Infortelecom

Noticias de america

18-03-2020 | Fuente: abc.es
Latinoamérica cierra sus fronteras contra el Covid-19
Latinoamérica cierra sus fronteras interiores para intentar frenar el contagio del coravirus en unos países donde la brecha social es enorme y los sistemas sanitarios no están preparados para el crecimiento masivo de infectados. Así, el presidente de Colombia, Iván Duque, anunció este lunes el cierre de las fronteras terrestres, marítimas y fluviales del país con Venezuela, Ecuador, Brasil y Perú como medida para evitar la propagación y expansión del coronavirus. «Me permito informarles a los colombianos de que he tomado la decisión de cerrar (..) todas las fronteras terrestres, marítimas y fluviales del país», dijo Duque a través de su cuenta de Twitter, donde precisó que la medida estará vigente hasta el 30 de mayo. El lunes también, el Gobierno de Guatemala anunció el cierre de sus fronteras para los próximos 15 días tras una muerte y el contagio de otras seis personas en su territorio. El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, informó que a partir de este martes el país quedaba «incomunicado por la vía aérea con cualquier destino del mundo». Giammattei explicó que se permitirá el ingreso de guatemaltecos y miembros del cuerpo diplomático pero solamente por la vía terrestre, en alguna de las fronteras que la nación centroamericana tiene con México, Belice, Honduras y El Salvador, y «forzosamente con un período de cuarentena». Las autoridades locales ya habían prohibido la semana pasada el ingreso de personas procedentes de poco más de media docena de países y este martes entraba en vigor el veto de entrada para estadounidenses y canadienses. Ayer martes, fue el Gobierno de Bolivia, que preside Jeanine Áñez, quien anunció el cierre de fronteras a los extranjeros, con lo que solo podrán entrar en territorio boliviano los nacionales y los foráneos con permiso de residencia. Bolivia limita con Perú, Brasil, Paraguay, Argentina y Chile, y desde hace días aplica en sus puestos fronterizos protocolos como los de la Organización Mundial de la Salud para detectar posibles ingresos con síntomas de la enfermedad. Paraguay, Perú, Chile y Argentina también anunciaron el cierre de sus fronteras, además de otras naciones de la región como Uruguay. Hoy miércoles, era Brasil el país que se sumaba al cierre de fronteras, en esta ocasión con Venezuela. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, argumentó que su decisión era una medida de seguridad ante la «incapacidad del régimen dictatorial» de Nicolás Maduro de contener la propagación del coronavirus. El decreto que ordena la medida fue publicado este miércoles en el Diario Oficial y, aunque cierra el paso para los venezolanos durante 15 días, mantiene el flujo de mercancías durante el período. «Considerando la incapacidad del régimen dictatorial venezolano para responder a la epidemia del Covid-19, el Gobierno brasileño adoptará medidas restrictivas en la frontera con Venezuela, para garantizar la seguridad y la salud de nuestra gente, especialmente en la región norte del país», señaló Bolsonaro en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. El Salvado r fue el país más madrugador a la hora de poner límite al tránsito de personas en su frontera. Si bien no la ha cerrado, hace siete días prohibió la entrada de extranjeros para que no contagiaran el virus a la población salvadoreña.
18-03-2020 | Fuente: as.com
Advíncula podrá acabar el curso ahora que no hay Copa América
Si se reanuda Segunda, el peruano terminará la temporada con el Rayo e incluso podría participar en un hipotético playoff. El internacional es el dueño del lateral franjirrojo.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump anuncia el cierre de la frontera entre EE.UU. y Canadá
Estados Unidos y Canadá han acordado cerrar su frontera, de 8.800 kilómetros, para contener el avance del coronavirus , según ha anunciado el presidente norteamericano, Donald Trump. «De mutuo acuerdo, cerramos temporalmente nuestra frontera norte con Canadá al tráfico no esencial. El comercio no se verá afectado», dijo el presidente Trump en la red social Twitter. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">We will be, by mutual consent, temporarily closing our Northern Border with Canada to non-essential traffic. Trade will not be affected. Details to follow!</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1240271178692005889?ref_src=twsrc%5Etfw">March 18, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La frontera entre EE.UU. y Canadá es una de las mayores del mundo, y tiene 119 cruces legales por carretera, además de las vías ferroviarias de pasajeros y mercancías. Por otra parte, el Gobierno de Trump va a desplegar dos buques hospital de la Marina de EE.UU., uno en el puerto de Nueva York y otro en la costa oeste, para reforzar la dotación sanitaria ante la expansión de la pandemia. Lo ha anunciado el propio Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca, donde además ha asegurado que invocará la Ley de Producción de Defensa, una norma de 1950, aprobada en respuesta a la Guerra de Corea, para movilizar recursos. Además, la Casa Blanca estudia opciones para devolver en caliente a todos los inmigrantes que crucen de forma irregular la frontera desde México, según informa el diario «The Washington Post». [El volantazo de Trump con el coronavirus: de «farsa» a «crisis muy grave»] En EE.UU. hay, a fecha de hoy, 4.200 contagiados de coronavirus que han sido debidamente diagnosticados, aunque no hay suficiente material médico para hacer las pruebas a todos los que presentan síntomas. Han fallecido 75 personas. En Canadá hay 569 diagnosticados y 26 muertos. El Gobierno mexicano, que se resiste a tomar medidas de urgencia, ha admitido 82 casos y ninguna muerte. El cierre de la frontera terrestre al norte de EE.UU. se une a las restricciones de entrada a ciudadanos extranjeros que vengan de China, Corea del Sur, Irán y 28 países europeos, incluidos España, Italia, Francia, Alemania y Reino Unido. La frontera con México, fortificada La frontera de EE.UU. con México ha sido fortificada por Trump mucho antes de esta crisis sanitaria. Aun así, sólo el mes pasado, febrero, fueron arrestadas tras cruzarla ilegalmente 37.000 personas. El Gobierno de Trump ha aprobado acuerdos para deportar a esos irregulares a Guatemala y otros países centroamericanos. De momento, sin embargo, la Casa Blanca no ha notificado a México el cierre de la frontera.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
El brote de coronavirus ya es una realidad en África
El coronavirus en África ha pasado de ser una amenaza a una realidad en pocos días. Ya son 32 países los afectados por el Covid-19, y cerca de 600 contagios, la mayoría son casos exportados por ciudadanos europeos o americanos que han llegado al continente africano o africanos que han viajado a Europa recientemente. Curiosamente no ha llegado de la mano de sus mayores socios comerciales, los chinos. Por ello, la mayoría de naciones han decidido cerrar sus fronteras a personas que provengan de países de alto riesgo como Italia, España, pero también de Irán o China, donde se inició la epidemia a finales de 2019. El virus que tiene en vilo a medio mundo ha llegado más tarde y más lentamente al continente africano que al resto del mundo. Algunos se atreven a vaticinar que es por su clima tropical, aunque esta teoría no ha sido confirmada. Por tanto, África, sus líderes, sus profesionales han tenido algo más de tiempo para preparar observar la respuesta de otros países y planificar una actuación que ha sido más temprana y contundente que en la mayoría de las naciones más afectadas por el Covid-19. A pesar de las drásticas medidas impuestas, y la lentitud de la propagación hasta el momento, las consecuencias se prevé que sean devastadoras por los débiles sistemas de salud de la mayoría de países, la falta de agua potable en muchas regiones y la lucha contra otras epidemias como el sarampión en la República Democrática del Congo, el VIH o la tuberculosis en Sudáfrica. La contención va a ser crucial y en África, especialmente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo advertía hace unos días: «Todos los países aún pueden cambiar el curso de esta pandemia aumentando su preparación o respuesta ante emergencias», dijo Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África. La transmisión generalizada de persona a persona es lo que más temen los expertos en salud en África. Según la organización intergubernamental, a pesar de que la transmisión local sigue siendo muy baja, la estrategia más adecuada para frenar su avance es la contención, detectando rápidamente los casos, aislarlos, tratarlos y rastrear sus contactos. La detección temprana en los aeropuertos, en la mayoría de los cuales ya se practican controles de temperatura habitualmente, ha sido clave para contener la propagación. De hecho, el primer caso confirmado de coronavirus de la República Democrática del Congo se detectó de esta manera; aunque muchos de los síntomas aparecen días después de haber llegado al país. Sudáfrica, el mayor número de contagios El país del sur de África observa el mayor aumento de casos, un total de 23 nuevos positivos, en 24 horas hasta el momento. De estos, cuatro son niños menores de cinco años y ocho involucran transmisiones locales. El país ahora tiene 116 casos confirmados de coronavirus, el más alto en África subsahariana; el primer caso fue confirmado el 5 de marzo, un hombre que llegó de Italia con su esposa quien también dio positivo pocos días después. El presidente Cyril Ramaphosa anunció el domingo la declaración de situación de desastre nacional y la prohibición de viajar desde los países más afectados por el virus. Sudáfrica anunció que revocará casi 10,000 visas emitidas a personas de China e Irán, dos de los países más afectados, en enero y febrero. Por su parte, el poder regional advirtió sobre una nueva crisis una vez que el virus comience a extenderse por las comunidades de bajos ingresos. Preocupa, además de la gente mayor, la población de riesgo con 7 millones de seropositivos y la afectada por tuberculosis. Su vecina Zimbabue ha declarado el estado de desastre a pesar de que no tiene casos confirmados de coronavirus. El presidente Emmerson Mnangagwa ha declarado un estado de desastre nacional ya que el país anticipa el impacto que puede tener el nuevo coronavirus (Covid-19) en una nación castigada por una débil economía, un paro altísimo y un sistema de salud precario. Donación de Jack Ma El multimillonario chino y cofundador de Alibaba, Jack Ma, donará un total de 1.1 millones de kits de detección, seis millones de máscaras y 60.000 trajes protectores a África. Además, trabajarán con instituciones médicas locales en el continente para proporcionar material de capacitación en línea para tratamientos clínicos de coronavirus. «El mundo no puede permitirse las consecuencias impensables de una pandemia de COVID-19 en África», dijo Ma en un comunicado el lunes. Egipto es el país con más positivos con 196 seguido de Sudáfrica con 116.En las últimas horas países como Ybuti y Gambia, rodeado por uno de los países más afectados como es Senegal (31) o Somalia han confirmado sus primeros casos de coronavirus. Alarma especialmente la situación de la nación del Cuerno de África ya que tiene uno de los sistemas de salud más débiles del continente después de casi tres décadas de conflicto.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
África teme la devastación del coronavirus por la falta de agua y la suma de VIH, sarampión y tuberculosis
El coronavirus en África ha pasado de ser una amenaza a una realidad en pocos días. Ya son 32 países los afectados por el Covid-19, y cerca de 600 contagios. La mayoría son casos exportados por ciudadanos europeos o americanos que han llegado al continente africano o africanos que han viajado a Europa recientemente. Curiosamente, no ha llegado de la mano de sus mayores socios comerciales, los chinos. La mayoría de naciones han decidido cerrar sus fronteras a personas que provengan de países de alto riesgo como Italia, España, pero también de Irán o China, donde se inició la epidemia a finales de 2019. El virus que tiene en vilo a medio mundo ha llegado más tarde y más lentamente al continente africano. Algunos se atreven a vaticinar que es por su clima tropical, aunque esta teoría no ha sido confirmada. Por tanto, África, sus líderes y sus profesionales han tenido algo más de tiempo para observar la respuesta de otros países y planificar una actuación que ha sido más temprana y contundente que en la mayoría de las naciones más afectadas por el Covid-19. A pesar de las drásticas medidas impuestas, y la lentitud de la propagación hasta el momento, se teme que las consecuencias sean devastadoras por los débiles sistemas de salud de la mayoría de países, la falta de agua potable en muchas regiones y la lucha contra otras epidemias como el sarampión en la República Democrática del Congo, el VIH o la tuberculosis en Sudáfrica. La contención va a ser crucial. En África, especialmente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo advertía hace unos días: «Todos los países aún pueden cambiar el curso de esta pandemia aumentando su preparación o respuesta ante emergencias», a través de Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África. La transmisión generalizada de persona a persona es lo que más temen los expertos en salud del continente. Según la organización intergubernamental, a pesar de que la transmisión local sigue siendo muy baja, la estrategia más adecuada para frenar su avance es la contención, detectando rápidamente los casos, aislándolos, dando tratamiento e intentando rastrear sus contactos. La detección temprana en los aeropuertos, en la mayoría de los cuales ya se practican controles de temperatura habitualmente, ha sido clave para contener la propagación. De hecho, el primer caso confirmado de coronavirus de la República Democrática del Congo se detectó de esta manera. Sin embargo, muchos de los síntomas aparecen días después de haber llegado al país. Sudáfrica, el mayor número de contagios Hasta ahora, Sudáfrica observa el mayor aumento de casos, un total de 23 nuevos positivos, en 24 horas. De estos, cuatro son niños menores de cinco años, y ocho involucran transmisiones locales. El país ahora tiene 116 casos confirmados de coronavirus, el más alto en región subsahariana del continente. El primer caso fue confirmado el 5 de marzo. Se trataba de un hombre que llegó de Italia con su esposa, que también dio positivo pocos días después. El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, anunció el domingo la declaración de situación de desastre nacional y la prohibición de viajar desde los países más afectados por el virus. Sudáfrica anunció que revocará casi 10.000 visas emitidas a personas de China e Irán, dos de los países donde la pandemia se ha expandido con más violencia, en enero y febrero. Por su parte, el poder regional advirtió sobre una nueva crisis una vez que el virus comience a extenderse por las comunidades de bajos ingresos. Preocupa, además, el estado de la gente mayor, la población de riesgo con 7 millones de seropositivos y la afectada por tuberculosis. Su vecina Zimbabue ha declarado el estado de desastre a pesar de que no tiene casos confirmados de coronavirus. El presidente Emmerson Mnangagwa ha declarado un estado de desastre nacional ya que el país anticipa el impacto que puede tener el nuevo coronavirus (Covid-19) en una nación castigada por una débil economía, un paro altísimo y un sistema de salud precario. Donación de Jack Ma El multimillonario chino y cofundador de Alibaba, Jack Ma, donará un total de 1.1 millones de kits de detección, seis millones de máscaras y 60.000 trajes protectores a África. Además, trabajarán con instituciones médicas locales en el continente para proporcionar material de capacitación en línea para tratamientos clínicos de coronavirus. «El mundo no puede permitirse las consecuencias impensables de una pandemia de COVID-19 en África», dijo Ma en un comunicado el lunes. Egipto es el país con más positivos con 196 casos, seguido de Sudáfrica, que cuenta con 116. En las últimas horas, países como Yibuti y Gambia, rodeados por uno de los países más afectados como es Senegal, han confirmado sus primeros casos de coronavirus. Alarma especialmente la situación en Somalia, ya que tiene uno de los sistemas de salud más débiles del continente, después de casi tres décadas de conflicto.
18-03-2020 | Fuente: as.com
¿Copa América pierde a los invitados al pasar a 2021?
El retraso del torneo a 2021 complica la presencia de los dos invitados asiáticos, Qatar y Australia, ya que coincidirá en fechas con la clasificación mundialista.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
China expulsa a trece corresponsales de los tres mayores periódicos de EE.UU.
Ni la crisis global del coronavirus detiene la nueva «Guerra Fría» entre Estados Unidos y China, donde estalló la pandemia en enero. Más bien al contrario, la agrava con nuevos frentes, desde el diplomático con la gresca por el origen de la enfermedad hasta el mediático. En este último, el autoritario régimen de Pekín ha decidido expulsar de una tacada a todos los periodistas estadounidenses de The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal. En total, son trece los corresponsales afectados, que ya no pueden seguir trabajando y tienen que entregar sus credenciales en un plazo de diez días. El motivo es una represalia. Con la misma moneda, Pekín se venga así de la Casa Blanca por haber incluido recientemente a cinco medios estatales chinos en la categoría de «misiones extranjeras», al considerar que están al servicio del régimen del Partido Comunista. Haciendo exactamente lo mismo, China ha declarado a los tres periódicos anteriormente citados y a la revista Time y la radio Voice of America agentes al servicio de EE.UU., aunque todos ellos menos el último son medios privados e independientes. Pero esa «pequeña» diferencia no ha contado para Pekín, que considera a los medios de comunicación un mero instrumento de la propaganda e impone una fuerte censura sobre todos aquellos contenidos sensibles para el régimen. En un comunicado emitido a medianoche, el Ministerio de Exteriores justificó que se trata de «medidas totalmente necesarias y recíprocas que China se ve obligada a tomar como respuesta a la irrazonable opresión que las organizaciones mediáticas chinas experimentan en EE.UU. Son legítimas y en defensa propia en cada sentido». Además, acusó a Washington de basar su postura «en una mentalidad de Guerra Fría y sesgo ideológico, que ha dañado seriamente la reputación y la imagen de los medios chinos. EE.UU. ha estado ''deportando'' masivamente a los periodistas chinos de forma encubierta». Hostigamiento y violencia La expulsión de estos periodistas empeora las deterioradas relaciones entre las dos superpotencias, enfrentadas en una larga guerra comercial y tecnológica que está arrastrando al mundo entero. Además de revocarles su tarjeta de prensa en China continental, las autoridades también les impiden trabajar en Hong Kong y Macao, dos antiguas colonias que son regiones autónomas y gozan de mayores libertades que el resto del país. Para muchos en Hong Kong, que vive desde junio una violenta revuelta por la democracia, este veto socava el principio de «un país, dos sistemas», vigente en teoría hasta 2047. Hace menos de un mes, otros dos reporteros de The Wall Street Journal también fueron expulsados. Sin ocultar la indignación que cunde entre los periodistas extranjeros, el Club de Corresponsales de China «deplora» la decisión porque se usa a la Prensa como «peón» por parte de los dos países. Desde 2013, Pekín ha expulsado a nueve periodistas extranjeros y, desde principios del año pasado, ha cortado los visados de un año para otros trece, reduciéndolos a la mitad o incluso a un mes. «China está usando sus poderes de forma manifiesta en un intento de influir la cobertura internacional de noticias, castigando a aquellos que publican información que las autoridades ven como no favorable y quieren mantener en silencio», criticó el Club de Corresponsales en una declaración oficial. Esta presión se suma a la que ejerce el régimen de Pekín en el día a día sobre los corresponsales acreditados. A tenor del último estudio del Club de Corresponsales, el 82 por ciento de los periodistas extranjeros aseguró haber sufrido interferencias, hostigamientos y hasta violencia haciendo su trabajo en China, el 70 por ciento se quejó de la cancelación de entrevistas por orden de las autoridades, el 25 por ciento denunció presiones sobre sus fuentes y asistentes y el 51 por ciento fue obstruido en su labor por la Policía o los funcionarios del Gobierno. Peor todavía es si un periodista se desplaza hasta Xinjiang, la región musulmana al oeste del país donde las autoridades han confinado en campos de reeducación a cientos de miles de uigures (su etnia autóctona) para prevenir el terrorismo yihadista. Según ha podido comprobar este corresponsal tras 15 años viviendo en China, toda esta represión ha aumentado desde que el presidente Xi Jinping está en el poder.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
Vivos
El viejo continente ha hecho las cosas mal y los del Nuevo Mundo, se han dado cuenta. Europa y sus instituciones, han llegado tarde y por caminos separados, a un mismo destino: el coronavirus. La puerta de salida, ahora, no es otra que el portazo ?o el candado fronterizo- al resto de los miembros del club y de buena parte del planeta. El caso de España es, con la excepción del Reino Unido, el más sangrante del grupo que un día lo fue (a medias) y ya no es. El Gobierno (el de Pedro Sánchez) sabía lo suficiente y eligió hacer nada, hasta que pasó lo del 8-M. Todo lo que rodea y sigue a la manifestación de «las cien mil», incluidos los casos sin bozal (mascarilla) del presidente y de su vicepresidente Iglesias, en el Consejo de Ministros, parece de película de terror. En la Sudamérica hispana, de Colombia a Chile, incluidos Perú, Bolivia, Paraguay, Ecuador, Uruguay y Argentina (con la excepción de Venezuela), los presidentes organizaron una vídeoconferencia para adoptar medidas de común acuerdo en la batalla contra la pandemia global, que diría Sánchez. De esa reunión telemática participaron, en paz, jefes de Estado que se producen alergia, como Iván Duque, Alberto Fernández o Jeanine Añez. Faltó el monitor de Venezuela. Si Maduro no fuera el tarado que es, habría que censurar la decisión pero, dada su condición mental, se puede comprender. Buena parte de la gente, de un lado y otro del Atlántico, vive esta primera guerra del siglo XXI, entre el desconcierto de las restricciones y las series de televisión. «El caso de Covid-19», podría ser una nueva producción y seguro que lo será cuando todo pase, porque pasará. Hoy, si en las noticias de RTVE dijeran que Franco ha resucitado, en modo zombi y se pasea por el Pardo, alguno habría que lo asumiría como un hecho natural. El disparate, las contradicciones y las «fake» de las redes, logran que la mentira se presente como verdad. Por fortuna, los periodistas, aunque la verdad duela, seguimos vivos.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
Venezuela cuenta con solo 84 camas para enfermos del coronavirus en sus UCI
Venezuela muestra al mundo sus carencias mientras avanza los contagios del coronavirus. El pasado lunes, el país sudamericano reportó 36 personas con Covid-19, siendo Miranda, colindante con Caracas, el estado con más casos positivos confirmados. En apenas cuatro días, desde el viernes cuando se confirmaron los primeros dos casos, el coronavirus se ha propagado tan rápido que entre el domingo y el lunes se registró un aumento de 16 nuevos casos, según el informe del Gobierno chavista. «Por cada caso conocido, hay 27 casos por conocer», dijo Nicolás Maduro, al informar que en Caracas se han detectado ocho casos mientras que Miranda reúne 13. Por esa razón, el régimen ha ordenado una cuarentena social en todo el territorio venezolano para contener la propagación del coronavirus y ha colocado puntos de control en los 24 estados del país para evitar el desplazamiento interno de las personas. Y aunque el régimen de Maduro intentó prepararse antes de la llegada del coronavirus, su debilitado sistema sanitario ha hecho que la incertidumbre y la preocupación se disparen en menos de una semana. La pregunta que más resuena es «cuántos casos habrá realmente en el país», precisamente por la falta de transparencia con las cifras sanitarias -desde 2016 Venezuela no ofrecía boletín epidemiológico hasta este año que las publicó-, la falta de preparación por parte de las autoridades sanitarias y la decrépita infraestructura de los hospitales. Médicos y enfermeras han denunciado en las últimas horas la falta de fármacos y equipos para atender a los enfermos. Pero Maduro sigue respondiendo que la crisis humanitaria y sanitaria de Venezuela es responsabilidad de las sanciones de Estados Unidos, al tiempo que la oposición se lo adjudica a las malas políticas y la corrupción dentro del chavismo. Aún así, el chavismo no ha podido ocultar la dura realidad de los hospitales y la escasez del personal médico del país. El gremio de médicos y enfermeras ha dicho que el Estado no les ha garantizado condiciones de trabajo seguras e indicaron que en algunos casos han trabajado sin protección. Otros han decidido comprar sus propias mascarillas, que pueden llegar a costar 3 dólares cada una, un monto elevadísimo que representa más de la mitad del salario mensual. La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, indicó ayer que conoce casos de contagio en el personal de enfermería por lo que exige «más protección y agua en los hospitales». Por su parte, el virólogo venezolano Julio Castro explicó en su cuenta personal de Twitter que en el país solo hay disponibles 84 camas con ventiladores en las unidades de cuidados intensivos del país. Sin fármacos La Encuesta Nacional de Hospital realizada por la organización de Médicos por la Salud arrojó que para 2019, la escasez de agua fue denunciada en el 70% de los hospitales del país, que tenían un servicio de agua intermitente y solo contaron con ello una o dos veces por semana. Y antes de la aparición del Covid-19 en Venezuela, más de un 53% de los hospitales no contaban con las mascarillas que debe usar el personal médico para evitar contagios. La escasez de medicamentos sigue ubicándose en el 80%. Maduro, por su parte, anunció el pasado jueves que su Gobierno contaba con 46 hospitales centinelas, pero no explicó dónde se encuentran estos centros de atención. No solo los hospitales sufren la crisis humanitaria, sino también las comunidades que, según la Asamblea Nacional, en más del 70% del país el agua llega cada 20 o 25 días, mientras que en otros lugares se habla de meses, por lo que las personas no pueden seguir las recomendaciones básicas de la Organización Mundial de la Salud que sugiere lavarse las manos frecuente para contrarrestar el contagio. Préstamo al FMI Por otro lado, y según informa Ludmila Vinogradoff, Maduro solicitó oficialmente al Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo por 5.000 millones de dólares para fortalecer «las capacidades de respuesta de nuestro sistema de salud en la contención del coronavirus».Así lo confirmó el canciller Jorge Arreaza en Twitter. Maduro dirigió una carta a la directora del FMI, Kristalina Georgina, el domingo, en la que solicita una «evaluación, respecto la posibilidad de otorgarle a Venezuela una facilidad de financiamiento». Hasta ahora el FMI no ha respondido a la solicitud, con la que Maduro reconoce que Venezuela está quebrada después de 21 años de modelo socialista . Por su parte, el presidente interino, Juan Guaidó, envió un mensaje la noche del domingo y aseguró que el régimen de Nicolás Maduro «debe entender que no tiene la capacidad de respuesta» en medio de la contingencia. Para el líder opositor, «no es momento para la soberbia, ni para la partidización de una emergencia en la que toca evitar una tragedia de dimensiones incalculables. El pueblo necesita nuestra ayuda, ustedes saben que requieren del apoyo que yo puedo conseguir de la comunidad internacional». Guaidó también anunció la entrega de 3.500 kits de protección para el personal de emergencia de los cinco principales hospitales de la ciudad de Caracas. Mientras tanto, Maduro anunció que en los próximos días llegará a Venezuela «un envío especial de China», con médicos, paramédicos, kits de pruebas del coronavirus y medicamentos para palear el virus.
17-03-2020 | Fuente: as.com
Randolph: "Para mantenerme en forma juego al 'Just Dance"
El jugador del Real Madrid ha concedido una entrevista a un medio americano en el que explica cómo está pasando la cuarentena.