Infortelecom


Trump lastra la imagen de EE.UU. en la región, pero mejora la del peor Obama

21-11-2017 - Fuente: abc.es
Trump lastra la imagen de EE.UU. en la región, pero mejora la del peor Obama
La imagen de Estados Unidos en Latinoamérica ha empeorado con la presidencia de Donald Trump, de cuya elección se acaba de cumplir un año este mes de noviembre. Su actitud hacia los hispanounidenses y hacia México ?país donde más ha descendido la apreciación de EE.UU.?, ha contribuido a empeorar la imagen de la gran potencia entre sus vecinos continentales, como indican los últimos datos de Latinobarómetro. La apreciación de EE.UU. (favorable entre el 67% de los latinoamericanos), no obstante, sigue por delante de la de China (60%) y la Unión Europea (60%) En cuanto a la valoración del propio Trump, México es igualmente el país más crítico con el presidente estadounidense, mientras que Venezuela, quizás premiando las medidas adoptadas por la Casa Blanca contra el régimen de Nicolás Maduro, da a Trump una nota por encima de la media. La encuesta de Latinobarómetro, por otra parte, detecta también el desvanecimiento de la figura de Fidel Castro, en un progresivo deterioro de imagen, cuando se cumple un año de su fallecimiento. Obama-Trump Donald Trump lastra la imagen de su país en América Latina, dada la gran identificación que suele hacerse en el exterior entre Estados Unidos y el presidente que en cada momento está en la Casa Blanca. De todos modos, el número de quienes tienen hoy muy buena o buena opinión de EE.UU. (el 67% de los latinoamericanos) es mayor que el que había cuando Barack Obama enfiló la recta final de su segundo mandato (65% en 2015). Ciertamente que durante la era Obama, la opinión sobre EE.UU. en Latinoamérica fue alta (74% en 2008, en su llegada a la Casa Blanca), pero esa apreciación se fue erosionando ligeramente con el tiempo. La incapacidad de Obama para imponer una reforma migratoria que resolviera la situación de los numerosos inmigrantes ilegales hispanos en EE.UU. y su alta ejecución de deportaciones acabaron por empañar su aureola hacia 2015. El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana y su presentación desde la Casa Blanca como una cierta reconciliación con todo el continente permitieron un repunte de la imagen estadounidense en 2016. La encuesta de Latinobarómetro constata el gran acoplamiento entre la imagen exterior que existe de Estados Unidos y la imagen que ofrece su presidente. No obstante, caben algunos matices. La aceptación hoy del presidente Trump en América Latina es incluso peor que la opinión que existe sobre EE.UU. La valoración de Trump es de 2.7 puntos (en una escala de 0 a 10), mientras que la que tuvo Obama en su primer año fue de 7. Por su parte, la política de George Bush de una mayor implicación en el continente con la negociación de tratados de libre comercio con varios países hizo que en muchas naciones americanas mejorara la apreciación sobre las relaciones bilaterales (así ocurrió en 2005), a pesar de que la imagen de EE.UU. y del propio Bush se vio castigada a partir de 2003 por la invasión de Irak. Fidel Castro se desvanece Los países donde EE.UU. tiene una mejor imagen son República Dominicana, las naciones centroamericanas y Colombia; la menos positiva corresponde a Bolivia, México y Argentina. La mayor caída de imagen de EE.UU. ha ocurrido en México, donde entre 2016 y 2017 (la llegada de Trump al poder) el número de quienes tienen una idea muy positiva o positiva del gran vecino ha descendido 17 puntos. Por lo que afecta a la valoración no ya de EE.UU. sino de Trump, México vuelve a ser el país que pone la peor nota (1,6 puntos), seguido de Uruguay (1,7). En cambio, por encima de la media, aunque tampoco son muy excelentes puntuaciones, están Venezuela (3,6), Perú (3,7) y Paraguay (4,1). Por otro lado, los latinoamericanos puntúan de forma mucho más generosa al Papa Francisco (una valoración de 7,2 en 2016 y de 6,8 en 2017), mientras que el paso del tiempo va castigando cada vez más la imagen de Fidel Castro (valoración de 4,4 en 2005 y de solo 3,8 en 2017).