Infortelecom

Noticias de angela merkel

17-10-2017 | Fuente: abc.es
May pide a Juncker cesiones en el Brexit para frenar a su ministro Johnson
La «premier» británica, Theresa May, ha pedido al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que intente suavizar la negociación del Brexit para permitirle consolidar sus posiciones políticas en Londres, frente a los partidarios de una ruptura sin acuerdo. La «cena informal» de este lunes en Bruselas, anunciada por sorpresa a horas intempestivas, es el síntoma evidente de que las negociaciones están mucho peor de lo que se ha llegado a reconocer. La única concesión que la UE estaría dispuesta a hacer es aceptar el periodo transitorio de dos años que también ha pedido May, pero a condición de que «sea beneficioso para la UE». Juncker, su jefe de Gabinete, Martin Selmayr, y el negociador jefe, Michel Barnier, cenaron este lunes en el edificio de la Comisión con la líder conservadora, a la que acompañaba su ministro para el Brexit, David Davis. Oficialmente se trataba de un encuentro informal «previsto desde hace tiempo», aunque no se había anunciado hasta que no se pudo fijar en la agenda de los dos dirigentes. El viernes, que es cuando se enumeran los compromisos del presidente de la Comisión y los comisarios, no aparecía en la agenda y su anuncio provocó un revuelo considerable en los medios británicos. Juncker añadió dramatismo cuando, al responder sobre sus intenciones respecto a la cena, aconsejó «esperar a que hagamos la autopsia» del encuentro. May ha explicado que si la UE no quiere tener a Johnson en su lugar, es mejor que le ayuden a ella flexibilizando sus posicionesEl escenario en el que se produjo esta cena no se puede separar de la cumbre del jueves y viernes, en la que se ha previsto que los líderes europeos hagan una primera evaluación de si consideran que las negociaciones han avanzado lo bastante en los tres aspectos esenciales de la «salida ordenada» como para empezar a discutir las relaciones futuras, que es lo que quiere Gran Bretaña. Dado que Barnier ya ha dicho que ese avance no se ha producido, las negociaciones podrían entrar en un terreno muy conflictivo para el Gobierno británico. El jueves pasado, al término de la quinta ronda de negociaciones, Barnier dijo que estaban «en un callejón sin salida» y miembros de su equipo dieron a entender que la estrategia de Londres se basaría en la idea de que May puede intentar ablandar a los demás dirigentes europeos en la cumbre del jueves, ya que el viernes ni siquiera estará presente porque solo se reúnen los países que se quedan en la UE. El argumento principal que utilizó May este lunes es que si las negociaciones siguen encalladas o si ella debe hacer concesiones significativas en el aspecto financiero, puede quedar demasiado debilitada en el escenario político doméstico, lo que sólo beneficiaría a sus adversarios, que son los partidarios de una salida brusca, si hace falta sin acuerdo. En términos simplistas ha explicado que si la UE no quiere tener a Boris Johnson en su lugar, es mejor que le ayuden a ella flexibilizando sus posiciones. De hecho, se sabe que antes de salir hacia Bruselas, May había hablado con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, para incidir en la misma tesis de que si la UE mantiene sus tesis sobre el calendario negociador, el proceso puede fracasar. El domingo habló con la canciller alemana, Angela Merkel, y es posible que en breve llame a otros dirigentes europeos. Cálculo del finiquito Por ahora, la parte de la UE tampoco quiere empeorar las cosas y en el proyecto de conclusiones en el que trabajan los servicios del presidente del Consejo Europeo, DonaldTusk, se dejan abiertas varias opciones, sin ocultar que el grueso de las divergencias están en el cálculo del finiquito financiero que el Reino Unido debe abonar para saldar sus cuentas. El texto «acoge con satisfacción los progresos realizados en relación con los derechos de los ciudadanos» y «reconoce que, en lo que respecta a Irlanda, se ha avanzado bastante en la convergencia de los principios y objetivos relativos a la protección del Acuerdo de Viernes Santo y al mantenimiento del Área Común de libre circulación». Sin embargo, en el aspecto financiero señala que «si bien el Reino Unido ha declarado que honrará las obligaciones financieras asumidas como miembro, esto aún no se ha traducido en un compromiso firme y concreto». Lo que propone Tusk es dar tiempo hasta diciembre para evaluar el estado de los avances en las negociaciones «con vistas a determinar si se ha logrado un progreso suficiente en cada uno de los tres temas» y, en su caso, aceptar que empiecen las negociaciones sobre la relación futura y «sobre posibles arreglos transitorios», siembre que sean beneficiosos para la UE.
15-10-2017 | Fuente: abc.es
El centroderecha arrebata el papel de favorito a la extrema derecha en las legislativas austríacas
Unos 6,3 millones de austriacos están convocados hoy a las urnas en unas elecciones en las que, por primera vez en la historia de Austria desde 1945, la pugna se dirime entre dos candidatos de la derecha. Por primera vez el legendario partido socialista SPÖ no parece poder aspirar a la victoria. Según los sondeos quedaría en un tercer puesto en lo que observadores consideran el final de la larga e incuestionada hegemonía ideológica y cultural de la socialdemocracia desde el final de la II Guerra Mundial. Se perfila un gobierno de alianza entre los dos partidos de derechas en litigio, el popular (ÖVP) y el nacional- liberal o derechista (FPÖ) que supondría un alejamiento aun mayor de la Alemania de Angela Merkel y un acercamiento a los países centroeuropeos del grupo de Visegrado. Estos países, Hungría, Polonia, Eslovaquia y Chequia, son gobernados por partidos críticos con la Unión Europea, especialmente en cuestiones de inmigración. La inmigración y todas las cuestiones derivadas de la misma como son los servicios sociales, en la seguridad y en la educación, han sido protagonistas en la campaña. Parte como favorito el ministro de exteriores Sebastian Kurz, de tan solo 31 años, que en una espectacular carrera se ha erigido en la gran esperanza de un partido popular que hace un año estaba tercero y postrado en las encuestas después de tres legislaturas de gran coalición con los socialistas. El ÖVP se ha recuperado de la mano de Kurz hasta ese primero lugar con el 33% a cambio de convertirse en poco más que una agencia electoral del candidato. El FPÖ quedaría entre 27 y 25% y el SPD entre 25 y 22%. Kurz ha neutralizado de un solo golpe a todos los barones del partido y asumido una direc ci´òn ideológica y política incontestada. Con la clara referencia de la campaña de Emmanuel Macron en Francia se postula en una candidatura extremadamente personalista, de reformas valientes, de nuevo aire y estilo y tono populista. Al mismo tiempo, Kurz ha «secuestrado» gran parte del mensaje político y electoral del partido derechista FPÖ que lideraba prácticamente todas las encuestas durante los últimos tres años. El líder de este partido, Hans Christian Strache, no ha podido competir con el joven ministro a la hora de defender la linea más dura en política de inmigración, en seguridad, reformas en los servicios sociales y en la educación. Como ha bromeado Strache durante la campaña, Kurz le ha pirateado o plagiado los materiales de campaña. Se ha registrado en Austria un giro general a la derecha que también afecta al propio partido socialista SPÖ aunque este no vaya a beneficiarse de ello. Strache se ha esforzado desde el pasado año, en que su candidato Norbert Hofer perdió la elección presidencial ante el izquierdista Alexander van der Bellen, en marcar distancias de cualquier posición susceptible de ser tachada de ultraderechista, antisemita o neonazi dentro o fuera de Austria. Dicen algunos que se ha esforzado tanto que ha perdido perfil y no evitará que la izquierda europea vuelva a tachar a su partido de ultra. Pero nadie espera que puedan tener ningún efecto estos ataques sobre la formación de un gobierno con el FPÖ. Y se excluyen sanciones de la UE como las habidas en el año 2.000 con el canciller Wolfgang Schüssel. Atasco en las reformas El candidato del SPÖ es el canciller saliente Christian Kern, un tecnócrata que sustituyó hace más de un año a Werner Faymann, que gobernó la gran coalición durante ocho años. En esos años la alianza de los dos grandes partidos, aunque inicialmente muy aplaudida, generó un atasco en sus reformas, un anquilosamiento y una falta de reflejos que fortaleció al derechista FPÖ y tuvo enormes efectos durante la crisis de los refugiados en el otoño del 2015. Faymann cayó también por su cercanía a Merkel en una política de puertas abiertas muy criticada. El encargado de revertir esta adhesión a la linea alemana y unirse a la política de firmeza del líder húngaro Viktor Orban, fue precisamente Kurz, hoy el gran favorito de ocupar la cancillería en el Ballhausplatz. Kern ha intentado adaptar a su partido a este giro general a la derecha en Austria y presentarlo como un partido reformista y realista. Pero encima de su debilidad general, la campaña electoral ha supuesto un inmenso desastre para los socialistas al revelarse una sucia operación suya para desacreditar a Kurz con falsedades en las redes. El SPÖ pagó más de medio millón de euros a un «experto comunicador», el consultor israelí Tal Silberstein que acto seguido lanzó una campaña de difamación contra el candidato del ÖVP. El escándalo ha sido mayúsculo, en el SPÖ han rodado cabezas y el candidato agredido se ha beneficiado como víctima del atropello. Kern y su SPÖ pueden sufrir un castigo añadido por ello. Él pasará así con seguridad a tener el poco envidiable título de canciller más breve de la II República. Por mucho que insista en no haber sabido nada en ningún momento de las tropelías de Silberstein. Los agravios de la inmigración Hay barrios de Viena y otras ciudades austriacas en las que una mayoría de los niños en los colegios no hablan alemán en casa. Esto lleva a graves disfunciones para los niños de padres austriacos. Como también genera tensiones y resentimiento la forma de adjudicar las ayudas para refugiados y otros inmigrantes y que son fuente de agravios entre la población austriaca más pobre. Como lo es la percepción del uso abusivo de servicios sociales por parte de sectores de la inmigración. Todos los partidos, menos los Verdes, abogan por una revisión de las ayudas y topes en las mismas. Y también por la negativa a aceptar esas cuotas que Bruselas, bajo presión de Alemania, quiere imponer a todos los países de la UE. Si los países del grupo de Visegrado se niegan a aceptar inmigración musulmana por principio, Austria alega que ya ha recibido mucha y ha cumplido con creces.
14-10-2017 | Fuente: abc.es
El FDP descarta un acuerdo de gobierno en Alemania antes de que acabe el año
Un dirigente del Partido Liberaldemócrata alemán (FDP), Wolfgang Kubicki, ha declarado que su partido no prevé de aquí a fin de año un acuerdo de Gobierno con el partido de Angela Merkel, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), que pretende un acuerdo a tres junto con Los Verdes. El diputado ha afirmado que tratarán con detenimiento todos los puntos de fricción entre las tres fuerzas políticas de la llamada 'coalición Jamaica' por los colores que los identifican. «Podríamos concluir negociaciones para Navidad», ha señalado. Kubicki se ha mostrado optimista con un acuerdo que, ha afirmado, «es posible que tenga éxito. Lo más importante es construir la confianza entre los participantes y eso requiere tiempo». Los tres partidos cuentan con posiciones muy distintas en cuanto a migración, política fiscal, reforma de la Unión Europea y medio ambiente. Con estas declaraciones descarta los planes de la CDU, mayoritaria en Alemania, que esperaba, según el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, que se pudiese formar el Gobierno de coalición antes de navidad.
14-10-2017 | Fuente: abc.es
Alemania alerta del peligro de una «guerra cerca de Europa» por la postura de Trump sobre Irán
El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, advirtió hoy de que la posición sobre Irán del presidente de EEUU, Donald Trump, coloca a Europa ante el «peligro de una guerra relativamente cercana» y alertó de las consecuencias que conllevaría abandonar el acuerdo nuclear con Teherán. La declaración realizada ayer por Trump es un «mensaje complejo y peligroso», dijo Gabriel a la radio pública alemana Deutschlandfunk, donde se pronunció asimismo en contra de la imposición de nuevas sanciones contra Teherán. Un abandono del acuerdo nuclear con Irán, con el que ayer amenazó Trump, sería un «retroceso» que podría llevar a Teherán a desarrollar armas atómicas, añadió el ministro, del Partido Socialdemócrata (SPD). La declaración de Gabriel sigue al comunicado conjunto de Alemania, Reino Unido y Francia, difundido ayer tras la intervención de Trump, en que se reafirmaba el compromiso de los tres países con el acuerdo nuclear sobre el programa iraní. En el texto, la canciller alemana, Angela Merkel; la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente francés, Emmanuel Macron, expresaban su preocupación por las posibles implicaciones que conllevaría la decisión de Washington de retirarse del pacto si. «Nuestros Gobiernos están comprometidos en asegurar que el JCPOA (Plan Integral de Acción Conjunto, como se conoce el acuerdo nuclear entre Irán y el Grupo 5+1) se mantenga», se indicaba en el comunicado, donde se recordaba que éste fue la culminación de 13 años de esfuerzos diplomáticos. Hoy, el presidente iraní, Hasán Rohaní, expresó su esperanza de que la Unión Europea (UE) tenga «un papel constructivo» para salvaguardar el acuerdo nuclear de los recientes «movimientos erróneos» de Estados Unidos. Trump anunció ayer que, aunque por ahora no se retira del acuerdo, sí retirará la certificación que debe aprobar de manera regular el Congreso estadounidense.
11-10-2017 | Fuente: abc.es
Wolfgang Schäuble se va de Finanzas, pero queda la austeridad en la UE
«Ocho años son suficientes», dijo Wolfgang Schäuble en su despedida del Eurogrupo, haciendo un balance muy positivo de su paso por Bruselas como ministro de Finanzas alemán. «Incluso los más escépticos, los que no creían que fuésemos capaces de mantener la estabilidad del euro, deben ahora reconocerlo», retaba, resumiendo el legado de austeridad y la mano firme con la que mantuvo el pulso por la disciplina fiscal incluso en los peores momentos de la crisis. «Es un hueso, como ese profesor que todos tuvimos en el instituto, que nos lo hizo pasar muy mal y al que odiábamos entonces, pero que nos inculcó valores que conservamos toda la vida y al que terminamos recordando con cariño», comentaba este martes uno de los técnicos griegos que sufrió las peores tensiones entre Schäuble y Varufakis, y que admite ahora que «Schäuble se va, pero la austeridad queda» en la cultura presupuestaria europea. Y no se refería al documento de tres páginas, elaborado por sus colaboradores en el mes de julio y con el que Schauble se despedía este martes del Eurogrupo, sino a la convicción de que «los presupuestos europeos no volverán a ser lo que fueron antes de la crisis». El «non paper» alemán, definición que figura en su título para subrayar su carácter de documento informal, desaconsejaba un presupuesto del euro, así como un seguro de desempleo europeo y cualquier iniciativa que huela a mutualización de la deuda europea. Schäuble solo se avenía a la creación de un Fondo Monetario Europeo si al rescatar países estos se someten a una estricta condicionalidad en forma de reformas. Su testamento Además habla de la necesidad de reforzar las reglas fiscales de austeridad y señala que la competencia de vigilancia presupuestaria debería quedar en manos del nuevo Fondo Monetario intergubernamental, todas ellas propuestas de disciplina que, más que transformarse en medidas, pretenden servir de testamento, casi de carácter moral, que el político europeo de más trayectoria deja a sus sucesores. Si Merkel nombrase libremente esa cartera en el próximo gobierno, sería para Peter Altmeier, estrecho colaborador que cuenta con toda su confianza. La canciller tiene grandes planes para Europa en esta legislatura y se sentiría más cómoda si en el Eurogrupo se sienta uno de los suyos. Pero las negociaciones para la «Coalición Jamaica» pueden obligarla a sacrificar ese puesto a favor del líder de los liberales del FDP, Christian Lindner, o del experto liberal en Finanzas Wolfgang Kubicki. Lindner ya ha advertido que su partido se equivocó en 2009 cuando entró en el Ejecutivo con Merkel ocupando la cartera de Exteriores. «La única manera de mirar de tú a tú a Angela Merkel es con el Ministerio de Finanzas», ha repetido en varias entrevistas. También puede suceder que el partido hermano de la CDU de Merkel, los socialcristianos bávaros de la CSU, exijan el cargo para uno de los suyos, Markus Söder, hasta ahora ministro de Finanzas de Baviera. Pero cualquiera de esos nombres significa austeridad y mano dura.
10-10-2017 | Fuente: abc.es
Merkel ve con buenos ojos la creación de un ministerio de Finanzas del euro
Cada día que pasa queda más claro que el objetivo prioritario de Angela Merkel para esta legislatura es la reforma de Europa que liderará junto al presidente francés, Emmanuel Macron. Tras dejar arrancada y en marcha la negociación entre conservadores, liberables y verdes, para la formación de una «Coalición Jamaica», que asuma el gobierno de Berlín, se encontró este martes con Macron para hacerse la primera foto de la nueva gran coalición europea. Todavía no es canciller y no puede organizar reuniones bilaterales entre Francia y Alemania, pero encontró la coartada perfecta, la inauguración de la Feria del Libro de Fráncfort. Alemania, Francia, papel impreso y muchos fotógrafos. Ese fue el escenario de la instantánea y la metáfora inicial del proceso que está a punto de comenzar. «Estoy decidido a impulsar el compromiso de Alemania en el debate sobre las reformas europeas», dijo Macron antes del encuentro con la canciller alemana, durante un coloquio en la Universidad Goethe de Fráncfort con el verde Daniel Cohn-Bendit, líder de las protestas estudiantiles del 68, y con el politólogo Gilles Kepel. «Yo creo que cuando tienes una visión lo que tienes que hacer no es salir corriendo al médico, sino abrir un debate sobre esa visión con los tuyos», bromeó sobre las sugerencias de que sus planes son demasiado «idealistas». «Si estamos preparados para políticas comunes de seguridad, de infraestructura digital, de energía, de inmigración y de lucha contra el terrorismo, entonces que alguien me explique por qué motivo no podemos tener un presupuesto europeo común», clamó, arrancando un aplauso de los estudiantes alemanes. Emmanuel Macron estableció además el plazo de «un año» para que los países europeos vayan haciendo sus aportaciones y para que la reforma europea comience a cobrar perfil. Es más fácil que Merkel vea con buenos ojos un Ministerio de Finanzas antes que un presupuesto común A pesar de que la reacción de Alemania a sus propuestas ha sido inicialmente fría, Merkel ha reconocido personalmente que «puede imaginarse» un Ministerio de Finanzas y un presupuesto europeo común. Aunque es más fácil que vea con buenos ojos un Ministerio de Finanzas antes que un presupuesto común que pueda implicar nuevas aportaciones económicas de Alemania a la UE. Muchos analistas coinciden en que la «Coalición Jamaica» que se verá obligada a pactar para formar gobierno con verdes y liberales supondrá dificultades adicionales en la tarea de consensuar los nuevos pasos de integración europea con Macron y que «el contraste entre las expectativas en Bruselas y el resultado de las elecciones alemanas es evidente», en palabras de Rosa Balfour, investigadora del centro German Marshall Fund. Pero Merkel y Macron se esforzaron este martes en orillar todo lo que los separa y recordar lo que los une, un proyecto europeo «en el que se refleja nuestra alma, nuestra libertad de espíritu y nuestra libertad de expresión, que encuentran un gran exponente en esta feria», señaló la canciller alemana. «La literatura es la mejor arma contra aquellos que intentan levantar muros y fomentar el fanatismo»Emmanuel Macron «La cultura puede ayudar a Europa a encontrar su lugar en un mundo en cambio, los autores son el sismógrafo de movimientos sociales», dijo Merkel, recordando a los burócratas de Bruselas que Europa es mucho más que eurobonos y normativas e invitando a elevar la perspectiva con que sean abordadas las próximas reformas. «La literatura es la mejor arma contra aquellos que intentan levantar muros y fomentar el fanatismo», añadió Macron, refiriéndose sin citar a los movimientos extremistas y antieuropeos que la Europa del siglo XXI, está convencido, logrará dejar atrás. Merkel, que está dispuesta a servir de contrapeso real a las «visiones» de Macron, insistía este martes en el gran significado del trabajo conjunto entre París y Berlín, y asentía con entusiasmo a las proclamas europeas del francés. «Europa ha perdido un poco el hilo en los últimos años», decía Macron, en referencia al euroescepticismo de Polonia y Hungría, «ahora necesitamos una hoja de ruta común que supere el debate puramente económico y una coalición de buena voluntad».
10-10-2017 | Fuente: abc.es
Los verdes piden a Merkel el ministerio de Exteriores
Menos de 48 horas después de cerrarse las urnas, Los Verdes alemanes ya habían designado un equipo de 14 expertos, cada uno con su carpeta de reivindicaciones para las distintas áreas de gobierno bajo el brazo, a la espera de que Angela Merkel llamase a consultas a los potenciales miembros de la «Coalición Jamaica». La negociación dará inicio oficialmente el 18 de octubre, pero ayer la directiva verde hizo partícipe al equipo de Merkel de sus posiciones de partida y su petición estrella será la cartera de Exteriores. Fuentes de Los Verdes señalan además que tienen a la persona «idónea» para el cargo, el candidato electoral Cem Özdemir, al que describen como un «político de proyección» y con «trasfondo migratorio», debido a que procede de una familia inmigrante de nacionalidad turca y obtuvo la nacionalidad alemana tras cumplir los 18 años. «Sería una señal de cara al mundo sobre la política migratoria alemana y ayudaría a mejorar las relaciones bilaterales con Turquía, puesto que es una persona que habla turco y conoce de primera mano la cultura y las instituciones de ese país», explicaban ayer en Berlín las mismas fuentes ante un reducido grupo de periodistas. Rechazo al tope migratorio Después de que Merkel compareciese con el líder de la CSU bávara, Horst Seehofer, para explicar el acuerdo al que han llegado en materia migratoria, Los Verdes criticaron ese compromiso como una «escenificación» y auguraron que «ambos saben que no lo podrán mantener». El pacto prevé una serie de medidas para que no entren a Alemania más de 200.000 refugiados al año, aunque sin reflejar por escrito la existencia de un límite fijo de llegadas. También contempla excepciones para situaciones especiales, como casos en los que aumente significativamente el desempleo en Alemania o una situación de guerra o crisis humanitaria, casos en los que el Parlamento alemán deberá decidir sobre cómo proceder. «Nosotros dejamos muy claro antes de las elecciones que no aceptaríamos ningún tope de refugiados y en ese acuerdo lo hay, aunque no quede escrito, por lo que habrá que ponerlo sobre la mesa», advertía ayer la también candidata verde Katrin Göring-Eckardt. «Un límite para los refugiados simplemente es inconstitucional y por lo tanto inaceptable», justificó Göring-Eckardt, abriendo el capítulo de reivindicaciones, centradas en la protección del clima, la política de refugiados y la justicia social. «En el caso de las cuestiones sociales, algo debe venir, de lo contrario nos levantaremos», advirtió, recordando que quedar en la oposición sigue siendo para ellos una opción. Los Verdes, cuyos militantes tendrán la última palabra sobre la coalición en un congreso extraordinario, cuentan con una negociación complicada. El aspirante a ministro alemán de Exteriores, Özdemir, se sirve incluso para describir esa dificultad de la metáfora futbolera: «Una negociación entre Verdes, CDU / CSU y liberales del FDP será tan difícil como que el Borussia Dortmund y el Schalke 04 dialoguen y se pongan de acuerdo para construir un estadio de fútbol juntos».
09-10-2017 | Fuente: abc.es
Liberales y verdes alemanes rechazan restringir la cuota de refugiados para una coalición con Merkel
Los verdes y los liberales alemanes han rechazado este lunes la propuesta de restringir el número de asilados presentada por los conservadores, con los que van a iniciar contactos la semana próxima para formar una coalición de Gobierno. Representantes del Partido Liberal (FDP) y de Los Verdes se distanciaron en una primera reacción de la propuesta del bloque conservador de la Unión Cristianodemócrata y la Unión Socialcristiana (CDU/CSU), que quiere lograr limitar el número de personas que reciben asilo en Alemania a un máximo de 200.000 al año. Wolfgang Kubicki, vicepresidente del FDP, aseguró en Kiel que el acuerdo de los conservadores va a tener «un corto recorrido» en el marco de las negociaciones de coalición, según medios locales. «Una cifra hipotética, como la que han acordado CDU y CSU, es un sinsentido absoluto», zanjó el líder liberal. La jefa del grupo parlamentario verde, Katrin Göring-Eckardt, aseguró por su parte en la televisión pública alemana «ZDF» que la propuesta conservadora no iba a durar más allá de la primera ronda de negociaciones. La presidenta de Los Verdes, Simone Peter, agregó en declaraciones al canal público «WDR» que su partido «ya había rechazado claramente algunos puntos» del acuerdo alcanzado ayer entre la CDU y la CSU en materia migratoria. Además, consideró que este asunto «no es una buena señal» para «una posible coalición Jamaica», término con el que se denomina en Alemania al tripartito de conservadores, liberales y verdes porque los colores que tradicionalmente se asignan a estos partidos coinciden con los de la bandera del país caribeño. Los liberales sí que consideraron de forma positiva la propuesta conservadora de aprobar una ley de migración para personal cualificado, una iniciativa paralela e independiente del acuerdo sobre asilados. La presidenta de la CDU, la canciller Angela Merkel, y el presidente de la CSU, Horst Seehofer, presentaron hoy su plan conjunto para la política con inmigrantes y asilados, poniendo fin a un disputa que las dos formaciones hermanas han mantenido durante meses. Este acuerdo era clave para poder iniciar las conversaciones a tres bandas, negociaciones que comenzarán el próximo 18 de octubre, tras las elecciones del día 15 en el Land de Baja Sajonia, ha avanzado este lunes la canciller. 200.000 asilados por año El acuerdo entre los partidos conservadores fija, como exigía la CSU, una cuota máxima de 200.000 asilados por año, algo a lo que la canciller se había negado desde hace meses. Merkel ha matizado esta cesión dejando claro que no se cambia el derecho personal al asilo y que se ha incluido una cláusula que prevé excepciones en caso de crisis económicas y políticas. Además, la canciller explicó que se aprobará de forma paralela una ley de inmigración para personal cualificado. Se trata de una «muy buena base» sobre la que iniciar las conversaciones con el resto de partidos, aseguró la canciller. El bloque de la CDU-CSU que apoya a la canciller obtuvo en los pasados comicios del 24 de septiembre el 32,9 % de los votos, una mayoría insuficiente para formar un Gobierno estable en Alemania. Tras la decisión de los socialdemócratas de pasar a la oposición después de cosechar su peor resultado electoral, la única coalición viable era un tripartito entre conservadores, liberales y verdes, ya que nadie cuenta con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que quedó en tercera posición. Hasta el momento sólo se ha ensayado en gobiernos regionales esta coalición. En su primera legislatura (2005-2009), Merkel gobernó al frente de una gran coalición con los socialdemócratas, fórmula que repitió en su tercera legislatura, entre 2013 y 2017, mientras que en la segunda, entre 2009 y 2013, se alió con los liberales.
07-10-2017 | Fuente: abc.es
Merkel anuncia que un congreso de la CDU votará el acuerdo de «coalición Jamaica»
Angela Merkel aprovechó su aparición este sábado en un encuentro de las juventudes la Unión Cristianodemócrata (CDU) para anunciar que someterá el acuerdo de formación de gobierno de la «coalición Jamaica» a votación en un congreso extraordinario del partido. «Estoy de acuerdo en que la CDU pueda en un congreso discutir y ratificar un posible acuerdo de coalición», avanzó. Una decisión que supone un cambio con respecto a la fórmula elegida hasta ahora por su partido para aprobar las negociaciones de coalición, para las que siempre había bastado el respaldo de la cúpula. La canciller equipara así a la CDU a otros partidos alemanes, como el socialdemócrata, que ya recurrían a este tipo de ratificación de los acuerdos y a la vez responde a las voces que desde la CDU han pedido que tenga más en cuenta al partido y su futuro en la formación de gobierno. Esas voces se referían más bien a nombramiento de cargos y Merkel les ofrece responsabilidad en la defensa del acuerdo ante las bases. Con este anuncio, hacía oficial además el inicio de conversaciones con Los Verdes y con el partido liberal (FDP). «Van a ser negociaciones complicadas pero se trata de formar un gobierno solvente y quiero que se lleve a cabo», explicó. Las mayores dificultades que tendrá que enfrentar, y de ahí la conveniencia de que sea un congreso del partido el que dé el visto bueno definitivo, son de tipo familiar. Merkel tiene marcadas sus prioridades para esta legislatura en asuntos internacionales, sobre todo la UE El partido hermano bávaro Unión Socialcristiana (CSU) se presenta como el gran escollo a salvar porque exige fijar un límite anual a la llegada de refugiados que cifra en 200.000 al año. «Respecto a la política de asilo Alemania no tiene límite», repitió Merkel este sábado, arrancando un aplauso de los jóvenes de la CDU y adelantando su posición de partida en la reunión que mantendrá a lo largo del domingo con el presidente de Baviera y líder de la CSU, Horst Seehofer. Los jóvenes de la CDU criticaron en los peores meses de 2015 algunas de las decisiones de Merkel, cuando nadie en el partido osaba alzar la voz contra la canciller alemana, pero están muy lejos de la exigencia del techo de asilo. Merkel hizo este sábado un llamamiento a la concordia y prometió buscar una solución que contentase a todas las partes, lo que sugiere que tiene pensada alguna rebaja con la que saciar las expectativas de Seehofer al respecto. «Ahora tenemos por delante una nueva tarea: poner en práctica el mandato de las urnas. La crisis de refugiados ha sacudido a la CDU y a la CSU como ningún otro tema antes. Voy a hacer todo lo posible para buscar una solución que no obligue a nadie a desmentirse, pero la política de asilo alemana no contempla límites», recalcó. En busca del relevo El anuncio de Merkel sobre el inicio de conversaciones para un futuro Gobierno en Alemania coincidía con la publicación de una encuesta encargada por la agencia estatal alemana DPA, según la cual más de un tercio de los alemanes son partidarios de que la canciller no complete el mandato de cuatro años al frente de la potencia europea que logró revalidar en las elecciones del 24 de septiembre. Concretamente, un 36% aboga por que no termine la legislatura como jefa de Gobierno y es favorable a que Merkel ceda su cargo antes de 2021, lo que pone de relieve la necesidad de ir perfilando relevos de liderazgo. La decisión de dejar al partido la rúbrica y por tanto una vía de intervención en las negociaciones, apunta también a que Merkel tiene marcadas sus prioridades para esta legislatura en asuntos internacionales y muy especialmente en la Unión Europea. Inmediatamente después de hacerse la foto con Seehofer y agitar la bandera de salida de las negociaciones jamaicanas, la canciller acudirá el lunes a la Feria del Libro de Fránkfurt para hacerse allí la verdadera foto de arranque de negociación, la que se hará con el presidente francés Macron. Ansioso por avanzar velozmente con sus imaginativas propuestas que apuntan a la profundización de la integración continental, con un presupuesto europeo unificado, un parlamento común, una suerte de Mini Fondo Monetario europeo y un ministro de Finanzas único para Europa, Merkel se propone atarlas a un presupuesto común menor en su envergadura y reducirlas a su verdadera factibilidad. Merkel desea además avanzar en la necesidad de que Alemania adopte un rol más protagónico en el escenario mundial, por la defección de Donald Trump, en la tarea de defender los valores centrales de Occidente y ante el fuerte aumento de la influencia y presencia de China y Rusia en todos los rincones del mapa. Esto requerirá que Alemania cumpla sus promesas y aumente su músculo militar con la asignación al mismo del 2% de su PBI. Y además se enfrenta al difícil reto de abordar todos esos objetivos con la dificultad añadida que supondrá la presencia en el Bundestag del partido agitador, anti europeo y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD), con la meta de dejar que se retrate a sí mismo y termine despareciendo por sí solo del parlamento al final de la legislatura.
02-10-2017 | Fuente: abc.es
Francia, Alemania y Holanda apoyan a Rajoy: «Tiene derecho a evitar la consulta»
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha hablado hoy por teléfono con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien ha transmitido su compromiso con «la unidad constitucional de España», informaron a Efe fuentes del Elíseo. En su entrevista telefónica, Macron le ha recordado al presidente español que, como ya ha indicado el pasado viernes en su desplazamiento a Tallin (Estonia), él «no tiene más que un solo interlocutor, que es Rajoy». Por su lado, el portavoz del Ministerio francés de Exteriores ha señalado hoy que Francia «ha tomado nota de las diferentes declaraciones del 1 de octubre, principalmente la propuesta del presidente del Gobierno español de abrir una reflexión común con el conjunto de fuerzas políticas representadas en el Parlamento». «Tenemos pleno confianza en la capacidad de la democracia española de conducir un diálogo político apaciguado, en el marco de la legalidad constitucional», dijo el portavoz en la rueda de prensa electrónica diaria. El Quai d'Orsay (sede de Exteriores) también reiteró su «compromiso con la unidad y la integridad de España, país amigo cuya voz es esencial en la escena europea». El Gobierno francés se ha distinguido en los últimos días por ser uno de los más contundentes dentro de la UE en su defensa de la integridad territorial de España y de la búsqueda de una solución dentro de la Constitución. Holanda: 'Rajoy tiene derecho a evitar la consulta' El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha afirmado por su parte que el Gobierno español está «en su derecho» de llevar a cabo las acciones en contra del referéndum ilegal de independencia en Cataluña, aunque también ha diho que «es necesario el diálogo entre todas las partes». El presidente Mariano Rajoy "tiene la ley de su parte", ha añadido el liberal Rutte, en referencia al fallo del Tribunal Constitucional español sobre el referéndum. «Al mismo tiempo, las imágenes que hemos visto son muy violentas, por lo que pedimos a todas las partes que intenten iniciar un diálogo», ha instado el primer ministro holandés. Alemania: «El separatismo no es la respuesta» El viceministro de Exteriores del Gobierno alemán, Michael Roth, ha dicho que el desarrollo de los acontecimientos en Cataluña es «muy preocupante», pero que el separatismo «no es la respuesta». «El separatismo no soluciona ningún problema» ha asegurado Roth este lunes durante una conferencia de prensa en Berlín. «Todos los miembros de la Unión Europea deberían adherirse al Estado de Derecho y la democracia», ha añadido. Roth también ha declarado que los conflictos políticos que tengan lugar dentro de la UE deberían resolverse a través del diálogo antes que con violencia. «Ambas partes deben poder decir que están preparadas para hacer frente a esto», ha apuntado el viceministro alemán de Exteriores, haciendo referencia a la actuación policial. Además, un portavoz del Gobierno alemán ha desmentido este lunes que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, mantuviera una conversación telefónica el domingo con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre el referéndum ilegal en Cataluña.