Infortelecom

Noticias de Ebola

29-10-2017 | Fuente: elpais.com
Yo sobreviví al ébola
Liberia fue el país más afectado por la epidemia que asoló África occidental entre 2013 y 2015. Esta es la historia de tres de las víctimas y testigos de este brote mortífero
17-10-2017 | Fuente: abc.es
Ellen Johnson Sirleaf: grandes avances democráticos para Liberia, pocos para feminizar la política
Tras ascender al poder después de la larga guerra civil de Liberia en 2005 y ganar un segundo mandato en 2011, Ellen Johnson Sirleaf ha sido aclamada como un ícono feminista internacional. Sin embargo, a tenor por las políticas durante sus mandatos y las últimas elecciones de octubre, esta aseveración no parece del todo acertada. Sirleaf no ha alzado la voz a favor del fortalecimiento de los roles de las mujeres en la política, a pesar de haber declarado su compromiso a hacer campaña activamente por las candidatas en estas últimas elecciones. El sistema político de Liberia sigue siendo, a día de hoy, patriarcal y Sirleaf ha hecho poco o nada para que esto cambie. Durante su primer mandato designó a varias mujeres para altos cargos en finanzas y comercio. Sin embargo, solo cuatro de sus actuales 21 funcionarios del gabinete son mujeres, y ninguno de ellos ocupa ministerios estratégicos como defensa, finanzas, la educación o las obras públicas. En sus dos términos, la Nobel de la Paz no ha aumentado la representación de las mujeres en la política, no ha logrado una igualdad de género en la educación, y no fue capaz de prohibir la mutilación genital (MGF). En los últimos comicios Sirleaf apoyó públicamente a la única candidata a presidente, MacDella Cooper, y a aquellas que se postularon para los escaños parlamentarios, sin embargo, su partido es uno de los que tiene menos representación femenina. Lo que está claro es que su sucesor será un hombre: George Weah o Joseph Boakai; y el Parlamento seguirá dominado por hombres. Las mujeres representan solo el 16% de los candidatos que optan a escaños parlamentarios, solo un 2% mayor que en las elecciones de 2011. Ha habido algunos esfuerzos legislativos para involucrar a más mujeres en el liderazgo político de Liberia, pero no siempre han tenido el apoyo de la presidenta. Una enmienda de la ley electoral de 2014 alentó a los partidos políticos a aumentar su representación de mujeres en puestos de liderazgo, sin embargo, no prosperó. Su administración sí trabajó para garantizar la igualdad de género en el ámbito de la educación y Sirleaf, que es licenciada por la Universidad de Harvard, apoyó varios planes para garantizar que las niñas reciban educación. También luchó para proteger a mujeres y niñas de la violencia de género, implementando la ley contra la violación más completa del continente africano. Sin embargo, muchos de estos desafíos resultaron ser demasiado complejos para ser abordados en dos mandatos. No son pocos los logros de Sirleaf en el ámbito de la política. Fue Viceministra de Finanzas (1973-74) y Ministra de Finanzas (1979-80) durante el gobierno de William Tolbert. En 2005, se proclamó vencedora de las elecciones presidenciales y el 16 de enero de 2006 asumió el cargo, convirtiéndose en la primera presidenta mujer del continente africano. A pesar de que anunció que no se presentaría a un segundo mandato, cambió de opinión por no haber podido cumplir sus promesas durante los primeros seis años como jefa del gobierno. Así, en 2011 fue reelegida. En junio de 2016, fue elegida Presidenta de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental, convirtiéndola en la primera mujer en ocupar dicho puesto. Ese mismo año, Sirleaf fue galardonada junto con Leymah Gbowee (Liberia) y Tawakkol Karman (Yemen) con el Premio Nobel de la Paz por su lucha sin violencia por la seguridad de las mujeres y el derecho de la mujer a participar plenamente en la consolidación de la paz. Este no es el único galardón que ha recibido la actual presidenta de Liberia. En 2013, el presidente de la India, Pranab Mukherjee, le entregó el Premio Indira Gandhi. La prestigiosa revista Forbes le situó en 2016 como la la 83ª mujer más poderosa del mundo. Quizá no sea un icono feminista, es posible que haya fracasado en el empoderamiento de las mujeres en política, sin embargo, hay que destacar su importante papel para mantener la paz en su país. Una historia marcada por dos guerras civiles La historia y la tradición juegan su papel importante en las elecciones celebradas el pasado martes. Liberia ha pasado por dos brutales guerras civiles y por una plaga devastadora del virus del ébola, que dejó más de 4.800 muertos (2014-2016). El país lleva más de una década intentado reconstruir las diezmadas infraestructuras tras la larga guerra que terminó en 2003. Durante las primeras elecciones, UP hizo muchas promesas para recuperar dichas infraestructuras y mejorar la vida de los liberianos. Entre sus promesas: electrificar Monrovia en seis meses, traer agua potable, aumentar el empleo, fomentar la conectividad vial en todos los condados, aumentar el desarrollo de infraestructuras y luchar contra la corrupción. Sin embargo, la mayoría de éstas cayeron en saco roto. Sirleaf prometió no presentarse a un segundo mandato, sin embargo, cambio de idea, precisamente, para enmendar sus errores. Y en 2011 volvió a ganar las elecciones. Reducir el paro creando 20.000 empleos al año, proveer de electricidad 24 horas y prestar apoyos a agricultores fueron las promesas de su nuevo mandato. Sin embargo, la situación económica ha empeorado en los últimos años. La tasa de desempleo es de alrededor del 85% desde 2006, a pesar de que el país ha ingresado más de 16 millones de dólares gracias a inversiones internacionales y ayudas. La gran mayoría de los liberianos viven con menos de $1,25 al día.
06-06-2017 | Fuente: abc.es
Ecuador, un paraíso en la mitad del mundo
Ecuador es un lugar idílico y único en el planeta. Un paraíso en la mitad del mundo que cada vez aglutina mayor atractivo para el turista. El país cuenta con diferentes paisajes que visitar como las Islas Galápagos, el archipiélago más diverso y complejo del mundo. En 1978 estas islas fueron con toda justicia el primer lugar del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad, y hoy son merecidamente el primer destino turístico en Ecuador. En los últimos veinte años, el número de visitantes se ha cuadruplicado. En 2013 recibió a 204.295 turistas. El país tiene también su pedazo de Amazonas, donde viven numerosas tribus. Una de ellas son los mayuma, preparados para recibir a los turistas. Quito, la capital de Ecuador, fue fundada por los españoles hace 480 años, y es la primera ciudad que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (1978), y una de las 21 finalistas en el certamen Siete Ciudades Maravilla del Mundo. Posee los barrios coloniales más extensos y mejor conservados de América, un impresionante rompecabezas arquitectónico de 320 hectáreas en los que se suceden calles estrechas, iglesias, monasterios, palacetes, museos y plazas que abarcan desde el s. XVI al XX. Un atractivo especial son las llamadas Noches Patrimoniales, que se celebran todos los sábados al caer el sol con recorridos temáticos amenizados con música danza y representaciones teatrales. Un perfecta desconocida es su gastronomía, que mejorado considerablemente en los últimos años. Sin tener ningún Ferran Adriá, ningunos hermanos Roca, o incluso ningún Gastón Acurio, Ecuador dispone de maestros de los fogones de primera categoría como Homero Miño, Juan Carlos Solano, Carlos Gallardo.. y muchos otros que algún día saldrán del anonimato internacional. Un destino seguro El aumento de turistas en estos últimos años se debe también a que Ecuador es el segundo país más seguro de América Latina, según el «Igarapé Institute Homicide Monitor». Además, ocupa el puesto 79 en una lista de 127 países a nivel mundial analizados por «The World Internal Security and Police Index Report» durante 2016. En los últimos años, el país ha trabajado para mejorar significativamente la seguridad. Y para lograrlo, invirtió más de 820 millones de dólares para combatir la delincuencia, en especial, en las zonas fronterizas con Colombia. Asimismo, demostró su apoyo en el proceso de paz con las FARC. A pesar de su alta actividad sísmica, los movimientos de tierra son constantemente monitorizados para prevenir cualquier daño personal. Por su parte, no consta en el índice de países en riesgo de enfermedades peligrosas como el Zika o el ébola, según el Informe de Situación Epidemiológica Internacional 2016. Aunque el Zika se convirtió en un problema importante para la salud, la Organización Mundial de la Salud ?OMS? declaró en noviembre el fin de la emergencia global. En cualquier caso, todo turista español que visite estas tierras puede descargarse en el móvil la aplicación «Ecuador Seguro», elaborada por el Ministerio Coordinador de Seguridad de Ecuador. De forma que el interesado tiene a tiempo real toda la información relacionada con los fenómenos naturales que puedan producirse.
23-05-2017 | Fuente: abc.es
Merkel: «Alemania, hombro con hombro con nuestros amigos británicos»
Las muestras de solidaridad de los principales líderes mundiales tras el atentado de Mánchester han sido inmediatas. Angela Merkel ha calificado el ataque de «inexplicable» y ha resaltado que «Alemania está hombro con hombro con nuestros amigos británicos» y que lo sucedido «refuerza nuestra determinación de continuar trabajando con nuestros amigos del Reino Unido contra quienes cometen actos tan despreciables». Sus palabras cobran especial relevancia en el contexto del Brexit, que había suscitado tiranteces entre ingleses y alemanes. Donald Trump ha condenado lo ocurrido con un contundente discurso en Israel, donde se encuentra de visita, en el que ha llamado a «borrar esa ideología malvada». «Tanta gente joven, hermosa e inocente asesinada por diabólicos perdedores», se lamentó el presidente de EE. UU. «No les llamaré monstruos, porque podría gustarles el término. A partir de ahora los denominaré como perdedores, porque es lo que son. Habrá más de estos [ataques], pero son perdedores, recordad eso. Nuestra sociedad no puede tolerar esta continuación de baños de sangre», advirtió Trump. El presidente de China, Xi Jinping, ha telefoneado a la Reina Isabel II para expresarle sus condolencias y le ha dicho que su país «está con el Reino Unido». El líder canadiense, Justin Trudeau, se declaró «conmocionado». Canadá es otro de los países que ha sufrido el terrorismo islámico. Macron también ha condenado del atentado y anunció que telefonearía en breve a May. El ataque del suicida de Manchester, un varón cuya identidad todavía se desconoce, se produjo un 22 de mayo, en el día del cuarto aniversario del ataque que le costó la vida en las calles de Londres al joven fusilero Lee Rigby, de 25 años. La acción fue perpetrada por dos londinenses islamistas que cumplen cadena perpetua. Michael Adebolajo, de 29 años, y Michael Adebowale, de 28, ambos londinenses hijos de inmigrantes nigerianos, asesinaron a Rigby en el Suroeste de la capital. Primero lo atropellaron y luego lo degollaron. Adebolajo era graduado en Sociología por la Universidad de Grenwinch, hijo de padres cristianos. Michael Adebowale había sido un chico tranquilo, al que le gustaba cocinar las recetas de Jamie Oliver, hasta que la visión radical del Corán se cruzó en su vida. Ambos fueron captados por el imán salafista Anjem Choudary, otro londinense, abogado de formación, que se convirtió en predicador del odio y campó impunemente por las mezquitas del Este de Londres hasta que fue encarcelado el pasado verano. Llegó a elogiar a Al Qaeda por el atentado del 11S sin que se actuase contra él, debido al vacío legal y los complejos del buenismo multiculturalista. Por otra parte, ocho hospitales de Mánchester atienden a las 59 víctimas y muchas familias siguen buscando a sus seres queridos. La frase que resume la perplejidad de los británicos es esta: «Fueron a disfrutar de un concierto y perdieron sus vidas». Ian Hopkins, el jefe de la policía de Manchester, ha reconocido que «este es el incidente más horrible de esta ciudad haya sufrido jamás». La ministra del Interior, Amber Rudd, ha señalado que el atentado «iba a por los más vulnerables de la sociedad, jóvenes y niños en un concierto pop».
23-05-2017 | Fuente: abc.es
Los atentados que han sacudido Reino Unido desde el 7-J
Reino Unido ha vuelto a ser objetivo de un posible atentado terrorista. Esta vez el escenario ha sido el pabellón Manchester Arena, con capacidad para 21.000 personas, que acogía el concierto de la artista Ariana Grande. Dos explosiones han sembrado el caos y han causado la muerte de al menos 19 personas y más de medio centenar de heridos. Theresa May ha asegurado que las autoridades están intentando clarificar lo que han denominado de ataque terrorista. Pero este último golpe a la seguridad del país europeo no ha sido el único de su historia reciente. Hace tan solo dos meses, en marzo, otro ataque se saldó con seis muertos (incluyendo al atacante)y 29 heridos tras un atentado junto al Parlamento británico, que se encontraba en inmerso en una sesión en la Cámara de los Comunes. El tiroteo estuvo acompañado de un coche, un Hyundai Tucson, que atropelló a diez peatones en el puente de Westminster antes de chocar con las verjas del edificio. Además del tiroteo, el terrorista cuando accedió al interior del Parlamento apuñaló a un policía que intento desarmarle. El atacante fue identificado como Khalid Masood, un hombre de 52 años, nacido en Kent y residente en Birmingham. Terror en el barrio de Woolwich Dos años antes, en 2013, la capital londinense fue también escenario del terror. En aquella ocasión, dos yihadistas sembraron el caos en el barrio londinente de Woolwich al grito de «Alá es grande» y con un machete en la mano. Los atacantes asesinaron a Lee James Rigby, un soldado británico, que fue atropellado y después decapitado. Sus atacantes fueron Michael Adebolajo y Michael Adebowale, dos hombres británicos de origen nigeriano conversos al islam. Julio de 2005, un mes negro Tan solo 24 horas después de que Londres fuera elegida como sede olímpica para los Juegos de 2012, la capital británica despertó entre explosivos. El 7 de julio de 2005, las 8.50 de la mañana, cuatro explosiones colapsaron el trasporte público en plena hora punta. Tres de ellas, en el interior del metro de Londres; la cuarta, una hora después en un autobús. Los cuatro terroristas suicidas del 7-J -Mohammed Sidique Khan, de 30 años; Shehzad Tanweer, de 22; Hasib Hussain, de 18, y Germaine Lindsay, de 19- hicieron detonar las bombas que llevaban escondidas en sus mochilas en las estaciones de metro de King's Cross, Liverpool Street y Edgware Road, y en el autobús. En este ataque murieron 56 personas, entre ellos los cuatro sospechosos, y más de 700 resultados heridas. Este atentado fue considerado como el más sangriento del país, desde el de Lockerbie en 1988. Días después, el 21 de julio, se produjeron otras cuatro explosiones en el transporte de la capital, pero en este caso no hubo víctimas mortales. Los terroristas no llegaron a inmolarse y tan solo consiguieron hacer explotar los detonadores de la bomba.
13-05-2017 | Fuente: elpais.com
Un nuevo brote de ébola en Congo causa la muerte de tres personas
El ministro de Sanidad informa de que desde el pasado 22 de abril se han notificado nueve casos
12-05-2017 | Fuente: elpais.com
La OMS alerta de un nuevo brote de ébola en Congo que causa la muerte de tres personas
El ministro de Sanidad informa de que desde el pasado 22 de abril se han notificado nueve casos
26-04-2017 | Fuente: elpais.com
El Tribunal Superior de Madrid deniega indemnizar a Teresa Romero por el sacrificio de su perro
La auxiliar de enfermería que superó el ébola solicitó 150.000 euros por daños morales
24-03-2017 | Fuente: abc.es
Los tres últimos ataques fueron obra de musulmanes británicos
En la misma noche del atentado, el jefe antiterrorista de Scotland Yard, Mark Rowley, tuvo el gesto de recordar el sufrimiento de la comunidad musulmana británica, que a esas horas estaría «inquieta ante posibles ataques de extrema derecha». El Consejo de Musulmanes Británicos (MCB) le agradeció ayer el gesto y su secretario general, Harun Khan, participó anoche en la vigilia de Trafalgar Square, «junto a miles de londinenses y muchos musulmanes», según destacó él mismo. El MCB publicó también dos comunicados de condena del atentado, «que no derrotará nuestro modo de vida». Además elogió a los policías y mostró solidaridad con las víctimas, por las que «rezaremos». En la actualidad se reconoce oficialmente que viven en el Reino Unido tres millones de musulmanes, la mitad de ellos nacidos en el extranjero. La mayoría están perfectamente integrados. Pero ese hecho no puede ocultar otro que se ha convertido en una verdad incómoda en un país que tiene a gala la multiculturalidad: los guetos islámicos siguen siendo cantera de terroristas, lo que indica que el extremismo se sigue propalando a día de hoy en esos entornos. Theresa May confirmó ayer que el atentado de Westminster está «inspirado por el terrorismo islámico». También se sabe que el terrorista, nacido en el Reino Unido, era un viejo conocido del MI5, interrogado años atrás por su conexión con círculos salafistas. Al igual que había ocurrido en los dos grandes atentados anteriores, las bombas de 2005 y el asesinato en plena calle del fusilero Lee Rigby en 2013, han sido ciudadanos británicos quienes han perpetrado el horror, en nombre de una interpretación fanática de su fe mahometana. Radicalización Los atentados suicidas de 7 de julio 2005 en un autobús de dos pisos y en varias líneas de metro, que costaron 52 vidas y las de los cuatro terroristas, fueron obra de jóvenes británicos, que habrían podido integrarse sin problemas. Tres de ellos eran hijos de padres paquistaníes y el cuarto, de padres cristianos nacidos en Jamaica. Varios de ellos incluso se habían graduado en la universidad, pero se radicalizaron en contacto con el imán Adbula el-Faisal, un jamaicano reconvertido al islam que predicó el odio en mezquitas de Londres impunemente desde 1993 a 2002, cuando fue condenado por fin a diez años de cárcel. El-Faisal se había formado en Arabia Saudí. Mohamed Sidique Khan, terrorista suicida de 30 años, había nacido en Leeds, y estaba casado y tenía una hija. Poseía un grado universitario en Negocios y trabajaba en una escuela de primaria. Shehzad Tanweer, de 22, nacido en Bradford, trabajaba en un restaurante de fish and chips. Antes de radicalizarse había sido un gran deportista, graduado en Ciencias del Deporte. Hasib Hussain, de solo 18 años, era también de Leeds e hijo de inmigrantes pakistaníes. También completó el bachillerato. Germaine Lindsay, de 19 años, vivía en Buckinghamshire y había llegado al Reino Unido con solo cinco años, procedente de su Jamaica natal. Era instalador de alfombras y también vendía móviles de segunda mano. Su mujer estaba embarazada cuando se suicidó y tenía un hijo pequeño. La viuda se enroló después como terrorista en Somalia. La historia se repitió en mayo de 2013, cuando Michael Adebolajo, de 29 años, y Michael Adebowale, de 28, ambos londinenses hijos de inmigrantes nigerianos, mataron la joven soldado Rigby en el Suroeste de la capital. Primero lo atropellaron y luego lo degollaron. Adebolajo era graduado en Sociología por la Universidad de Grenwinch, hijo de padres cristianos. Michael Adebowale había sido un chico tranquilo, al que le gustaba cocinar las recetas de Jamie Oliver, hasta que la visión radical del Corán se cruzó en su vida. Los dos fueron captados por el imán salafista Anjem Choudary, otro londinense, abogado de formación, que se convirtió en predicador del odio y campó impunemente por las mezquitas del este de Londres hasta que fue encarcelado el pasado verano. Llegó a elogiar a Al Qaida por el atentado del 11?S sin que se actuase contra él, debido al vacío legal y los complejos del buenismo multiculturalista. El apodado Jihadi John, el verdugo de los vídeos más espeluznantes del Daesh, era otro joven londinense, hijo de un policía kuwaití. Su nombre real era Mohamed Emwazi y se había graduado en Informática en la Universidad de Westminster, un centro donde el proselitismo salafista estaba al orden del día. Se cree que más de 500 jóvenes musulmanes británicos se enrolaron en su día a combatir con el Daesh en Siria e Irak. A pesar de las campañas gubernamentales contra el radicalismo islámico, queda mucho trabajo por hacer. Muchos musulmanes que viven en el Reino Unido son contrarios al terrorismo, pero también rechazan los valores de la democracia británica, unas libertades demasiado avanzadas para su gusto. Tras los atentados contra la revista «Charlie Hedbo» en París, en enero de 2015, una encuesta poco atendida de la cadena BBC reveló que el 27% de los musulmanes británicos sentían simpatía por el ataque contra la publicación, que consideraban «sacrílega».
28-02-2017 | Fuente: abc.es
Más de 120 generales retirados piden a Trump no recortar el gasto en diplomacia
Más de 120 generales y almirantes retirados de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han enviado una carta a los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes para emplazarles a «garantizar» que el presupuesto en Política Exterior se mantiene al «nivel» necesario para afrontar las «crecientes amenazas globales» que afronta el país. «Emplazamos a garantizar que los recursos para el presupuesto de Asuntos Internacionales mantienen el ritmo frente a las crecientes amenazas globales y las oportunidades que afrontamos. Ahora no es el momento de la retirada», han afirmado los altos mandos retirados en su misiva, de la que han remitido copia al ministro de Defensa, James Mattis, y al titular del Departamento de Estado, Rex Tillerson. La misiva llega después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara un «histórico» aumento del presupuesto de Defensa, que subirá en unos 54.000 millones de dólares, cerca de un 9 por ciento, un incremento que se detraerá de recortes por la misma cantidad global en otros ministerios y agencias gubernamentales. El plan presupuestario de Trump podría conllevar un recorte de «hasta el 30 por ciento» del presupuesto del Departamento de Estado, según la Coalición de Estados Unidos de Liderazgo Global, la organización que ha hecho pública la misiva de los generales y almirantes retirados. La carta está firmada por más de 120 generales encabezados por el general David Petraeus, exdirector de la CIA, y el general John R. Allen, que fue jefe de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), entre otros oficiales de alto rango retirados. Los almirantes y generales (todos del rango de tres o cuatro estrellas, los más dos más altos rangos castrenses en Estados Unidos) han expresado en la carta su «fuerte convicción» de que es «crítico» «elevar y reforzar» la «diplomacia» y el «desarrollo» junto a la Defensa para mantener "seguro" a Estados Unidos . «Sabemos por nuestra experiencia de uniforme que muchas de las crisis que nuestra nación afronta no tienen solo soluciones militares, desde la confrontación con grupos extremistas violentas como Estado Islámico en Oriente Próximo y el norte de África hasta la prevención de pandemias como el ébola y la estabilización de estados frágiles y débiles que pueden llevar a una mayor inestabilidad», han contado los altos mandos estadounidenses. Socios civiles fuertes Tras recordar que en el mundo hay «65 millones de desplazados hoy», la mayor cifra desde la Segunda Guerra Mundial con «consecuencias que incluyen flujos de refugiados que amenazan a aliados estratégicos de Estados Unidos en Israel, Jordania, Turquía y Europa», los generales y almirantes han subrayado que el Departamento de Estado, la USAID y otras agencias de desarrollo son «críticas» para prevenir conflictos y «reducir la necesidad» de desplegar militares. Los mandos castrenses han recordado que el propio James Mattis, actual secretario de Defensa, dijo en su etapa como jefe del Mando Central de Estados Unidos que si el Departamento de Estado no tenía fondos suficientes, necesitaría comprar «más munición». En esta misma línea, han afirmado que las Fuerzas Armadas liderarán «en el campo de batalla» la lucha contra el terrorismo pero han subrayado que «se necesitan socios civiles fuertes en la batalla contra los factores impulsores del extremismo: la falta de oportunidades, la inseguridad, la injusticia y la desesperanza». Bush, en 2003 en la Casa Blanca- EFE Bush hijo defiende la libertad de prensa y la acogida a los inmigrantes El expresidente George W. Bush abogó en una inusual entrevista por «una política migratoria de acogida y respeto a la ley», pero evitó criticar directamente el polémico decreto migratorio del presidente Donald Trump. «Yo estoy por una política migratoria de acogida y respeto a la ley», se limitó a decir Bush cuando se le preguntó en una entrevista con NBC sobre si está a favor o en contra del decreto, ahora bloqueado en los tribunales, que vetaba temporalmente la entrada de refugiados y de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. La Casa Blanca tiene previsto anunciar esta semana un nuevo decreto migratorio, tras el bloqueo del anterior, pero todavía no se conoce la fecha exacta. El exmandatario republicano (2001-2009) defendió que, para vencer al grupo yihadista Estado Islámico (EI), EEUU debe «proyectar fortaleza», pero prefirió no opinar sobre si la política migratoria puede influir o no en la derrota de los terroristas. En su primera entrevista tras la investidura de Trump el pasado 20 de enero, Bush destacó que «es muy importante» que todos los estadounidenses reconozcan «que una de las grandes fortalezas» del país es que las personas pueden profesar la fe que desean o no profesar ninguna. «Yo entendí desde el principio que este es un conflicto ideológico y que las personas que asesinan a inocentes no son personas religiosas. Quieren promover una ideología y hemos enfrentado este tipo de ideologías en el pasado», indicó
1
...