Infortelecom

Noticias de africa subsahariana

25-05-2016 | Fuente: abc.es
Mbuyi Kabunda: «En España se pensó que cualquier africano enfermo tenía ébola»
Gracias a un micrófono abierto se ha sabido lo que David Cameron, primer ministro británico, piensa de ciertos países ante la Reina Isabel II. Aunque otras partes de la «pillada» fueran más mediáticas, que dijera que Nigeria era un país «increíblemente corrupto» volvió hacia él como bumerán directo a la conciencia del 'premier' británico y su país. «Reconozco que Nigeria es un país corrupto, un mal que afecta tanto a países desarrollados como en desarrollo, así que no quiero que pida disculpas. Prefiero que nos devuelva todo lo robado de Nigeria, retenido en los bancos británicos. Esto es más útil que una disculpa», dijo Muhammadu Buhari, presidente nigeriano, refiriéndose al caso de Diepreye Alamieyeseigha, antiguo gobernador del estado petrolero nigeriano de Bayelsa, que fue detenido en Londres acusado de lavado de dinero en 2005, pero escapó disfrazado de mujer. Portada del Especial África 2016 de Mundo Negro- M.N. Epítome de las contradicciones históricas del continente, este pasaje fue recordado en la presentación del especial de la revista de los Misioneros Cambonianos, «Mundo Negro», que sale cada tres años y ha sido presentado con motivo del Día de África, con el tema de «los Derechos Humanos, especialmente los de la Mujer». Cada 25 de mayo se conmemora la creación de la Unión Africana, una organización regional que agrupaba a los países del continente africano. Mbuyi Kabunda, profesor congoleño y presidente de la Asociación de Africanista, ha hablado con ABC tras presentar esta publicación -auténtica biblia de un continente con 1.250 millones de personas-. «Ya está bien de reducirnos a ecuaciones y a cobayas. Se han probado todos los modelos económicos y han fracasado porque no se ha contado con la participación de los propios africanos. Llama la atención que haya 700 millones de móviles en África, en zonas donde no tienen ni agua potable. Se está explotando a los más pobres», exclamó Kabunda en la presentación de la revista. Es un hombre que sorprende por su altura -no solo física-, su locuacidad y cercanía. A lo Fraga, tiene todo un continente en la cabeza. Lleva varias décadas en España, ahora al frente del Grupo de Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid, lo que le hace una de las voces más autorizadas para hablar de África. Pero no como un país (sic), sino como una potencia emergente que en veinte años tendrá más mano de obra que China e India juntas, y que tiene, como evocó Buhari, también los problemas de Occidente más allá de los tópicos: 1,7 billones de dólares se han fugado de África. ?Cuando se piensa en mujeres en África, uno imagina a una mujer sometida al hombre. Sin embargo, en zonas deprimidas como Kibera (Kenia), uno de los mayores barrios chabolistas de África, la mujer es muchas veces quien saca adelante a la familia como pueden, mientras que sus maridos se pasan el día charlando con sus amigotes y mascando 'khat' (planta con un poderoso efecto narcótico que, al ser mascada, genera un estado de euforia leve). ?Así es. Me gusta hablar del dinamismo de África precisamente por los jóvenes y la mujer. Ellas han tomado las riendas para mantener a los hombres que se ven sumidos en el alcohol y la droga. Es esta imagen que no se ve. Predominan los tópicos de la mujer abandonada y maltratada, no esta dimensión de la mujer en la sociedad africana. ?Se han reportado casos en África del Norte que toman como esclavas a mujeres subsaharianas que han emigrado en busca de oportunidades. ¿Qué conoce del tema? ?Lo he denunciado más de una vez, incluso con amigos marroquíes. La lectura que se hace de Marruecos es que es un país cosmopolita. Esto no es muy cierto. Las mujeres subsaharianas han sido violadas y maltratadas en el Magreb. Dicen que aquí los españoles son racistas. No, racismo hay en esta zona y este es un problema que nadie quiere reconocer. Mbuyi Kabunda- África Imprescindible ?¿Hace bien Europa en aliarse con dictaduras africanas para controlar la inmigración? ?Ejemplos de esto son Mauritania, Marruecos y Mali. Europa ha encargado a los países de África del Norte ser gendarmes para luchar contra la inmigración. Lo que se ha conseguido además de impopular, el expresidente de Senegal (Abdoulaye Wade) perdió la reelección por recibir dinero, ha sido oprimir al pueblo. Confiar a los países este papel supone un empeoramiento de los derechos humanos y apoyar a estos países no democráticos es irresponsable. ?¿Por qué en países como Egipto no se sienten africanos? ?Desgraciadamente, esto es así. Los magrebíes, marroquíes, libios, argelinos, tunecinos, mauritanos no se ven como africanos y los egipcios, por ejemplo, se consideran árabes. A los subsaharianos los consideran el pariente pobre. Desprecian en general a la población de esta parte del continente. Los africanos somos nosotros, se han referido así. ?En la crisis del ébola, ¿sintió que en España se creía que cualquier africano enfermo podía ser un peligro? ?Efectivamente, se pensó que todos podían tener el virus. Es el temor que existe en el norte, en España y en Europa en general. Muestra la generalización, una visión abusiva, simplista, sobre estos temas. No se suele considerar África un continente plural, sino que se habla de los africanos en general. ?Durante la pasada Copa África de fútbol, pese a que su selección no se había clasificado para la competición continental, aficionados kenianos apoyaban en los bares a casi cualquier selección subsahariana si esta se enfrentaba a los equipos del Magreb. ¿Cómo ve esto? ?Eso es cierto y es curioso. Hay una especie de concienciación entre el África Subsahariana que se ve en los partidos de fútbol, de revancha histórica en la Copa África. Es vengarse de una forma u otra contra ellos. Retransmisión en un bar de Mombasa (Kenia) de un partido de la Copa África 2015 de fútbol- A.ALAMILLOS/F.J.CALERO ?En centros comerciales de África Oriental puede verse que el propietario de la tienda es indio pero los trabajadores son locales. ¿Qué papel juega India frente al impulso de China en la región? ?Son rivales en el continente africano, intentan ocupar el lugar predominante. India está muy presente en países de África Oriental como Kenia y en la parte austral, como Sudáfrica. India necesita al igual que China materias primas pero no puede competir con esta superpotencia que la supera con creces. Por ello, busca ventaja comparativa en la informática, farmacéutica y la agricultura hasta cierto punto. Son aspectos que China ha abandonado. Quieren crear un nuevo orden y cooperan para ello pero luego son rivales. China siempre se opone a su candidatura al Consejo de Seguridad de la ONU porque India está del lado de EE.UU. para perjudicar los intereses chinos. «Europa no quiere negritos» Kabunda ha contrapuesto la relación de la «Europa colonial» -«Europa no quiere negritos»- con China -«se lleva a los mejores estudiantes, mi sobrino está allí estudiando ingeniería». Los chinos han construido «las infraestructuras que Europa no quiso hacer en décadas», dice. Que miran a África como socio de igual a igual por sus materias primas, pero que también están favoreciendo la desigualdad. Según el africanista congoleño, Pekín admira a sus gobernantes y rechaza a sus pueblos, y con sus inversiones está dando un balón de oxígeno a muchos dictadores. Preguntado por la construcción china de un tren de 3.600 kilómetros que dentro de dos años tiene previsto unir Mombasa con Nairobi, Kampala, Juba y Kigali, Kabunda asegura que no se puede hablar de cooperación regional si no hay un buen sistema de comunicación e infraestructuras. «El comercio interafricano solo supone el 10%, no tenemos nada, producimos lo mismo y no tenemos nada que intercambiar». ?¿Piensa que Estados Unidos se ha olvidado de África? ?EE.UU. no se ha olvidado de África, todo lo contrario. Sigue siendo uno de los grandes protagonistas en el continente. Rivaliza de manera férrea para apoderarse de las materias primas, especialmente del petróleo. Importa del Golfo de Guinea el 20 por ciento de su petróleo. Un actor así no se puede olvidar de África, no le interesa. ?Según datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri, su sigla en inglés), el gasto militar en África ha aumentado más rápidamente que en cualquier otra parte del mundo en la última década, a excepción de Europa del Este. ¿Por qué esto? ?Claro, con Africom (Mando Combatiente Unificado del Departamento de Defensa de EE.UU. en África, excepto Egipto). A EE.UU. le interesan cuatro regiones: el Sahel para luchar contra el terrorismo islámico, el Golfo de Guinea para proteger el petróleo, el cuerno de África por el terrorismo yihadista y África Austral por las materias primas y proteger la ruta del cabo comercial. ?Desde la llegada de Buhari, presidente musulmán de Nigeria, los terroristas de Boko Haram no solo han detenido su avance, sino que han retrocedido extensas posiciones en el norte del país. ¿Qué balance hace de su año de mandato? ¿Y del papel que juega EE.UU. en la lucha contra el terrorismo en este país? «Jonathan Goodluck era un incompetente, incluso no quiso luchar contra Boko Haram para justificar su presencia en el poder, seguir, y decir "mi principal objetivo es Boko Haram"» ?Buhari ha intensificado la lucha armada, su predecesor Jonathan Goodluck era un incompetente, incluso no quiso luchar contra Boko Haram para justificar su presencia en el poder, seguir, y decir «mi principal objetivo es Boko Haram». En su mandato, se extendió y renació. Y Buhari cuando lanzó el golpe de estado en los ochenta, un militar muy conocido por su rigor y seriedad. Ha puesto medios para luchar contra Boko Haram y el apoyo de los países vecinos. Boko Haram ha sufrido golpes muy fuertes. Una o dos niñas han aparecido y se han golpeado controlado centros que estaban en manos de Boko Haram. Estados Unidos es al mismo tiempo el socio de Nigeria para combatir el yihadismo en el Sahel pese a la retirada del apoyo militar por la corrupción. No es un problema de jerarquización, sino de prioridades. Es un estado que ha sido muy corrupto. ?¿El salafismo -corriente más extremista y violenta del islam- está ganando terreno en África? ?El sufismo, que es el islam tolerante, es la corriente que predomina en el continente. Aunque el salafismo ha estado a punto de ganar en Mali. Por primera vez apoyé una intervención militar extranjera cuando los franceses salvaron Mali tras imponerse a los terroristas. Hay que recuperar la vida que pretenden arrebatarnos aquellos puristas del pasado, los sufistas dicen de adaptarse, los salafistas piensan que a los sufistas hay que convertirlos. Sin la victoria de Mali, se hubiera llegado a un genocidio y una limpieza étnica. ?¿La Corte Penal Internacional (CPI) solo persigue a líderes africanos como alegan estos gobernantes? ?Estaba enseñando ayer (por el lunes) a mis alumnos, el fracaso de los Tribunales africanos, que no se han llevado a nadie en un continente que proliferan los delitos de lesa humanidad, por tanto la CPI actúa, hay dos errores que se han cometido para echar por tierra el argumento que es un tribunal racista: la fiscal es una mujer de Gambia, Fatou Bensouda, y si los africanos están delinquiendo, ¿se les debe dejar por ser africano? Solo tres juicios se han llevado a cabo desde que existe el tribunal desde 2002. El CPI depende de la colaboración de los estados, no tiene su propia policía, que se niega a colaborar. Hay un mandato de captura de Omar al Bashir y circula libremente por el continente africano. El CPI no puede actuar si los estados no colaboran y no tienen su propia policía. Principales enemigos ?Además del terrorismo, insiste en los modelos económicos aplicados desde fuera.. ?La deuda ha pasado en muchos casos de 120% a 25 en muy poco tiempo. En lugar de resolver sus problemas internos han pagado la deuda. El petróleo ha bajado pero lo demás se ha mantenido, incluso el coltán ha subido. Son varios agentes. Con las guerras se pierde un 2% de crecimiento, el precio alto de materias primas cuando sufre una caída baja un 1%. Cuando se han arreglado todos esos problemas han permitido el crecimiento hasta cierto punto. ?¿Frenará el yihadismo el crecimiento africano, que se prevé en torno al 4,4%? Los yihadistas quieren imponer su visión del pasado y África debe luchar contra ellos con las armas del Estado de derecho para que no puedan extender las dictaduras. Pero el mismo fundamentalismo está también en lo económico. Estos son los dos principales enemigos de África, las organizaciones internacionales que pretenden el saqueo de África y el yihadismo. ?La revista, como ha comentado usted, repite imagen en la portada y contraportada pero con los colores a la inversa, como una metáfora de las luces y las sombras. ¿Puede decirme tres luces y tres sombras? ?Positivos: dinamismo de los jóvenes y de las mujeres. África sigue teniendo la mayoría de la población rural (cuarenta tanto por ciento urbanizando es una amenaza). Y el África popular desde abajo mantiene su idiosincrasia, sus valores. Negativos: Mimetismo, sigue el modelo importado de Occidente. Otro punto negativo es la falta de actuación de los pueblos africanos para cambiar las cosas. Burkina Faso, Senegal y hasta cierto punto República Democrática del Congo han cambiado, pero los pueblos no están implicados en la búsqueda del cambio. Por último, si no se ha cambian las economías coloniales, buscando una mayor diversificación, no habrá desarrollo.
13-04-2016 | Fuente: abc.es
La hiperinflación en Venezuela sigue la senda de la peor dictadura africana
Con las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre Venezuela, comparar al país latinoamericano con Zimbabue no parece tan descabellado. Hace unos días, un analista del semanario británico «The Economist» le planteaba un juego al lector: buscar las diferencias entre la Venezuela de Maduro y la Zimbabue de Mugabe. Regímenes dirigidos bajo la utopía socialista («The Economist» considera al primero régimen híbrido y al segundo, dictadura) que tienen un denominador común: la hiperinflación. Según el FMI, la inflación del país latinoamericano será de 481,5% en 2016, frente al 121,7% de 2015. Pero la debacle aumentará en 2017 si sigue esta senda y subirá hasta un 1.642,8%, de promedio, y de 2.200 de proyección anual. La previsión, al menos para 2016, parece ser menor de la que muchos apuntaban. «Se quedaron cortos, se decía 700%», subraya a ABC el economista venezolano Alexánder Guerrero. El fantasma de la hiperinflación no aparece de repente con estos datos. En septiembre, la agencia de calificación Moody's fue de los primeros organismos en advertir su comienzo. La calificadora afirmaba por entonces que desde que el gobierno tomó la decisión de suprimir las estadísticas es muy difícil hacer un cálculo de la inflación. Inflación alta y sin control, precios que suben semanalmente, déficit fiscal financiado con la impresión constante de dinero, desconfianza en la moneda y nulo poder adquisitivo. Estos eran los síntomas que apuntaba Runrun.es de la incipiente hiperinflación en el pasado mes de agosto. «Estamos a niveles del África subsahariana. Sigue un empobrecimiento típico africano que viene demostrado por el apagón energético al que nos acercamos. No es el fenómeno climático "El Niño", las plantas termoeléctricas no necesitan agua -que falta-, necesitan dólares y estos se acabaron para los próximos años», añade Guerrero que va más lejos: «se está somalizando por la violencia que no cesa». «No pueden pagar ni a la impresora de billetes» Sea o no Mogadiscio, Caracas tampoco puede imprimir mucho más billetes para financiar su déficit. El Banco Central de Venezuela, que pasó por decreto a manos del Ejecutivo, debía hasta el mes pasado más de 250 millones de dólares en concepto de impresión de billetes y papel pasaporte a la casa inglesa De La Rue, fabricante británico encargado de la impresión de 150 monedas nacionales en el todo el mundo. «No hay que dejarse llevar por un número tan alto (inflación). Es por la impresión de dinero. Cuando se puedan pagar y traer billetes de 500 y 1.000 bolívares se añadirá un cero a la inflación, si tienes 300%, pues subirá a 300%», explica Guerrero. Para él, ya este año es probable que se llegue al 1.000%. La publicación del informe del FMI coincide con una notable subida del precio del crudo -este martes cerró a 44,69 dólares el barril-, sensible al acuerdo entre las potencias petroleras Arabia Saudí para congelar su producción. «El petróleo no es solución. La crisis fiscal es tan grande que se necesita un barril a 250 dólares», agrega el economista. El derrumbe venezolano y el parón brasileño arrastran al subcontinente, que vive en un continuo cambio de ciclo político tras la victoria en primera vuelta de los comicios peruanos de la derechista Keiko Fujimori. Leonardo Vera, también economista venezolano, explica a ABC la lógica del modelo chavista: «Al haber caído el precio del crudo y los ingresos en divisas, recorta las asignaciones de dólares hacia el sector privado, la producción local entonces se paraliza por falta de insumos, materias primas y la economía entra en recesión». Así, el PIB se contraerá hasta un 8% en 2016, frente a un 5,7% el pasado año. «Hemos pasado de tener un ingreso per capita de 12.000 dólares en 2008 a 4.000 ahora. Solo queda un paso. Y es el colapso social y la protesta interminable», asegura Guerrero, que le pide más a la Asamblea de mayoría opositora. «No se sabe todavía qué van a hacer. Solo proponen parches». Como escribía «The Economist», después de 2008 el país liderado por el nonagenario Mugabe sufrió una hiperinflación que provocó que los mendigos siguieran en las calles pese a conseguir billetes de mil millones de dólares. En Venezuela, el tipo de cambio complementario (Dicom) aprobado por el Gobierno de Maduro hace un mes era entonces de 200 bolívares por cada dólar; ahora supera los 300 y va camino de llegar a 400 en unos días. Eso sí, en el mercado paralelo el billete verde se consigue con 800 bolívares (unos 70 euros).
03-04-2016 | Fuente: abc.es
La persecución del albinismo en África, entre la brujería y las responsabilidades políticas
Sara apenas conocía el albinismo. Sara, que ha preferido conservar el anonimato, ignoraba que se trata de una alteración genética y no de una enfermedad. Las enfermedades se contraen y se contagian. El albinismo, no. El albinismo, un desorden metabólico hereditario, se produce por la ausencia de la enzima que transforma la tirosina en melanina, el compuesto encargado de la pigmentación. Por eso, la piel y el cabello de las personas con albinismo posee un color blanquecino compartido por sus ojos. Desprovistos de esa defensa, su riesgo de contraer cáncer de piel aumenta tanto como se reduce su capacidad de visión. Sara lo descubrió hace ocho años, cuando recogió a su «niña» en el aeropuerto. La «niña», mozambiqueña albina de 15 años, aterrizó en Madrid para morir aquí con dignidad. En su tierra natal, una herida precancerosa desembocó en un tumor que le carcomió parte de la cabeza, sobre la nuca. La pericia de los médicos del Hospital Gregorio Marañón logró salvarle la vida tras los maratones de radio y quimioterapia y una operación que le causó parálisis facial a cambio de seguir respirando. «No podré mover la cara, pero voy a vivir», resolvió la muchacha cuando descubrió el precio de la intervención. La noche de antes, solo pidió una cosa a Sara: «Enséñame a insultar en español». Si alguien tenía la ocurrencia de meterse con ella, respondería con exabruptos en ronga y portugués, idiomas de su país, y también en castellano. «Cara de culo», sugirió su acompañante. «Enséñame a insultar en español» Sara colabora con Amnistía Internacional (AI) para concienciar sobre el sufrimiento de las personas con albinismo en África, donde no solo combaten el cáncer, sino también la discriminación y la persecución. Recientemente, esta asociación en defensa de los derechos humanos ha denunciado los «secuestros, homicidios o mutilaciones» que sufren en Malawi, donde sus cuerpos son empleados «en prácticas de brujería». Once asesinatos y cinco secuestros desde diciembre de 2014, miedo a ir a la escuela por las agresiones o abandonar las zonas rurales para ir a la ciudad, donde obtienen más protección, son algunas de las consecuencias de una situación que las autoridades evitan resolver. Mediante un comunicado, AI ha exigido «que brinden protección efectiva urgente» a quienes padecen ese acoso, aunque las cifras revelan la gravedad de un problema que sobrepasa las fronteras de ese país. Según datos facilitados por «Under The Same Sun», al menos 166 personas han sido asesinadas y 273 asaltadas en 25 naciones africanas diferentes durante los últimos años. Esta organización, que conciencia sobre su sufrimiento, también recuerda que la violencia se localiza en una región concreta: África subsahariana, donde «el analfabetismo de los adultos es generalmente superior a cualquier otra parte del mundo?, según el historiador británico Richard J. Reid. Superstición, negocio y política «Un niño albino tanzano me dijo que en época de lluvia no iba al colegio, porque los maizales crecen mucho», cuenta José María Márquez, director de «África Directo». «Si alguien le amputaba un brazo con los maizales altos, iba a morir desangrado sin que nadie le viera», explica el responsable de esta ONG, presente en varios países del continente. Lo cierto es que las mutilaciones, que a veces se practican con machetes, persiguen arrancar dedos, genitales o extremidades que los brujos emplean para preparar pócimas, brebajes que en teoría atraen la buena suerte o el éxito. Como muestran otros episodios históricos, deshumanizar a las víctimas facilita su asesinato. Las creencias afirman que las personas albinas son en realidad espíritus, fantasmas que no mueren, sino que se desvanecen. Otras destacan su presunta naturaleza «diabólica». Y de mano del disparate, aparece el dinero. «Hay un negocio, porque las personas con estas creencias pagan al brujo para que haga la pócima. Se puede llegar a los 1.800 euros por una pierna. Incluso un hermano vendió a otro por 200», lamenta José Manuel Colón. El director del documental «Black Man, White Skin», nominado a los premios Goya y actualmente comprado por Netflix, ha denunciado a través de su trabajo la persecución que padecen. «En muchos lugares de África no son considerados ni siquiera personas. Cuando los asaltan en Camerún les llaman ?zeru, zeru?, que significa fantasma», añade. Aunque los actos de crueldad no terminan ahí: las mujeres son violadas por hombres con sida, que creen que así pueden curarse, y los políticos, con sed de poder, también abrazan la barbarie: «En las últimas elecciones locales de Suazilandia se detuvo a varios porque mandaron matar a personas albinas», denuncia Colón. La complicidad de las élites políticas agrava el problema por su colaboración, pero también por las represalias que pueden emprender en caso de denuncia. Charles Fotso, camerunés albino de 28 años, padre de familia y residente en Madrid, tuvo la suerte de nacer en una familia de la tribu bamileké, originaria de la zona occidental de su país, aunque residente en la capital, Yuandé. «En mi región, las personas con albinismo no están vistas como personas normales, sino como algo superior. Como una especie de espíritu positivo», explica a ABC. Creencia opuesta a la del área septentrional, lugar de procedencia de ciertos mandatarios y donde su condición se considera «una maldición». Allí ningún adulto la padece, porque no les permiten hacerlo. «Se sabe que al nacer se les mata, porque no todo el mundo da a luz en el hospital. El tema era tabú y te podía llevar a la cárcel», recuerda Charles. Su historia supone un ejemplo de lucha, de combate por afianzar la amistad de sus compañeros del colegio devolviendo insultos con bofetadas, ayudándoles con los exámenes a cambio de los apuntes, cubriéndose la piel, ajeno a las burlas, para evitar un sol que «quema, literalmente». Con sus estudios universitarios de Economía y Finanzas casi terminados, Charles colabora ahora con ALBA, la asociación española de ayuda a personas con albinismo, aunque sigue con la mirada fija en África. «Faltan recursos, pero lo que más es el conocimiento», explica. Y también la autoestima: «Si nosotros mismos nos consideramos personas, seremos capaces de buscar las maneras de que esa situación no siga así.» Tanzania, drama y solución Los tanzanos con albinismo viven la situación más dramática del continente africano. «Under The Same Sun» ha registrado un total de 160 actos de violencia contra ellos, incluidos 76 asesinatos. El país pertenece al circuito «comercial» donde se trafica con partes de su cuerpo, compuesto por Burundi, Kenia, la República Democrática del Congo, Mozambique, Sudáfrica y Suazilandia. Además, Tanzania registra una altísima proporción de personas con esa condición: 1 de cada 4.000 ciudadanos la padecen, frente a 1 de cada 20.000 en Europa. «Se debe a la endogamia. Al haber vivido aislados a causa de las persecuciones, se casan entre ellos y tienen descendencia. Es un problema de consanguinidad», indica el doctor Pedro Jaén, responsable del Grupo de Dermatología que lleva su mismo nombre. Desde 2008, este equipo de médicos españoles viaja dos veces al año a la localidad de Moshi, una ciudad situada en la frontera con Kenia. «Allí se encuentra el único Hospital Universitario que forma a los especialistas en dermatología de Tanzania y todo el este de África: Etiopía, Uganda, Malawi?», indica el también responsable de la iniciativa. «Es uno de los países con menos médicos por habitante del mundo y hay un número muy bajo de dermatólogos, unos 20. Los dermatólogos no operan el cáncer de piel, que es muy frecuente en los albinos, provoca la muerte y hace que la esperanza de vida sea de 30 años», señala el especialista. El tratamiento «está en manos de los cirujanos». Por eso, formar en ese sentido supone un requisito indispensable. Los albinos tienen que luchar en África de forma diaria contra la marginación- AFP A diferencia de la situación que Amnistía Internacional denuncia en Malawi, la labor de concienciación ha permitido que las autoridades tanzanas hayan implementado soluciones para este problema. «El Gobierno persigue y juzga a todo aquel que atente contra un albino. Existen diputados albinos en el parlamento, y hay organizaciones que mediante colegios especiales protegidos acogen a los niños con albinismo, evitando que sean raptados», explica el dermatólogo. Un éxito que también se vincula a la labor desarrollado por las ONG. La española «África Directo», que trabaja en el continente desde hace 20 años, colabora con el equipo médico del doctor Jaén, aunque también con iniciativas propias. «Distribuimos un protector solar por el norte de Tanzania a 1.500 personas con albinismo, que están libres de cáncer de piel, con la ayuda del laboratorio Fridda Dorsch. También trabajamos en su educación para que puedan llevar una tienda o ser profesores, cualquier cosa que evite que trabajen en el campo», señala José María Márquez, director de la organización. El trabajo al aire libre resulta fatal para quien padece esta alteración genética, dado que la exposición a la luz solar acelera el desarrollo del cáncer de piel. Esperanza y denuncia En cualquier vida, el humor y la tristeza van de la mano. La historia que cuenta Sara no desmiente esa afirmación. Mientras conversa en una terraza de Madrid, recuerda los maratones en hospitales, pero también los momentos divertidos. Como cuando a la 'niña' le ofrecieron cordero y ella, que solo había escuchado esa palabra en misa, replicó: ?¿El cordero de Dios que quita el pecado del mundo? ?¡No! Una chuleta. La «niña» ha cumplido 23 años, vive en Maputo y espera, junto a su pareja, su primer hijo. Sara habla de ella con alegría, aunque también recuerda a Sergio, un chico con albinismo que llegó en parecidas circunstancias y no consiguió vivir. Muestra afecto hacia ambas experiencias, recordando «la fortuna de haber disfrutado de ellos, y de haber penetrado a través de ellos en una realidad tan dura y tan desconocida antes». Aunque su testimonio no se reduce a lo personal. Sara exige que los delitos se persigan, que las autoridades tomen cartas en el asunto y que los tribunales hagan su labor. Lamenta que «los pocos culpables juzgados» reciban «penas desproporcionadamente leves». Y subraya el doble reto al que se enfrentan las personas con albinismo en el continente: su condición y haber nacido en África.
29-03-2016 | Fuente: abc.es
Carmen Mormenero apenas conocía el albinismo. Carmen Mormenero, trabajadora social en el Ayuntamiento de Madrid, ignoraba que se trata de una alteración genética y no de una enfermedad. Las enfermedades se contraen y se contagian. El albinismo, no. El albinismo, un desorden metabólico, se produce por la ausencia de la enzima que transforma la tirosina en melanina, el compuesto encargado de la pigmentación. Por eso, la piel y el cabello de las personas con albinismo posee un color blanquecino compartido por de sus ojos. Desprovistos de esa defensa, su riesgo de contraer cáncer de piel aumenta tanto como se reduce su capacidad de visión. Carmen Mormenero lo descubrió hace ocho años, cuando recogió a Cristina en el aeropuerto. Cristina, mozambiqueña de 15 años, era una chica albina que aterrizó en Madrid para morir. Una herida precancerosa desembocó en un tumor que le arrancó su oreja izquierda y le carcomió parte de la cabeza, sobre la nuca. La pericia de los oncólogos del Hospital Gregorio Marañón logró salvarle la vida, tras las sesiones de quimioterapia y radioterapia, tras la operación para cubrir su herida con piel del abdomen, tras aceptar la parálisis facial a cambio de seguir respirando. «No podré mover la cara, pero voy a vivir», resolvió la muchacha cuando descubrió el precio de la intervención médica. La noche de antes, solo pidió una cosa a Carmen: «Enséñame a insultar en español». Si alguien tenía la ocurrencia de meterse con ella, respondería con exabruptos en ronga y portugués, lenguas de su país, y también en castellano. «Cara de culo», sugirió su acompañante. Cristina tiene ahora 23 años, vive en Maputo y espera su primer hijo, un bebé que se llamará Alfonsinho. Carmen, que se refiere a ella como «mi niña», colabora con Aministía Internacional para concienciar sobre el sufrimiento de las personas con albinismo en África. Recientemente, esa organización en defensa de los derechos humanos publicó un informe para denunciar su persecución en Malawi. El documento advierte sobre los «secuestros, homicidios o mutilaciones» que allí sufren, agresiones cometidas para vender «partes de su cuerpo utilizadas en prácticas de brujería». Dedos, genitales y huesos codiciados como amuletos, destinados a rituales y considerados garantes de éxito político. «Creen que traen buena suerte y profanan sus tumbas», añade Carmen. «Se les ha atribuido que son espíritus y no mueren, sino que se desvanecen. En Mozambique, la madre de un niño con albinismo me dijo: 'Que me lo digan a mí, que he tenido a mi hijo muerto entre mis brazos'», recuerda luego, achacando a la «falta de educación» la proliferación de estas creencias. La violencia contra las personas con albinismo ha causado un reguero de muertes en África. Según datos proporcionados por la asociación «Under The Same Sun», 166 han perdido la vida y 273 sufrido asaltos en 25 países del continente. Situación que provocó que Naciones Unidas tomase cartas en el asunto, creando la figura de un Experto Independiente encargado de defender su disfrute de los derechos humanos en marzo de 2015. La gravedad de la situación provocó que Naciones Unidas tomase medidas, creando la figura de un Experto Independiente dedicado al problema en marzo de 2015. Actualmente, Ikponwosa Ero desempeña ese cargo. «En América del Norte y Europa, se estima que 1 de cada 17.000 o 20.000 personas se ve afectada por esta condición, mientras que en el África Subsahariana, 1 de cada 5.000 a 15.000 podría verse afectada», indica su estudio publicado en enero de 2016, que así recuerda que la proporción de personas con albinismo es superior en el continente africano frente a otros. indica que las creencias populares los identifican con «fantasmas» o «seres mágicos», con rumores sobre sus «misteriosas desapariciones». circunscribe a ese país, que añade más peligros a su día a día Carmen colabora con Amnistía Internacional Carmen, que llama a la chica «mi niña», colabora con Aministía Internacional para concienciar sobre el sufrimiento . Las sesiones de quimioterapia y radioterapia. Luego, una operación para cubrir su herida con piel del abdomen, Sesiones de quimioterapia, radioterapia y una operación para cubrir su herida con piel del abdomen permitieron, con a base de sesiones de quimioterapia, radioterapia y una operación para cubrir su herida con piel del abdomen, causa de su parálisis facial. «No podré mover En su Maputo natal, nadie le advirtió sobre los riesgos de exponerse al sol, causa de una mancha precancerosa en el lóbulo de su oreja izquierda que terminó en una gran herida en su cabeza. Nadie le advirtió en su Maputo natal sobre los riesgos de exponerse al sol. Una herida precancerosa
09-03-2016 | Fuente: abc.es
Suiza devolverá a Nigeria más de 300 millones de dólares robados por el expresidente Sani Abacha
Suiza y Nigeria han acordado la devolución al país africano de cerca de 321 millones de dólares que fueron robados de las arcas públicas por el expresidente Sani Abacha, en el poder entre 1993 y 1998. El anuncio se produce tras un encuentro en la capital nigeriana, Abuya, entre el vicepresidente, Yemi Osinbajo, y una delegación suiza encabezada por el ministro de Exteriores, Didier Burkhalter. Para ambos países el «acuerdo de intención» para el retorno del dinero proporciona un marco para ayudar a la recuperación de otros fondos robados por políticos. «Garantizamos que los activos recuperados serán utilizados para el uso en que estaban previstos», aseguró en un comunicado la oficina de Osibajo. Los emolumentos fueron confiscados a la familia de Abacha en 2014, tras ser trasladados desde Luxemburgo. Su retorno, no obstante, se produce después de más de 17 años de batallas legales para recuperar el dinero hurtado por Abacha durante su mandato y que se estima en más 2.200 millones de dólares (solo en cuentas europeas). De ellos, cerca de 700 millones ya han sido devueltos. Recientemente, Obiageli Ezekwesili, economista y co-fundadora de Transparencia Internacional, aseguraba que hasta 400.000 millones de dólares en ingresos petroleros han sido robados o malgastados desde la independencia del Nigeria en 1960. Y no parece solo limitarse a los años más oscuros de los gobiernos militares que asolaron la nación entre 1966 y 1999. Fuga de capitales Como asegura un estudio de Léonce Ndikumana ?profesor de Económicas en la Universidad de Massachusetts y ex director de investigación del Banco Africano de Desarrollo?, la fuga de capitales en el África Subsahariana (en los países cubiertos por el informe) durante el periodo 1970-2010 ascendió a 814.000 millones de dólares ?teniendo en cuenta la inflación del último año. De igual modo, de cada dólar que entró en el continente en forma de préstamo por parte de la comunidad internacional en ese intervalo, hasta 60 centavos fueron desviados al extranjero ese mismo año. Unas cifras que llaman poderosamente la atención, sobre todo si tenemos en cuenta que la actual deuda externa del África Subsahariana es de 230.000 millones. ¿Es entonces el continente africano un «acreedor» de la solvente comunidad internacional? En parte sí, o al menos se puede considerar así a sus dirigentes. En un informe, Transparencia Internacional denunciaba la voracidad adquisitiva de tres Presidencias del continente africano: Denis Sassou Nguesso (República del Congo), Omar Bongo Ondimba (Gabón, ya fallecido, aunque su hijo continúa con la estirpe presidencial), así como Teodoro Obiang (Guinea Ecuatorial). Según corrobora la organización, a fecha de 2007, el Gobierno gabonés contaba con al menos 39 propiedades desperdigadas en territorio europeo, 17 de ellas registradas a nombre de su ex presidente, así como setenta cuentas bancarias (once de ellas a nombre del mandatario). Más «humilde» se mostraba, sin embargo, el sátrapa congoleño con «apenas» 18 residencias y 112 cuentas corrientes en Francia.
08-03-2016 | Fuente: abc.es
Caminos de dolor a Europa: las rutas alternativas a los Balcanes de los refugiados
La Unión Europea y Turquía han llegado en la medianoche de este lunes a un acuerdo histórico, al sellar el cierre de la ruta balcánica, por el que cerca de 40.000 de personas están desde este mismo martes atrapadas en Idomani (Grecia). Con esta decisión se pretende deportar a Turquía a todos los inmigrantes, incluidos los sirios, que lleguen a la UE por este país, a cambio de que los Veintiocho reubiquen a un número equivalente de refugiados que se encuentren en el país otomano. Señores de la guerra, persecuciones políticas y religiosas, traficantes de personas y familias desmembradas y traumatizadas por las bombas. De fondo, los Gobiernos europeos, paladines de la defensa de los derechos humanos pero sobrepasados por la llegada masiva de inmigrantes. La peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, que ha desbordado a Occidente y alentado a los populismos en estados tan determinantes como Alemania o Francia, pero también en Hungría y Polonia, ha dibujado un mapa de constantes y omnipresentes líneas con las rutas de los migrantes, en su mayoría sirios, iraquíes o afganos, pero también de África Subsahariana. También le ha asestado a la indestructible canciller alemana, Angela Merkel, el peor golpe a su valoración, por defender primero la apertura de fronteras a los refugiados sirios y ahora pergeñar un acuerdo, junto a sus homólogos, con Turquía para mejorar el control en las llegadas. Infografía ABC Cuando el foco y las barreras se levantan en un punto, la crisis se desplaza a otro, y así sucesivamente. Los diques levantan más diques y la llegada de inmigrantes sigue la lógica de los vasos comunicantes. Aunque los expertos consultados por ABC han señalado dos principales rutas: la del Mediterráneo Central por Libia, que sería la más peligrosa y mortífera, y la de Grecia y Balcanes por Turquía, la más numerosa. Termina el invierno El pasado año se cerró con una cifra récord al registrarse más de 1,2 millones de solicitudes de asilo en Europa. Solo el pasado enero y según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), al menos 365 inmigrantes desaparecieron o directamente murieron al atravesar Turquía camino a Grecia. En el último trimestre de 2015, el número de nuevos solicitantes de asilo se incrementó en más del 130%, en comparación con el mismo trimestre de 2014 y se mantuvo sin cambios con respecto al tercer trimestre de 2015. En términos generales, el número de personas que buscaron asilo procedentes de países no comunitarios en la UE-28 alcanzó 426 000 de septiembre a diciembre, tal como ha recogido Eurostat. Solicitantes de asilo en 2015 (Azul). Fuente: Eurostat Los principales receptores de refugiados fueron Alemania, con más de 162 500 solicitantes (el 38% del total), seguido por Suecia (87.900 o el 21%), Austria (30.800 o 7%) e Italia y Francia (ambos con más de 23 500, el 6% cada uno). Estos cinco miembros de la UE acogen al 75% de los solicitantes de asilo. Se le concedió el asilo especialmente a los sirios (71.100, el 98% de los que lo pidieron), seguidos de eritreos (12.100 o 93%) e iraquíes (6.800 o el 80%). En lo que llevamos de 2016, hasta 68.671 inmigrantes y refugiados han conseguido llegar a Europa por la ruta del Mediterráneo oriental (885.000 en 2015, cinco veces más que en 2014) más de 65.000 por la ruta de los Balcanes y 5.609 por el Mediterráneo central, principalmente desde Libia, según Frontex, la agencia de control de fronteras europeas. Se trata de dos principales flujos: desde los Balcanes y desde Asia, a través de Bulgaria-Turquía o Grecia-Turquía para llegar a Alemania. Las llegadas diarias registradas en las islas griegas cayeron a poco menos de 2.000 en enero en comparación con casi 7.000 en octubre pasado. Pero Alemania está asumiendo la llegada de unos 3.000 inmigrantes diarios. El invierno está llegando a su fin: se prevé que en primavera repunten los flujos. En la crisis que se desató mediáticamente en Europa el pasado verano, países como Austria se encontraron de pronto en el centro de la crisis migratoria europea, algo que parecía exclusivo de los países mediterráneos. No en vano, en agosto fueron hallados 71 refugiados muertos por asfixia en un camión al este del país centroeuropeo, cerca de la frontera con Hungría. Cuatro personas fueron detenidas relacionadas con la preparación del viaje. La imágen icónica del niño Aylan Kurdi muerto en la orilla de la costa turca supuso tal impacto mediático que por unas semanas la tragedia de la inmigración llegó a todas las televisiones del mundo. Siguiendo a su familia, un niño camina solo por las vías del tren cerca del pueblo de Roszke, en la frontera entre Serbia y Hungría ¿Por qué Libia? El principal puerto de salida ha sido Libia, desde donde han partido cientos de barcazas atestadas de inmigrantes: sirios (43%), afganos (12%), eritreos (10%), nigerianos (5%) y somalíes (3%). Viajan a bordo de embarcaciones básicamente de dos tipos: neumáticas tipo zodiacs o bien barcas pesqueras con casco de madera. Así, en la ruta del Mediterráneo Central, miles zarpan desde los principales puertos de salida libios, ubicados al oeste de Trípoli, de localidades como Zawiya, Sabratha y Zuwara. Se dirigen allí porque no hay un gobierno fuerte que proteja las fronteras -puesto que tienen otras prioridades entre el caos general-, además de que tradicionalmente ha sido punto de encuentro de inmigrantes, apuntan los expertos consultados por este periódico. «El mismo Gadafi permitía la llegada masiva de subsaharianos como arma política frente a Europa», subrayó a ABC el especialista en Oriente Medio, Barah Mikail, de origen sirio. De la multitud de rutas que conducen a Libia, según remarcan, hay dos diferenciadas, para sirios y subsaharianos. Los primeros tradicionalmente han optado por cruzar la frontera con Turquía, cuyo Gobierno ha facilitado más su tránsito, y de ahí se embarcan al país magrebí. Y los subsaharianos optan en su mayoría por un desplazamiento terrestre, a través de las porosas fronteras de los países vecinos de Eritrea y Somalia -especialmente a través de Sudán del Sur-, que son los principales focos emisores de la zona, explica el especialista de Fride. Pero con la amenaza del autodenominado Estado Islámico (EI) en el Magreb tras los atentados de Túnez y las ejecuciones en Libia, el control fronterizo en países como Argelia o Egipto ha aumentado, según dijo a ABC la especialista en migraciones internacionales del Instituto Elcano, Carmen González. La última prueba: al menos 54 muertos -36 yihadistas, siete civiles y otros once efectivos de las Fuerzas Armadas tunecinas- murieron ayer en un enfrentamiento entre militares y yihadistas en la localidad de Ben Guerdane, en la frontera libio-tunecina. Rescate de un cadáver en la costa de Libia Calais y el Eurotúnel En esta crisis en la que la ola de refugiados vino acompañada en algunos puntos por un incremento de manifestaciones e incluso violencia xenófoba como en Alemania, países como Hungría, con la construcción exprés de una vaya fronteriza, incluso Reino Unido decidieron pasar a la acción. Desde octubre y hasta la semana pasada las autoridades francesas iniciaran el desmantelamiento del campamento de refugiados «la jungla», en Calais, un total de 2.922 inmigrantes han abandonado esta localidad fronteriza con Bélgica, para ser reubicados en centros de acogida por todo el país, han informado este martes fuentes oficiales de la región. Aunque la crisis del Eurotúnel azotó fuerte hace unas semanas, y ahora con el desmantelamiento, esta realidad llevaba coleando desde hace meses y años. Estos, generalmente, cruzan el Eurotúnel escondidos en camiones que van a embarcar en los transbordadores que cruzan la vía marítima. Inmigrantes en Calais
23-02-2016 | Fuente: abc.es
La llegada de refugiados a Italia desde Libia en 2016 «no va a ser menor» que el año pasado, según la ONU
Más de 150.000 refugiados e inmigrantes cruzaron el Mediterráneo y llegaron a las costas Italianas y maltesas en 2015 y más del 80% partieron desde las costas libias, huyendo de un país sumido en el caos desde la caída en 2011 del dictador Muamar Al Gadafi, que dejó Libia en manos de Gobiernos y milicias rivales, así como terreno fértil para el avance de grupos terroristas afines a Al Qaida o Daesh. En los primeros dos meses de 2016 el flujo ha disminuido por el mal tiempo y la peligrosidad de las aguas en invierno, pero «si no se actúa inmediatamente» para paliar la crisis humanitaria en la que está inmerso el país, «en primavera veremos una nueva afluencia de inmigrantes y refugiados tratando de llegar a las costas del sur de Europa a través de Libia?, y este año la crisis «no será menor que en 2015» cuando más de 3.700 personas murieron ahogadas en el Mediterráneo, afirma el vicerepresentante especial de las Naciones Unidas para Libia, Ali Al Zatari. Al Zatari, de visita en El Cairo, ha admitido a ABC que los retrasos en la aceptación del Gobierno de Unidad Nacional libio auspiciado por la ONU están agudizando una crisis humanitaria que ya afecta al 40% de la población del país. Agua, comida o refugio son algunas de las necesidades básicas a las que no pueden hacer frente cerca de tres millones de libios, atrapados en el conflicto. Muchos de ellos se ven forzados a abandonar sus ciudades: Libia cuenta 500.000 desplazados internos, la mayoría en la zona de Bengazi y subsistiendo como pueden en escuelas o edificios públicos. Al mismo tiempo, Libia continúa siendo una de las principales rutas migratorias desde África subsahariana (Sudán del Sur, Eritrea?) o incluso Siria hacia las costas de Italia o Malta. Actualmente, Naciones Unidas cuenta con más de 250.000 refugiados registrados en Libia, «pero el número real es mucho mayor». Y, en medio del caos libio y sin oportunidades o esperanza en este país norteafricano, muchos serán los que intenten cruzar el Mediterráneo con la llegada del buen tiempo, admite Al Zatari. Crisis de seguridad «La crisis humanitaria lleva a una crisis de seguridad. Si no se resuelve la crisis de los refugiados e inmigrantes en Libia, tendrás un problema en Europa», insiste Al Zatari, quien señala que hay que hacer frente a las necesidades de la población que ya está en Libia, antes de que viajen a Europa. «Estimamos que si no recibimos suficiente financiación, para finales de marzo los hospitales libios se quedarán sin medicinas básicas para salvar vidas», añade el diplomático. El 60% de los hospitales son inaccesibles para la ayuda humanitaria mientras otros son bombardeados. Hace tan sólo dos semanas, un hospital en Derna, al este del país, sufrió el bombardeo de aviones no identificados, y no es el primero. Los ataques aéreos se suceden sobre el territorio libio, algunos organizados por los Gobiernos de Tobruk o Trípoli, otros por Estados Unidos (sobre objetivos identificados como terroristas del Daesh), pero otros tantos sin ser reivindicados por ningún grupo o Gobierno. «Cualquier ataque o movimientos militares complican la situación humanitaria en general, y el hecho de que en Libia, durante cuatro años, haya sido objeto de luchas entre actores libios o extranjeros ha llevado a este más de medio millón de desplazados internos», comenta al respecto Al Zatari. La crisis humanitaria libia afecta a prácticamente todo el territorio, desde el controlado por el gobierno reconocido internacionalmente en Tobruk o su rival en Trípoli, así como a las zonas controladas por los tuareg en el sur o las milicias en Misrata. «Recibimos peticiones de ayuda humanitaria cada semana, de todas las esquinas de Libia», señala Al Zatari, que insiste en que esta crisis humanitaria, a las puertas de Europa «no está siendo atendida» y «apenas atrae la atención internacional». Según declara, las Naciones Unidas necesitarían al menos 165,6 millones de dólares para hacer frente a las necesidades de la población libia y refugiados, pero todavía apenas han alcanzado el 2,7% de la financiación necesaria.
02-09-2015 | Fuente: elpais.com
Embarazo adolescente, un escape ante la falta de oportunidades
América Latina tiene la tasa más alta del mundo, después del África subsahariana
26-08-2015 | Fuente: abc.es
Protestas de inmigrantes en Milán por problemas de asilo
Un centenar de inmigrantes bloqueó el lunes una carretera que une Milán con el norte de Lombardía, en protesta contra el retraso en la obtención de un permiso de residencia. Con el tráfico cortado en una vía neurálgica, se vivieron momentos de tensión con las fuerzas de orden público, pero al final prevaleció el diálogo. Son en total unos 500, en su mayoría del África subsahariana, los que viven en el centro de acogida de Bresso, al norte de Milán. Llevan meses viviendo en tiendas de campaña, soportando el calor y el frío.El caso del afgano Nassir, de 19 años,es emblemático: abandonó Kabul y c..
24-07-2015 | Fuente: elpais.com
¿Qué significa la visita del presidente Obama para Kenia?
La última gira de Obama por África subsahariana fue en 2013 y le llevó a Tanzania, Senegal y Sudáfrica