Infortelecom

Noticias de accidentes aereos

26-03-2019 | Fuente: abc.es
Un Boeing 737 Max 8 sin pasajeros aterriza de emergencia en EE.UU.
Un Boeing 737 Max 8 de la compañía aérea Southwest Airlines que no llevaba pasajeros debió aterrizar de emergencia este martes poco después de despegar del Aeropuerto Internacional de Orlando (centro de Florida), informaron medios locales. Uno de los motores del avión presentó un problema y la tripulación «siguió el protocolo e hizo un aterrizaje seguro» en el mismo aeropuerto del que había despegado, dijo el portavoz de Southwest Airlines Chris Mainz a medios de Orlando. Las autoridades aeronáuticas de Estados Unidos y otros países han prohibido los vuelos comerciales en aviones Boeing 737 Max 8 y 9 en respuesta a las dudas surgidas tras los accidentes sufridos por dos de esas aeronaves en Indonesia en octubre pasado y en Etiopía este mes de marzo, en los que murieron cientos de personas. El avión que hoy aterrizó de emergencia iba a volar este martes hasta Victorville, California, para permanecer estacionado allí. Según el portavoz, ahora será trasladado a una unidad de mantenimiento de Southwest para revisión. En el accidente ocurrido este mes a un Boeing 737 Max de Ethiopian Airlines fallecieron las 157 personas que iban a bordo, mientras que en el del avión de la compañía indonesia Lion Air murieron sus 189 ocupantes. Según The New York Times (NYT), los Boeing 737 Max siniestrados en Etiopía e Indonesia carecían de dos mecanismos de seguridad opcionales que, en parte, podrían haber ayudado a sus pilotos a evitar los accidentes. El pasado 19 de marzo, el consejero delegado de Boeing, Dennis Muilenburg, lamentó los accidentes aéreos de Etiopía e Indonesia en una carta abierta en la que reconoció las dificultades que está generando la paralización de la flota de los 737 Max, y reiteró su compromiso por mejorar la seguridad de los aviones. «Basándonos en los hechos del accidente del vuelo 610 de Lion Air y en los datos que se vayan obteniendo en la investigación del accidente del vuelo 302 de Ethiopian Airlines, estamos tomando medidas para garantizar plenamente la seguridad del 737 Max», agregó Muilenburg, quien reiteró el «compromiso» de la empresa. En Estados Unidos, Southwest Airlines es la compañía con mayor número de Boeing 737 Max, con un total de 34, seguida de American Airlines, la mayor aerolínea del país, con 24.
18-03-2019 | Fuente: elpais.com
Boeing encara la crisis más difícil de su historia
La empresa teme una pérdida de confianza tras la muerte de 345 personas en dos accidentes aéreos en cinco meses
17-03-2019 | Fuente: elpais.com
Boeing encara la crisis más difícil de su historia
La empresa teme una pérdida de confianza tras la muerte de 345 personas en dos accidentes aéreos en cinco meses
25-02-2019 | Fuente: as.com
Publican un primer informe sobre el accidente aéreo de Sala
El Departamento de Investigación de Accidentes Aéreos del Reino Unido (AAIB, por sus siglas en inglés) publicó los hallazgos preliminares en torno al suceso.
08-02-2019 | Fuente: as.com
Emiliano Sala y otros deportistas que murieron en tragedias aéreas
Repasamos algunos de los accidentes aéreos más trágicos de deportistas o clubes implicados en un incidente de estas características.
06-02-2019 | Fuente: elpais.com
Unidos Podemos solicita la reparación de las víctimas de la migración
La formación plantea la creación de un Observatorio para equiparar a los fallecidos en la frontera con otras víctimas como "las de los accidentes aéreos"
04-02-2019 | Fuente: elpais.com
Hallado el avión de Emiliano Sala en el Canal de la Mancha
El buque del Air Accidents Investigation Branch, encargado de la investigación en el Reino Unido de los accidentes aéreos, supervisará la recuperación de los restos
03-02-2019 | Fuente: elpais.com
Encuentran el avión de Emiliano Sala en el Canal de la Mancha
El buque del Air Accidents Investigation Branch, encargado de la investigación en el Reino Unido de los accidentes aéreos, supervisará la recuperación los restos
04-11-2018 | Fuente: abc.es
La maldición de volar en Indonesia
Indonesia, el archipiélago catástrofe sacudido cada dos por tres por terremotos, tsunamis, volcanes y siniestros aéreos o naufragios, se enfrenta a una nueva tragedia. El accidente de un avión de la compañía Lion Air, que cayó al Mar de Java el pasado lunes con 189 ocupantes al poco de despegar, vuelve a revelar la peligrosidad de volar en Indonesia. Con más de 17.500 islas y 260 millones de habitantes, este caótico país emergente es uno de los principales mercados para los fabricantes de aviones y las aerolíneas por su notable crecimiento económico, pero presenta también un largo historial de siniestros. Contando esta catástrofe, un millar de personas han perecido en 40 accidentes aéreos ocurridos en las dos últimas décadas en Indonesia, donde la proliferación de las compañías no ha sido pareja a la preparación de los pilotos y controladores ni a la modernización de sus infraestructuras aeroportuarias para garantizar la seguridad de los viajes. Peor aún es el descuidado mantenimiento de los aviones, a cargo de técnicos que a veces no están lo suficientemente preparados o no parecen tomarse demasiado en serio su trabajo, como ha comprobado este corresponsal en sus viajes por este relajado país. De hecho, las sospechas sobre el mantenimiento se ciernen sobre el accidente del aparato de Lion Air, un Boeing 737 MAX 8 que había sido estrenado en agosto y solo tenía 800 horas de vuelo. Aunque la compañía ha reconocido que el avión sufrió un «problema técnico» el domingo, cuando hizo el trayecto entre la isla turística de Bali y Yakarta, asegura que había sido reparado y estaba en condiciones de volar. Pero se estrelló a los pocos minutos de despegar en el siguiente trayecto, entre Yakarta y la isla de Bangka, al este de Sumatra. Aunque el piloto no lanzó ninguna señal de alarma, sí pidió regresar al aeropuerto a los 13 minutos de haber despegado, lo que indica que tenía algún problema. A la espera de que la caja negra ya localizada y las grabaciones de la cabina ayuden a revelar las causas del siniestro, los pasajeros que volaron el día anterior al accidente han contado los problemas que tuvo el aparato y el miedo que pasaron. «Entre tres y ocho minutos después de despegar, sentí que el avión perdía potencia y no podía elevarse. Eso ocurrió varias veces durante el vuelo. Era como una montaña rusa. Algunos pasajeros entraron en pánico y vomitaron», explicó a la cadena TVOne Alon Soetanto, informa France Presse. Lion Air, en entredicho Al día siguiente, y tras ser revisado por los técnicos, el avión volvió a despegar y a sufrir de inmediato los mismos ascensos y descensos irregulares. Así lo detectó Fligthradar24, un portal de internet que vigila el tráfico aéreo mundial en tiempo real y captó sus subidas y bajadas y su caída desde 1.479 metros en solo 21 segundos. Sin posibilidad de que los pilotos pudieran controlarlo, el aparato se desplomó a 70 metros por segundo. A tenor de un diario de vuelo obtenido por la BBC, uno de los instrumentos del capitán no ofreció información correcta sobre la velocidad ni la altitud en el trayecto anterior al accidente, por lo que tuvo que ceder los mandos al copiloto. Sospechando una negligencia, el Ministerio de Transportes de Indonesia ha suspendido al director técnico de Lion Air y al ingeniero que revisó el avión tras ese vuelo y permitió que despegara al día siguiente. Lo peor de todo es que no es el primer accidente mortal de Lion Air, una aerolínea de bajo coste que en menos de dos décadas ha conquistado el mercado indonesio por sus precios imbatibles. En 2004, uno de sus aviones se estrelló al aterrizar en la ciudad de Solo y fallecieron 25 de sus 163 ocupantes. Además de dicha tragedia, acumula más de media docena de percances, retrasos considerables y hasta detenciones de sus pilotos por tomar metanfetamina, una droga estimulante. A los incidentes de esta compañía se suman los de las numerosas aerolíneas que han proliferado en Indonesia al amparo de su crecimiento económico. Por su mala fama, todas ellas tenían prohibido volar a Estados Unidos y la Unión Europea desde 2007, pero dicho veto ha sido levantado en los dos últimos años. Ahora, este nuevo accidente vuelve a cuestionar la seguridad aérea en Indonesia, donde parece que volar está maldito.
30-10-2018 | Fuente: abc.es
El peligro de volar en Indonesia
Indonesia, el archipiélago catástrofe sacudido cada dos por tres por terremotos, tsunamis, volcanes y accidentes aéreos o naufragios, vuelve a enfrentarse a una nueva tragedia. Mientras los equipos de emergencia buscan en el Mar de Java el fuselaje del avión de Lion Air que se estrelló el lunes con 189 ocupantes, este nuevo siniestro vuelve a revelar la peligrosidad de volar en Indonesia. Con más de 17.500 islas y 260 millones de habitantes, este caótico país emergente es uno de los principales mercados para los fabricantes de aviones y las aerolíneas por su notable crecimiento económico, pero presenta también un largo historial de siniestros. Sin contar esta última catástrofe, más de 750 personas han perecido en las dos últimas décadas en los principales accidentes ocurridos en Indonesia, donde la proliferación de las compañías aéreas no ha sido pareja a la preparación de los pilotos y controladores ni a la modernización de sus infraestructuras aeroportuarias para garantizar la seguridad de los viajes. Peor aún es el descuidado mantenimiento de los aviones, a cargo de técnicos que a veces no están lo suficientemente preparados o no parecen tomarse demasiado en serio su trabajo, como ha comprobado este corresponsal en sus viajes por este relajado país. De hecho, las sospechas sobre el mantenimiento se ciernen sobre el accidente del aparato de Lion Air, un Boeing 737 MAX 8 que solo tenía 800 horas de vuelo porque había sido estrenado en agosto. Aunque la compañía ha reconocido que el avión sufrió un «problema técnico» el domingo, cuando hizo el trayecto entre la isla turística de Bali y Yakarta, asegura que había sido reparado y estaba en condiciones de volar. Pero se estrelló a los pocos minutos de despegar en el siguiente trayecto, entre Yakarta y la isla de Bangka, al este de Sumatra. Por desgracia, no es el primer accidente que sufre Lion Air, la aerolínea de bajo coste con más éxito de Indonesia. Fundada en 1999 por el empresario Rusdi Kirana, consejero del presidente Joko Widodo y actual embajador en Malasia, ya es la segunda compañía aérea más importante del país y también la segunda de bajo coste en este continente, tras Air Asia. Con más de 100 aviones que incluso hacen rutas internacionales, ha seguido una agresiva política de expansión gracias a sus pedidos multimillonarios a Boeing y Airbus para todas las aerolíneas del grupo: Lion, Batik, Wings, Malindo y Thai Lion. Hasta el siniestro del JT610 sobre el Mar de Java, el único accidente mortal de Lion Air había ocurrido en 2004, cuando un McDonnell Douglas 82 se estrelló al aterrizar en la ciudad de Solo y fallecieron 25 de sus 163 ocupantes. Pero, además de dicha tragedia, acumula más de media docena de percances. En abril de 2013, un Boeing 737-800 también recién estrenado acabó flotando en el mar al pasarse de la pista mientras aterrizaba en el aeropuerto de Bali. Milagrosamente, sus 108 ocupantes sobrevivieron y no hubo heridos graves, pero era el séptimo accidente de Lion Air desde 2002. La madre de uno de los desaparecidos en el vuelo de Trigana Air en 2014 - EFE A los incidentes de esta compañía se suman los de las numerosas aerolíneas que han proliferado en Indonesia al amparo de su crecimiento económico. En 2015, un avión de otra aerolínea de bajo coste, Trigana Air, se estrelló en Papúa Nueva Guinea con 54 personas a bordo. En su investigación, las autoridades culparon del siniestro a los errores de los pilotos y al deficiente mantenimiento por parte de la compañía. A finales de diciembre de 2014, otro aparato de una aerolínea de bajo coste, Air Asia, cayó también al Mar de Java mientras volaba de Surabaya a Singapur. Perecieron sus 162 ocupantes. En el colmo del infortunio, algo que jamás sale mal, como es un vuelo de prueba, se estrelló en mayo de 2012 contra un volcán en la isla de Java. Murieron sus 45 ocupantes, que eran responsables de aerolíneas y periodistas invitados a la presentación del avión ruso Sukhoi Superjet 100. A tenor de las grabaciones de la caja negra, el accidente se debió a un despiste del piloto, que chocó contra el monte Salak cuando estaba explicándole las bondades del aparato a un posible comprador que había entrado en la cabina. El día de año nuevo de 2007, un Boeing 737 de Adam Air, una aerolínea que ya no existe, partió hacia Manado desde Surabaya. Acabó con sus 102 ocupantes en el fondo del mar, donde aún sigue el fuselaje, y los equipos de rescate tardaron ocho meses en recuperar su caja negra. Labores de rescate en el mar de Java tras estrellarse un vuelo de Air Asia en 2015 - AFP El avión de otra compañía que ya quebró, Mandala Airlines, se estrelló en septiembre de 2005 contra una zona residencial mientras cubría la ruta entre Medan, al norte de la isla de Sumatra, y Bali. Perecieron 149 personas, de las cuales un centenar eran pasajeros del avión y el resto vecinos del lugar del impacto. A pesar de la gravedad del siniestro, 17 pasajeros salvaron la vida. Más dramático aún fue el accidente de un vuelo de Silk Air que efectuaba el trayecto entre Yakarta y Singapur en diciembre de 1997, en el que fallecieron sus 104 ocupantes al caer el aparato sobre el río Musi, al sur de la isla de Sumatra. Aunque la investigación indonesia fue incapaz de determinar las causas del siniestro, un equipo de Estados Unidos concluyó que el piloto había estrellado el avión a propósito. En septiembre de ese mismo año tuvo lugar el accidente aéreo más grave de la historia reciente del país. Un Airbus de la aerolínea estatal Garuda, procedente de Yakarta con 234 personas a bordo, chocó por falta de visibilidad contra una montaña mientras se aproximaba al aeropuerto de Medan. No hubo supervivientes. Vigilia por las víctimas del MH17 en Malasia - EFE Tampoco se salvó ninguno de los 14 pasajeros ni la tripulación del avión de Merpati Nusantara Airlines que, cubriendo un recorrido entre islas, desapareció en mar abierto en enero de 2005. De forma misteriosa, desde entonces no se ha encontrado ni rastro del aparato ni de sus ocupantes, que seguramente se hundieron en el fondo del mar. Aunque ocurrió en Malasia, y no en Indonesia, también sigue siendo un enigma la desaparición del vuelo MH 370 en 2014, que se desvió de su rumbo de Kuala Lumpur a Pekín y cayó al sur del Océano Indico. Con sus 239 ocupantes, el Boeing 777-200ER de Malaysia Airlines sencillamente se desvaneció para siempre. A los accidentes aéreos que sufre Indonesia se suman sus frecuentes naufragios y desastres naturales, que van desde terremotos hasta volcanes en erupción pasando incluso por tsunamis. Enclavado en el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de la corteza terrestre rica en movimientos sísmicos donde hay localizados 497 volcanes ? 129 en activo ?, sobre Indonesia parece haber caído una maldición que también se ha contagiado a sus aviones.