Infortelecom

Noticias de africa subsahariana

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Lucrarse a costa de los inmigrantes en Turquía
Emmanuel trata de hacerse entender con el vendedor turco para comprar pasta de dientes. Este joven congoleño viaja con otras tres personas del África subsahariana, con los que se hospeda en una barata pensión del barrio de Basmane, en Esmirna, la principal ciudad del oeste de Turquía. Este barrio, plagado de pequeños hoteles, es un conocido punto de encuentro entre traficantes y refugiados e inmigrantes. «No, no queremos ir a Grecia, somos turistas», responde Emmanuel y se refugia rápidamente en su pensión. A pocos metros un hombre iraquí, pegado a su teléfono móvil, espera cerca de la puerta del hotel Derya. Dentro, según Ahmet, el recepcionista, hay en esos momentos 14 kurdoiraquíes. «Ahora duermen todos», susurra el hombre de mediana edad. «Antes había muchísimos más, pero sí, sigue habiendo refugiados. Se suelen quedar en el hotel como mucho 14 o 15 días». «El Gobierno utiliza a los refugiados como baza para mostrar a la UE que pueden enfrentarse a otra crisis en cualquier momento»Ilke ?anlier Yüksel Los comercios cercanos también siguen aprovechándose de los refugiados mediante la venta de chalecos salvavidas, que son en realidad pedazos de corcho blanco cubiertos del plástico naranja. El precio se puede regatear; hasta 70 liras (unos 20 euros) rebaja el vendedor. En la mayoría de establecimientos ya solo se muestran en la trastienda, aunque todavía se ven escaparates plagados de ellos. Antes del pacto entre Turquía y la Unión Europea, en las callejuelas de Basmane era fácil encontrar a conseguidores de viajes, es decir. Hoy se han vuelto más elusivos. Hace unos días uno de sus colegas, un ciudadano turco, fue condenado por la Justicia griega a 63 años de cárcel y a una multa de 400.000 euros. ¿Por qué entonces siguen funcionando las mafias? «La respuesta es política», apunta a ABC Ilke ?anlier Yüksel, académica del Centro de Investigación de la Migración de la Universidad turca Koç. «El Gobierno está utilizando a los refugiados como baza para mostrar a la UE que pueden enfrentarse a otra crisis en cualquier momento. Eso es por lo que, pienso yo, no están deteniendo por completo el tráfico». Siguen las muertes Aunque en territorio turco nadie se considera culpable, el negocio con los refugiados e inmigrantes sigue cobrándose vidas. El número de llegadas a las islas griegas se ha reducido a una media de menos de 100 personas diarias, pero las muertes no se han detenido por completo. El pasado 20 de diciembre cuatro niños y una mujer se ahogaron cerca de la localidad turca de Ayvalik al hundirse el barco con el que intentaban llegar a Lesbos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La guardia costera libia ha rescatado este jueves al menos 23 personas víctimas de un último naufragio en el Mediterráneo a pocos kilómetros de la costa africana, mientras otros 97 refugiados y emigrantes continúan desaparecidos aunque, según las autoridades locales, "probablemente" hayan perecido ahogados. El portavoz del cuerpo marítimo, Ayoub Qassim, señaló que los supervivientes, todos hombres de diferentes nacionalidades africanas y que habrían partido desde Libia en busca de un futuro mejor en Europa, fueron rescatados a tan sólo 10 kilómetros de la costa en Gargaresh, un suburbio al oeste de Trípoli. Entre el casi centenar de desaparecidos habría «al menos 15 mujeres y 5 niños», añadió. Los desaparecidos «probablemente han muerto», aunque las malas condiciones climáticas han impedido el rescate de los cuerpos. La guardia costera libia recibió en la mañana del jueves una llamada de auxilio proveniente del bote, en el que según testimonios de los supervivientes recopilados por las autoridades locales se agolpaban al menos 120 personas. La embarcación, de un precario material inflable, «colapsó completamente» pocos kilómetros mar adentro tras iniciar su travesía con destino Italia, cuyas costas han recibido más de 24.000 emigrantes tan sólo en los tres primeros meses de 2017, frente a los 18.000 del mismo periodo en 2016. Los supervivientes de este último naufragio fueron encontrados amarrados a los restos de la embarcación hinchable. «Lo que sucedió - ha relatado Qassim- fue que la base del bote se abrió y la embarcación se hundió rápidamente». Cerca del 90% de las llegadas por mar a Italia provienen de Libia, a apenas unas horas en bote através del Mediterráneo, que salen de puertos de la costa noroccidental libia como Zuara o Sabratha. Pese a que la ruta del Mediterráneo Central es una de las más peligrosas, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), las pequeñas chalupas sobrecargadas de emigrantes, la mayoría provenientes de países de África Subsahariana como Senegal, Eritrea, Gambia o Sudán no dejan de aumentar, especialmente con con el buen tiempo primaveral. Casi 600 refugiados y migrantes han muerto o desaparecido tras embarcarse desde Libia en 2017, informó la OIM a finales de marzo. Fayez Al Serraj, líder del Gobierno de Unidad Libio auspiciado por las Naciones Unidas pero con poco poder efectivo sobre el terreno y que se enfrenta a otros gobiernos rivales en Bengasi y Trípoli, denunció el miércoles las «promesas vacías» de la Unión Europea a la hora de controlar la emigración. «Necesitamos urgentemente más ayuda profesional, para poder proteger y controlar las costas», señaló en una entrevista con el periódico Bild.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Más de 40 millones de personas son víctimas de esclavitud en 48 países
La venta de seres humanos en Libia ha provocado un escándalo internacional y ha removido conciencias al ver cómo la esclavitud emergía a pocos kilómetros del considerado primer mundo. Una esclavitud reconocible pues se acerca a la imagen de la practicada en siglos anteriores: la venta de personas a cambio de dinero. La esclavitud no es algo que haya desaparecido en el siglo XXI. En todo caso ha cambiado su definición. Si la revelación realizada por la CNN sobre la venta de inmigrantes en Libia ha producido un eco mundial, entre dirigentes, organismos internacionales y medios de comunicación, no produjo el mismo efecto el último informe sobre las cifras de la esclavitud moderna, conocidas hace un par de meses y que la sitúa en la ignominiosa cifra de 40,3 millones de personas. Sí, más de cuarenta millones de seres humanos son víctimas de la esclavitud, según el estudio impulsado por la Organización Mundial del Trabajo (OIT) y la Fundación Walk Free, en colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha recogido datos de 48 países (en algunos no ha sido posible acceder a la información). El informe enmarca dentro de la denominación de esclavitud moderna todas aquellas situaciones «de explotación que una persona no puede rechazar o abandonar debido a amenazas, violencia, coacción, engaños y/o abuso de poder». E incluye en ella a las víctimas del trabajo forzoso, la servidumbre por deudas, el matrimonio forzoso, la trata de personas.. El estudio está enfocado prioritariamente en dos de ellos: el trabajo forzoso y el matrimonio forzoso. «En cualquier día del año 2016 es probable que haya más de 40 millones de hombres, mujeres y niños obligados a trabajar contra su voluntad bajo amenazas, o viviendo en un matrimonio forzoso al que no habían prestado consentimiento». Esto es, el año pasado 5,4 de cada 1.000 personas de todo el mundo eran víctimas de esclavitud moderna. Por géneros: un 71% de las víctimas serían mujeres o niñas; y por edades, el 25% serían menores. De esa cifra global, 24,9 millones de personas estarían sometidas al trabajo forzoso (16 millones corresponden a la economía privada); y 15,4 millones sufrirían un matrimonio forzoso (el 44% antes de los 15 años). La mayor incidencia tendría lugar en África, seguida de la regiones de Asia y el Pacífico. Según el Convenio firmado en Ginebra sobre el trabajo forzoso, aprobado por la OIT en junio de 1930 y que entró en vigor dos años después, se designa como tal «todo trabajo o servicio exigido a un individuo bajo la amenaza de una pena cualquiera y para el cual dicho individuo no se ofrece voluntariamente». Fuente de ingresos ilegales El trabajo forzoso supone una fuente de ingresos muy importante para la economía privada. Según cifras de la OIT, en 2012 las ganancias ilegales procedentes del trabajo forzoso (entonces se contabilizó en 21 millones de víctimas) ascendía a 150.000 millones de dólares. Esta cifra demuestra que el convenio de 1930 ha sido respetado de manera desigual en los diferentes puntos del planeta, provocando el desplazamiento de los centros de producción. Una niña afgana, trabajando en una fábrica de ladrillos en la provincia de Nangahar (Afganistán) - REUTERS Mientras en Europa se han endurecido las leyes que castigan a quien infringe la normativa; hay otras regiones donde apenas se ha implementado, como la de Asia-Pacífico, la más extensa y populosa del mundo y también la que reúne al mayor número de esclavos modernos: 30.435.300 personas, lo que supone el 66,4% del total. Víctimas que se ven obligadas a trabajar en sectores de la construcción, el servicio doméstico, la agricultura y el textil. En este apartado se incluye también a los niños soldados reclutados por los talibanes en Afganistán. 130 millones de niñas En estos 30 millones se tienen en cuenta además a las víctimas de matrimonios forzosos, que afecta principalmente a menores y que es práctica frecuente en países como India, Bangladés, Nepal, Pakistán e Indonesia. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), de no frenarse esta tendencia, 130 millones de niñas habrán sido obligadas a casarse en el sur de Asia antes de alcanzar el año 2030. Es en esta región donde se encuentra el país que encabeza el ránking de países con mayor número de esclavos modernos, la India, con 18.354.700 de personas; seguida por China (3,3 millones), Pakistán (2,1 millones), Bangladés (1,5 millones) y Corea del Norte (1,1 millones). El gobierno de este último país, que criminaliza la economía de mercado, utiliza sin embargo a sus emigrantes para enriquecerse con la ganancia de sus trabajo en otros países, como China, Rusia, Angola, Camboya, Etiopía, Malasia o Qatar. Según la información recogida por varias ONG, el trabajo forzoso generaría a las arcas de Kim Jong-un 2.300 millones de dólares al año, frente a los entre 120 y 150 dólares que recibiría cada trabajador al mes, tras sufrir jornadas de hasta 20 horas de trabajo. Los matrimonios forzosos es una práctica habitual en Pakistán y en la India, entre otros países - REUTERS La segunda región más afectada por la esclavitud es el África subsahariana, con 6.245.800 personas, que representa el 13,6% del total. Aquí la lista la encabeza Nigeria (875.500 personas), seguida de la República Democrática del Congo (873.100) y Sudán (454.700). Además del trabajo forzoso, el informe denuncia la violencia sexual y la explotación infantil. Así, se ha demostrado la práctica sistemática de violación de mujeres y chicas en los campos de refugiados en Sudán del Sur, como forma de pago a los soldados. Mientras que en Ghana se estima que trabajan obligados 21.000 menores en el sector de la pesca. En el resto de la región, muchos menores varones son reclutados a la fuerza como milicianos, por parte de los talibanes; en tanto las niñas son obligadas a realizar trabajos domésticos o sufren explotación sexual. Le siguen en porcentaje de población que sufre esclavitud la región de Oriente Próximo y el Norte de África, con un 6,4%, en la que destacan países como Egipto, Irán y Qatar; la región de Rusia y Asia Central, con un 6,1%, y en los que encabezan la lista Uzbekistán, Rusia y Ucrania. Tampoco se libran de esta lacra las dos Américas (norte y sur), a las que les corresponden un 4,7%. El país con mayor número de esclavos en estos dos continentes es México, seguido de Colombia, Perú y Venezuela. Refugiados y mafias Cierra el ránking Europa, con un 2,7%, que se traduce en 1.243.000 personas víctimas de la esclavitud. El informe subraya como causa el incremento de la llegada de refugiados al Viejo Continente, huyendo de la pobreza y de las zonas de guerra (Siria, Irak, Afganistán). Una población migratoria muy vulnerable que cae en las redes de mafias criminales que se enriquecen con el tráfico de personas (80% de ellas son mujeres o niñas). Turquía es el país europeo con mayor número de víctimas, con 480.300 personas; seguido de Polonia, donde la comunidad más afectada en lo que se refiere a trabajo forzoso es la vietnamita, con jornadas de 12 a 13 horas, seis días a la semana. También hay que destacar el incremento de matrimonios forzosos en Europa, consecuencia de las migraciones y del multiculturalismo. Entre los países que menos esclavitud moderna tienen se encuentran, entre otros, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Irlanda, Noruega, Suiza, Austria, Suecia, Bélgica, Canadá, Alemania, Francia, Inglaterra y España. Los diez países con más esclavitud en el mundo 1- INDIA: 18.354.700 personas 2- CHINA. 3.388.400 3- PAKISTÁN: 2.134.900 4- BANGLADES. 1.531.300 5- UZBEKISTÁN. 1.236.600 6- COREA DEL NORTE: 1.100.000 7- RUSIA: 1.048.500 8- NIGERIA: 875.500 9- REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO: 873.100 10- EGIPTO: 572.900
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Recuperar la atención hacia los Balcanes, prioridad de la primera presidencia búlgara de la UE
Bulgaria, que asumirá el próximo 1 de enero la presidencia semestral del Consejo de la UE, por vez primera desde su ingreso en el club comunitario hace diez años, se ha marcado como una de sus prioridades recuperar la atención europea hacia los Balcanes Occidentales, según explicó ayer en Madrid el embajador búlgaro, Ivan Kondov. Kondov, que estuvo acompañado de la consejera política de la Embajada, Elisaveta Simeonova, señaló que la Presidencia búlgara se ha marcado cuatro objetivos sobre los que trabajar: la seguridad y estabilidad; la economía digital; las políticas de cohesión y los Balcanes. Sobre este último punto, anunció la celebración de una Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno sobre los Balcanes Occidentales, que tendrá lugar el 17 y el 18 de mayo en Sofía, para tratar de que la UE vuelva a mirar hacia esa región, «porque -recordó- después de que hace veinte años sucedieran allí cosas tremendas, ahora ha quedado fuera del foco de atención, mientras persisten problemas que no se ven en la superficie». Insistió el embajador en que si la UE presta más atención a los países de los Balcanes que quieren adherirse a ella, será un acicate para que emprendan las reformas económicas, política o judiciales que son necesarias para que puedan logar su objetivo. No obstante, reconoció que la situación de cada uno de esos países, que aún no forman parte de la UE ? Serbia, Montengro, Macedonia, Albania, Bosnia o Turquía- es diferente. Por lo que respecta a las políticas de cohesión, que se verán afectadas por la retirada del Reino Unido de la UE, señaló que será una cuestión a debate en la discusión del marco financiero plurianual a partir de 2020, y recordó que Bulgaria y España, como países receptores comparten el deseo de evitar una reducción de los fondos, arbitrando alguna fórmula que pueda ser aceptada por todos los Estados. Agregó que Madrid y Sofía se oponen a la postura «dura» de Alemania, que aboga por establecer las políticas de cohesión en base al nivel de desarrollo, y apuestan por un criterio que tenga en cuenta los resultados. En el terreno migratorio, Bulgaria considera positivos los acuerdos de partenariado establecidos con países del África Subsahariana, y abogará por que se extiendan a naciones de Asia Central y Oriente Próximo, que tienen importantes flujos migratorios hacia los Balcanes Occidentales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron quiere a Londres en la Defensa Europea aunque abandone la UE
Emmanuel Macron espera que, aunque abandone la UE, el Reino Unido participe activamente en el relanzamiento de la Defensa Europea, en estrecha cooperación con Francia, Alemania, Italia y España, para responder al doble desafío de las amenazas terroristas y el alejamiento estratégico de EE.UU. El presidente francés ha elaborado un ambicioso proyecto multilateral, con estos pilares: «cooperación estructural permanente», «creación de un fondo europeo de la defensa para financiar proyectos comunes», «iniciativa europea de defensa», «creación de una fuerza de intervención común, con un presupuesto y una doctrina común de intervención en el exterior». A juicio del presidente francés, es urgente relanzar la Defensa Europea porque la lucha contra el terrorismo se anuncia larga y compleja al tiempo que Trump confirma su distanciamiento de la seguridad de Europa. «Ante tales evidencias -estima Macron-, Europa debe tomar conciencia de su fragilidad y de la necesidad de actuar colectivamente para asegurar nuestra soberanía común». Macron y Theresa May, primera ministra británica, ya discutieron sobre Defensa durante su primer encuentro, en el Elíseo, el verano pasado. El presidente francés comenzó a dar forma a sus proyectos en su discurso de la Sorbona, en septiembre pasado, y continuará matizando sus proposiciones en la cumbre franco-británica del jueves que viene, durante la conferencia excepcional que pronunciará en la Royal Military Academy de Sandhurst. En su día, Theresa May y Macron acordaron que el Brexit «no debía perturbar» la cooperación militar entre las dos grandes potencias atómicas de Europa -Francia y el Reino Unido-, matriz de todos los proyectos de la seguridad y defensa europea. En tanto Macron ha seguido negociando con Angela Merkel, Mariano Rajoy y Matteo Renzi y Paolo Gentiloni los posibles «contornos» de la futura seguridad y defensa común. A juicio del presidente francés, los intereses superiores del Reino Unido y los aliados europeos exigen seguir avanzando. Inmigración y Brexit son dos problemas mayores para el futuro de Europa. Pero el alejamiento de Washington y las amenazas de nuevo cuño, presentes en todas las fronteras de Europa, exigen una respuesta común. Potencia militar Los aliados europeos ya cooperan en varios escenarios exteriores (África subsahariana, Mediterráneo, Oriente Medio). Pero, a largo plazo, la seguridad común solo será sólida y creíble contando con el Reino Unido, potencia atómica, con uno de los presupuestos militares más importantes de Occidente. En el terreno estrictamente bilateral, la cooperación militar franco-británica se rige por la declaración de Saint-Malo (1998) y el Tratado de Lancaster House firmados por Nicolas Sarkozy y David Cameron el 2 de noviembre de 2010. Macron espera de Theresa May «avanzar» y lanzar «nuevas iniciativas», en esa estela, convencido de que Londres debe ser uno de los pilares la defensa europea pase lo que pase con el Brexit. Macron estima que el Brexit no debe romper una alianza histórica, capital en la historia de la seguridad de Europa durante el siglo XX. París y Berlín estudian un proyecto de avión de combate europeo. Las negociaciones seguirán avanzando cuando el nuevo Gobierno alemán entre en funciones. París y Madrid ya cooperan en Malí y otros frentes. Esa cooperación debe ampliarse. París y Roma comparten con Madrid intereses comunes en el Mediterráneo. Hasta ahora firmes aliados, París y Londres discuten los contornos de un pilar europeo de seguridad que suscita reservas de fondo en Washington.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El espionaje italiano avala que la ruta migratoria se desvía a España
Los traficantes de seres humanos tienen ahora en su punto de mira a España como destino para su despreciable negocio con los inmigrantes. «Los números hablan claro, con amplia satisfacción del ministro del Interior Salvini: la ruta libia se está visiblemente cerrando disminuyen las salidas y los desembarcos. Por el contrario, crece la ruta marroquí-española y, parcialmente, la tunecina», destaca en su primera página «La Stampa», periódico riguroso que cita fuentes de los servicios secretos italianos. Desde hace unas semanas, algunos medios han advertido que se estaba produciendo un cambio notable en las vías de los inmigrantes para su aventura de atravesar el Mediterráneo camino de Europa: los traficantes dirigían su «mercancía» hacia España. Ahora se confirma plenamente con datos. «Sobre la mesa del gobierno ha llegado un informe actualizado de nuestros servicios de inteligencia. Se asegura que la estrategia de cierta ?maldad? del gobierno está funcionando -escribe La Stampa-. Las salidas de los puertos libios se van reduciendo y la Guardia costera libia es más eficiente con respecto a hace un año. Sobre todo, al poner fuera de juego a los barcos humanitarios de las ONG, de hecho ese factor de atracción ya no existe». En la práctica, esto supone que los traficantes de seres humanos saben que ya no es suficiente poner en el mar una lancha neumática, en parte desinflada, con un motor incapaz de llegar a las costas italianas y con poco carburante. Ahora los traficantes son conscientes de que necesitan muchos más medios. Por ejemplo, necesitan embarcaciones, aunque sean viejos pesqueros, capaces de atravesar el mar con motores adecuados, y, en definitiva, se requiere contar con marineros en condiciones de dirigir una nave. Todo esto representa algo completamente distinto a lo que venían haciendo los traficantes en los últimos años: compraban a bajísimo coste lanchas neumáticas de fabricación china, algunas ya viejas, y las llenaban de inmigrantes hasta rebosar, sabiendo que no podían llegar muy lejos. Obviamente, los traficantes libios se pueden adaptarperfectamente a esta nueva situación, pero necesitarán tiempo. En todo caso, el informe de los servicios secretos italianos va más allá de la situación libia y alarga el horizonte de actuación de los traficantes de seres humanos. La nueva ruta El dossier de los servicios de inteligencia italiana precisa que se están reduciendo notablemente los números de pasajeros por Níger, un paso de tránsito que hasta ahora parecía obligado para unir los países del África subsahariana con Libia. El informe aporta esta conclusión destacada por «La Stampa»: «Los traficantes de seres humanos, esa miríada de gente sin escrúpulos que a cualquier nivel y en cualquier etapa se lucra sobre la desesperación de los inmigrantes, ha llegado a la conclusión de que la ruta libia, por el momento, no funciona y se están reorientando rápidamente. Mejor dirigirse hacia Marruecos, para después hacer el salto hacia Europa llegando a España. Y también, pero en segundo plano, vale la pena mirar a Túnez». Estas valoraciones de la inteligencia italiana son confirmadas también por Frontex, la agencia europea que vigila las fronteras externas de la Unión Europea. «En el mes de junio -escribe Frontex- por primera vez la llamada ruta del Mediterráneo occidental -la que pasa por Marruecos y España) se ha convertido en la más activa entre las rutas de inmigración hacia Europa. El número de inmigrantes que ha entrado en España ha crecido hasta un 166 % con respecto a los números de hace un año. Se han registrado 6.400 llegadas solo en junio. En la primera mitad del 2018, ha habido 14.700 inmigrantes irregulares que han atravesado esta ruta del Mediterráneo occidental (la de Marruecos y España)», apunta un informe de la agencia europea citado por «La Stampa». Malienses y guineanos En esta ruta hay muchos ciudadanos marroquíes, pero a la cabeza de las estadísticas están los inmigrantes de Mali y de la República de Guinea. La Organización Internacional para las migraciones (OIM) aporta estos datos que confirman la nueva ruta de los traficantes. Desde el primero de enero al 29 de julio, han llegado a España 22.858 inmigrantes irregulares; en el mismo periodo del 2017 la cifra fue de 6.513. Solo en el mes de julio 7.782 personas han llegado a España. «Las noticias de última hora -escribe ?La Stampa?- hablan de una carrera hacia España: 1.200 inmigrantes entraron por el estrecho de Gibraltaren en tan solo un fin de semana. Y los centros de acogida españoles se han llenado hasta lo imposible. Precisamente, parece que estemos viendo las crónicas italianas de hace un par de años». En definitiva, cambia la ruta de los traficantes de seres humanos, en gran medida porque Italia está teniendo muy buenos resultados en materia de inmigración tras sus acuerdos con Libia, ratificados con un viaje del vicepresidente del gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini. La última prueba la hemos tenido en esta semana: el remolcador «Asso 28», con bandera italiana, rescató a 108 inmigrantes y los devolvió a Libia. Hace tan solo unos meses, el remolcador los hubiera traído a Italia.
7