Infortelecom


Reaparece Izzat al Duri, mano derecha de Sadam Husein y «cerebro» de Daesh

08-04-2016 - Fuente: abc.es
Reaparece Izzat al Duri, mano derecha de Sadam Husein y «cerebro» de Daesh
Izzat Ibrahim al Duri, que fue la mano derecha del exdictador iraquí Sadam Husein y que se había convertido en uno de los líderes de Daesh, ha reaparecido este jueves en un vídeo, casi un año después de ser dado por muerto. Al Duri, quien era el líder 'de facto' del disuelto partido Baaz y considerado uno de los 'cerebros' del grupo yihadista, ha criticado la «hegemonía» de Irán en el país y ha dicho que la situación «es responsabilidad de Estados Unidos». «Consideramos todo lo que ocurre en Irak como (responsabilidad de) Irán. Sus agentes, milicias, aparatos de seguridad, son responsabilidad de Estados Unidos», ha dicho en el vídeo de casi dos minutos de duración el que fuera rey de tréboles en la famosa baraja estadounidense de los más buscados en Irak. «Si Estados Unidos no se mueve para salvar a Irak y a su pueblo de la hegemonía de Irán, del control y la ocupación, para poner fin al derramamiento de sangre, la destrucción, el incendio y el cambio de la demografía, el pueblo iraquí deberá resistir», ha agregado. Rey de tréboles de los más buscadosPor último, ha pedido a los países árabes que hagan frente a Irán bajo una coalición encabezada por Arabia Saudí, refiriéndose además a la situación en Yemen, según ha informado la cadena de televisión saudí Al Arabiya. El gobernador de la provincia iraquí de Saladino, Raed al Juburi, anunció el 17 de abril de 2015 la muerte de Al Duri durante un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y el Estado Islámico, tras lo que una milicia chií confirmó el fallecimiento. Al Duri, de 73 años de edad aproximada, participó en el golpe de estado de 1968 que colocó a Hussein en el poder y se trataba del integrante más poderoso de la cúpula que todavía quedaba en libertad a pesar de la recompensa estadounidense que pesaba sobre su cabeza. El fallecido era un alto oficial responsable de la matanza de 1988 en Halabja, donde más de 5.000 kurdos fallecieron por un ataque biológico efectuado por las fuerzas iraquíes de Sadam. Al Duri consiguió evitar ser capturado durante la ocupación estadounidense mientras otros líderes baazistas eran ejecutados. Cuando volvió a la escena como 'cerebro' de Daesh, muchos iraquíes volvieron a oír a una de las mentes detrás de las mayores atrocidades contra chiíes, suníes, kurdos y otras minorías etnorreligiosas. «Uníos a las huestes de los rebeldes que ya han liberado la mitad del país», llegó a decir Al Duri sobre los milicianos de Daesh en varias grabaciones. Al Duri se convirtió en uno de los principales miembros del grupo terrorista. Se encargaba de la captación de simpatizantes del baazismo y de otros movimientos antioccidentales o nacionalistas árabes.