Infortelecom

Noticias de alfonso dastis

09-02-2017 | Fuente: abc.es
Turquía destituyó a tres diplomáticos y un militar con destino en España
El Gobierno de Turquía destituyó, tras el intento de golpe de Estado de julio del pasado año, a tres diplomáticos y un militar de ese país destinados en España, según supo ABC de fuentes solventes. Al parecer, dos de los funcionarios se encontraban trabajaban en la Embajada turca en Madrid, cuyo titular es Ömer Önhon, mientras que un tercero realizaba sus tareas en el Consulado de Turquía en Barcelona. En cuanto al militar, se trataría de un oficial que estaría prestando sus servicios en las instalaciones del Cuartel General de la OTAN en la localidad valenciana de Bétera. La decisión de las autoridades de Ankara forma parte de la operación llevada a cabo por orden del presidente turco, Recep Tayip Erodgan, para depurar cuerpos como el diplomático y el militar de personas a las que considera que no son leales al país. Ayer mismo, durante una conferencia pronunciada en Madrid, el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, afirmó que su departamento se ha visto obligado a prescindir del 20 por ciento de sus diplomáticos tras la intentona golpista porque llevaban a cabo «actividades ilegales» y porque -dijo- en algunos casos, se han recopilado pruebas contra ellos por haber «filtrado documentos secretos» a países terceros. Tras su destitución, los diplomáticos y el militar abandonaron sus puestos, sin que se conozca su destino actual. En el Ministerio de Asuntos Exteriores español no se ha facilitado ningún dato sobre este asunto, ni tampoco si alguno hubiera podido pedir asilo político en nuestro país. Según pudo saber este periódico, el Gobierno turco no ha tramitado ante España ninguna solicitud de extradición. Después de las depuraciones que está realizando Erdogan, pocos países han reconocido alguna demanda de asilo de funcionarios turcos. Sólo Alemania admitió que 40 militares que estaban destinados en bases de la OTAN en ese país habían solicitado quedarse allí. Por su parte, Grecia rechazó en enero la extradición pedida por Turquía para ocho militares que huyeron del país en un helicóptero, tras el intento de golpe de Estado. Respetar las libertades El Gobierno español se muestra bastante discreto sobre el asunto para no enturbiar las relaciones con Turquía, un país al que sigue apoyando en su deseo de entrar en la Unión Europea, como ayer dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, al presentar la conferencia de su colega turco organizada por el Real Instituto Elcano. Dastis se mostró partidario de mantener abiertos los canales de comunicación con Turquía y de seguir avanzando, pese a las dificultades, en la senda iniciada en 1963 con la firma del Acuerdo de Asociación con la Comunidad Económica Europea. El ministro, que aseguró que España respalda a Turquía en la defensa de las instituciones democráticas y en su lucha contra el terrorismo, que se ha cebado con ese país en los últimos meses de manera especial, no dejó de reclamar que la respuesta sea proporcional y que respete el Estado de Derecho y las libertades fundamentales. En concreto, Dastis, se refirió a la lucha contra el terrorismo que España ha mantenido durante décadas, y dijo: «La experiencia española en este sentido fue que para obtener los mejores resultados en la defensa de la legitimidad democrática y la lucha antiterrorista, lo mejor es utilizar las armas del Estado de Derecho, respetando el principio de proporcionalidad, así como los derechos y libertades fundamentales y muy importante, colocando a las víctimas en el centro del relato contra el terrorismo»,
08-02-2017 | Fuente: abc.es
España, cautelosa ante las medidas de Trump
El Gobierno español ha venido actuando con cautela ante las decisiones de la Administración Trump, aunque no esté de acuerdo con algunas, en un intento por no enturbiar unas relaciones con Estados Unidos, que costó mucho recomponer en los últimos años. Los miembros del Ejecutivo han resaltado que nada tiene por qué cambiar en esa relación y, para ello, han evitado la crítica frontal a las medidas adoptadas por Donald Trump, especialmente en el contencioso con México y en la prohibición de entrada a Estados Unidos de los naturales de siete países musulmanes. Como dijo el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, España prefiere dejar claros cuáles son sus principios «no pegando muchos gritos ni siendo muy estridentes». Así, ante el anuncio de Trump de que levantará un muro y de que lo paguen los mexicanos, Mariano Rajoy optó por hacer un llamamiento a los dos Gobiernos para que impere «la sensatez, la cordura y el sentido común». Por su parte, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, pidió serenidad y dijo estar en contacto con México para que si este país lo pide se convoque una reunión extraordinaria de la comunidad iberoamericana. Rajoy habló con el presidente Enrique Peña Nieto y Dastis con su colega mexicano, Luis Videgaray. En el Senado Este martes mismo, en el Senado, cuando desde el Grupo Socialista se instó al Gobierno a exigir a Trump «respeto y dignidad» para el pueblo mexicano, Dastis expresó la disposición a mediar entre las dos partes y aseguró que los desacuerdos se resuelven hablando. No obstante, añadió: «Vamos a tratar de convencer a Estados Unidos de que la mejor manera de organizarse y adecuar una respuesta a un flujo excesivo de inmigrantes es trabajando con los países de origen para que se conviertan en estables y seguros». En cuanto a los vetos a la entrada de personas de países musulmanes, Dastis ha insistido en varias ocasiones en que España defiende el respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos, y no ha dejado de apuntar la preocupación por una medida que puede afectar a españoles y a otros europeos con doble nacionalidad.
23-01-2017 | Fuente: elpais.com
La Academia y los partidos piden que el español siga en la web de la Casa Blanca
"No es una buena idea", asegura el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis
29-11-2016 | Fuente: abc.es
El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación no tiene constancia por el momento de que hubiera ciudadanos españoles a bordo del avión que se ha estrellado este martes en Colombia, con un balance provisional de 75 muertos. Una portavoz del departamento que dirige Alfonso Dastis ha informado a Europa Press de que «por el momento» al Ministerio «no le consta» que haya españoles entre las víctimas del accidente. Supervivientes La aeronave, de la compañía Lamia, partió de Bolivia, y se ha estrellado cerca del Cerro Gordo de la Unión. En el avión viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense. Las autoridades colombianas han informado de que hay al menos seis supervivientes.
24-11-2016 | Fuente: abc.es
Santos impide a los colombianos votar el nuevo acuerdo de paz
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, no se arriesgará a un segundo revolcón en las urnas. Después del rechazo mayoritario de los ciudadanos en el plebiscito del pasado 2 de octubre al acuerdo de paz que había firmado con las FARC unos días antes en un acto multitudinario en Cartagena de Indias, Santos va a impedir que se someta a consulta popular la nueva versión de aquel documento, que se suscribirá hoy en un acto más modesto en un teatro de Bogotá. Según pactaron en la noche del pasado martes delegaciones del Gobierno y la guerrilla reunidas en la capital colombiana, será el Congreso de la República, donde el presidente cuenta a priori con un amplio respaldo al acuerdo, el que se encargue de refrendar el nuevo acuerdo la próxima semana. Para Santos, según expuso el propio martes en una alocución, es «claro» que esa es «la vía más conveniente y legítima para refrendar este nuevo acuerdo», con el que se pretende poner fin a más de 50 años de violencia armada que ha dejado un rastro de más de 200.000 muertos. El jefe del Estado defiende ahora que el Congreso es «quien representa al pueblo y por su naturaleza misma cuenta no solo con la legitimidad del voto popular, sino que representa a todos y cada uno de los departamentos y regiones del país», un argumento que no esgrimió cuando convocó el plebiscito para el acuerdo inicial. A juicio del expresidente, una nueva consulta expondría al país al riesgo de una polarización «peligrosa», frente a la cual considera que su «deber como presidente es promover la unión». Todos los partidos salvo Centro Democrático, la formación del expresidente Álvaro Uribe, apoyaron la opción del «sí» en la campaña para el plebiscito del acuerdo de paz original. En la actualidad, la mayoría en ambas cámaras es también favorable al nuevo documento, aunque la posición no es monolítica en fuerzas como el Partido Conservador, donde el también expresidente Andrés Pastrana sigue estando en contra. De nuevo con «Timochenko» El llamado Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, que los negociadores del Gobierno y de las FARC cerraron en La Habana el pasado día 12, se firmará hoy a las 11.00 h (las 17.00 en España) en el teatro Colón de Bogotá, según el comunicado emitido por las delegaciones del Ejecutivo y la guerrilla. Juan Manuel Santos y el líder del grupo armado, Rodrigo Londoño Echeverri, alias «Timochenko», volverán a encontrarse cara a cara para estampar su firma, como hicieron el 26 de septiembre en el acto solemne celebrado en Cartagena de Indias, en aquella ocasión con la presencia de decenas de jefes de Estado y de Gobierno de otros países, incluido el Rey Don Juan Carlos en representación de España. Después de que el 50,2% de los participantes en el plebiscito se opusiera a aquel primer acuerdo, el Gobierno recibió las propuestas de los principales abanderados del «no», Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, pero ambos consideran que el texto final, pese a incorporar algunos avances, es un mero retoque, ya que no recoge puntos que para ellos eran fundamentales, por lo que mantienen su rechazo también a este segundo texto. Entre los aspectos que no han visto corregidos en el acuerdo están los relativos al tratamiento de los delitos de narcotráfico, la impunidad para los guerrilleros o que el acuerdo se incorpore a la Constitución. «No hay tiempo que perder» En su mensaje de este martes, en cambio, Santos sostuvo que el Gobierno ha escuchado durante 40 días «con mucho cuidado a todos los sectores sociales, políticos, a las víctimas, a los jóvenes, la Iglesia, las comunidades indígenas y afrodescendientes, a los empresarios, las Altas Cortes, a los gobernadores y alcaldes»; que se han recogido sus propuestas y las ha defendido «con firmeza y lealtad en la mesa de negociaciones» hasta alcanzar «un nuevo, un mejor acuerdo de paz, ajustado y modificado con la inmensa mayoría de los temas propuestos por los colombianos». Santos lamentó «de veras» que «algunos de los sectores más radicales del ?no? se sigan oponiendo al nuevo acuerdo a pesar de sus claros e importantes cambios y ajustes», aunque dijo tener la puerta abierta para «lograr consensos y entendimientos sobre la implementación del acuerdo, que es tan importante como el acuerdo mismo», subrayó. En todo caso, advirtió de que no hay «tiempo que perder», ante el riesgo creciente de «echar para atrás lo alcanzado», dada la «fragilidad» del alto el fuego. Tras recordar los ataques de los últimos días contra líderes comunales y defensores de los derechos humanos, señaló que «cada día que pasa aumentan los riesgos de nuevos incidentes». El uribismo arremetió ayer con dureza contra el Ejecutivo. Centro Democrático, el partido del expresidente, denunció que se ha dado un «golpe a la democracia» al «negar la tantas veces anunciada refrendación popular, que se sustituye por la aprobación del Congreso, asegurada por las mayorías de que dispone el Gobierno», al que acusa de preferir «la imposición que divide a los colombianos que el Pacto Nacional que crearía aproximaciones» y de ignorar con esta decisión «el triunfo del ?no?» en el plebiscito del 2 de octubre. Además, la nota de Centro Democrático indica que el Gobierno «pretende engañar a la ciudadanía culpando de la violencia a quienes no aprobamos su acuerdo de impunidad con la FARC». Dos senadores del partido de Uribe, Daniel Cabrales y Paloma Valencia, incluso han propuesto adelantar las elecciones parlamentarias para revocar el acuerdo que será refrendado por el Congreso. Repaldo de España Entretanto, el presidente colombiano ha recibido el respaldo al acuerdo por parte de distintos miembros de la comunidad internacional. España apoyó ayer la firma del nuevo documento a través de su ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, quien considera que es «momento de agradecer los esfuerzos hechos para incorporar las diferentes posiciones y preocupaciones de distintos representantes del pueblo colombiano» y mostró su confianza y esperanza en que sea «el punto de inflexión en que cristalicen las aspiraciones del pueblo colombiano». «Siempre hemos apoyado un acuerdo de paz duradero e inclusivo y confiamos en que con su firma e implementación la paz en Colombia va a ser una realidad», señaló en una rueda de prensa junto a su homólogo brasileño, José Serra.
21-11-2016 | Fuente: abc.es
España defiende ante Tintori el diálogo entre el Gobierno venezolano y los opositores
Lilian Tintori, esposa del preso político venezolano Leopoldo López, mostró ayer al ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis, su rechazo a lo que denominó «diálogo trampa» entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición. A su juicio, las conversaciones, auspiciadas por el Vaticano y con el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero entre los mediadores, no han dado resultados, por lo que llamó tanto a la Santa Sede como a los opositores que participan a «levantarse de la mesa». «España apuesta por un muy necesario diálogo entre el gobierno y la oposición que culmine en una auténtica reconciliación en un marco de entendimiento, respeto a las instituciones y libertad de presos políticos»Alfonso Dastis, ministro español de Asuntos Exteriores Dastis respondió expresando a Tintori la apuesta de España por «un muy necesario diálogo entre el gobierno y la oposición» que culmine, según precisó, «en una auténtica reconciliación en un marco de entendimiento, respeto a las instituciones y libertad de presos políticos», de acuerdo con la escueta nota que hizo pública el Ministerio tras el encuentro en Madrid. Según Tintori, que llegó a España tras entrevistarse en Roma con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, su marido también cree en el diálogo, pero que sea «transparente» y con «mediadores confiables» para dar soluciones al país. Leopoldo López, sentenciado a cerca de 14 años de prisión bajo la acusación de instigar manifestaciones de 2014 que acabaron con 43 muertos, cumplió la semana pasada mil días encarcelado. Su partido, Voluntad Popular, no participa en el proceso de diálogo, al que sí accedieron otras formaciones de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). «La mayor crisis de la historia» En un encuentro con periodistas en la Casa de América en Madrid, Tintori denunció que Venezuela vive «la peor crisis de su historia». Describió «un país en ruinas» en el que hay escasez de alimentos y medicinas, con venezolanos «comiendo de la basura», donde se impide a los ciudadanos votar y hay 107 presos políticos, que son torturados y utilizados como «mercancía de intercambio». Por ello, pidió «levantarse de una mesa en la que se está abrazando a un dictador» y seguir luchando de forma pacífica en las calles, para ella «la única forma» de acabar con el régimen chavista. «Lo de Rodríguez Zapatero, es un vocero del Gobierno; parece que hablara por Nicolás Maduro»Lilian Tintori, esposa del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López A juicio de Lilian Tintori, Rodríguez Zapatero no está mediando, sino que es «un vocero del gobierno» que habla por Maduro. En este sentido, reveló que la llamó para pedir que se desconvocara la «Toma de Caracas», la marcha que congregó el pasado 1 de septiembre a alrededor de un millón de personas en contra del chavismo. En cambio, aseguró que en la mesa debería estar el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que viene mostrando su apoyo a las libertades y el respeto a las instituciones en Venezuela. En todo caso, Tintori negó que los opositores estuvieran divididos, ya que les une «el dolor de Venezuela». El secretario general de la MUD, Jesús «Chúo» Torrealba, defiende en cambio las conversaciones por creer que la salida de Maduro del poder «no será consecuencia de un ?evento traumático? determinado sólo por el voluntarismo o la testosterona» y aboga por «combinar acertadamente la presión de calle, el combate político en la Asamblea Nacional, la negociación asertiva y dura en la Mesa de Diálogo y el activismo intenso en el ámbito internacional», según escribió este fin de semana en la web de la plataforma.
17-11-2016 | Fuente: abc.es
Líderes de las tres religiones de Oriente Medio suscriben en España una declaración para la paz
Una veintena de líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes del área de Israel y Palestina, han suscrito en España una Declaración en la que exhortan a los dirigentes políticos palestinos e israelíes a trabajar en una solución al conflicto que «reconozca el derecho de ambos pueblos a existir con dignidad». La declaración fue elaborada en Alicante, durante la Cumbre de líderes religiosos por la paz en Oriente Medio, a la que, por vez primera, asistieron la mayoría de los representantes más importantes de las tres comunidades. El texto fue presentado a la prensa en Madrid, donde el ministro de Asuntos exteriores, Alfonso Dastis, asistió a la clausura de la reunión. En la presentación estuvieron presentes el presidente del Centro Adán para el Diálogo Interreligioso en Gaza, el jeque musulmán Imad Al-Falouji; el rabino de Jerusalén, Michael Melchior, y el arzobispo católico de Jerusalén, William Shomaly; así como ell Alto Representante del Secretario General de Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones, Nassir Abdulaziz Al-Nasser, bajo cuyos auspicios se celebró el encuentro. «Las tres religiones son responsables del establecimiento de una convivencia pacífica» El documento, que recuerda la condición de Tierra Santa de la zona en conflicto, indica que «las tres religiones son responsables del establecimiento de una convivencia pacífica» y que los líderes religiosos tiene la obligación de fomentar «una vida de respeto mutuo basada en la justicia y la seguridad, en el espíritu de la palabra de Dios, tal como nos fue transmitida por sus profetas». Envilecimiento de la fe Asimismo, advierten de que «la violencia que se ejerce, supuestamente en el nombre de Dios, es una profanación de su nombre, un crimen contra aquellos creados a Su imagen y un envilecimiento de la fe», y subrayan que «los únicos medios adecuados para resolver los conflictos y el desacuerdo son la negociación y la deliberación». Tras pedir el «cese de la incitación, de la tergiversación y la distorsión de la imagen del otro y del vecino», los firmantes se comprometen a «educar a las futuras generaciones en la preservación del respeto mutuo», al tiempo que demandan «una solución que reconozca el derecho de ambos pueblos a existir con dignidad». Los líderes religiosos, que acuerdan crear un comité permanente que trabaje para aplicar los principios del documento, se comprometen a «trabajar conjuntamente, sin reposo, a incorporar a otros líderes religiosos y a guiar a las generaciones más jóvenes con ese espíritu». Al presentar el documento, el ministro de Exteriores señaló que la paz en Oriente Medio y Tierra Santa es urgente y necesaria y que «las religiones pueden y deben ser constructoras de esa paz». «Los líderes religiosos no deben reemplazar a los políticos, pero sí educar en la paz desde las sinagogas, las mezquitas y las iglesias» El obispo William Hanna Shomali, del Patriarcado Latino de Jerusalén, enfatizó que si en la cumbre se hubiera empezado a hablas de las heridas abiertas, no se habría llegado a ninguna conclusión, en tanto que el rabino Michael Melchior, presidente de la Iniciativa para la Paz Religiosa, calificó la cumbre de «auténtico milagro» y dijo que «los líderes religiosos no deben reemplazar a los políticos, pero sí educar en la paz desde las sinagogas, las mezquitas y las iglesias». Por su parte, el imán Imad al Falouji, presidente del Centro Adam para el Diálogo de Civilizaciones, que agradeció la intervención de España para que se le permitiera viajar desde Gaza, señaló que la mjeor manera de dejar a los extremistas sin argumentos es fomentar la paz entre israelíes y palestinos.
16-11-2016 | Fuente: elpais.com
España media entre el Gobierno colombiano y Gas Natural Fenosa
Alfonso Dastis confía en que la intervención de Electricaribe sea una medida ?temporal?
15-11-2016 | Fuente: abc.es
La victoria de Trump espolea los planes para crear una estructura militar europea
El primer efecto significativo que ha tenido en Europa el sorprendente resultado electoral en Estados Unidos ha sido un también inesperado consenso para reforzar la defensa común de la UE. Los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa aprobaron ayer una declaración que pretende ser la hoja de ruta para la construcción de una estructura militar europea, aunque sea embrionaria, sin apenas reticencias o en cualquier caso muchas menos de las esperadas. En torno a un núcleo duro formado por Francia, Alemania, España e Italia, al que ayer se sumó la República Checa, la Unión Europea reiteró ayer su voluntad de poner en marcha este mecanismo de cooperación reforzada «permanente» entre los países que deseen ir más lejos en este campo. Los ministros de Exteriores habían sido convocados la víspera por la Alta Representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, para hablar de las consecuencias de la llegada al poder de Donald Trump, y aunque todos los participantes del consejo intentaron minimizar el grado de turbulencias que pueden preverse, es evidente que la decisión de poner en marcha por primera vez en serio un proyecto de defensa europea tiene que ver con las amenazas lanzadas durante la campaña por el presidente electo sobre su desapego hacia la OTAN y sus socios europeos. Oficialmente los Veintiocho siguen confiando en que podrán establecer «una relación muy fuerte con la próxima Administración» estadounidense y pretenden implicarse con la nueva Administración entrante desde las primera semanas de la transición hasta la toma de posesión de Trump el 20 de enero. El nuevo ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, echó mano de su experiencia diplomática para adelantar que en las relaciones con Washington «nos tendremos que acostumbrar los unos a los otros y los otros a los unos pero después del 20 de enero [la toma de posesión de Trump] estoy seguro de que iniciaremos un camino de cooperación que no impedirá que tengamos una relación provechosa». El titular francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, también en este sentido dijo que «la autonomía estratégica de Europa es algo necesario independientemente de quien sea el presidente de EE.UU» y en todo caso, los avances que se lograron ayer en este campo «no se hubieran podido conseguir en tres días». La nueva ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal, confirmó la voluntad de España de mantenerse en el primer círculo de los países que forman parte de este proyecto. Por ahora, el proyecto descrito en el documento aprobado ayer sobre el «Plan de puesta en marcha de una estrategia de seguridad y defensa» europeas no prevé ningún modelo de unificación de los ejércitos nacionales ni nada parecido, sino una simple «estructura de mando permanente» que permita planificar y dirigir las operaciones militares conjuntas que se llevan a cabo. El documento aprobado ayer y elaborado por la Alta Representante afirma que este camino hacia las primeras estructuras de la defensa europea debe haber empezado a más tardar en enero. Actualmente hay unas 17 misiones que son dirigidas y coordinadas desde diferentes cuarteles generales. Algunos países, como Gran Bretaña, habían dicho que vetarían cualquier propuesta de este tipo mientras estuvieran dentro de la UE. Ayer, significativamente no se usó este leguaje, aunque sí que se manifestaron ciertas reticencias. El ministro de Defensa Británico dijo que «en vez de pensar en crear costosos cuarteles generales o de soñar con un ejército europeo, lo que los países europeos deben hacer es reforzar su propia defensa». Dastis con Johnson En todo caso, el hecho de que 22 de los miembros de la UE sean al mismo tiempo miembros de la OTAN ha sido el principal argumento para que una mayoría de países insistiese en pedir que las futuras estructuras militares europeas no se solapen con las de la Alianza Atlántica que ya existen y funcionan. La novedad es la posibilidad de que el socio mayoritario en la OTAN, Estados Unidos, cambie sus prioridades estratégicas, teniendo en cuenta que el próximo presidente ha declarado claramente que piensa que son «obsoletas» y que solo sirven para que los europeos se ahorren en los presupuestos de defensa a costa de depender de los norteamericanos. El secretario general de la OTAN, Jans Stoltemberg, participa hoy en la continuación de la reunión de los ministros de Defensa, como parte interesada en este debate. El ministro Dastis se reunió aparte con su colega británico, Boris Jonhson, a petición de este último. Dastis dijo después que había sido un encuentro «agradable» y que le había indicado su predisposición a «mantener una buena relación con España» que es uno de los países más afectados en términos humanos por la salida del Reino Unido de la UE. Respecto a Gibraltar, Dastis explicó que solo se había producido «una mención oblicua» al contencioso pero que ello no significa que el Gobierno haya cambiado de política respecto a la de su predecesor, José Manuel García Margallo. Este había enviado un dosier completo con sus propuestas específicas para aplicar en la soberanía de la colonia en el caso del Brexit y «Johnson lo conoce perfectamente».
12-11-2016 | Fuente: abc.es
Yesid Reyes: «La renegociación del acuerdo de paz no va ser simple maquillaje»
A Yesid Reyes (Bogotá, 1960) la elección de Donald Trump en Estados Unidos le sorprendió tanto como el «no» de los colombianos a los acuerdos firmados con la guerrilla de las FARC en el plebiscito del 2 de octubre. Pasados los primeros momentos de zozobra, los equipos del Gobierno de Juan Manuel Santos y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han reanudado el diálogo en La Habana para incorporar las propuestas de los defensores del «no». El ex ministro de Justicia, destacado abogado penalista y profesor universitario, forma parte del equipo gubernamental, al que apoya sobre todo en cuestiones judiciales y de narcotráfico. En Madrid se ha reunido con el nuevo ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, quien le reiteró el apoyo del Gobierno español al proceso de paz, y ha clausurado un congreso de víctimas de la violencia, organizado por el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado. El negociador del Gobierno también es víctima de la violencia colombiana. Su padre, Alfonso Reyes, era presidente de la Corte Suprema cuando fue asesinado durante el asalto al Palacio de Justicia por la guerrilla del M-19, del que se acaban de cumplir 31 años. -¿En qué estado se encuentra la renegociación de los acuerdos de paz en Cuba? -En los primeros días de reuniones en La Habana se ha visto una apertura, una disposición clara de las FARC a revisar todos los temas que se han llevado a consideración y, sobre todo, una voluntad de las partes de introducir todas las modificaciones que permitan completar el acuerdo o mejorarlo. En una semana se ha avanzado mucho. -¿Puede ocurrir, como acaban de advertir en Madrid los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, que a los textos rechazados les hagan solo cambios «superficiales»? -A La Habana básicamente estamos llevando las propuestas de los partidarios del «no», entre las que hay muchísimas del presidente Uribe y de su partido Centro Democrático. No son de naturaleza superficial, lo que estamos llevando a La Habana son propuestas de fondo. La renegociación no va ser de simple maquillaje. Decir que los cambios que se van a introducir son de maquillaje es partir del supuesto de que las propuestas de los partidarios del «no» son de maquillaje. -¿Sigue siendo uno de los mayores obstáculos la llamada justicia transicional, sobre todo el temor de que los guerrilleros manchados con delitos de lesa humanidad no cumplan penas de cárcel? -La justicia transicional es un tema importante, que tiene muchas cuestiones por dentro. Es importante seguir manteniendo el concepto general sobre el que se edificó la jurisdicción especial para la paz en el acuerdo, que es un tratamiento diferencial entre las personas que tempranamente acepten su responsabilidad en los hechos y cumplan con todas las obligaciones del sistema, entre otras la de ofrecer verdad e indemnizar a las víctimas. El esquema diferencial en la aplicación de las sanciones se va mantener. En lo que sí se está trabajando y hay avances en La Habana es en la precisión de cómo se va a cumplir con la restricción efectiva de la libertad y cómo se va a garantizar que las personas de la guerrilla que terminen sancionadas de esa manera cumplan con la restricción que se les impone. «Veo muchísima disposición de las partes, Gobierno y guerrilla, a avanzar en esas modificaciones propuestas por los defensores del "no"» -¿Es posible que se alcance un pacto antes de que expire el alto el fuego? -Por el tiempo que he pasado en La Habana en esta última fase diría que es muy probable que el acuerdo se consiga antes de que expire el plazo de alto el fuego porque veo muchísima disposición de las partes a avanzar en esas modificaciones. -¿No fue extraña la firma del acuerdo en Cartagena de Indias ante la comunidad internacional antes de que los colombianos lo refrendasen? -Desde el punto de vista jurídico el Gobierno hizo lo único que podía hacer en materia de plebiscito que era suscripción previa de los acuerdos y, una vez suscritos, someterlos a votación. -¿Qué es más probable, la convocatoria de un nuevo plebiscito o que los acuerdos pasen por el Congreso? -Desde el punto de vista legal están abiertas todas las posibilidades. El presidente tiene libertad para escoger la vía de refrendación popular que desee porque es una decisión política. El abanico ha sido siempre el mismo, desde la repetición del plebiscito en las mismas condiciones, pasando por la convocatoria a cabildos abiertos que se haría a nivel municipal, hasta una refrendación vía el Congreso. El presidente tomará una decisión solo después de que el nuevo acuerdo esté firmado y de que quede claro de qué magnitud es el respaldo político que ese acuerdo reciba. -¿El triunfo de Donald Trump en Estados Unidos le sorprendió tanto como el resultado del plebiscito en Colombia? ¿Qué espera del nuevo presidente en relación a Colombia? -Sí, es la tercera elección sorprendente en el mundo (con el Brexit). Pasados los primeros momentos de sorpresa, el presidente Santos ha tomado una decisión muy rápida en el sentido de no abortar el proceso de paz sino de acatar inmediatamente la voluntad popular de no implementar el acuerdo. Pero, a su vez, hacer uso de la facultad que tiene constitucionalmente de buscar un nuevo acuerdo que pudiera implementarse. Se ha aprovechado la pérdida del plebiscito para renegociar el acuerdo, mejorarlo en todo lo que se pueda y seguir adelante con el propósito fundamental del presidente, firmar un acuerdo de paz con la guerrilla. Por otro lado, las relaciones entre EE.UU. y Colombia en las últimas cinco o seis décadas han sido muy estables en los temas que más nos afectan, cooperación judicial, narcotráfico.. No va haber variaciones sustanciales, como no las ha habido con otros cambios de gobierno de los últimos años.