Infortelecom


Un testigo afirma que una reunión de Madrid fue clave para las presiones de Trump a Ucrania

20-11-2019 - Fuente: abc.es
Un testigo afirma que una reunión de Madrid fue clave para las presiones de Trump a Ucrania
En un encuentro en Madrid el 2 de agosto, el abogado personal de Donald Trump le pidió a un enviado del presidente de Ucrania que este último hiciera unas declaraciones a la prensa en las que anunciaría que su país abría una investigación sobre el demócrata Joe Biden, según reveló ayer un testigo clave en la investigación del «impeachment». Esas declaraciones del mandatario ucraniano Volodimir Zelensky nunca se materializaron, pero tanto insistió Trump, y tan lejos llegó en su propósito de que Ucrania investigara a Biden, que finalmente alarmó al propio Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, uno de cuyos integrantes se quejó a las agencias de inteligencia. La importancia del encuentro en España la destacó ayer Kurt Volker, que dimitió en septiembre como enviado especial de Estados Unidos al conflicto en Ucrania. A instancias de Trump, Volker habló en agosto con las dos personas que se habían visto en Madrid, el abogado Rudy Giuliani y el enviado ucraniano Andrei Yermak. «Me dijeron después que Ucrania emitiría el comunicado. Ese comunicado incluiría menciones a Biden y a Burisma», dijo ayer Volker, en referencia a la empresa energética en la que trabajó un hijo de Biden, de nombre Hunter, y a la que Trump ha acusado de corrupción. Los cuatro testigos de ayer en las vistas de la comisión mixta que decidirá sobre la destitución del presidente dieron abundantes detalles sobre las presiones de Trump y sus emisarios, y de la resistencia de Ucrania a meterse de lleno en la política nacional de EE.UU. «Es inadecuado e impropio que el presidente pida investigar a un adversario político, y que sobre todo se lo pida a una potencia extranjera», dijo uno de ellos, el teniente coronel Alexander Vindman. No fue el único en reprobar la diplomacia paralela del presidente. Jennifer Williams, asesora del vicepresidente en materia de seguridad, con responsabilidad sobre Europa y Rusia. Escuchó la llamada que Trump tuvo el 25 de julio con su homólogo ucraniano y ayer dijo: «Las referencias a Biden me parecieron de índole política». La llamada, según Williams fue «inusual porque las referencias a Joe Biden y su hijo Hunter parecen ser de naturaleza política». Una semana después se producía el encuentro en Madrid. Los demócratas quieren demostrar que el presidente Trump aprovechó sus poderes como presidente para demorar ayudas militares a Ucrania por un monto de 400 millones de dólares (360 millones de euros), aprobadas antes por el Capitolio, hasta que el gobierno de Zelensky abriera una investigación sobre Biden por unos negocios de su hijo en la empresa energética ucraniana. Biden, que fue vicepresidente entre 2009 y 2017, se presenta a las primarias demócratas, para las que lidera las encuestas. Según los demócratas, esos hechos pueden ser constitutivos de un delito de cohecho, que figura en la Constitución como motivo para la destitución del presidente por el método del «impeachment». El teniente coronel Vindman, que como empleado del Consejo de Seguridad escuchó la llamada de Trump y alertó a las agencias de inteligencia acudió al Capitolio vestido con el uniforme de ceremonia azul marino y varias medallas en el pecho, entre las que se encuentra el Corazón Púrpura, concedido por resultar herido en operaciones de combate en la guerra de Irak. En un momento, cuando uno de los republicanos se dirigió a él llamándole «señor Vindman», este le corrigió: «Teniente coronel Vindman, por favor». En su turno de preguntas, los republicanos, capitaneados por el diputado Devin Nunes, intentaron que los testigos, en especial el teniente coronel Vindman, les ayudaran a desenmascarar al funcionario anónimo que denunció las presiones de Trump y ha precipitado la apertura del «impeachment». Poco se sabe de esa «garganta profunda», excepto que es un agente de la CIA, no trabaja ya para la Casa Blanca y no oyó de primera mano la conversación de Trump con el presidente ucraniano del 25 de julio. Los republicanos sospechan que el teniente coronel Vindman, que sí oyó la conversación, se la detalló al delator. El teniente coronel sí admitió que, después de escuchar la conversación telefónica entre Trump y Zelensky el 25 de julio, habló sobre ella con algunos agentes de la inteligencia norteamericana, dando a entender que él podría ser la fuente originaria de esa «garganta profunda» y por lo tanto el instigador de esta investigación que amenaza a la presidencia de Trump a apenas un año de las elecciones en las que se juega su reelección. Aparte de Volker, Vindman y Williams, testificó también Tim Morrison, que hasta hace poco también trabajo en el Consejo de Seguridad de la Casa Blanca. El giro más sorprendente en la vista de ayer fue la admisión por parte de Vindman de que el gobierno de Ucrania le ofreció no una sino varias veces ser ministro de Defensa. Vindman nació en Ucrania cuando estaba dentro de la antigua URSS, pero emigró a EE.UU. de niño. ?Rechacé esas ofertas inmediatamente e informé de ellas a mis superiores?, dijo Vindman, quien las calificó de «cómicas». Los republicanos han intentado poner en duda el patriotismo del teniente coronel dados sus lazos familiares con Ucrania. Por su parte, Williams, la asesora del vicepresidente Mike Pence testificó que este «nunca ha mencionado las investigaciones sobre la familia Biden». De este modo separa al vicepresidente de las presiones de Trump. Si finalmente el actual presidente es destituido (algo poco probable, porque los republicanos son mayoría en el Senado), Pence asumiría la presidencia hasta las siguientes elecciones.