Infortelecom

Noticias de Africa

24-08-2019 | Fuente: abc.es
Cumbre del G-7 en Biarritz: un grupo dividido y con una agenda inabarcable
Como todo presidente de Francia que se precie, Emmanuel Macron ha decidido innovar y dejar su huella en la gestión de los negocios planetarios, modificando el formato tradicional de la cumbre del G-7 (EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá, Japón, Italia), lanzando numerosas invitaciones a otros países europeos, africanos, asiáticos, añadiendo a la apretada agenda de las crisis internacionales «nuevos» e insolubles problemas de discusión: pobreza, lucha contra las desigualdades, cambio climático? En su origen último, el «cónclave» de los grandes de Occidente fue una idea de Valery Giscard d?Estaing, que lanzó el proyecto como una «reunión informal» (incluso en bañador, en una piscina versallesca). Aquel primera cumbre se celebró en 1975 y solo participaron cinco grandes (EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido e Italia). Con el tiempo, el G-5 se transformó en G-7 (cuando entraron en el club Japón y Canadá) y G-8 (durante los años en los que participó Rusia, hasta su expulsión, tras la anexión militar de Crimea). La primera «reunión informal» se transformó pronto en una macro organización, de compleja gestión y resultados poco concluyentes. Cuando el G-7 también es víctima de las tensiones internacionales más vivas e inflamables (crisis nuclear con Irán, tasación de los gigantes de la nueva economía numérica, el puesto de la nueva Rusia neo imperial, Siria, inmigración), Macron no ha dudado en ampliar la agenda de trabajo, aumentando el número de los invitados, sin despertar ningún entusiasmo entre los siete grandes. En el horizonte más inmediato y urgente, el G-7 está profundamente dividido en casi todos los terrenos sensibles. Desde Washington, Donald Trump ha lanzado dardos envenenados contra Emmanuel Macron y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. El presidente de los EE.UU. calificó de «estúpidas» las decisiones del presidente francés, creando una fiscalidad especial para los GAFA (Google, Apple, Facebook et Amazon), en nombre de la soberanía fiscal de Francia, que otros países europeos podrían compartir. Trump respondió con una amenaza de guerra comercial contra los vinos franceses. Tras la decisión francesa de imponer fiscalmente a las grandes empresas de la nueva economía digital / numérica, Washington y la UE han comenzado un rosario de negociaciones, que pudieran culminar el año que viene. El frente común de Trump y Johnson En Biarritz, Donald Trump y el primer ministro británico, Boris Johnson, quizá hagan frente común, en un terreno no menos inflamable: el Brexit? que el presidente norteamericano presenta como una «oportunidad» para el Reino Unido, decidido a «liberarse» del «yugo» de la UE. No es nada evidente que la presidencia francesa consiga gran cosa en Biarritz ante esos dos grandes temas de crisis internacional. Las negociaciones nucleares con Irán son otro frente de crisis de compleja negociación. Macron desearía ser algo así como un «intermediario» entre Teherán y Washington, cuya gesticulación militar ilumina de manera recurrente la fragilidad e impotencia de Europa, incapaz de movilizarse militarmente para defender sus intereses en el estrecho de Ormuz, llegado el caso. Macron recibió esta misma semana a Vladimir Putin en el Fuerte de Bregançon, residencia veraniega de los presidentes de Francia. Fue un diálogo de sordos. Pero el presidente francés se obstina en defender el puesto de Rusia en Europa y la vuelta de Moscú al G-7. Voluntarismo personal de difícil evaluación: Putin esgrime con cualquier pretexto (en Siria, en Crimea, en Ucrania) su determinación a uso de la fuerza militar, para «defender» e imponer sus criterios «manu militari». Ante tal evidencia, la UE sigue evidentemente desarmada, con unos nebulosos proyectos de «defensa europea», la «guinda» de todos pasteles europeos, desde hace medio siglo. La crisis del Open Arms ha vuelto a recordar, este verano, las divisiones irreconciliables, hasta hoy, entre los aliados europeos, incapaces de negociar una política común, en el terreno tan sensible de la inmigración y la defensa/seguridad de las fronteras de la UE. En ese terreno, las relaciones entre Francia e Italia son sencillamente catastróficas. Toda Europa del Este percibe con inquietud la «gesticulación» macroniana, que tampoco cuenta con el apoyo de Alemania, muy renuente o esquiva hacia la mayoría de los proyectos europeos del presidente francés. Insensible al desaliento, con los sondeos por los suelos (70% de opiniones negativas, desde hace meses), Emmanuel Macron ha decidido «refundar» y «ampliar» los temas de trabajo y discusión tradicionales del G-7. Los jefes de Estado y Gobierno tendrán día y medio cortos para discutir, entre ellos, con reuniones bilaterales, para desbrozar algunos de los temas más candentes de esa actualidad internacional. No es fácil imaginar algún acuerdo sustancial en ningún terreno sensible. La tasación de los GAFA, las relaciones de Rusia con Europa, las intervenciones militares rusas, la tensión nuclear con Irán, el Brexit, la inmigración, continúan siendo objeto de negociaciones bilaterales y multilaterales que el G-7 apenas podrá modificar sustancialmente. Una vez confirmadas sus convergencias (escasas) y divergencias (numerosas), los siete grandes se reunirán durante un día y medio muy corto, con los representantes de países de varios continentes, Europa incluida: España, Australia, Chile, la India, Burkina Faso, Egipto, Senegal, Ruanda y África del Sur. «Crecimiento sostenible», «lucha contra las desigualdades», «biodiversidad», «defensa de los océanos», «cambio climático» serán los temas de «trabajo» entre los jefes de Estado y Gobierno de quince países de muy diverso «tonelaje» e influencia internacional. ¿Qué puede discutirse, en concreto, entre tantos participantes, en dos reuniones de trabajo, en varias lenguas, de cuatro o cinco horas de duración, en el mejor de los casos? Bertrand Badie, profesor emérito en «Sciences Po», la escuela de las élites políticas francesas, resume el voluntarismo gesticulante de Emmanuel Macron de este modo: «En el contexto actual, todo eso puede favorecer, entre los participantes, la práctica de una diplomacia del ?postureo? y la parálisis de toda concertación».
24-08-2019 | Fuente: abc.es
Tensión entre la Policía y los radicales que intentan cortar las carreteras ante la cumbre del G-7
Al otro lado de la frontera, en territorio vascofrancés, la jornada de ayer transcurrió bajo una neblina de calma tensa. A falta de apenas horas para que dé comienzo la cumbre del G-7 de Biarritz se produjeron algunos enfrentamientos entre la Policía y radicales. Ejemplo de ello son los sucesos que tuvieron lugar por la tarde en la zona de Urruña, donde más de un centenar de manifestantes reunidos de forma improvisada trataron de cortar la autopista. Armados con material antidisturbios, los policías identificaron y retuvieron a varios individuos que participaban en la marcha, que tuvo lugar en la carretera de La Corniche. Las primeras informaciones apuntan a que hubo al menos siete detenidos. Durante la manifestación se realizaron cargas y también lanzamientos de bengalas y se generaron importantes problemas de circulación hacia Hendaya. La «contracumbre» abertzale vivirá este sábado su momento álgido cuando a las 11 de la mañana se celebre una manifestación que pretende atravesar el puente que une Hendaya con Irún. Llama la atención que, en la programación de los abertzales, indican la hora de inicio de la manifestación pero no dicen nada de la hora de conclusión. Por el momento, los elementos más peligrosos de los «black block», los anarquistas de países como Alemania, Italia o Grecia, o los «chalecos amarillos» franceses no se han dejado ver ni se han acercado a la «contracumbre» abertzale. En Biarritz, la situación es excepcional: la presencia policial es constante, y muchas zonas están cortadas a todo aquel que no tenga los correspondientes permisos. Incluso algunas playas. Por el momento, sin embargo, no se han producido incidentes. En las próximas horas llegarán a la localidad vascofrancesa los líderes de las principales potencias económicas del mundo. Entre ellos, Donald Trump, que finalmente viajará en el Air Force One hasta Burdeos, desde donde se trasladará en helicóptero hasta Biarritz. Reunión de Sánchez con Boris Johnson Pedro Sánchez participará este domingo en la cena de líderes invitados junto a su esposa por Emmanuel Macron y aprovechará su presencia para reunirse con el nuevo «premier» británico, Boris Johnson, con quien hablará sobre el Brexit, así como con el presidente del Banco Mundial, David Malpass. No figuran más encuentros en su agenda. Fuentes de Moncloa destacaron la invitación «personal» a Sánchez como un «reconocimiento a la participación activa y creciente influencia de España y del presidente en los grandes debates globales». Sin embargo, no es el único invitado. También figuran dignatarios de Australia, Chile, India, Sudáfrica y otros países africanos como Egipto, Senegal, Ruanda y Burkina Faso.Según Moncloa, durante la cena Sánchez podrá intercambiar impresiones con los principales líderes sobre el combate contra las desigualdades, igualdad de género, cambio climático y biodiversidad, transformación digital, cooperación con África y asuntos de política exterior y seguridad. Al margen del ámbito político, la cumbre del G-7 sigue generando problemas en las carreteras. Ya ha entrado en vigor la prohibición para los camiones de circular tanto en Francia como en Guipúzcoa y en Navarra en sentido norte. Además, este mismo viernes ya se dieron importantes retenciones en las carreteras que conducían a la frontera de Irún. Tanto las carreteras principales como la A-1 que va hasta la misma frontera como otras carreteras menos principales, como la N-622 que se desvía de la A-1 para llegar también a la frontera, sufrieron ayer retenciones de varios kilómetros. Eso sí, la Dirección General de Tráfico, la Ertzaintza y la Policía Foral mantuvieron el dispositivo preparado y no descartan, incluso, el cierre de la frontera si los problemas se agudizan.
23-08-2019 | Fuente: abc.es
Boris Johnson, único encuentro destacado en la agenda de Pedro Sánchez en el G-7
Pedro Sánchez participará el próximo domingo a la cena de líderes de la cumbre del G-7 en Biarritz, invitado junto a su esposa por el presidente de Francia, Emmanuel Macron. El jefe del Gobierno español aprovechará su presencia en esta cita para mantener reuniones con el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, con quien hablará sobre el Brexit, así como con el presidnete del Banco Mundial, David Malpass. No figuran más encuentros en su agenda en la ciudad del suroeste francés. Fuentes de Moncloa destacaron que Macron haya invitado «personalmente» a Sánchez pese a que España no es miembro de este foro y lo interpretan como un «reconocimiento a la participación activa y creciente influencia de España y del presidente en los grandes debates globales». No obstante, Sánchez no es el único dirigente de un país no miembro del G-7 que ha recibido la invitación. Macron ha querido innovar en esta ocasión e incluir en los trabajos a un amplio núméro de países de lo más variado. Así, ha extendido la invitación al primer ministro de Australia, Scott Morisson; al presidente de Chile, Sebastián Piñera; al primer ministro de India, Narendra Modi, y al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa. También han sido invitados otros países del continente africano, como Egipto, Senegal, Ruanda y Burkina Faso, por su papel en la cooperación multilateral, compromiso con la biodiversidad e implementación ambiciosa del acuerdo de París sobre el cambio climático. Según Moncloa, durante la cena «Sánchez podrá intercambiar impresiones con los principales líderes sobre combate a las desigualdades, igualdad de género, cambio climático y biodiversidad, transformación digital, cooperación con África y asuntos de política exterior y seguridad. «Será una oportunidad para continuar reforzando la participación de España en grandes iniciativas globales para atajar los principales desafíos que afronta el mundo, como la ?Carbon Neutrality Coalition?», explican.
23-08-2019 | Fuente: elpais.com
África, sustento de los fabricantes de móviles chinos más desconocidos
El 53% de los 'smartphones' vendidos en el continente africano son de marca china. Transsion lidera con el 34,3%, aunque nunca ha vendido un aparato en China.
23-08-2019 | Fuente: elpais.com
La violencia expulsa del colegio a casi dos millones de niños en África en dos años
Los conflictos han provocado el cierre de más de 9.000 escuelas en ocho países de la región en la que ya hay 40 millones de pequeños fuera del sistema educativo
23-08-2019 | Fuente: abc.es
«Nuestra labor no implica dar papeles ni abrir las puertas a todos»
Poco más de un año ha pasado desde que David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras, se paseara inquieto por el puerto de Valencia, bajo un sol abrasador a la espera de que atracara el Aquarius, con 629 inmigrantes a bordo. Su rostro, ahora desanimado y sin bronceado, vuelve a aparecer en los medios porque otro barco de Médicos Sin Fronteras, el Ocean Viking, con 356 personas a bordo, espera llegar a puerto seguro. Sin embargo, esta vez no ha tenido, al menos de momento, el visto bueno del mismo Gobierno que en junio del año pasado les dio la bienvenida. Mucho ha llovido entre un suceso y otro, con la tormenta en medio del Open Arms que finalmente atracó en Lampedusa el pasado martes. «El gobierno ha sido mediocre. La inconsistencia de su política desde la llegada del Aquarius ha sido evidente», sentencia Noguera que diferencia su organización de la de Open Arms: «Open Arms y Médicos sin Fronteras son diferentes. Ellos se dedican a los rescates, nuestras operaciones en el mar representan el uno por ciento, el 99 restante está en los sitios donde se generan los problemas, como zonas en conflicto, con epidemias o hambruna». ¿Cuál es la última hora del Ocean Viking? Estamos a la expectativa de un puerto, gestionando a 350 personas. Cada día que pasa se agrava la situación. Tenemos un par de enfermos complicados y la situación no debería alargarse hasta que llegue un fiscal italiano a decir que las condiciones son insalubres. El ridículo con el Open Arms, por parte de las autoridades competentes, incluida la española, ha sido total. ¿Qué se debe hacer para evitar otra situación como la vivida por el Open Arms? Tiene que buscarse un mecanismo estándar y eficaz. Hasta ahora, cada vez que pasa algo hay ocurrencias ad hoc. El mecanismo definitivo debe permitir rescatar a estas personas y trasladarlas a un puerto seguro, tal como lo exige la ley de rescate, donde la dignidad de las personas sea respetada y donde puedan presentar su petición de asilo. Por eso, debe descartarse Libia. No exigimos nada que no esté en los marcos legales. ¿Por qué Túnez no es una opción? Porque, como señala ACNUR, Túnez no tiene ni los medios ni los mecanismos necesarios para garantizar que quienes llegan pueden presentar su petición de asilo. ¿Qué opina de la gestión española en el Open Arms? El gobierno ha sido mediocre, no ha estado a la altura. La inconsistencia de su política desde la llegada del Aquarius ha sido evidente y se han hecho declaraciones fuera de lugar como las de la vicepresidenta, Carmen Calvo, cuando aludió a que el Open Arms no tenía permiso para rescatar. Esas declaraciones tienen una enjundia preocupante. Espero que haya sido un error porque sino esa frase la acompañará el resto de su vida. ¿Le preocupa que el Ocean Viking le suceda lo mismo que al Open Arms? Claro que me preocupa, esto tiene que servir para entender que estas situaciones se siguen produciendo. ¿No cree que si el mecanismo se lleva a cabo se producirá una situación de llegada masiva de personas que quizás no se puedan acoger? Esto no implica que llegue gente hasta el infinito. Tiene que llevarse a cabo un plan integral, nuestra labor no implica abrir las puertas para todos ni dar papeles para todos, hay medidas preventivas para impedir que esto ocurra. Una persona que tiene derecho a pedir asilo no es lo mismo que un migrante económico, pero que vuelva a su país no implica que lo tiremos al mar. Tiene que haber un enfoque más solidario, más humano. Además, Europa tiene responsabilidad en muchas situaciones de conflicto en África. Si somos parte de las causas, tendremos que responsabilizarnos de las consecuencias. ¿Qué opina de Óscar Camps? Lo han llamado traficante de personas.. No lo conozco personalmente. A mí también me llamaron traficante. De todas formas, Open Arms y Médicos sin Fronteras son diferentes. Ellos se dedican a los rescates, nuestras operaciones en el mar representan el uno por ciento, el 99 por ciento restante está en los sitios donde se generan los problemas, como zonas en conflicto, con epidemias o hambruna Nosotros hemos renunciado a los fondos de la Unión Europea, en los últimos cinco años hemos dejado de percibir 165 millones de euros en subvenciones públicas.
22-08-2019 | Fuente: elpais.com
África, sustento de los fabricantes de móviles chinos más desconocidos
El 53% de los 'smartphones' vendidos en el continente africano son de marca china. Transsion lidera con el 34,3%, aunque nunca ha vendido un aparato en China.
22-08-2019 | Fuente: as.com
El Almería hace oficial el fichaje de Valentine Ozornwaform
El nigeriano, que fue titular indiscutible con su país en la Copa África, llega en calidad de cedido procedente del Galatasaray turco.
22-08-2019 | Fuente: elpais.com
Sudáfrica prohíbe la bandera del ?apartheid?
Un alto tribunal ha sentenciado que la antigua enseña nacional implica odio y discriminación racial
22-08-2019 | Fuente: abc.es
Un tribunal sudafricano restringe la exhibición de la «bandera del apartheid»
Veinticinco años después del fin del apartheid, un tribunal sudafricano ha resuelto que exhibir de forma injustificada la bandera que simbolizó el régimen de segregación racial «constituye discurso de odio». La «old flag» (bandera antigua) fue desplegada en una protesta contra los asesinatos de granjeros blancos, abriendo un intenso debate en el país del sur de África. Poco después la Fundación Nelson Mandela y la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica (SAHRC) llevaron el caso a los tribunales y pidieron que se detuviera la exhibición gratuita de la bandera. El juez Phineas Mojapelo, que emitió el miércoles el histórico fallo, sostuvo que m ostrar en público la vieja bandera degrada, deshumaniza y perjudica la dignidad de forma gratuita en función de la raza y que busca despertar sentimientos de la supremacía blanca sobre los negros . «Aquellos que la exhiben gratuitamente abrazan el odio y eligen recordar a los negros la inhumanidad del apartheid», dijo el presidente del Tribunal de Igualdad en Johannesburgo. «La exhibición de la bandera de apartheid durante las protestas del Lunes Negro (Black Monday) en 2017 fue una violación grave de los derechos humanos fundamentales, contribuyó a fomentar el discurso de odio, acoso y discriminación injusta en términos de la Ley de Igualdad», dictaminó el juez Mojapelo. Los hechos ocurrieron durante una manifestación contra los asesinatos de granjeros organizada por el lobby Afriforum. El grupo de presión condenó el uso de la enseña aunque defendía que no constituía un discurso de odio. Para el juez el argumento de la defensa sobre la libertad de expresión era «ilógico» y, por lo tanto, fue desestimado. Mojapelo matizó que no se trataba de una prohibición general, pudiéndose mostrar la antigua bandera con fines académicos o artísticos de interés público. La antigua bandera fue utilizada desde 1928 hasta la llegada de la democracia en 1994.
1
...