Infortelecom

Noticias de angela merkel

05-07-2018 | Fuente: elpais.com
Hungría no aceptará a refugiados rechazados por Alemania
En una rueda de prensa conjunta con Angela Merkel en Berlín, Viktor Orbán defiende su política de cierre de fronteras
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Alemania y Austria quieren pactar con Italia el cierre de la ruta mediterránea
En una comparecencia conjunta después de la reunión con el canciller austríaco Sebastian Kurz, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, tras calificar de «muy fructífera» la conversación ha confirmado que su país no devolverá a Austria a refugiados que hayan sido registrados en terceros socios de la UE, sino que pretende devolverlos a otras naciones (principalmente Grecia e Italia). Para ello, Berlín negociará acuerdos especiales con Atenas y Roma, ha afirmado el político germano, líder de la conservadora Unión Socialdemócrata (CSU) de Baviera, aliada de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel, que gobierna en Berlín junto a los socialdemócratas (SPD). Además, ha recordado que estos planes forman parte del acuerdo alcanzado entre la CSU y la CDU el pasado lunes, que incluye la creación de «centros de tránsito» junto a la frontera para aquellos refugiados que lleguen a Alemania a pesar de que haber presentado ya una solicitud de asilo en otros miembros de la UE Kurz ha dicho que ambas partes han acordado que «los planes de Alemania en la frontera no dañarían a Austria y que trabajarían juntos para frenar la inmigración ilegal». Los ministros de Interior de Alemania, Austria e Italia se reunirán la próxima semana en la ciudad de Innsbruck, capital del Tirol austríaco, para buscar un acuerdo que cierre la ruta del Mediterráneo a los inmigrantes. Así lo han anunciado este jueves a la prensa en Viena el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, y el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, tras una reunión que ha dejado claro que Alemania no aplicará medidas unilaterales para rechazar en sus fronteras solicitantes de asilo que hayan sido registrados anteriormente en otros países. Previo al consejo informal de ministros de Interior de la Unión Europea (UE) los próximos días 12 y 13 en Innsbruck, «habrá un encuentro entre Roma, Viena y Berlín para hablar sobre las cosas que podemos hacer juntos, especialmente sobre cómo podemos cerrar la ruta sur de los inmigrantes», ha dicho Seehofer. Kurz ha subrayado que «el objetivo» será «establecer medidas para cerrar la ruta del Mediterráneo, es decir, asegurar que se detenga la inmigración ilegal a Europa por esa ruta». «Eso es en interés de Italia, pero también de Austria y Alemania», ha añadido el jefe del Gobierno de la república alpina. Por otro lado, «hemos acordado que no habrá ninguna medida por parte de Alemania en perjuicio de Austria, sino que vamos a remar juntos para parar la inmigración ilegal en Europa», ha indicado.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel solo ve «seguro» el vínculo de la seguridad con Londres tras el Brexit
La canciller alemana, Angela Merkel, se ha mostrado este jueves convencida de que tras el Brexit las relaciones del Reino Unido con la UE seguirán siendo estrechas en el ámbito de la política de seguridad, pero ha evitado posicionarse sobre todas las demás áreas de cooperación, a la espera de que Londres avance su posición. Merkel ha realizado estas declaraciones en una comparecencia en Berlín junto a la primera ministra británica, Theresa May, con la que se ha reunido de seguido para debatir sobre la salida de Reino Unido de la UE y la relación futura de Londres con los otros 27 socios del bloque. «Yo quiero que en el futuro el Reino Unido y Alemania se mantengan estrechamente unidos. En asuntos como la política exterior de seguridad es seguro que va a ser así. En otros ámbitos debemos aún ver cuáles son las expectativas británicas», ha asegurado Merkel. La canciller ha añadido que las negociaciones han entrado en una «fase decisiva» y que «el tiempo apremia», porque para octubre debe acordarse el «marco político». Merkel ha señalado que es importante ver cómo se posiciona el Gobierno británico en estos asuntos y May, que ha intervenido después de la canciller, ha avanzado que mañana tiene previsto reunirse con su gabinete para dibujar «el camino hacia adelante», así como la «velocidad e intensidad» de las negociaciones con la UE.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Angela Merkel: «El tiempo está presionando las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea»
«Las negociaciones ahora entrarán en una fase crucial. Ustedes saben que en nombre de la Unión Europea, la Comisión lidera esas negociaciones con el Reino Unido», ha dicho Merkel. Además, Angela Merkel asegura que el tiempo está corriendo en contra de las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido Las dos líderes se han reunido este jueves después de que Angela Merkel tuviera un encuentro con el primer minitro húngaro, Viktor Orban. La canciller alemana muestra su intención de discutir de manera bilateral «una serie de cuestiones sustantivas», en torno al Brexit.
05-07-2018 | Fuente: abc.es
Orbán, tras su reunión con Merkel: «La canciller y yo vemos la política migratoria de formas distintas»
El primer ministro de Hungría, Victor Orbán, se ha reunido este jueves por la mañana con la canciller de Alemania, Angela Merkel, en Berlín, donde ambos han discutido sobre política migratoria. Tras su encuentro, el mandatario ha afirmado que Hungría se siente «herida» por la acusación alemana sobre su «falta de solidaridad», y ha señalado que se puede ser «solidario» luchando contra las condiciones «que empujan a las personas a ir a Europa». Además, ha añadido que, en cuestiones migratorias, está claro que su postura y la de la canciller son muy diferentes. «Si Hungría no defendiese la frontera, Alemania vería llegar todos los días a 4.000 o 5.000 inmigrantes», ha advertido el primer ministro húngaro. «Europa no es una fortaleza» La mandataria alemana por su parte, ha declarado que «no se trata de los pueblos, se trata de humanidad». Además, ha hecho un llamamiento a la Unión Europea: «El alma de Europa es la humanidad, si Europa quiere jugar un papel en el mundo, no puede prescindir de la humanidad», y que existe un verdadero problema si Hungría «no se siente responsable de los migrantes que están bajo el sistema de Dublín incluso si están registrados como refugiados». Merkel también ha señalado que la protección de las fronteras exteriores de la UE no busca convertir al bloque en una «fortaleza», sino acabar con el negocio de los traficantes, y ha subrayado que Europa debe ayudar a los inmigrantes y plantearse, en cooperación con África, permitir «contingentes legales». «La diferencia se encuentra en que no podemos olvidar que al final se trata de personas que vienen a nosotros. Y esto tiene algo que ver con los fundamentos europeos, esto es, con la humanidad», ha indicado la canciller. «Estoy convencida de que ir contra los traficantes es lo correcto», ha añadido.
04-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump hostiga a los aliados de la OTAN para que gasten más
Donald Trump ha enviado cartas a varios aliados de la OTAN en vísperas de la cumbre de la organización, para reprocharles que no aumenten más rapidamente su gasto militar. Entre otros, la carta la han recibido la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, o el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Hecho inédito en este campo, la administración norteamericana ha incluido en la lista a la Gran Bretaña de Theresa May, que ha sido históricamente el más sólido aliado de los norteamericanos, aunque en este caso la misiva va firmada por el secretario de Defensa Jim Mattis. La misiva la han recibido también, al menos, los gobiernos de Noruega, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. La cumbre de la OTAN tendrá lugar en Bruselas los próximos 11 y 12 de julio, un año después de otra reunión similar en la que Trump ya tuvo ese discurso como eje central, para afear a casi todos los países -muchos de ellos recién salidos de la crisis- que no hubieran cumplido el compromiso de aumentar sus gastos de defensa hasta el 2% del PIB. En el caso del Reino Unido, el país supera ese porcentaje pero Trump considera que no es suficiente ni está a la altura de lo que esperan de este país. La Administración Trump amenaza a Gran Bretaña con sustituirla por Francia en el primer lugar de la lista de sus amigos en Europa. Un gasto bien utilizado En el caso de España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tenido la ocasión de comentar este caso durante la visita a Madrid del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, diciendo que la contribución de un país a la seguridad «no puede medirse únicamente con un porcentaje de gasto», sino que también consiste en la «disponibilidad de capacidades militares y la voluntad de utilizarlas en favor de la paz y seguridad internacionales». Versión que ya defendía su antecesor, Mariano Rajoy. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha contestado por su parte que España «es el único país de la UE que ha participado en todas las misiones, gastamos menos de lo que dice la OTAN pero lo utilizamos muy bien». Es muy probable que la cumbre de la OTAN acabe otra vez centrada en esta obsesión de Trump por la contribución militar de los europeos, por delante de los planes de renovar la organización que se van a poner sobre la mesa. El año pasado, la reunión fue desagradable para los europeos. EE.UU. ha sido siempre el «accionista mayoritario» en la OTAN. Por las dimensiones del país y su papel dominante en la escena mundial, la Alianza ha bailado siempre al son de la música que elegía Washington. Muchos presidentes norteamericanos se han quejado recientemente -Barack Obama incluido- de la falta de movilización militar en Europa, pero ninguno había hecho de ello su única obsesión como es el caso de Trump. Como efecto colateral de esta situación y del Brexit, la construcción de una defensa europea se ha visto políticamente propulsada.
04-07-2018 | Fuente: abc.es
La crisis de la inmigración quiebra el liderazgo europeo de Angela Merkel
La última vez que se produjo una disputa entre la Unión Cristiano demócrata (CDU) y su sucursal bávara, la Unión Cristiano Social (CSU), fue en 1974 cuando Helmut Kohl estaba en la oposición e intentaba hacerse con el liderazgo del centro derecha alemán. Esta crisis le ha venido a la canciller Angela Merkel cuando lleva ya 13 años en el poder, la mayor parte de los cuales ejerciendo un papel activo de liderazgo indiscutible en la UE. El problema de la llegada masiva de los refugiados-inmigrantes le ha llegado en un momento de gran desgaste político y es muy probable que marque el final de su hegemonía continental. Alguien que conoce bien el entorno de la canciller se atreve a predecir que el anuncio de su retirada se puede producir después de las próximas elecciones europeas de la primavera próxima, que probablemente dejarán un panorama endiablado para todos. Otros creen que la querella con la CSU bávara puede llegar a un punto crítico dependiendo del resultado de las regionales de octubre en este land alemán. En todo caso, la sensación de que el tiempo de la canciller está agotándose se expande en Europa. Otro síntoma claro ha sido el resultado del último Consejo Europeo, en el que por primera vez en más de una década ha sido ella la que pedía la ayuda de sus pares en la UE y se ha dado cuenta de que en realidad no solamente ya no tiene la capacidad ilimitada de resolver los problemas de los demás, sino que los pocos apoyos que ha recibido le han salido caros, y realmente no se puede decir que vayan a ser suficientes para ayudarla a sobrevivir. En realidad, de la última cumbre los que han salido claramente victoriosos son los países de Visegrado (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa) en su contumaz posición anti inmigración. Merkel ha tenido que aceptar el principio de sus posiciones según las cuales la receta para hacer frente a la situación es la contraria de la que predicaba la canciller en 2015. Es decir, cerrar las puertas a los extranjeros. Paisaje político El grueso del problema está en Europa. Pero el nudo se encuentra en Alemania. Primero en la situación que se ha creado en Baviera, con el ascenso de los nacional-populistas de Alternativa para Alemania (AfD) amenazando la hegemonía que la CSU ha mantenido de forma indiscutida desde el final de la II guerra mundial. Y, después, con la certeza de que en las filas de la CDU hay cada vez más cuadros y militantes que están de acuerdo con las tesis del todavía ministro del interior, Horst Seehofer y abandonan las suyas. También puede pesar el hecho de que en Francia haya un presidente como Emmanuel Macron que aspira claramente a un liderazgo propio en Europa y está menos interesado en ser un simple complemento del eje franco-alemán. Macron tiene planes claros y precisos para construir un polo de poder hegemónico en Europa en torno a Francia. Macron tiene la particularidad de que está intentando quedarse al margen de los alineamientos políticos tradicionales, tal vez pensando en convertirse en una especie de muro de contención contra las fuerzas antieuropeas y populistas. En este aspecto, la caída de una figura tan marcada como Merkel le puede resultar incluso conveniente. En todo caso, en la última cumbre europea, no le fue de gran ayuda a Merkel, que a su vez tuvo que buscar el apoyo de dos dirigentes de los que jamás hubiera pensado que acabaría dependiendo. Ante la rebelión abierta del nuevo gobierno italiano, la alemana tuvo que apoyarse en el socialista español, Pedro Sánchez, y en el griego Alexis Tsipras. Otros, como el húngaro Victor Orban, que han sido el punto débil del PP europeo y un dolor de muelas para Merkel, pueden contemplar ahora con gran satisfacción el declive de Merkel en el escenario europeo. En las instituciones europeas, por su parte, Alemania sigue siendo un elemento fundamental, pero ya se sabe lo que pasa cuando se hace evidente la debilidad de quien ha sido el centro de todas las decisiones. El presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker, ha salido a defender la legalidad del plan pactado por Merkel con Seehofer para controlar el flujo de los refugiados, algo que en otros tiempos ni siquiera se habría planteado y ahora parece casi una advertencia de que será necesario retocarlo. Cartas en Bruselas Le queda tal vez la última carta más o menos escondida, que es el enigmático «Rasputín» de Bruselas, el secretario general de la Comisión, antiguo jefe de gabinete de Juncker, el funcionario alemán Martin Selmayr, al que se considera como el auténtico timonel de la principal institución comunitaria, por encima de los comisarios y se dice que también del propio Juncker. Su azaroso nombramiento como secretario general se había interpretado incluso como parte de un plan para conservar una influencia directa en la Comisión, más allá del mandato de Juncker. Merkel se había encargado además de poner a un hombre de los suyos, Günther Oettinger, como comisario de presupuesto, para marcar los números de la Europa de los próximos siete años. Más allá de esta legislatura y la siguiente. El problema es que todo parece indicar que la que políticamente ya no estará para verlo será la propia Angela Merkel.
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Austria prepara la «protección» de su frontera sur tras el acuerdo sobre inmigración en Alemania
El Gobierno de Austria ha anunciado este martes que «prepara medidas» para proteger su frontera hacia el sur, en reacción a los planes acordados el lunes en la vecina Alemania para limitar la inmigración, informó la agencia austríaca APA. Ante la perspectiva de que Berlín adoptará «medidas nacionales para luchar contra los flujos migratorios», la república alpina procederá de forma similar, han indicado en un comunicado el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, el vicecanciller, Heinz-Christian Strache, y el ministro del Interior, Herbert Kickl. La coalición en el poder de Viena, formada por democristianos y ultranacionalistas, reacciona así al compromiso alcanzado ayer lunes por la canciller alemana, Angela Merkel, y su ministro de Interior, Horst Seehofer, tras arduas negociaciones. Según ha precisado Seehofer, el pacto prevé un «nuevo régimen fronterizo» entre Alemania y Austria, que incluye la creación de «centros de tránsito» desde los que será posible rechazar el ingreso de solicitantes de asilo que hayan sido registrados ya en otros países de la Unión Europea (UE). Para Viena, está claro que «el acuerdo entre (los gobernantes partidos germanos) Unión Cristianodemócrata (CDU, de Merkel) y Unión Socialdemócrata (CSU, de Seehofer) apunta a que Alemania adoptará medidas nacionales». Si este acuerdo se convierte en la posición del Gobierno alemán «nos vemos ante la necesidad de actuar para evitar desventajas para Austria y su población», señala el comunicado. «Por ello, el Gobierno federal está preparado sobre todo para adoptar medidas de protección de nuestras fronteras del sur», añade. Al mismo tiempo, Viena dice esperar que Berlín esclarezca de forma «rápida» su posición (la adopción del plan germano requiere aún de la aprobación del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), socio de la coalición que lidera Merkel). «Las discusiones alemanas muestran una vez más lo importante que es la protección común de las fronteras externas de la Unión Europea», subrayan el conservador Kurz y los ultranacionalistas Strache y Kickl. Strache había advertido recientemente de un probable efecto dominó si Alemania decide rechazar inmigrantes en su frontera, enviándolos a otros miembros de la UE. El endurecimiento de la política migratoria de la UE es uno de los puntos principales de la presidencia semestral del club comunitario que Austria asumió el pasado domingo, bajo el lema de «Una Europa que protege».
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel y la orden liberal
La noche del 24 de septiembre de 2017 estuve varias horas en un estudio de televisión analizando los resultados de las elecciones federales en Alemania. Una velada difícil de olvidar porque con 5,8 millones de votos (12,6 % del total), la ultraderecha de Alternativa por Alemania entró por primera vez en el Bundestag con 94 escaños. Junto a ese dato, recuerdo la torpe conclusión de uno de los panelistas que se atrevió a vaticinar que poco o nada cambiaría en la política germana. La realidad es que Alemania no ha vuelto a ser la misma desde septiembre. Berlín ?pese a la solidez de un sistema político construido a partir de las lecciones más dolorosas del siglo XX? no ha resultado tampoco inmune a los devastadores efectos del auge del nacional-populismo, desde el trumpismo en EE.UU. hasta la recreación neo-retrograda del Imperio Austro-Húngaro en el corazón de Europa. En el caso de Alemania, los partidos políticos tradicionales se han hecho más intransigentes hasta el punto de olvidarse del principio de corresponsabilidad que les ha caracterizado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Las enormes dificultades para formar un nuevo gobierno de coalición fueron un indicador de esto nocivos cambios que han llevado a la fractura protagonizada por los cristianodemócratas. La CSU de Bavaria está propulsada por el miedo a perder en los próximos comicios de octubre el feudo electoral que lleva décadas controlando con mayoría absoluta. Y en virtud de ese miedo, estos conservadores no quieren que nadie les adelante por la derecha al menos en materia de inmigración. Toda esta fractura apunta hacia un pronto final de Angela Merkel como canciller de Alemania. El problema es que Merkel, tras Obama y la espantada del Brexit, es la última gran defensora del orden liberal internacional y una pieza clave en la Europa que quiere respetar los derechos humanos y la dignidad de las personas. Para apreciar la gravedad situación, solo hay que imaginar la lista de los más satisfechos ante el agotamiento de la era Merkel.
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Seehofer y Merkel alcanzan «una solución sostenible» sobre inmigración
El ministro del Interior y líder de la Unión Social Cristiana (CSU), Horst Seehofer, ha anunciado esta noche un acuerdo alcanzado por su formación con la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller, Angela Merkel, sobre política migratoria que previsiblemente cerrará la crisis abierta entre las dos formaciones integradas en la gran coalición del Gobierno alemán. «Hemos alcanzado una solución sostenible.., un acuerdo claro entre dos partidos conservadores», dijo Seehofer tras un largo encuentro entre representantes de las dos formaciones. En concreto, el acuerdo incluye «una solución clara para atajar la inmigración ilegal en la frontera austro-alemana», apuntó el líder de la CSU bávara. «No dejaré que me despida una canciller que los es gracias a mí». Con estas declaraciones al diario muniqués «Süddeutsche», el ministro del Interior alemán y jefe de los socialcristianos bávaros (CSU) Horst Seehofer había preparado el ambiente de la reunión que tuvo hoy con la canciller democristiana (CDU) Angela Merkel en la Konrad-Adenauer-Haus, la sede los democristianos en Berlín. Seehofer llegaba a eso de las 17.45 proveniente del Bundestag, donde se reunió con Merkel y el presidente del Bundestag -y exministro de Finanzas- Wolfgang Schäuble, de la que trascendió que no hubo resultados positivos. El punto en discordia es que Merkel rechaza cualquier tipo de medida nacional unilateral para hacer frente al flujo migratorio y apuesta por soluciones europeas y acuerdos bilaterales, mientras Seehofer insiste en cerrar la frontera a aquellas personas que hayan sido registradas como peticionarias de asilo en otro país comunitario. Seehofer y los principales dirigentes de su partido se sentaron frente a la cúpula de la CDU encabezada por su jefa, la canciller Merkel, para buscar algún último acuerdo que evite la renuncia de Seehofer a sus cargos de ministro y presidente de la CSU tal y como anunció hoy en Múnich. La peregrinación de reuniones políticas continuará: terminadas las conversaciones entre CSU y CDU, será el turno de la coalición de Gobierno -cerca de la medianoche- por lo que se unirán ahora los socialdemócratas del SPD. La presidenta del SPD no ha ocultado su frustración frente a la crisis del bloque conservador: «Nuestra paciencia está llegando a su límite» comentó llamando a poner fin al caos entre CDU y CSU advirtiendo que los socialcristianos bávaros están poniendo «en peligro a Europa». Los controles fronterizos unilaterales tendrían un efecto dominó según la canciller. La CSU es un partido hermanado con la CDU y juntos forman la alianza de los conservadores alemanes conocida como Unión que junto al SPD forman la actual coalición de Gobierno. La CSU se mueve en el estado alemán de Baviera y su influencia católica es mucho más fuerte que la de la CDU ya que Baviera es predominantemente católica- son miembros del Partido Popular Europeo-. Bajo la amenaza de renunciar a sus cargos de ministro y presidente de partido y en una cruzada por cerrar las fronteras, Seehofer ha intentado sacar algún nuevo acuerdo: «Como he dicho, pongo a disposición mis dos cargos, lo que cumpliré en los próximos tres días», dijo Seehofer en una escueta declaración a las dos de la madrugada de ayer y tras 11 horas de reunión con la cúpula de la CSU, lo que demuestra las discrepancias entre los conservadores bávaros. Durante la larga reunión de la CSU se fueron filtrando opiniones como que los acuerdos alcanzados bilateral y multilateralmente por Merkel en la cumbre de Bruselas del jueves y viernes no eran una alternativa aceptable, algo que finalmente se solucionó anoche. Con las elecciones regionales en Baviera el próximo octubre y el avance de la ultraderecha populista (AfD) como telón de fondo, el socialcristiano jefe del Gobierno de Baviera Markus Söder, aseguró que nadie en la CSU pone en duda al Gobierno federal.