Infortelecom


Una multitud se salta la cuarentena en Italia para despedir a su alcalde fallecido por Covid-19

19-04-2020 - Fuente: abc.es
Una multitud se salta la cuarentena en Italia para despedir a su alcalde fallecido por Covid-19
El amor de un pueblo a su alcalde pudo más que la obligación de sus conciudadanos de permanecer en sus casas en cuarentena. Cientos de personas salieron a la calle para dar el último adiós al cirujano y alcalde de Saviano, municipio de Nápoles, Carmine Sommese, 66 años, fallecido por coronavirus. Tenía que haber sido un momento de dolor, de un adiós silencioso a un alcalde muy querido que gobernó su pueblo durante 20 años. Pero se violaron todas las normas de reclusión domiciliaria. Hubo muchedumbre en las calles al paso del cortejo fúnebre, aplaudiendo al regidor fallecido en la unidad de cuidados intensivos del hospital Moscati de Avellino (Nápoles), donde era cirujano. Allí sus compañeros le rindieron, después de un mes de calvario, un sentido homenaje, pero de forma reservada. En cambio, al llegar el coche fúnebre a Saviano, cientos de personas aplaudieron con emoción, rompiendo las reglas para evitar la propagación del coronavirus. Ni siquiera tuvo efecto el llamamiento de la viuda del alcalde, Marina Gambardella, que en un post en Facebook había pedido el día anterior respetar la cuarentena: «En este difícil mes, hemos percibido el gran afecto de todos y apreciamos profundamente vuestros mensajes y oraciones, que siempre llevaremos en el corazón. Pero en este momento os pedimos respetar las reglas y los comportamientos que estamos obligados a seguir en interés de la salud de todos». Un cortejo, con globos y trompeta La concentración de gente en las calles fue tal que el conductor del coche fúnebre pidió a un vehículo de los carabineros que se pusiera al frente del cortejo para abrirles paso y evitar que se quedaran embotellados. Camino del cementerio, el coche fúnebre hizo una parada ante el ayuntamiento, lanzándose al aire globos tricolores, como la bandera nacional: verdes, blancos y rojos, mientras el trompetista de una banda entonaba el silencio. No acabó ahí la cosa: el vicealcalde del pueblo, que había presidido la despedida, se quitó la banda tricolor que llevan los regidores en las ceremonias oficiales, y se acercó a la viuda Marina Gambardella, endosándola cuidadosamente entre el aplauso de la multitud. Nadie parecía caer en la cuenta de que, con esa despedida multitudinaria a su amado regidor, se ponía en riesgo la salud de toda la comunidad municipal e incluso de esa zona napolitana. El pueblo, zona roja Las imágenes se hicieron de inmediato virales, porque en ningún lugar de Italia se había visto algo parecido. Nadie ha podido despedir como hubiera deseado a sus seres queridos. En algunos casos solo hubo algún familiar para llorar y dar el último adiós al fallecido; en otros, ni eso: solo el silencio. Las reacción inmediata de las autoridades fue dura: «Es muy grave lo que ha sucedido, con el vicealcalde presente llevando la banda tricolor, cuando miles de ciudadanos italianos no han podido celebrar los funerales de sus seres queridos para no violar la normativa vigente y no poner en peligro la salud pública», dijo el delegado del gobierno de Nápoles, Marco Valentini. En este domingo, cuando no habían transcurrido ni veinticuatro horas del funeral, el presidente de la región de Campania, Vincenzo De Luca, ha adoptado la medida más dura posible: ha aislado a Saviano, declarando al municipio zona roja, lo que significa que ninguna persona puede entrar o salir del pueblo, suspendiendo además todas las actividades en las oficinas públicas. «Ha sido una decisión inevitable ?ha dicho el presidente regional-, para impedir que surja un foco de contagio y para tutelar la salud de los ciudadanos. Es también un acto de respeto para la figura de un gran médico y de su familia, que fue la primera en solicitar comportamientos responsables».