Infortelecom


Salvini y Di Maio sellan el «Contrato para el gobierno del cambio»

19-05-2018 - Fuente: abc.es
Salvini y Di Maio sellan el «Contrato para el gobierno del cambio»
Con cierto pesimismo en los mercados, inquietud en la Unión Europea y una mezcla de incredulidad y escepticismo en buena parte del país ha sido acogido el acuerdo definitivo sobre el programa de gobierno del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga Norte, de extrema derecha. Consta de 30 puntos desarrollados en 57 páginas con la denominación de «Contrato para el gobierno del cambio». La combinación de los programas de dos partidos populistas y euroescépticos para gobernar Italia, la tercera economía de la Eurozona, es una experiencia única en este país y en Europa. El programa pone el acento en una reducción de impuestos que favorece a los ricos, establece una agresiva campaña contra la inmigración y un cambio hacia Rusia en política exterior con la idea de cancelar las sanciones. Se eliminan algunos puntos sumamente polémicos de un borrador filtrado el lunes, pero los dos partidos mantienen el desafío a la Unión Europea en el capítulo fundamental de la política presupuestaria. «No podemos morir de austeridad», ha sido un lema electoral de los dos partidos, lo que se refleja claramente en el contrato de gobierno. Un punto fundamental del acuerdo es la «renta de ciudadanía», que ofrecerá a una persona sin empleo 780 euros al mes. Según el M5E, promotor de la idea, el coste será de 17.000 millones de euros al año. La mayoría de los expertos consideran que el coste real duplicará esa cifra, pues el subsidio crecerá según el número de familiares que el desempleado tenga a su cargo. Este subsidio tendrá una duración de dos años. Si el M5E ha logrado sacar adelante en el programa la «renta de ciudadanía», que fue su bandera electoral, otro tanto hace la Liga Norte con la «flat tax», un impuesto que reduce los cinco tramos actuales del impuesto sobre la renta a dos: el 15 y 20% para las familias y el 15% para las empresas. Se trata de una rebaja muy significativa, que tendrá un coste de 26.000 millones de euros, beneficiando especialmente a los ricos. Otro capítulo de enorme coste es la contrarreforma de las pensiones, con la eliminación de la ley aprobada por el gobierno de Mario Monti. Se reducirá la edad de la jubilación, lo que tendrá un coste de unos 100.000 millones de euros en cinco años. Un censo de los imanes Agresiva será la política sobre inmigración, otra bandera electoral de la Liga Norte, cuyo lema fue «los italianos primero». Se habla de la expulsión de 500.000 inmigrantes irregulares, al tiempo que se proponen acabar con el «negocio de la inmigración». La Liga ha impuesto también la elaboración de un censo de todos los imanes que predican en Italia. A diferencia del borrador del pasado lunes, en este contrato desaparece la petición al Banco Central Europeo de cancelar 250.000 millones de euros de deuda pública. Tampoco se menciona el referéndum sobre la continuidad en el euro, aunque el fundador del M5E, Beppe Grillo, ha anunciado en los últimos días ser partidario de esa consulta. El euroescepticismo y soberanismo de los dos partidos populistas se refleja en el contrato de gobierno en su intención de regresar a una Unión Europea anterior al tratado de Maastricht, que entró en vigor en noviembre 1993. Hay elementos positivos en el programa, como la pretensión de reducir el peso de la burocracia, la lucha contra la corrupción y hacer más eficaz la justicia. Pero el contrato se olvida del sur de Italia, un grave problema del país. El coste del programa está entre 108-125.000 millones de euros, según Carlo Cotarelli, prestigioso economista, director del Observatorio sobre las cuentas públicas italianas, que cree que no hay cobertura para tal programa, lo que supone un grave riesgo para las cuentas del Estado. Este contrato fue votado ayer por el 94% de los militantes del M5E inscritos en la plataforma privada Rousseau. Durante el fin de semana votarán los militantes de la Liga. Di Maio y Salvini negocian aún el nombre del primer ministro. La última palabra la tendrá el presidente de la República, que recibirá a ambos líderes el lunes.