Infortelecom

Noticias de acuerdos internacionales

01-07-2018 | Fuente: abc.es
¿Centros de refugiados en Libia?: «La idea italiana es para morirse de risa»
«Absurdo»; «de locos»; «es no tener ni idea de lo que pasa en Libia». Las reacciones de los libios ante la propuesta de Matteo Salvini ?ministro del Interior italiano- de levantar centros de detención en el sur del país pivotan desde la incredulidad a la indignación. «Si no fuera por lo doloroso del asunto me moriría de la risa», espeta Fathi Ben Khalifa, líder de un partido político laico que intentará hacerse un hueco en unas elecciones programadas para este año. Casi nadie, incluido él mismo, piensa que se vayan a celebrar. En conversación telefónica, Ben Khalifa se desahoga: «Pretender levantar centros de detención en la costa, donde casi cada localidad cuenta con su propia administración, sus propias fuerzas armadas y, en definitiva, su propia ley requeriría diplomacia y dinero en cantidades ingentes. Pero hacerlo en la inmensidad del desierto, donde se enfrentan a diario los pueblos locales como los tuareg o los tubus, tribus leales a Gadafi, e incluso a células de Daesh es, simplemente, misión imposible», subraya este contendiente político. Y no se trata de un cualquiera porque fue uno de los integrantes del Consejo Nacional de Transición, el gobierno paralelo levantado durante la insurrección de 2011 que acabó con cuatro décadas de mandato de Muamar Gadafi. Ben Khalifa, que se reunió recientemente en Nápoles con miembros del Ejecutivo italiano, ha asegurado que más de un analista transalpino le reconoció entonces que el Gobierno no les consultaba ante decisiones importantes. En cualquier caso, a Salvini le habrían bastado unas mínimas dotes de observación durante su visita relámpago a la capital libia para hacerse una idea de la debilidad de su anfitrión. Aterrizó en Mitiga, el antiguo aeropuerto militar hoy el único operativo en Trípoli tras ser destruido el principal en una guerra, la de 2014, que no se radió. De ahí surgieron dos Gobiernos, aunque el que recibió al italiano fue un tercero que desembarcó en Trípoli, literalmente, en marzo de 2016. Fayez Al Serraj es el primer ministro de este Ejecutivo que cuenta con reconocimiento de la ONU, y que se apoya en una poderosa milicia salafista. Y no se esconden: los coches de Policía del antiguo aparato de seguridad de Gadafi en Trípoli los conducen hoy hombres de barba «de puño» y callo de rezar en la frente ?se le llama la «marca del rezo» o la «uva pasa». Controlan las principales infraestructuras de la ciudad como el aeropuerto y el puerto, así como el céntrico distrito italiano o la ciudad vieja. Gorji y Gargaresh, al suroeste, son territorio bereber, como dan fe la plétora de pintadas en su alfabeto, o ese «Fuck you» sobre el muro que marca su linde más septentrional. Se levantó para rodear esa malograda depuradora de aguas que hace el aire irrespirable, un día sí y otro también. El sureste de la capital está en manos de Ghaniwa, un «señor de la guerra» que trata de no llevarse demasiado mal con los Warshafana, justo al otro lado de la calle. Al este de la ciudad, el distrito de Souk al Juma es un campo de batalla recurrente para los hombres de Tajoura y la milicia salafista de la ONU. Atrapados en el fuego cruzado están los libios y, por supuesto, decenas de miles de subsaharianos que sueñan con huir de allí en un bote hinchable. Fuera de control Cuando no se esconden en pisos patera o en algún lugar de la inmensa playa libia ?son 1500 kilómetros de costa desde la frontera de Túnez a la de Egipto?, se reúnen en lugares como el puente de Gargaresh esperando subirse a la trasera de una camioneta para un día de trabajo en la construcción. Trípoli es duro, pero no es, ni mucho menos, la etapa más peligrosa de esta travesía hacia Europa. Desde Nigeria, por ejemplo, se tardan entre cinco y siete días en atravesar el desierto del Sahara en la parte superior de un camión cargado de todo tipo de cosas: desde muebles hasta cabras. Los emigrantes también van atados con cuerdas porque el conductor no para si alguien se cae. Todos dicen haber visto los cadáveres abrasados por el sol durante el trayecto Parada en Sabha, la capital del sur que es imposible de evitar. Todos pasan por allí camino de la costa, de ahí la idea de Salvini de levantar centros de detención en la zona más inhóspita de Libia. Los libios son completamente ajenos a lo que sucede en el sur del país, principalmente porque nueve de cada diez viven en el litoral. Localidades sureñas, como Sabha, Ghat o Gatroun, son lugares que solo conocen de oídas los que tienen algún familiar o amigo que hizo allí el servicio militar. «Aquello es un lugar totalmente fuera de control en el que las mafias se disputan el tráfico de personas, de drogas, de armas?», explica Adam Rami Kerki. Lo sabe bien porque es de allí. Lidera el Consejo Supremo Tubu, un organismo «paraguas» para este pueblo subsahariano que vive entre las fronteras de Libia, Chad y Níger. Como muchos hijos del inhóspito sur, ha optado por fijar su residencia a orillas del Mediterráneo en Bengasi, la segunda ciudad de Libia. «En el sur ya no hay más que milicias; ningún líder político o tribal se atrevería a pasar una sola noche allí», asegura el tubu, antes de recordar que la única visita que ha hecho Fayez al Serraj duró tres horas. «¿Centros de detención en el desierto? No podrían levantar ni una pared de contrachapado», sentencia Kerki, tajante, sobre los planes de Roma. Por el momento, lo más parecido son los que dependen del Ministerio del Interior libio. Se trata de antiguas secuelas donde extienden colchones donde antes había sillas y pupitres. «Los pobres inmigrantes no tienen ni una milicia que les respalde» En torno a veinte centros de emigrantes en la costa libia han cambiado de localización por seguridad, o porque alguien reclama el edificio. Sobre el papel, Libia criminaliza a los inmigrantes ilegales y no hace distinción entre inmigrantes, refugiados, víctimas del tráfico de personas, o el resto de aquellos que necesitan de protección internacional. Pedir asilo político tampoco es una opción porque Trípoli nunca ratificó los acuerdos internacionales sobre refugiados. Además, ¿quién querría quedarse hoy en Libia? «Aquí no hay ley y, a diferencia de nosotros, los libios, esta pobre gente no tiene una milicia que les respalde», dice Shokri Agmar, un abogado tripolitano que sobrevivía gracias a un sueldo estatal. Otro aspecto es la ausencia legal de consenso sobre cuánto tiempo deben pasar retenidos aquellos inmigrantes considerados ilegales. Su liberación depende de las necesidades de espacio ante la llegada de una nueva remesa, o de los recursos del centro. Muchos acaban liberando a los retenidos por no poder alimentarlos; es un alivio para los migrantes, pero también significa volver al arcén.
08-05-2018 | Fuente: abc.es
En directo: Rohani: «Debemos ser pacientes para ver cómo reaccionan los otros países»
21.44 El expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha comparecido este martes, después del anuncio de Trump, para denunciar que la decisión de su sucesor es «un grave error». 21.35 Rohani ha informado de que he pedido a su ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, que en las próximas semanas negocie con los países europeos, Rusia y China. «Si al final de este periodo llegamos a la decisión de que los otros países pueden darnos lo que Irán quiere, continuaremos con el acuerdo y haremos todo lo posible por la paz en la región», subrayó. En caso contrario, si Irán no logra conseguir sus «objetivos» ni los «beneficios» del pacto, Rohani ha advertido de que tomarán «un camino muy evidente». 21.30 Israel está movilizando reservistas, informa Reuters, después del anuncio de Trump de su retirada del acuerdo nuclear iraní. 21.22 el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado que los Veintiocho darán una respuesta «unida» a la decisión de Washington y ha avanzado que los líderes europeos abordarán esta cuestión en la cumbre que se celebrará en Sofía, en Bulgaria, la próxima semana. «Las políticas de Donald Trump sobre el acuerdo con Irán y comercio tendrán un enfoque europeo unido. Los líderes de la Unión Europea abordarán las dos cuestiones en la cumbre de Sofía de la próxima semana", ha escrito en la red social Twitter. 21.10 El barril de petróleo Brent para entrega en julio ha cerrado este martes en el mercado de futuros de Londres en 74,85 dólares, un 0,02% menos que al cierre de la sesión anterior. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, ha terminado la jornada en el International Exchange Futures con un retroceso de 0,02 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 74,87 dólares. El precio del petróleo ha descendido después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara que EE.UU. se retirará del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y volverá a imponer las sanciones levantadas bajo el pacto. 21.07 El acuerdo nuclear con Irán es la culminación de doce años de diplomacia y pertenece a toda la comunidad internacional Está funcionando y cumpliendo su objetivo, que es garantizar que Irán no desarrolla armas nucleares. La Unión Europea está determinada a preservarlo», ha expresado la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini. 21.02 El presidente iraní, Hasan Rohaní, también ha afirmado que Irán «continuará» en el acuerdo nuclear de 2015, tras la retirada de EE.UU., si se garantizan sus intereses y tomará «decisiones» más adelante en caso contrario. «Debemos ser pacientes para ver cómo reaccionan los otros países», ha dicho Rohaní en un discurso aludiendo al resto de firmantes del pacto: Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania. El presidente iraní, Hasan Rohaní, denunció hoy que es «inaceptable» que EEUU se retire del acuerdo nuclear de 2015 porque Irán ha cumplido con sus compromisos. «No hemos hecho nada incorrecto y es inaceptable que EE.UU. se retire», ha dicho en un discurso televisado Rohaní, tras la decisión anunciada por su homólogo estadounidense. 20.58 Ampliamos las reacciones de Israel. En unas declaraciones ofrecidas minutos después del anuncio de Trump, Netanyahu ha señalado que el acuerdo era «una receta para el desastre», tal y como ha informado la agencia británica de noticias Reuters. «Un desastre para nuestra región, un desastre para la paz en el mundo», ha agregado. Por su parte, el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha descrito a Trump como «líder del mundo libre» y ha sostenido que con su anuncio «ha dicho 'suficiente' a los ayatolás con una voz clara y decisiva». «Irán es una dictadura que apoya y financia el terrorismo y la muerte en todo el mundo. Irán es en sí mismo una entidad terrorista que aspira a hacerse con armas nucleares», ha afirmado. 20.57 Arabia Saudí ha anunciado que apoya la decisión de Trump de retirarse del acuerdo nuclear con Irán y de volver a imponer sanciones a la República Islámica. No hay que olvidar que ambas potencias compiten por la hegemonía en la región. 20.50 El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha asegurado este martes que tanto su país como Alemania y Reino Unido «lamentan» la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo nuclear con Irán y ha advertido de que «el régimen de no proliferación nuclear está en peligro». «Trabajaremos de forma colectiva en un marco más amplio que cubra actividad nuclear, el periodo posterior a 2025, la actividad balística y la estabilidad en Oriente Próximo, principalmente en Siria, Yemen e Irán», ha señalado en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter. 20.44 Ampliamos información sobre la comparecencia de Trump. El presidente ha asegurado de los archivos presentados recientemente por Israel son «la prueba definitiva» de que Irán mintió cuando dijo que su programa nuclear tenía fines pacíficos. «En el corazón del acuerdo con Irán había una gran ficción: que un régimen asesino solo deseaba un programa de energía nuclear pacífico. Hoy tenemos pruebas definitivas de que esta promesa iraní era una mentira», ha señalado. 20.40 La responsable de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha dicho que espera que el resto de la comunidad internacional continúe aplicando el pacto con Irán después de que Trump anunciase que se retira del acuerdo. Hay que recordar que Alemania, China, Rusia, Reino Unido y Francia son otros de los países signatarios. 20.37 El Ejército de Israel ha reclamado este martes a las autoridades de los Altos del Golán que «preparen y abran los refugios» a causa de lo que ha descrito como una «actividad irregular de Irán en Siria». «El Ejército ha detectado una actividad irregular de Irán en Siria y está preparando a la población civil de los Altos del Golán de forma acorde, así como a los sistemas de defensa», ha dicho Jonathan Conricus, uno de los portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel. La noticia llega justo después de la comparecencia de Trump. 20.36 Ampliamos información sobre la comparecencia de Trump. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se dirige en estos momentos a Corea del Norte, como ha anunciado el mandatario, para preparar la que será la primera reunión en la historia entre Washington y Pyongyang. 20.33 Primeras reacciones desde Irán. Según informa Reuters, la televisión estatal iraní ha señalado que la decisión de Trump es «ilegal e ilegítima», y que «mina los acuerdos internacionales». 20.31 El presidente de Israel, Benjamin Netanyahu, ha afirmado que Trump ha tomado una decisión «valiente y correcta». Comienzan las reacciones al anuncio realizado por el mandatario este martes. 20.24 «Gracias. Que Dios os bendiga». Termina la comparecencia del presidente de los Estados Unidos. Una de las frases más destacadas de esta intervención es que el mandatario ha afirmado que, cuando hace promesas, «las cumplo». 20.23 El presidente añade ahora que Pompeo está viajando a Corea del Norte para fijar la desnuclearización de la península asiática. Precisamente, este martes el mandatario norcoreano se ha encontrado con su homólogo chino. Por último, Trump ha querido enviar un mensaje de compasión hacia el pueblo iraní. «El pueblo iraní tiene una cultura y un pasado del que se tiene que sentir muy orgulloso», añade el magnate, que indica que esta situación no tiene nada que ver con ellos, sino con el «regímen criminal» que les gobierna. 20.21 «Hoy anuncio que Estados Unidos se retira del acuerdo», concluye el presidente. Los rumores de todo el día se confirman: Trump rompe con el pacto nuclear iraní. El mandatario restaura las sanciones económicas a su máximo nivel. 20.20 Trump señala ahora los numerosos esfuerzos que ha hecho durante los últimos meses para tratar de reformar este pacto sin éxito. «No podemos frenar el programa nuclear iraní», prosigue el presidente. 20.18 «Si no rompo este acuerdo, habrá pronto una escalada de países en Oriente Próximo que también querrán tener el arma nuclear», ha explicado el presidente, que justifica así la decisión, abandonar el acuerdo, que parece que está a punto de anunciar. 20.16 Trump califica el acuerdo nuclear de «acuerdo desastroso». También afirma que Irán miente, y que es falso que los iraníes solo estén desarrollando energía nuclear con fines civiles. «Desde el acuerdo nuclear, el presupuesto de Defensa iraní ha aumentado un 40%», ha señalado a continuación. 20.15 El presidente, que ya comparece en la Casa Blanca, critica al regímen iraní por sus «crímenes». Por el momento, hace referencia al pasado acuerdo, alcanzado por Obama en 2015. Los países que lo firmaron son, además de Estados Unidos y la República Islámica, China, Alemania, Reino Unido y Francia. 20.11 Expectación ante el anuncio que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, va a hacer este martes sobre el acuerdo nuclear con Irán. El mandatario ha criticado durante meses el pacto, alcanzado por su predecesor Barack Obama. A lo largo del día de hoy, diversas noticias sobre sus contactos con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han saltado a los medios. En principio, y a no ser que tenga lugar un giro inesperado de los acontecimientos, el magnate anunciará la decisión de abandonarlo.
03-03-2018 | Fuente: abc.es
¿Son ficción o realidad las nuevas armas que Putin asegura poseer?
Sea o no cierto que Rusia cuenta con el arsenal que el presidente Vladímir Putin blandió el jueves durante su discurso anual sobre el estado de la Nación, de momento solamente mediante una infografía animada bastante sugerente, lo cierto es que ha causado revuelo tanto dentro como fuera del país. «Una nueva carrera armamentística ha sido declarada», se apresuró a difundir en las redes sociales el director de la radio Eco de Moscú, Alexéi Venedíktov, después de la exhibición virtual de músculo de Putin. Sin embargo, en declaraciones a esa misma emisora, el experto en temas militares, Alexánder Golts, aclaraba que el misil intercontinental Sarmat, una de las primicias presentadas durante la intervención del presidente ruso, «ha tenido muchos problemas en los últimos años» durante las pruebas experimentales. «No se puede decir todavía que se trate de un armamento totalmente perfeccionado y listo para su utilización», añadió. Por su parte, el periodista Arkadi Bábchenko tampoco tiene plena certeza de que Rusia tenga o vaya a tener a corto plazo el arsenal descrito por Putin. «Me inclino más por pensar que es una iniciativa para consumo interno de cara a los comicios» presidenciales del próximo 18 de marzo, en los que el actual inquilino del Kremlin aspira a la reelección». Iván Moiséyev, responsable del Instituto de Política Espacial, avisa en declaraciones a «The Insider» que «es imposible que puedan existir misiles de crucero equipados con propulsores atómicos», otro de los armamentos que el jefe del Kremlin presentó durante su alocución. En la época soviética se experimentó un motor similar, pero para uso espacial y nunca llegó a ser empleado en la práctica. El que se ha tomado con auténtica sorna las amenazas del máximo dirigente ruso en cuanto a la posesión de potentes e invulnerables armas nucleares capaces de burlar el escudo antimisiles estadounidense y golpear sin ningún impedimento cualquier punto del planeta ha sido el líder opositor, Alexéi Navalni, a quien se le ha cerrado el paso a las elecciones presidenciales a causa de sus antecedentes por delitos económicos. «Es la única cuestión en la que Putin puede mentir con toda tranquilidad sin temor a ser pillado», manifestó Navalni el jueves en su canal de Youtube. «Todo el mundo observa que no cumple nada de lo que promete en sanidad, educación, economía, etcétera, porque la gente lo puedo comprobar por sí misma», aseguraba. Pero en asuntos de armamentos y puesto que está por medio el secreto de Estado, «ahí puede contarnos lo que quiera sin que luego se pueda verificar si este o aquel dispositivo ha entrado o no en servicio». En donde no han caído como una broma las belicistas recreaciones mostradas por Putin en la sala del Manezh ha sido en Estados Unidos, Europa y la OTAN. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron su «preocupación» por los nuevos planes armamentísticos rusos en una conversación telefónica que mantuvieron el jueves por la noche. Washington acusó el jueves a Moscú de iniciar una carrera de armamentos y de vulnerar los acuerdos internacionales de desarme nuclear, algo que el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, negó el viernes. «Rusia sigue fiel a sus obligaciones internacionales», sostuvo Peskov. La OTAN, por su lado, en un comunicado de su portavoz, Oana Lungescu, ha calificado de «inaceptable y contraproducente» el contenido del discurso de Putin sobre el uso de supuestas nuevas armas invencibles.
04-02-2018 | Fuente: abc.es
Varapalo a España ante la posible anulación del acuerdo de pesca de la UE con Marruecos
A la Unión Europea y a España de rebote le va a estallar a corto plazo un asunto de lo más delicado. El Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo está dando los últimos toques a una sentencia en la que muy probablemente declarará ilegal el acuerdo de pesca que la UE mantiene vigente con Marruecos y del que se benefician sobre todo pescadores españoles. La parte más delicada no es el pescado, sino las consecuencias políticas que se derivan de esa decisión y que suponen, por un lado, que los jueces pueden anular un tratado firmado y ratificado alegando criterios basados en la doctrina de las Naciones Unidas y, por otro, porque vuelve a introducir en las relaciones con Marruecos el conflicto del Sahara Occidental, en unos términos que pueden considerarse como la mayor victoria política del Frente Polisario en décadas. El abogado francés Giles Devers, que representa los intereses del Frente Polisario, se frota las manos esperando la sentencia que se prevé favorable a sus clientes, teniendo en cuenta el criterio que ha expresado el pasado 10 de enero el abogado general, el belga Melchior Wathelet (padre) es más que rotundo. En la justicia europea, los jueces confirman en más del 80% de las sentencias la opinión del abogado general, que es una mezcla de juez instructor y de fiscal. En este caso tan sensible, los argumentos de Wathelet para declarar que el acuerdo de pesca de 2006 es «inválido» le parecen lo bastante rotundos como para dar por hecho que los jueces los confirmarán. «Territorio ocupado» «Los dos elementos básicos de este juicio son que el abogado general concluye que Marruecos no ostenta en ningún caso la soberanía sobre el Sahara Occidental, que Europa no puede firmar ningún acuerdo sin el consentimiento de los saharauis, y que ya no basta con el recurso que se ha usado hasta ahora para que Marruecos se comprometiese a que los habitantes del Sahara participasen también de los beneficios, sino que se exige que den su autorización». La versión del jurista no deja lugar a dudas: «El acuerdo de pesca y los demás acuerdos que han sido recurridos no respetan ni el derecho de soberanía permanente sobre los recursos naturales, ni las reglas del derecho internacional humanitario aplicables en la conclusión de acuerdos internacionales que se refieren a la explotación de recursos naturales de un territorio ocupado, ni la obligación de la Unión de no reconocer una situación ilícita que se desprende de la violación de este principio y estas reglas, así como la de no ayudar al mantenimiento de una situación así». Solo con leer las expresiones que utiliza el jurista, como la de «territorio ocupado» ya se puede anticipar que este caso tendrá sin duda consecuencias. La sentencia podría introducir un elemento de gran incomodidad para el Gobierno marroquí y para sus relaciones con la Unión Europea, que en estos momentos son especialmente buenas. Marruecos es el socio más importante de la zona no solo en materia económica, sino que colabora muy estrechamente con España para el control de los flujos de inmigrantes a través del Mediterráneo. La situación se puede comparar claramente con la que se ha producido con Turquía, país con el que las relaciones se han tensado mucho, pero la Comisión ha tenido que pactar -pagando- para que fuera la clave para contener las avalanchas de refugiados que huyen de la guerra en Siria pero cuya irrupción en Europa central ha creado tensiones políticas importantes y ha ayudado al afloramiento de fuerzas nacional-populistas. Negociar la renovación Con el caso de Marruecos, el acuerdo de pesca caducará el 14 de julio y la Comisión ha pedido autorización para negociar la renovación, aunque en el Parlamento no se atreven a dar un paso antes de saber qué decisión tomarán los jueces. Mientras, los abogados del Frente Polisario se atreven incluso a pensar en pedir en una segunda fase que se les indemnice con 240 millones de euros anuales por todos los perjuicios causados desde el 21 de diciembre de 2016, cuando el Tribunal ya dictó una sentencia firme en la que determinaba que el Sahara no estaba incluido en el acuerdo agrícola con Marruecos. El Gobierno marroquí ha utilizado tradicionalmente los acuerdos con la UE para lograr el reconocimiento de su presencia en la antigua colonia española, forzando las cosas para obligar a los juristas europeos a rozar los límites de la jurisprudencia internacional. El criterio del abogado general en este último caso podría terminar definitivamente con cualquier ambigüedad y a juicio del abogado Devers impediría jurídicamente que Europa volviese a ignorar que la cuestión del Sahara no está cerrada, más de 40 años después de la salida de España. En medios saharauis se cree que la respuesta de los países más interesados en mantener las tesis marroquíes será alegar que el Frente Polisario no representa a la totalidad de los individuos afectados, pero es un hecho que la RASD es una entidad reconocida por la Unión Africana, de la que también Marruecos forma parte. La querella en marcha fue introducida por una organización británica llamada Westerns Sahara Campaign y ha sido llevada a Luxemburgo como cuestión prejudicial por los tribunales de Londres. Aún en el caso de que los jueces dictaminasen que en realidad esa organización no está legitimada a pedir la invalidez de un acuerdo internacional firmado por la UE, hay otra segunda querella presentada por el mismo Frente Polisario, que ha sido agrupada con la anterior y que por tanto sería tratada por el mismo abogado general y los mismos jueces. El abogado general considera además que un ciudadano puede invocar normas de derecho internacional para oponerse a un tratado firmado por su país si son «suficientemente claras». España sería uno de los países más afectados por una posible crisis diplomática entre la UE y Marruecos y fuentes del Gobierno han hecho saber que se prepara «para todos los escenarios» porque la incertidumbre afecta a muchas áreas, desde la pesca a los preparativos de un viaje del Rey Felipe VI a Rabat.
17-11-2017 | Fuente: abc.es
La Coalición Jamaica se le resiste a Merkel
Hasta las cinco de la mañana, quince horas consecutivas de sesión, ha estado Merkel negociando con los liberales del FDP y Los Verdes sin conseguir cerrar la denominada «Coalición Jamaica». El socio socialcristiano bávaro (CSU) de la canciller alemana, Horst Seehofer, ha salido incluso de la sede de la Sociedad Parlamentaria, donde tenían lugar las conversaciones, afirmando que «no ha habido nada que podamos llamar un acercamiento». Pero tras una ligera pausa para dormir y refrescarse, Merkel no da tregua: la negociación continúa a partir de las doce del mediodía. «¡Buenos días! Hoy continuaremos», han sido las únicas palabras que ha dicho Merkel apostados a la puerta antes de subir apresuradamente en el coche oficial. El que ha estado un poco más espléndido en las explicaciones ha sido el líder liberal, Christian Lindner, que ha avanzado que «tenemos más o menos un acuerdo en las cuestiones europeas, pero quedan todavía cuestiones clave por cerrar tanto en materia de Finanzas como de Inmigración». Lindner parece por ahora el más optimista y ha trasmitido confianza en la llegada buen término de las conversaciones. Hace solo una semana amenazaba con nuevas elecciones, pero ahora señala que un «proyecto histórico» como este «no debe fracasar por faltarle unas horas». Los disensos son notables todavía en puntos que van de la acogida de refugiados y el derecho a la reagrupación familiar, la política fiscal, con el FDP exigiendo el cargo de ministro de Finanzas para Lindner, y el transporte, donde la CSU quiere imprimir su sello. Y además están las cuestiones medioambientales. Los Verdes consideran que ya han cedido suficiente, tras haber renunciado a incluir en el texto del acuerdo 2030 como el año de desaparición de los automóviles con motor de combustión en Alemania, y se limitan a pedir un calendario de eliminación de la energía procedente del carbón, la que más gases contaminantes emite y que lleva impidiendo a Alemania varios años cumplir con sus acuerdos internacionales de emisiones. La parálisis en este punto ha costado a Alemania un evidente ridículo en la Cumbre del Clima de Bonn (Cop23), donde unos 20 países han firmado una alianza conta el carbón en la que Alemania, país anfitrión, no ha podido participar. Comienza la «prórroga» El ministro de la Cancillería, Peter Altmaier, considera sin embargo que los partidos terminarán logrando un acuerdo y subraya que «no es mala señal que las negociaciones duren tanto, pues es una muestra de que las distintas fuerzas se toman en serio los problemas». El copresidente de los verdes Cem Özdemir es quien ha dicho que comienza la «prórroga» y ha subrayado, sin nombrar a Merkel, que el tiempo que lleguen a durar las negociaciones «depende también del árbitro». El hueso más duro de roer está resultando, y no es ninguna sorpresa, la CSU bávara. Fuentes de la negociación describen a este partido como «excesivamente atrincherado». Su presidente, Horst Seehofer, habla de «diferencias de peso» en las conversaciones, aunque asegura que hará «todo lo humanamente posible para tantear si una formación de gobierno estable es posible» y para cerrar el documento borrador del acuerdo, que es lo que se está negociando en esta primera fase de las conversaciones. Sus futuros socios de gobierno no piensan lo mismo. Esta noche, los Verdes han presentado una nueva propuesta de compromiso en materia de inmigración con el objetivo de satisfacer finalmente a Seehofer, pero sin resultado. La propuesta versaba sobre la reagrupación familiar de los asilados, la posibilidad de traer con ellos a sus familiares más próximos a Alemania que, según esa propuesta, quedaría reducida a los casos en que se trate de asilados económicamente solventes y por tanto capaces de mantener a los suyos, y de casos probados de extranjeros bien integrados en la sociedad alemana. Para Seehofer no es suficientemente restrictiva y se ha negado a incluirla en el documento preliminar de consenso. Una vez hay sido consensuado ese documento, distribuido en varios bloques, comenzará la fase definitiva que durará, según el plazo que se ha fijado Merkel, más o menos hasta navidad. «Lo más seguro es que no terminen hoy, aunque retomen a mediodía, porque los puntos abiertos son muchos. Termina siendo una cuestión de resistencia física, así que no podemos descartar que se prolongue la negociación durante el fin de semana», explican fuentes del gobierno alemán que no muestran impaciencia y sugieren que «el arte del consenso lleva su tiempo». Recuerdan, además, que la anterior gran coalición de Merkel con los socialdemócratass tardó en negociarse tres meses, por lo que no hay todavía motivos para la inquietud. «Negociar una coalición», dicen, «tiene sus tiempos». «Levamos cuatro semanas hablando y no hemos avanzado nada», se queja Wolfganag Kubcki, del FDP, pero los medios de comunicación germanos hablan de jugada de pocker sobre bases de una acuerdo que se da por seguro y de un proceso en el que liberales, verdes y socialcristianos pugnan por parcelas de poder que han de ser repartidas.
07-11-2017 | Fuente: abc.es
Trump: populismo ruidoso pero parcialmente efectivo
Mucho estruendo, pero sólo algunas nueces. El anunciado populismo de Donald Trump, con el que el outsider llegado para desmontar el sistema fue capaz de conectar con el suficiente número de estadounidenses para llegar a la Casa Blanca, ha llegado a buen puerto en contadas ocasiones. La batería de promesas fáciles con las que desarboló a Hillary Clinton en las urnas, hace ahora un año, ha topado en la mayoría de los casos con la complejidad de un sistema de poderes que limita notablemente la capacidad del presidente. Su propio entorno de asesores y la mayoría republicana, con la que mantiene un entendimiento a la fuerza de momento poco efectivo, han frenado sus impulsos, hasta acumular un número de fracasos provisionales que dejan su agenda presidencial en entredicho. Los compromisos bandera que reforzaron su campaña electoral, en especial la demolición y sustitución del Obamacare (sistema de cobertura sanitaria impulsado por su antecesor) y la construcción de un muro a lo largo de toda la frontera con México, han sido bloqueados por la mayoría en el Congreso, algunos de cuyos miembros, lejos de comulgar con sus propuestas, se muestran abiertamente contrarios. La política exterior, muy alejada de los tradicionales aliados de Estados Unidos, y su nacionalismo económico, de carácter proteccionista, tampoco casan con la visión de Trump, que sí ha cumplido con la ruptura o revisión de los principales acuerdos internacionales. Un boquete en el tradicional espíritu republicano. El mayor reto del presidente, que por una vez los conservadores asumen como propio, la rebaja de impuestos, afrontará su gran desafío las próximas semanas.
06-10-2017 | Fuente: abc.es
Trump incitará al Congreso a retomar las sanciones contra Irán
Donald Trump prepara un golpe de mano en la política de EE.UU. contra Irán, aunque el alcance no está claro. A medida que se acerca el 15 de octubre, cuando el presidente se pronunciará sobre el acuerdo nuclear de la comunidad internacional con Teherán, todo apunta a que el inquilino de la Casa Blanca romperá con la política de su antecesor, Barack Obama, y se negará a «certificar» que Irán está cumpliendo sus compromisos con el pacto. Los diarios estadounidenses coincidieron en que Trump enviará un mensaje contundente de rechazo a uno de los eternos enemigos y planteará al Congreso que retome las sanciones contra Irán. De esta forma, el presidente, frente a la opinión contraria de la mayoría de sus asesores, incluidos, el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el jefe del Pentágono, James Mattis, abre la puerta a una ruptura del pacto por parte de las cámaras legislativas. La decisión de Trump de volver a la confrontación con el régimen iraní se corresponde con sus duras críticas del acuerdo nuclear suscrito en 2015 por EE.UU. y las principales potencias, que el nuevo presidente ha calificado de «desastre» repetidas veces desde la pasada campaña electoral. Más recientemente, el inquilino de la Casa Blanca ha cuestionado que Teherán estuviera cumpliendo con sus compromisos, pese a que tanto la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés) como el resto de la comunidad internacional han reconocido que así era. La decisión de Trump de desmarcarse del pacto, por el cual Irán se comprometió a renunciar a su carrera nuclear a cambio de la eliminación de sanciones valoradas en cerca de 100.000 millones de dólares, obedece además a un endurecimiento del discurso, que el presidente plasmará en una comparecencia prevista para el próximo jueves. En ella está previsto que Trump acuse abiertamente al régimen de Teherán de financiar actividades terroristas y de desestabilizar Oriente Medio, lo que implicará un alineamiento estrecho con las tesis del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, después de un sonoro distanciamiento entre Washington y Tel Aviv durante la etapa de Obama. De acuerdo con las condiciones de seguimiento para el cumplimiento del acuerdo, la Administración estadounidense debe certificar cada tres meses que el régimen de Teherán no está faltando a sus compromisos, mediante un informe que debe ratificar el presidente. Trump no sólo se va a negar a certificarlo en esta ocasión, sino que ya ha comunicado a sus asesores que no tiene intención de someterse a esa obligatoriedad, según ha reconocido el Asesor de Seguridad Nacional, el general H. R. McMaster. El presidente pretende que la mayoría republicana enmiende ese punto de la legislación vigente para liberarle de ese compromiso, que «le irrita mucho», según reconocieron fuentes de la Casa Blanca. Nuevo roce internacional Cuando Trump rechace la certificación del cumplimiento del acuerdo a cargo de Irán, se abrirá un periodo en el que el Congreso estaría llamado a la aprobación de las correspondientes sanciones, previstas en el pacto nuclear. Pero la mayoría republicana no tiene entre sus objetivos el de conducir el acuerdo nuclear a la ruptura ni abrir un nuevo frente en la serie de enfrentamientos de EE.UU. con sus aliados occidentales. Al igual que ocurriera con otros acuerdos internacionales cuestionados por el presidente, como el del Cambio Climático, la ruptura del pacto nuclear con Irán supondría un nuevo roce en las relaciones de Washington con los principales países, que la mayoría republicana prefiere preservar, en contraste con el aislacionismo de Trump.
20-09-2017 | Fuente: abc.es
El bandazo de Trump sobre la ONU: de «un club para pasarlo bien» a una organización con «potencial»
En su estreno ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Donald Trump, uno de los dirigentes mundiales más críticos con la ONU, ha dejado parcialmente a un lado el aislacionismo que le ha llevado a salirse de acuerdos internacionales como el de París y a lanzar duras declaraciones contra el organismo internacional desde que aún era candidato a ocupar la Casa Blanca. Después de cargar con dureza durante años contra Naciones Unidas, tanto en su intervención en un acto el pasado lunes junto al secretario general, António Guterres, como este martes en su discurso ante la Asamblea General, Trump ha dejado ver un cambio de postura, más favorable a la organización. Por una parte, aprecia una mejora en el funcionamiento con las reformas que está introduciendo Guterres, al que ha dado un apoyo decidido. Por otra, está viendo cómo la ONU también puede ser una herramienta que sirva a los interesese de Estados Unidos, sin que ello suponga salirse de su doctrina de «America first». Y en tercer lugar, su nueva cara amable hacia el organismo tiene que ver con su objetivo de reducir la contribución estadounidense a sus gastos. Trump suele arremeter contra aquello que no le gusta a través de las redes sociales, y la ONU no ha sido una excepción. Twitter le ha servido para calificar el organismo de «club» en el que la gente se «reúne» y va a pasárselo bien» cuando aún era presidente electo. Esta critica, en concreto, deriva de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de exigir a Israel el fin de sus asentamientos en territorios palestinos, que fue aprobado gracias a la abstención de Estados Unidos cuando su predecesor, Barack Obama, aún ocupaba la Casa Blanca. The United Nations has such great potential but right now it is just a club for people to get together, talk and have a good time. So sad!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 26 de diciembre de 2016Esta resolución de la ONU también inspiró otro tuit del por aquel entonces candidato, en el que prometía que a partir de que se convirtiese en presidente de los Estados Unidos las cosas iban a cambiar. As to the U.N., things will be different after Jan. 20th.? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 23 de diciembre de 2016En esas mismas fechas, Trump volvió a arremeter contra la ONU delante de los medios. «Naciones Unidas tiene un tremendo potencial (?), pero no está a la altura de ese potencial», afirmó en una declaración de menos de dos minutos. «¿Cuándo se ha visto a Naciones Unidas resolviendo problemas? No lo hace, causa problemas», agregó Trump. Tras llegar a la Casa Blanca, la relación entre la ONU y Trump no mejoró en exceso. A principios de abril y a través de la embajadora de EE.UU. en la ONU, Nikki Haley, Trump condenó la pasividad con la que el Consejo de Seguridad estaba actuando ante los ataques químicos en Siria -Rusia ejercía su derecho al veto a la hora de sancionar a Bashar al Assad- y avisó: «Cuando Naciones Unidas falla en su obligación, nosotros podemos estar obligados a desarrollar nuestra propia acción». Sin embargo, Donald Trump ha visto cómo gracias al apoyo del Consejo de Seguridad de ONU se han endurecido las sanciones a Corea del Norte con el objetivo de frenar su escalada nuclear , contando incluso con el apoyo de China y Rusia, por lo que era de esperar que rebajase el tono de sus criticas. Trump, diplomático Trump se mostró diplomático en su primera intervención en la ONU, reclamando reformas en la organización, pero respaldando la estrategia en ese ámbito del secretario general, António Guterres y asegurando que ya se va en la buena dirección. «Estados Unidos y los Estados miembros presentes hoy apoyan esta gran visión de reforma», le dijo al diplomático portugués, sentado a su lado. Frente a las duras críticas del pasado, el mandatario se limitó a señalar que, en años recientes, la ONU «no ha alcanzado su pleno potencial a causa de burocracia y mala gestión». Tras la sesión, dijo a los periodistas que su principal mensaje es «hacer a la ONU grande». «No otra vez, hacer a Naciones Unidas grande», señaló, jugando con su lema electoral. Durante el esperado discurso del presidente estadounidense ante la Asamblea General de la ONU de este martes, ha seguido la misma línea de la intervención del día anterior. Poco destructivo, pero sin dudar a la hora de criticar el funcionamiento y financiación de la ONU. Trump ha recordado que su país «paga el 22 por ciento de todo el presupuesto» de la organización. «Pagamos mucho más de lo que se sabe», ha dicho, en un llamamiento para lograr una mayor implicación de los otros 192 países representados en la Asamblea General. H a justificado su lema de «America first», asegurando que ése es precisamente el cometido de todos los dirigentes políticos del mundo: anteponer el interés de sus propios países. «Como presidente, siempre pondré a Estados Unidos primero, igual que ustedes, como líderes de sus países, deberían siempre poner a sus propios países primero», ha proclamado. No obstante, ha añadido como concesión parcial: «Cumpliendo las obligaciones con otros países, también debemos darnos cuenta de que beneficia a todos buscar un futuro en el que las naciones puedan ser soberanas, prósperas y seguras». También opinó que los países de la ONU no pueden ser «espectadores de la historia» y ser «complacientes» ante el problema del terrorismo y de «un pequeño grupo de regímenes rebeldes» como Corea del Norte, Irán y Venezuela. «Si los muchos honestos no se enfrentan a los pocos malvados, entonces el mal triunfará», advirtió.
18-09-2017 | Fuente: abc.es
Los líderes mundiales miden en la ONU el aislacionismo de Trump
Donald Trump, el presidente enemigo de los grandes acuerdos transnacionales, y Naciones Unidas, la organización que reúne a más países en la Tierra, se encuentran cara a cara esta semana. El gobernante estadounidense que irrumpió en la esfera mundial rompiendo unos acuerdos internacionales (TransPacífico) y cuestionando otros, entre ellos el propio organismo creado para garantizar la paz en el orbe, como en un jaque al orden establecido tras la II Gran Guerra, se estrena este lunes en la Asamblea de la ONU. La cita anual de los jefes de Estado y de Gobierno servirá para confirmar o desmentir una doctrina Trump, que en sus primeros ocho meses de mandato ha asentado las bases de un aislacionismo sin precedentes recientes en Estados Unidos. Aunque una cierta continuidad en política exterior mantiene la incertidumbre sobre hacia dónde caminará la Administración del imprevisible hombre antiestablishment. Trump aterrizará con exigencias en la sede neoyorquina de la ONU. A diferencia de su antecesor, Barack Obama, impulsor de un multilateralismo que resituó a Estados Unidos como un miembro más, el actual presidente elevará el tono y renovará sus demandas de eficiencia a la organización mundial, ya planteadas en la campaña electoral. Su mensaje también se distancia del anterior gobernante republicano, George W. Bush. Aunque pueda coincidir en la visión unilateralista que otorga al país una independencia de actuación en los conflictos internacionales, Bush nunca cuestionó el funcionamiento de Naciones Unidas, y menos aún amenazó con retirarle las aportaciones económicas para forzar su reforma. Como aventuró hace unos días su embajadora, Trump volverá a recordar a la ONU sus tareas pendientes, con dos tipos de eficacia: la económica, en términos de rentabilidad, y la política, para que sus decisiones tengan una repercusión concreta. Será el martes cuando el presidente se dirija por primera vez a un plenario plagado de líderes mundiales, expectantes ante el rumbo que adoptará su política los próximos meses. Hasta ahora, el presidente que alcanzó el Despacho Oval con la vitola del «America First» («América Primero»), acompañado con el anuncio de un alejamiento de los conflictos mundiales, ha sido más coherente a la hora de cuestionar acuerdos internacionales que en la plasmación de una política exterior aislacionista. El gran cambio vino de su ruptura del TransPacífico y la amenaza sobre el Nafta (acuerdo comercial de América del Norte), cuya renegociación ha impuesto a Canadá y México. También, con su anuncio de abandonar el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, intención que la Casa Blanca ratificó este domingo, salvo que una renegociación mejore las condiciones de Estados Unidos. Imagen continuista Pero su apuesta por reforzar las tropas en Afganistán, incluido un declarado respaldo a la OTAN; su contenida renuncia a la guerra comercial contra China, a pesar de pasadas amenazas; el mantenimiento del pacto nuclear con Irán, y la congelación de su anunciado cambio de sede de la embajada estadounidense en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén, ofrecen de momento una imagen continuista en el terreno diplomático. El redivivo conflicto con Corea del Norte tampoco ha supuesto modificaciones con respecto a administraciones anteriores, que también vivieron momentos de máxima tensión. Tras las nuevas sanciones aprobadas contra Pyongyang el pasado lunes, el enésimo lanzamiento de un misil balístico intercontinental bendecido por Kim Jong-un mantiene el desafío a la comunidad internacional, cuya representación volverá a analizar estos días una solución frente a la escalada nuclear del régimen.
29-08-2017 | Fuente: as.com
El TC ve inconstitucional que Cataluña suscriba acuerdos internacionales en el deporte
La sentencia estima parcialmente el recurso de inconstitucionalidad presentado por la Abogacía del Estado contra varios preceptos de la ley catalana.