Infortelecom

Noticias de america

14-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un «vende» su éxito ante Trump y soslaya la desnuclearización
Pasada la cumbre del martes en Singapur entre Donald Trump y Kim Jong-un, llega la hora de analizar qué va a ocurrir a partir de ahora entre Estados Unidos y Corea del Norte y, lo más importante, quién salió ganando y quién perdiendo de tan histórica cita. Como se habían depositado en ella muchas esperanzas, quizás demasiadas, en Occidente ha cundido la decepción por la falta de medidas concretas sobre la desnuclearización del régimen comunsita de Pyongyang. Pero no hay que olvidar que, hace solo un año, Trump llamaba a Kim Jong-un «hombre cohete» y este le respondía que era un «viejo chocho» mientras se amenazaban con reducirse a polvo nuclear. Con la tensión disparada durante el último año, y un conflicto que dura ya desde hace siete décadas, estaba claro que su enemistad histórica no iba a desaparecer de la noche a la mañana. Por ese motivo, lo más importante de la cumbre de Singapur ha sido su celebración y que, por primera vez, los mandatarios de EE.UU. y Corea del Norte se hayan sentado frente a frente. Partiendo del acuerdo de mínimos suscrito por Trump y Kim Jong-un, empieza una nueva era entre ambos países que tampoco será fácil. Para empezar, cada gobierno está «vendiendo» a su pueblo lo que más le conviene de la declaración conjunta. En Corea del Norte, donde los medios están controlados por la propaganda y la censura, la agencia estatal KCNA hizo ayer especial hincapié en que Trump prometió «garantías de seguridad» a Kim Jong-un y anunció que en el futuro levantaría las sanciones y suspendería las maniobras militares conjuntas con el Sur. Soslayando el compromiso de Pyongyang de renunciar a sus armas atómicas, los medios oficiales destacan el inicio de unas «nuevas relaciones» con EE.UU., que hasta ahora había sido su archienemigo histórico. Ni plazo ni inventario Con los ojos como platos, las agencias internacionales de noticias difundían ayer desde Pyongyang fotografías de los norcoreanos de a pie leyendo en los paneles del metro el periódico altavoz del régimen, «Rodong Sinmun», que publicaba numerosas imágenes de la cumbre entre Trump y Kim Jong-un y lo llamaba «el encuentro del siglo». Para los norcoreanos, adoctrinados desde la cuna a la tumba en el odio a los «imperialistas americanos», ha debido de ser un auténtico «shock» ver a su venerado líder con el demonio con que identifican al inquilino de la Casa Blanca. Bien distinta es la situación en EE.UU., donde numerosos medios han criticado a Trump por no arrancarle al joven dictador norcoreano un plazo para su desnuclearización ni un inventario de su arsenal nuclear. Haciendo oídos sordos, el presidente estadounidense insistió ayer en su tono triunfal en sus comentarios en Twitter, asegurando que «ya no hay más amenaza nuclear de Corea del Norte» y acusando una vez más a las cadenas CNN y NBC de difundir «noticias falsas» por restarle importancia a la cumbre. Aunque Trump está «vendiendo» como un éxito personal que Kim Jong-un se comprometiera «de forma inquebrantable a la completa desnuclearización de la península coreana», este todavía no ha dado plazos ni detalles. Para despejar la incertidumbre, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, señaló ayer que espera un «gran desarme» de Pyongyang en 2020. Así lo anunció tras su llegada a Corea del Sur para informar al presidente Moon Jae-in sobre la cumbre. «El acuerdo es demasiado vago sobre la desnuclearización, ya que para Corea del Norte probablemente implica la retirada de las tropas estadounidenses del Sur, pero Washington no lo hará hasta que Pyongyang haya renunciado a sus armas atómicas», analiza para ABC Parag Khanna, exasesor de Obama y actual consejero del Gobierno de Singapur. Junto a la firma de un tratado de paz que ponga fin oficialmente a la guerra de Corea, que acabó en 1953 solo con un armisticio, esa va a ser la clave de la nueva etapa que se abre entre Trump y Kim Jong-un.
14-06-2018 | Fuente: as.com
Aunque somos muchos los que celebramos que el Mundial venga a Norteamerica, otros sienten que sólo recibiremos las migajas del certamen.
13-06-2018 | Fuente: elpais.com
En Estados Unidos, el fútbol ha llegado para quedarse
La Copa del Mundo conjunta para Norteamérica en 2026 es el espaldarazo definitivo al 'soccer', que ha crecido exponencialmente desde 1994 a pesar del bajo nivel competitivo
13-06-2018 | Fuente: elpais.com
Rendición de cuentas para atraer al sector privado en América Latina
El Banco Mundial, el Gobierno de Panamá y la OEA organizan la conferencia Cuentas Claras sobre la importancia de la transparencia en la región
13-06-2018 | Fuente: elpais.com
México entra en la historia de los Mundiales como el anfitrión favorito
Norteamérica gana la candidatura para el Mundial de 2026 y los mexicanos organizarán su tercera Copa del Mundo
13-06-2018 | Fuente: abc.es
Perder el norte
Por un lado, el G-7 integrado por las democracias más avanzadas del mundo en un esfuerzo multilateral para evitar precisamente guerras comerciales como la que está forzando el populismo instalado en la Casa Blanca. Con una cumbre en Canadá que arrancó con la vergonzosa insistencia por parte del presidente americano de olvidar las «travesuras» de Putin en Ucrania readmitiendo a Rusia. Y ha terminado en tono -e imagen- de pataleta, incluido un boicot al comunicado final, insultos y amenazas contra los seis aliados más fieles de Estados Unidos. Por otro lado, la cumbre de Singapur con Kim Jong-un y todo su grotesco historial de crímenes contra la humanidad: exterminio, asesinato, esclavitud, tortura, prisión, violaciones, abortos forzados, persecuciones, desapariciones y el uso del hambre como herramienta de opresión. Y el presidente Trump, a cambio de poco más que photocall, legitimando todo eso al hablar de «tremenda confianza» y decir que la gente de Corea del Norte está fervorosamente encantada bajo los designios de uno de los dictadores más brutales del mundo. A cambio de promesas vacías, Donald Trump ha estrechado hasta el límite su fetichismo negociador para firmar un papel que en el mejor de los casos se puede considerar como aspiracional. No se define el supuesto objetivo de desnuclearización, no hay calendarios, no hay detalles de verificación. A cambio de nada, Trump sí que ha ofrecido a Kim Jong-un algo tangible como suspender los ejercicios conjuntos que realiza el Pentágono con las fuerzas de Corea del Sur, añadiendo la expectativa de una retirada militar de Estados Unidos sin mencionar tan si quiera una reducción de la amenaza convencional que representa Corea del Norte. En estas negociaciones había sitio para un solo ganador? y no es Donald Trump.
13-06-2018 | Fuente: as.com
EE UU-Cánada-México ganan el Mundial de 2026 sobre Marruecos
La oferta americana consiguió el voto mayoritario emitido por las 207 federaciones que emitieron sufragio. Logró 134 apoyos por los 65 que cosechó Marruecos.
13-06-2018 | Fuente: as.com
Diario de As América #628: Agridulce visión de Andrew Luck
El quarterback de los Indianapolis Colts volvió a ser visto en un campo de entrenamiento con un balón de football (no reglamentario) en las manos.
13-06-2018 | Fuente: as.com
Y, al fin, Andrew Luck lanzó un balón de fútbol americano
El quarterback de los Indianapolis Colts estuvo trabajando en el campo y, por primera vez en más de un año, ejecutó pases a sus compañeros.
13-06-2018 | Fuente: abc.es
Venezuela dejará de exportar petróleo a finales de año y abandonará la OPEP
Al paso que va su caída en la producción petrolera, Venezuela se quedará a finales de año sin barriles de crudo para exportar, lo que obligará al país fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a abandonar este club selecto tras 58 años de su creación. El régimen de Maduro afronta una situación complicada con la empresa estatal petrolera, que no ha sido tocada por las sanciones, pero que sin embargo atraviesa dificultades por la reducción de su producción que incide en la exportación de su crudo. El ex ministro de Industria, Víctor Alvarez, informó que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) notificó a ocho clientes suyos que no podía cumplir con el suministro contratado por fuerza mayor. Su producción cayó en 900 mil barriles diarios. «De los 1,42 millones de barriles sólo cuenta con 694.000 barriles diarios para exportar, pero se enfrenta al problema de no disponer de espacio para almacenar ni de buques para transportar por lo que su situación es más que comprometida», explica Álvarez. «La producción de petróleo crudo en Venezuela está prácticamente cayendo a un promedio del 10% cada trimestre y ha sido desde mediados de 2017. Un escenario con producción de petróleo en el país perdiendo al menos otros 500.000 barriles por día antes de fin de año no es poco realista. Tener sanciones adicionales impuestas sin duda enviaría un fuerte mensaje geopolítico de los EE. UU. A riesgo de generar más inestabilidad en los mercados mundiales de suministro», dice la revista Forbes según reportes de GlobalData. Si el pronóstico de GlobalData es correcto, entonces «la interrupción temporal de las exportaciones de Venezuela puede ser permanente, ya que se irán a cero hacia el final del año», sentencia la publicación norteamericana. En apenas cinco años y medio que lleva en el poder, el régimen de Nicolás Maduro ha destruido la industria petrolera nacional, que le aporta el 96% de los ingresos al país, sin necesidad de un embargo ni bloqueo internacional decretado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sino dejar que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) colapse por sí misma. Las sanciones internacionales en realidad han afectado a los altos cargos del régimen de Maduro, que se aferran al poder cueste lo que cueste. Lo que afecta a Pdvsa y a sus 30 millones de venezolanos es que Maduro la ha puesto en manos de militares como el general Manuel Quevedo de la Guardia Nacional, en noviembre de 2017, que ha ido cerrando el bombeo de crudo, por encarcelar a más de 50 gerentes de PDVSA, que son los que saben del negocio petrolero, dejándolos en manos de militares inexpertos. Para ese momento el mandatario, que hizo el anuncio en su programa semanal de televisión, le puso como principal reto al general Quevedo «elevar la producción» petrolera, que se ubicaba en 1.9 millones de barriles diarios (mbd) hace ocho meses frente a 2.27 mbd en 2016. La cifra llegó a 3.2 mbd en 2008. El economista José Toro Hardy, ex miembro del directorio de PDVSA, alertó que de no salir los buques la estatal petrolera deberá disminuir su ya mermada producción ante el agotamiento de sus acopios. «Los buques no pueden salir y qué pasa con la producción, hay que almacenarla. La capacidad en oriente venezolano ya se copó, y el petróleo lo estaban enviando por cabotaje a occidente. Si no se resuelve el tema de la salida del petróleo tenemos que parar la producción. El oriente ya está copado, y en occidente puede faltar de una semana a 10 días para coparse todo si no salen los tanqueros», añade Toro Hardy. El experto explicó que el retraso de la salida de los buques obedece ?entre otras razones- al temor por el embargo de esos activos tras el embargo de ConocoPhillips a los activos de la empresa en las islas Aruba, Curazao y Bonaire. El exministro Álvarez sostiene que Venezuela no tiene la mayor reserva petrolera del mundo y no va a poder extraer seis millones de seis millones de barriles diarios porque esto requiere una inversión de 300.000 millones de dólares que ni Pdvsa ni el Estado venezolano tiene. «Empeñarse en extraer crudos pesados es desperdiciar el verdadero margen de recuperación que tiene Pdvsa si prioriza la reactivación de los pozos de petróleo convencional». Reactivar la industria petrolera venezolana implica cambiar la orientación de los planes, reducir las inversiones en la FPO y volver la mirada hacia los pozos de petróleo liviano que se pueden reactivar de manera rentable porque no requieren las cuantiosas inversiones en mejoradores de los crudos pesados de la FPO. De lo contrario, la extracción de petróleo seguirá cayendo, Venezuela «no podrá exportar más petróleo y en los hechos dejará de ser un país de la OPEP», concluye el ex ministro Alvarez.