Infortelecom


Reino Unido deberá pagar 5.000 millones de euros más a la UE si alarga el periodo de transición del Brexit

22-02-2018 - Fuente: abc.es
Reino Unido deberá pagar 5.000 millones de euros más a la UE si alarga el periodo de transición del Brexit
A Reino Unido le saldría más cara aun la factura del divorcio con la Unión Europea si finalmente decide alargar el periodo de transición más allá del 31 de diciembre de 2020. Unos 5.000 millones de euros más exactamente. Esta es la cifra que maneja un comité parlamentario británico y que su líder, el diputado «tory» euroescéptico Bill Cash ha presentado al Gobierno. Con la cifra total sin revelarse aún, entre 40.000 y 50.000 millones de euros, el Gobierno de Theresa May tendría que rascarse el bolsillo todavía más si pretende, como ayer aseguraba un documento filtrado a la prensa, no poner fecha fija para el final de este periodo de transición que comenzará a finales de marzo de 2019. Algo que desde el Ejecutivo británico no niegan, aunque matizan que este tramo no debería superar los dos años en su totalidad. Sin embargo, esta postura chocaría con la que quiere imponer Bruselas, que pretende dejarlo cerrado en 2020 para que Reino Unido ya no forme parte del presupuesto, para siete años, que comenzará al año siguiente. Este último informe gubernamental desvelado por la prensa señala que, para furia de muchos diputados brexiter, Gran Bretaña solo dejaría de seguir todas las reglas de la UE cuando ambas partes estén listas para «implementar la futura asociación». Lo que dejaría una puerta abierta a seguir funcionando bajo el paraguas de las leyes europeas por un tiempo indeterminado hasta que las empresas británicas se adecuen a la nueva situación. Según desvela el diario «The Independent», un alto funcionario europeo confirma que en ese caso Reino Unido «tendrá que pagar por cualquier transición posterior a 2020, probablemente anualmente y sin reembolso». Esta nueva suma en la factura final podría volver a tensar los ánimos en el sector más euroescéptico del partido conservador de May que finalmente tuvo que ceder ante la presión de Bruselas para hacerse cargo del pago de salida, algo que el Gobierno no pretendía llevar a cabo al comienzo de las negociaciones.