Infortelecom

Noticias de afroamericanos

25-04-2019 | Fuente: abc.es
Ejecutan a un supremacista blanco por el asesinato de un negro en 1998 tras arrastrarlo con una camioneta
El estado de Texas ejecutó este miércoles a John William King, un hombre condenado a muerte por el asesinato racista del afroamericano James Byrd, que conmocionó a Estados Unidos en 1998 por su brutalidad. A King, blanco de 44 años, lo declararon muerto a las 19.08 hora local (01.08 GMT del jueves) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville (cercana a Houston), según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas. Preguntado por sus últimas palabras antes de administrarle la inyección, King no dijo nada. El crimen por el que King fue ejecutado este miércoles ocurrió el 7 de junio de 1998, cuando Byrd, que tenía 49 años, regresaba a su hogar en Jasper, una pequeña localidad de 7.500 habitantes del este de Texas cercana a Luisiana. King y sus cómplices Lawrence Brewer (ejecutado en 2011) y Shawn Berry (condenado a cadena perpetua) se toparon en su camino con Byrd, al que abordaron, ataron por los tobillos a su camioneta y lo arrastraron durante cinco kilómetros por una carretera, según se consideró probado en el juicio. Según los informes forenses, Byrd murió a la mitad del recorrido al ser decapitado y perder un brazo. Finalmente, King, Brewer y Berry arrojaron su cuerpo al frente de una iglesia de feligreses afroamericanos. Años después, el nombre de Byrd quedó unido a sendas leyes para endurecer los crímenes de odio promulgadas tanto en Texas como a nivel federal. King, este miércoles ejecutado, tenía 23 años cuando cometió el crimen y ya había estado en prisión por robos. En la cárcel formó parte de una banda de supremacistas blancos. En su cuerpo tenía tatuajes nazis como la esvástica y las SS, del Ku Klux Klan, una bandera de la Confederación, «orgullo ario» o un dibujo de un afroamericano colgado de un árbol por una soga, según documentos judiciales. Una de las hermanas de la víctima, Louvon Harris, presenció la ejecución de este miércoles, igual que hizo con la de Brewer en 2011, y dijo al The Washington Post que ambos trataron a Byrd «como un animal». «Eran un peligro para la sociedad. Ahí es cuando empezamos a cambiar nuestra opinión sobre la pena de muerte», manifestó al explicar que la tumba de su hermano ha sido profanada dos veces y que ahora está protegida con una reja. Sin embargo, varios familiares de Byrd, como su hijo y otra de sus hermanas, se habían opuesto a la ejecución. King fue el cuarto reo ejecutado este año en Estados Unidos y tercero en el estado de Texas. Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte en 1976 han sido ejecutadas 1.494 personas en todo el país, 562 en Texas.
03-04-2019 | Fuente: elpais.com
Solo siete chicos negros en el olimpo de la educación pública de Nueva York
El afamado instituto Stuyvesant se convierte también en epicentro de la segregación: únicamente siete de los 895 nuevos estudiantes para el curso 2019 son afroamericanos, mientras que las tres cuartas partes son asiáticos
09-03-2019 | Fuente: abc.es
Los demócratas se pliegan a la facción izquierdista, pero no cierran su división
La polémica de esta semana por los comentarios antisemitas de la diputada Ilhan Omar ha retratado al partido demócrata: las elecciones de noviembre les han dado más poder en Washington pero también han disparado las divisiones internas en un momento en el que necesitan presentarse como un frente común ante la reelección de Donald Trump. Omar es uno de los referentes de la nueva camada izquierdista dentro del partido demócrata, además de la primera mujer musulmana -junto a Rachida Tlaib- en ir al Congreso de EE.UU. La semana pasada hizo comentarios sobre la «lealtad a un país extranjero», en referencia al apoyo histórico de los demócratas, impulsado por el «lobby judío», a Israel. El comentario fue criticado como antisemita, ya que alude a la supuesta «doble lealtad» de los ciudadanos judíos y le valió reprimendas de buena parte de su partido. Sobre todo, porque era la segunda vez en un mes que Omar se desmarcaba con alusiones antisemitas. El liderazgo del partido en la Cámara de Representantes -la presidenta, Nancy Pelosi, y el segundo abordo, Steny Hoyer- trató de apaciguar la reacción furiosa de los legisladores judíos de su partido y propusieron la votación de una resolución contra el antisemitismo. El tiro salió por la culata: los aliados de Omar en la cámara baja -la propia Tlaib o Alexandria Ocasio-Cortez, la sensación izquierdista- y fuera de ella -varios candidatos presidenciales, encabezados por el líder socialista Bernie Sanders- criticaron una doble vara de medir con la diputada, y exigió que se criticaran «otras formas de odio». El liderazgo demócrata tuvo que dar marcha atrás. Retrasaron la votación, cambiaron de arriba abajo la resolución y trataron de mostrar unidad. El texto ahora incluía la condena al odio a musulmanes y no citaba los comentarios de Omar. A última hora, el borrador se cambió para extender la condena a los ataques del supremacismo blanco contra «la gente tradicionalmente perseguida, que incluye a afroamericanos, latinos, nativos americanos, asiáticos americanos y otros pueblos de color, judíos, musulmanes, hindúes, sikhs, la comunidad LGBTQ, inmigrantes y otros». El pliegue no acabó con la división. El diputado demócrata judío Ted Deutch reconoció que hay que «apoyar a todos» los que se sientan perseguidos, pero que el debate actual se debía «a las palabras de una de nuestras colegas» y se preguntó «por qué somos incapaces de condenar de forma específica el antisemitismo». De un brochazo, lo ocurrido durante la semana fue una disputa entre una facción cercana al establishment demócrata -mayoritariamente blanco, con varios legisladores judíos, con miembros veteranos- frente a las nuevas fuerzas más jóvenes, más diversas en lo racial y más izquierdistas. Es una brecha ideológica y generacional que Pelosi ha tratado de disimular con una resolución para agradar a todos, pero que volverá a abrirse con nuevos asuntos: política medioambiental -Ocasio-Cortez es la gran valedora del llamado ?Green New Deal?-, cobertura médica -la idea de un servicio público universal gana cada vez más apoyos- o el «impeachment» de Trump -Tlaib es una defensora férrea-. Mientras tanto, Trump se frota las manos. La división demócrata es su mejor opción para quedarse en la Casa Blanca y ayer azuzaba las tensiones. «La votación de ayer en la Cámara de Representantes fue una vergüenza», dijo. «Los demócratas se han convertido en el partido anti Israel, se han convertido en el partido anti judío».
08-03-2019 | Fuente: abc.es
«La política de inmigración de Trump es la acertada y la misma que Vox pide para España»
María Herrero Mellado (Sevilla, 1982), abogada y doctora en Derecho Mercantil, llegó a Estados Unidos en 2007 para trabajar en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, dependiente del Comité Económico y Social de la ONU. En la actualidad trabaja en un despacho de abogados de Miami que se dedica a apoyar a emprendedores que tratan de abrirse camino en ese país, pero también a representar a víctimas del tráfico de seres humanos y solicitantes de asilo. Hace año y medio, espoleada por la ofensiva de los independentistas catalanes de 2017, decidió embarcarse en el terreno de la política y ahora es la coordinadora del partido Vox en Florida, donde busca adhesiones y canaliza donaciones. Esta semana organizó en Miami la presentación del partido a cargo de su vicesecretario de Relaciones Internacionales del partido, Iván Espinosa de los Monteros. María Herrero habla con ABC por teléfono desde el estado mexicano de Nuevo León, recién donde impartía este jueves una conferencia en la sede del Consejo de la Judicatura sobre la «crisis humanitaria y seguridad en la frontera» con Estados Unidos. ¿Cómo llegó a convertirse en la representante de Vox en Miami? Me preocupaba mucho el tema de Cataluña y desde hace año y medio seguía a Santiago Abascal en las redes sociales. Me desencanté de todos los partidos políticos, porque no había una defensa de la soberanía y de la unidad de España. Le mandé varios mensajes, diciéndole que me alegraba de que por fin saliese un partido que hablase claro, en ese y en otros aspectos. Tardaron tres o cuatro meses en contestarme y les expliqué que podía ayudarles en la internacionalización del partido. En junio del año pasado me ofrecieron aficliarme y les respondí que sí, pero que mi interés era mayor, que me quería involucrar y que, a pesar de estar en Miami, podría ayudar y darles mi perspectiva del derecho internacional, el Estado de derecho, la inmigración.. Me contactaron de la Vicesecretaría de Relaciones Internacionales y, al ver mi currículum, me dijeron que les encantaría que fuera su representante. ¿Cuál es su labor desde Miami? Abarcamos desde aquí el estado de Florida, Georgia y Carolina del Sur. Organizamos a todos los simpatizantes y afiliados de Vox, para dar a conocer la ley electoral para que voten en las elecciones, andaluzas, generales, europeas.., que conozcan el proyecto y el programa de Vox y que aporten ideas que puedan acoger en Madrid, por ejemplo sobre los problemas de voto rogado, que es una discriminación a los españoles en el extranjero. ¿Qué acogida tiene Vox en EE.UU.? ¿Cómo se organiza? La acogida es magnífica, porque Vox está al alza, representando a los españoles que están frustrados con el actual Gobierno y con el anterior. En Florida es donde hay mayor número de cubanos y venezolanos exiliados, que son a la vez españoles, y que han sido víctimas del comunismo y del socialismo. Yo organizo actos cuando viene su cúpula política. En el último acto en Miami el pasado martes, con el vicesecretario de Relaciones Internacionales, Iván Espinosa de los Monteros, hubo unas 150 personas, y hubo gente que se quedó fuera. En el acto de Nueva York también hubo un centenar de personas. Los que hemos venido aquí sabemos por qué Estados Unidos es el número uno del mundo económicamente, porque el sistema permite crecer a los emprendedores, ayuda a los empresarios y no hay tiempo para hablar de memoria histórica, para gastar el dinero como se hace en España, ni para cuestionar la soberanía o la unidad de este país, ni la libertad de educación o la libertad de expresión. ¿Qué contactos están teniendo con el equipo de Donald Trump, del Partido Republicano o de Steve Bannon? La gira de Iván Espinosa y su equipo de Relaciones Internacionales comenzó por la Conferencia de Acción Política Conservadora, en Maryland. Se reunió con dos ministras de Trump (la secretaria de Transporte de EE.UU., Elaine Chao, y la de Educación, Betsy DeVos). Puede haber admiración hacia el trabajo y la reforma fiscal y el apoyo a los empresarios, las políticas económicas que están teniendo éxito y poniendo a Estados Unidos al alza en la creación de empleo, sobre todo entre los hispanos y afroamericanos. Aquí en Florida se acercan muchos simpatizantes de los republicanos y gente que trabaja en el ámbito gubernamental, y se interesan por el proyecto de Vox. A razí de esta visita, seguro que habrá más contactos. ¿Recibirá Trump a Santiago Abascal? De momento, no. Ahora está haciendo un enorme esfuerzo por preparar la campaña electoral, que está a la vuelta de la esquina. ¿Y hay algún tipo de sinergias con los republicanos para la recaudación de fondos? Vox respeta la ley española y ha puesto en marcha una campaña para recaudar fondos y está abierta a donaciones de hasta 50.000 euros, el límite legal. El proyecto de Vox le gusta más a los republicanos en EE.UU., que tienen mas simpatía por el proyecto. ¿Y usted está haciendo también esa labor? Sí, yo me encargo de los españoles en el extranjero que quieren afiliarse, y muchos me dicen quieren donar desde Miami, que es una de las ciudades más ricas de EE.UU. Aquí hay 55.000 españoles registrados en el Consulado, más que en Washington o Nueva York. Son muchas las personas que quieren donar y yo trato de ayudarlos. ¿Solo españoles o también extranjeros? Españoles y estadounidenses, latinoamericanos, puertorriqueños, personas que no quieren que España vaya a la deriva. Usted que trata con inmigrantes, ¿considera que España debería fijarse en las políticas de Trump sobre inmigración? Trump está acertando en la mayoría de políticas migratorias. Es verdad que los tribunales le dan la espalda y le exigen que enmiende sus leyes, pero como política disuasoria y evitar el efecto llamada, sí tiene éxito. A pesar de la retórica, que puede ser dura, la política y las órdenes ejectivas son las acertadas. Cuando habla de la construcción de un muro y habla del control de fronteras, es porque entran personas, no solo narcotraficantes sino otras que vienen huyendo de pandillas y de violencia doméstica, que no tienen opción de regularizarse en EE.UU. con la actual legislación y el derecho internacional. Hay partes de la frontera que están selladas y otras no, y en estas donde no hay ningún control y aprovechan las mafias de traficantes de personas. Sobre la separación de menores, hay que analizarlo desde el punto de vista de la legislación estadounidense, que exige que los menores no pueden permanecer detenidos durante más de 20 días y en la mayoría de los casos los adultos no consiguen probar con documentos en tan corto espacio de tiempo que cumplen los requisitos para el asilo o cualquier tipo de protección temporal inmigratoria. El Gobierno intenta cumplir la normativa y trata de evitar que los niños estén en cárceles federales, donde las condiciones son penosas, y por eso procede a la separación de adultos y menores. En España lo que exigimos es lo mismo que Trump: el contorl d ela entrada de inmigrantes indocumentados y el control de las subvenciones públicas a los inmigrantes que no hayan contribuido fiscalmente al país. Se acusa a los republicanos y a Vox de generar odio, pero lo cierto es que lo que por lo que abogan es por un control de fronteras para que los que entren lo hagan legalmetne y no abusen del sistema y lo colapsen, en el ámbito snaitario o de cualquier otra prestación. En España se habla de bulos, mientras que en EE.UU., la Administración Trump hace un esfuerzo para que haya trasparencia en el número de inmigrantes que entran y que delinquen. No es crear odio, sino trasparencia. Los números tienen que ser claros para que no se acuse de demagogia. ¿Cree que habría que levantar un muro en las fronteras de Ceuta y Melilla? Esa es una medida controvertida, pero lo que no puede hacer el Gobierno de España es política o declaraciones que tengan un efecto llamada, y que las fuerzas del orden se vean limitadas a la hora de proteger el territorio nacional. Tomando como base que Rajoy no creía en la frontera y el actual ministro del Interior y el presidente del Gobierno llevan a cabo políticas que incentivan el efecto llamada, se tienen que tomar medias. A día de hoy, a lo mejor no hace falta un muro de hormigón, pero sí otras medidas para controlar las fronteras mediante tecnología, como drones o incluso un muro virtual, y no alentar el efecto llamada. El 80% de las mujeres que cruzan la frontera de Estados Unidos son violadas, según un informe de Amnistía Internacional, y las mujeres africanas se tienen que prostituir para llegar a España. Ha habido casos en los últimos años en los que las ONG han manipulado el sistema de petición de asilo y han convencido a los inmigarntes para que se declaren como cristianno perseguidos, en lugar de musulmanes, para optar al asilo y beneficios inmigratorios. ¿Este 8 de marzo es del Día Internacional de la Mujer. ¿Cómo ve las movilizaciones organizadas en España? En 1911, cuando se celebró el Día de la Mujer por primera vez, era para reclamar que tuvieran derecho al trabajo e igualdad en los cargos públicos. Pero yo también quiero hablar de esas mujeres que son violadas, de esas niñas a las que traen e someten a la prostitución. Denunciemos el abuso contra las inmigrantes. Es una parte de la que no se quiere hablar. Vienen de países pobres, donde no tienen capacidad de sobrevivir y pagan a traficantes de seres humanos que las acaban violando y prostituyendo, y acaban en centros de detención de forma indefinida. ¿Considera que esas movilizaciones están demasiado ideologizadas? Sí, por eso muchas mujeres no se unen a ellas. Se critica mucho a aquellas mujeres que no quieren manifestarse, pero tenemos derecho a manifestarnos y a no manifestarnos. Muchas mujeres se sienten cansadas de que hablen en su nombre. No nos representan en muchas de las declaraciones que hacen. Aquí en Miami, el 8 de marzo estamos con la defensa de los derechos de la mujer, pero también de que todos somos iguales ante la ley. Como decía usted antes, en Miami hay gran número de cubanos y venezolanos exiliados. ¿Qué opina de la posición española y europea sobre Venezuela? España tiene que liderar la defensa por las libertades en Iberoamérica y cuando hay una crisis humanitaria, una dictadura como la que hay en Venezuela, no podemos permanecer callados ante el sufrimiento de nuestros hermanos. Pedro Sánchez ha reconocido tarde y mal a Juan Guaidó como presidente, pero ha dicho que no apoyará una intervención en Venezuela. ¿Hasta cuándo vamos a seguir aceptando que no entre la ayuda y que los niños sigan muriendo, que el ejecutivo de Maduro siga mantando a estas personas? España tiene que liderar la defensa y la liberación del pueblo venezolano. ¿Es partidaria, por tanto, de una intervención militar en Venezuela? Se está intentando la vía diplomática, pero si se sigue negando la llegada de ayuda humanitaria y se sigue matando a personas en manifestaciones pacíficas, creo que habría que intervenir.
25-02-2019 | Fuente: elpais.com
?Green Book?, mejor película, en los Oscar de Cuarón y la diversidad
El realizador de 'Roma' consigue la quinta estatuilla a mejor dirección para un mexicano en seis años. La Academia premia un número récord de mujeres y afroamericanos
25-02-2019 | Fuente: elpais.com
Los Oscar premian con un récord a los creadores negros
Siete nominados afroamericanos obtienen una estatuilla en la 91ª edición de los galardones, la marca más alta de la historia
07-02-2019 | Fuente: as.com
Estudio: los ex NBA más altos y afroamericanos mueren antes
Colectivos de exjugadores de la NBA, así como los medios, han mostrado su preocupación por la muerte prematura de jugadores retirados.
06-11-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. restringe el derecho al voto de millones de electores
La Decimoquinta Enmienda de la Constitución estadounidense reza así: «El derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será denegado ni limitado por los Estados Unidos ni por ningún Estado por razón de raza, color, o condición previa de servidumbre». Y añade: El Congreso tendrá poder para aplicar este artículo por la legislación adecuada». Este y otros artículos constitucionales protegen el que se considera uno de los derechos más sagrados de un país que ha hecho de la democracia y las libertades su razón de ser. En la práctica, sin embargo, este derecho al voto se ve cercenado en diversos estados con normativas que impiden que millones de ciudadanos puedan participar en la elección de los cargos públicos que rigen sus destinos. Ante las llamadas «midterm elections» de este martes, numerosas voces han vuelto a poner sobre la mesa este problema y en buena parte se lo atribuyen al interés de los republicanos de impedir que voten sectores de población que no les favorecen en las urnas, en especial la minoría afroamericana. Para empezar, debe aclararse que, al contrario que en España, en Estados Unidos no hay un documento nacional de identidad que se presenta al depositar la papeleta en el colegio electoral. Allí no existe un carné estandarizado que certifique la ciudadanía ante las autoridades, sino que para identificarse se utilizan el permiso de conducir o la tarjeta de estudiante, por ejemplo. En todo caso, la organización de las elecciones y la decisión sobre quién es apto para ejercer el derecho al voto corresponde a cada uno de los 50 estados de la Unión, aunque la convocatoria sea de ámbito nacional y los cargos en juego sean el presidente o el Congreso de los Estados Unidos. De ahí que, dependiendo del estado de que se trate, el sistema electoral y los requisitos para poder votar varíen notablemente. El caso de Carolina del Norte resulta ilustrativo. El parlamento de este estado aprobó en 2013 una legislación que establecía nuevos requisitos para poder votar, entre ellos la obligación de presentar un documento de identidad con fotografía en el punto de votación. La mayoría republicana en Carolina del Norte justificaba la medida en la necesidad de evitar el fraude. Pero en 2016 un tribunal federal tumbó la nueva normativa al entender que contenía restricciones al voto que «estaban dirigidas a los afroamericanos con precisión casi quirúrgica». Más recientemente, otro juez obligó el pasado viernes al estado de Georgia a suavizar unas restricciones legales que podrían impedir que votaran más de 3.000 personas. En este caso, la normativa exigía que la identificación del votante debía coincidir exactamente con la información en los registros estatales, incluyendo signos como guiones o iniciales del segundo nombre de pila. La decisión judicial se considera un varapalo al secretario de Estado de Georgia y candidato a gobernador, el republicano Brian Kemp, que compite con la primera candidata afroamericana al cargo de uno de los grandes partidos, la demócrata Stacey Abrams. Otros estados han adoptado medidas similares en los últimos años. Pero las restricciones de las posibilidades de ejercer el derecho al voto no solo afectan a la minoría afroamericana. En Dakota del Norte una tribu del pueblo «sioux» ha llevado a los tribunales al estado por una norma aprobada en 2016 que exige a los votantes presentar una forma de identificación que incluya su nombre legal, dirección exacta y fecha de nacimiento, lo que se ve como una dificultad para los nativos que viven en reservas o en áreas rurales donde no existe nombre de calles o las direcciones no son precisas. Según la Unión Estadounidense por los Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), 14 estados han establecido desde 2010 leyes que restringen el voto a través del documento de identidad. Pero el del documento de identidad no es el único problema en relación al derecho al voto. Presos sin derechos a voto de por vida Varios estados despojan de este derecho a los condenados por delitos o incluso por faltas, algo que se remonta a la época de las llamadas leyes de Jim Crow, como se conoce la normativa de segregación racial que se aplicó en el Sur a partir de la segunda mitad del siglo XIX, tras la guerra civil. Según la ACLU, Florida, Iowa y Kentucky cuentan en la actualidad con políticas especialmente extremas de privación del derecho al voto, que se retira a los condenados de por vida, sin que puedan participar en las elecciones ni siquiera una vez en libertad. «Estos estados están entre aquellos que también reprimen desproporcionalmente el derecho al voto a la población negra. En Florida y Kentucky, señala esta organización, en torno a uno de cada cinco ciudadanos de esta minoría se le ha retirado el derecho al voto por una condena previa. En España, el ingreso en la cárcel no implica la pérdida de otros derechos. El artículo 25 de la Constitución española establece que el «condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo [Título I. Capítulo 2º], a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria». La ACLU denuncia que en EE.UU. se dificulta el ejercicio del derecho al voto no solo a minorías raciales, sino también a personas mayores, estudiantes y personas con discapacidad a través de las citadas leyes sobre el documento de identidad, pero también con el recorte del periodo del voto anticipado (en numerosos estados se puede empezar a votar semanas antes del día fijado para la elección) y las purgas en las listas de votantes. Pero aún hay otro fenómeno que, aunque no afecta directamente al derecho individual a ejercer el voto, sí puede afectar al resultado final de unas elecciones. Se trata de lo que en EE.UU. se conoce como «gerrymandering», que consiste en el rediseño de los distritos electorales con el fin de que beneficien a un determinado partido. La investigadora Carlota García Encinas, del Real Instituto Elcano, señala que, de acuerdo con algunos análisis, gracias a esta práctica los republicanos obtuvieron en media docena de estados una ventaja de alrededor de 17 escaños en la Cámara de Representantes, y se estima que los demócratas deberían ganar el voto popular por once puntos por encima de los republicanos para retomar la Cámara Baja. «Hay por tanto un riesgo real de que los demócratas ganen el voto nacional y pierdan la Cámara de Representantes», escribe en su blog.
05-11-2018 | Fuente: abc.es
Guía para entender las elecciones legislativas de Estados Unidos
Este martes Estados Unidos celebrará sus elecciones legislativas o «midterm», que el escenario más probable pasa por un Congreso repartido, con el Partido Demócrata al mando de la Cámara de Representantes. Estas son las claves para comprender en qué consiste esta cita electoral y qué está en juego. ¿Qué son los «midterm»? Comúnmente conocidos como «midterm» por el hecho de que se celebran en mitad del mandato de un presidente, cada cuatro años tienen lugar unas elecciones legislativas en las que, principalmente, están en juego asientos en la Cámara de Representantes (la cámara baja del Congreso de EEUU) y el Senado (la cámara alta del Congreso). ¿Quiénes controlan actualmente las dos cámaras? La Cámara de Representantes está repartida entre miembros de los dos principales partidos en la política norteamericana: el Partido Demócrata y el Republicano. Actualmente, el Partido Republicano tiene la mayoría en la cámara baja al poseer 235 de los 435 escaños que forman este organismo, por los 193 asientos ocupados por demócratas. A ellos hay que sumar 7 asientos que actualmente se encuentran vacíos, pero que también estarán en juego el próximo martes. En el Senado, el partido republicano tiene una mayoría muy ajustada. De los 100 escaños, 51 están controlados por el partido republicano, que en esta cámara lidera Mitch McConnell. Los demócratas, encabezados en el Senado por Nancy Pelosi, mantienen actualmente 47 asientos, por los dos que están en manos de partidos independientes, que votan en sintonía con los demócratas. ¿Cuántos asientos están en juego? Todos los 435 representantes de la Cámara de Representantes, que cumplen mandatos de tan solo dos años, serán elegidos en las elecciones de este 6 de noviembre. Para conseguir mayoría en esta cámara, tanto demócratas como republicanos necesitarán al menos 218 escaños. De esta manera, el Partido Demócrata necesitaría 25 escaños más de los que logró hace un par de años para recuperar el control de la Cámara de Representantes. En lo que respecta al Senado, cuyos miembros son reelegidos cada 6 años, solo 35 de los 100 escaños formarán parte de los «midterm» de 2018. De estos 35 puestos que están en el aire, 24 los ocupan senadores demócratas, 9 son republicanos y 2 son propiedad de partidos independientes. Es decir, los demócratas necesitan robar 2 asientos (sin perder ninguno de los que disponen hasta ahora) para tener el control de la cámara alta, ya que un empate a 50 entre progresistas y conservadores favorecería al partido de Trump porque el vicepresidente Mike Pence tiene la potestad de desempatar. ¿Por qué son tan importantes estas elecciomes? Trump se juega mucho en estas elecciones, que suelen convertirse en una suerte de plebiscito sobre la gestión del presidente. Pero no solo está en juego el duelo moral de cara a las elecciones presidenciales de 2020. La importancia de estos comicios radica en el hecho de que todas las leyes que quiera aprobar el Gobierno deben ser aprobadas por las dos cámaras: el Senado y la Cámara de Representantes. Una derrota de los republicanos en uno de estos dos organismos daría a los demócratas la posibilidad de paralizar la agenda legislativa de Donald Trump, e incluso, iniciar el proceso de «impeachment», el mecanismo por el que la Cámara de Representantes puede decidir destituir al presidente si se aprecia cualquier tipo de delito en su gestión al frente del Gobierno. Y en esto puede jugar un papel muy importante la investigación llevada a cabo por el fiscal especial Robert Mueller en relación con la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 que dieron la victoria a Donald Trump. ¿Qué pasaría si los republicanos mantuvieran las dos cámaras? Todo se mantendría igual. Los republicanos (y Trump) podrían respirar tranquilos hasta las elecciones de 2020. Las investigaciones a miembros de la Administración se reducirían, el Gobierno podría avanzar en sus planes para construir el muro en la frontera con Mexico, eliminar por completo el sistema sanitario impulsado por Barack Obama (el popularmente conocido como ?Obamacare?), e impulsar nuevos aranceles a productos extranjeros y bajadas de impuestos. ¿Y si los demócratas logran recuperar las dos cámaras? Saltarían todas las alarmas en la Casa Blanca. Si los demócratas consiguen hacerse con la Cámara de Representantes y el Senado, Trump puede decir adiós a aquellas propuestas que todavía no ha llevado a cabo. Tampoco podrá nominar a jueces federales conservadores y muy probablemente aumentarían las investigaciones a miembros del gabinete del presidente. Además, con una mayoría demócrata en la Cámara, aumentan las posibilidades de que el partido de la oposición inicie el procedimiento del impeachment, algo que solo ha ocurrido en dos ocasiones a lo largo de la historia de EE.UU. Este procedimiento, que sacaría de la Casa Blanca a Trump, puede iniciarse ante casos de «traición, soborno, altos delitos o faltas». Sin embargo, el impeachment no es fácil de llevar a cabo. La votación inicial arrancaría en la Cámara de Representantes, donde es necesaria una mayoría simple. Si es aprobada, el proceso pasaría al Senado, donde son necesarios los ?síes? de dos tercios de la cámara. La dificultad es tal que solo se han producido dos impeachments a un presidente en la historia del país y ambos fueron promovidos por el Partido Demócrata: en 1868 a Andrew Johnson y en 1998 a Bill Clinton. Los dos fueron aprobados por la Cámara de Representantes pero no pasaron el trámite del Senado. ¿Y si los demócratas se quedan con la Cámara de Representantes y los republicanos con el Senado? Es la opción más probable según los analistas. Al controlar una de las dos cámaras del Congreso, los demócratas tendrían la capacidad de bloquear la agenda legislativa de los republicanos. Pero sin el control del Senado, tampoco podrían votar sus propias iniciativas. Además, si los dos partidos principales se reparten las cámaras, aumentaría la probabilidad de un cierre de gobierno. Esto tiene lugar cuando el Senado y la Cámara no se ponen de acuerdo para aprobar presupuestos. Su efecto más inmediato es que muchas de las instituciones del estado se paralizan, salvo aquellas que se consideran «esenciales» como el FBI, servicios médicos, las fuerzas armadas o el servicio meteorológico, entre otras. ¿Qué dicen las encuestas? En términos generales los demócratas parten con ventaja en los«?midterm». Una reciente encuesta de NBC News y el Wall Street Journal revela que hasta un 50% de los votantes norteamericanos se muestran decididos a votar por los demócratas este 6 de noviembre, frente al 41% a favor de los republicanos. Los analistas destacan que el entusiasmo de cara a estas elecciones en grupos demográficos como negros, latinos, millenials y mujeres jóvenes puede decantar la balanza a favor de los demócratas. Pero si algo demostraron los últimos comicios presidenciales de Estados Unidos es que las encuestas pueden equivocarse. El New York Times, en sus proyecciones de resultados para la Cámara de Representantes, da 183 asientos «seguros» para los demócratas (más 11 muy probables) por los 140 para sus rivales republicanos (más 28 muy probables). Los 73 asientos restantes son declarados «muy competidos». En resumen, los sondeos predicen una victoria demócrata en la Cámara y una victoria republicana en el Senado. ¿Por qué pueden ser históricas estas elecciones? Muchos son los datos que hacen de estos «midterm» unas elecciones para la historia. 256 mujeres se postulan para ocupar asientos en el Senado y la Cámara de Representantes, lo que supone un récord en la historia del país. De ellas 197 representan al Partido Demócrata y 59 al Partido Republicano. Por cámaras, 234 se postulan para la Cámara de Representantes y 22 para el Senado. Además, en los «midterm» no solo están en juego puestos en el Senado y la Cámara, sino que 36 estados norteamericanos eligen también a sus gobernadores (26 de ellos actualmente ocupados por republicanos, 9 por demócratas y uno por un independiente). En la historia de EEUU solo 2 afroamericanos han conseguido hacerse con un puesto de gobernador. Pues bien, este año Maryland, Georgia y Florida podrían terminar la noche del 6 de noviembre con 3 gobernadores afroamericanos por primera vez en la historia.
21-10-2018 | Fuente: abc.es
«Un mundo dominado por las mujeres sería mucho menos violento»
El 11 de Septiembre marcó el inicio de una nueva era: la de los atentados terroristas indiscriminados y una nueva ultraviolencia basada en una ideología radical rumiada durante décadas. Protagonistas del terror, los autodenominados soldados del califato han cometido varios atentados en suelo europeo en tan solo un par de años: desde París, Niza, pasando por Barcelona y Berlín. Los telediarios y los portales de noticias encontraron a Daesh como una nueva encarnación del mal absoluto y millones de usuarios, víctimas del pánico, empezaron a temer atentados cerca de sus casas. Como en otros ataques masivos, especialmente en EE.UU. aunque tamibén en Europa, tanto de tinte supremacista como de ultraderecha/ultraizquierda, los protagonistas han sido mayoritariamente hombres que armados de un arma han arremetido contra la multitud para ocasionar el mayor número posible de muertes civiles. Pocas semanas después de los atentados de Charlie Hebdo y del restaurante kosher, en marzo de 2015 un copiloto de Germanwings, la compañía low cost de Lufthansa, estrellaba su avión matando a 150 personas. Tras estrellar el avión, el caso Germanwings llevó al conteo masivo sobre su vida privada para determinar qué pudo llevar a un joven (Andreas Lubitz), que aparentemente podía tener todo con lo que soñaba, a cometer una atrocidad así. «Tenía familia y una novia, pero llegó un momento que dijo: «Me están haciendo servir zumo de tomate. Lo que quiero es ser piloto de la gran línea de vuelos internacional de la Lufthansa, me ponen en una compañía de Low Cost y luego de copiloto. A mí no me pueden tratar así?», explica a ABC Vicente Garrido (Valencia, 1958), doctor en Psicología por la Universidad de Valencia y autor del libro «Asesinos múltiples y otros depredadores». Hombres, machistas y extremadamente narcisistas son algunas de las características que tienen en común varios de los perfiles detallados por Garrido, que además de profesor de Criminología también ha sido consultor de Naciones Unidas. Según un estudio del profesor de justicia penal y autor de «El mito del martirio», las mujeres cometen solo alrededor del 10 al 13 por ciento de los homicidios en Estados Unidos, país donde en 2017 se registraron hasta 345 asesinatos múltiples. Apenas se cuentan mujeres entre los asesinos múltiples. El asesinato múltiple es el acto de violencia extrema más grave en tiempos de paz, está asociado con la biología y la psicología del varón; para las mujeres es un acto profundamente extraño o ajeno salvo algunas que han formado parte de grupos terroristas como Baader Meinhof o en ETA, y luchadoras como Agustina de Aragón, pero es algo muy ajeno porque no se dan las condiciones biológicas para esa violencia. La evolución tiene un propósito, la supervivencia de la especie, le procura y le ofrece una serie de emociones que están relacionadas con la protección y el cuidado. Eso hace que en todas las épocas y países del mundo las mujeres sean menos violentas y cuanto más extremo es el acto de violencia menos participación tiene la mujer. La mujer está preparada biológica y culturalmente para buscar la mediación y negociación. Si tu me preguntas si un mundo donde las mujeres gobernaran sería menos violento, estoy convencido de ello. Si llegan al poder en su pleno uso de facultades morales e intelectuales estoy convencido, porque odian la violencia, mientras que el hombre no la odia sino que aprende a controlarla. La prueba es que cualquier película donde el malo recibe su merecido, el público está encantado, porque la violencia forma parte de nuestra herencia como especie. No es algo que se nos imponga desde fuera. Nosotros dos estamos aquí porque nuestros antepasados fueron capaces de dominar a las bestias y superar a otras especies. Cuando rascas más profundamente, cuando te insulto sientes el deseo de golpearme, el instinto es natural, es el de la lucha. Para el ser humano el tiempo que lleva civilizado es una broma comparado con el tiempo primitivo. ¿Por qué tenemos miedo instintivo a la serpiente y no tanto a un coche cuando tienes más posibilidad de morir en un coche que con una serpiente? Los autores de matanzas, sean en nombre de la supremacía blanca o de Daesh, suelen ser hombres que maltrataban o eran profundamente machistas con sus parejas. En general el asesino múltiple es alguien que actúa porque tiene el relato de una identidad herida: lo consideran fracasado, es un narcisista y eso le duele mucho. Lo que quiere es cambiar su identidad, la identidad que él percibe, porque tiene un concepto de sí mismo muy elevado, pero su identidad social es el producto de cómo los demás lo perciben. En el asesino múltiple, la identidad, entendida como la percepción que uno tiene, es de fracaso. Su yo tiene unas expectativas que no se corresponden con su identidad social y quiere crearse una nueva, un relato en el que no es un perdedor, que no sea alguien a quien le ningunean en el trabajo y que no tiene amigos. ?Me habéis tratado fatal y esto es lo que os merecéis?. Este tipo de personas tiende a utilizar ese poder donde se le permite, si no puedes en el trabajo porque los compañeros apenas te dan para una cerveza pero no eres una persona popular ni valorada, ¿dónde demuestras este poder? En casa con tu pareja o con tus hijos. Por eso que sean machistas entre los asesinos múltiples no es extraño, sino que utilizan el poder donde pueden ejercerlo y llega a un momento en que no les es suficiente. ¿Por qué si un hombre coge una furgoneta y atropella a la multitud al grito de "Alá es grande" es un terrorista y quien entra en una iglesia de una congregación de afroamericanos es un asesino múltiple? La definición más aceptada es que el terrorismo es el uso de una violencia dirigida a crear el terror con objeto de conseguir un fin político, generalmente es indiscriminada aunque también se dirige a cuerpos policiales, etc. En los países donde hay democracia asumimos que es del todo ilegítimo, inmoral, un crimen. Si va dirigida a Estados ilegítimos, dictaduras, aquí las perspectivas cambian porque están tratando de derrocar a un gobierno que genera terrorismo y ahí tendremos más dudas sobre la moralidad. También vemos terrorismo de Estado como en Venezuela, que secuestra, mata y detiene a opositores. No veo tanta duda a lo que me estás planteando. Otra cosa es que me digas que quien lo ejerce no se considere terrorista sino luchador. La paradoja es por qué si hay tanta violencia desde el principio de los tiempos hay tan poca gente que se considere malvada. Breivik se inventó una causa como representante de un movimiento que no existía Con Anders Breivik, el noruego que mató a 77 personas en julio de 2011, algunos analistas sostienen que llamarle terrorista es darle exactamente lo que quiere. Técnicamente lo puedes definir como un terrorista. Comete un atentado contra civiles para causar un cambio político, despertar a la sociedad noruega sobre el peligro de la inmigración? lo que te digo es que psicológicamente es un asesino múltiple porque su causa política, como en el caso de los pseudoyihadistas, es una estrategia para canalizar su frustración. Lo puedes considerar terrorista porque se ajusta a la definición internacional. En realidad, Breivik se inventó una causa como representante de un movimiento que no existía; no formaba parte de ningún grupo de cruzados antiislamistas. Tras un terrorista de verdad hay un movimiento, causas, siglas, gente que está detrás de él. Breivik me recuerda mucho a otros tipos de asesinos múltiples que lo han hecho en el nombre de la yihad. A los autores de la matanza de Orlando y Niza les daba igual la yihad y la vida musulmana: querían una pátina de honorabilidad a sus ganas de matar. Ellos no dicen mi hermano el terrorista Mohamed, dicen mi hermano de lucha, mi hermano mártir. Según desarrolla en el libro, la falta de empatía es decisiva en un asesino múltiple. Lo que planteo es que hay personas que anulan la empatía de manera selectiva porque tienen necesidades más urgentes que cubrir: su autoestima. Lo que el ser humano más odia es la falta de respeto y está detrás de la mayor parte de los asesinos múltiples: sentirte ninguneado, discriminado, marginado? frente a eso hay gente que anula la empatía. El caso del de Germanwings: ¿crees que este hombre no tenía empatía? Tenía familia y una novia. Pero llegó un momento que dijo: ?Me están haciendo servir zumo de tomate. Lo que quiero es ser piloto de la gran línea de vuelos internacional de la Lufthansa, me ponen en una compañía de Low Cost y luego de copiloto. A mí no me pueden tratar así". No es que no sea empático, lo que necesita es expresar su profunda indignación que le produce haber sido maltratado?. Con quien no tiene psicopatía, el problema es cómo determinadas personas anulan la empatía. Por ejemplo, luchadores yihadistas pueden morir por empatía con su pueblo. Quien vaya a Siria a pelear puede hacerlo por empatía, por lealtad con sus compañeros, el punto es que tiene que definir al resto como personas dignas de morir. ¿En qué se distingue el terrorista de Niza con respecto a los de las Torres Gemelas? La diferencia entre el yihadista y el pseudoyihadista es que el primero entre otras razones encuentra que la lucha terrorista cumple una serie de funciones que considera vitales: deseo de gloria, vivir una vida excitante, respuesta a una angustia existencial, te proporciona una certidumbre a lo que los franceses llamaban angustia vital? pero en todo caso la yihad satisface las necesidades personales, pero a los pseudoyihadistas no les pasa esto, no les satisface nada la yihad, lo hacen en la misma manera que otros asesinos múltiples construir un relato donde ellos consiguen el poder. En el caso de Orlando, quería ser policía, pero fracasó, se sentía fracasado. La masacre le da el control. El asesino múltiple genera el caos para huir el caos. La desigualdad genera humillación, el hecho de que el relato en el que tú estás inmerso y tu identidad sean fruto de un sentimiento de injusticia permanente Sentimiento de agravio, narcisismo e incapacidad de gestionar la frustración.. Esto lo sufre mucho mi generación, ¿qué no nos hace terminar como Breivik? La capacidad de sentirte tú herida, humillada por la dificultad laboral, el fracaso es infinitamente inferior a lo que le ocurre al asesino múltiple. Es el sentimiento de ?esto no lo puedo soportar? multiplicado por mil, que te llena de una ira y prefieres matar para devolver la moneda. El concepto de privación relativa quiere decir que lo importante no tiene que ver con el nivel de recursos que tengas sino cómo tú te comparas. En un sitio en el que todos son muy pobres las probabilidades de violencia son más bajas que donde haya una gran desigualdad: lo vemos en México, Guatemala, Rusia? la desigualdad genera humillación, el hecho de que el relato en el que tú estás inmerso y tu identidad sean fruto de un sentimiento de injusticia permanente. El asesino mata por causas morales, es todo lo contrario de lo que se piensa normalmente. Se considera moralmente maltratado, porque todo el mundo tiene en general los mismos grandes esquemas valorativos de la vida, todo el mundo espera los mismos objetos de privacidad. ¿En todos estos años como psicólogo y criminólogo ha tenido amigos psicópatas? ¿Amigos? No. ¿En su entorno laboral ha conocido a algún psicópata? ¿Cómo actúa? Sí, me alejo de él. Prestando atención al resultado de sus actos, no a lo que dice. ¿Las consecuencias y efectos de la crisis económica han generado más asesinos múltiples? La clave no está en que la estructura sea injusta, sino en que hay personas que desarrollan una forma de interpretar los acontecimientos de la vida de una manera que resultan intolerables, es la semilla del asesino múltiple. ¿Qué papel juegan las redes sociales? El efecto de las redes es más el efecto de imitación, junto con el efecto captación. ¿Está el fanático enamorado de una idea? Por definición, el fanático tiene tres características fundamentales: no usa el pensamiento crítico, es seguidor a muerte de algo; lo que pretende es la certidumbre absoluta, no utilizar el pensamiento crítico, Alá es el dios verdadero y el resto son infieles. Una segunda característica es que solo te juntas con gente que piensa como tú, No estás expuesto a mensajes que puedan hacerte reflexionar. En tercer lugar, el fanático es una persona que difícilmente se desarrollará como un ser humano. No lo definiría como enamorado, sino con estas tres razones. ¿Por qué no hay apenas ataques múltiples en España? No hay ataques masivos en España porque es un país con pocos homicidios, aquí los problemas se resuelven con insultos y puñetazos, no a tiros. Las armas de fuego son muy complicadas de encontrar. Los asesinatos múltiples aquí se centran más en víctimas específicas, gente con la que tienes agravios, con las que tú tienes turbulentos negocios ilegales, aquí en España el tiroteo masivo no existe.
1
...