Infortelecom


Ya hay final: Italia contra la "otra Italia" del Mundial

06-07-2006 - Fuente: estaraldia.es
Finalmente será Francia -la “otra Italia“ del Mundial- la que se batirá el cobre con la convulsa Italia -véase el macrojuicio por corrupción en su país- en la final del Mundial de Alemania el próximo domingo, en Berlín.
Francia volvió a hacer suyo el ya famoso “catenaccio“ italiano, planteando una poblada y férrea defensa y una auténtica tela de araña en el centro del campo en la que Portugal se fue enredando cada vez más hasta quedar totalmente indefensa.

La estrategia era clara para Domenech y así lo cumplieron sus pupilos: maniatar a Deco y Figo en el centro del campo y dejar a Pauleta sin asistencias que convertir en gol. Sólo Cristiano Ronaldo fue capaz de doblegar a Abidal en algunas fases del partido.

Y como suelen hacer los equipos italianos -de ahí el apelativo de la “otra Italia“-, en el momento más inesperado e inmerecido surgió Henry, el de siempre, que hasta ese momento hubiera dado igual que hubiera estado sentado en la grada, y ejecutó una de sus entradas en el área que acabó con penalty cometido por el defensa luso Carvalho. Era el momento del “abuelo“, Zinedine Zidane, al que los hados parecen haberle prometido una despedida de oro.

Corría el minuto 33 de la primera parte: a “Zizou“ no le tembló el pulso ante quien fue capaz en cuartos de pararle tres penalties a Inglaterra. Esta vez Ricardo vió cómo el esférico se alojaba, lejos de su manopla a pesar de haber adivinado la trayectoria, junto al palo derecho,a media altura, en la red de su portería.

En el segundo tiempo, Francia incluso pudo aumentar su renta gracias a algunas internadas de Henry -el de siempre otra vez- y la ya durmiente Portugal se limitó a intentar aprovechar una pifia de Barthez -algún día le tendrán que explicar que sus despejes de puños llevan más peligro que algunos de los remates de sus rivales- que a punto estuvo de convertir Figo, pero era un espejismo, como lo fue ya en el descuento la oportunidad de Meira.

Resumiendo, que la final la juegan Italia y Francia, los reyes de la defensa y el amarre de puntos, que los galos pueden decir bien alto aquello de “a la vejez, viruelas“ y que los italianos ya tienen remedio para su insomnio por el juicio de la corrupción en el Calcio: una final mundialista y todo olvidado. Ah, y que Luis Aragonés, a pesar de haber dicho aquello de “si no ganamos el Mundial, me voy“, sigue hasta 2008 como seleccionador.