Infortelecom

Noticias de android

05-04-2017 | Fuente: elpais.com
Las aplicaciones de Android pueden cooperar entre sí para espiar
Los desarrolladores pueden emplear la comunicación entre aplicaciones facilitada por el sistema operativo para obtener información privada, según un estudio
04-04-2017 | Fuente: elpais.com
Android ya es el sistema operativo más usado del mundo
La plataforma de Google supera por primera vez en la historia a Windows, indicando el poder del móvil frente al PC
27-03-2017 | Fuente: elpais.com
Así es Android O, la nueva versión del sistema operativo ?móvil? de Google
La compañía desvela algunas claves de la próxima versión de Android que, por ejemplo, ayudará a ahorrar batería
26-03-2017 | Fuente: abc.es
Propaganda yihadista a golpe de un «clic» en los buscadores de internet
Como sucedió tras el 11-S de manera muy acusada, cada vez que se llora un grave atentado se reabre el debate «libertad versus seguridad». ¿Deben establecerse límites a la libertad de expresión para favorecer las investigaciones policiales y evitar ataques terroristas? ¿Es legítimo que YouTube albergue vídeos propagandísticos de Daesh? ¿Es admisible que los milicianos del califato hayan llegado a transmitir órdenes de combate a través de sus cuentas de Twitter, o alardeen allí de sus barbaridades? Todo apunta que el terrorista de Westminster, Khalid Masood, es otro ejemplo más de radicalización online. Al día siguiente del atentado, algunos usuarios de Facebook publicaron mensajes jaleando el ataque. «Muchos, muchos infieles e hipócritas murieron con miedo y dolor», se podía leer en una cuenta atribuida a un supuesto Instituto de Estudios de Oriente Medio (Memri). «Haz tu yihad incluso cuando estés en Europa», pedía un «post» a nombre de Mohin Khan. En Google y YouTube podían encontrarse sin problemas vídeos de algunos de los llamados «predicadores del odio» británicos, imanes radicales que suman cientos de miles de visitas. Theresa May ha manifestado tras el atentado que los gigantes de internet «puede y deben hacer más» para buscar y retirar la apología del terrorismo. Desde la etapa de Cameron, el Gobierno británico y sus servicios de espionaje han venido quejándose reiteradamente de que las grandes multinacionales tecnológicas de Silicon Valley no trabajan de manera activa para erradicar la propaganda islamista radical y los contenidos que promueven la violencia. Las firmas se refugian en el argumento de que no son editores, sino meras plataformas de contenidos. Una excusa que es cada vez menos sostenible, pues el dueño Facebook, sexta compañía en capitalización del mundo con 375.805 millones de euros, es de facto el mayor editor del planeta. Con su habitual estilo chillón, el diario sensacionalista inglés «Daily Mail», de ideología conservadora, acusó el viernes directamente a Google en una llamativa y durísima portada: «Google, el amigo de los terroristas», rezaba el titular de su edición impresa, en grandes capitulares a toda plana. El subtítulo también era impactante: «Ayer al Mail le llevó dos minutos encontrar un manual en la web sobre cómo usar un coche para un asesinato masivo». La página salafista en cuestión explicaba cómo emplean los vehículos los terroristas palestinos y daba consejos sobre los más adecuados. El periódico también accedió a contenidos del propio Daesh, que recordaba a sus fanáticos que «los coches son como un cuchillos y son extremadamente fáciles de usar». Google retira los contenidos A pesar de su estilo amarillo, las pruebas del diario eran irrefutables, hasta el punto de que Google -ahora llamada Alphabet- retiró esos contenidos tras su queja. «Estamos profundamente preocupados por la violencia y los actos de terrorismo y retiramos los links con contenido ilegal que nos reportan», señaló la compañía, segunda empresa del mundo tras Apple, con una capitalización de 551.945 millones. En un matiz de su respuesta se capta el quid de este debate: «Retiramos el contenido ilegal que nos reportan», es decir, no actúan motu propio para buscar los contenidos ilegales y darlos de baja. Es más, incluso se lucran con ellos de modo indirecto, pues muchas veces aparece publicidad acompañándolos, que en parte acaba en las arcas del buscador. YouTube, la plataforma de vídeo, ha alojado vídeos que sostienen algo tan burdo y doloroso como que el atentado del miércoles en Londres fue falso, una simulación, según ha denunciado también el periódico. YouTube no solo ha dado pábulo a esa ridícula teoría de la conspiración, sino que además se ha lucrado con ella, pues los vídeos iban acompañados de anuncios de firmas como Netflix, Trivago, SunLife u Opodo. Boris Johnson, el ministro de Exteriores británico, al que el atentado sorprendió en Washington, ha criticado desde allí frontalmente a los gigantes de Palo Alto: «Tenemos que abordar este problema [del terrorismo del Daesh] no solo militarmente, sino también parar el material en internet que está corrompiendo y contaminando a tanta gente. Las compañías de internet y de redes sociales tienen que reflexionar, tienen que hacer más contra ese material. Hay información sobre cómo convertirse en terrorista y sermones radicales. Hay que acabar con eso». Frente a esas críticas, Twitter alega que en la segunda mitad de 2016 cerró 376.890 cuentas porque difundían contenidos proclives al terrorismo. Ejemplo límite del debate fue el enfrentamiento a comienzos de 2016 entre el FBI y Apple, la primera compañía del mundo, con capitalización de 693.220 millones. El 2 de diciembre de 2015, el terrorista islámico Syed Rizwan Farook y su mujer mataron a tiros a catorce personas en un centro de discapacitados de San Bernardido, en California. El FBI pidió ayuda a Apple para desencriptar el teléfono iPhone del asesino, a fin de conocer sus contactos e investigar sus posibles vínculos con el Daesh. La compañía se negó. El FBI logró que una jueza conminase a Apple a atender a la petición, pero incluso así su consejero delegado Tim Cook dijo no y reprochó «la extralimitación del Gobierno de EE. UU.». Además, Cook acusó a la jueza de «construir una puerta trasera» que permitiría acceder a los contenidos de cualquier iPhone y comprometería la confidencialidad de todos sus usuarios. Dispositivos encriptados Desde septiembre de 2014, todos los dispositivos de Apple están automáticamente encriptados. Cuentan con un código de cuatro cifras y si se falla diez veces al introducirlo desaparecen todos los datos. La jueza pidió a la compañía, sin éxito, que concediese a los investigadores del FBI la oportunidad de hacer pruebas ilimitadas de contraseñas. El Google Android cuenta con protecciones similares. El Gobierno de Cameron dio algunos pasos, pero se han quedado a medio camino. A finales del pasado año, el Tribunal Europeo tumbó la ley británica que permitía a las autoridades controlar las fechas y horarios de las comunicaciones a través del teléfono e internet, impulsada por el Ejecutivo conservador para luchar contra el crimen, sobre todo contra el terrorismo. La Corte de Luxemburgo basó su fallo en que «la recolección indiscriminada de datos informáticos va contra las leyes de la UE». La norma, promovida siendo May ministra del Interior, obligaba a las compañías a guardar durante doce meses el registro de las comunicaciones. Se da la paradoja de que quien recurrió en su día al amparo del Tribunal Europeo fue el libertario y ferviente eurófobo David Davis, hoy ministro de la nueva cartera de Salida de la UE, creada por May. Davis, el hombre que negociará el Brexit, se apartó del caso tras ser nombrado ministro en julio, pero antes había llegado a declarar en la vista de Luxemburgo, donde se quejó de que «el Gobierno nos trata a toda la nación como sospechosos». El Ejecutivo británico ha presentado un recurso ante el tribunal.
21-03-2017 | Fuente: elpais.com
Google Maps lanza una función que te dice dónde has aparcado tu coche
La herramienta está disponible para dispositivos Android
15-03-2017 | Fuente: elpais.com
Gmail permite enviar y recibir dinero
Google comienza a hacer transacciones desde la web o la aplicación de Android
14-03-2017 | Fuente: elpais.com
?Apps? para encontrar alojamiento gratuito en Semana Santa
Existen propuestas para iOS y Android que consiguen descuentos de hasta el 75% al reservar un hotel por horas
09-03-2017 | Fuente: abc.es
La CIA responde a Assange: «No es un ejemplo de verdad»
La Agencia Central de Inteligencia (CIA) ha respondido este jueves al fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, y consideró que el australiano no es ningún ejemplo «de verdad e integridad». «A pesar de los esfuerzos de Assange y los de su clase, la CIA continúa recolectando sin descanso información de inteligencia en el extranjero para proteger a Estados Unidos de terroristas, naciones hostiles y otros adversarios», afirmó en un breve comunicado la portavoz de la CIA, Heather Fritz Horniak. La CIA contestó así a la rueda de prensa que dio hoy a través de internet Assange, que aseguró que la agencia estadounidense «ha perdido el control de todo su arsenal de armas cibernéticas», que podrían estar en el mercado a negro a disposición de «hackers» (piratas informáticos) de todo el mundo. El portal WikiLeaks, dirigido por Assange, filtró esta semana miles de documentos que describen un supuesto programa secreto de «hacking» de la agencia estadounidense destinado a penetrar mediante un sofisticado software en teléfonos inteligentes y ordenadores conectados a Internet. WikiLeaks afirmó que sus documentos revelan que la CIA había logrado saltarse los protocolos de seguridad de un amplio rango de compañías y productos de Europa y Estados Unidos, como el iPhone, los teléfonos Android y hasta televisores inteligentes de Samsung, que supuestamente pueden convertirse en micrófonos encubiertos. En su rueda de prensa hoy, Assange, refugiado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres, calificó de «devastador acto de incompetencia» por parte de la CIA que se haya distribuido el software destinado a penetrar en ordenadores, teléfonos y televisiones inteligentes. Hasta ahora la CIA se ha negado a comentar sobre la autenticidad de los supuestos documentos de inteligencia revelados por WikiLeaks y ha defendido que, como parte de su misión para proteger a los estadounidenses, es ser «innovadora» a la hora de recolectar información de inteligencia en el extranjero. La CIA volvió a recordar hoy que tiene prohibido por ley realizar espionaje electrónico en territorio estadounidense o de estadounidenses.
09-03-2017 | Fuente: abc.es
La CIA asegura que las filtraciones de WikiLeaks ponen en peligro a los estadounidenses
La Agencia Central de Inteligencia (CIA) no quiso confirmar hoy la veracidad de la filtración de supuestas técnicas de espionaje electrónico por parte de WikiLeaks, pero aseguró que pone en peligro a ciudadanos estadounidenses. «Tales filtraciones no solo ponen en peligro a personal estadounidense y operaciones, sino que otorga a adversarios herramientas e información que nos pueden hacer daño», indicó la CIA en comunicado de la portavoz Heather Fritz Horniak. El portal WikiLeaks, dirigido por el australiano Julian Assange, estrenó este miércoles una serie de siete entregas de filtraciones, llamada «Vault 7» y de la que ha publicado ya el capítulo «Year Zero (Año Cero)» que incluía 7.818 páginas web con 943 archivos adjuntos. Esas primeras filtraciones describen un supuesto programa secreto de pirateo de la agencia estadounidense CIA, destinado a penetrar en teléfonos inteligentes y ordenadores conectados a Internet. «No vamos a comentar sobre la autenticidad de los supuestos documentos de inteligencia revelados por WikiLeaks o sobre el estado de cualquier tipo de investigación sobre la fuente de esos documentos», indicó la CIA. La agencia de espionaje explicó que parte de su misión para proteger a estadounidenses de naciones hostiles, adversarios y terroristas es ser «innovadora» para recolectar información de inteligencia en el extranjero. «Las actividades de la CIA están sujetas a una rigurosa supervisión y respetan totalmente las leyes estadounidenses y la Constitución», indica el comunicado. La CIA recuerda que tiene prohibido por ley realizar espionaje electrónico en territorio estadounidense o de estadounidenses. WikiLeaks afirmó que sus documentos revelan que la CIA había logrado saltarse los protocolos de seguridad de un amplio rango de compañías y productos de Europa y Estados Unidos, como el iPhone de Apple, los teléfonos Android de Google o los televisores inteligentes de Samsung.
08-03-2017 | Fuente: abc.es
La filtración de WikiLeaks amenaza el futuro de las misiones de la CIA
La novela de espías en la que parece haberse convertido el mes y medio que lleva Donald Trump en la Casa Blanca ha dado un nuevo giro con la filtración por WikiLeaks de miles de documentos de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA) que ponen al descubierto sus métodos para piratear dispositivos tecnológicos de uso común, como teléfonos móviles y televisores, y convertirlos en herramientas de vigilancia. La humillante exposición ante los ojos de todo el mundo de sus procedimientos supone un duro golpe para la credibilidad de la agencia norteamericana, cuyo éxito depende precisamente del secreto con que lleve a cabo sus operaciones. Los documentos publicados, fechados en su mayoría entre 2013 y 2016, son aparentemente auténticos, según han apuntado en distintos medios funcionarios anónimos de la inteligencia de EE.UU., si bien oficialmente la CIA no lo ha confirmado. Se trata, cuando menos, del mayor revés que sufren los servicios de inteligencia estadounidense desde la masiva revelación de documentos clasificados de programas de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) a través de la prensa por el informático contratado por la CIA Edward Snowden, en 2013. El propio presidente estaría «profundamente preocupado» por la filtración, de acuerdo con lo que señaló ayer el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer , en su comparecencia diaria ante los periodistas, si bien tampoco confirmó la autenticidad de los documentos. Expertos y antiguos cargos del espionaje norteamericano han alertado de la gravedad de la filtración. «Cualquier exposición de estas herramientas va a causar un grave daño, si no irreparable, a la capacidad de nuestras agencias de inteligencia para llevar a cabo su misión», ha señalado a «The Washington Post» un exresponsable en estas labores. La fuga de información puede comprometer la tarea de la CIA en la lucha contra Daesh y otras organizaciones terroristas o a la hora de acceder a las defensas informáticas de países como Rusia, China o Irán. Además, esto puede no haber acabado, ya que WikiLeaks dice que lo filtrado ahora es solo parte de los 9.000 documentos en su poder y que amenaza con ir publicando. Pugna política La convulsión generada por la publicación el pasado martes de los documentos por WikiLeaks llega en un momento político ya agitado por las investigaciones en el Congreso de las conexiones entre el equipo de campaña del hoy presidente de EE.UU. y las autoridades rusas, así como por la acusación de Trump a su antecesor, Barack Obama, de haber ordenado pincharle el teléfono de su rascacielos en Nueva York poco antes de la elección, que lanzó sin pruebas en Twitter el pasado sábado. Aunque WikiLeaks no identifica a la fuente que le ha proporcionado los documentos, agrupados bajo el nombre de «Vault 7», sí apunta que habrían «circulado entre antiguos hackers y contratistas del gobierno de EE.UU. de una manera no autorizada, uno de los cuales ha proporcionado a WikiLeaks partes del archivo». Según la organización encabezada por Julian Assange, la fuente plantea la necesidad urgente de abordar si las capacidades de pirateo de la CIA exceden a los poderes que tiene encomendados y el problema de la supervisión pública de la agencia, al tiempo que pretende abrir «un debate público acerca de la seguridad, creción, uso, proliferación y control democrático de las ciberarmas». Responsables de inteligencia y de la aplicación de la ley indicaron ayer de forma anónima a Reuters que desde finales de 2016 estaban al tanto de una grieta de seguridad en la CIA y que se estaban centrando en contratistas de la agencia como la fuente más probable de los documentos. Rusia, posible fuente Sin embargo, la sombra rusa vuelve a planear sobre este nuevo escándalo. Según apunta el experto en ciberseguridad James Lewis al diario «The New York Times», es posible que Rusia sea la que haya robado los documentos a traves del hackeo u otros procedimientos, y se los haya entregado a WikiLeaks, que incluso puede no saber cómo se obtuvieron. «Creo que una potencia extanjera es la fuente de estos documentos con mucha más probabilidad que un soplón de la CIA con remordimientos de conciencia». La opción de Rusia es verosímil si se tienen en cuenta los precedentes, que indican una relación fluida entre WikiLeaks y los servicios de inteligencia de ese país. Las agencias estadounidenses concluyeron tras su indagación que los miles de documentos del Partido Demócrata que la plataforma antisecretos de Assange filtró durante la pasada carrera electoral estadounidense fueron conseguidos como parte de una cibercampaña orquestada por el Kremlin para influir en el resultado electoral en favor de Trump. Las revelaciones sobre los tejemanejes de la dirección del aparato de ese partido en las elecciones primarias para beneficiar Hillary Clinton frente a su rival, Bernie Sanders, le costaron en su momento el puesto a la responsable del comité demócrata, Debbie Wasserman Schultz. Precisamente, Rusia es además el país que acoge a Edward Snowden desde 2013 y el pasado enero ha renovado por otros dos años el permiso para que permanezca residiendo en él. El renovado protagonismo de esta entidad filtradora en la vida política norteamericana evoca, por otra parte, las palabras pronunciadas por el ahora presidene durante un mitin el pasado octubre, en el que declaró, acerca de la publicación de las intimidades de los demócratas en internet: «Yo amo a WikiLeaks». Esta plataforma se convierte ahora en la pesadilla de la CIA, siete años después de la filtración a través de ella de más de 700.000 documentos del Pentágono y cables del Departamento de Estado sobre las guerras de Irak y Afganistán facilitadas por el soldado Bradley Manning (ahora de nombre Chelsea, tras someterse a una operación de cambio de sexo), por lo que se le condenó a 35 años de prisión. Además, la filtración ha reabierto otro frente: las disputas entre las autoridades federales y las grandes empresas tecnológicas, ya que los documentos expuestos por WikiLeaks revelan cómo las «ciberarmas» de la CIA pueden vulnerar la seguridad de los smartphones de Apple y Android o los ordenadores de Windows para convertirlos en unos instrumentos de espionaje mas.
...
6
...