eran ajustes de cuentas entre mafias extranjeras. La propia canciller Angela Merkel pidió perdón por estos errores. La Audiencia Territorial de Múnich cierra así con una sentencia ejemplar el juicio más mortífero de Alemania desde la II Guerra Mundial: «Soy una persona compasiva y he podido ver y sentir la angustia y la desesperación de los familiares (..) Me disculpo por el sufrimiento que causé», dijo Zschäpe ?de 43 años y nacida en la RDA? en su alegato final, en el que también defendió su inocencia. Zschäpe conoció a los 17 años al ultraderechista Uwe Mundlos con quien inició una relación sentimental y se fue adentrando en el mundo neonazi; posteriormente, junto a Mundlos y al mejor amigo de éste, Uwe Böhnhardt, creó la NSU. Según las autoridades, la condenada no asesinó directamente a las víctimas, pero las eligió y las vigiló. También alquiló el garaje en el que Mundlos y Böhnhardt fabricaban bombas. Además de los asesinatos, Zschäpe consumó varios atracos, perpetró ataques con bomba contra el negocio de una familia iraní y prendió fuego a la vivienda en la que residía con sus compañeros fallecidos ?quienes se suicidaron en 2011 luego de un atraco frustrado? para destruir pruebas.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
La cumbre de la OTAN empieza con ataques de Trump contra Alemania
El presidente norteamericano Donald Trump ha entrado a la cumbre de la OTAN de Bruselas como se esperaba, como un elefante en una cacharrería, acusando a Alemania de ser un país «vendido» a los intereses de Rusia y de beneficiarse del paraguas de seguridad norteamericano sin pagar por ello. La falta de sutileza del inquilino de la Casa Blanca no sorprende a nadie, pero sigue siendo el elemento central de las relaciones transatlánticas, que paulatinamente se van haciendo cautivas de sus volubles estados de ánimo. «Se supone que debemos estar recelosos ante Rusia y Alemania va y se gasta miles de millones al año para pagar a Rusia», dijo Trump al inicio de un desayuno en la embajada norteamericana en Bruselas, cuando era consciente de que las cámaras captarían sus palabras. En lugar de los habituales comentarios sobre el tiempo o la incomodidad del viaje, Trump se dedicó a denigrar a los aliados europeos. «Protegemos a Alemania, protegemos a Francia, protegemos a todos esos países y luego muchos de ellos van y hacen un acuerdo con Rusia para construir un gasoducto y le pagan miles de millones a las arcas rusas». Cuando llegó a la reunión a media mañana, la canciller alemana Angela Merkel ya estaba informada de las palabras de Trump y le respondió con una analogía en la que recordaba que hubo tiempos en los que una parte de Alemania estaba sometida a Rusia, la antigua Unión Soviética, pero que ahora ya es un país unido y soberano y que no recibe órdenes de nadie, ni siquiera de Washington. «Yo he vivido personalmente que una parte de Alemania fuera controlada por la Unión Soviética. Y estoy muy agradecida de que ahora estemos unidos en libertad en la República Federal. Por eso podemos decir que hacemos nuestra propia política independiente y tomamos independientemente nuestras decisiones. Y eso está bien». Al menos Merkel se mantuvo dentro de la corrección habitual en estos casos, teniendo en cuenta que está previsto que tengan una relación bilateral en la que, entre otras cosas, Trump está empeñado en obligar a Alemania a aumentar significativamente su presupuesto de defensa y su aportación a la OTAN.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
El gasto militar y los aranceles dividen a EE.UU. y sus aliados
La OTAN reveló ayer sus últimos datos de inversión en defensa con unas cifras estimativas de 2018 en las cuales ocho países alcanzarían el 2 por ciento del Producto Interior Bruto en gasto. EE.UU. (3,50%), Grecia (2,77%), Estonia (2,14%), Reino Unido (2,10%) y Letonia (2%) cumplirían en este momento el requisito; Polonia (ahora con un 1,98%), Lituania (1,96%) y Rumanía (1,93%) tienen iniciativas legislativas acordadas para alcanzar el objetivo del 2% a lo largo de este año. En 2014, cuando la OTAN decidió poner freno a los recortes en defensa con el impulso del presidente estadounidense Barack Obama, solo tres países superaban ese 2% (EE.UU., Grecia y Reino Unido). El anuncio se produjo a pocas horas del arranque de la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los 29 países aliados en Bruselas, que se celebra hoy y mañana. A la cita acude el presidente de EE.UU., Donald Trump, con la clara demanda de que los países europeos de la OTAN y Canadá realicen más inversiones en defensa. Ayer mismo, antes de despegar desde Washington, Trump publicó dos mensajes en su cuenta de Twitter donde no deja dudas sobre cuál será su principal objetivo en las conversaciones que mantenga con Angela Merkel, Emmanuel Macron o Pedro Sánchez, quien se estrena en foro trasatlántico, y demás líderes cuyos países no cumplan con el criterio del 2% del PIB. Altura de miras «Los países de la OTAN deben pagar MÁS, los EE.UU. deben pagar MENOS. ¡Muy injusto!». Y «Preparándonos para partir hacia Europa. Primera reunión-OTAN. Los Estados Unidos están gastando mucho más que cualquier otro país para protegerlos. No es justo para el contribuyente de los Estados Unidos. Además de eso, perdemos 151.000 millones de dólares en comercio con la Unión Europea. ¡Nos ponen grandes aranceles (y barreras)!» fueron los mensajes de Trump que corrieron como la pólvora en la nueva sede de la OTAN. Según los datos facilitados por la OTAN, mientras que EE.UU. invirtió el pasado año 618.000 millones de dólares en sus presupuestos de defensa, los 27 países aliados restantes invirtieron 301.000 millones (falta Islandia que no tiene estructuras militares). Para apaciguar los ánimos y con el objetivo de que la Cumbre de Bruselas no reedite el fiasco y la división del último G-7, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, anunció ayer en su rueda de prensa previa que los países europeos de la Alianza Atlántica y Canadá invertirán desde este momento y hasta 2024 unos 266.000 millones de dólares extra en sus presupuestos de defensa. Asimismo, Stoltenberg se mostró confiado en que la OTAN dé esa imagen de unidad necesaria para ser eficaz en la disuasión y que la cuestión de la guerra de aranceles entre EE.UU. con la UE y Canadá no empañe iniciativas que se adoptarán en el campo de la lucha contra el yihadismo, la estabilidad del Sur y Oriente Próximo, para disuadir a Rusia o en ciberdefensa. «Las diferencias existen, y no sólo en comercio también en cambio climático. Pero mientras existan, trataré de minimizarlas para que no tengan un impacto en la seguridad y defensa», reconoció el secretario general de la OTAN, organización que el próximo año cumplirá 70 años. En una de sus respuestas a la Prensa, Stoltenberg quiso agradecer al presidente Trump, «su liderazgo» para provocar que los países de la OTAN eleven sus presupuestos. «Invertir en defensa es una cuestión de credibilidad», subrayó Stoltenberg. Uno de los encuentros más esperados será entre Donald Trump y la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo país se sitúa sólo en el 1,24% del PIB en inversión de defensa. «Alemania es la economía más fuerte de Europa, por ello debe invertir más», subrayó ayer la embajadora estadounidense en la OTAN, Kay Bailey Hutchison. Trump, que se reunirá con el presidente ruso, Vladimir Putin, el día 16 en Helsinki, ha llegado incluso a amenazar con retirar los 37.000 militares que EE.UU. despliega en suelo alemán. Está por ver si cumplirá en parte con su amenaza. Declaración conjunta Para tratar de aplacar las demandas de Trump, el secretario general de la OTAN firmó ayer una declaración conjunta con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, por la cual se fortalece la cooperación UE-OTAN y se insta a los «Estados miembros de la UE a dar mayor prioridad a la seguridad y la defensa en lo debates sobre el próximo presupuesto de la UE a largo plazo». Sobre las nuevas iniciativas industriales en el ámbito de la UE como la Pesco (Cooperación Estructurada Permanente) y otras en la Alianza Atlántica se reafirma asimismo que deben ser inversiones para desarrollar nuevos sistemas de armas y capacidades militares «coherentes, complementarios e interoperables. Deben estar disponibles para ambas organizaciones, sujetas a las decisiones soberanas de los países que las poseen». «Los esfuerzos de la UE también fortalecerán a la OTAN y, por lo tanto, mejorarán nuestra seguridad común. Para los aliados de la OTAN, tales esfuerzos fomentan un reparto equitativo de la carga, los beneficios y las responsabilidades, de acuerdo con su compromiso asumido en el compromiso de inversión en defensa», reza el texto conjunto firmado por ambas organizaciones apenas veinticuatro horas antes de que Trump irrumpa en Bruselas.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
¿Por qué Trump está obsesionado con la regla del 2% de la OTAN?
Los ecos del «America First» atenazan ahora al principal garante de la seguridad occidental: la Alianza Atlántica (OTAN). Entre los focos y la polémica sobre la tímida afluencia de simpatizantes a la toma de posesión del 45º presidente de EE.UU. en comparación con la de su predecesor, Barack Obama, Trump insistió en su anuncio de aislar del mundo a la superpotencia para priorizar sus esfuerzos en «hacer a Estados Unidos grande otra vez». A partir de entonces, el presidente de EE.UU. empezó a pedir a sus tradicionales socios europeos, especialmente a Alemania, que «pagaran las facturas» (una coletilla que ha repetido varias veces) de la Alianza Atlántica, epítome (a juicio de Trump) de la «histórica injusticia» del resto de Occidente con Washington: proteger al mundo a cambio de casi nada. La última polémica llegó ayer con el cruce de declaraciones entre el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el propio Trump ante el inicio de la cumbre en Bruselas. «Estados Unidos no tiene demasiados aliados y debería de apreciar los que tiene», afirmó el dirigente polaco. Como era de esperar, Trump no se amilanó y respondió vía Twitter y con su peculiar estilo: «Los países de la OTAN deben pagar más, los Estados Unidos deben pagar menos. ¡Muy injusto!». Many countries in NATO, which we are expected to defend, are not only short of their current commitment of 2% (which is low), but are also delinquent for many years in payments that have not been made. Will they reimburse the U.S.?? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 10 de julio de 2018En la Cumbre de Praga de 2002, la OTAN acordó que sería una buena idea que todos los aliados gastaran aproximadamente el 2% de su PIB nacional en sus capacidades de defensa. «¿Por qué 2%? No hay una razón en particular: sonaba bien, y no estaba demasiado lejos del gasto real aunque era más bajo que los gastos de la Guerra Fría», resume en un interesante hilo en Twitter la investigadora del think tank European Council on Foreign Relations (ECFR) Ulrike Esther Franke. Muchos en Bruselas ahora están preocupados de que la OTAN, la alianza que ha preservado la estabilidad mundial desde 1949, sea la próxima pieza maestra de Trump con la que intente resquebrajar el orden liberal post Segunda Guerra Mundial. «No sería menos que un desastre», ha reconocido en el último número de la revista «Time» el secretario general de la OTAN entre 2009 y 2014, Anders Fogh Rasmussen. [Leer: Nuevos datos OTAN: Ocho países cumplirán con el 2% este año (España, 0,93%)] Entre otros cometidos, la OTAN se concibió para proteger y defender los territorios europeos y poblaciones ante un eventual ataque, según el Artículo 5 del Tratado de Washington. Entre 1985 y 1989, los aliados europeos de la Alianza gastaron de media un 3,1 por ciento del PIB en defensa, según recuerda la consultora estratégica estadounidense McKinsey & Company. Con la caída del Muro de Berlín en 1989, los países de Europa occidental ya no sintieron una amenaza inminente de los países del Pacto de Varsovia reduciendo el gasto hasta el 2.5 por ciento en 1990-1994, al 2 por ciento en 1995-1999 y 1,9 por ciento en 2000-2004. «Cinco años más tarde, el promedio volvió a caer, hasta el 1,7 por ciento, hasta el suelo de 1,4 de 2015», continúa el documento. En esta línea, salió de la Cumbre de Gales de 2014 el conocido como Plan de Acción de Preparación, que pretendía adaptar la Alianza a las amenazas características del siglo XXI, «articulando una respuesta flexible y proporcional para aumentar el grado de preparación y capacitación de la OTAN que muchos entendieron como un mensaje a Rusia», escribe el Coronel de Infantería de Marina Francisco J. Ayuela Azcárate en la revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). En el texto oficial de la Cumbre, los aliados acordaron que los países miembros que no habían alcanzado el 2% debían avanzar hacia este porcentaje de cara a 2024. «La preocupación que tengo es que [el 2 por ciento] se haya convertido en solo una medida fácil de entender que represente las ventajas y desventajas de la cooperación de EE.UU. con el mundo. Y nunca fue planteado de esa manera», dice a «The Washington Post» Douglas Lute, general retirado del Ejército de tres estrellas y embajador de Estados Unidos en la OTAN con Obama. Al obligar a los europeos a aumentar su inversión, considera el analista Nicolas Gros-Verheyde en el portal especializado Bruxelles 2, los conduce a comprar «estadounidense» en el mayor mercado de Defensa del mundo. La llegada de Trump y la desconfianza que ha generado entre sus socios europeos llevó incluso a la canciller alemana Angela Merkel a afirmar que «los tiempos en los que podemos contar con los demás han terminado» y que los europeos deben «tomar su destino en sus manos». La líder alemana se había entrevistado en una cumbre de la OTAN y del G7 con el presidente de Estados Unidos quien le exigió «pagar las facturas» de la Alianza. Para Trump «la OTAN es injusta económicamente para Estados Unidos porque ayuda sobre todo al resto de países miembros mientras que EE.UU. paga una parte desproporcionada». En consonancia con su narrativa «America First», Trump arremetió contra las contribuciones de los aliados de la OTAN durante un discurso el 25 de junio en Carolina del Sur al afirmar falsamente que Estados Unidos era responsable del 90% de los gastos, cuando no pasa del 22 por ciento del presupuesto, seguido de Alemania (14,65 por ciento), Francia (10,63 por ciento) y Gran Bretaña (9,84 por ciento). Sin embargo, hasta trece aliados pagan menos del uno por ciento, en su mayoría pequeños países comunistas que se unieron a la Alianza tras el colapso de la Unión Soviética y la desintegración de Yugoslavia. Aquella Cumbre de Gales marcó el camino de la flamante Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) al fijar en el 2% del PIB en gasto en Defensa, que hasta ese momento no se había estipulado de forma oficial. Además, marcó el objetivo de emplear el 20% del presupuesto de Defensa en la investigación y el desarrollo de equipamiento, como luego establecería la propia Unión Europea en los criterios de convergencia para los Estados miembros que se quieran integrar en la PESCO.
...
6
...