Infortelecom

Noticias de america

18-06-2020 | Fuente: abc.es
La cifra de desplazados forzosos en el mundo aumenta a 79.5 millones en 2019, según Acnur
El estallido de la guerra civil siria, que continúa hoy, la crisis política de Sudán del Sur, que siguió a su independencia, el conflicto en Ucrania, la llegada de inmigrantes a Europa por el Mediterráneo y el éxodo de venezolanos a través de Latinoamérica y el Caribe, son algunas de las crisis que ha llevado a al menos 100 millones de personas a huir de sus hogares en la última década, buscando refugio dentro o fuera de las fronteras de sus países. Los datos los recoge el informe sobre Desplazamientos forzosos en 2019 que ha publicado este jueves la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), el cual señala que en 2019 la cifra de desplazados forzosos en el mundo creció a 79.5 millones como resultado de: la persecución, el conflicto, la violencia, la violación de los derechos humanos o por eventos graves de alteración al orden público. Es el número más alto registrado, según los datos disponibles y dobla la cifra del año 2010 cuando se registraron 41.1 millones de desplazados. Del total, 26 millones son refugiados, 45.7 millones son desplazados internos y 4.2 millones son solicitantes de asilo. Este año, por primera vez, se incluye una nueva categoria llamada venezolanos desplazados al extranjero que asciende a 3.6 millones de personas. El 68% de los desplazados en el mundo provienen de cinco países: Siria (6.6 millones), Venezuela (3.7 millones), Afganistán (2.7 millones), Sudán del Sur (2.2 millones) y Myanmar (1.1 millones). Y el 40% del total de desplazados (unos 30 a 34 millones) corresponde a niños menores de 18 años. El país que acogió el mayor número de personas fue Turquía con 3.9 millones, la mayoría refugiados sirios. Seguido por Colombia, que acogió a casi 1.8 millones de desplazados venezolanos. Y Alemania, el tercer mayor huésped, reportó casi 1.5 millones con refugiados sirios y solicitantes de asilo. Crisis migratoria de Venezuela A finales de 2019, unos 4,5 millones de venezolanos habían huido de su país viajando principalmente a otros países de la región. La crisis migratoria venezolana es considerada el mayor éxodo en la historia reciente del continente y uno de las mayores crisis de desplazamiento en el mundo. Al menos 900.000 personas han solicitado asilo en los últimos tres años, 430.000 en 2019. Los países vecinos otorgaron más de 2.4 millones permisos de residencia y otras formas de estadía legal para venezolanos el año pasado, lo que les permite acceder a puestos de trabajo y a los servicios básicos de salud y educación. Los gobiernos regionales han sido los más afectados por el éxodo de los venezolanos, al asumir una responsabilidad desproporcionada de acogida de una población vapuleada por una crisis humanitaria que azota y empobrece cada vez más su nación. Nueve de los diez países de la región que acogen a los desplazados venezolanos, estaban en desarrollo y alrededor del 85% de los inmigrantes viven en estos países. Refugiados en el mundo En la última década, 20 millones de refugiados fueron beneficiados con protección internacional ya sea individual o grupal. Tan solo diez países acogieron a 3 de cada 5 desplazados que cruzaron las fronteras. Pakistán, Alemania y la República Islámica de Irán se mantuvieron como los principales países receptores durante toda la década. El número de refugiados aumentó en cada región. En Oriente Medio, África del Norte y Europa sintieron el impacto de la guerra en Siria, que dejó a 6,6 millones de personas desplazadas. La mayoría la acogió Turquía (3,6 millones), Líbano (910.600) y Jordania (654,700). El creciente número de refugiados en Oriente Medio y África del Norte fue parcialmente compensado por una disminución en el número de refugiados iraquíes (de 1.6 millones a 63.000), ya que muchos se vieron obligados a huir del conflicto en Siria y regresar a Irak o buscar protección en otros países más lejanos. En Europa, el conflicto en el este de Ucrania en 2014 llevó a un gran salida de refugiados en la región. Al final de 2019, había 60.000 refugiados ucranianos en todo el mundo. En África subsahariana, el número de refugiados que reside en toda la región casi se triplicó en el curso de la década, aumentando de 2.2 a 6.3 millones. La región de Asia y el Pacífico experimentó un aumento general del 3% en el número de refugiados durante la década, principalmente debido a la salida de 700.000 refugiados apátridas de Myanmar a Bangladesh a partir de agosto de 2017.
18-06-2020 | Fuente: abc.es
La cifra de desplazados forzosos en el mundo aumenta a 79,5 millones en 2019, según Acnur
El estallido de la guerra civil siria, que continúa hoy, la crisis política de Sudán del Sur, que siguió a su independencia, el conflicto en Ucrania, la llegada de inmigrantes a Europa por el Mediterráneo y el éxodo de venezolanos a través de Latinoamérica y el Caribe, son algunas de las crisis que ha llevado a al menos 100 millones de personas a huir de sus hogares en la última década, buscando refugio dentro o fuera de las fronteras de sus países. Los datos los recoge el informe sobre Desplazamientos forzosos en 2019 que ha publicado este jueves la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), el cual señala que en 2019 la cifra de desplazados forzosos en el mundo creció a 79,5 millones como resultado de: la persecución, el conflicto, la violencia, la violación de los derechos humanos o por eventos graves de alteración al orden público. Es el número más alto registrado, según los datos disponibles y dobla la cifra del año 2010 cuando se registraron 41,1 millones de desplazados. Del total, 26 millones son refugiados, 45,7 millones son desplazados internos y 4,2 millones son solicitantes de asilo. Este año, por primera vez, se incluye una nueva categoria llamada venezolanos desplazados al extranjero que asciende a 3,6 millones de personas. El 68% de los desplazados en el mundo provienen de cinco países: Siria (6,6 millones), Venezuela (3,7 millones), Afganistán (2,7 millones), Sudán del Sur (2,2 millones) y Myanmar (1,1 millones). Y el 40% del total de desplazados (unos 30 a 34 millones) corresponde a niños menores de 18 años. El país que acogió el mayor número de personas fue Turquía con 3,9 millones, la mayoría refugiados sirios. Seguido por Colombia, que acogió a casi 1.8 millones de desplazados venezolanos. Y Alemania, el tercer mayor huésped, reportó casi 1,5 millones con refugiados sirios y solicitantes de asilo. Crisis migratoria de Venezuela A finales de 2019, unos 4,5 millones de venezolanos habían huido de su país viajando principalmente a otros países de la región. La crisis migratoria venezolana es considerada el mayor éxodo en la historia reciente del continente y uno de las mayores crisis de desplazamiento en el mundo. Al menos 900.000 personas han solicitado asilo en los últimos tres años, 430.000 en 2019. Los países vecinos otorgaron más de 2,4 millones permisos de residencia y otras formas de estadía legal para venezolanos el año pasado, lo que les permite acceder a puestos de trabajo y a los servicios básicos de salud y educación. Los gobiernos regionales han sido los más afectados por el éxodo de los venezolanos, al asumir una responsabilidad desproporcionada de acogida de una población vapuleada por una crisis humanitaria que azota y empobrece cada vez más su nación. Nueve de los diez países de la región que acogen a los desplazados venezolanos, estaban en desarrollo y alrededor del 85% de los inmigrantes viven en estos países. Refugiados en el mundo En la última década, 20 millones de refugiados fueron beneficiados con protección internacional ya sea individual o grupal. Tan solo diez países acogieron a tres de cada cinco desplazados que cruzaron las fronteras. Pakistán, Alemania y la República Islámica de Irán se mantuvieron como los principales países receptores durante toda la década. El número de refugiados aumentó en cada región. En Oriente Medio, África del Norte y Europa sintieron el impacto de la guerra en Siria, que dejó a 6,6 millones de personas desplazadas. La mayoría la acogió Turquía (3,6 millones), Líbano (910.600) y Jordania (654,700). El creciente número de refugiados en Oriente Medio y África del Norte fue parcialmente compensado por una disminución en el número de refugiados iraquíes (de 1,6 millones a 63.000), ya que muchos se vieron obligados a huir del conflicto en Siria y regresar a Irak o buscar protección en otros países más lejanos. En Europa, el conflicto en el este de Ucrania en 2014 llevó a un gran salida de refugiados en la región. Al final de 2019, había 60.000 refugiados ucranianos en todo el mundo. En África subsahariana, el número de refugiados que reside en toda la región casi se triplicó en el curso de la década, aumentando de 2,2 a 6,3 millones. La región de Asia y el Pacífico experimentó un aumento general del 3% en el número de refugiados durante la década, principalmente debido a la salida de 700.000 refugiados apátridas de Myanmar a Bangladesh a partir de agosto de 2017.
18-06-2020 | Fuente: abc.es
La paradoja de Fukuyama
Francis Fukuyama saltó al estrellato intelectual en 1992, en mitad de la vasta disrupción generada por el final de la Guerra Fría, con la publicación de «El fin de la Historia y el último hombre». En ese libro, tan comentado como mal leído, el politólogo americano planteaba el inevitable triunfo de la democracia liberal occidental como única opción posible para una sociedad moderna. Sin razón de ser para más luchas de clase, procesos revolucionarios o incluso conflictos armados. El paso del tiempo (agravado por Putin, Xi Jinping y toda esa envalentonada ralea de sátrapas y populistas) no ha sido precisamente amable con ese sofisticado libro. Sin importar que su autor, al que tuve el privilegio de entrevistar en Washington, insistiera en graves amenazas como el nacionalismo o el fanatismo religioso para alcanzar ese «punto final de la evolución ideológica de la humanidad». En estos días, también de enorme disrupción, Fukuyama vuelve a la carga en el último número de la revista Foreign Affairs explorando el orden político y la pandemia de coronavirus. La paradoja que le sirve como punto de partida es que no existe una correlación entre el tipo de régimen político (democracia o régimen autoritario) y el éxito-o-fracaso a la hora de gestionar el Covid-19. A su juicio, los tres factores decisivos a la hora de proteger a ciudadanos y economías de los brutales efectos de la pandemia han sido: capacidad y competencia estatal, confianza social en el gobierno y efectivo liderazgo político. Por el contrario, la disfuncionalidad estatal, la polarización política y el liderazgo de reality show aseguran los peores resultados posibles. Por eso, China gana y EE.UU. pierde, junto a las formas más extremas del neoliberalismo. Fukuyama considera que la subsecuente crisis económica va a ser larga y muy dura, salvo para gigantes tecnológicos llamados a beneficiarse de la proliferación de interacciones digitales. Como Kissinger, también cree que las consecuencias políticas pueden ser todavía más significativas que las económicas. Fukuyama tiene claro que hay que pagar un altísimo precio político. Su única duda es quién lo pagará.
17-06-2020 | Fuente: abc.es
La Justicia francesa condena a cuatro años de cárcel al tío de Assad, el carnicero de Hama
El Tribunal de París ha condenado a Rifaat Al Assad (82 años), el «carnicero de Hama», tío de Bashar Al Assad, presidente de Siria, a cuatro años de cárcel y confiscación de un inmenso patrimonio inmobiliario, acumulado con prácticas criminales y crapulosas muy diversas: de la extorsión de fondos públicos sirios al blanqueo de capitales en banda organizada, con ramificaciones en España, Francia y el Reino Unido. Rifaat Al Assad fue el ensangrentado «brazo armado» de Hafez Al Asad, su hermano, ex presidente sirio, que terminó expulsándolo de Damasco, temiendo un golpe de Estado. Rifaat Al Asad comenzó instalándose en Suiza, donde fue perseguido por crímenes contra la humanidad: matanzas de musulmanes en la Siria de los años 80 del siglo pasado, cuando Damasco llegó a sostener «relaciones privilegiadas» con París. De Suiza huyó al Reino Unido, con su familia y doscientos fieles. Con el auxilio de esa «banda organizada» Rifaat Al Asad llegó a «construir» un imperio inmobiliario de más de 800 millones de euros: el mayor palacio inglés después de Buckingham, más de quinientas propiedades en entre Málaga y Marbella, medio centenar de lujosas propiedades en París y su periferia? Tras un largo proceso, el Tribunal de París estima que Rifaat Al Asad es culpable de numerosos delitos penales, fiscales, administrativos, con ramificaciones en Siria, Suiza, España y el Reino Unido. Haciendo una fortuna «Militar» curtido en la represión ensangrentada, al servicio político de su hermano, en Damasco, apenas tenía fortuna personal cuando se instaló en Suiza. Entre 1996 y 2016 acumuló una fortuna colosal que terminó poniendo al servicio de una «ambición política»: presentarse como «alternativa» a su sobrino Bashar Al Asad. Residente británico durante muchos años, terminó «recalando» finalmente en París, el mes de diciembre pasado, instalándose en uno de sus palacios personales, rodeando de una banda de fidelidad mafiosa. Horas antes que el Tribunal de París dictase su condena a cuatro años de cárcel y la confiscación de sus bienes, Rifaat Al Asad fue internado en el muy reputado Hospital Americano de Neuilly, en la periferia oeste más acomodada de París. Según Siwar Al Assad, uno de sus hijos reconocidos, Rifaat Al Assad habría sido hospitalizado con «extrema urgencia» y se encontraría en una unidad médica de cuidados intensivos, durante varios días, de entrada. Los abogados de Rifaat Al Assad han anunciado la presentación «inmediata» de un «recurso suspensivo», que pudiera aplazar la entrada en prisión, durante una temporada, al menos. La confiscación de sus bienes, en Francia, quedaría provisionalmente paralizada, así mismo. Pero todo parece sugerir que será difícil para Bashar Al Asad escapar a la justicia francesa, cuando siguen pendientes otros casos paralelos en Suiza, España y el Reino Unido.
17-06-2020 | Fuente: abc.es
Asesinan a un juez federal y su esposa en Colima, México
Un grupo de hombres armados asesinó el martes al juez federal Uriel Villegas y a su esposa Verónica Barajas cuando se encontraban en su domicilio en el Estado de Colima, al este de México. Villegas era un juez federal que llevaba asuntos penales en Colima, la capital de este Estado que limita con Jalisco y Michoacán. Parte de su trabajo estaba centrado en resolver casos vinculados al narcotráfico y la delincuencia organizada. «Murió por hacer su trabajo», dijo la secretaria de Gobernación (ministra del Interior), Olga Sánchez Cordero, el miércoles durante una rueda de prensa. «Tenía algunos juicios de personajes de la delincuencia organizada y hacía su trabajo», matizó. «Estamos trabajando para castigar a los responsables», dijo Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Según medios locales, los presuntos agresores entraron en el domicilio alrededor del mediodía del martes (noche en España). Las dos hijas del matrimonio, menores de edad, y una trabajadora del hogar se encontraban en casa cuando ocurrió el crimen. Ninguna de las tres fue atacada, de acuerdo con los últimos reportes. Territorio sangriento Villegas nació en Ciudad Juárez (norte) y era juez penal en Colima desde 2017. En 2018 ordenó el traslado a la cárcel de «El Menchito», quien estaba preso en el Estado de Oaxaca (sur) y es hijo de Nemesio Osguera Cervantes, alias «El Mencho», líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), según publica el diario «Reforma». El CJNG es uno de los cárteles mexicanos más poderosos. «La actividad jurisdiccional seguirá adelante y no nos detendremos con actos intimidatorios, a efecto de cumplir la misión que nos ha encomendado la constitución y la cual hemos jurado para defender los derechos de todas las personas», informó en un comunicado el Consejo de la Judicatura Federal, el órgano de gobierno del poder judicial mexicano. El último juez federal asesinado fue Vicente Bermúdez en octubre de 2016. El pequeño estado de Colima, de apenas 650.000 habitantes, se ha convertido en la última década en uno de los territorios de México más sangrientos debido a la presencia del crimen organizado. En este Estado se encuentra en Manzanillo, uno de los puertos más importantes del país. Este es un un punto estratégico para esconder mercancía ilegal gracias al elevado tráfico de mercancías. En 2019, ocurrieron 660 homicidios dolosos en Colima. El año pasado fue el año más sangriento que registra México tras contabilizar un total de 34.582 homicidios. Uno de los mayores problemas para reducir la violencia es el altísimo índice de impunidad, ya que apenas 1% de los crímenes que se cometen en México son castigados, según un estudio que realiza la Universidad de las Américas Puebla.
17-06-2020 | Fuente: abc.es
Opositores venezolanos piden dejar la retórica apaciguadora para enfrentar con fuerza a Maduro
Un grupo de políticos opositores venezolanos lanzó un manifiesto en donde plantean a la comunidad internacional dejar la retórica diplomática «apaciguadora», utilizada hasta ahora, e impulsar una coalición internacional de paz para enfrentar a las fuerzas iraníes, cubanas, terroristas y narcotraficantes que controlan al país bajo el régimen de Nicolás Maduro y que representan un peligro para la región. El manifiesto titulado «La verdad sobre Venezuela ante el mundo» está suscrito por María Corina Machado, jefe del partido Vente Venezuela, el exilado alcalde metropolitano de Caracas y líder de Alianza Bravo Pueblo, Antonio Ledezma, el ex embajador ante la ONU y ex presidente del Consejo de Seguridad, Diego Arria, el expresidente de la OPEP y ex canciller Humberto Calderón Berti, Carlos Ortega, presidente de la central obrera CTV, Enrique Aristeguieta Gramcko, exparlamentario y exministro, miembro de la Junta Patriótica de 1958, y el exministro Asdrúbal Aguiar, quien fuera presidente encargado. El texto describe el drama que ha empujado a unos seis millones de venezolanos a abandonar su país por la destrucción de sus instituciones, la economía, aparato productivo y la pérdida de la soberanía real que ha caído «bajo el control fáctico de regímenes extranjeros despóticos (Cuba, Rusia, China, Irán) y organizaciones terroristas y narcotraficantes (Hezbollah, Hamás, las FARC y el ELN) que expolian sus riquezas, mientras en las zonas urbanas ejercen su poder disolvente grupos criminales que imponen la violencia y la mendicidad como sistema de vida». También señala que los organismos internacionales como la CIDH, la OEA, la ONU y su órgano de fiscalización confirmar que «los grupos delictivos han logrado infiltrarse en las fuerzas de seguridad gubernamentales y han creado una red informal conocida como el «Cártel de los Soles». La CEPAL informa que Venezuela sufre el episodio inflacionario más alto de la región al ser de 130.630% en fecha previa a la pandemia del coronavirus, y entretanto la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michel Bachelet, observa que miles de venezolanos caen bajo la acción del «escuadrón de la muerte» o «grupo de exterminio» llamado FAES, dependiente del régimen de Maduro y sus cómplices. Vivir bajo secuestro Los firmantes consideran que «La verdad de Venezuela no acepta maquillajes. Ha de llamar a la sensibilidad y al escándalo del mundo democrático, por sobre la hora menguada que viven todos los países hoy sujetos a cuarentena». Bajo tal realidad los venezolanos, al vivir bajo secuestro, «no pueden liberarse solos y menos simular experiencias electorales y democráticas como lo intentan Maduro y algunos opositores funcionales a la misma. No pueden quedar como letra muerta la obligación internacional de proteger, la aplicación de la Convención de Palermo para perseguir al crimen transnacional o el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Urge de una acción internacional que le devuelva la paz a Venezuela». El manifiesto concluye que la tragedia venezolana y «sus efectos negativos comienzan a desplegarse sobre la región y el mundo, cuyo silencio e inacción acaso pueda hacer cómplices a sus distintos gobiernos de haber condenado a una nación que fue faro de libertades en las Américas, desde 1810».
17-06-2020 | Fuente: abc.es
Valls cree que la lucha de clases está «desapareciendo» sustituida por la guerra entre «razas»
Manuel Valls, concejal en el ayuntamiento de Barcelona, ex primer ministro francés, estima que «la lucha de clases está desapareciendo en beneficio de la guerra entre razas». Analizando las recientes manifestaciones francesas e internacionales, para denunciar el «racismo» y las «violencias policiales», Valls ha declarado al semanario «Valeurs Actuales» (a la derecha de la derecha tradicional): «La lucha de clases está ?desapareciendo? en beneficio de la guerra entre ?razas?. Se trata de una guerra terrible, existencialista, en función del color de la piel. Coincide con los conflictos con el islam político, con el que también está en posible ?competencia?. Se trata de un coctel explosivo». Valls distingue entre el movimiento anti racista norteamericano y las manifestaciones anti racistas francesas, donde percibe «lazos» entre «los movimientos indigenistas y una parte de la izquierda, el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), una parte de La Francia Insumisa (LFI), el PC y una minoría del Partido Socialista». Valls fue aspirante a la candidatura socialista a la presidencia de la República, en las presidenciales del 2017. Fracasada aquella aventura, Valls decidió instalarse en Barcelona, sin alejarse definitivamente del paisaje político francés. El concepto de «guerra de razas» ha caído como una bomba fétida entre sus antiguos amigos socialistas. Olivier Faure, primer secretario del PS, ha respondido de este modo: «La tesis de la guerra de razas es defendida tradicionalmente por la extrema derecha». Valls ha contraatacado poniendo razas entre comillas, «razas». Sutileza verbal que quizá no haya convencido definitivamente a todos sus lectores. Valls dice «diferenciar» entre los «organizadores» de algunas manifestaciones francesas y los manifestantes que protestan «de buena fe, en el marco de un movimiento planetario más bien sano».
17-06-2020 | Fuente: abc.es
El presidente de Honduras y su esposa están contagiados con Covid-19
El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, anunció este martes que salió positivo con Covid-19, lo mismo que su esposa, Ana García, pero que se siente con la suficiente fuerza para superar la enfermedad. El gobernante dijo, a través de medios locales, que seguirá ejerciendo sus funciones vía «teletrabajo». Hasta ahora, Hernández y García son la primera pareja presidencial que ha contraído la enfermedad en Latinoamérica. «Como presidente de la nación, quiero comunicar que durante este fin de semana comencé a sentir algunos malestares y hoy se me ha diagnosticado que he sido contagiado de Covid-19», indicó Hernández. El mandatario no precisó si hará el teletrabajo desde la Casa Presidencial, su residencia o el Hospital Militar, donde habría sido atendido. «Creo que es parte del riesgo que se corre en estas responsabilidades. Por mi trabajo no he podido quedarme cien por ciento en casa, ahora continuaré realizando toda mi actividad mediante teletrabajo, en aislamiento», añadió. El canciller hondureño, Lisandro Rosales, comisionado presidencial ante la pandemia de Covid-19, no respondió varios intentos de Efe para comunicarse con él por la vía telefónica, para que hablara sobre el caso del presidente. La cifra de muertos por Covid-19 en Honduras ascendió hoy a 330 con ocho nuevos casos confirmados por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager). El organismo también informó de 478 nuevos contagios, con los que ya suman 9.656, en tres meses de pandemia.
17-06-2020 | Fuente: abc.es
Perú, el segundo país con más contagios en Latinoamérica, anuncia la apertura de las actividades económicas
Perú, el octavo país con más casos de Covid-19 en el mundo y el segundo en Latinoamérica después de Brasil, anuncia el seguimiento de contagiados a través de mil equipos de respuesta rápida a nivel nacional ante la apertura de las actividades económicas y el desborde sin protocolos de la economía informal, según señaló el ministro de salud, Víctor Zamora. «La columna vertebral de la estrategia (del gobierno) es la que ha sufrido un cambio sustantivo por el agotamiento de las poblaciones más pobres y que no tienen la espalda financiera para soportar un largo periodo de aislamiento y que ya en la práctica, han dejado el aislamiento y se han movilizado», dijo Zamora, en una teleconferencia con la Asociación de Prensa Extranjera en Perú. Para Zamora, los que dejaron atrás el aislamiento de facto se dividen en los «caminantes» o «retornantes» que hace 3 o 4 semanas salieron de sus domicilios a retornar desde Lima a su lugar de origen y los llamados informales que pertenecen al 70 por ciento de la población económicamente activa y que salen a buscar trabajo. A eso se suma, de acuerdo al ministro de salud, la apertura de las actividades económicas en la fase 1 y en la fase 2. Según el titular de salud, el lema de la primera fase del gobierno llamado «Quédate en casa» ha sido reemplazado por «Mi salud primero» que consiste en salir a la calle y cuidarse uno mismo con el uso de la mascarilla, el lavado de manos y la distancia social. Precario sistema de salud público El 16 de marzo pasado, el presidente Martín Vizcarra ordenó el estado de emergencia ante la pandemia, el confinamiento de los peruanos en sus casas, el cierre de los viajes a nivel nacional e internacional y el toque de queda resguardado por las Fuerzas Armadas. A pesar de las medidas tempranas contra la pandemia, Perú que cuenta con una población de 33 millones de personas, puso al desnudo su precario sistema de salud público y la pobreza estructural que ha hecho que miles de peruanos hayan desafiado las medidas de confinamiento y se arriesguen a contagiarse en trabajos informales que les aseguren un ingreso que les permita el sustento diario. Al día de hoy, hay 7.056 muertos, mientras los contagiados por Covid-19 son 237.156 personas, de acuerdo al último balance del Ministerio de salud. Estas cifras sitúan a Perú en el segundo lugar de contagiados en Latinoamérica después de Brasil. Equipos de respuesta rápida La apertura de las actividades económicas en Perú vendrá acompañada, de acuerdo a Zamora, «con mil equipos (de respuesta rápida) que hacen el diagnóstico y luego el seguimiento a través del teléfono (a los contagiados)?Tenemos mil equipos distribuidos a nivel nacional que hacen el diagnóstico y el seguimiento clínico, para hacer dos cosas: el seguimiento de los contactos del paciente y el estado del paciente. La meta es que podamos tener 5.000 de esos equipos en un mes en todo el país. La base del trazado de contactos es la línea (telefónica) del 113». La otra medida que anunció el ministro de salud, Víctor Zamora es la creación de 500 puntos fijos de diagnóstico y tratamiento de posibles contagiados de Covid-19, al tiempo de instalación de 12 laboratorios a nivel nacional que se espera que evalúen 6.000 pruebas moleculares. En entrevista con ABC, el CEO de «Amigo Cloud» y especialista en Sistemas de Información Geográfica, Ragi Yaser Burhum, señaló que una apertura exitosa de las actividades económicas en Perú implica «reconsiderar la cantidad de las pruebas serológicas y moleculares, porque para saber a dónde queremos llegar debemos medir dónde estamos; el segundo pilar es el rastreo de contactos, si es verdad que tenemos equipos de respuesta rápida en Perú a los infectados, lo que nos ha faltado es el rastreo de contactos. Sin eso solo resolvemos la mitad de la ecuación». «Tenemos que usar el semáforo epidemiológico en el país que se usa en otras partes del mundo, donde se categoriza cada localidad en diferentes grados de la pandemia porque no luchamos contra una pandemia sino con varias versiones de la misma enfermedad y eso requiere usar estrategias diferentes en cada región», concluyó Burhum.
17-06-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno de Trump demanda a John Bolton para evitar que publique su libro
El Gobierno del presidente de EE.UU., Donald Trump, demandó este martes al exasesor de seguridad nacional del mandatario, John Bolton, para evitar que salga a la venta su libro de memorias, al argumentar que revela información confidencial que puede poner en peligro la seguridad nacional del país. La demanda «Estados Unidos de América contra John Bolton», presentada ante un tribunal federal en Washington, busca evitar que el esperado libro del exasesor de Trump llegue a las librerías el próximo 23 de junio. Publicar ese texto «que contiene información confidencial» supondría una «clara ruptura de los acuerdos que (Bolton) firmó como condición de su empleo (como asesor de Trump) y como condición para lograr acceso a información altamente confidencial», indica el Departamento de Justicia de EE.UU. en su demanda. Según la editorial de Bolton, Simon & Schuster, el libro revelará que Trump cometió «violaciones parecidas a la de Ucrania» en otros aspectos de su política exterior, en referencia a las presiones del presidente a Kiev para que interfiriera en las elecciones de EE.UU., el tema que motivó su frustrado juicio político. «Este es el libro que Donald Trump no quiere que lean», proclamó la editorial en un comunicado la semana pasada. Este lunes, Trump advirtió de que Bolton tendrá «un problema criminal muy grave» si sigue adelante con su plan de publicar el libro, titulado «La habitación donde ocurrió: memorias de la Casa Blanca». «Consideraré altamente confidencial cualquier conversación (que Bolton tuvo) conmigo como presidente», subrayó Trump. El libro de Bolton ya está impreso y ha sido enviado a centros de distribución de todo el país, lo que puede complicar el intento del Gobierno de evitar que su contenido salga a la luz. La demanda pide a la corte que ordene «retrasar la fecha de publicación» del libro hasta que Bolton permita que se «complete el proceso de revisión» de su texto por parte del Gobierno federal, un procedimiento que empezó en enero y que ya forzó al exasesor a posponer tres meses la divulgación de sus memorias. La libertad de expresión El abogado de Bolton, Charles Cooper, ha argumentado que el libro no contiene ningún material confidencial y que su cliente ha trabajado con el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca durante meses para permitirles revisar el contenido. Según expertos, Trump lo tendrá complicado para detener la publicación del libro, porque aunque los presidentes tienen el poder de clasificar como secreta información de seguridad nacional, su argumento contra Bolton puede contradecir lo establecido en la Primera Enmienda de la Constitución, que garantiza la libertad de expresión. «Es muy raro que los tribunales estadounidenses eviten la publicación (de libros), porque eso suprime el discurso antes de que ocurra», explicó el director ejecutivo del Instituto de la Primera Enmienda en la Universidad de Columbia, Jameel Jaffer, al diario The Washington Post. Hay un precedente que juega a favor de Bolton: cuando el presidente Richard Nixon (1969-1974) intentó evitar que el Washington Post publicara en 1971 los papeles del Pentágono sobre la guerra de Vietnam, el Tribunal Supremo determinó que vetar información de ese tipo antes de su publicación era anticonstitucional. Bolton, que fue el asesor de seguridad nacional de Trump desde marzo de 2018 y hasta su despido el pasado septiembre, se ofreció en enero a testificar en el juicio político contra el mandatario y afirmó que tenía información inédita y relevante, pero la mayoría republicana en el Senado vetó su comparecencia.