Infortelecom

Noticias de angela merkel

26-09-2017 | Fuente: abc.es
Macron se apresura a tomar el liderazgo de la construcción europea
Emmanuel Macron puso ayer en escena, en la Universidad de la Sorbona, su aspiración al liderazgo continental, al proponer «refundar Europa» y reforzar los pilares de su soberanía global, unidad y democracia, cuando los populismos y nacionalismos -subrayó al terminar su discurso- son una amenaza continental. En un tono ultrasolemne, con referencias recurrentes a los «demonios» más peligrosos de Europa, el presidente francés comenzó afirmando que los grandes desafíos de nuestro tiempo, la seguridad, las grandes migraciones, el desarrollo durable, el cambio climático, la revolución digital y la regulación de la economía mundial, exigen una respuesta común de los pueblos y Estados europeos, para defender su integridad, unidad y democracia. Macron había redactado su proyecto original en la perspectiva de un nuevo triunfo de la canciller Angela Merkel, presta a gobernar con los socialdemócratas alemanas. Tras el hundimiento socialdemócrata, que fuerza a Merkel a intentar formar una coalición con liberales (euroescépticos) y verdes (federalistas), el presidente francés matizó sus proyectos originales, pero preservando lo esencial de su anhelada refundación de Europa. En el terreno de la seguridad, retomó el histórico proyecto de crear una fuerza de intervención rápida europea. En otro plano, Merkel y Macron anunciaron el verano pasado el lanzamiento de un ambicioso proyecto: la construcción de un nuevo avión militar europeo, en concertación con otros aliados. Se trata de un proyecto a muy largo plazo, que necesitará años de concertación. La cooperación antiterrorista, por el contrario, es la obligada guinda de todos los grandes pasteles diplomáticos. En el terreno económico, Macron propone medidas que chocan con los euroescépticos liberales alemanes que podrían formar parte de una coalición con la canciller: un presupuesto común de la zona euro, la elección de un parlamento para los países del euro y un gobierno político y un ministro de finanzas de la eurozona? Se trata de proyectos que desarrollan con ambición los planes más humildes diseñados por otros presidentes franceses. Sin conseguir nunca el apoyo necesario en Berlín. Consciente de tal resistencia, Macron insiste en la imperiosa necesidad de dar un nuevo impulso francoalemán a los empantanados proyectos europeos, sugiriendo: «¿Por qué no integrar totalmente nuestros mercados, aplicando a nuestras empresas reglas comunes?». Poesía y pragmatismo A caballo entre la política y la economía, Macron estima que es posible reforzar la unidad europea, proponiendo a la UE estos proyectos comunes: solidaridad económica a través de la convergencia social y fiscal; creación de universidades europeas; y favorecer la unión a través de la cultura y los intercambios educativos. Entre lo lírico, lo político y lo electoral, Macron retoma una clásica cantinela, presentada con un lirismo muy personal: «La refundación de Europa no se construirá al margen de los pueblos, sino asociando a los pueblos a la hoja de ruta de esta refundación». Varias velocidades La democratización de Europa, para hacerla más atractiva a los pueblos, ha estado en los programas electorales de casi todos los partidos continentales durante las campañas de las elecciones directas al Parlamento Europeo desde hace muchos años. Macron estima que dos iniciativas personales pueden relanzar tal ambición: convocar convenciones democráticas en todos los países de la UE que deseen progresar en un proyecto común, y reforzar el Parlamento Europeo a través de las listas transnacionales. El presidente francés avanza otra sugerencia mucho más novedosa y personal: utilizar los 73 escaños de eurodiputados del Reino Unido para crear el embrión de un parlamento de la zona euro. Consciente que varios capítulos importantes de tan ambiciosos proyectos chocan de manera frontal con otras percepciones del futuro de la UE, Macron matiza su proyecto de refundación abriéndolo a la geometría variable: cada miembro de la Unión podrá participar en uno u otro proyecto, abriéndose la posibilidad palmaria de una Europa a la carta, a varias velocidades, en varios círculos, según las cambiantes terminologías de los últimos treinta años de proyectos y refundaciones europeas. Emmanuel Macron terminó su gran discurso solemne, en la Sorbona, lanzando una severa advertencia contra el peligro continental de los populismos y los nacionalismos. El presidente francés no citó ningún movimiento populista o nacionalista concreto, pero sus alusiones parecían meridianamente claras cuando subrayó: «Están ahí, en todos nuestros Estados. Y son una amenaza par el futuro de Europa». Sin citar expresamente a España y Alemania, la alusión directa a nacionalismos y populismos encaja con meridiana precisión con las coyunturas alemana y española.
26-09-2017 | Fuente: abc.es
Bruselas teme que la crisis germana paralice a la Unión Europea
La Unión Europea esperaba las elecciones alemanas para desbloquear los principales dossiers que tiene ante sí. Lejos de resolver las incógnitas, el resultado de las elecciones del domingo prefigura un escenario de incertidumbre que según fuentes políticas europeas se va a prolongar «durante mucho tiempo». El objetivo ahora se pone en minimizar los efectos de la fiebre populista en las próximas elecciones europeas, el año 2019, en las que un resultado como el alemán supondría sencillamente el bloqueo de las instituciones. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, llamó este lunes a la canciller Angela Merkel para felicitarle por la victoria, aunque sea en términos protocolarios puesto que tampoco el luxemburgués esperaba ese resultado. También llamó al candidato socialdemócrata, su gran amigo Martin Schulz, aunque en su caso no fue para felicitarle, sino todo lo contrario. Tenía razones Juncker para mantener esa conversación con Schulz, que fue el que garantizó su elección en 2014. Pero entonces fue solamente por 44 votos, un margen muy peligroso porque, como confesaba este lunes un alto dirigente europeo de origen alemán, la proyección de los resultados en su país a las elecciones europeas de 2019 arroja un escenario espeluznante. Los liberales alemanes no son antieuropeos, pero se oponen a una mayor integración en la zona euroY entretanto, todos los planes para reactivar la construcción de las estructuras institucionales de la zona euro se han quedado paralizadas. No se puede saber ni siquiera si el actual ministro de Finanzas, el poderoso Wolfgang Schauble, seguirá en su puesto o no. El comisario alemán, Gunter Oettinger, ha propuesto que le nombren presidente del Parlamento alemán, que es un puesto de gran relumbre para el que ha sido el gran guardián de la ortodoxia económica, de modo que liberaría la cartera de Finanzas para las negociaciones de la coalición. Pero nada parece indicar que esas negociaciones serán rápidas ni que vayan a tener un resultado previsible. La cuestión de quién ocupará el cargo de Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo en 2019 estaba también pendiente de estas elecciones y el veredicto de las urnas ha sido de todo menos claro. Manfred Weber, el líder del grupo parlamentario del Partido Popular Europeo, es de los que creen que hay que «cerrar cuanto antes este capítulo» de tipos de interés cero y compra de deuda, «para volver cuanto antes a una situación normal». Crisis de los refugiados Pero lo primero que cree que hay que cerrar en la UE es el tema de los refugiados, que ha sido el elemento que más ha pesado en la voluntad de los alemanes en las urnas. Antes de entrar en discusiones sobre el presupuesto europeo, sobre la transformación del fondo de estabilidad en una especie de Fondo Monetario Europeo, antes de entrar en el meollo del Brexit, los populares alemanes creen que hay que enviar el mensaje claro de que el asunto de los refugiados está resuelto y no volverá a pasar. ¿Y cómo puede afectar a Europa una eventual «coalición Jamaica»? Nadie lo sabe todavía. Los liberales no son antieuropeos, pero se oponen a una mayor integración en la zona euro. Los verdes apoyan la emisión de deuda europea y sí quieren una mayor integración. ¿Cual de los dos partidos obtendrá la parte más importante del pastel? La esperanza en Bruselas es que Merkel logre maniobrar para hacer que ese enfrentamiento estructural entre liberales y verdes le acabe convirtiendo a ella en el árbitro de las ambiciones de ambos.
25-09-2017 | Fuente: abc.es
Merkel afronta la misión casi imposible de conciliar a viejos enemigos políticos
Un día después de unas elecciones en Alemania que han sido un terremoto político de imprevisibles consecuencias todos los líderes políticos intentan hacerse una composición de lugar en la nueva situación. Entre los escombros del consenso político que ha regido durante décadas. En su mayoría tienen además que valorar los daños. Hay un hecho de enorme trascendencia para todo el continente que algunos aun no alcanzan a ver y es que Alemania ha perdido este 24 de septiembre de 2017 su estabilidad política. La que ha caracterizado al estado federal alemán desde 1949. Hasta la supuesta vencedora, Angela Merkel, que de nuevo ha hecho historia al ganar las elecciones por cuarta vez consecutiva, sabe que todo ha cambiado en el Bundestag, en Berlín, en Alemania y también lo habrá hecho para Europa como pronto se demostrará. El próximo gobierno, cuando lo haya después de unas negociaciones que pueden ser muy largas y complejas, estará previsiblemente presidido por ella, pero será un gobierno frágil, cuajado de contradicciones insolubles, que intentará hace política con ministros de ideologías hostiles entre sí. Hoy, no pocas voces decían que Merkel se ha equivocado, como le pasó a Helmut Kohl en 1994, y no ha sabido ver el último momento en que podía irse por decisión propia. Duro golpe Con su enorme revés al perder casi nueve puntos en un momento de cima de la coyuntura económica con el mínimo desempleo del 5,7% Merkel ha recibido un golpe del que parece claro que no podrá ya recuperarse. Muy significativo fue que ya en la noche electoral se preguntara abiertamente en televisión a su ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, en presencia de su jefa, la canciller, si estaría dispuesta ella a asumir el relevo. Merkel se ha recuperado de situaciones muy graves. Pero el desgaste personal por la polarización en torno a los refugiados ha roto el aura de la mujer imbatible. No ha sido la economía. Las elecciones han sido un plebiscito sobre una política de inmigración y seguridad absolutamente personal que ella ha defendido con una firmeza que ahora se entiende como obcecación. El desgaste personal por la polarización en torno a los refugiados ha roto el aura de la mujer imbatibleMerkel se queda sin elección y sin opciones. Por mucho que aun intente tender puentes al SPD. Hoy ha dicho que abriría conversaciones con los liberales (FDP) y los verdes, los únicos partidos que están dispuestos a formar coalición para hacerla de nuevo canciller. Pero ha insistido en que también quería hablar con el SPD. La respuesta fue contundente por parte de quien parece que seguirá de momento de líder del SPD pese a su humillante derrota. Aparato del SPD Martin Schulz dice que no tiene nada de que hablar con Merkel. Que use el tiempo en hablar con otros. Schulz había anunciado el fin de la coalición y su paso a la oposición minutos después de saber que solo había alcanzado el 20,5%. «La colaboración con la CDU/CSU se da por concluida con efectos inmediatos». Probablemente Merkel apele al aparato socialdemócrata interesado en mantener sus cargos en la coalición. Un aparato para el que el anuncio de Schulz fue sorpresa desagradable. Muchos creen que Merkel sabe que gobernar con la «coalición Jamaica» con los retos inmediatos no es un proyecto realista. Muchos creen que Merkel sabe que gobernar con la «coalición Jamaica» con los retos inmediatos no es un proyecto realistaLa canciller parecía creer que podía mantener indefinidamente la estrategia de fagocitar los lemas, temas y políticas de la izquierda, el ecologismo y el pacifismo con su política de inmigración y aceptación de la sociedad multicultural. Se equivocaba, los alemanes han dejado de seguirla por esa senda. La inmigración ha polarizado la sociedad hasta límites no conocidos. Y el rápido deterioro de la seguridad que nadie ha querido reconocer y se ha intentado ocultar ha sido una afrenta añadida. Analistas alemanes sugieren que si el AfD hubiera tenido una dirección unida y un líder con carisma, hoy posiblemente no se hablara del 13% de la AfD, sino del 25%. Más de un millón de votantes de la CDU/CSU y medio millón de votantes socialistas se han ido al AfD, al que los demás partidos descalifican como ultraderechista pero que insiste en su lealtad constitucional y en que «estamos donde estaba la CDU», en la derecha democrática que Merkel abandonó. Las desavenencias en el AfD no han cesado por su triunfo. El gobierno de la célebre «coalición Jamaica», negra por la CDU, amarilla por los liberales y de terceros los verdes, será una incógnita tanto en su política interior como en la exterior. Pero será una losa para una política europea común con Emmanuel Macron cuando más necesario se antoja a algunos la revitalización del eje franco- alemán. Las reformas de la UE, atascadas a la espera del nuevo mandato de Merkel, podrían quedar bloqueadas sin fecha. No parece haber posibilidad alguna ni para la mutualización de la deuda ni otras cuestiones de unificación y corresponsabilidad financiera. Y desde luego no va a haber nadie que mande sobre la economía alemana que no sea alemán. El capitulo de Mario Draghi que se da por felizmente concluido no tendrá continuidad. Habrán de convivir en el tripartito un partido liberal de rigor y libertad económica con unos Verdes intervencionistas hasta el hastío. Esos mismos verdes decididos a «mantener una política de asilo humana» que viene a ser poco menos que las puertas abiertas, frente a una CSU bávara que quiere el mismo cierre de fronteras y fin de la inmigración subvencionada que exige la Alternativa para Alemania (AfD) el partido que lo ha esquilmado en votos y que podría hundir le en Baviera en las elecciones el próximo año
25-09-2017 | Fuente: abc.es
Las claves de las elecciones en Alemania 2017 en gráficos
-Las elecciones federales en Alemania 2017 dejan un parlamento más fraccionado después del fuerte descenso de la alianza conservadora liderada por Angela Merkel, CDU/CSU (cae del 41,5 al 33% de los votos), y el descalabro de los socialistas liderados por Martin Schulz. -Los ultraderechistas del AfD han recogido el voto del descontento y entran en el parlamento como tercera fuerza más votada, especialmente en la antigua Alemania del Este. Su discurso anti Unión Europea, en contra de la inmigración y de la política de refugiados, y en favor del refuerzo de los controles y la seguridad ha robado votos a los conservadores. Merkel ya ha afirmado que uno de los objetivos del nuevo Gobierno es tomar nota sobre estos asuntos. -El SPD ha bajado del 25,7 al 20,5% de los votos, el peor resultado de la historia de los socialistas alemanes. La formación se suma así a la corriente de declive de la socialdemocracia en toda Europa. Martin Schulz ya ha afirmado que no se reeditará la «Gran Coalición» con el CDU/CSU. En caso de hacerlo, los ultraderechistas liderarían la oposición como tercera fuerza más votada. Esto no ocurrirá, puesto que el SPD pasará a liderar la oposición, y, al mismo tiempo, abrirá un proceso de regeneración en el partido. -Las izquierdas no suman. No es suficiente la leve subida de Die Linke (La Izquierda, en alemán), herederos de los comunistas de Alemania del Este, que pasa de 8,6 al 9,2% de los votos. Los Verdes también suben ligeramente, del 8,4 al 8,9%. Pero la caída del SPD hace imposible alcanzar los 355 escaños que darían la mayoría en el Bundestag, el Parlamento alemán. -La opción más probable es la llamada coalición Jamaica entre conservadores, liberales y verdes (cuyos colores son negro, amarillo y verde, como la bandera jamaicana). Los liberales (FDP), que no estuvieron en el Parlamento la legislatura pasada por no alcanzar el 5% de los votos, han conseguido esta vez el 10,7%, gracias a la caída de los conservadores. Sus 80 escaños son ahora la llave para el Gobierno de Merkel, junto con los 67 escaños de Los Verdes.
25-09-2017 | Fuente: abc.es
La amarga victoria de Angela Merkel en las elecciones de este domingo en Alemania y el anuncio de los socialdemócratas del SPD de que se van a la oposición, deja sólo una opción viable de coalición: un inédito tripartito a escala federal entre conservadores, liberales y verdes tan exótico como su denominación, «Jamaica». Shelly-Ann Fraser-Pryce en los Juegos Olímpicos de Londres- Reuters Ése es el nombre que recibe esta alianza, ya que tradicionalmente se asigna al bloque conservador (CDU/CSU) de la canciller alemana el color negro; al Partido Liberal (FDP) el amarillo, y a los ecologistas el verde, formando la bandera de este país caribeño. Esta coalición de gobierno sumaría, según las últimas proyecciones, un 52% de los votos y supondría la única opción viable, si se descarta definitivamente una reedición de la gran coalición del Partido Socialdemócrata (SPD) y los conservadores, que obtuvo un 53% de los sufragios, informa Efe. Los liberales advierten de que una coalición Jamaica es problemática por las diferencias programáticasMerkel, quien de antemano rechazó toda cooperación tanto con La Izquierda como con la ultraderecha, reconoció en una ronda con los candidatos de todos los partidos en la cadena pública ARD que hay «matemáticamente dos opciones». Consideró que la opción del SPD no está totalmente descartada, pese a que se niegue a ella de forma categórica el candidato socialdemócrata, Martin Schulz. «Alemania necesita un gobierno estable», se limitó a decir la canciller, que descartó asimismo un gobierno en minoría y aconsejó a las demás formaciones dejar pasar unas horas antes para tomar decisiones. Resultado de las elecciones federales de Alemania 2017- ABC La candidata de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, abogó por ver «con tranquilidad» con quién «se puede llegar a trabajar», aunque subrayó que a su partido le separan muchas cosas del FPD, como las cuestiones medioambientales y las sociales. El líder del FPD, Christian Lindner, subrayó por su parte que su partido está dispuesto a «asumir responsabilidades», pero que no tiene por qué sumarse obligatoriamente al gobierno, y señaló que una coalición Jamaica es problemática por las diferencias programáticas. «No nos dejaremos presionar para entrar a formar parte de un gobierno sólo porque el SPD, por razones tácticas, se pase a la oposición», declaró. Incidió asimismo en que una coalición debe basarse en «contenidos» y señaló que mantiene «afinidades, pero también diferencias» con los conservadores como con los ecologistas. Solo en los lander La mayoría de analistas y politólogos han coincidido durante la campaña en señalar que una coalición Jamaica -que hasta ahora solo ha sido explorada a escala regional- sería difícil de trabar. Algunos expertos, sin embargo, han destacado que tendría un importante potencial renovador.
25-09-2017 | Fuente: abc.es
El descalabro de la gran coalición en Alemania
Franz Josef Strauss, el gran político bávaro que después de ser titular de cuatro carteras del gobierno federal presidió el Estado Libre de Baviera durante una década y hasta el día de su muerte, decía que para que la coalición de su Unión Social Cristiana y la Unión Cristiano Demócrata pudiera gobernar en solitario, a su derecha no podía tener nada. Este domingo, casi treinta años después de su muerte, debió removerse en la tumba. Angela Merkel ha hecho lo que nunca debió hacer: alimentar las razones para el auge de un partido de ultraderecha, Alternativa por Alemania, que existe porque Merkel y sus socios socialdemócratas se empeñaron en no escuchar a la ciudadanía enfadada con la forma en que se recibió un millón de refugiados sin ningún filtro. Una decisión que generó una crisis en toda Europa y que le ha enfrentado con sus vecinos polacos y húngaros cuyas políticas, rápidamente descalificadas, han resultado no ser tan ilógicas. Esa gran coalición de la CDU-CSU y el SPD ha sufrido un verdadero descalabro: el SPD obtuvo este domingo el peor resultado de su historia, con un retroceso de más de cinco puntos y la CDU-CSU el segundo peor, con un retroceso de casi nueve puntos. Y como siempre que se da una gran coalición el resultado es engordar los extremismos. En este nuevo Parlamento habrá seis partidos y ninguno de los otros cuatro es más centrista que la CDU de la hora presente. El Partido Liberal renacido es más euroescéptico que la CDU de MerkelNi siquiera los liberales que han vuelto con fuerza y que eran tradicionalmente el partido centrista. Pero este Partido Liberal renacido es más euroescéptico que la CDU. La Izquierda es un partido más bien populista de extrema izquierda y Los Verdes son algo más pragmáticos de lo que fueron en el pasado. Los tiempos de Petra Kelly fueron superados hace bastante y después de que Merkel renunciara a la energía nuclear el entendimiento entre sus partidos es más fácil de lo que nunca se pudo imaginar. Todos miran con rechazo a la ultraderecha de Alternativa. Pero sería mucho más útil analizar qué se hizo mal para que apareciese esa formación con tanta fuerza. Es evidente que el Gobierno no escuchó la preocupación de los ciudadanos cuando las oleadas de refugiados creaban serios problemas de convivencia; cuando, por ejemplo, en pequeñas localidades tenían viviendo docenas de refugiados afganos mientras varios jóvenes de esa misma localidad estaban destinados como fuerzas de paz en.. Afganistán; o cuando los medios de comunicación no contaban la verdad de algunos graves incidentes como los de la célebre Noche Vieja a las puertas de la Catedral de Colonia. Una excepción hasta ahora Alemania era hasta ahora una excepción en el auge de los populismos europeos. Eso se ha acabado. Como Francia y el Reino Unido se suma al club de los populismos de extrema derecha, mientras que los países más al sur de Europa -España, Italia, Grecia..- tenemos populismos de extrema izquierda. Pero unos y otros tienen un objetivo parejo: destruir la democracia parlamentaria como la hemos entendido desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días. Merkel tiene ahora una única posibilidad -al menos a primera vista: formar un tripartito con liberales y verdes. El problema es que Los Verdes son un partido muy europeísta, como la CDU, mientras que estos liberales lo son mucho menos y han visto un filón para crecer en el eurescepticismo de Alternativa para Alemania. Merkel tiene el reto de conseguir formar un gobierno con dos elementos tan contrapuestos. Y esa es la única salida posible. Porque otra gran coalición, descartada por Martín Schulz desde el primer minuto, sólo serviría para dar más terreno libre como cabeza de la oposición a Alternativa. Ese error ya se ha cometido y no puede volver a suceder.
24-09-2017 | Fuente: elpais.com
Así hemos contado en directo la jornada electoral en Alemania 2017
Angela Merkel gana los comicios por cuarta vez consecutiva
24-09-2017 | Fuente: abc.es
Traumático triunfo de Merkel en las elecciones alemanas
Angela Merkel ha ganado este domingo las elecciones en Alemania, pero esa prevista victoria no eclipsa un resultado profundamente traumático que va a tener profundas consecuencias para la política alemana y europea. Toda la estructura política de la República Federal de Alemania sufrió un fuerte movimiento en sus cimientos, lo que se reflejará muy pronto dentro y fuera de sus fronteras. Los dos partidos de la gran coalición han cosechado humillantes pérdidas de votos, el parlamento se ha fraccionado aún más. Y ha irrumpido con enorme fuerza en el legislativo la fuerza temida por todos de Alternativa por Alemania (AfD), el partido derechista, radical en su rechazo a la política de la Unión Europea y de la inmigración. La CDU/CSU de Merkel se queda en un 33% del voto, menos de ocho puntos que en las elecciones de 2013. Y los socialdemócratas del SPD de Martin Schulz, con un 20,7% y cinco puntos menos, cosechan su peor resultado de la historia de la república federal. Ningún sondeo se había atrevido a darle el partido derechista Alternativa por Alemania (AfD), tachado por el resto del arco parlamentario de ultraderechista, ese 13% que lo convierte con clara ventaja en la tercera fuerza del país. El SPD anunció nada más conocerse las proyecciones de voto que pasa directamente a la oposición. El anuncio de Martin Schulz fue recibido con inmenso alivio por su partido. En el que se perfila un radical cambio generacional en los próximos meses. La entrada de AfD en el Bundestag con esa fuerza inesperada hacía de todas maneras casi inviable una gran coalición. Esta habría dejado la jefatura de la oposición al gobierno en el Bundestag en manos de ese partido que, aunque constitucional, no participa de los habituales consensos del resto del arco parlamentario. Este domingo, uno de sus líderes, Alexander Gauland, dejó claro que, sea el gobierno que sea, «que Merkel o quien lleve el gobierno se abrigue bien, porque le vamos a dar caza. Vamos a darle caza hasta que recuperemos nuestra patria». Habrá que ver si el partido AfD digiere este éxito inesperado. Y supera sus tradicionales tensiones internas entre radicales y moderados o nacionalistas y conservadores. «Este no es el resultado que ambicionábamos», ha declarado Angela MerkelMerkel compareció decidida a poner buena cara para un resultado que complica mucho el gobernar. Reconoció que «este no es el resultado que ambicionábamos», aseguró que sí podía felicitarse su partido porque se habían cumplido los objetivos estratégicos que se había marcado. Que eran la fuerza más votada para estar encargada de formar gobierno y lograr que contra la CDU/CSU no pudiera aritméticamente formarse gobierno alternativo. Lo que también es el caso. Lo cierto es que Merkel solo tiene como opción, descartada la continuación de la alianza con el SPD, la coalición llamada Jamaica por los colores negro del CDU, amarillo de los liberales del FDP y el verde de los ecologistas. La gestación de esta alianza será una operación política extremadamente difícil precisamente porque la irrupción del AfD en el parlamento exige a la CDU un retorno a posiciones de derechas abandonadas por Merkel. La canciller dijo este domingo que uno de los principales objetivos de su nuevo gobierno será tomar más en serio los temores de la gente y recuperar los votos que han partido hacia el AfD. Lo dijo sin ninguna de las descalificaciones hacia el partido derechista que son habituales en todos los políticos cuando hablan de esta formación. Lo cierto es que, pese a haber sido sometido a un acoso de descalificaciones y marginación a un tiempo por parte de los demás partidos políticos y por la totalidad de los medios de comunicación, el AfD ha cosechado gran parte del voto de la frustración de la sociedad alemana por la falta de atención publica a cuestiones como la inmigración y el deterioro de la seguridad. Parlamento fraccionado De tener más de dos tercios de los votos en el pasado parlamento los dos grandes partidos han pasado a poco más de la mitad. Con lo que prosigue el fraccionamiento del parlamento que ahora pasa a tener dos partidos más con el regreso de los liberales del FDP con un sólido 10,6%, y la sorpresa mayúscula de la fuerza del AfD que supera también al izquierdismo de Die Linke (9%) y a los Verdes que, con un 8,9%, sacan un resultado mejor de lo esperado. Las negociaciones para el tripartido comenzarán pronto al no haber alternativa a esa coalición. Los Verdes ya se han mostrado conscientes de las dificultades con una canciller que tendrá que defender posiciones conservadoras para combatir al AfD. Y especialmente en este próximo año para respetar los intereses de su socio bávaro, la CSU, que ha cedido aún más que la propia CDU al partido derechista. Y tiene elecciones del estado de Baviera en 2018. Algunos recordaban este domingo que Franz Josef Strauss calificaba siempre de pesadilla la mera perspectiva de perder sus abrumadoras mayorías absolutas. Con el 33% de este domingo nadie sabe cómo hubiera reaccionado. Horst Seehofer, jefe de la CSU, calificó de agria decepción el resultado propio y el de Merkel. La CDU ha perdido más votos a los liberales ?1.300.000? que al AfD, con poco más de un millón. Como la victoria de Merkel que podía servir de consuelo a los suyos se había descontado, el trauma del resultado de este domingo es profundo.
24-09-2017 | Fuente: elpais.com
Angela Merkel, la líder sin ego que garantiza estabilidad
Los alemanes renuevan su confianza en una dirigente sobria y pragmática
24-09-2017 | Fuente: abc.es
En directo: Abren los colegios electorales en Alemania
Un ciudadano vota en Berlín- Reuters 8.25 «Angela Merkel, la garante de la estabilidad». Lee aquí un perfil de la «Mujer más poderosa del mundo», como la denominó la revista Forbes. 8.15 Durante el tiempo que Merkel ha estado en el gobierno, Alemania se ha convertido en el motor de Europa y ha consolidado las relaciones con España. Aquí te contamos la transformación de un país que ha pasado de incumplir el Pacto de Estabilidad europeo, sobrepasando el límite de déficit del 3% del PIB y con un endeudamiento que escandalizaba a los contribuyentes a recibir reprimendas del FMI por su excesivo superávit. 8.10 61,5 millones de alemanes decidirán la composición del nuevo Bundestag. 8.00 Los colegios electorales ya están abiertos y los más madrugadores han comenzado ha ejercer su derecho al voto. Alemania celebra este domingo unas elecciones federales en las que se esperan pocas sorpresas. Ya está claro que Angela Merkel conseguirá su cuarta victoria consecutiva tras doce años en la cancillería, pero habrá que ver cuál será el escenario a posteriori con la presencia de un partido ultraderechista en los escaños del Bundestag por vez primera desde 1961.
...
6
...