Infortelecom

Noticias de america

20-01-2021 | Fuente: abc.es
Trump se despide con una promesa: «Volveremos, de un modo u otro»
A las 08.18 de este miércoles 20 de enero, Donald Trump se ha marchado de forma definitiva de la Casa Blanca, negándose a recibir a su sucesor, pero dejándole una carta en el escritorio del Despacho Oval. Acaba así la era Trump, los que tal vez sean los cuatro años más atribulados de la presidencia moderna. Trump, amonestado dos veces en el proceso del «impeachment» y rotas las relaciones con los líderes demócratas y republicanos por el saqueo del Capitolio, ha abandonado Washington advirtiendo que tiene intención de «volver, de alguna forma». Abordo del helicóptero Marine One, Trump y la primera dama han sobrevolado la capital en círculos a modo de despedida y después se han desplazado a la base aérea de Andrews, donde les esperaba el avión Air Force One para llevarles a su nueva vida en Florida. Acababa de amanecer, y en la base aérea esperaban a su padre todos los hijos del presidente y sus parejas, todos ellos parte de su presidencia y sus campañas electorales, de un modo un otro. Entre el público había unos 300 invitados, en su mayoría empleados del presidente estos pasados cuatro años. «¡Ha sido un honor!» Nada más salir de la Casa Blanca, con su sempiterna corbata roja, marca de la casa, con la primera dama de la mano, Trump hizo lo que siempre ha hecho en el momento previo a subirse al helicóptero, casi un instinto: acercarse a la prensa. La imagen de Trump, gritando para hacerse entender entre el ruido del motor y las hélices, es un clásico de su ya acabada presidencia. No ha tomado preguntas, pero sí ha gritado: «¡Ha sido un honor! ¡Sólo quiero decir adiós! Y espero que no sea un adiós muy largo». El presidente lleva semanas jugando con la idea de presentarse de nuevo a unas elecciones, algo que ha combinado con sus denuncias de fraude electoral. Diez minutos le ha tomado a Trump llegar en helicóptero hasta la base de Andrews. Al llegar le esperaban enfervorecidos sus partidarios, y sonaba la canción «Gloria», de Laura Branigan, que sonó ya en el mitin que dio animando a sus partidarios a marchar al Capitolio el 6 de enero. Después de que se apeara del helicóptero, a Trump lo han recibido 21 salvas de artillería, señal de tributo en grandes acontecimientos, mientras la banda militar tocaba «Hail to the chief», la marcha de honores del presidente de EE.UU. Sin leer su discurso, improvisando una última vez, como le gusta hacer, el presidente Trump, flanqueado por su mujer y 17 banderas americanas, ha glosado los logros de lo que él mismo ha definido como «una Administración inusual»: bajadas de impuestos, la vacuna contra el «virus chino», creación de empleo, nombramiento de jueces conservadores, mejoras en las fuerzas armadas. Añadió que le deseaba lo mejor al nuevo Gobierno, pero sí sugirió que cualquiera de sus logros económicos habrá empezado con sus reformas. «Gracias, Trump», gritaba la muchedumbre, cortándole. «Verán ustedes que suceden cosas increíbles», dijo Trump en su discurso. «Y acuérdense de nosotros cuando vean que suceden esas cosas», pidió. Tras advertir de que volverá «de un modo u otro», Trump acabó con estas palabras: «Que tengan una buena vida. Nos veremos pronto». Así, cogió de nuevo a la primera dama de la mano, besó a sus familiares, se despidió por última vez de su jefe de gabinete Mark Meadows, se subió al avión y despegó según sonaban en los altavoces en la base de Andrews los últimos versos de la canción «My way» («A mi manera»), de Frank Sinatra, medida coreografía del final de una presidencia. De la televisión a la Casa Blanca Trump es un presidente que llegó a la Casa Blanca tras años de experiencia produciendo y presentando un programa de televisión. Él ha marcado los tiempos de todas las televisiones desde que anunció su campaña a la presidencia. Su equipo lo ha preparado todo para que su marcha recibiera toda la atención posible, pero en el momento en que su avión ha alzado el vuelo, eligiendo cuidadosamente el momento, Joe Biden ha salido de Casa Blair, la residencia donde ha pasado la noche enfrente de la Casa Blanca, y se ha ido a misa. La jornada, como la presidencia, ya es suya. Los Trump se han ido con lo puesto, unos asistentes apenas han cargado en el helicóptero unas cajas de cartón con documentos. Los camiones ya se han estado llevando cajas durante días, y las han enviado a la mansión de Palm Beach donde van a vivir a partir de ahora. Trump deja de ser presidente a mediodía, las 18.00 en la España peninsular. En ese momento, el avión con el que ha viajado deja de ser Air Force One (hay una pequeña flota de ellos, de diverso tamaño), y el maletín con el botón nuclear deja se estar activo y se pone a disposición de Biden uno idéntico. Trump aterriza en Palm Beach aún como presidente, pero por unos pocos minutos. Pero esta marcha no quiere decir que Trump haya caído en el olvido inmediato en la capital. Queda su juicio político en el Senado, el final del proceso de «impeachment» tras la recusación del Senado. Ahora su propio partido debe decidir si le considera culpable de incitar a la insurrección el 6 de enero y le inhabilita a futuro. Aun con él fuera de Washington, el presidente número 45 sigue siendo el centro de atención.
20-01-2021 | Fuente: as.com
"¡Se necesitan francotiradores para detener a Achraf!"
Hernán Crespo, técnico de Defensa y Justicia, que disputará la final de la Copa Sudamericana, ha elogiado en La Gazzetta dello Sport al ex madridista.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Vacunas de América
Tiembla la tierra en Argentina y se sacude América. Lo primero es textual. Un terremoto de 6,4 grados en la escala de Richter, con epicentro en la provincia de San Juan, al noroeste del país, despertó el martes a la población. No dejó muertos entonces ni tampoco sus réplicas. Los fallecidos que se cuentan son los del Covid-19 y la cifra oficial supera las 45.000 almas. Los daños materiales de las dos tragedias (la del seísmo y la del Covid) son incalculables en un país con un Gobierno a la deriva de los Fernández (Cristina y Alberto). Los movimientos no cesan en el continente. La despedida de Donald Trump será como él, otro desafío del surrealismo estadounidense. La bienvenida de Joe Biden, a medida que transcurren las horas, se parece más a una serie de televisión de Netflix que a un traspaso de mando o investidura del presidente más poderoso del planeta. Lo del FBI investigando a sus soldados, porque no se fía de ellos, debería forzar a la siguiente Administración a revisar cómo recluta a sus muchachos y vacunarles contra tentaciones inconstitucionales. Los militares también son noticia en Brasil, el país que hoy arranca ?según dicen- con la mayor «campaña de inmunización» contra el coronavirus del mundo. Bolsonaro volvió al ataque con la última dictadura (1964-85) y dijo que los únicos que garantizan la democracia son las Fuerzas Armadas. El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, le respondió con una escena similar a la histórica de Chile con don JC cuando puso en su sitio a Chávez al decirle: «¡Por qué no te callas!» Mientras, a los pies del Cristo redentor de Río de Janeiro, desfilan los cariocas para sentir en la piel cómo entra y sale la aguja de la jeringuilla. En tiempos de Alberto Fujimori «vacunaban» a las indígenas pobres para que no tuvieran hijos. Mujeres iletradas pero no idiotas, terminaron acusando al presidente que cumple condena por «vacunar», de por vida con la muerte, a nueve alumnos y a un profesor de la Universidad de la Cantuta y a los vecinos y un niño de Barrios Altos. «El chino» cumple 25 años de condena y su hija Keiko, de nuevo en campaña (electoral) ahora le promete la vacuna más deseada si gana: un indulto. Volverá a perder.
20-01-2021 | Fuente: as.com
La NBA podría vacunar a los jugadores para "dar ejemplo"
Silver asegura que están en conversaciones con las autoridades sanitarias y que la NBA ayudaría a concienciar a la comunidad afroamericana.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Trump indulta a Bannon en sus últimas horas en la Casa Blanca
A pocas horas de dejar la Casa Blanca, Donald Trump ha otorgado el indulto presidencial a Steve Bannon, el que fuera su asesor jefe en sus primeros meses de presidencia y uno de los arquitectos de su ascenso al poder. Trump decidió utilizar su prebenda al filo de la medianoche del martes, unas ocho horas antes de la hora prevista para su abandono de la residencia presidencial con destino a Palm Beach (Florida) y doce horas antes de que Joe Biden comparezca en la escalinata del Capitolio para jurar su cargo como nuevo presidente. Fuentes de la Casa Blanca confirmaron el indulto, todavía no anunciado de forma pública, a «The New York Times», que aseguró que el todavía presidente debatió durante horas con miembros su círculo íntimo la conveniencia de otorgar el perdón presidencial a Bannon. Muchos de ellos se oponían a que Trump diera el paso. Incluso el propio Bannon habló con Trump por teléfono para convencerle de que no lo hiciera, según el rotativo neoyorquino. Se trataría de un indulto preventivo, ya que Bannon todavía no ha sido declarado culpable de ningún delito. El pasado agosto fue detenido en Nueva York después de que la fiscalía de Manhattan le acusara de defraudar a donantes de campañas políticas, a los que pidió dinero para promocionar la construcción del muro con México, uno de los lemas de la campaña que llevó a Trump a la Casa Blanca. Bannon todavía no ha sido juzgado Bannon fue precisamente una pieza ideológica clave en su victoria electoral de 2016. Bannon, un magnate de los medios vinculados al nacionalismo blanco de EE.UU. y fundador de Breitbar, uno de los principales medios agitadores de la ideología de extrema derecha «alt-right», fue determinante en el abrazo de Trump a la ideología de «América primero». Él fue uno de los responsables del mensaje populista, anti-inmigrante y antiglobalista que caló en la clase media blanca deteriorada, que fue determinante en el triunfo de Trump en las urnas. En La Casa Blanca, su relación con Trump se deterioró y apenas duró siete meses como estratega jefe y asesor senior del presidente. Fuera del Gobierno, prosiguió su cruzada contra el «establishment» republicano y agitó movimientos populistas de derechas por todo el mundo. En los últimos meses, Bannon ha defendido con fuerza los esfuerzos de Trump por dar la vuelta a los resultados de las urnas que le dieron perdedor frente a Biden el pasado noviembre, algo que ha dividido al partido republicano. El presidente, una vez fuera de la Casa Blanca, ha deslizado que se embarcará en nuevas aventuras políticas y, sin duda, tendrá enfrente al sector tradicional del partido republicano. El indulto a Bannon podría enmarcarse dentro de la batalla que se librará en los próximos años entre el «trumpismo» populista y el partido republicano convencional. Esta previsto que Trump anuncie un centenar de indultos en las últimas horas de su presidencia, lo que se preveía que ocurriera durante el martes. Las discusiones sobre el perdón a Bannon podrían haber retrasado el anuncio.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Guatemala reprime a la caravana migrante que se dirige a EE.UU.
Los cuerpos de seguridad del Estado de Guatemala dispersaron ayer la caravana de inmigrantes que logró salir a paso firme el viernes pasado desde San Pedro Sula, en el norte de Honduras. Los militares decidieron apartarlos de la vía principal situada al oriente de Honduras y su comunicación con Guatemala. Después de tres días detenida, la marcha se dirigía hacia Honduras y El Salvador. Muchos han buscado escondites clandestinos en las montañas, otros retornaron voluntariamente y el grupo más numeroso busca reunirse y seguir camino unidos, informó ayer la CNN. Las autoridades de inmigración aseguran que son 1.800, en su mayoría hombres, los que hasta el lunes por la noche traspasaron Honduras directos a su objetivo, Estados Unidos. Por el contrario, unos 1.041 han desistido en su ansiada llegada a la tierra de las oportunidades después de los enfrentamientos con los militares y la dispersión del grueso del compacto grupo. Huyen ante la falta de seguridad y la crisis económica, agravadas con la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2 unida a los fuertes huracanes Iota y Eta, que sacudieron la región centroamericana. Se estima que entre 6000 a 8000 personas formaban el equipo que ansiaba su llegada a suelo estadounidense. Efecto llamada Unas quince filas mezclados entre la Guardia Nacional y el ejército de Guatemala hicieron de muro humano para evitar el paso de los migrantes por Vado Hondo, carretera que mantenían bloqueada como paso natural desde Honduras. La caravana de migrantes, situada en una vía de vital importancia entre la comunicación entre Honduras y El Salvador, recibió el ultimátum de ser desalojada en diez minutos, pero esta apenas se movió. Se vislumbraron negociaciones como el planteamiento de su regreso a Honduras para regularizar su papeleo, pero tres camiones repletos de migrantes, con una posterior lluvia de piedras, hizo que el ejército forzara la disolución del pelotón. En campaña, Biden declaró que «dará la bienvenida a los inmigrantes» reafirmando «el compromiso de los Estados Unidos con los solicitantes de asilo y los refugiados». Aquellas declaraciones han generado una suerte de efecto llamada de una marcha que coincide con su proclamación como presidente. Ante esta situación, el presidente de México ha pedido a los estados de origen que atiendan a los migrantes «para que no entren en ningún país». Además, insistió en los DD.HH. y que no se trafique con la desesperación de los migrantes para que no caigan en mafias que «cobran y engañan».
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Qué se espera del discurso y juramento de Biden en su toma de posesión como presidente de EE.UU.
En la ceremonia de investidura más extraña que se recuerda por la pandemia y el temor a una revuelta violenta de los partidarios del presidente saliente Donald Trump, 200.000 banderas de EEUU sustituirán a los ciudadanos que no podrán estar en la toma de posesión de Joe Biden. El momento central de la ceremonia, cuyo lema será «América unida», será el juramento que hará el presidente electo Joe Biden como 46º presidente. Si en España nuestros políticos juran la Carta Magna, cada uno de los 45 presidentes que ha tenido la primera potencia del mundo ha recitado el juramento del cargo como el comienzo oficial de su presidencia, tal como fija el artículo II de la Constitución de Estados Unidos. Como Trump, Biden, que será juramentado por el presidente de la Corte Suprema, John G. Roberts Jr,. en el Frente Oeste del Capitolio antes del mediodía, pronunciará las siguientes 35 palabras: «Juro (o afirmo) solemnemente que desempeñaré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos, y lo haré lo mejor que pueda, preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos». Según la cadena «ABC News», George Washington -uno de los padres fundadores de EEUU- añadió la fórmula de «Dios me ayude» al juramento, y desde entonces ha sido incluido por todos los presidentes excepto Theodore Roosevelt. Con su biblia familiar Como la mayoría de presidentes entrantes, Biden jurará su cargo con una biblia -de unos 13 centímetros de anchura- en posesión de su familia desde 1893 y que ya utilizó como vicepresidente en las ceremonias del presidente Obama. Beau, el hijo de Biden fallecido en 2015, también empleó esa Biblia para su propia ceremonia de juramento como fiscal general de Delaware. Todos los presidentes, excepto John Quincy y otra vez el mencionado Theodore Roosevelt, pronunciaron su juramento sobre una biblia, según el Comité Conjunto del Congreso sobre Ceremonias de Inauguración. En 2013, el presidente Barack Obama prestó juramento utilizando dos biblias, una propiedad de Abraham Lincoln y la otra de Martin Luther King Jr. Una vez que pronuncie estas palabras, Biden ocupará su lugar como presidente número 46 y la toma de posesión estará completa (pero eso no es todo, siguen las celebraciones). Desfile virtual Poco antes de la toma de posesión de Biden, Kamala Harris, la primera mujer presidenta de la democracia estadounidense, será juramentado a su vez por la primera jueza latina de la Corte Suprema, Sonia Sotomayor. se convertirá en vicepresidenta una vez que preste juramento en el cargo, lo que generalmente ocurre justo antes del presidente. El vicepresidente electo toma un juramento ligeramente diferente y más largo, que también se utiliza para los miembros del Congreso y algunos otros empleados federales: «Juro (o afirmo) solemnemente que apoyaré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, extranjeros y domésticos; que mantendré verdadera fe y lealtad a la misma; que asumo esta obligación libremente, sin ningún tipo de propósito de evasión, y que cumpliré bien y fielmente con los deberes del oficio en el que estoy a punto de entrar: Ayúdame Dios». Cada juramento durará alrededor de 30 segundos y posteriormente habrá un discurso de investidura de unos 20 minutos para cada uno. Se espera que el de Biden describa cómo combatirá lasa crisis sanitarias y económicas que hereda de la adminstración Trump mientras trata de coser las heridas de un país partido en dos. Como signo de los tiempos, el tradicional recorrido a la Casa Blanca será reemplazada por una suerte de «desfile virtual» para honrar los esfuerzos en la lucha contra la pandemia y la propagación de un virtus que se ha llevado la vida de 400.000 estadounidenses.
20-01-2021 | Fuente: abc.es
Grupos supremacistas, conspiradores y violentos, la amenaza fanática en la investidura de Biden
Durante el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, las imágenes que llegaban desde las televisiones producían la sensación de estar asistiendo a una tragicomedia con un punto absurdo. Tipos disfrazados, portando pancartas de toda clase y entregados a un saqueo un poco anárquico, que incluyó el pillaje de los despachos de algunos congresistas y el robo de un atril que acabó a la venta en internet, eran los protagonistas de uno de los episodios más graves de la historia de Estados Unidos. No se trataba de una masa de desharrapados ni de hombres vestidos de uniforme, sino de radicales que se inspiraban en algunos movimientos extremistas, con frecuencia excéntricos, que se han cocido a fuego lento en los grupos de milicias de los años 90 y los foros y las redes sociales. En Twitter, los comentarios jocosos sobre las fotografías del suceso, con apariencia de meme, recordaban la importancia del medio virtual en el nacimiento de la llamada «alt-right», la derecha alternativa, que tan bien ha sabido entender -y capitalizar- Donald Trump. QAnon, 4chan, 8chan A partir de las imágenes del asalto, el diario estadounidense «The New York Times» publicó la semana pasada un análisis sobre los principales grupos que se reunieron en los alrededores del Capitolio, descifrando sus símbolos y explicando las teorías que les sirven de sostén. Sobre la mayoría, la Liga Antidifamación (AL, por sus siglas en inglés), una organización encargada de identificar y denunciar a los grupos de odio en Estados Unidos, posee una descripción en su página. El más célebre es QAnon, el que animaba a Jake Agneli, el joven vestido de búfalo que acabó en la tribuna del Capitolio profiriendo gritos con una bandera. Según QAnon, el mundo está gobernado por políticos -en su mayoría demócratas- a los que culpa de todo tipo de perversiones, miembros de un poder en la sombra -el «estado profundo» o «la camarilla»- que Trump pretende destapar y llevar ante la Justicia. Como otros grupos, la genésis y el desarrollo de QAnon sería inexplicable sin «4chan», un foro de internet que ha servido de base para la expansión de teorías radicales de diferente naturaleza. En otra plataforma de ese tipo, «8chan», se anunciaron tiroteos como el de Christchurch, Nueva Zelanda, que dejó 44 muertos, o el de El Paso, Texas, donde 22 personas perdieron la vida. Los «incel» (de «Involuntarily Celibate», «Célibe Involuntario»), un movimiento de fondo misógino, respaldado por hombres heterosexuales que se sienten rechazados por las mujeres, suponen otro ejemplo inquietante de un submundo casi desconocido. Vestido de búfalo, el radical Jake Agnelli, defensor de la teoría de conspiración QAnon, durante el asalto al Capitolio de EE.UU. - AFP «Boogaloo Movement» Combinando camisas hawaianas, con sus colores llamativos y estampado de flores, con chalecos antibalas y otra indumentaria militar, miembros de los «Boogaloo Movement» (el «Movimiento Boogaloo») también rodearon el Capitolio hace un par de semanas. Según la AL, se trata de un grupo radical, violento, que especula con la posibilidad de una nueva guerra civil en Estados Unidos, que de hecho desea. Como cabe esperar, su ideología es una batiburrillo extremista, combinación de sentimientos antigubernamentales, contrarios a la autoridad y a la Policía. Su presencia se ha detectado en las protestas contra las restricciones impuestas por la pandemia, pero también las del «Black Lives Matter» («Las vidas negras importan»). Su propósito, en definitiva, parece consistir en hacer acto de presencia en cualquier ocasión que se presente para desestabilizar la democracia. Por su reciente nacimiento, cuesta definir su ideología. Un miembro del «Boogaloo Movement» combina la camisa hawaiana con indumentaria militar - Reuters «Three Percenters», «Proud Boys», «Oath Keepers» Con alergia al Gobierno federal, los radicales del grupo «Three Percenters» («Tres por ciento») también participaron en los disturbios de Washington. En su caso, el movimiento se dice inspirado por los rebeldes americanos que fundaron los Estados Unidos a finales del siglo XVIII, desafiando al poder británico. Como distinción, suelen utilizar un tres escrito en número romanos, a menudo rodeado de 13 estrellas, que recuerdan a las Trece Colonias que se sublevaron contra Londres. Entre sus miembros, muchos se han mostrado partidarios de Trump. Los «Proud Boys» («Chicos Orgullosos»), que respaldan postulados misóginos, islamófobos y contrarios a la inmigración, y los «Oath Keepers» («Guardianes del Juramento»), integrados por exmiebros de las fuerzas de seguridad, convencidos de que los derechos de los ciudadanos estadounidenses están amenazados, también forman parte de la constelación de extremistas que se acercó a los alrededores del Capitolio.
19-01-2021 | Fuente: abc.es
Biden el restaurador
Joe Biden se convierte hoy en presidente de Estados Unidos en buena medida gracias a la impericia con la que Donald Trump ha gestionado la pandemia. El antiguo vicepresidente de Barack Obama ha conseguido culminar su carrera política en medio de una crisis descomunal. Durante la campaña se ha quitado de en medio y ha dejado que las elecciones se convirtiesen en un referéndum sobre un Trump cada vez más desatado. El contraste entre las dos personalidades de los candidatos en los comicios del pasado 3 de noviembre es muy acusado. La apariencia cercana y amable del nuevo ocupante de la Casa Blanca es bien conocida por los americanos. Biden cae bien, tal vez por su sangre irlandesa, y conecta con.. Ver Más
19-01-2021 | Fuente: abc.es
El gobierno de Trump, en su último día, acusa a China de «genocidio» y aprueba más sanciones a Caracas
En el último día de Donald Trump en la Casa Blanca antes de que Joe Biden asuma el poder este miércoles, Estados Unidos endureció el tono de sus acusaciones a China por el trato a los uigures y aprobó nuevas sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, aseguró que Pekín ha cometido «genocidio y crímenes contra la humanidad» en su represión de los musulmanes uigures en la región de Xinjiang, recoge Reuters. Este caso supone una última vuelta de tuerca a las complicadas relaciones que ha mantenido la Administración Trump con el régimen chino. Funcionarios de EE.UU. que informaron a los periodistas sobre este paso indicaron que «una exhaustiva documentación» de las políticas chinas, prácticas y abusos en Xinjiang revisadas por Pompeo le han llevado a tomar la determinación de que ese tipo de actos se habían comentido desde al menos marzo de 2017. «Tras un examen cuidadoso de los hechos disponibles, he determinado que la RPC (República Popular China) bajo la dirección y control del PCC (Partido Comunista Chino), ha cometido genocidio contra los mayoritariamente musulmanes uigures y otras grupos de minorías religiosas y étnicas en Xinjiang», señaló Pompeo en un comunicado. «Creo que este genocidi está en curso, y que estamos asistiendo al intento sistemático de destruir a los uigures por prte del partido-estado chino», añadió. La red de Alex Saab El Gobierno de Trump golpeó así mismo este martes con sanciones a miembros de una red supuestamente liderada por el empresario colombiano Alex Saab y cuyo objetivo era comercializar crudo venezolano evadiendo las penalizaciones que Washington impuso a la petrolera estatal Pdvsa en 2019. La Administración estadounidense, que sancionó por primera vez a esa red en junio de 2020, decidió este martes (a un día de que Trump abandone la Casa Blanca) actualizar sus sanciones e impuso restricciones económicas a tres individuos, 14 entidades y 6 barcos, indicó el Departamento del Tesoro en un comunicado, informa Efe. Según Washington, esta red criminal estaba dirigida por el vicepresidente económico de Venezuela, Tareck El Aissami, y el empresario colombiano Alex Saab, supuesto testaferro del presidente venezolano Nicolás Maduro y que se encuentra preso en Cabo Verde a la espera de ser extraditado a EE.UU., acusado de blanqueo de dinero. «Aquellos que facilitan los intentos del régimen ilegítimo de Maduro de eludir las sanciones de EE.UU. contribuyen a la corrupción que consume Venezuela», afirmó en un comunicado el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.